Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 552, tiempo total: 0.005 segundos rss2

¡Oh, Puebla! En conmemoración a la tragedia del 19 de Septiembre de 2017 en Puebla, Méjico

Brama el vientre de la tierra en su locura,
mostrando altiva su poder desde el comienzo de los tiempos,
en estruendos lisonjeros a destajo,
en variantes pulsaciones incandescentes
prepara su rugido de años silentes.

Como acto ritual la tierra mece
su eterno giro de atracción que la conmueve
y entre ires y venires su faz renueva.
Sin querer lastimar, sin ser malévola,
siendo martes en septiembre…
a las 13.14… justo allí, se estremece.

Y comienza a rugir con voz felina
y parte la roca como broca diamantina,
sin saber que al temblar su faz divina,
traerá quimeras a una población que hasta hoy llora la pena.

Almuerza el infante recién llegado de la escuela,
la abuela duerme su siesta tempranera,
en la oficina los ordenadores calculan estadísticas de ventas
y el cartero reparte encomiendas.
Día igual al amanecer de cualquier día
que al llegar pasado el mediodía,
el grito de la tierra en hecatombe,
resonó su furia en todo Puebla.

Como papel cayeron las paredes
y la corteza se abrió en grietas sin finales,
donde los gritos de la gente no se oyeron
ante el bramar ensordecedor de sus entrañas
Fue un tiempo de eternos instantes
y momentos, como cuadros en cámara lenta, días de terror,
hielos de dolor y un sol sin lumbre…
Gente por ahí saliendo a correr, buscando algo firme,
que bajo sus pies no vibre otra vez el dios de las cumbres.
Llantos de terror, pánico, escozor… perpleja la gente…
Las bocas cerradas, los ojos incrédulos,
un frio en la piel que quema los huesos
y el corazón a mil en doble latir de supervivencia.

Los niños perdidos, llorando entre las piedras,
los perro aullando el dolor de una perdida.
Escenas repetidas en cada callejuela…
Tristeza de no saber si aun su amor vive,
desolación de ya no tener casa, ni techo , ni cama,
ni saber dónde estará nuestra querida Ana.

El futuro cierto se sepultó bajo tres metros de escombros
y nuestros corazones no salen de su asombro.
Toda la ciudad quedó reducida a nada
y nuestros hermanos perdieron lo que más preciaban,
el mundo entero los acompaña
y aun así la desolación invade sus almas.

Y en números se cuentan sus réplicas,
nos dicen de trescientas setentas las vidas hoy muertas,
heridos… de a siete se cuentan los miles,
las perdidas en billones
y el dolor de ausencias medidos en infinitos galones.

¡Oh, Puebla,
que hoy llora la pena de una destrucción injusta y certera!
¡Oh, Méjico de tantos embates,
desde las ruinas siempre muestras al mundo tu grandeza!

A.B.A. 2018 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires Argentina
leer más   
13
5comentarios 102 lecturas versolibre karma: 130

Terremoto

El solo leer la palabra
me causa un remolino de
emociones...
No temas, solo quiero dejar
estas letras en la memoria
de quien las lea...


12:00 hrs. sonará la alarma
sísmica.
Un minuto de silencio en
memoria de las víctimas.

13:14 hrs. otra alarma
sísmica sonará...
para recordar la hora
en que muchos la vida terrenal
dejaron y otros volvieron
a nacer...
Un minuto de silencio...


Tres deseos:
Paz eterna para aquellos que
solo unos pasos se nos
adelantaron...
Honra y gloria a quienes fueron
héroes y heroínas y
rescataron vidas...
Consuelo para los familiares
y amigos de aquellas almas
que siempre en nuestra memoria
permanecerán vivas,
un beso a las almas abatidas...

Un deseo:
Si a mí me tocase entregar
mis cuentas en las manos
de las grietas de la tierra
desde ahora les digo que
los amo con todo mi corazón,,,
y si soy yo quien pierda a
un ser amado,,, desde hoy
te digo, que te amo con toda
mi alma y que en el centro
de la tierra, debajo de ella
o en el cielo, nos volveremos
a ver y abrazar para nunca
jamás separarnos...


