Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1596, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Gotitas

Entre mis pestañas atisbo el sol. Como una persiana rayada.

Miro entre gotitas.

En ellas caben alegrías y penas. Cabe sal. Cabe energía que vuela.

Observo.

Amplifican la luz, como latigazos solares. Matizan la vida, entre brillos prendida.

Me cuelo entre gotitas.

Curioseo el mundo. Sus idas. Sus venidas. Sus lentitudes, sus prisas.

Oteo y diviso.

Son lupas de almas. Superadas. Hundidas. Lanzadas. Vividas.

Y entre tanto vistazo me juego lo mejor de los segundos, los que no llevan amarras. Los que no marca el reloj, sino las ganas. Los quiebros del destino, el tiempo rasgado, tiempo divino.

Y entre tanta lente de agua diminuta, yo sé que no me olvidas.
leer más   
9
9comentarios 57 lecturas versolibre karma: 107

Esperanza de caos

Cuán lejos estás, paraíso olvidado
Dónde llorar el hombre sin temor,
Sin temor a ser amado
Como un cadáver que todavía respira

Perdido, en un inmenso atardecer
Enorme abismo de dolor
Sobre lo que otros llaman placer
Ahogate tu mismo en el poder

Alguien me contó, sobre una mujer
Esperando ahí afuera con flores y amor
Suave y tierna como una sensación de dolor

Puedo ver, en su totalidad
Labios de un alma iluminada
Donde el sol se une con su cuerpo
En una pureza nunca antes imaginada

Oh cálida brisa destructora
Abraza el éter de nuestro corazón
Invitandonos a vivir.
leer más   
12
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 104

La historia de una chica y un café

Por Riberpa



Capítulo 1 Génesis


No más de veinte minutos habrían pasado, se había ido tal vez para siempre, y ya empezaba a recordar que todo había empezado en ese increíble tres de agosto de hace cerca de dos años, el destino cruzó una delgada línea y en medio de mi incertidumbre apareciste; recuerdo que yo venía en malas condiciones precisamente porque no eran mis mejores días, las presiones y la soledad habían cobrado y afectado mi salud.


Realmente era incomodo sentirse en ese desequilibrio físico y emocional, fui sin más aliciente que cumplir un requisito más, recuerdo estar ahí sentado esperando sin sentido, al oír mí nombre gire con algo de desidia, pero inmediato mi rostro cambio, está viendo aquella persona que se accidentaba en mi vida y colisionaba frente a mis ojos, ahí estaba esa figura menuda, normal dirían muchos, pero cuando mire sus ojos algo me atrapó; sólo lo descubriría tiempo después.


Camine a su lado durante un corto trayecto las primeras palabras cruzadas fueron como un libreto poco profundas, diplomáticas, pero poco a poco me entró el afán de hablar, tal vez tome la iniciativa tratando de agradar por aquello de la primera impresión, buscando crear un lazo que desde el principio mi corazón sintió que se anudó en mí, el tiempo relativamente voló para mí, parece que hubiera desaparecido el resto de escenario.

Sería presumido pensar que tú correspondías desde esa primera cita sólo mi imaginación desbordada de emoción lo recreo, hacía rato que no me sonreía la vida y ese día tuve la suerte que uno no busca, sino que te encuentra. Aterrizado en mis recuerdos vi correr nuestra historia y esa primera conversación corrió dejando en mi la sensación de un querer más.

A veces nos pasa esa incómoda situación de tener sensaciones inexplicables, irte, pero desear volver tan pronto como se pueda, tal vez existen esas diosidencias que se colocan tú camino para hacerte menos pesado el viaje y empiezas a preguntarte qué enseñanza habrá detrás de estas experiencias a la que llegas cuando menos piensas y cuando tus velas se han ido apagando poco a poco.


Capítulo 2 Añoranzas.

Hoy me fui con esa sonrisa que esa “extraña” me regalo a mi otro extraño, esa delicadeza envuelta en una flor de mujer donde cada palabra que brotó me llevo a la tranquilidad, había olvidado que, si hay gente hermosa y que el empaque es engañoso, había luz en tus ojos y ahí me conecte pensando en que los próximos días fluyera en mi un ángel capaz de corresponder ante tantas dádivas que entregabas a borbotones.


