Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 111, tiempo total: 0.104 segundos rss2

Un lugar el cual debo llamar hogar

Naces frágil en un mundo imperfecto
con llantos
y la necesidad que te protejan.

Con el sueño de un padre responsable
y una madre presente
así será , me cuidaran
hasta cada amanecer.

Dos años mas tarde
desde el nacimiento
el sueño yace roto
empiezan a quebrar mi ser
una familia rancia
que me acogen en su nido
con escasees de amor
y con odio en sus interior.

Seres rotos
que te añaden a su colección
de una casa vacía
donde queman tus alas
y la llama no deja de arder,
pero es mi lugar
el cual debo llamar hogar.

Frías mañanas
que se vuelven cansinas
con cada nota de su voz,
mis sentimientos amanecen taciturnos
esperando ser salvado
de esta agonía.

A mis dieciséis
mis ganas de vivir escasas,
cansado de sentirme un error,
tuve un intento
pero el deseo de un buen viaje
a lo desconocido,
me friso
escogí perderme en los ojos de nadie
y contemplar el eterno cielo gris.

Mi piel lastimada
el dolor mudo
y la inocencia robada
no era suficiente para ser defendió
por algún desconocido,
solo quería sentirme amado
y tener con quien hablar en las tardes nubladas
como aquel día que un señor mayor me toco sin permiso
solo era un niño,
quizás no lo entendías
pero le debo llamar hogar.

Me sentí olvidado
y entendí que era un crío abandonado
en la casa de los amigos de su padre,
el sueño de que regrese
aunque fuera demasiado tarde.

Crecí en cases
con miedo y agonía
sin una voz propia
con marcas en mi cuerpo
perdí mi color
en la batalla
y aun cubro los moretones
por el que dirán.

Llegue al final
agradecido por su labor social ,
me marche sin odio a mi tirano
olvidando los detalles
A punto de iniciar un viaje
Aunque me convierta el villano
de esta antigua historia.

escritor:
jhonbellido
7
3comentarios 68 lecturas versolibre karma: 104

Irrealidad

Despiertas,
y al albor cada mañana,
das de bruces con violencia,
restregándote con saña
contra un mundo de contrastes
donde todo es diferencia,
en el sexo y el color,
en la idea y en la creencia,
que envenenan convivencias,
y yo...
muero de impotencia.

Pero busco otra existencia,
una vida de utopías,
un instante de inocencia,
de quimeras, ilusiones, de delirios...

Y dormito,
y en el sueño hayo sentido
a la vida y sus vivencias,
a esta extraña realidad
despojada de maldad.
18
9comentarios 99 lecturas versolibre karma: 85

Telaraña

Existe una oscuridad parcial que llena cada espacio de la figura terrible que se erige ante mí todas las noches
donde la saliva se me seca al tocar la punta de mi lengua con su dedo.
Todo a mi alrededor se torna estático.
Se sube sobre mí arrastrado su cuerpo en mi cuerpo;
sus uñas se enredan en mi cabello,
me sangra el animo y mis ojos son líquidos;
más allá de la violencia de mi cuerpo, aquello no me deja ver la finitud de mi ser;
está en mis pies, en mis manos;
en mis labios se vuelve seda de telaraña que se entreteje entre piedras;
piedras que se rompen con cada estallido que cae sobre mi naturaleza.
leer más   
3
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 37

Nómadas

Su techo, el reverso del puente. Sus paredes, cajas de cartón. Su cama, el frio asfalto.

No está sólo, tiene a Cristina, inmigrante, vino a España a buscar fortuna, ha conseguido heridas en el corazón, un desahucio y aborto oculto producto de una violación.

Él ha tenido mejor suerte. Está en paro. Le han gritado y pegado en la calle por tener otra orientación sexual.

Vivía con su madre, pero ella falleció, el banco reclamó su herencia, y así llegó a vivir al aire libre, bajo las inclemencias del tiempo y la contaminación de Madrid.

Qué privilegiados. Podría ser peor.

Cristina y él, compañeros de viaje, nómadas de una sociedad moderna que los margina.
3
2comentarios 49 lecturas relato karma: 47

Si de ti se dieran las balas y la pólvora

Porque amor, tu eres violencia y tempestad
Atento contra mi voluntad y mi presencia
Si de ti se dieran las balas y la pólvora
Sería el final doloroso de mi morada
Yo no nacido entre basura y cohetes.