Letizia Salceda,,,
leer más   
14
25comentarios 121 lecturas versolibre karma: 133

Permutable inveterado...(Neosurrealista experimental)

PERMUTABLE INVETERADO
(Neosurrealista experimental)


Pasan por las calles toda una noche por delante,
una calesa caduca, y la luz de los cielos que bebí en los ojos,
sonrisa de los vientos, bañada,
en la dulzura de sus labios rojos, bajo la amenaza de ser cosa sin concepto.

Guardado, escondido en su oscuridad, en la oscuridad propia,
mientras todo da vueltas, en la nada incomprensible,
y más vueltas da, muchas veces, y donde van los cuerpos,
camino de un ensoñador antojo, como milagro,
mientras yo, invisible, soy la promesa de la espina.

Con la fidelidad de claros remolinos, donde navego,
celebrando los puntos cardinales,
que mudarán mi origen, en la predera del mundo dormido,
porque sucede el naufragio que debe,
en la vida, que es el barco del paisajista,
que sabe oír y ver, las caprichosas letras,
siempre entre líneas,
y reconoce a solas su destino, en los devaneos del rocío,
y se insinúa en las palmas de una gélida caricia.

Seré para el cuerpo el lino apaciguante, brío prolífico.
Y ya no más mi ruego sollozante, devorará lo recibido,
ni irá a turbar la indiferente calma...

Ya nada sana, ni perdona.
Donde pasan semanas, en la pared sentadas,
como una sola y libre flor del prado,
dejando preciosas piedras,
y sólo un milagro más entre la hierba.

Me dueles,
carbón del breve engaño, no es nada del vespertino bostezo,
en el cuerpo,
antes que muera de amor la prisa,
y en otra carta, la propia consistencia,
pensándolo bien, no endulce,
aquello que quiero a las diez.

Se hace lentamente eso que pintamos, muchas veces,
en el suave vuelo de la huerta, con sus puertas,
sin saber cómo es, ni cómo será mañana,
el baluarte de la noche.

Las polillas en la ventana, anudan el delirio,
corriendo entre las piernas.
En cuanto se fecunden sus resquicios,
la primavera endulza y endurece,
eso que si se ensalza hiere.

Porque el mundo quedará alumbrado de un horizonte,
donde perderse parece inevitable, en el duelo del andén,
que hiere con un rayo que despierta más allá de lo sostenible,
al silencio, una voz en cada paso, gozoso de la mirada de la luz,
rojo nace, y podría nacer, entre los amarillos un gris.
Porque ha nacido una y otra vez, en un pensamiento sin memoria,
de sentir la fuerza del polvo.

Que solo ciñe los rosales de pura eternidad, en la permanencia inmóvil,
al quedarse vacías, las vidas ajenas,
y otras, como puños enfebrecidas,
prisioneras,
que no conservan nada,
de lo que debieron,
y no hicieron al destino,
en su canto eterno.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
leer más   
12
9comentarios 81 lecturas versolibre karma: 128