Esos días anteriores a nuestro nuevo encuentro estuvieron plagados de recuerdos, de contar los días esperando retomar nuestra conversación y con la esperanza de seguir reconociendo en ti aquello que había tratado de buscar con algún desespero durante varios meses , en donde soñaba frecuentemente en disfrutar de una conversación y que esta fuera tan lenta como pudiera , alargando cada minuto y sintiéndome afortunado porque estarías ahí para recibir mi sonrisa, con una empatía perfecta y así aprovechar cada uno de esos espacios que me regalaras.


En esas noches pensaba como este sentimiento naciente e ilógico debería manifestarse y en mi mente se cruzaba varias opciones que iban desde unas señales de SOS desesperadas de que te fijaras en mi de manera perentoria hasta pasar desapercibido y solo dar ligeros toques de estas sensaciones que iban creciendo; la noche anterior a nuestro nuevo encuentro me sentía como aquella oruga queriendo convertirse en un abrir y cerrar de ojos en una mariposa amarilla en un mundo lleno de color , sin embargo decidí colocar pies en tierra y reconocer que si bien desde niño me habían vendido la imagen del amor a primera vista esta requería de algo más y lo iría comprendiendo en el camino que me esperaba.


Capítulo 3 Conociéndote


La mañana estaba fría, si bien llovía copiosamente podía ver la gente caminar rápidamente , doy un giro a mi pensamiento he intento imaginar que cada uno de ellos vive su mundo y está pensando en las horas por venir , en sus anhelos y metas de ese día; yo por mi parte venía con esa ansiedad que había tenido los días anteriores, con un solo objetivo confirmar si esa conexión primaria y básica que sentí era real o parte de mi imaginación, de nuevo volví a la realidad y seguía caminando , apresure el paso dando zancadas más grandes y volví a sentir frío en mis manos y ansiedad en mi corazón.


De un salto nominalmente entre al edificio me anuncie y espere con impaciencia el encuentro, por un momento me quede absorto y de nuevo reacciono cuando alzo mi mirada y la vi acercarse hacia a mí, como si me conociera de siempre me saludo con un gran don de gente, sin embargo siempre guardo la formalidad que ameritaba la situación, a pesar de ser la segunda vez que coincidíamos nos sentimos cómodos como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo , sentía una buena energía y esto era signos de un buen comienzo para seguir escribiendo letras en el libro en blanco que no había obsequiado el destino.


Hasta ahora me había referido a ella como esa figura menuda y realmente quiero guardar en mi memoria fotográfica tu rostro el cual contemplo de manera directa y en especial esos dos puntos de guía que son sus ojos , he de decir lo que primero vi fue una sonrisa permanente que uno no olvida, vas irradiando luz con una actitud que pocas veces uno ve, más qué describir lo físico de tu belleza admiro lo que inspiras , me llevas a soñar y no queda otro camino más que agradecer a la serendipia que me permitió conocerte, aquí y ahora estoy seguro que si fuera por tu sencillez dirías holas no crees que estas exagerando ? y yo simplemente tendría que decir que pude ver más allá de lo que vieron los demás.


A ratos quisiera describir todo lo que pasa en mi cabeza cada vez que se generan estos encuentros que he de reconocer se presentan por un tiempo limitado y que son de obligatorio cumplimiento pero que disfruto como si fueran libres y espontáneos, me llena el alma de fe, de un sí se puede y de creer que la vida vale la pena vivirlas gracias a la existencia de seres humanos que van regando enseñanzas como semillas con la esperanza de aportar a la vida de cualquiera de nosotros, hoy salgo convencido que sin importar este final ya dejaste huella en mí.


Capítulo 4 La despedida


Así fueron pasando esos sesenta y cinco días de cercanía en donde cada reunión se fue acrecentando sin explicación alguna un afecto inusual que me llevaba a sentirme pleno y a desear día tras día volverte a ver esos sesenta minutos en los cuales el reloj pareciera estar corriendo unos 100 metros planos, eran implacables y a pesar de que sentía que no era indiferente había una barrera implacable de superar; lo sabía y el tiempo se agotaba y no quería llegar a ese final que era tan seguro como la muerte.

