Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 431, tiempo total: 0.023 segundos rss2

Yo voto (Porque los de la especie humana sean mejores)

Es de sabios pensar en las cosas,
que con detalle hay que cuidar,
y convencerse de que las motivaciones fluyen,
por entre inexplorados espacios,
que hacia lejanas galaxias conducen

Allí sería maravilloso reencontrarse,
con bellos instantes vividos,
que al infinito marcharon,
por el páramo de los olvidos,
hasta quedar almacenados,
en el inmenso hangar de los destinos


Es incesante e imparable,
el continuo crecer del universo,
y un más allá no observable,
que de tan ignorado e inalcanzable,
nos hace sentir inferiores

Es desazonador reconocer,
el lastimoso estado actual,
de atmósfera, tierra y mar en nuestro entorno,
aun convencidos de que todavía podemos,
deteriorarlo cada día más,
y dejar hecho una ruina todo

Es aterrador descubrir la malignidad,
que en cientos de cerebros psicópatas anida,
que no piensan en el bien común,
sino en llenar de marisco y champagne la barriga,
y de plutonio, uranio, hidrógeno y ambición,
en su colección de misiles, la ojiva

Y nuestra cobardía es todo el valor,
que apocados mostramos,
cuando los mismos inoperantes políticos,
con promesas que nunca han cumplido digan,
que ofrecerán un salario digno a todos,
cuando nuestro preciado voto reciban

Este todavía querido,
hermosísimo y exuberante planeta,
a velocidad de vértigo,
sin una pizca de combustible de cordura,
de nuestro modus operandi racional se aleja

Va a la captura de desconocidos mundos,
donde seres dignamente superiores,
no nos pedirán por su buen consejo la cuenta,
pero nos enseñaran la audaz maniobra,
de salir escopeteados, y dar rápido la vuelta
leer más   
12
6comentarios 79 lecturas versolibre karma: 101

La navidad de Juanito (Cuento)

Juanito era un niño de diez años, que trabajaba para poder vivir, como todos los días bajaba desde arriba, desde el cerro San Cosme, allá en Lima, para poder sus caramelos, pues así ayudaba su madre que había sido abandonada por su padre y también a sus cinco hermanitos pequeños. Le gustaba vender por en el centro de la ciudad, especialmente por el Jirón de la Unión, pues allí habían muchos centros comerciales y mucha afluencia de gente y podría tener más ventas: ¡Caramelos de eucalipto para la garganta¡¡Caramelos a cinco por cincuenta céntimos¡
Ese día, era un día especia,l era la víspera de Navidad y Juanito debería quedarse más tarde trabajando. Estaba muy cansado pero se decía así mismo para darse valor. "Estoy cansado pero debo seguir trabajando para llevar algo para mi madrecita por navidad, pues se la pasa la vida lavando ropa para otros, y no le alcanzará para la cena de navidad".
De pronto, ve en unos escaparates muy grandes mucho arbolitos de navidad, muy asombrado, pues nunca ha tenido uno, se queda a admirarlos largo rato y luego al seguir recorriendo las calles con sus caramelos, ve mucha gente que entra y sale de centros comerciales cargados de muchos regalos, ropa y juguetes que muchos niños llevan en sus manos y se pone a pensar muy nostálgico: "Cuánta gente comprando tantas cosas, desesperadas entran y salen de las tiendas, quién como ellos que tienen para comprarse juguetes y ropa, a mí no me alcanzará para comprar zapatos a mis hermanos, ni un juguetes, pues si le compro a uno los demás querrán y no estamos para eso, tenemos que pagar la luz y ahorrar para comprar el agua. Algún día seré grande y trabajaré más y compararé juguetes a mis hermanos, que nunca tienen juguetes por navidad, por ahora solo chocolate y un panetón barato. Y como siempre luego de las doce a dormir, pues no hay para más. Yo me volveré a trabajar luego que ellos se duerman, pues en navidad aunque sea, la gente me compra un poco más de caramelos, y hay que aprovechar, ay, ¿y el hambre? yo pensando en mis hermanos y mi madre y por trabajar tanto ya me olvidé de comer y mejor ya no veo tantas vitrinas, pues me antoja las deliciosas comidas que come la gente que tiene plata, en estos restaurantes. Yo no tengo ni padre. Pero tengo que ser muy fuerte y no debo llorar, aunque tenga muchas ganas ahora". Soy el hombre de la casa y bebo trabajar: ¡Caramelos de menta para la garganta¡ ¡Caramelos¡...

*Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú- Derechos reservados
leer más   
6
sin comentarios 51 lecturas relato karma: 77

Quiero

Quiero que todo lo malo se lo lleve el viento
Quiero poder mirarte a los ojos y decirte lo que siento
Decirte que siempre estas en mis pensamientos
Y hacerte pasar por los mejores momentos.

Te considero un tesoro,más preciado que el oro
Sabes lo mucho que te quiero y cuanto te valoro,
No logro sacar de mi cabeza
Tu bello rostro y esa angelical belleza.

Quedarme contigo es lo que anhelo
Acariciarte y tocar tu cabello,
Aprender juntos a vivir la vida,
Demostrarte que te amo por el resto de mis días.
leer más   
4
sin comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 25

Sombras del pasado (soneto clásico)

Tan oscuro el día de llanto amargo,
que mi alma retuerce de tal dolor,
que le resta a mi vida luz, color,
y me sume en un oscuro letargo.

Recuerdos que en mi mente sobrecargo
dejando en mi boca este mal sabor,
y olvidándome de buscar valor,
me sumo en una pena, no descargo.

Fantasmas que vuelven para robarme
la sonrisa , las luces y las ganas.
Que vienen tan solo para quitarme

los campos de flores en las mañanas.
Con vuestra presencia siento ahogarme.
¡Volveos a vuestras tumbas lejanas!





Hortensia Márquez


ABBA ABBA CDC DCD


Imagen sacada de internet.
27
24comentarios 201 lecturas versoclasico karma: 118

Vibraría

Estaba vibrando como una cuerda,
haciendo resonar el viento,
viviendo la música por dentro.

Pensaba como volver al tiempo
en que todo volaba , alucinaba,
cuando otras vidas con su viento,
cubrían con vibración alada.

La mente, la música, melodía
con ambientes, cubriendo
aquel ansiado día en que un pueblo
enseñaba como sentir la melodía.

Melodía de vida, de una cuerda que vibra,
de una mente que vuela de día en día,
y que su voz resuena con alegría ,
de descubrir el valor de miles de vidas.
leer más   
12
5comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 115

Cuando salgo de su casa

después de visitarla otra vez, escojo la calle que peor me va para regresar. Lo hago porque ella siempre sale al balcón para alargar la despedida. Me busca con la paciencia de quien puede abarcarlo todo y cuando, al fin, da con mi silueta en el tapiz de la plaza, alza y mueve despacio su mano, con la misma cadencia que muestran los años pasando ya para los dos, y yo me giro varias veces para imitarla mientras camino, sin detenerme, para no quitarle valor a un nuevo "hasta luego". De todo lo que me da, ésto es lo que recuerdo con más ternura. Bueno, habría que añadir que, una lejana mañana de octubre, dio a luz a mi madre.
leer más   
7
4comentarios 53 lecturas relato karma: 68

Consejos

No se quiebre tu confianza
ni desprecies los honores,
la posesión de valores
es lo que tu honor afianza.
Acepta toda alabanza
con verdadera humildad,
medita con seriedad
si con hechos la ganaste,
no pienses la conquistaste
por pura casualidad.

A Eróstratos siempre esquiva
si te intenta seducir,
pues no podrás resarcir
su consecuencia lesiva.
Mantén tu mirada altiva
sin llegar a la arrogancia,
pues es poca la distancia
en virtud y desvarío,
necesitas mucho brío
para eludir la jactancia.

No llegues a apostatar
de la tierra en que naciste,
pues de donde tú partiste
no te podrás alejar.
Cual Teseo has de marchar
a conquistar Minotauros,
tal vez te ataquen centauros
en tu mítica odisea,
no importará lo que sea
a tu pueblo trae los lauros.
19
12comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 111

Soy el mismo, no he cambiado

Soy el mismo, no he cambiado.
Mis ojos verdes siguen llevando a rastras
millones de años de llagas y lamentos,
y frágiles deambulan recuperando pedazos
de aquellos sentimientos que se rompieron
con el paso del tiempo.
El resto de mi cuerpo es una mera cicatriz
que todavía sigue cicatrizando,
y que quizá, con el paso de los días,
se acabe arrojando azufre y alcohol
para hacer que hierva por dentro
y muera todo lo necrosado que aún quedaba vivo.
Las miradas inútiles se proyectan sobre mis párpados
y se refractan de la misma manera sobre las almas de los niños
que yacen en el suelo, por debajo de mis miedos
y mis enormes pesadillas; a cada cual más terrible,
a cada cual, más despiadada.
Sigo teniendo pesadillas con todo lo que me rodea.