Murciélago azul

Hoy tu ausencia me lleva a deambular por calles vacías. Sólo me acompaña una sombra titilante y alargada que se empeña en perseguirme. Me perturba su presencia porque posee vida independiente a la mía, se mueve de forma amenazante mientras se acerca a mostrándome sus fauces.
Observo el oscuro cielo desprovisto de estrellas, la contaminación las oculta y no me permite contemplarlas. Pero sé que en este mismo instante brillan para otras personas que respiran vida y no la mísera polución que me rodea.
Me siento en un banco y miro el edificio de enfrente. Hay algunas luces encendidas y lloro al pensar que podríamos estar viviendo juntos en cualquier habitáculo de aquellos. La luz que buscaba en el firmamento la vislumbro en la tierra porque es aquí donde te necesito y no en la vaguedad del espacio.
Pasa el tiempo y merman las luces del edificio. Puedo ver cómo a través de los ladrillos los moradores despiden el día y descorren las colchas para recibir el sueño que tanto anhelan. Unos duermen con sus hijos, otros con su pareja, algunos con sus mascotas y sólo hay uno que duerme solo: vive en el cuarto tercera. Y es exactamente en ese cubículo de luz donde a las dos de la madrugada se encuentra el alma desvelada.
Constato que escribe compulsivamente tecleando el ordenador, pero no sé si habla con otra persona o consigo mismo. Su mirada acusa una insondable melancolía. Asisto a un ininterrumpido goteo de agua que se filtra a través de aquella vivienda hasta la calle, son lágrimas capaces de atravesar un edificio.
Se ha formado un charco que serpentea errante entre las gélidas baldosas olvidadas por los transeúntes que duermen plácidamente.
Siento las extremidades entumecidas, el frio adquiere una virulencia impetuosa cuando se hiela el alma. Bajo los ojos y advierto que mi abrigo gris muta a un tono más oscuro en la parte del corazón. Mi abrigo se empapa, mi corazón se deshace en escarcha. Huye de mi cuerpo formando un sinuoso riachuelo sobre el pavimento. Me aterra su huida y presiono la mano para retenerlo, pero yerro en el intento porque ya no me pertenece.
Mi cuerpo languidece sobre las mismas tablas de madera que la tarde anterior dos adolescentes se prometieron amor eterno embriagados de felicidad. Quisiera contagiarme de aquella hilaridad que tronó hasta el cielo mientras dibujaban juntos sus vidas.
Declino en mi obstinación por aferrarme a mi corazón, la mano de desliza balanceando inerte sobre el reposabrazos del banco. Apenas puedo abrir los ojos, me voy acoplando al respaldo para no despertar jamás. Justo cuando creo desvanecerme eternamente, un murciélago azul se posa en el banco y emite un chillido sobrecogedor despertándome de mi letargo.
Al abrir los ojos veo que media un palmo entre los dos caminos de agua. Sin mediación de un plano, ni brújula se han encontrado. Miro hacia arriba y veo que el del cuarto tercera eres tú.
<<¿Pero qué haces ahí escondido? Si en realidad no estábamos tan lejos, pero te empeñaste en creerlo>>, pienso mientras lloro.
Mis últimas lágrimas obran un milagro: aumenta el caudal y se fusionan los dos caminos. En ese instante me ves y bajas a buscarme.


Marisa Béjar, 24/01/2018.
leer más   
14
15comentarios 103 lecturas relato karma: 124

Estando yo en otras lides

Estando yo en otras lides
en casa embuchado y prieto,
me di cuenta de que en otra no me vides
pues un olor noté y quedame inquieto.

Y una voz que me dijo:
¡non fullades malandrín! que te he oído
y.., sí..., es cierto, pues fue un ruidoso torrijo
de tamaño escándalo y estruendoso ruido.

Y no face falta acudir a universidad
Para darse cuenta de aquel estropicio,
pues aquella fue una sonora ventosidad
que a cualquiera que oyera saca de quicio.

Te aseguro que no fue por vicio
pues traté de disimularlo con ruido perruno
pero uno me dijo en su sano juicio:
¡Sí, sí, disimula, que como el primero ninguno!

Escondeme pues avergonzado y con rubor,
aunque poco sitio había para el escondido
Y aunque dicho lo hubiera habido,
Imposible deshacerse de tamaño olor.

Pero no quedó solo ahí la cosa
pues, mirele y el mirome
y como un picor que por dentro come,
nos salió del alma una risa contagiosa.

Y todo eso por estar yo en otras lides,
en casa embuchado y prieto,
me di cuenta de que en otra no me vides
pues un olor noté y quedame inquieto.



Alfonso J Paredes
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es : www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
13
7comentarios 59 lecturas versolibre karma: 123

"A Letizia" dedicado a mi amiga @Letizia

Hay personitas especiales en la vida
Que como cometas fugaces aparecen
Cada cierto tiempo en nuestras vidas
Que con solo palabras expresadas en
Bellos poemas alegran tus tristes días

Sacan sonrisas sin necesidad de verte
Solo con pensarte y a través de su arte
Pueden convertir un mal día en una
Montaña rusa de divertidas emociones
Y compartirlas sin importar las naciones

Dos naciones unidas en una incipiente
Amistad que espero que con el pasar del
Tiempo nunca se llegue a terminar, con
Cariño yo te digo que si de mí dependiera
Esta hermosa amistad nunca falleciera

A Letizia van mi agradecimiento por
Tener hacia mi tan lindo pensamiento
Honrada me siento que me consideres
Tu amiga y desde Chile muy contenta
Yo te digo que puedes contar conmigo
leer más   
16
25comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 126

Destino o condena

Había intentado huir pero, como si viviera un bucle maldito, siempre acababa en el mismo camino, franqueado por el verde frescor de las hojas de las viñas que tanto le recordaba otro frescor; el sudor de aquel cuerpo del que conocía todos los rincones, incluso los más oscuros y cálidos.