Entre tierras humedecidas por tu sed
Y en céspedes derramados por mi voluntad
Vuelvo, volvemos y queremos
La quietud de tomar ese vaso de agua.

De la carretera y de los caminos que nos cruzamos
Volvemos en aceites y motores
A recorrer el camino ya recorrido
Y llenar las calles mirando retrovisores
leer más   
5
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 75

Diecinueve muertes y un beso

Conocí la nostalgia en pequeñas caricias alcohólicas
y en abrazos con sabor a perdón
también conocí
creo
el amor en miradas avejentadas
y unos ojos empáticos.

Conocí la violencia en tu presencia
- y tus golpes-
disfrazados de admiración.

Re [conocí
mi cuerpo -tras mi muerte-
y me volví a rehacer
con pedazos de recuerdos.

Y lloré
otras diez veces
y nadé entre ginebra
o entre mis sábanas
o sus sábanas
- no me acuerdo-

Pero me entregué
al engaño
conociéndolo de cerca,
y él fue infiel
y yo era sobrina
y odiaba.

Y amaba
- insanamente-
la oscuridad
en las escaleras
en la puerta
y el pasillo
- y no me sentí culpable-

Hasta ahora
supongo
que recordé
mi decimotercera muerte
en un colchón delator
y un amante que no amaba.

Y lloré
otras cinco veces
agarrándome
a noches desobedientes
- e hice el amor-
conmigo misma.

Y me asesiné
en mi propia boca
-de un gemido-
en la almohada.

Y me declaré la muerte
una noche
o tal vez morí
seis mil
novecientos
treinta y cinco veces más.
leer más   
22
21comentarios 175 lecturas versolibre karma: 92

Senryu (violencia cósmica)

Y es que me estallas
con tu violencia cósmica,
aquí en el pecho.




@AljndroPoetry
2018-mayo-7
leer más   
23
11comentarios 101 lecturas japonesa karma: 108

Mi nombre es Johana

Sentada en el borde de la cama, mirando sus piernas embutidas en las oscuras medias recién compradas, pensaba, se decía a si misma: "Bellas! -mis piernas, las medias nuevas y las pintadas uñas de sus pies-". Hacia eso a menudo cuando compraba una prenda especialmente femenina, la modelaba para si misma en la habitación vacía diciéndose según la ocasión "-Me veo fea / me veo bonita- "

Pasaba lo mismo cuando tomaba "prestado" el maquillaje de una prima o tía, probaba colocarse base, sombra o eras mas atrevida y se colocaba rimel y veía admirada el drástico cambio que producía el maquillaje en su cara. Jamas lo usaba, ella misma no se lo permitía, pero que cambio, que diferencia hacia.

Mirando sus piernas, acariciaba su piel, y en su frente de se dibujaba una arruga mínima mientras recordaba, mientras traía al presente cosas que hubiese querido olvidar; burlas, miedo, abusos, indefesion, -que difícil es sentirse débil, sentirse femenina-

Levantándose de la cama, recordó a su madre aquella vez que la descubrió maquillada, recordó aquella desaprobación, y también aquella angustia que sintió cuando fingió bañarse mientras se quitaba la ropa que minutos antes se probaba caminando en la casa.

Quitándose las medias, se mira sin ellas en el espejo, se admira, se rechaza, y poniéndose unos shorts y una franela holgada se acuesta en la cama, obligándose a descansar. Pero el sueño la rechaza, no llega y se entristece pues no le gusta eso de quedarse a solas con sus pensamientos, ya que le da tiempo de pensar en si misma, de criticarse de pensar lo que no es, aunque le gustaría.-No es justo! Se dice. Que es justo? acaso estos pechos lo son? esta piel, este mentón?

Desde niña siempre se sintió frustrada, hoy solo era una persona adulta inconforme, de esas que sonríen mucho para que nadie vea sus lagrimas, de esas que hablan alto para que no se escuche su dolor. Odiaba el vello en sus piernas, sintió una triste sorpresa al despuntar su primer vello púbico, el vello en sus axilas, mas visible fue una calamidad que la hizo correr y robarle una hojilla a papá.

