Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 737, tiempo total: 0.031 segundos rss2

El lobo que se enamoró de un rayo de luna

Una noche oscura en su solitario caminar va un lobo cansado de la vida en general, levanta la cabeza y ve un destello al final del angosto sendero que era su travesía cada despertar.

Este se detiene por lo extraño y complejo que esto se muestra ante él, no puede explicar lo maravilloso que es, siente de repente una extraña calidez que lo envuelve y lo carcome en lo más profundo de su ser.

No tiene explicación ante esta nueva sensación, cree que su soledad a su fin llegó pues está enamorado y no sabe que decir, ya que ni en sus más oscuros sueños imaginó un hecho así.

Intrépido el lobo amigo su viaje emprendió ya que debía encontrarla en ese momento comprendió, después de caminar y caminar sin llegar a su destino decidió descansar, pero algo cálido y brilloso lo hizo despertar.

El sol había salido no había marcha atrás ya que a su amada tenía que encontrar, así el lobo duro días sin cesar buscando a aquella criatura que solo en las noches podía contemplar.

Un día ya cansado a un claro llegó y sintiendo el deseo de verla sus ojos cerró, la noche avanzó y el la esperó cuando pasaba por un estanque su reflejo vio.

Alzó su vista y no lo podía creer era su amada musa la que parecía ascender comenzó a aullarle entregándole su corazón porque ahí el pobre lobo entendió que un rayo de luna le robó el corazón así como la soledad hace tiempo le robó la razón.
leer más   
7
2comentarios 44 lecturas relato karma: 56

Susurros

Es tu pecho que inquieto
yace dormido en mis sueños,
y mi anhelo que despierto
lo recorre en suspiros.

Hablan los dioses
de tus cielos sin dueño,
y trazo en silencios
la dulzura de tus labios,
que niegan lo bello
que en tu alma anida
y viajan tan lejos
que apenas llego.

Son tus manos que imploran,
lo oculto de la vida;
te busco en los pliegues
de mis blancos anhelos,
me pierdo en tus vastos horizontes
desde mi piel que arde por simple,
y por ligero mi desespero,
como así es mi alma en la tuya,
y la tuya que desde el firmamento
susurra en mis noches sin cielo.

LOUE
leer más   
17
16comentarios 95 lecturas versolibre karma: 99

El Sol Herido

Fragancias siderales en llamas recorren los farillos
plantados como espías celestes.
Un extraño objeto hunde su punta de acero;
muros y surcos ásperos impactan y flagelan el sol polvoriento.
Legiones de sombras envuelven al rojo bermejo.

El sol desfallece; La carátula del bosque envejece,
bajo un manto irreverente sin estrellas.
la clavija de hierro ardiente destrona
las olas mortuorias de lagos y fuentes.
Un adiós a los placeres no consumidos
de la sociedad cosmopolita.

La muchedumbre corre despavorida
por calles sin sentido. El vetusto roble se niega al despojo,
la golondrina errante no siente impulso.
El sol se sumerge en una austral sinfonía de extraños sonidos
la profecía de los días de oscuridad apenas comienza.
Los puertos lacustre; el viento despliega golpes certeros.
Su risa oceánica. El polvorín calizo cubre la montaña de cenizas
el mar en la distancia ronronea. El disco solar ya no se pinta de amarillo.

Las aves azules viajan por rumbos inciertos.
La brújula del tiempo se sujeta con desvanecido intento;
no consigue dar el norte al navegante expuesto
las burbujas flotan del entramado marino
y reciclan el paso de peces en búsqueda del sol herido.

Al siguiente día la oscuridad sumida en tinieblas envuelve el numen.
Los corazones se desanclan de la órbita celeste y ruedan en círculos interminables.
leer más   
5
2comentarios 22 lecturas versolibre karma: 82

existencia

Un hermoso regalo que se nos entrega,
un tesoro hecho del más bello cristal
del que muchos no saben valorar,
otros no lo perciben hasta que se acaba.


