Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1623, tiempo total: 0.029 segundos rss2

Si te dijera

No tengo nada.
Mi garganta vacía se estremece
ante el rugir de un mundo infértil
que le hace mofas desde adentro.

Se disuelven los minutos
como los pétalos calcinados
de una margarita que murió de miedo.

Y el sol se hace polvo,
sus cenizas viajan sin casco
y estallan al caer en la tierra,
la tierra seca de este silencio.

Soy tan frágil…
Un pergamino que se desvanece
y agoniza por esculpirse en tu mirada
por ser río, y roca, y canción…

¿Qué harías tu
con estas gotas diminutas
que lloran por surcar tu espalda…?

¿Qué harías tú si te dijera …
Qué harías con tanta verdad… ?




Dee Dee Acosta
leer más   
14
16comentarios 61 lecturas versolibre karma: 101

Miguitas de magdalenas

Tenía un abrigo naranja para los días que pesaban. Hacía livianas las penas.

Los labios vestidos en color frambuesa. Dejaban su marca en las tazas de café, como el que lanza miguitas en el camino para no perderse. Cada sorbo, una huella en el mapa.

Sentada en la mesa con flores naturales. Madera suave, pulida por el paso de vidas y manos llenas, corazones rotos y sangre en las venas.

Ella observaba el bullicio de la gente pasar por el ventanal de la cafetería. Era coqueto, el escenario ideal para practicar, con las comisuras rizadas, la magia de la mirada.

Miraba los gorriones llevándose restos de magdalenas en el suelo. Miraba repartidores de vida agitada. Miraba jardines que aguardan la lluvia.

Despacito se fijaba en los besos en las esquinas. Los bolsos llenos de rosas sin espinas.

Miraba caminando vidas desoladas. Preocupaciones a cuestas del que muere en el trabajo. De los que viven en treinta metros cuadrados.

Miraba cejas sinceras. Extraños que se cruzan y se saludan con la chispa del "buenos días" de verdad.

Miraba bufandas suaves. Pañuelos al viento. Corazones blanditos y almas que rugen con puro estruendo.

Miraba el amor del calcetín desemparejado con el que aparece en el otro pie de repente.

Miraba fuentes incesantes. Gotas de vida. Periódicos altivos y gafas tímidas.

Y miraba.

Porque ver no es mirar. Cuando uno mira, le pone el alma. Toca la puerta del pecho. A veces se entra de puntillas. Otras, suenan campanas y se alborota el cabello.

Déjame que mire, decía. Déjame que me beba el tiempo.
leer más   

etiquetas: mirar
3
2comentarios 17 lecturas versolibre karma: 49

Desnuda

Hoy te espero desnuda,
Desnuda te espero.

Desnuda entre los colores verdes y rojos,
Los papeles húmedos y mojados de aceite
De la avidez de la existencia humana.
Desnuda donde habite todo,
Donde no habite nada.

Durante un segundo, estaré en plata
E iré susurrando a las águilas muertas
Del negro páramo oscuro,
Situado entre las distintas colinas perpetuas
Y mi vaivén del centro inerte.
Hoy se desvanece Alejandría,
Hoy soy humana,
Hoy, vendré a verte.

Gitana y de cristal estaré entera,
Reflejando poesías y tintas visibles
Que, durante el esparto, las conchas mentirán
En el caer del océano y el espectro.

En neón estará tatuado el mundo,
En neón estará entero.

Hoy iré deslizándome en tierra firme,
Mientras mi victoria y las águilas,
Rodean la bóveda de tu coraza
Hercúlea, yo, en tu cima
Tú, en la mía.

Escurre tus labios sobre la arena,
Siguiendo las distintas huellas.
Funde los besos con el irisar del mío
Y siéntete uno con mi mismo ser.

Hoy te espero desnuda,
Desnuda te espero.
leer más   
8
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 93

El odio de un poeta se traga todas sus palabras vacías

Seremos libertad bajo palabra
una sombra clara en el horizonte que se alía con el instante,
un plural espejo sin cenizas que se ahogan
en los gritos de una garganta profunda y que nunca calla.