Había intentado quemarlas. Llegó incluso a acudir a ese camino con cerillas y un botellón de gasolina. Las pisoteó, arrancando sarmientos y ramas vivas para preparar la hoguera. Pero no podía soportar la idea de reducirlas a cenizas. Sabía que la viña tenía alma y encerraba el secreto de su verdadero amor.

Había intentado concentrarse en cultivar girasoles, pensó que sería una buena elección: los girasoles son bellos y fáciles de cuidar. Los girasoles se esforzaban mucho en crecer y contentarlo. Los girasoles…
... los girasoles no eran viñas. Pensaba que una vez que has vivido la poda, el llanto de la vid, su resurgir, la vendimia…. una vez que has probado el jugoso fruto, todos los demás cultivos son de segunda categoría.

Había intentado casi de todo. Pero se dio cuenta de cuál era su destino. Maldición o fortuna era viticultor y aquella era su viña.

María Serrano
7
4comentarios 37 lecturas relato karma: 79

Pensamiento

I

Siento, cielo mío,
cercana la muerte,
y con ella vendrá,
el reflejo celeste,
de un mar devoto,
el aura glorioso,
de mi boca exhalar.

Pero, vida mía,
cercana estarás,
en esta quietud,
de espacios empíreos,
donde yo sentiré,
el movimiento concéntrico,
de tus ojos astrales.

Entonces, amada,
estas vidas sufridas,
cosmoramas ficticios,
de alegrías y dichas,
serán hálito eterno,
de dos almas unidas,
en perpetuo destierro.




@Inmalitia, Andrés García. © Agosto 2018
Imagen: By Demetrios Galanis, circa 1940s.
Illustration from Une saison en astrologie by Leon-Paul Fargue
(Source: lunasabatica, via azazaazunder)
holy-mountaineering.tumblr.com/post/64110952797/nex218-by-demetrios-ga
leer más   
21
19comentarios 133 lecturas versolibre karma: 123

[...]

Una manera de conjugar contigo
es de dos a tres de la tarde,
porque cuatro palabras no son suficientes
para remplazar cinco flores distintas
de seis sentimientos aleatorios.

Por siete montones de hojas secas
te concedería ocho bailes en el parque,
ya que antes de las nueve y después de las diez de la noche
nos esperan once vidas más.

A unos pasos de las doce
se interpusieron trece estrellas fugaces
por catorce noches de desvelo,
y quince minutos después
ya estábamos acomodando
las sonrisas que llegaban de sol a sol.
13
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 131

Los labios del mundo (colaboración con @Alex_richter-boix)

(Escribir con Álex es vida, lagartijas, lluvia, líquenes. Es una oda al surrealismo natural)

Balones de labios a medio acunarse rebotan entre esquinas. Manos llenas de arrugas regalan flecos de brisas.

No esperarán a la eternidad ni un minuto,
que se pudran las manzanas caídas,
pensó mientras la lluvia picoteaba sus ojos.

Enredadas las pestañas entre diapositivas veladas, vestidas de sepia, miró entre arbustos de hielo y esteras de espigas.

Se fue y no se derrumbó el cielo,
le gritó la lechuza que le cortaba el paso.
Miró alto, sobre las esteras,
el cielo estaba hecho de escamas de peces manchados.

A veces buscamos alto la salida. Nos perdemos en mapas aéreos y en senderos nocturnos. En iris brillantes de zorros en el firmamento.

De ahí sólo caen gatos redoblando tambores,
pájaros guiados por un hilo en su lengua,
el cielo es de una desmesurada claridad
ni a los ángeles el aire retiene.

Y se nos grapan al alma los días azules, las gotas traviesas de tormentas verdosas. Gaviotas susurran cómplices los secretos del viento. Somos cuerpo, somos aroma a romero y mimosas.

Ven y arráncame, sólo florezco una vez,
en el bosque el silencio se forma del ladrido del zorro, del olor de nuestras hojas mojadas,
de las vidas que se deshacen
en seda tierna junto al sendero,
somos los labios del mundo.

Contigo broto de nuevo, estornudo la savia que daba por perdida. Somos pompas de abrazos, soy tu musgo entre encinas.