Una continua metamorfosis,
donde sobrevive algún vetusto.
Un viaje con el billete de ida,
sin conocer cuando acabará.
En el que durante su transcurso
cambiamos de equipaje,
lo haremos bien o mal
mudando de tren.


Un calvario lleno de dichas,
la elección de unas cartas.
Un presente en marcha,
lleno de errores y aciertos.


Una mezcla de emociones,
recorriendo caminos con varios ramales.
Elegir entre uno mismo y los otros
en un viaje sin igual.
leer más   
11
5comentarios 73 lecturas versolibre karma: 93

Cuando Sostengo Tus Manos

Cuando sostengo tus manos la pasión arde en llamas
la sangre circula a raudal y el laberinto de tus ojos palidece.

Cuando sostengo tus manos el espeso frio se vuelve más liviano.
La eternidad deja de existir y el sol gris se oscurece.
Una frágil mariposa pareces. En tu interior late la llama ardiente
podemos hacer una hoguera con tu fulgor dorado
no temas…cuando sostengo tus manos.

Viajemos por el universo estrellado
las estrellas nos sirven de hoguera
la luna nos ofrece la más bella luna llena
tu cara de niña cándida y sonriente.

Cuando sostengo tus manos las huellas se quedan sin memoria
Ah… Como nos encantaba el jardín de dalias.
Por ahora busquemos la sombra del castaño
y caminemos agarrados de la mano.

En el solsticio de invierno
aparecen las hadas del bosque
y abren el ventanal de sueños.
Solo esperemos que un beso,
nos saque del letargo.
leer más   
6
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 69

Caen las hojas...

Caen las hojas suspirando
en el otoño que llega,
y también con el crepúsculo
de la vida sin respuestas
y es que ausentes los murmullos
son las hojas las que dejan
los susurros malsonantes
y las palabras austeras,
así continúa el viaje
por caminos y por sendas
por estaciones sombrías
con veranos que se alejan,
en ellos quedan los días
y las noches tan serenas,
con la luna vigilante
de soñadores y estrellas...

Caen las hojas en los bosques
porque el otoño está en fiesta
desplegando fantasía,
en colores y bellezas,
y es un viaje, sin retorno,
de la etapa que se quema,
en la estación que ha pasado
del verano y de las fiestas,
atrás quedan ilusiones,
sentimientos y promesas,
que mezclados con caricias
alteraron nuestras venas,
aunque es cierto que la vida
continúa y sigue ciega
reclamando los latidos
del otoño que ahora empieza...

"...Caen las hojas de los árboles
y en el hombre se despierta,
la ilusión de amar la vida
y plasmarlo en los poemas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/18
14
4comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 106

Si te dijera

No tengo nada.
Mi garganta vacía se estremece
ante el rugir de un mundo infértil
que le hace mofas desde adentro.

Se disuelven los minutos
como los pétalos calcinados
de una margarita que murió de miedo.

Y el sol se hace polvo,
sus cenizas viajan sin casco
y estallan al caer en la tierra,
la tierra seca de este silencio.

Soy tan frágil…
Un pergamino que se desvanece
y agoniza por esculpirse en tu mirada
por ser río, y roca, y canción…

¿Qué harías tu
con estas gotas diminutas
que lloran por surcar tu espalda…?

¿Qué harías tú si te dijera …
Qué harías con tanta verdad… ?




Dee Dee Acosta
leer más   
18
23comentarios 123 lecturas versolibre karma: 101

Copérnico se equivocaba

La Tierra gira alrededor de su ombligo. Además es ciega y sorda. Es un ego desmedido. Tanto que, como Saturno devoró a sus hijos, se come sus propias entrañas.

El mundo rota alrededor del dinero. Manchado de ansias incombustibles. De mentiras y miedos. De corrupción y guerras.