Verdadero júbilo enamorado de un torrente petrificado
por el sol y la bruma de una esperanza enamorada
de un tiempo que nunca aguarda
en el aire vacío de la nada.

Jardín de flores en el éxtasis
sin nubes extraviadas y a la deriva,
ahí voy brincando y de rodillas
en el follaje verde de los escombros que abonaron a la vida.

No hay profetas que no aprisionan
entre espinas ciegas
que no disuelva la presión de la espesura
de un pensamiento que duerme para amanecer sin rostro algún día.

Como una retórica que se derrama en el torbellino
de una espiral que nunca descansa
así voy huyendo de un espiral de mentiras,
fuimos esperanzas que sonríen en una canción que olvida.

El odio de un poeta se traga todas sus palabras vacías.

El Mute
18/06/2018.
19
18comentarios 152 lecturas versolibre karma: 112

Y tú, ¿a qué llamas amor?

Explícame, si alguna vez te has enamorado
¿A qué llamas amor?
Si de verdad tienes una definición, déjamela
Tranquilo, no me copiaré.
Solo quiero echarle un vistazo y
Quedarme con lo básico.

Me pasé mucho tiempo insistiendo
Tú solo me diste ¡esto!
Un folio en blanco… ¿qué significa?
En medio, solo encontré una lágrima y medio beso,
no lo entiendo.

Tú me dices que soy muy joven
¿acaso te burlas? No te rías. Te odio.
Ha pasado un tiempo, te dije que te odiaba.
Tampoco eso lo entiendo.
Pero tu nota, creo que la comprendo
¿Por qué eres tan siniestro?

Medio beso, el que me diste
Y la lágrima amarga, la que bajaba por mi cara
porque entendí que tú tampoco sabías NADA.
6
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 82

El silencio de Maria

Oh! María
Madre del Silencio.
Madre del Misticismo.
Bendita seas entre todas las mujeres.

Te comunicas a través del silencio,
Sin necesidad de gestos, ni palabras,
Solo tu silencio es digno de abrazarnos,
en el más inconfundible de los sentimientos: El amor

Estas allí,
Como una esclava,
Mientras retienes a tu hijo entre tus brazos.
Tu mirada se pierde en la inconfundible piedad
Tu silencio nos conmueve.
Arrastras tu dignidad; entre el dolor y la sumisión de ver a tu hijo cadáver.
Con tus lágrimas enjuagas sus heridas,
Con tu cabello acaricias el rostro de tu niño.

Lloras a tu hijo,
Lo lloras en el profundo silencio de tu ser.
Acurrucas su cuerpo contra tu pecho;
Y sientes al niño reír dentro de ti,
Eres madre:
Eres mujer.

Tus lágrimas se desbordan aun más.
Cuando lo ves destrozado.
Injustamente lo ves caer una y otra vez; entre la furiosa
Impotencia del hombre; entre látigos y dolor

Lo vistes correr desde niño,
Lo vistes reír y jugar.
Y ahora lo ves tan cerca de ti, desgarrado, mutilado, ensangrentado,
Sin aliento,
Sin latidos en su propia muerte


Oh! María,
El dolor te hace fuerte.
El silencio cubre tu sufrimiento.
Removieron su piel entre vísceras y sangre.
Escupieron su rostro.
Y se burlaron de su dignidad.

Y tu allí,
En silencio.
Escuchando su última palabra.
El dolor al exhalar cubrió tu vientre de dolencia
Y conocisteis el dolor de parir la concepción de la vida.

El Cielo cubre tu silencio.
El viento trastorna tu cabello.
El silencio sepulcral se adhiere a tu corazón.

Una vez más atesoras su cuerpo contra tu pecho.
Y lloras junto a su padre.

Oh! María,
Ya todos se fueron.
Los asesinos, los blasfemos
Adoradores del placer del dolor,
Se burlaron de su cuerpo al dejarlo desnudo frente a tus ojos

Oh! María,
Tu alma inmóvil evoca la impotencia de mirar hacia lo lejos,
Tu silencio conmueve.
Tu silencio grita en tu alma
Tu silencio no es ausencia, sino aceptación.
En tu silencio escuchas la voz de tu hijo.
Sed de Justicia.
Sed de Ti



Oh! María,
Tus ojos Misericordiosos enjuagados en lagrimas visualizan las migajas de tu hijo
Aguantas el dolor, la ira, la impotencia.