Contigo vuela libre mi alma de golondrina.
leer más   
17
20comentarios 115 lecturas colaboracion karma: 116

"Soñar"

Un día tú y yo soñamos
Con vivir en mundos
Paralelos donde nos
Contemplen el sol por
Las noches y la luna
Por el día, donde los
Corazones sincronicen
Sus latidos y el tic tac
Del reloj atrase sus
Tiempos, y postergue
Sus horas, alargue los
Días y congele los años
Un mundo donde el tú
Y el yo no existan más
Bien revindiquemos el
Olvidado nosotros dos
Un mundo donde los
Viles golpes se vuelvan
Caricias y las caricias
Sepan a un algodón
De azúcar y rica miel
Un mundo donde los
Gritos se vuelvan mudos
Y las palabras se Vuelvan
Canciones y finalmente
solo mi corazón desea
Un mundo donde la
Inconciencia del ser
Humano se vuelva
Conciencia para sus
vidas



Propiedad intelectual Chile 2018.
leer más   
13
17comentarios 106 lecturas versolibre karma: 139

La calle

Habito una esquina del tiempo,
vuelven las bestias a rondar
manchando con heces los espacios.
Orines calle abajo,
la sed asomada en una esquina.
El asfalto lamenta los golpes,
una red de jeringuillas
pinta el delirio despedazado.
Nada. La nada campa
entre edificios estremecidos.
Llorosas la siguen las bestias,
hombres despedazados,
vidas adormecidas
que se borran, frágiles.
Medusas. El suelo está lleno de medusas.

/
leer más   
19
20comentarios 97 lecturas versolibre karma: 142

Así fue ese amor

Dos ojos, una mirada
dos bocas, un beso
dos latidos, un corazón
dos amantes, un cuerpo

Dos vidas, dos caminos
dos almas, dos ciudades
dos penas, dos lágrimas
dos ilusiones, dos frustraciones

Arropados por un mismo sol
y una misma luna
leer más   
15
12comentarios 93 lecturas versolibre karma: 130

Soñar en Venezuela

¿Quién puede tener futuro
cuando el soñar es pecado
y termina encarcelado?.
Para la juventud es duro
encontrarse con un muro,
que prohíbe sus anhelos
arrojándolos al suelo,
no encontrará adolescente
dispuesto a ser indolente,
cuando el mañana está en duelo.

La inteligencia adolescente
hay quienes la subestiman
creyéndolos pantomima,
con este gobierno demente
acabando con su gente.
Cuando el peligro olfatearon,
y sus sentidos se avivaron,
Venezuela escuchó un clamor
motivante y atronador,
“CLAUDICAR NO ES UNA OPCIÓN”.


Examinando sus sueños
deciden mil actuaciones
contrario a sus emociones,
no quieren perder más años
y emigran como rebaños,
cargando toda su vida
en dos maletas metida,
cuando emigrar es pecado,
para este gobierno tocado,
la juventud es apátrida.

Muchos lograron marcharse,
la cuenta es incalculable,
pero ellos no son culpables.
La mayoría no pudo irse,
otros deciden quedarse
y uniéndose a la protesta,
por, Venezuela es la apuesta,
pero lamentablemente
para este gobierno insolente,
protestar también es falta.


Solo por ser soñadores,
este gobierno palurdo
cada día más absurdo,
los tildó de perdedores
de fascistas o traidores.
Declaró una guerra fuerte,
solo por ser consecuentes
a la libre democracia,
sus vidas volvió desgracia
Convirtiéndolas en muerte.

Los reprimieron sin tacto
golpeados salvajemente,
para doblegar sus mentes.
Enfrentaron esos actos
y ellos siguieron intactos.
Para el gobierno indolente
reprimir fue insuficiente,
unieron más efectivos,
tupamaros y colectivos,
todos ellos delincuentes.

Con orden de asesinar,
disparar a discreción
a los hijos de mi nación.
muchos jóvenes partieron,
de nuestras vidas se fueron,
no contaron con la suerte
y el régimen les dio muerte.
Cobardemente masacrados
pero, esos muchachos sagrados,
libertaran nuestras mentes.

Tienen sangre libertaria,
y para este yugo cobarde
un joven le queda grande.
Aunque los tilden de Paria,
estos chamos de mi patria,
sus armas quieren donar
a este fascismo inmoral,
Razón , Cerebro e Ideas,
y pa` la gloriosa Guardia
Testículos pa` regalar.
JACHO Julio 2017
leer más   
11
7comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 121

Siglo

¿Puedes imaginar
mis nostalgias
cuando sobre mí
se dejaron deslizar
todas aquellas vidas?