La manta bélica deja dormir al raso muchos corazones. Endurecidos por las balas como si hubiesen echado hormigón a sus latidos. Sobresaltos nocturnos para tristezas en vela.

Somos la carcoma de la galaxia. Buscamos vida en Marte para hacer caja con viajes marcianos, todo un lujo al alcance de pocas manos. Y mientras, reventamos el planeta azul.

¿Azul? El aire se mastica, las aguas se eutrofizan.

Y las focas huérfanas de piel. Los conejos infectados en laboratorios. Los elefantes sin marfil, sin mes de abril. Un tigre de Bengala en la alfombra de un majara. Una garza disecada en las aguas estancadas. Un pez que se asfixia y un polluelo que no vuela.

Quiero pensar que algún día abriremos los ojos. Que agitaremos las ganas con viento y magma, que la corriente eléctrica surgirá al rozar unos labios, al besar unas manos.

Que la hierba tejerá sábanas frescas. Que las flores pintarán mi pelo. Que la lluvia silbará mañanas. Que la tierra germinará en tu suelo.

Quiero un mundo libre. Corazones justos. Quiero soñar despierta, surcar las nubes entre mil pájaros al vuelo.
leer más   
11
25comentarios 127 lecturas versolibre karma: 100

Postales

9 octubre 2007
Hola mamá,
aprovecho que ha salido el sol para escribíos una postal sentado en una terraza, preveo que será de las últimas veces que podré hacerlo en los próximos meses. Ya estoy instalado en mi nuevo apartamento, a las afueras de Uppsala, a una hora caminando más o menos, pero me gusta el sitio. Es tranquilo, no hay casas a la vista desde las ventanas y el silencio es magnífico. ¡Viviendo en Barcelona me había olvidado de lo que es el silencio! ¡Qué maravilla! Y el paseo hasta el centro otro regalo, bordeando el río, o cruzando por el bosque. A ver si cuando lleguen las primeras nevadas pienso igual. En fin, una postal no da para mucho. En la foto, la catedral. La majestuosa catedral de Uppsala. Para haceos una idea de la ciudad-pueblo, volved a ver "Fanny och Alexader" está toda filmada allí, y las calles y edificios siguen iguales. Si mal no recuerdo, M tiene mi copia de la cinta.
Besos y un abrazo muy fuerte a los dos!! Recuerdos al resto de la familia.

14 octubre 2007
Enric, nano, ¿cómo va la vida por allí abajo? ¿Sigues trabajando para los malos? Por aquí todavía ando un poco despistado, cuesta hacerse a cada nuevo país. Costumbres nuevas, funcionamiento de las cosas distinto, idioma nuevo… en fin que sigo dando vueltas en mi pequeña piscina un poco alieno todavía a la vida que transcurre a mi alrededor. Creo que en parte sigo junto al Mediterráneo, pero confío que el frío creciente ayude a distanciarme de esos recuerdos. Para sorpresa mía, hace unos días me descubrí maravillándome con las rubias. ¿Quién lo hubiese dicho, no? Es un enamoramiento escénico. Una luz oblicua, los árboles dorados, encendidos por el otoño, y ellas deslizándose sobre sus bicicletas levantando un mar de hojas secas. Sus cabelleras son como oro y vuelan junto a sus bufandas. No me he detenido en el rostro de ninguna de ellas, es la imagen del otoño, la bicicleta y la melena la que me cautiva. Aprovecho cuando sale el sol para tumbarme en alguno de los parques de la ciudad a leer y ver pasar chicas en bicicleta. Así pretendo olvidarla… la distancia geográfica ayuda. Saber que no existe la posibilidad del encuentro ayuda a ir despidiéndome de su dolor…
Espero recibir en breve noticias tuyas, y de cómo sigue todo por allí.
¡Cuídate mucho! Un abrazo