La verdad rasgada por la indiferencia del hombre ante tanta maldad.



Oh María!
Me entrego a tu profundo silencio.
Mi cuerpo está cansado de tanta inmundicia,
Se acoge a tu voluntad.
Todo a nuestro alrededor se deshumaniza,
lo que creíamos tener ya no está,
lo que acogimos con amor nos traiciona, nos decepciona.

Dulce María,
Me entrego a tu silencio.
Te entrego mi cuerpo; el cual esta desecho.
Concédeme dormir en tu pecho.
Enjuaga mi rostro con tus lágrimas.
Madre del dolor.
Madre admirable
Mujer.
Tu silencio Brillara para siempre.
Yo te saludo María.
leer más   
3
2comentarios 30 lecturas relato karma: 46

Color vital

Quisiera soplarle al viento todos los colores que pintan mis lunares, repartidos por mi vida y por mi piel.

Con los dedos acaricio el papel, pigmentos terrosos de holy y cañas de azúcar.

Me siento libre, como libélula violeta entre brotes de bambú. Verde manzana y madera gastada.

Cierro los ojos y el aire caliente del solsticio despeina mis miedos. El melocotón decora mis pómulos, el bermellón, mis venas.

Tengo recuerdos azules y horizontes claros. Tengo besos color chicle y susurros fluorescentes.

El color de la plenitud da vida a mis años. Mis metas son de tonos intensos, han ido llegando como fuegos artificiales.

Agradezco al presente la luminosidad de personas entrañables, el calor de la risa y la sensación refrescante de las almohadas sin remordimientos.

Soñar a pleno color y guardar trocitos de mi vida en esos negativos que jamás caducan. Porque el blanco y negro también existen. Porque sombrean fotogramas como escalones al cielo.

Abro las alas color pomelo, las de atardeceres suaves. Las de mañanas limpias. Las de estelas de aviones pespunteando las nubes.

Y revoloteo entre cometas, aquí, ahora.

Me desnudo el alma. Pinto la vida con luz en los dedos.
leer más   
6
7comentarios 34 lecturas versolibre karma: 71

Te llamas....

Olor de pan a las cinco de la tarde.
Lluvia, cristalina dentro de la zona verde.

Vienes a mi, como yo voy a ti.
Unos más rápidos, otros más lentos.
Incluso, otros por voluntad.

Corres, te detienes, haces ver a todo como una fatigable perdida.
Me haces crecer, me haces reir, me haces sentir vivo.
Pero, me dices que al final, es un reloj de arena.

Eres tu, y soy yo. ¿Como?
Es la pregunta que me repienso y destruyó, pero siempre vuelvo a ella.

Emociones clandestinas, por miedo al rechazo, Instrucciones al odio.
Amor, a la vida, al valor monetario, a un olor de una piel, al verde insurrecto de tus ojos selváticos.

Eres vida, eres pasión, miedo y control. Tienes nueve meses dentro de ti, que esperan ser fuente de bondad.
Tus mejillas señalan el camino, eres estupendamente, eres solo eso.. eres.

Eres tu y gracias a ti, hoy te digo MUCHAS GRACIAS.

Diferencias idiosincráticas, pluralismo dentro de una misma corriente.
Rezos a las cinco bajo el sol y las perlas naranjas que resaltan los ríos y sus casas aledañas.

Grandes selvas, grises unas, con ciertas tonalidades culturales. Altas y bajas.
Mares de sonrisas blancas en paletas de colores que tienen historias comunes.
Manaure, Palenque, Bogotá, Medellín, Nariño entre muchas más.

Una taza de néctar color oscuro dentro de la rutina.
Una pequeña gotita de alcohol al almuerzo, Una dosis de fe bajo un tierno beso.

Montañas frondosas, paisajes únicos. mejillas color rojizo.
Labios color caramelo.

Desiertos, Nevados, Páramos, Llanuras, Selvas, muchas mas.
Son la carta de presentación de tus símbolos.