¿Y si el mundo, preso de la desesperación
acaba por sumirme en una vorágine de sentimientos
que van en contra de lo establecido?
Permítanme entonces decirles que ya soy algo fuera de lo establecido.
Que nunca me arrepentiré de haber dado el paso
y que quizás ya no soy el mismo.

Ahora he cambiado. He abierto las puertas de este armario
y he dado un paso al frente a la vida,
al no tener miedo por lo que uno siente
a simplemente dejarse llevar por los vientos,
como veletas ondeando en las finas rocas
de una fina colina, varadas frente al mar.

Nunca me cansaré de decirlo.
Soy el mismo, no he cambiado
pero a la vez lo he hecho.
Han pasado unos años desde que he descubierto mi nuevo yo,
y me arrepiento tal vez de no haberme dado cuenta antes.
Pero ya es demasiado tarde para seguir culpándome
por algo de lo que ni siquiera tengo culpa.

Esta es la hora:
la hora en que tengo que empezar a quererme por lo que soy,
sin miedo a decírselo al mundo, pese a las represalias.
¡Qué represalias! No puedo callarme más.
Me estalla la boca cada vez que tengo que cerrarla por miedo
a sus odiosos qué dirán.
Harto de sus juicios de valor, harto de sus sinsentidos.
Harto de que no nos dejen amarnos seamos como seamos.

Soy el mismo, no he cambiado.
Mi poesía me acompaña en el camino,
mis letras son la musa,
mi corazón un velero viejo,
y mi alma vaga buscando todavía
un amor de verano, un amor eterno.
De esos que solo se encuentran una vez,
aunque sea en París, o en una calle de Toledo.
leer más   
19
6comentarios 69 lecturas versolibre karma: 87

También

También los valientes
tienen hipotecas en un nido para el miedo
y los héroes entonan plegarias
como una oración de esperas
- o como con el canto desesperado
de un ermitaño
temeroso de su parpadeo inconsciente -,
también los valientes tiemblan
con el frío de la vida,
y los héroes se hacen dueños
de sueños miopes
cuando flotan en las corrientes opacas
de nuestra eternidad mortal.

También de las ideas asombrosas
nace el valor
como con la voluntad inherente
de una ameba duplicándose dudosa,
en la cobardía de una estrella
que se estrena
con temor a despilfarrar su brillo
en un reino estrecho de penumbras,
y como de un Sol atribulado
que juega con recelo al escondite
tras las nubes
de un invierno rústico de caducidad eterna.

También tenemos,
reservadas en frascos del verano,
las frases múltiples que alimenten la alegría....
leer más   
4
3comentarios 23 lecturas versolibre karma: 69

Los valores perdidos

Sentado y meditabundo
en el quicio de un portal,
Me pregunto ¿que está mal
con las cosas de este mundo?.
Parecido a Segismundo
yo pienso que estoy soñando,
pues no puede estar pasando
lo que a diario todos vemos,
solo animales seremos
si nos seguimos matando.

Perece la humanidad
sumida en todos los vicios,
todos buscan beneficios,
carentes de identidad.
Abunda la liviandad
en todos los estamentos,
no existen entendimientos
entre los seres humanos,
y actuamos como profanos
ante nobles sentimientos.

Cuál la caja de pandora
que encierra todos los males,
con acciones inmorales
la maldad domina ahora.
Ya no tenemos aurora
en las tinieblas del alma,
nos abandona la calma
en medio de esta tormenta,
que la indiferencia aumenta
y a las personas desalma.

Es tiempo de comprobar
lo que en verdad deseamos,
¿nos rendimos o luchamos
para las cosas cambiar?.
Todo puede mejorar
en las lides de la vida,
mantener la frente erguida
es la actitud primordial,
para poder ser leal
a la batalla emprendida.

LOS VALORES PERDIDOS - CC by-nc-nd 4.0 - ESPECTRO
5
3comentarios 46 lecturas versoclasico karma: 80

Canto de mi interior

Me ves o me dejas de ver.
Veo, tu capacidad y libre de expresión.
Siéntate, comoda y avanza con palabra de despedida.
Vuelve a sentarte y bebe un vaso de agua y mira lo que hay.
No hay, no hay materia, pero hay materia interna.
Todo se ve y se bebe poco. Ya que no hay sustancia que indique valor.
Donde esta la validez de ver puntos diversos.
Igual que la diferencia, entre el humo y el fugo.
No dispersemos, igualdades.
Dispersemos inclinaciones.
Miradas de debilidad, no que hay entre todo.
Ese todo, se mira igual que un adiós con dureza.
Calma y llana la tierra, con bandera de seducción.
leer más   
5
1comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 60

El sol sale para todos

El sol sale para todos. III

Sus manos sus herramientas. 3ª Parte

Un día se enteró de una noticia, muy preocupante y triste José se marchaba de la ciudad, dejaba la tienda donde tanto sintió y sufrió, amó hasta la extenuación total del ser, otra vez la impotencia de la no solución al problema salvaje de sentir y amar.