22 octubre 2007
Hola Maia,
Muchas gracias por la llamada del otro día, fue una grata sorpresa volver a oír tu voz después de tanto tiempo. Bien pensado, tampoco ha transcurrido tanto tiempo, no llevo un mes aquí todavía, pero tiempo y espacio actúan sinérgicamente incrementando la sensación de ambas. La mente trabaja de una manera curiosa, borra y reinventa recuerdos. El otro día me visitó una imagen de nosotros sentados en una cala de Colliure contemplando el mar, pero luego pensé que nunca estuve contigo en Colliure. Planeamos ir más de una vez, tenía que enseñarte la tumba de Machado y las colinas desde donde Matisse robaba la luz al Mediterráneo para sus lienzos, pero nunca llegamos a ir juntos. Si tienes oportunidad de ir algún día, ves. No te defraudará, es un pueblecito precioso. Todo y así aparecías en el sueño… que traidora que llega a ser la memoria. En fin, se acaba el espacio. Algún día viviré en una granja de madera roja, torcida y destartalada como la de la foto, ya sabes como me encantan estas cosas. Cuanto más viejas mejor, y por aquí en los alrededores hay muchas de éstas. Ya te contaré.
¡Cuida bien de mi pequeño! Ráscale bajo la barbilla, que ronronee, era lo que más le gustaba que le hiciese.
¡Un abrazo muy fuerte!

14 noviembre 2007
¡Primeras nieves! ¿Os lo podéis creer? Mediados de noviembre y ya lleva tres días nevando a nivel de mar. Fue acostarme un día, y a la mañana siguiente levantarme y encontrarme todo el paisaje cubierto por un velo blanco. Se ve todo tan limpio y virgen que por las mañanas hasta me duele ser el primero en pisarla y abrir camino a través de ella. Ensuciarla y sobre todo quebrar el manto que extiende cada noche sobre todo. Esconde todos los defectos de las calles, la suciedad, diría que lo homogeneiza todo, sepultando toda la fealdad urbana. En cuanto pueda os mando unas fotos de la casa y alrededores para que veáis como ha cambiado la cosa desde que llegué hace un par de meses. Espero que por Pirineos todo vaya bien. Supongo que ya habréis encendido la chimenea estos días y gozaréis de vuestro retiro en compañía de la Cara y los nuevos perros de adopción de los vecinos… si los alimentáis y los dejáis tumbarse junto al fuego ¡no me extraña que todos acudan a vosotros! A este paso, pronto os van a echar las bestias de vuestro propio hogar.
Besos. Recuerdos a las abuelas. Que no se preocupen, que me abrigo y me alimento bien… que el clima no es tan malo. Como dicen aquí: no hay mal tiempo sino ropa inapropiada. Sabiduría nórdica.
¡Más besos! que estos ya no me caben…

26 noviembre 2007
Ay Maia, la nieve es preciosa, pero aquí la hay en exceso… es un no parar. Nada malo con la nieve, lo peor es el hielo, los bloques de hielo que se van compactando al paso de la gente y los vehículos, allí los zapatos no se agarran bien y no es difícil patinar. Nunca pensé que a mi edad tendría que volver a aprender a caminar, pero así es. He descubierto que el andar sobre el hielo requiere otro estilo… a base de tortazos pero he caído en la cuenta finalmente, eso sí, después de caer literalmente cuatro veces en tres días al suelo. Cuatro patinazos y mi rabadilla que ya no da más, está bien dolorida. Todo y así este fin de semana me he dejado convencer para que me lleven a patinar al lago. Ya ves, al final patinaré… te negué el privilegio de verme caer varias veces en nuestros viajes a Alemania. Recuerdo que cada vez que en un pueblo había una pista de patinaje para niños en la calle me animabas a probarlo. Me estirabas de la manga de la chaqueta entre risas imaginándome con los patines entre todos aquellos chiquillos acelerados. Entonces no hubo manera, conseguí escapar a la caída sobre el frío hielo, todo y que sabía que me ayudarías a levantarme una y otra vez, y sostendrías mi mano. Esta vez, voy solo, dispuesto a caer y levantarme por mi propio pie, pues no dudo ya que caeré. Ya te contaré la experiencia.
¡Un abrazo!
leer más   
11
12comentarios 126 lecturas prosapoetica karma: 94

A veces...