Gracias mujer de nombre Colombia.
leer más   
8
1comentarios 71 lecturas versolibre karma: 82

El poema

Vistió de negro sus dudas,

y en el dolor de la verdad,

se vio sola ante un espejo,

sin reflejos amatorios,

con el vientre hueco,

caminando por la misma tierra árida,

de anteriores infelicidades.


En el silencio solo escuchó su sed

y las risas lejanas de juegos cercanos,

testigo callado de la escena,

Consorte agrietada,

cómplice ineludible de arcanos,

dúctil en conjeturas,

desvelada en pantanos ajenos.


A veces no distinguía entre poemas o listas de la compra,

asumía la gravedad con liviana maestría,

carga de marcas blancas,

silenciadas en la piel,

para que nunca faltara de nada,

para que todo terminara en su boca.
18
15comentarios 96 lecturas versolibre karma: 90

Génesis

Antes de todo era el vacío.
Llegó el hombre, para erigir cumbres de cemento,
Altas torres de cristal, en mitad de La Nada.
El nacimiento de la civilización, origen del devenir,
Historia y progreso.

Multiplicados como insectos, devaluación y pérdida del sentido,
Confusión de la conducta, fragmentación.
¿Somos lo que soñamos? La verdad es que siempre fuimos insomnes.
Hicimos pesadilla de nuestra realidad.
Las cumbres, las torres; el cemento, el cristal, no bastan.
Necesitamos algo más. Más, siempre más.

Se construyen circos. Entretenimiento, huidas del yo a precio estipulado.
La economía llena huecos, los productos de consumo completan el alma,
Podemos dejar de ser, cerrar los ojos, sellar nuestros párpados, entreabrir los labios,
Abandonarnos al placer. Cualquier cosa, pero "no volveremos a vagar".

La noche cae fría, en el cielo las estrellas se visten con prendas de aluminio,
Lucen galas de metal. Una atmósfera contaminada es la presión atmosférica de nuestra vida,
Y sobre el subsuelo caen lluvias de personalidad. Nuestro mundo es una sombra,
Nosotros, su reflejo, su proyección. Manadas de espectros con un papel que representar.

¿Queda algo de tiempo? Tal vez, solo tal vez,
¿Quieres que nos volvamos a amar?
Ya, ya sé. Aquí solo cabe la frivolidad.

¡Espíritu, hazte roca, abraza la inmensidad!

@_Rheinn
"Génesis"
RheinnPoetry©
leer más   
16
14comentarios 95 lecturas versolibre karma: 88

Eternidad

Había una vez una mariposa aleteando en el pensamiento de una niña del Amazonas.
Mi mariposa le dijo a la suya que no quiere existir más.
La suya le dijo a la mía que en las hojas verdes se alcanza la eternidad.

Une Ceci
leer más   
9
6comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 91

Sin título...

Todos la
decían...

¡Ya volverá!.

Pero ella,
no estaba
tan convencida
de que él,
volviese...

Y, es verdad.

Nunca jamás,
supo de él,
ni tampoco
regresó...


© Derechos de autor
Isa García
leer más   
6
1comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 68

Baztan

Casonas inabarcables
navíos de verdes mares
buganvillas en la popa
y geranios por la proa.

Sabe tu nombre ,Baztan,
a pan hecho con regatos ,
con manzanos,con castaños ,
con el canto que no cesa
del pájaro enamorado

Dulce valle baztanés
déjame que pose ahora
mi oído sobre este roble,
quiero escuchar las leyendas
de tu tierra y tus entrañas,
de cuevas ,de laberintos,
de las brujas y sus sueños

Noches del Baztan en calma
guardadme un rincón amable
donde se escuchen bien altas
inconfundibles y claras,
esas voces,esas risas ,
ésas que tanto yo quiero,
las voces de mis amigos.
leer más   
11
3comentarios 51 lecturas versolibre karma: 102

