Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 268, tiempo total: 0.033 segundos rss2

Tu la Poetisa y yo el Jardinero ( @Alfjparescritor a duo con @Amalia_Beatriz_Arzac)

Prefiero ser yo el jardinero
para regalarte la más bella flor,
así alegrarte el día con su olor
y el momento sublime y lisonjero.
Ser tú la poetisa primero
y librarme del poema el dolor,
de buscarte palabras de amor
siendo yo el jardinero.

Sólo por hoy y en este día,
que llovizna de alegría
en mi Buenos Aires querido,
recibo de ti esa flor llena de esplendor,
de tus manos displicentes,
trayéndome amor adiarte
de poeta y jardinero.
Son tus letras el sendero
que al rosedal embellecer.

¡Joder! eso sí que es una contestación
aunque solo sea en este día
me llena de orgullo y alegría
y la recibo con gran regocijo e ilusión.
Lloviznas de esas que en tu Buenos aires
yo quiero que caigan en mi corazón
pues no he de darte sino la razón
si por jardinero no me diste desaires
Si por ver en tu rostro en todo ese esplendor,
te llevo con mis manos complaciente
acercándote amor de jardinero paciente,
todo mi jardín a tu paso será un clamor.
Si mis letras son un sendero
¿qué serán las tuyas, autopistas al cielo?
que por escribir poemas no tienes recelo
y que sepas que yo a ti te vi primero.

Con semillas y rosas aromatizas prosas.
Riegas suaves palabras por las verdes veredas.
¿Y tú dices que yo soy la que bien te escribo?
De almácigos tus rimas, fértil sentimiento.

¿Pues sabes que te digo?
que me importa un pimiento
si almácigo mis rimas, como entretenimiento
si me complace leer las tuyas y sigo
pensando que este jardinero es testigo,
de la belleza de tus pensamientos
convertidos en versos con sentimiento,
créetelo pues te lo dice un amigo.
Este florecer de palabras enriquece
el jardín que con sudor cuido con esmero
para decirte todo aquello que considero
todo aquello que por tu maestría te merece.
Y pongo fin a esta charla que continua crece
y que no está pagada con dinero,
pues como he dicho a ti te vi primero
y sé que el título de maestra te mereces


Amalia Beatriz Arzac y Alfonso J Paredes
Derecho de los autores reservados
9
5comentarios 77 lecturas colaboracion karma: 87

En la oscuridad...

Miro en la oscuridad
tú reflejo de amante carnal
lanzas llameantes y unicornios
danzan en la corriente del lecho

y enciendo la hoguera
cargadas de luceros
y mis brazos como
grandes remos
se cruzan con los tuyos
en una batalla por alcanzar
el suave grito del silencio..............
quizás un tenue susurro
que haga retumbar las
puertas del etéreo.
leer más   
12
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 112

Ese lugar

Desde adentro
desde lo más profundo
ahí donde se esconde el deseo
donde se retuercen las ansias
donde nace toda emoción
y se alberga todo sentimiento,
ahí en ese lugar
está anclado tu nombre,
plagando de raíces toda mi soberanía.
Mis sonrisas nadan en el lago de tus labios
y mis ojos renacen en el destello de los tuyos.
Mi piel incandece
en las estrellas de tus dedos
y mi vientre ansia
la fortaleza de tu semillas.
leer más   
10
10comentarios 80 lecturas versolibre karma: 111

Anadyomene ft. @Deedee

Calaveras crudas de marfil sediento
¿De qué sufres? Si este encontrarás
En los atardeceres veraniegos
Ese mi oasis eterno de recuerdos y arrepentimientos
Mira –

Cabalgando desnuda se va la primavera –
Dorado grano de pérfida insensatez
Lluvia de oro que marchitas mis prados
Y que me escondes espinas en los botones de junio
Tú, Anadyomene, que te gusta con mi piel triturar el vaso roto

Pero Tú, mi amado Lienzo Azul
“Aquel aroma de sur”
¿Aún enuncian tus labios?
¿Todavía sientes el incienso que brotaba de mis ojos
Hoy ya tan corruptos?

Sobre sus alas de lirio
Te dejo mis últimos residuos puros
Y los besos que solo eran tuyos

Los brazos del desvelo acunando fuego
De una estrella sin helio
Ya cansados de esperar mis deprimidos huesos –
Consumen el oxígeno mis sueños.
leer más   
11
8comentarios 95 lecturas colaboracion karma: 94

Similitud (a Paola)

Busco en sus ojos los tuyos
y en sus brazos tu cariño,
en el néctar de sus labios
tus besos apasionados,
si en verdad los hubo...