{0x1f4f7} Fotografía: Amandine Van Ray
7
3comentarios 33 lecturas versolibre karma: 90

La pregunta

1.
Crecen
las ruinas de los adioses
desde inacabables sueños alquilados,
y desde las profundas cavernas
de los besos de los Judas.
Atraviesan mundos oblicuos
y penetran en heridas gigantes
que como ríos, sangran en los amaneceres.

Quiero recordar que me hice la pregunta
hace mucho tiempo
pero nunca encontré la respuesta...

No puedo descubrir los significados
de todos los vestigios
porque los libros sabios duermen
en su sagrado camposanto.

Aunque muerto, sigo vivo.
A expensas de la venganza de la memoria.
Apestosa inquisidora,
nubladora de días y de vidas.

Sigo encerrado en el eterno caleidoscopio amorfo
donde reina el eunuco que asesinó al rey
de las mentes cuerdas, que yacen abandonadas
en finos hilos de luz oscura e infinita.

El homúnculo que vende misterios por el ventanuco
no llega. Es demasiado pequeño.
Pero se niegan a darle un taburete
por pura venganza. Creo que tiene alguna deuda pendiente.
Y yo tengo que hacer un exagerado esfuerzo mental
para explicarme a mi mismo que es lo que quiero.

Para intentar recordar la pregunta,
y hacérsela entender.

En un susurro me confiesa al oído
que él es el rey asesinado,
pero me pide que le guarde el secreto.

La verdad, no me sorprende.
Cosas peores se han visto.

Quiero lanzarme a cortar la garganta de mi enemigo
y caigo en la cuenta de que ya no tengo ninguno.
A no ser yo mismo.
Hace mucho tiempo que los encerré a todos
en mi minúscula cajita de música
y los torturo a diario obligándoles a escuchar
en todo momento Para Elisa.

Por ahora...
El miedo al miedo, se alimenta de todas las causas perdidas.

La hojarasca esconde escombreras de vidas vacías.

El tiempo pesa.

2.
Pasos silenciosos y ancianos
doblan indecisos la esquina de una estrecha acera
y en la cutre taberna
su canoso dueño mira sin ver
la transparencia nítida del licor dulce.

Sienes plateadas,
arrugas arrugadas,
lágrima furtiva.

Cuánto tiempo...

Cuántas palabras sin escuchar.

Cuántas quedaron sin decir.

Cuántas respuestas posibles...

para una sola pregunta.

El canoso dueño de los pasos silenciosos
revuelve cajones de mohosas historias sin terminar,
recuerdos incoloros de pasados muertos en el abandono,
viejos fotogramas arañados de una película
que nadie rodó.
Y revive una a una todas las respuestas...

pero ya no recuerda cual era la pregunta.

("Y las cabezas están rodando
porque el conquistador está de camino
y el día de la justicia está llegando
pues el conquistador está de camino."

The conqueror. Génesis)


Resuena en el éter Para Elisa, de la cajita de música...

Está bueno el licor dulce,
mientras el cuerpo aguante.

Páramo perdido inunda la pupila.

...Ya no recuerda cual era la pregunta.

Y yo tampoco.


J. Robles
leer más   
21
10comentarios 75 lecturas versolibre karma: 128

Tiento y tacto

Como inepto conspirador de vidas
fui escualo de un atolón atolondrado,
navegante sobre días y parajes de mar turbio
con aletas sumergidas en la nada,
rondando los oscuros arrecifes
de soledad del cazador de vanidades,
empujado hacia el alma muerta del coral.

Me volví nómada marcado a fuego
por el hierro que mis genes me dictaron
en el instante de mi concepción involuntaria,
viajero de estaciones de oscuridad heladora
oculto tras baúles de vacío,
caminante inconsciente de destinos incompletos.

Mi hice corredor en las aceras
diseñadas por mi astucia para ejercer huidas,
mi hice entre paisajes
que obligué a caducar ante mis ojos,
sobre cuerpos entregados a mi estafa,
de noches de ternura inexistente
y palabras lisonjeras
en el engaño de las pieles que se rozan,
en el cariño fingido de egoísta errante.