Celeste

Celeste, de verdes ojos & afilados labios rojos,
tengo envidia del cigarro que muere entre tus dedos,
que besas & besas mientras miras sin mirar,
& he memorizado esa forma en que trazas figuras
sobre el aire con manos ansiosas al hablar & cantar &,
oh Celeste, arrancarle una sonrisa a tu rostro
mientras piensas en el tiempo, la vida & la muerte,
es Ítaca para este Ulises que llevo en el pecho,
mujer de egregia idiosincrasia e inmortal autonomía,
te rebelas igual que una flor a la gris aridez de la ciudad,
Celeste, luna en mi espejo de aguas sosegadas,
me enamoro de ti lentamente, suavemente,
en silencio, como las majestuosas cosas
que en esta vida pasan desapercibidas
entre el horror de las horas ciegas & empecinadas.
Fuma & ríe con un ápice de larga tristeza en la mirada
mientras desangran las horas sobre al crepúsculo
& nos toma la noche sorbiendo el licor de la vida
como dos niños que han jugado una broma al mundo.
¡Un signo más de libertad & un triunfo más sobre la muerte!
canta dichoso el pájaro desvalido en mi pecho,
nos despedimos, & yo juro que esa tarde he amado.
2
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 28

No te equivoques

Soy la mesa del rastrillo
que nunca ofrece nada
abro corazones con pestillo
apago con soplidos velas apagadas

Culmino la montaña cuesta abajo
acabo lo que nunca termino
pienso en ti camino del trabajo
me pierdo siempre en el mismo camino

Cada noche apago mis sentidos
enciendo cigarrillos encendidos
sin empezar, yo ya me doy por vencido
la verdad, no quiero nada más contigo.
leer más   
10
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 97

Amor pasajero

Me perdí en el color de tus ojos
La textura de tu piel
Y la forma de tu cintura,
Todo tú es una obra de arte
Esculpida por Dios,
Hecha hombre.

Tienes los labios más dulces y suaves,
Son como miel derramada
Dulce y adictiva
Tienes una sonrisa hermosa,
Que causa suspiros en mi,
Es como un sueño, oh vaya
No es mentira
¡Es la realidad!
No sé como algo tan lindo,
Pudo pasar.

Y siguen pasando los días,
Y sigo sin poder creer
Como este niño tan hermoso
En mi vida pudo aparecer
Quizá exajero un poco,
Pero en serio digo la verdad
Yo a este niño lindo,
Mucho lo he de extrañar.

He pasado días pensando en ti,
Se que yo ni por la mente le paso,
Discúlpame cielo si en mi escritura
Todo parece un alboroto
Pero esque tu partida
Me ha dejado el corazón roto.
leer más   
9
6comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 84

De sueños y almohadas

Cuando el exprimidor ya se ha pasado de rosca, cuando no es capaz de girar más hacia un lado, el corazón deja de ofrecer flores.

En la cáscara, a veces, germinan las semillas que se resisten a morir por no amar. Entre cortezas duras. Entre virutas de ébano.

Y de repente huele dulce. En el silencio cálido con las luces apagadas. Y todo cobra sentido.

Sueña. Pinta la realidad con botones y pestañas. Bombea sentimientos entre acequias y molinos. Brota el verde entre sus latidos. Duerme en suave almohada.

Entonces, el exprimidor cambia el sentido del giro. De nuevo cáscaras agrietadas.

De nuevo sueños.

De nuevo, almohadas.
leer más   
21
16comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 94

Luz en tinieblas

Y había una luz en la penumbra que alumbraba un comienzo de algo nuevo. Pero los sombras que conocían su motivo de ser eran demasiado cobardes, tenían miedo a lo desconocido. Jamás averiguaron que en esa luz, en su centro había una flor, una que al rociar su sabia en las tinieblas llenaría todo de color, sería de colores amarillos, azules. blancos, negros, marrones, rosas, lilas, verdes.... Y tampoco descubrirían entonces a la luz del color, en la magia de la realidad, que tenían un motivo de ser, que jamás fueron ni serán sombras, solamente eran personas. Personas sin esperanzas encerradas con sus miedos en un lugar con una única salida... usar sus conocimientos...
leer más   
10
8comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 98

Carta a quien me regaló una historia bonita que contar en un bar:

Con las siguientes líneas no pretendo hacer un acto de victimización, pues ya nos hemos reclamado lo suficiente.