Pasaba el tiempo,los minutos parecían horas y las horas días, así que para conciliar el sueño decidió tocarse, tocarse mientras traía a su mente fantasías viejas de un pecho plano y velludo, de una barba de días, y de una virilidad dura, socavándola con lenta violencia.

Luego de alcanzar su orgasmo, y antes de quedar rendida, medito en su mantra de todas los días y las noches, "Mi nombre es Johana... No es John... Mi nombre es Johana... No Es....." y durmió, soñando con esa mujer encerrada en el cuerpo masculino en el cual nació.
5
sin comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 46

El sol sale para todos

El sol sale para todos. II

Sus herramientas sus manos. 2 ª parte.

Esas manos que trabajaron los campos, recoger algodón, como aquellos esclavos en América, aceitunas, como los andaluces de Jaén, como dijo el poeta, y los famosos tomates, extremeños, y la vendimia.

Manos que tocaron vísceras de animales en matadero, lavarlas, despiezarlas y esa sangre, que le recordaba las matanzas de las guerras y los asesinatos, faenas que ningún niño debería hacer, y se hacia sin pudor alguno.

Fue allí en el vertedero, donde todos los adolescentes semi-esclavos llevaban los residuos y la porquería de las casquerías. Un intento de violación, la violencia del mayor sobre el menor, las vejaciones y tocamientos.

Desprotegidos en esa maldita época de la impunidad y la barbarie, otro ataque a la vida incipiente y debilidad del niño-adolescente.

Por un momento recordó cuando se cayó en el silo de trigo vació en el campo, mientras jugaba al fútbol con sus amigos recordaba su caída desde 4 m, entró de cabeza dio la vuelta campana y se sentó en el suelo, después de pasar un circulo de 60 cm y superar un altura de pared, que le dobló las piernas hacia tras y entró por el agujero oscuro, donde los niños, tiraban, palos, piedras, latas vacías, maderas, y el liquido orines de ellos mismo. Al caer pedía auxilio, auxilio, a la vez consolaba a los de arriba, diciéndoles que se encontraba bien, que no le había ocurrido nada, quedó sentado de culo, ¨un milagro¨

Volvió a nacer, y eso le animaba, por todas las cosas que actualmente le ocurrían, le aliviaba algo su pasado, su presente es frustran-te y doloroso, sin salida, atrapado en un túnel eterno y sin solución.

Le consuela sus noches, esa noches donde por las calles, salía a mendigar con su amor imposible, algún beso o caricia de su amado, era su compañero ese que se dejó querer sin más, le partió el corazón a pedazos y su alma quedaba triturada con sus miradas, nunca pudo ser feliz, se lo impedía las leyes establecidas en esos momentos de locura y rabia.
Sus lágrimas las limpiaba en el oratorio de su iglesia, allí donde sabia que todo estaba prohibido y penado, siempre se sintió en pecado mortal, tan solo le consolaba, sus masturbaciones diarias, a pesar de saber que los curas, y esa maldita religión, le coartaba ser feliz cada día.
Conoció a santos, a falsos creyentes, y algunos de ellos lo adoraron y se enamoraron de él, no entendía nada estaba sin rumbo, las contradicciones en su diario vivir, lo volvían loco.
A todos los rechazó, pues él solo vivía para José, su libertad y su vida, aunque no se dejara tocar ni un pelo, ni una caricia, se conformaba con verle, olerle, rozarle, mirarlo, sonreír le, y hablar con el de sus inquietudes, era feliz dedicándole escritos llenos de poesía con dolor y rabia. Aunque irremediablemente José, solo se dejaba amar, en la mayoría de las veces, y en las distancias.

Sus manos sus herramientas.
Continuará…
leer más   
2
sin comentarios 40 lecturas relato karma: 23

#YaEsPrimavera "Primavera desnuda". (Soneto)

En un lance de primavera desnuda
llegan vibrantes momentos festivos
y, entre las noches de árboles esquivos,
se apresuran noches presas de duda.

Una rama cruje y se queda muda.
Llegan brillantes fenómenos vivos
que, entre penumbras, se quedan cautivos,
al arrumaco y amor que los escuda.