A veces me desnudo entre las sombras
y bailo entre sus fauces
dejándome llevar como una niña
perdida en la tormenta,
así, como una loca
que inventa un paraíso paralelo
y viaja sin billete
hasta el lugar donde se acaba el mundo
para sembrar de tulipanes las aceras.

Aurora Zarco.
leer más   
16
11comentarios 63 lecturas versolibre karma: 101

Soportar el viaje

La podredumbre
invade la epidermis
hongos nacen
musgo venenoso
que agria el agua

Calavera que dirige un barco
aire pestilente
que parte las fosas nasales

Soportar el viaje
esperando el corte en el cuello
navego involuntariamente
traído por algún capricho de un ego

Una caravana de sinsabores
rodean el paso
el destino baja la mirada
tragando lágrimas
que refrescan sus llagas

saca un sollozo
que se sujeta a la otra orilla...
en la mano
se dibuja la ruta inevitable

y en la frente
marca su hierro
el misterio,
ese centinela de la vida...

***************************
Soportar el viaje
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
16
13comentarios 107 lecturas versolibre karma: 89

Allá

Allá donde el hombre llora
donde se reconoce ser
viajando a través del tiempo
sin horas,
Allá en las nubes donde sueña
sin sueños,
donde llora sus horas
en tumbas de fiestas y flores
hombre invisible quedando huellas
en el aire.
Lejos, paso a paso sin caminar,
huyendo del miedo, ese que le resta
hasta la muerte,
Allá en la barca sin remo ni
agua,
arañando la tierra con sus uñas y manos,
ojos cristalizados de sal
acuosos y bañado, miserias, dolor y dudas.
Hombre, desnudo carne apaleada,
esclavo manipulado,
sin desarrollarse,
allá en el horizonte vacío.
leer más   
11
4comentarios 63 lecturas versolibre karma: 88

Historia de un actor

Mi padre fue un hombre distinto, tal vez por que sus tíos y primos eran dueños (o son) de medio Tucumán vendiendo y comprando hoteles de millones de u$s y el murió en una pieza sin mayores valores que su inquebrantable honradez y sus más de 400 libros.
Lo realmente curioso es que trabajo en muchas concesionaria de autos en buenos puestos u otros tipos de trabajos diversos siempre con importantes cargos gerenciales...
Pero lo curioso, decía, era que el en cualquier currículum o conversación en alguna reunión, cuando le preguntaban que hacia o cual era su profesión, el decía "ACTOR" , no con soberbia, de la cual carecía, si no una gran pasión y orgullo, trabajo bastante en teatro, haciendo "El diario de Ana Frank" en el teatro El Globo, una coproducción con John Savage, "Venganza de un soldado" y alguna que otra cosa, realmente nada demasiado importante ni tan variado...
Pero el decía "ACTOR", y así era, así lo sentía...
En su último viaje a Tucumán, allí murió, viajó en tren, cuando el tren estaba por arrancar, se lo veía con una camisa a cuadros a través de la primer ventanilla al otro lado del vagón, como una escena a contra luz su robusta silueta, el día ya oscureciendo, resaltando al rededor el humo del cigarrillo, como una toma fotográfica muy cuidada, la salida muy lenta del tren me dio tiempo para disfrutar de la escena, mientras lo miraba se me antojaba iba a ser la última vez mientras que en mi imaginación escuchaba una voz que decía... CORTEN, SE IMPRIME !!

Esa fue la última imagen de su mejor película... su vida !