Con las siguientes líneas sólo pretendo hacerme entender que esta será en verdad la última vez que te escribo.

Un repaso a nuestra historia y esta será la última vez.



Una última vez para observar nuestros errores, para reconocer nuestra impaciencia y nuestros actos apresurados.

Una última vez para hacernos conscientes de lo especial que fue cada día juntos y aprender a aceptar el fin de nuestro mundo.

Regalémonos una última vez y dejemos luego todo este juego.



¿Qué buscabas ese día de enero? ¿Qué buscaba yo leyendo tus versos?

Repito estas preguntas como si tuviéramos la verdadera respuesta del propósito de nuestro encuentro

Y a todo esto, cariño ¿Te encontré o me encontraste?

Hagamos como si eso importara por un momento.



Acaso si fui esa hortensia que se cruzó en tu camino

La decisión de cortarme mis raíces

¿La tomaste tú o fui yo?

Al final el que tiene el arma es el culpable ¿No es cierto?



Anduvimos juntos y anduvimos por un camino lleno de aciertos e inciertos

Después de una sola pero larga noche de desvelo.

Anduvimos juntos sin miedo y con el mundo esperándonos con los brazos abiertos

Pero ambos por dentro nos mentíamos y si quería ser sincera, entonces sólo a mí me mentía.



Qué tontería perdernos por extrañar viejos amoríos.

Qué tontería engañarnos al negar esos sentimientos.

Si vamos a hablar de culpables, entonces señalémonos.

Apuntémonos con la extremidad de acusación y llenos de odio alejémonos.



¿Acaso no puedes odiarme? ¿Acaso no puedes regresar y quererme?

Ninguno está para rogar amor, tampoco odio

Lo que sea que sentimos ahora, sólo nos queda reprimirlo

Pues a quién le importa, si algún día todos estaremos muertos.



El tiempo que perdimos, el tiempo que no recuperaremos

Todo ese tiempo ha valido lo que llaman: toda la pena del mundo.

¿También lo sientes así? ¿O son estas mariposas las que no me dejan ver todo lo que es y no?



Acompañada de este líquido negro y rodeada de personas que me escuchan hablar sobre ti

Cosas que no entienden pero que comprenderás perfectamente.

Quiero reírme de la manera tan bonita que llegaste y de la crueldad con la que te fuiste un año después.



Y a todo esto, no me fui porque así lo quise

Sentía poco a poco que en tu corazón no había espacio para todo mi cariño

Ahora, atrévete a negármelo y decir que podía recuperar mi pequeño espacio como ave sin nido.



Sigo hablando sobre nosotros y poco a poco todos se van aburriendo

No me importa porque nadie me conoce, tampoco quiero que lo hagan, pues pocos salen ilesos.

Mi líquido negro ya ha dejado de estar frío, pues llevo sosteniéndolo tanto al igual que mis esperanzas y mis sueños.

Por cierto ¿Recuerdas que te regalé mis esperanzas? ¿Al menos recuerdas que te regalé un poco de mis sueños?



Si vamos a hablar sobre mis sueños, déjame contarte que anoche te vi en uno de ellos

Llorabas mientras yo intentaba calmar tu dolor, pues ya estabas abrigado por otros brazos.

En este mundo, la que llora soy yo y tú no estarás para una noche de consuelo.



Pero que todo esto se quede aquí, advertí que sería la última vez

Y si no cumplí las promesas que alguna vez te hice consciente o no

Al menos esta, pienso cumplirla, pues no nos merecemos un maldito recordatorio que hemos fracasado en el dichoso amor y sus enredos.



Pero también quiero permitirme dejarte un recordatorio para todo el tiempo que no nos veremos.

Un recordatorio que tal vez me agradezcas, pues te ayudará a odiarme sin esfuerzo

Donde sea que estés, este recordatorio te llegará.

A nadie más le importa, pues algún día todos estaremos muertos:



En tu lecho de muerte te acordarás de mí

En tu lecho de agonía, tu cuerpo se estremecerá con mi recuerdo

Y te irás de esta vida con el deseo de haberme odiado, aún queriéndome tanto.
10
2comentarios 69 lecturas versolibre karma: 89
« anterior1234550