El viento canta y ruge como zumba,
desata un huracán de violencia
y no sabe cuántos árboles tumba.

Despierta otra rama, casi tarumba,
reflexiva, sin perder la cabeza,
y con ganas de bailar una rumba.
10
2comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 113

Como prueba de gratitud

De común acuerdo decidieron abrirle la jaula a la joven torcaza (Juan la había atrapado muy pequeña en el monte cercano) Y al quedar libre emprendió vuelo hacia las ramas de los eucaliptos y desapareció. Los dos sintieron un extraño y enorme alivio porque algo del dolor del encierro se les contagiaba al mirarla todos los días. Desde entonces venía a visitar la casa y pasaba horas en los eucaliptos y las acacias. Hasta el día que los hombres armados vinieron una mañana a decirles que tenían que irse de aquella tierra que ya no les pertenecería más, no llevaron más que la ropa puesta y el deseo de irse lejos. Cuando la casa quedó sola y poco a poco fue quedando en ruinas, aún venía la vieja torcaza en las horas tranquilas a quedarse largo rato sobre el tejado roto y los adobes descascarados como si albergara un deseo secreto en cada visita.
3
sin comentarios 55 lecturas relato karma: 35

Tiro de gracia

Si tus labios fuesen balas, querida mía,
tira cerca y a quemarropa para no errar,
vacía las cargas de tu existencia,
perfora mi boca y llénala de ese aire
que sabe al plomo de tu aliento.
leer más   
13
3comentarios 88 lecturas prosapoetica karma: 95

ᏞᎪ úᏞᎢᏆᎷᎪ ᏟᎪᎡᎢᎪ

A ti, sí, a ti te hablo, ladrón nocturno de la paz. Neblina oscura que te desplazas bajo las puertas en noches quietas y sigiloso te aproximas para encarnarte en algún esposo, padre, hermano o hijo, como te da la gana y se hacen como tú:
salvajes, ciegos, brutales. A ti que rompes sueños que no te pertenecen; que llegaste a mi vida, a otras, sin que yo te llamase, ni ellas, burlando la ingenuidad de la confianza que te profesé. Que tras la calidez de tu palabra ocultaste al ser horrendo y maquiavélico que llevabas dentro. Tu falsa ternura me envolvió y al cerrar los ojos a la realidad que existía, me sumergí en un pantano del que respiré y me olvidé de mí.

A ti te hablo, noche de dolor interminable, minutos de espanto prolongados en el alma como horas, en las que con una frase, clavabas la daga más profunda de la humillación con la que desangrabas hasta la fe más grande. A ti te hablo, verdadero amante de la mentira envuelta en las flores de tus culpas y perjurio de la bondad depositada en alguien que como tú, nunca la valió.

A ti, te escribo ahora y te digo, que no habrá más sobresaltos que rompan por tus gritos los silencios de la fragilidad. Que las navajas que afilaste para despedazar la imagen que tenía de mí, las he fundido con el fuego de mi fortaleza.
Los golpes que asestaste contra mi rostro, son las cicatrices con las que te combato en el día
a día. Todos los momentos que a tu lado se transformaron en lágrimas, los enjugué para llenar la mar que me llevó lejos de tu alcance. La crueldad de tu trato se convirtió en mi ejemplo para no igualarte en lo absoluto. En tu triste complejo de superioridad te volviste el más pequeño y quisiste arrastrarme.

Yo te abrí las puertas en la ignorancia de tus intenciones, y al descubrirlas te dejé seguir y me dejé capturar en las paredes de la peor prisión que pueda sufrir un ser humano, las de su autodestrucción. Te reías de mi entereza y
jurabas que me hundiría en ella, si no sola, tú te encargarías con tus manos de romper las columnas que aún me sostenían de pie. Todos esos años en que te permití sentarte a mi mesa y sin merecerlo te regalé una sonrisa de perdón, tras tu cínico acto de arrepentimiento; en los que no opuse resistencia a que cortaras uno
a uno los jirones de voluntad que pobremente me vestían; esos encuentros con la muerte en los que mi espíritu pisoteado clamaba por su vida; esas angustias sordas y mudas que te justificaban de mi boca y te permitían seguir asesinando mis incipientes esperanzas; esos breves instantes de amargura con los que me
alimentabas y de los que recogía las migajas y las repartía entre los míos; todo ese cáliz de hiel que me bebía en la cobardía de tus pasos….