Con mucho orgullo y agradecimiento.
leer más   
4
1comentarios 51 lecturas relato karma: 55

Un mal sueño

Un mal sueño.

Se me puso la piel brava
y de los poros brotaba sudor de amor,
con solo oírte mi palpitar se aceleró,
y la memoria despertó de un mal viaje,
a través del tiempo con sangre en los ojos,
respire aliviado pensando en él.

Supe decir no, aunque deseaba un si
entonces rompí de un golpe rudo,
el muro de piedra que nos separaba.

Fue un milagro, que todo fuera un sueño
porque si no, me hubiera tragado a mi,
en vez de yo a él.

Aliviado la sombra siguió adelante
pasándome a mí.
leer más   
7
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 74

Roma y su luz

Y caminaba por las calles de Roma como una hoja de olmo en verano. Moviendo su haz y su envés al ritmo de la luz.

Calles color canela, entre rojizos y tierras. Grietas llenas de vida con macetas de flores. Llamativas.

Helados en la plaza Navona, adoquines y fuentes barrocas. Trevi y monedas al aire, fotogramas obligados en parpadeos alegres y miradas furtivas.

Catacumbas entre arena. Gladiadores y humo, acero imaginario en el fragor del Coliseo.

Júbilo de sentidos saboreando canelones frente al Panteón de Agrippa, sonreía al sol mientras el limoncello daba pinceladas ácidas a la Historia... y a su vida.

Anotaba en su pecho siglos de mármol y filosofía. Vibraba en el Foro con los frisos en pie, resistentes a sucumbir al olvido.

Alzaba los ojos al cielo siguiendo la espiral de relieves en la Columna Trajana, trenzada entre nubes en mañanas claras.

Helenismo en los ojos, del ethos al pathos, sonrisa en su cara.

¡Qué importaban las prisas! Cipreses y viñedos se mecían con calma al compás del viento, dulce.

Flores al aire. Luz de vida. Tez morena.

Roma y sus calles. Sabor a lima. Color canela.
leer más   
11
23comentarios 115 lecturas versolibre karma: 97

Memoria en barbecho

Con la mirada mustia no florecen esperanzas.
Mis lágrimas descalzas van en busca
de la arrendataria de mi nostalgia.
Espero que el anhelo se enfríe con el alba.

En el desierto de mi rutina me encontré
a mi mismo ahogado en el oasis.
El mejor viaje que hice fue delante del espejo
adentrándome en el reflejo de las heridas.

Sigo las baldosas del insomnio
con los patosos zapatos del alba.
Las huellas son fangosas
pero el camino siempre remonta.
Calculé mi vida esperando una carambola,
por eso hay óxido en las rosas.

El frío vuelve al solar
de la última promesa.
Esculpí inviernos con mi lengua
pero cazo amapolas en la estepa.
La primavera se posa
en la bóveda de las mejillas,
desde donde se suicidan
suspiros ermitaños.

Me acerco a los verbos que no fui
saltando sobre puntos suspensivos afónicos.
El camino fue sembrado
por los muñones de la soledad.
El trino de la luna
ya no acuna mi esperanza.
La memoria estuvo en barbecho,
pero el futuro me recuerda.
leer más   
8
5comentarios 57 lecturas versolibre karma: 81

lamina de niebla

Lamina de niebla aguarda. el viejo puente amarrillo aguarda. el cielo caido olvidado.tu sombra tatuada en tu nuevo castillo ,en el agua del rio helado duermes .caballero de la noche te as comvertido .amigo tus nuevos mundos reinaras ,con la guitarra de musica estrellada .el viejo puente acaricia tu alma .tu paz de ancla dejaras pintada.viajastes ala dimension anelada . el brillo de tus ojos seguira ,listo para viajar en el portal de las almas . la dama de niebla te guiara ala calma .siempre tendras mirada de angel nacido ,tu reino tienes ahora junto con tu dama de niebla .compartiras la belada que jamas imaginabas.
leer más   
2
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 28

La chica que volverías a ser

Todavía lo recuerdo.
No hace tanto que el murmullo
de un anhelo palpitante
te hacía decir que volverías al sur,
porque tu corazón no se había movido
de allí.