Quisiera detallar cada uno de esos instantes vividos en este corto tiempo; donde las letras se darían un banquete ya que se plasmarían todos lo que nos fue sucediendo en donde en cada cita nos sentíamos más dependientes el uno del otro , cada vez conociéndonos más y estoy seguro que tanto tu como yo nos pasó algo que aún no tiene nombre pero que existió , y ahí me queda anclada ese siete de octubre donde se rompió ese cordón umbilical que nos ató durante 65 días, recuerdo salir algo melancólico mas no triste porque comprendía que había tenido suerte y que lo vivido había calado una gran huella que me impediría olvidarte.

Entendía que en ese momento había diferencias que no permitían una relación diferente a la que el destino nos brindó y que antes de manera valiente lo desafiamos y lo llevamos a un escalón más allá de lo permitido, así me fui con una posibilidad escasa de contacto, pero existía como al aire que exhalaba cada mañana posterior a nuestro adiós.

Estábamos cerrando ese primer año y luego de atragantarme con las ganas de escribirte decidí hacerlo de manera sencilla y empezamos otros ciclos de escritos sin vernos en donde te compartía mis escritos que nacieron de la inspiración surgida de los sentimientos hacia a ti, ahí nacieron poemas sentidos que leías y luego me dabas tu opinión donde me reafirmabas que era grato para ti leerme y me agradecías abrirte la puerta de mi vida.


Capítulo Final ser agradecido

Recuerdo que este medio escrito me trae gratos recuerdos contigo ya que siempre recibí una respuesta ; ahora lo sé con certeza el hecho de conocerte fue para mí muy importante disfrute de cada segundo y cada sorbo de este café retrasado en el tiempo y pospuesto por el destino , desde entonces solo pienso que la serendipia llegue a mí para atreverme a soñar contra lo que parece imposible.


Ayer nuevamente recorriste mis pensamientos como en tantos otros días en que te posesionas de mí y aquí estoy escribiendo estas líneas para evocarte y esperando poder robarte unos segundos y una sonrisa ; como diría Benedetti mi táctica y mi estrategia era mantener esa pequeña posibilidad de contacto viva a través del tiempo así fueron transcurriendo meses el cual después de muchos obstáculos se cristalizo una noche fría de aquel 7 de marzo.


Hoy soy consciente más que nunca de las limitaciones que tenemos, unas más que otras y que solo si Dios lo permite caerán, sin embargo, hoy no hay tristeza ni dolor; tengo el recuerdo de la más hermosa sonrisa obsequiada a mí por esos ojos que aun evoco y sabes que entiendo tu silencio y lo respeto, tu historia, tu pasado, pero si por una extraña razón quieres verme ahí estaré ya que siempre he tenido fe en ti.

La noche llega y tu recuerda reposara en mí y a partir de hoy en estas letras que quedaran como vestigio de aquel hombre que llego a destiempo a tu vida y que lo poco que compartió lo hizo de corazón y a plenitud conscientes de sus defectos, cierro los ojos lentamente y mañana será otro día

Esta historia continuará
leer más   
3
sin comentarios 31 lecturas relato karma: 39

Realidad

Lo significativo del absurdo,
cuelga una palabra en el viento,
pasa una rama, como un nada del aire
y la palabra se vuelve hoja y cae,

vuela, remolino entre piedras, vuela
leve, sólo ante quien lo observa,

un rayo de nieve en las manos acaricia la verdad,
de la sombra el agua es el libro que nos lee,
no bebas porque entonces tendrás sed,

detente, no hagas caso, sigue,
no olvides que estás solo,
que los demás están viviendo.
21
11comentarios 67 lecturas versolibre karma: 109

La vida es maravillosa

La vida es maravillosa
vence el miedo que acongoja,
vivir es hermosura para un corazón de piedra
un amanecer dichoso con alegría.

Tierra fructífera
árboles sin sequía, eso es la vida,
hoy es un día maravilloso
para quien no lo olvida.

La luz ha encontrado lo perdido
lo guardado en el olvido
pídeme lo que quieras
menos que abandone la dicha de vivir en mis pupilas.

La vida es abrir los ojos nuevamente
y saberse vivo
milagro de risa y alegría,
flores del río y la montaña tardía.