Explorador fui en andares sin destino,
palpador de la nostalgia no aceptada,
al remover en el cobijo de los cielos
el encuentro de un olvido que sanase
cicatrices arrostradas
de aprendiz de niño
de esclavo entre sus miedos.

Hube de varar en tierra firme
para hacerme memoria entre los pasos
del son agudo del desierto,
regresar desde los llantos
a la verdad abandonada de mi infancia
de prados adornados por la nieve,
hube de volver a aprender
a leer entre sus hojas los anales de los árboles.

Retorné a la par del mar para medrar
en las memorias de un marinero insurgente,
con los pulmones limpios,
risueño delfín narrador de acantilados,
espía extravagante de la costa
y de sus álamos.

Y sé que tú,
mujer tendida como isla entre las aguas,
amante de las brisas
de las tardes de este Norte embravecido,
estás cercana,
como en espera,
presente y prudente ante tus vallas abiertas,
quizá sabiendo o sin saberlo,
ausente en tu retiro
de viejas barcazas y de bosques.

Y yo,
aquél que tanto ha divagado,
el que vaga envuelto entre sábanas de sueños,
me pregunto si una tarde de verano,
que albergada de esperanzas nos acecha,
dejarás tu rastro en las llagas de mi cuerpo
y alcanzarás a descubrirme,
renaciendo nuevo sobre tus senos nobles,
sobre tu madurez de guardiana de mis llamas.

Yo pregunto
si desearás expresar sobre mi pecho
el deseo abierto como exclusa incontenida
de amor que se libere en mis canales
y en los tuyos.
14
13comentarios 87 lecturas versolibre karma: 109

Hierbas negras. Memoria. (Poema para un tema musical. "Himno coya". Lito Vitale)

Tristes y secas las olas de mares bravíos,
desoladas,
perdidas por los Campos de Marte.

Solitarios y grises los jilgueros
de la apoplejía.

tiempos estériles, vanos,
encerrados en cajita azul
de zapatos de niño.

Estereotipos indecisos
que juguetean impávidos
con rachas de buenaventuranza.

Vacías las huecas cloacas
de los cien sentidos donde resuenan
valerosos silencios apocalípticos
y fugaces.
Acabando con los días presentes.

Arden en fuego abrasador
las verdes hierbas
que serán por siempre negras.

Se defiende la mediocridad
a medio camino
entre mezcalina y salamandra.

A propósito de cuando
éramos nobles
y aprendimos de la ruindad...


(Y tu)

Viajas a lomos del Grifo
y recorres los rayos de luz negra.

Penetras mi vida y mi cuerpo
sin consciencia de lo que pueda sentir.

Te abrazo en todas las vidas
y rasgas mis camisas.

Te cuelas en mis edades
y te sueñas en mi almohada.

Naces cada segundo
de la barriga del Himno coya.

No puedes acabarte nunca.

No puedes terminarte.

No puedes dejar de nacer.

No lo permitiré.

En ello empeño
el corazón y la humildad.

En ello sufro y me revuelvo.

Te sigo buscando,

Memoria.

Vereda. Río.
Campo de amapolas.
Viejo árbol.
Calle con charcos.
Pelo rojo.

Beso...

Sonrisa...


Te seguiré pintando.

Te seguiré escribiendo.

Memoria.

Te seguiré mirando.


Aún sin ojos.



J. Robles
leer más   
12
6comentarios 58 lecturas versolibre karma: 117

El amor

La primera vez que te ví
Mi corazón no ha parado de latir
Algo raro estaba pasando
Y descubrí que me estaba enamorando
Sabía que nunca me ibas a dejar
Porque nuestro destino es estar juntos
Pase lo que pase lo vamos a lograr
Hasta el último día de nuestras vidas
Luchando por nuestro amor
Y escuchando nuestro corazón
leer más   
10
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 108

Vida

Envidia de vientre blanco
En simbiosis con dos vidas
Luna a luna imaginando
lusiones compartidas.

Nueve meses de preguntas
Y por fin llega ese día
Buscando ese alimento
Que a los dos los tranquiliza

Boca y pezón un cuepo solo
Transfusiones de placeres
La mamá mira hacia abajo
El niñito a su juguete

El deseo de su boca
Satisfecha ya se duerme
Y mamita relajada
¡¡Duerme duerme mi nene!!
leer más   
7
3comentarios 33 lecturas versolibre karma: 116
« anterior1234528