Volvió a los recuerdos de su niñez, ese maravilloso campo extremeño, que siempre lleva impregnado en su cerebro y piel, salidas de excursión, al salir de clases. Pues en esa finca del terrateniente forastero y la señorita extremeña, heredera del lugar, donde los jornaleros esclavos de Franco, se ganaban el poco pan que llevaban a sus chozos- hogares, al final de la jornada. Había una gran capilla para misa de domingo, un cortijo palacio para los dueños y colegio donde las niñas y niños iban a clases a diario, y los señoritos calmar sus conciencias.

Las niñas y niños como él y sus amigos hicieron la primera comunión allá por el año 56, eso si después de hacer un pacto de honor entre todos, para no delatar al cura, los grandes pecados que tenían todos. Ese recuerdo lo añora y lo valora con plenitud y cariño, pues hubo una fiesta infantil, con comida extra y golosinas. Esa tierra de los valles alineados de los olivos y el magnifico bosque mediterráneo y la vid, cuando los pájaros nidifican en Primavera, y la soledad del tiempo no tiene hora ni edad.

Está sin aliento degollado en la sombra se va su vida y su vivir, ahora será imposible seguir se le cae su alma, no sabe que hacer, un dolor sin calmante, sin solución alguna.

Tiene que aprovechar el tiempo que le queda y acelerar todo, sus ojos a partir de hoy, tienen que hablar más que nunca, con la fuerza de su mente amará sin límite alguno.

El tiempo con una gran tormenta de lluvias y truenos, los rayos le ciegan sus ojos y el agua le hace aun llorar más, solitario, roto, frustrado, destruido, vació, con tanto que dar, se quedará tan solo como un desierto sin agua, sin respirar, sin vida.

Al cruzar la calle, ensimismado, distraído, y casi ciego, un autobús lo arroyó y sus ruedas pasaron doblemente sobre su cuerpo virgen.

Fin.
leer más   
4
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 38

Una vida que escapa (Ze & @_Sejmet_)

Hay tanto ruido en los días
que apenas oímos nada.
Relojes dueños del tiempo,
persecuciones tan vanas
que se nos pierden los ojos
y no distinguimos almas.

En las suelas, la codicia,
pierden valor las palabras.
y tras colores brillantes
hay una vida que escapa.
¿Cuándo sabremos mirar
viendo que hay otras miradas?

Que no hará falta dinero
cuando nos guarde una caja.
Que no hay pena tan enorme
como la ausencia de ganas.
Ojalá no sea tarde
y la noche esté lejana.

Que aquello que no se ve
justo es lo que nos aguanta.
Vivir es algo distinto
a estar llenando las arcas,
pues lo que debe importarnos
es más vida y menos farsa.

Cuanto más lleno el bolsillo,
más vacía queda el alma.
Prefiero emociones ricas
a pobres codicias. Ansia.
Discutiendo se me arruga
el perfil de la esperanza.

¿Podemos vivir, vivir...
dejando lejos la saña?
leer más   
24
27comentarios 222 lecturas colaboracion karma: 94

Tú(Colaboración con Mary Peña)

... tu eres poesía niña,
eres café en la mañana
eres la brisa de playa
eres crepúsculo dulce
eres la canción de las nanas
eres amiga y hermana...

tu eres el beso en la frente
el abrazo despues del dolor
el significado de amor
eres la moneda en la fuente.
eres el regreso a casa
el retorno del olvido
eres camino vivido
eres viento que pasa
eres hogar y fortaleza
eres valor y bondad
eres símbolo de amistad
eres amor y eres fuerza.
leer más   
19
15comentarios 154 lecturas colaboracion karma: 102

Tormenta

Aprendí de la tormenta
mantener siempre la calma
tener lo más firme el alma
si temor se experimenta.
Buscar lo que complementa
el valor durante el trueno
mantener siempre sereno
el temple, las emociones,
y evitar las sensaciones
ácidas como el veneno...