En su lecho mi orgullo
sabe ahogar el llanto;
cuando la amo te siento
a mi lado, disfrutando.

No importa que no estés
pues algo tuyo quedó,
lo nuestro fue infinito
aunque tu amor se marchitó.

Cuando sonríe, ardiente,
su boca es la simiente
de recuerdos latentes,
que no se borran de mi mente.

¿Qué error cometí para perderte,
si lo nuestro cual acero
nos cobijaba del aguacero
y enloquecía cual aguardiente?

Sus mejillas a mi tacto
rememoran nuestros lazos
y hoy, cabizbajo,
pacto por lo bajo,
correr de nuevo a tus brazos
si volvieras a mi lado...
leer más   
12
4comentarios 55 lecturas versolibre karma: 114

Mente

cada día que pasa
siento como mi mente
vuelve cenizas
todos los recuerdos tuyos

cada día que pasa
veo como mi mente
ahoga en su materia gris
todo los impulsos
que tengo por buscarte

cada día que pasa
pasa que te extraña
mi corazón
y me mente te olvida
sin compasión
leer más   
6
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 76

Oscuridad

Ya ni enciendo la luz
por no verme sola,
en su lugar ahora
dejo que me envuelvan
en su triste manto
las rotas sombras.

Entre sus grietas
asustada me escondo
cada vez que alguien
amenaza con sanar
mi herido corazón,
cada vez que alguien
pronuncia mi nombre
con amor.

Si vienes no enciendas la luz
siéntate donde yo no te vea
leéme si quieres un poema
déjame conocer tus grietas
y quizás algún día
encuentre cobijo en ellas.

Llora, si quieres
entre tantos lamentos
no sabré cuáles son tuyos
y cuáles me pertenecen.

Ven, a la oscuridad
y si en ella me encuentras
prometo dejarme abrazar
sin importarme que
de rotos que estamos
nos podamos cortar.
Si al final todos
estamos hechos de cristal.
leer más   
14
4comentarios 81 lecturas prosapoetica karma: 90

Senryu

Ojos que miran

mi reflejo en los tuyos

¡beso que espera!
leer más   
13
6comentarios 64 lecturas japonesa karma: 98

Los besos que me debes

He decidido guardar bajo llave
todo esto que me causas.
He decidido poner freno
y virar el volante
hacia el camino de la cordura y la razón.

Aunque eso implique
endeudarme con mis labios
y pedirle disculpas a mis manos
por permitir que se ilusionaran
delirando por tu espalda.

Mi piel entrará de nuevo en sequía,
pues, solo imaginar
que un día te daría la llave de todos mis rincones
me volvía lluvia.
Lluvia suave,
de la que precipita del deseo condensado,
de la que no empapa y da frío,
si no de la que acaricia
como dando la bienvenida
a quien tanto se ha esperado.

Pondré un cartel en la puerta de mis ojos que diga:
"Cerrado porque llegamos tarde",
aunque en el fondo desee profundamente,
que haya sido demasiado pronto.
Y no olvides cerrar los tuyos para mí.
Porque no hay peor tortura,
que escuchar tu mirada diciendo todo eso que no te atreves.

?Qué hará mi nariz con todos los secretos
que le conté sobre tu cuello?
Esa estela lejana que jamás sucedió.
La nostalgia de quedar impregnada en tu perfume
se cala hasta los huesos
y no queda mas que perderme
en un mortífero olor a nada
en la memoria.

Me queda un problema por resolver,
y es que, donde guarde todo esto,
debe quedar espacio suficiente,
para apilar todas las risas,
los "ay carajita" que tenía planeado sacarte,
las miradas tiernas
con las que hubiese limpiado un poco,
los restos de lagrimas viejas,
de girasoles mohosos,
que aún quedan en tu almohada.

Y a pesar de todo,
me retiro tranquila.
Me voy sonriendo.
Porque yo siempre pago mis deudas,
y un día te llegaré, (ojalá mientras tomas café)
para cobrarte en nombre de mis labios todos los besos que me debes.
Y para enseñarte
que hay amores con fecha de vencimiento
que se aman para toda la vida.