Te sentaba bien la trenza de certeza
inventada, la ilusión bajo las cejas
y el rimero de las ganas
que vertías en los días para ser feliz.
Todavía lo recuerdo.

Volverías a ser aquella chica
de sonrisa abundante, con la piel atezada
y el ceño dibujado por un sol
que, pocas veces, se oculta.
No habrá más techo que el azul
para mi esperanza
, decías.
Todavía lo recuerdo,
aunque llega a mi memoria
como un paisaje bañado por el vaho
de la ventana o la rapidez de los árboles
al viajar en tren.

¿Qué fue de aquella chica?

Los años consumieron la avidez,
al mismo tiempo que la juventud.
Perdida la brújula, ganado el recelo,
cada vez está más lejos el trozo de tierra
que ocupa su lar.

¿Dónde quedó soñar con la realidad
del sueño?
15
8comentarios 120 lecturas versolibre karma: 86

Viaje astral

Mi alma vuela libre entre astros y cometas,
Visita cada rincón del vasto universo.
Piensa volver a este diminuto planeta,
Donde la poesía solo existe aquí, entre amor y verso,
Digo afortunado soy, por más engaños y tormentas.
Tengo donde refugiarme, amar, crear rodeado de una naturaleza perfecta.

De camino veo un planeta lleno de nada,
Paro y encuentro ancianos eruditos.
Me preguntan de donde soy, cual alma distanciada,
Hablaban lenguas muertas y rellenaban manuscritos.
Yo –“De un planeta azul llamado tierra, rico en vida de la más variada.”

sí, si lo conocemos. Donde solo existe crueldad y vida.
Se refugian en algo a lo que llaman de sobrevivencia, para cometer atrocidades.
Yo –“No, no. Nuestra especie se llama humanos, bípedes y racionales”.
No, los humanos son la vida, los que pertenecen a la tierra, son pura alma insípida.
Que avanza con el reloj de su madre tierra, seres buenos y sentimentales.

Yo –“sí, tenéis razón. Pero existen humanos que aún son vida,
Se preocupan, aman, protegen, comparten, aman y sufren.
Exponen sus más profundos sentimientos, intentan ser felices, aunque mal estén”
Lo cierto es que, si tu alma está aquí, con tal distancia recorrida,
Eres vida, y además se nota en la luz tuya emitida.

El amor se extingue en vuestro planeta, ¿Cómo lo dejáis suceder?
¿Como hacéis para los pocos como tú, continúen bueno y puros?
Yo –“Hay un remedio que se llama poesía, con poderes asombrosos,
es maravilloso para el que la consiga absorber”.



¡Poesía!!! ¿algún tipo de magia, algún tipo de enseñanzas, de vuestros ancestrales?
Yo –“sí, antiguamente la poesía se hablaba en las calles,
Se vivía, respiraba la poesía desde cortes y casa reales.
Pero viene desapareciendo desde siglos, sucumbiendo a todos tipos de males.”

Como brillas, cada vez que hablas de poesía, somos milenarios en existencia.
Y es la primera ves que, sentimos y vemos algo así
Enséñanoslo, ¿cómo se hace poesía? Dame ese remedio a mí.
yo -"Primero es algo que se tiene que gustar, sentir y saldrá sola en cadencia.

Pero yo les invito a venirse conmigo a mí planeta".
Aceptaron entusiasmados, iniciamos el camino de vuelta,
Al llegar, me despierto y al final hablaba con los libros de la biblioteca.