La vida es un sauce agitado por el viento
un bosque que lentamente suspira
un rocío de la brisa de otoño
una azucena que crece a la sombra de la calma.

La vida es un perfume de flores
una arboleda con un ruiseñor
que canta un amor apasionado,
rivera que se asoma cariñosa en un nuevo día.

La vida es maravillosa
con sus aves, los rayos, la luna, la ilusión y el sol
el milagro de estar meciéndose en una hamaca,
hoy es un día maravilloso.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El mute”
17/02/2018.
16
11comentarios 149 lecturas versolibre karma: 111

Aquí estoy

Con la sonrisa a medias,
con las palabras cortadas
con mi alma destrozada
y con la pluma en la mano.

Aquí estoy pidiendo a gritos
estando callada por ratos,
dejando salir a la insegura,
para que saque la amargura.

La reprimida que mencionas,
la triste esencia que se abandona,
la curiosa pura sin maldades,
la que ya no se traga falsedades.

Aquí estoy sonriendo a medias,
liberando lágrimas por tragedias,
buscando arcoíris de sueños,
haciendo sus problemas pequeños.

Aquí voy, caminando sin destino,
conduciendo mis pasiones,
viviendo un colapso repentino,
mitigando el dolor en sensaciones.

Aquí estoy por si me buscas,
por si me quieres conocer,
por si te importa mi proceder,
o por si en mi ausencia te ofuscas.

Las letras de mi alma.
10
5comentarios 55 lecturas versolibre karma: 97

Ahora soy

Yo ahora vivo distinto,
Una fue la que viste
Y otra la que enfrentaste.

mis alas se extendieron
me hice inmune al dolor,
me hice segura de mi,
y deje de sobrevivir por vivir.

Ahora ya no soy la misma,
ahora me quiero más a mi,
Ahora escribo mi propia historia,
y decido que quiero en mi memoria

Ya soy otra, y no culpo a nadie,
dejo de obsesionarme la perfección
hoy adoro mi imperfección.

Deje de buscar el amor,
espere hasta que el me encontró,
deje de creer en mariposas,
hasta las hice silenciosas.

Ya no cierro ante nadie los ojos,
ya no interpreto miradas,
Ahora me gustan las cosas claras,
y de frente para no dejar que pensaras.

Siempre me gustan las rosas,
y los poemas de amor,
vivo un presente sin clamor,
olvidando las penas dolorosas.

Ahora soy la que vive sin control,
la que invita a la emoción,
La que vive sin precedente,
Y disfruta su presente.

Las letras de mi alma.
10
7comentarios 81 lecturas versolibre karma: 102

Suicidas

La ventana abierta
tú en el suelo acostada
entre mantas protegida
enseñándole a la luna
tu mejor conjunto de lencería.

Un cigarro encendido
ceniza que el viento se lleva
y en sus susurros, poemas.
En tus labios viven
el fuego, las palabras,
en tus manos mueren
la ceniza, los poetas.

Y sin embargo,
asesina tú nunca eres,
pues no matas, por ti mueren,
suicidas.

Gritan tu nombre al saltar
y tú desde tu ventana, abierta,
nunca los pareces escuchar.

Mi grito, dime. ¿Te llegó él a abrazar?
leer más   
5
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 65

Habitaciones vacías

Las habitaciones vacías de los hogares que no has tenido
están llenas de ti, por los ventanales sucios donde la luz
penetra como instantes conjugados entre el azar de los días
y un poco de todo lo que silencias, nombres, calles, juegos,
mandarinas de invierno, el sabor del hielo en las manos,
lo inhóspito de lo no vivido, la ternura que te queda
y lo peor que te ocurre es que aún estás vivo
y sueñas con hogares.
11
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 101

Vivirnos mortales

Que sea este el momento
de empezar el viaje.
De escurrir el traje al viento,
de saltar al vacío; inmenso.
De querernos con lo nuestro,
todo puesto,
aunque pese y a veces gane.

Que sea este el momento
de escribir las frases.
De abrazarnos con el pecho,
de sumirnos en volcanes,
de entendernos a suspiros
cuando, al tiempo,
nos perdemos en mitades.

Que sea este el momento
de encontrar el traste.
De atarnos a los cuerpos,
de palparnos sin vernos...
De sentirnos inflamables,
encendernos
y llevarnos al desgaste.