Nos vemos luego. Te acordarás.
Y si me olvidas, no importa,
empezarte de nuevo será un placer.
leer más   
14
6comentarios 112 lecturas prosapoetica karma: 98

La arruga eterna de un día

Han pasado los años
lo que eran pelos negros,
ahora son pelos blancos.
La piel de un joven
ha dado paso,
a la piel de alguien cansado
envejecido, con arrugas del vivir.
Arrugas regaladas por la tristeza,
de momentos en que dejó
de existir momentos con
aquellos que eran nuestros
y dejaron de serlo,
por querer irse,
porque así el destino lo decidió
y partieron más temprano que yo.
Pero esas arrugas vinieron regaladas
con arrugas de felicidad,
la felicidad de verlos felices,
la felicidad de haber vivido momentos
de amor y alegría,
la felicidad de haber conquistado sueños,
la felicidad por hacer alguien feliz,
la felicidad de enseñar y demonstrar la felicidad.
Pero los años pasan y sigo ganado arrugas del vivir,
pero guardo una arruga desde mi juventud
que ha envejecido conmigo,
continuando arrugándose hasta hoy.
La arruga del recuerdo,
el recuerdo de haberte conocido,
de haberte amado,
de tu sonrisa, tu alegría.
de tu simplicidad,
de tu belleza,
de tu espontaneidad y besarme
al primer instante que nos conocimos,
de esa lagrima tuya que aun corre en mi rosto
de tus sollozos de despedida,
de mis lagrimas uniéndose a las tuyas
de ese momento haber sido eterno,
pero con duración de un día.
Es esa la arruga del recuerdo que aún está viva
Y sigue viviendo y envejeciendo conmigo,
a la que le llamo la arruga de un día.
leer más   
17
8comentarios 100 lecturas versolibre karma: 98

Prosa Íntima

Soy el que censa nimiedades
en la espera de ver el aura
refulgente que irradia vecindades
cuando tu cercanía en mi se instaura.

Contagiado me energizo
de entusiasmo, placer y gozo
al saberme benefactor que atesora
hasta los reflejos de los rocíos en gotas.

Pasas y te huelo
los perfúmenes de bella fémina
que me hacen mugir como cimarrón
escondido en el disfraz que me apena.

Después de quedarte sin atavíos
ni maquillajes, solamente auténtica,
me acuesto inmóvil entre brumas
absorbo todo, haciendo vacío.

Siento la cercanía de tu roce
por el aroma que adornan tus sienes
que refulgen las mía en ansias
y no ven más allá del presente.

Hálito que acaricia la imaginación,
pasados que no tienen recuerdos
y dejan nada al mas tarde,
el ahora de estímulos pudendos.

Espalda en las que guedejas son cómplices
de erotismos cuando sigo canales
que la ufana sábana cubre
atizando los vapores que emanas.

Vahos enceguecedores
que ebullen desde el Dios de tus adentros
para enarcar mis temples
al simular rizar tus vellocinos.

Algazara de mudeces revolotean
porque son esclavos de un solo dueño,
que luchan contra Morfeo
al sustituir los suyos por brazos míos.

Engaños que piden zalemas
embustes que son solo lisonjas,
verdades que solicitan que despiertes,
chispas que pretenden de ti contactos.

Mis palpos no quieren despidos,
sólo bullen en remolinos de encuentros
que lamentan la naturaleza de las leyes,
flechas que rebotan en tus sueños.

Todo enervado heme resignado
cuando volviendo tu cara sin ojos,
emites tenues brisas,
opérculos que anuncian calideces.

Convecciones que inhalo largamente
hasta el requiebro de mis alvéolos
para propasar con suspiros huidos
desde labios proyectos.

Mensajes suplicantes
piden relajar tus pestañas foscas,
y permitas a los ases del velamen
liberar las sombras grises de los dos.

Cuando de repente, lo inesperado,
un beso suave y húmedo me consuela,
preámbulo de lo que menos quiero;
despedida, buena noches mi amor.

Mi peso hace centenas en la almohada
ocultando las orejas a los sonidos,
entre pliegues de inodoros lienzos
aunque a mi lado te creo lejos.

La fantasía deja de ser tal
cuando me siento un octópodo,
tus miembros me envuelven
invitando a sumarlos con los míos.

Realidad suprema que brota
al estrecharnos entre pezones
que paralizan los tiempos
cuando las caricias son el verbo.

Erizamientos que enrojecen al inicio
y pronto palidecen labios resecos,
anunciando el clímax cercano
al alcanzar en horcajadas tu olimpo.

No hay peligro que me aceche
que pueda relajar mi atención
de la fijación en tus humedales,
arenas movedizas que me engullen.