Todas esas sombras, todas mis peores pesadillas, hoy, se detuvieron… y me dieron una bofetada ¡¡Y DESPERTÉ PARA DECIRTE, BASTA!!

Sí, tal vez sigas en tu incredulidad; sigas riendo de mi cara y de mi amor propio, completamente desfigurado por el azote de ese ‘alter ego’ machista que fue tu cómplice, después de tu última lección a la que llamabas “hacerte respetar” y eso te has ganado preciso.
Te respeto tanto, que nunca jamás has de volver a pisar mi casa, mi suelo y mi cielo que sin ti, serán por fin, un hogar; no entrarás en ella de nuevo, ni en la familia a la que no perteneciste, ni puedes siquiera llamarla de tal modo. No es digno de hacerlo quien destruye la dignidad.

No podrás penetrar en mi mente e intentar como lo hiciste siempre, hacerme sentir culpable por tus heridas que pretendiste hacer mías, por tu dolor del que no hablabas pero con el que me castigabas; un pesar que en lugar de hacerte partícipe de mi apoyo, te convirtió en mi verdugo. Ya no tienes derecho a tocarme un sólo átomo, si cuando lo tuviste lo usaste para revertir aquel falso amor que mil ocasiones me juraste. Perdiste tu valor e intentaste quebrantar el mío, alegando un celo usado de disfraz para tu infinita maldad. Sé que no te importa. Dices que nadie me querrá como tú lo hacías y en eso, no te he de contrariar.
No creo que exista sobre la tierra ningún ser humano capaz de amarme de tan ruin manera como tú lo hiciste conmigo porque ESO NO ES AMOR y si volvieses a tocar a mi puerta, sabré reconocerte, porque te desenmascaré, falso esposo, padre, hijo. No me esconderé más en la vergüenza que fue la única provisión venida de ti.

YA NO CALLARÉ. NO TENÍA VOZ Y LA RECOBRÉ BUSCANDO JUSTICIA POR TU CRIMEN… va por ellas que te dejaron entrar como lo hice yo y cerraste sus bocas…
NO VALES UNA SOLA DE ESAS VIDAS.
Te compadeceré de ahora en adelante en cada ser a quien tus garras quieran atacar descubriéndoles tu verdadero yo; dejarán de creer que merecen mirarse en un espejo roto en el que te escondes por sus grietas para confundir sus emociones. Es a través de reconocer su valía que serás neutralizado, si todos lo quieren, para siempre.

HOY, SOY YO OTRA VEZ. RECUPERÉ MI VALOR Y LAS HORAS PERDIDAS PORQUE ENCONTRÉ EL MEJOR AMOR. EL QUE NECESITO; EL QUE ESTUVO SIEMPRE PERO NO PERCIBÍA, EL QUE TENGO POR MÍ MISMA…

Escribiré esto en tu epitafio, para que en el cementerio del olvido donde deposito tus restos, nadie abra las puertas a las cenizas que de ti se quieran esparcir, para que otros ojos lean lo que eras, lo que puedes ser, pero si recuerdan tus señas particulares, no podrás serlo más.
No te odio, no puedo… sería descender a tu nivel y alimentarte, pero si puedo despreciar tu raíz.

NO QUIERO NINGÚN VÍNCULO CONTIGO; NO DESEO VERTE DE NUEVO EN MI ESPACIO; NO PRETENDO DEJAR UN CABO SUELTO QUE TE ANCLE AQUÍ MÁS; POR ESO, TE DEDICO LAS ÚLTIMAS LETRAS DE MI MEMORIA y escribo con firmeza las tuyas.

TE DIGO A TI, SÍ, A TI: ¡VIOLENCIA!
TE DIGO DE TODO CORAZÓN:
¡HASTA NUNCA!

La PAZ y la SONRISA más franca, han vuelto a mí y llegaron para quedarse.

La FUERZA y la VALENTÍA serán mis fieles compañeras, y me entregaré a la lucha por alzar los brazos en señal de victoria, y a erradicar la tiranía de muchas voluntades frías para transformarlas en la calidez de nuevas vidas.