Que sea este el momento
de vivirnos enteros,
vivirnos errantes,
vivirnos libres

y vivirnos

mortales.
leer más   
8
4comentarios 83 lecturas versolibre karma: 107

Marcha

Siempre me voy; siempre permanezco. Estoy y no. Podría ser. No soy... o soy pero termino yéndome. Vuelvo; me quedo en ti y reconstruyo aun sin ruinas. Todo es a partir de un nuevo cimiento o de ninguno. El ciclo es así... el tuyo, el mío. En él estás y estuve ahí antes. Creí que estaría después; no esta vez. Temo que no podrá ser. No seré, no fui. No me voy a pesar de todo, ni permanezco del todo; no podría ser aunque me vaya o aunque vuelva. No me quedaré ni reconstruiré mis paredes con tus rocas vírgenes. No lograré marcharme a sitio alguno, ni fuera ni dentro. Quizá lo haga cuando no sea posible. No podemos habitar la nada, besar el aire o vivir de sobredosis de oxígeno a la deriva del desamor o de la cama que levita. Me iré... No me encontrarán, ni tú, ni tu memoria, ni la mía, ni las culpas o la excitación pura de los días; ni siquiera el aliento que solías decir que yo te era. Debo dirigirme en línea recta, ocupándome de las heridas que sangraran el trayecto entero. Cuando quede vacía del camino, de no quedarme a pesar de esas pupilas ocre que me persiguen a oscuras y proyectan las sombras que me erizan... Cuando reflejen mis hombros el brillo que me dejarían tus incipientes expectativas y tus dientes, romperé el contenedor... se abrirán las suturas.

Desataré los miedos. La sangre seguirá su cauce en picada.
Para no amarte, me negaré el antídoto.

Me perderé y así, perderé intencionalmente todo rastro de ti...

Me iré de mí.



Yamel Murillo



Incisiones
El Diario de Paloma©
D.R. 2015
leer más   
6
5comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 82

Luchar para vivir

El infinito es relativo cuando no se tiene
a alguien a quien contar
así nació el verso que da sentido a mis impulsos,
no importa ser el primero, solo tener la voz.

No quería perderme en un vacío
de la inutilidad del alma
con excusas y pretextos por el miedo
de haber nacido con amor a no callar.

La poesía no se vende ni se compra
los poemas son letras al universo
libres como el tenue aire que respiro
¿cómo vender la poesía? solo requiero una sonrisa.

La poesía que es sabia no llega nunca al final
el mundo andaría mejor si así lo fuera,
soy feliz soñando con en el mismo viejo roble
que no se compra con lo que es material.

Mi poesía lucha todos los días por vivir
orientado los motivos
por los cuales estoy aquí
con la esperanza en un aliento de la fe humana.

Escribo poesías
que tal vez no sean poesías,
qué importa si la conciencia
no deja que me roben la felicidad.

El poema es un milagro nacido para existir,
lo imposible cuesta siempre un poco más
la fuerza de la poesía nos levanta la ilusión
de luchar nuevamente después de cada caída.

Mi poesía da todo lo poco que tengo
es un infinito en lo relativo
siempre cuando tenga
a alguien con quien charlar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
El Mute
15/02/2018.
19
22comentarios 668 lecturas versolibre karma: 115

Muerte al ocaso

Es una voz,
un aliento agrio
que engulle todo lo que pasa por su lado.
Hay demasiado lodo
enredado en las piernas
y el viento helado
comulga con la sobriedad del cielo
que se desploma
sin reparo
en cada sueño.
La indefensión es tan sublime
que al final forma parte de nosotros,
y no importa que nadie se preocupe,
que nadie nos pregunte,
porque hemos aprendido a llorar solos.
La sonrisa extenuada de tanta fuerza
no resiste
y sin embargo,
los pies rotos por todas las piedras
no desisten.

Piensas en cerrar la puerta
e imaginar que los días
no son charcos de cemento que devoran
las esperanzas sostenidas con alfileres.
Intentar vivir
cuando la argolla tira de nuestros pensamientos
hacia un sin sentido que nos aterra,
que pretende atarnos y dejar que muera
el ocaso que debería acunarnos
aunque fuera en nuestra más íntima miseria.
leer más   
21
19comentarios 112 lecturas versolibre karma: 110

El imitador

El imitador cojea enredando sus alas
no es timidez indolente de abismos lejanos
tampoco es el destierro del griterío amargo,
simula sufrir para acercarse a tu lado.