Pretendo prolongar mis ahogamientos
pero sumiso sin conciencia
doblego mis fuerzas ante las tuyas
para burbujear magmas hasta el firmamento.

Siempre entre furtivas ayes
los humores obligan suspiros
en mutuos agradecimientos
que a flor de piel bullen como incienso.

De juramentos sin fines de tiempo
que hacemos en pergaminos del pensamiento,
que entre tú, el cielo, y yo, la tierra,
siempre abra la simiente del universo.

Tal naciente emana esmegma
que tañen belfos frugales
como pétalos de rosas,
invitándome a producir mieles.

Mucinas coloidales que imantan
atrayendo todo mi ser hacia la vereda
asombrada en pelos púbicos
y la hez nubla tu ara.

Cáliz escondido en previo cenáculo
contentiva de lo que yo quiero,
persigo, reclamo, en pleno vorágine
razón de mi almizcle, venero de tu esencia.

No hay fuerza por celestial que fuese
que apacigüe el candor fluyente,
ni doblegue mi enhiesta presencia
hacia la hostia derretida en el altar vaginal.

Todo poderoso, humilde te invoco
a que algún pretendido humano
reniegue que al pacerse en su amada,
perjure, olvide cualquier plural.

Porque entre el nosotros,
ungidos en la plenitud del orgasmo,
no hay tiempo, solos entre la nada
somos uno, el ahora, el todo.

Cuando los efluvios se resequen
el futuro empieza sus recuentos,
acortando la relatividad de los momentos
que conducen no solo a sensuales acercamientos.

No hay visión ni prodigiosa memoria
que recuerde los detalles íntimos
de la última efervescencia
que sustituya la esperada próxima avenencia.

Declarado he de vocear
que no existirá envidia mundana
que altere la prora de miramientos
al único puerto que son los ojos de mi amada.

Ella habrá de ser el manto sagrado
que veraz absorberá mis figura,
ideas, querencias y anhelos
existentes entre nuestras mentes y cuerpos.

No halla bajo cielo, sino solo yo
entre sensualidad y sexualidad,
pasado y futuro, exista otra verdad
que la necesidad de sentirte cerca.

Para solazarme, como un molde
he de transformarme en odre
que lleno de continuo en tu presencia
con la marisma de tu cuerpo.

Con mi boca he de susurrar
palabras inentendibles, solo hiatos,
que me unan a tus comisuras
en preludio a los sones de tus pálpitos.

En círculos concéntricos hago giros,
circundando las periferias de tus senos
para enviar misivas a otros lugares
deseando por milímetros escrutarlos.

Cuando papilas curiosas hacen diana
en oráculos que cambiaron los colores,
no hay frenillo que impida reptar
a la cima y la abandere con un lamido.

Esa montaña que hace temblar
produce en la espalda requiebros
al conducir por laderas a bajíos
caricias que en manos cabalgan.

Pulpejos adivinan las fronteras
de los tensos afluentes
que en avalancha indican el cause
hacia donde hállese el remanso.

Tibiezas se hacen calenturas
transformando jugos en melazas,
dulzuras aleteadas por intuición
en la paila que reverbera la pasión.

Eres el continente que me redescubre
cuando navego surcando oleadas
de mimos que sobreponen encrespada
la quilla en que se ha trucado mi navío.

Alegría toda, sopores hacen neblinas
para sostener en filigrana lo acontecido,
regodeándose las sonrisas cómplices
que evaporaron las soledades.

Viendo la carpa del firmamento
tendidos juntos nos halagamos,
alisándolos la epidermis, otrora hirsuta,
con ensalmo de falanges.

Endorfinas que premian la seducción
ensombrecen nuestras pupilas con telones
que pestañean pidiendo sosiego
a los amantes que en paz mueren en sueño.

Muerte corta de horas noctámbulas
pregonan en el naciente los brillos
que el irradiante encandece
anunciando plena a mi cupida.

Al ver tu desnudez izada a la mía
nos damos la bienvenida por renacer
entre nosotros la gracia de la vida
que hasta la lontananza hemos de tener.

Recicladas libinidades afloran
por los poros que rebozan escancias,
que se llenaron en el estanque del descanso,
para buscar de nuevo las huellas de mis besos.

Sin memoria como un núbil
me desplumo en miles de ojos
como galante pavo real danzante
cortejando con delicadezas y sin abrojos.