P.D. No es necesaria la rúbrica de mi nombre. Para ti nunca lo tuve, pero FIRMO CON LOS MILLONES DE NOMBRES QUE DESDE AHORA, SON EL MÍO TAMBIÉN.


Aun creyendo ser nadie,
creyendo vivir en medio de la nada,
se puede ser feliz
con tan solo
extender las alas …
… quizás para alguien mas
no sea invisible tu vuelo.’.
.



Yamel Murillo




LA ÚLTIMA CARTA©
El Dilema de Vanessa©
Todos los derechos reservados.
D.R. 2010


Mi pequeño homenaje al ser más noble y dedicado sobre este universo, escrito con llanto de sangre y clamor de esperanza.

¡Viva permaneces MUJER!

leer más   
14
13comentarios 136 lecturas Ensayo karma: 97

Seis Años

Sol, mágico Amanecer,
luz tan intensa radiante...
y un demonio amenazante,
asecha afuera, doquier...

Desayuno... dulce miel...
pan dulce... un poco de fruta;
y aquel demonio disfruta...
emanando olor a hiel...

Su madre buscó esa ropa...
la viste cual primavera
y saboreándose afuera
el demonio se disloca...

Mamá busca en la cocina
la forma de consentirle;
el ser despiadado firme,
su tranquilidad no atina...

Ya sale al patio del frente
disfruta de sus muñecas;
el lobo hambriento se acerca
con desorden en su mente...

Olfatea de repente
y guardando anonimato,
envuelve pues con su trato
a aquella oveja inocente

enredando con mentiras
va creciendo su fervor...
y le guía hacia el terror
¡diablo de mente torcida...!

¡Le ha arrebatado el vuelo!
La mariposa abatida
con sus dos alas partidas
ya cae sobre el duro suelo...

Llanto, frialdad, opresión...
Inocencia confundida...
alma con tan cruel herida...
dolorosa sensación...

y una marca tan inmunda
aquella bestia ha dejado...
sobre un cuerpo desgarrado...
sobre lágrimas que inundan...

En la soledad profunda
su amanecer ya no es tierno...
le envuelve un terror eterno
y esas tempestades diurnas...

Tan solo han causado daños
en un ser sin más malicia...
tan solo recordar desquicia...
tan solo tenía... seis años...

****************************
Seis Años
(Escrito por la No violencia de género)
23/11/2016
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
12
15comentarios 101 lecturas versolibre karma: 101

Trasparencias

Inútil es la espera de mis lamentos
el reloj nunca vuelve de la efímera vida
que se agobia por el estéril sollozo
de tener que volver nuevamente atrás.

Trato de enmudecer con la infalible virtud
de tener un poema ocioso
¿de qué me sirve guardar silencio?
tengo un montón de sentimientos del ayer.

Pienso escribir un verso que no se acobarde
por la sutil huida de un adiós que se pospone
en la triste violencia de la impaciencia
no soporta el silencio intocable de una demencia.

Prefiero ir diciendo calladamente
lo que la mirada en una abstracción simulada piensa
invencible deseo de no decir nada otra vez
eliminar lo que se pospone mientras sigo avanzando.

Deseo olvidar ese montaje de palabras desvirtuadas
son un sin sentido de emociones
que quieren estar ahí con la tiranía salvadora
de querer ocupar un lugar inmune.

Quiero huir de la triste memoria que balbucea
un par de caprichos sinceros ante el imparable frío
inevitable es la desdicha por el único placer
de seguir sintiendo el peligro de existir.

Es como escoger entre el silencio o la palabra
entre la espera y los lamentos de una respuesta callada
quizás solo sea un intento de pensar
ante la huida eterna que siempre es inminente.

Las alucinaciones sin fin de la impaciencia
son un camino que es muy mío y no de otros
la mirada engaña al que piensa que es ciega
solo los difuntos disimulan en un último adiós.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El Mute.
01/03/2018.
19
9comentarios 250 lecturas versolibre karma: 86

24 de Febrero día de la Bandera de México!

Mexico ! Despierta!
del letargo que te han condenado,
levántate magestuoso como tus volcanes vigilantes de tu tierra.