Siente placer al entregarse a las indecibles obras del mal
que su existencia brumosa desea extinguir
con un fuego sutil que todo lo incendia
con sus vastas tristezas al fingir dolor.

El imitador confunde las palabras a todos
fundiendo la sombra con la noche
sin importarle el vasto color de las praderas
que son hermosas, llenas de amor.

Se ufana corrompiendose sin esperanzas
con pensamientos absurdos
que desnudan al tiempo robando su voz,
goza mentirse ansiando caricias de los besos robados.

El imitador se pasa juzgando la ternura de todos
de fuertes o alegres de puros o intactos,
no le importan las grietas en la carne del poeta
que solo quiere vivir.

El poeta envuelve a el frío
con un rebozo de manta,
cuida sus letras como su amada
ama el aroma del perfume de su última flor.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El Mute
25/02/2018.
11
17comentarios 157 lecturas versolibre karma: 115

La vida

La vida es lucha, es sarcasmo, es sueño enajenado.
Es brincar abismos, es cruzar verdes valles, palpando los senos de montañas viudas con sus blancas calvas y sus redondas barrigas, y ves como se aferran a las plañideras nubes de lontananza.
Es franquear momentos que la mente alcanza.
Es canjear con trueque a doña muerte.
Es vadear caminos angostos en la espesura de lo absurdo,
Es andar caminos escarpados y abruptos de mentes suicidas.
Es vivir en una selva urbana, que yo, no conozco.
Es penetrar en ojos ciegos, fabricando sueños.
Es una caza de brujas, con inquisición venida del medievo.
Es un soporte que abre puertas al poder desmesurado que pisa cabezas.
Es un baúl empolvado, lleno de avariciosas joyas.
Es una canción desesperada que se ahoga en la noche y despierta en la aurora.
Es un grito de sirena, un aullido interminable entre tinieblas.
Es un mundo de fragmentos microscópicos del universo.
Es amor, miedo y locura.
Es suciedad que engaña al desaliento.
Es vergel de pureza cristalina que se baña en mis ojos.
Es un hilo imperceptible, frágil, que quiebra.
Es triturar con los dientes la invasión del alma encarcelada.
Es bostezar día a día ilusiones que emanan sin esperar nada.
Es mirar con ojos de esperanza.
Es un espejo que rompe.
Es el sol de mi mañana.

Angeles Torres
leer más   
14
4comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 86

De nuevo...

De nuevo tus ojos
me dicen que siga,
que no tenga miedo,
que escuche a la vida,
que avance despacio,
que no tenga prisa,
la vida es hermosa,
merece vivirla,
por eso obedezco
y aspiro su brisa,
la esencia que deja
tu hermosa pupila,
el canto del ave,
la tierna abubilla,
la alondra que pasa,
la fiel golondrina...

De nuevo tus labios
me ofrecen la risa,
renuevan el alma
que tengo marchita,
hay muchos remiendos
con cardos y espinas
que un día cruzaron
mi cuerpo de heridas,
por eso tu mano
se aferra a la mía
y así yo percibo
tu linda caricia,
la luz de tus ojos,
el labio que vibra,
la voz sugerente
que andaba perdida...

De nuevo mis dedos
se mueven y estiran
y van al cuaderno
con letras sencillas,
no llevan palabras
que sean pamplinas,
ni versos oscuros
con gran estulticia,
si acaso desgranan
el llanto en la tinta,
la risa en el verso
cerrando la rima,
por eso agradezco
la voz que me invita,
a dar otros pasos
viviendo los días...

"...De nuevo los sueños
nos colman de dicha,
la risa, los niños,
la fiel poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/01/18
14
7comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 84

A los olvidados

Los olvidados nos miran de lejos
cómo evitando el recuerdo de una silueta borrosa
entre las sombras de un ayer extraviado
en la amnesia de un viejo corazón que añora
el infinito que en el dolor siempre es perpetuo.