Al dar fe que nuestra comunión
la cantamos a cuatro vientos,
no somos unos, sino cientos
como espejos enfrentados en infinita unión.
leer más   
4
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 44

Tanto espacio, tanta ausencia

Tantos fueron los deseos, y tan fuertes los sueños que dejarlos ahora olvidados no parece ser posible, no perece haber lugar suficientemente grande y alejado como para desterrar los deseos que de tu boca yo tengo, la ansiedad loca de tocar tus manos, y no dejar ni un instante de besarlas, de sentir la caricia suave de tus yemas y las palabras dulces de esa boca que estoy segura que no sabe besar todavia. Fueron tantas las cosas que tenía reservadas para darte que ahora ya no me pertenecen, no son mías y por indiferencia no son tuyas, son tantos los hilos que se movían detrás del escenario y muy ingenua intentaba que los vieras y que valoraras el lugar tan grande que te reserve, tan grande, como lo grande de mis sueños, de mis ganas de besarte, de enseñarte para que se usan unas manos tan bonitas como esas, para enseñarte la cantidad de versos que se pueden escribir acerca de tus cejas y de tus hombros y de tu piel, fueron tantos los poemas y las alegrías que me inundaron el corazón a causa tuya que ahora es por supervivencia que no se dejarte ir. Fueron tantos los poemas que ya empezaban a escribirse en tu honor, fue tan perfecta la melodía de tu nombre y las canciones de tu voz que (muy a pesar mio) resulta imposible dejarte ir así nada mas. Y fingir que no llegaste y fingir que no estuviste, y pensar que no eras mío. Fueron tantas las promesas que te hize en el silencio de una mirada, en el más profundo suspiro adormilado repitiendo tu nombre antes de dormir cada madrugada, fueron tantas las almohadas que abraze pensando en ti, que termine más enamorada de tu ausencia que de tu amor. Fue tanto el vacío que creé para esperarte que me perdí y no se salir, o volver o entrar, pues fueron tantas las puertas cerradas que seguramente estoy pérdida afuera. Fuiste tan devastadoramente adorable que no se dejarte ir.
leer más   
5
2comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 50

Examen (a Sophie)

Naciste un martes, de frío,
aunque el calor de tu ser
cambió mi vida, cariño.
Comenzaste a crecer,
cual pimpollo, a mi abrigo
mil cuidados, mil milímetros.

Siete años han pasado,
siete años, tuyos y míos,
tu infancia, tu principio
para mi el comienzo
de saber que soy padre
para siempre, ¡qué lindo!

Hoy tengo un examen,
Matemática 'A' práctico,
quinto científico.
Tal vez lo salve, tal vez...
tal vez lo dé de nuevo,
cuando sea febrero, amor mío.

Pero lo importante no es eso,
lo que importa es el alivio
que me dieron estos años
de tus besos, tus bríos,
preguntas por doquier
y respuestas que no hallo en libros.
leer más   
9
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 89

- En la Palma de tu mano- con @Un_Fool

Porque buscar mis coordenadas en la palma de tu mano
nunca fue buena idea ...


Porque descubrí
que tu sur ... no era mi sur

Que las agujas giraban en la misma dirección, pero con velocidades muy distantes

Descubrí
que mis agujas descendían...
mientras las tuyas se mantenían a flote;
clavadas en la superficie de un mar de pálpitos