Despierta!
Levántate y alza dignamente el alto vuelo
y como el águila de tu escudo entre tus garras
destruye a los antipatria, enemigos y traidores.

Tú eres más grande que los males
que hoy agreden nuestra tierra.

Creo en ti mi México!
a pesar de malos gobernantes,
de que hueles a sangre, violencia,
corrupción, fraudes y tragedia.

Despierta!
vence al enemigo como el águila
que en tu bandera se posa.
Y florece como el nopal
que se llena de dulces tunas
a pesar de la adversidad.


México Despierta!
que ya llegan tus nuevas generaciones
niños con los colores de tu bandera
corriendo en el torrente de la sangre de sus venas.
Y en el pecho y en el alma ¡Una águila en vuelo!

MMM
Malu Mora
leer más   
11
8comentarios 77 lecturas versolibre karma: 96

Hace doscientos años

Hace doscientos años el mundo ya era viejo
existía hasta el hastío de una vida olvidada
con su antigua gloria de un bello lirio que flota
por las aguas cristalinas de un adiós planeado.

Hoy solo existe la multitud que se oprime
que se avergüenza como si no hubiera amado
con el recuerdo del fondo de una cripta sin honor
con ese cuadro olvidado en un museo del horror.

La tierra se enfermó de escuchar tantas palabras
que se decían ser felices
miradas tristes que se movieron en sentido contrario
a un dolor entre el espanto y la mentira.

Las penas sufrieron las miradas eternas
el amor se esfumó sin darse cuenta
después de haber roto a un corazón
la violencia de los días no se fueron con el ayer.

Han pasado doscientos años, hemos sobrevivido
el amor sigue igual de falso en algunos
desdichado sombras infieles
de un obeso olvido de tanto sufrir hoy.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
24/02/2018.
26
19comentarios 242 lecturas versolibre karma: 102

Tus secretos

Admiro tu lealtad con benevolencia
subsiste adolorida por la violencia verbal
de una voz que no tolera pasión sin sollozos
sin ocultarse de los reproches.

Nunca abandonaste la esperanza
no existieron para ti lágrimas de odio
tu paz es tu mayor secreto escrito
un deseo en cada noche de insomnios.

La crítica nunca borró tu sonrisa
no encontró palabras que doblegaran la osadía,
tus pensamientos de melancolía
perduran estoicos hasta estos días.

Aunque tus ideas sean primitivas para estos tiempos
la verdad es una virtud muy quieta
mis oídos escucharán tu mensaje siempre
tu amor no miente con el pulso de un verso irreverente.

Solo quieres ser alba en un cielo sereno
sobrevivir sin la poesía mutilada
amas ser una rosa fiel que no miente
un murmullo sabio en madrugada.

Quieres soñar con la esperanza eterna
de escribir en una noche furtiva
con la sonrisa tibia y sin temores
por rebelarse en confusión y alegría.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El mute”
22/02/2018.
25
20comentarios 186 lecturas versolibre karma: 105

Sueños de Alas Rotas

SUEÑOS DE ALAS ROTAS


El sueño es un ángel de alas rotas;

se olvidó de que el mundo cabe

en nuestros ojos.

(Del Poema 44 del Libro Áncora y otros poemas

De Gustavo Batista Cedeño, Panamá).


Existe un mundo maravilloso

Donde la vida y la muerte se agarran de las manos

Donde la hipocresía y la mentira son una sola

Donde los sueños no existen y las metas no se cumplen.


Un mundo donde los niños lloran y las niñas sufren

Donde los pobres son más pobres y los ricos son más ricos

Donde la violencia predomina y la justicia no hace nada

Donde los delincuentes llevan saco y corbata.


Un mundo lleno de mentiras y falsedades

De políticos corruptos y dictadores

Donde la poesía ya no existe y los sueños se han roto

Donde las ilusiones se perdieron en medio de la noche.


Pero todavía en medio de la inmundicia

Existimos seres llenos de luz y sueños

Que buscamos tumbar las paredes del odio

Y los sueños de alas rotas.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
(Poema del Libro: Mis Sueños de Alas Rotas y otros Poemas, Antología Personal Lulu Estados Unidos).
leer más   
9
2comentarios 118 lecturas versolibre karma: 94
« anterior123456