Sus manos supieron vivir
hasta que el desconsuelo los llenó de tristeza,
la luna se olvidó de quienes eran
ahora sienten vergüenza
el abandono poco a poco los va cubriendo.

Los olvidados llevan su melancolía pasada
como un camino empolvado
que ya nadie recuerda,
su único consuelo es saberse mortales
ante los placeres de otros y sus pesares.


A los olvidados solo les queda el rencor
un silencio de saberse añorado,
el vacío lleno su derrotero fortuito
en cada rincón oscuro
que le queda para esconderse.

A los olvidados se les marchitó la esperanza
son ignorados con un vacío premeditado,
la paciencia les resultó tan incómoda
que solo la desdicha de sufrir
los acongoja.

Los olvidados tienen penurias
andan buscando perdón
en un abismo que es infinito,
se sienten culpables
de haber vivido pesadillas para ya no seguir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
14/02/2018.
15
9comentarios 172 lecturas versolibre karma: 88

Soledad y Lejanía

Soledad y lejanía

Tú tan allá
y yo tan acá,
son las cosas de la vida.

Tan lejos y a la vez
tan cerca.

Soledad y lejanía,
felicidad y tristeza.

Como dos extraños,
como dos amigos
o simples conocidos,
así somos nosotros,
tú tan allá
y yo tan acá.

Envueltos estamos
en una soledad absoluta
y una lejanía tan fuerte y mortal que hiere muy hondo dentro de todo mi ser.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
(Este poema fue escrito y publicado en el 2011 siendo publicado en el Periódico La Prensa de Panamá).
18
10comentarios 80 lecturas versolibre karma: 110

"AlphaOmega" (& @AljndroPoetry)

En la alborada
del firmamento
estabas tú;
inexistente,
preexistente,
predestinada;
y siendo nada,
llegarías a ser
el todo,
en mi mente.

Y allí dentro...
me perdí,
esquivando
los anillos
de Urano
de tu iris;
luchando,
por salir de ti.

Los elementos,
los fundamentos
y los eventos,
eran y ocurrían
al mismo tiempo;
el amor nacía
y moría,
una y otra vez,
en ti...
siempre en ti.

Viajes cósmicos,
por tu perfil.
Inmerso en un
vacío del sentir,
tratando de existir,
sin ti.

Sumido en
una atmósfera sin fin.
Divagando nebulosas
que me recuerdan
tu forma de amar,
de vivir;
agujeros negros,
que me recuerdan
a ti.
-cuando la fuerza
de tu oscuridad
es todo lo que
necesito para
respirar-
tu materia
oscura,
la savia,
de mi materia
gris.

Y fuiste principio
y fuiste fin,
un alfa sin omega,
una obsesión ciega;
mi todo,
mi nada,
mi siempre existir.

Estrellada,
como una supernova,
la luz de los cielos,
que te quiero escribir.
Mi universo
retrocedió,
el día que te perdí.
Ahora, vagamos
por universos,
sin principio
ni fin

@A.Rheinn & @AljndroPoetry

"AlphaOmega"

- cosmic love -
leer más   
15
29comentarios 90 lecturas colaboracion karma: 111

Tus ojos son contornos de luz

Son contornos de luz,
tus ojos son vistos porque miran,
ellos te arrastran cuando van solos
por el empedrado helado.

Te llevan por calles que llevan al fin del día
por puertas que se abren para cerrarse
excavando bajo sus sombras
sus vidas de cristal sucio.

Allí se hunden sus carnes en la tuya
cayendo el amor como un animal desnudo
alcanzado por un dardo envenenado,
jadeas por sacudirte el deseo de vivir.

El perro ladra a la esquina visitada
cien veces por rostros olvidados
y el gato sobre el armario maulla la tristeza
mil veces escrita en las vigas del techo.

Bombilla torpe, sin luz, sin rostro
que trae al cuarto el fondo de los abismos
de un sol sumergido en aguas turbias
que ilumina la tristeza de tu rostro.

Tus ojos son contornos de luz
que anuncian la miseria de la noche,
una vida de lápiz sin punta
con miedo a escribir
los ramos de lluvia que te entregan
dedos y labios que te pronuncian.
leer más   
13
14comentarios 66 lecturas versolibre karma: 111
« anterior1234550