que resultó ser demasiado profundo para sumergir tu latido

Y dar aliento a mis labios ....
~ ~ ~~ ~ ~( ~•~ )~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ -
——~ ~~~ ~~~ —~~~ -—~~~ ~~__—~~~ ~~~ ~~~—-~~~ ~~~ ~(((((((((((((((((
~~~~))))))~~~~-•~~~~~~~~~~~~~
Entendí que sería absurdo creer que podría dibujar en tus labios mis latidos, pues aún haciéndolo, ya no te alcanzaría

Pretendí tener la locura necesaria
y traté de sumergirme en tu mar,
pero tus pálpitos me atraparon y quitándome el aliento, me desterraron

Quise buscar mis coordenadas
en la palma de tu mano

y luché contra el tiempo,

y luché contra el viento,

y luché contra la razón

y todo fue en vano,

perdí el corazón~~~~•



@Un_Fool&@rebktd
leer más   
24
27comentarios 170 lecturas colaboracion karma: 103

El lienzo, la tinta y el pincel

Es entonces cuando en el mejor de los casos,
me llevas, a la sombra de tu cintura recorriendo tus pasos...
dejando a resplandor de sudor tu cuerpo desabrigado,
desnudo y cálido mar de fuego que de sed, se ha embriagado.

Los manteles de piel abandonados por los lares de la habitación,
la sombra y el ansia de ver una vez más tu piel desnuda...
me hace recorrerte con la mirada y darle vida a la imaginación,
retumbar el cielo de concreto y dejar la luna muda.

La lujuria se hace tensa,
el deseo llama a la puerta,
se estremece tu mirada con crudeza,
y en el deseo me pides con rudeza.

Con el pincel de mi lengua sobre tu cuello firmo mi ser,
sobre tu espalda el reflejo despojado de las curvas de tus paisajes,
entre tus piernas un fluido poema mientras a mi pincel,
aún le queda tinta para tallar tu cuerpo en el mejor de los lenguajes.

Los nervios nunca existieron,
y bajando por tu pierna,
cayó el cálido calor del deseo.
Mis labios con los tuyos,
y de besar tanto tus labios,
de ahogar mis letras,
de escribir
mis mejores poemas,
de plasmar mis versos,
de los que te vuelven
totalmente loca,
sentí que,
tal vez,
sea momento de besarte en la boca.
leer más   
14
2comentarios 109 lecturas versolibre karma: 114

Tu mirada

Peyorativamente

he visto ojos mejores

miradas más limpias que la tuya

ojos más claros

y más oscuros

ojos menos cobardes

pero también más valientes.

He mirado ojos más amables que los tuyos

y también más duros.

He visto ojos azules, verdes, color miel,

ojos negros…

miradas terribles

y miradas sueños.

De todo he visto

ya que en todas las miradas he buscado.

Entonces concluyo:

yo no amo tus ojos por hermosos

yo amo tu mirada por libre.
leer más   
11
8comentarios 59 lecturas versolibre karma: 96

Postales

9 octubre 2007
Hola mamá,
aprovecho que ha salido el sol para escribíos una postal sentado en una terraza, preveo que será de las últimas veces que podré hacerlo en los próximos meses. Ya estoy instalado en mi nuevo apartamento, a las afueras de Uppsala, a una hora caminando más o menos, pero me gusta el sitio. Es tranquilo, no hay casas a la vista desde las ventanas y el silencio es magnífico. ¡Viviendo en Barcelona me había olvidado de lo que es el silencio! ¡Qué maravilla! Y el paseo hasta el centro otro regalo, bordeando el río, o cruzando por el bosque. A ver si cuando lleguen las primeras nevadas pienso igual. En fin, una postal no da para mucho. En la foto, la catedral. La majestuosa catedral de Uppsala. Para haceos una idea de la ciudad-pueblo, volved a ver "Fanny och Alexader" está toda filmada allí, y las calles y edificios siguen iguales. Si mal no recuerdo, M tiene mi copia de la cinta.
Besos y un abrazo muy fuerte a los dos!! Recuerdos al resto de la familia.

14 octubre 2007
Enric, nano, ¿cómo va la vida por allí abajo? ¿Sigues trabajando para los malos? Por aquí todavía ando un poco despistado, cuesta hacerse a cada nuevo país. Costumbres nuevas, funcionamiento de las cosas distinto, idioma nuevo… en fin que sigo dando vueltas en mi pequeña piscina un poco alieno todavía a la vida que transcurre a mi alrededor. Creo que en parte sigo junto al Mediterráneo, pero confío que el frío creciente ayude a distanciarme de esos recuerdos. Para sorpresa mía, hace unos días me descubrí maravillándome con las rubias. ¿Quién lo hubiese dicho, no? Es un enamoramiento escénico. Una luz oblicua, los árboles dorados, encendidos por el otoño, y ellas deslizándose sobre sus bicicletas levantando un mar de hojas secas. Sus cabelleras son como oro y vuelan junto a sus bufandas. No me he detenido en el rostro de ninguna de ellas, es la imagen del otoño, la bicicleta y la melena la que me cautiva. Aprovecho cuando sale el sol para tumbarme en alguno de los parques de la ciudad a leer y ver pasar chicas en bicicleta. Así pretendo olvidarla… la distancia geográfica ayuda. Saber que no existe la posibilidad del encuentro ayuda a ir despidiéndome de su dolor…