DEDICADO A ESA ALMA SOÑADORA.
BY: yo_ése_él.
leer más   
12
3comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 84

El caballero y la dama (relato de época)

Corría el siglo XVI, en un castillo de Inglaterra, vivía una dama hermosa con su rey, los que administraban tierras muy ricas y en su holgura, celebraban espléndidos banquetes y fiestas, pero al sobrevenir la amenaza de la guerra, tuvieron que reclutar a sus mejores soldados y caballeros fieles, para defender su reino. Los caballeros se alistan para la guerra y en ceremonia solemne, los despiden entregándoles su armadura. En la entrega de la última armadura el caballero rojo se queda prendado de la belleza de la dama, esposa del rey, y observa, que ella, no le es indiferente.

Terminada la cruzada, viene el caballero de la guerra el rey ofrece banquete y el caballero pide permiso al rey para sacar a bailar a la dama y entre baile y baile dialogan, y surge el amor: ¡Oh, bella dama, disculpe usted mi atrevimiento, pero es usted tan hermosa y tan distinguida que mi alma vibra con su belleza! -Noble caballero os agradezco sus palabras, pero el rey nos mira.

Luego de esta fiesta el caballero concierta una cita con la dama y ella lo busca en un bosque alejado y allí él le declara su amor: "Hermosa dama la he citado a este bosque lejano, para decirle que yo a usted la amo, desde que la vi ese día en el balcón de su castillo, con su rosa en el cabello y su mirada tan dulce, no la he podido sacar de mi mente.-¡Oh! dulce caballero sus palabras a mí me engalanan, pero es muy arriesgado este romance!-Yo sé mi dama bella que el honor al rey es lo primero que mi fidelidad al rey apremia. ¡Lo he pensado muchas veces, te lo juro! Pero donde manda el corazón, la razón se apaga. Y hoy solo sé que mi alma, a usted reclama.-¡Oh, Amado caballero, a mí también me pasa lo mismo que usted! ¡Yo me siento tan confundida!
Y así ambos amantes, luego de aclarar sus dudas, y dejarse vencer por el amor mutuo se entregan al romance, en sublimes caricias. Este será el inicio para sus continuos encuentros amorosos, unas veces frente al río y otras veces en el puente de las rosas, etc. -Ambos se aman. Y viven plenamente el amor. Hasta que un día el rey anuncia misión de guerra y tiene que partir, por lo que cita a la dama para su despedida, en una carta: “Amada mía. Tengo que irme a la guerra, a tierras lejanas. Te espero en el puente de las rosas alas 6pm.

Tu amado: Arturo. “La dama acude a la cita y el caballero envuelto en suma tristeza le cuenta de su viaje y que se comunicarán por cartas pero le dice también si cayese en la guerra muerto no llore su partida. Que siempre la llevaría en su corazón. Ella con el alma rota también está con los ojos llorosos, pero le da ánimos para que cumpla si misión: “Vaya usted mi caballero, cumpla la misión de su rey, que yo aquí lo espero, aunque pasen los años "

Y así se comunicaban por cartas.

Pero un día llega la aciaga noticia que el caballero Arturo murió en la guerra y la bella dama cae en tristeza, se encierra en su cuarto y llora amargamente. De pronto un escudero le toca la puerta de su cuarto y le dice que hay una carta para ella, entonces, se levanta apurada y lee con emoción la carta. En ella, él le dice, que nunca la olvidará, que está seguro de perecer en la guerra, pues los enemigos los superan en cantidad. Pero que nunca perecerá el amor que por ella siente, que visite el puente de sus encuentros, que su alma siempre en amor, allí vivir, desde ese día todas las tardes va al puente de las rosas, lleva flores en sus manos y las suelta en el lago, las mira hasta que desaparecen con la corriente y se consuela recordando a su caballero. Allí lo siente todavía vivo y lo recuerda con cariño.

Luego regresa a su castillo, ya muy fortalecida y tranquila.

Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
3
2comentarios 33 lecturas relato karma: 59
« anterior1234537