************************
Tormenta
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
19
9comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 109

Tanto espacio, tanta ausencia

Tantos fueron los deseos, y tan fuertes los sueños que dejarlos ahora olvidados no parece ser posible, no perece haber lugar suficientemente grande y alejado como para desterrar los deseos que de tu boca yo tengo, la ansiedad loca de tocar tus manos, y no dejar ni un instante de besarlas, de sentir la caricia suave de tus yemas y las palabras dulces de esa boca que estoy segura que no sabe besar todavia. Fueron tantas las cosas que tenía reservadas para darte que ahora ya no me pertenecen, no son mías y por indiferencia no son tuyas, son tantos los hilos que se movían detrás del escenario y muy ingenua intentaba que los vieras y que valoraras el lugar tan grande que te reserve, tan grande, como lo grande de mis sueños, de mis ganas de besarte, de enseñarte para que se usan unas manos tan bonitas como esas, para enseñarte la cantidad de versos que se pueden escribir acerca de tus cejas y de tus hombros y de tu piel, fueron tantos los poemas y las alegrías que me inundaron el corazón a causa tuya que ahora es por supervivencia que no se dejarte ir. Fueron tantos los poemas que ya empezaban a escribirse en tu honor, fue tan perfecta la melodía de tu nombre y las canciones de tu voz que (muy a pesar mio) resulta imposible dejarte ir así nada mas. Y fingir que no llegaste y fingir que no estuviste, y pensar que no eras mío. Fueron tantas las promesas que te hize en el silencio de una mirada, en el más profundo suspiro adormilado repitiendo tu nombre antes de dormir cada madrugada, fueron tantas las almohadas que abraze pensando en ti, que termine más enamorada de tu ausencia que de tu amor. Fue tanto el vacío que creé para esperarte que me perdí y no se salir, o volver o entrar, pues fueron tantas las puertas cerradas que seguramente estoy pérdida afuera. Fuiste tan devastadoramente adorable que no se dejarte ir.
leer más   
5
2comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 50

Viste la vida pasar?

Mirlos de acero
se detienen en lo alto de la gran estrella
y preguntan:

- Viste la vida pasar?

(Escogen los cuervos nubes sonrosadas
y pasan de puntillas por las estelas
que va dejando el recuerdo...)

Y en un pequeño soplo casi inaudible
el gato azul que observa responde:

- Vi la vida avanzar... y el mundo no ha dejado de girar!

Planeta incansable... (piensa la lechuza de algodón)
espero que el universo lo valore como se merece!

Y sonríe la luna :)
leer más   
12
10comentarios 94 lecturas versolibre karma: 99

Generación poémame

Abordamos los temas que son más dispares,
pincelando los poemas de nuestro futuro,
adornamos conciencias y lindos lugares...
rompiendo mil lanzas por este infiel muro.

Comentamos, amamos y colaboramos,
como nadie en la historia se había atrevido,
pajita a pajita construimos el nido,
ramita a ramita cruzamos el charco.

Generamos belleza y mundos ocultos,
aunamos las piezas de un puzzle sin rectas.
Le damos grandeza al tonto y al culto,
buscamos la mezcla y la rima perfecta..

Batimos en duelo sin miedos e insultos,
tocamos el alma callando al tumulto.
Rogamos al cielo el dar con la letra,
y mientras lo piensas alcanzas la meta.

Publica en portada, nuevo y destacado,
y siente el delirio de ser valorado.
Embriaga tu vida de oda o sainete,
nada que envidiar a la del veintisiete.
leer más   
20
22comentarios 163 lecturas versoclasico karma: 96

El guiño en el ojo, el pellizco en el brazo

En el cajón sin cerradura
se quedaron las postales sin valor.
Las que pesan, las tengo en un bolsillo
cerca del estómago del alma
y del corazón del tiempo.

¡Cómo voy a contarte lo mucho que te extraño
si te fuiste y no me dejaste dirección!
(Por qué me pesa tanto, si ya hace tanto)


No hay tiempo ni distancia que separe tu yo de mí.
Sobrecoge el miedo al recuerdo
en la misma medida que alegra.
Tu mano que acaricia,
tu guiño en la mirada,
tu pellizco en el brazo que lo noto en el alma.

¡Cómo voy a decirte lo que siento
si no llego a encontrarte!
(Me pesa porque todo lo que importa
nunca deja de pesar,
así pasen cien años)



(a mi padre que perdí demasiado pronto)



Hortensia Márquez
16
15comentarios 94 lecturas versolibre karma: 110

Aprender a existir entre sueños

Cómo se puede ser una persona
normal
cuando el mundo te exige locura ,
nadie quiere ser un loco
se necesita valor para creer serlo
aprender a existir entre sueños
estando despierto .
leer más   
6
sin comentarios 38 lecturas versoclasico karma: 73
« anterior1234522