Espero recibir en breve noticias tuyas, y de cómo sigue todo por allí.
¡Cuídate mucho! Un abrazo


22 octubre 2007
Hola Maia,
Muchas gracias por la llamada del otro día, fue una grata sorpresa volver a oír tu voz después de tanto tiempo. Bien pensado, tampoco ha transcurrido tanto tiempo, no llevo un mes aquí todavía, pero tiempo y espacio actúan sinérgicamente incrementando la sensación de ambas. La mente trabaja de una manera curiosa, borra y reinventa recuerdos. El otro día me visitó una imagen de nosotros sentados en una cala de Colliure contemplando el mar, pero luego pensé que nunca estuve contigo en Colliure. Planeamos ir más de una vez, tenía que enseñarte la tumba de Machado y las colinas desde donde Matisse robaba la luz al Mediterráneo para sus lienzos, pero nunca llegamos a ir juntos. Si tienes oportunidad de ir algún día, ves. No te defraudará, es un pueblecito precioso. Todo y así aparecías en el sueño… que traidora que llega a ser la memoria. En fin, se acaba el espacio. Algún día viviré en una granja de madera roja, torcida y destartalada como la de la foto, ya sabes como me encantan estas cosas. Cuanto más viejas mejor, y por aquí en los alrededores hay muchas de éstas. Ya te contaré.
¡Cuida bien de mi pequeño! Ráscale bajo la barbilla, que ronronee, era lo que más le gustaba que le hiciese.
¡Un abrazo muy fuerte!

14 noviembre 2007
¡Primeras nieves! ¿Os lo podéis creer? Mediados de noviembre y ya lleva tres días nevando a nivel de mar. Fue acostarme un día, y a la mañana siguiente levantarme y encontrarme todo el paisaje cubierto por un velo blanco. Se ve todo tan limpio y virgen que por las mañanas hasta me duele ser el primero en pisarla y abrir camino a través de ella. Ensuciarla y sobre todo quebrar el manto que extiende cada noche sobre todo. Esconde todos los defectos de las calles, la suciedad, diría que lo homogeneiza todo, sepultando toda la fealdad urbana. En cuanto pueda os mando unas fotos de la casa y alrededores para que veáis como ha cambiado la cosa desde que llegué hace un par de meses. Espero que por Pirineos todo vaya bien. Supongo que ya habréis encendido la chimenea estos días y gozaréis de vuestro retiro en compañía de la Cara y los nuevos perros de adopción de los vecinos… si los alimentáis y los dejáis tumbarse junto al fuego ¡no me extraña que todos acudan a vosotros! A este paso, pronto os van a echar las bestias de vuestro propio hogar.
Besos. Recuerdos a las abuelas. Que no se preocupen, que me abrigo y me alimento bien… que el clima no es tan malo. Como dicen aquí: no hay mal tiempo sino ropa inapropiada. Sabiduría nórdica.
¡Más besos! que estos ya no me caben…

26 noviembre 2007
Ay Maia, la nieve es preciosa, pero aquí la hay en exceso… es un no parar. Nada malo con la nieve, lo peor es el hielo, los bloques de hielo que se van compactando al paso de la gente y los vehículos, allí los zapatos no se agarran bien y no es difícil patinar. Nunca pensé que a mi edad tendría que volver a aprender a caminar, pero así es. He descubierto que el andar sobre el hielo requiere otro estilo… a base de tortazos pero he caído en la cuenta finalmente, eso sí, después de caer literalmente cuatro veces en tres días al suelo. Cuatro patinazos y mi rabadilla que ya no da más, está bien dolorida. Todo y así este fin de semana me he dejado convencer para que me lleven a patinar al lago. Ya ves, al final patinaré… te negué el privilegio de verme caer varias veces en nuestros viajes a Alemania. Recuerdo que cada vez que en un pueblo había una pista de patinaje para niños en la calle me animabas a probarlo. Me estirabas de la manga de la chaqueta entre risas imaginándome con los patines entre todos aquellos chiquillos acelerados. Entonces no hubo manera, conseguí escapar a la caída sobre el frío hielo, todo y que sabía que me ayudarías a levantarme una y otra vez, y sostendrías mi mano. Esta vez, voy solo, dispuesto a caer y levantarme por mi propio pie, pues no dudo ya que caeré. Ya te contaré la experiencia.
¡Un abrazo!
leer más   
12
13comentarios 141 lecturas prosapoetica karma: 94

"Di tu palabra y rómpete"

"Has gastado los años y te han gastado, y todavía no has escrito el poema" JLB

Eso que te veo, y no
Dámelo en palabras
que pueda recordar

A las 2 de la mañana
Y a las 5 de la tarde

Robándome el sueño
Y despertando la vigilia

¡Por favor, la vigilia!
Que no la pueda dormir
por tu sinsentido

¿Dónde estás, sino,
estando a mi lado
y sin palabras
que te rompan?

Podría ayudarte
con mis ideas
sobre las tuyas:

"A mi me aplasta
el día y su motivo"

Pero mis palabras
no son tuyas
Ni es tu día
el que me aplasta

Y no voy a escribir
tu poema

Aunque ya quisiera
robarte la madrugada
Y ante todo la vigilia

Pero mejor dormir tranquilo,
dicen

Cuidado con ensayar un verso
porque vienen miles
4
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 43

Tres lagrimas tuyas que el viento me trajo

En el recoger del sol,
El viento se despierta
Y con él en su lecho,
Trae todos tus recuerdos,
Secretos y Suspiros.

El viento llega suave,
Pesado y ligeramente mojado.

Le pido que me enseñe tus recuerdos,
Y empiezan a caer tus recuerdos
en gotas de lluvia que son tus lágrimas.
hasta que una lagrima hace que se detenga,
y el viento me la entrega.

Le pido que me enseñe tus secretos,
Y cae una sola lagrima tuya.
Con mucho cuidado la recojo.

Le pido que me enseñe tus suspiros,
Y empiezan a llover tus lágrimas,
Creando un camino con ellas.
Que solo yo podría caminar sobre ellas.

E el viento hace con que me suba en ellas y
Camine sobre ellas.
Aun guardo las otras dos.
A medio camino bebo la lagrima de tu recuerdo,
Y me hace recordar como yo te amaba con locura,
Hace con que empiece a correr locamente enamorado.


Te veo al final del camino llego y te abrazo
Me apresuro a beber la lagrima de tu secreto,
y mientras sin querer soltarme,
me revela que siempre me has amado.
leer más   
12
1comentarios 60 lecturas versolibre karma: 82

Aquel atardecer de Junio

Aquel atardecer de Junio arrodillado justo enfrente a la mesa

de roble envejecido, aquélla que construiste para nuestros descansos

la misma que tu paciencia moldeó con tu incansable temple,

hoy se anegaba en llanto.

Aquel atardecer de Junio mis manos temblorosas se sostenían a la mesa de roble envejecido rememorando esos capítulos que hoy perturban aún más mi sosegado aliento.

Aquel atardecer de Junio hinqué mis trémulas rodillas en el fango de la ira y la consternación por tu ausencia.

Aquel atardecer de Junio las gotas de tristeza y de dolor que no cesaban de caer de aquel cielo nublado de añoranza, seguían inundando mis pueriles recuerdos por tu partida.

Aquel atardecer de Junio mi niñez emergía intrépido, desorientado, consternado y ofuscado sabiendo que el velo de tu amparo seguía allí en medio de aquella mesa de roble envejecida.

Aquel atardecer de Junio volví a corretear sin miedo a nada, corría tan de prisa a tu alrededor que tus piernas no me daban alcance, sin embargo tu mirada seguía sosteniendo mi ingenuidad y mi confianza.

Aquel atardecer de Junio mi rebeldía e ingenuidad volvían a zarandearte en lo más profundo de mis recuerdos, ésta vez al filo de mis ojos cansados y de la mesa de roble envejecido como testigo.

Aquel atardecer de Junio corrí, corrí y corrí con los cordones sin atar, corría tan deprisa que no pudiste evitar mi tropiezo.

Aquel atardecer de Junio mi cuerpo se llenó de infinitas emociones, aflorando mi estupidez escondida en el cofre de la soberbia que atrapó la niñez y mi juventud gloriosa, que tus manos moldearon con sapiencia y sabiduría, en el cofre de la ingratitud y antipatía.

Cada gota de agua que este atardecer vierte sobre mí, va rozando mi soledad, anegando mi patio de mi alma de desdicha e infortunio por tu ausencia.

Aquel atardecer de Junio veía caer lentamente las hojas de aquel envejecido árbol que un día sembramos en el tiempo y que hoy sostiene cada una de las gotas acumuladas del llanto de mis ojos, que son los tuyos.

Este atardecer de Junio has vuelto a arroparme.

Entre mis manos la candidez del viejo tiempo me lleva sobre sus hombros.

Padre, donde quieras que estés, aprieta mi mano más fuerte, porque tu sangre y tu aliento siguen caminando a mi lado.

La bendición.



JOSE LARA FUENTES
leer más   
6
5comentarios 70 lecturas versolibre karma: 83
« anterior1234514