Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 563, tiempo total: 0.008 segundos rss2

Doble sentido

Doble sentido.

Temprano me levanté, en las horas que el viento
hondean las oraciones, en el Himalaya.

Con los muertos en sus mesas y los carroñeros comen
elevando sus espíritus a lo más alto del cielo.

Ramas de rosas clorofilazas y el rojo de sangre derramada en un charco sin fondo.

Esplendores de emperadores sin nada, saliendo de las sombras y luz a la vez, medio dolor sin causas.

En las noches del tiempo, coloreado de negro azulado en las fuentes del alba.

Corre el caracol en las autopistas de hierros, deslizándose con las cuerdas de sedas, vigía en la noche el grillo canta.

Volar más bajo, tan alto el sol quema las pestañas, y las sombras del monte cae resbaladose al agujero de la risa.

Ámame solo para sentirte bien, que yo soy ese rió de puré
de sal, piedras, y sin cuchara.

Doble sentido, sentido sin tí.
leer más   

etiquetas: sentido, piedras, cuchara, risa, río
3
1comentarios 24 lecturas versolibre karma: 49

¿ y me preguntas a mí?

¿Y me preguntas a mí,
qué es primavera?

Primavera es, oír tu trino
como suave música en mis oídos.
Es, sentir mariposas
revoloteando mi ombligo.
Es, el tacto de tus labios
presionando los míos.

¿ Y me preguntas a mí,
qué es primavera?

Es, oler el polen
de amor de las hadas.
Es, hacer remolinos inquietos
en las verdes aguas.
Es, hacer burbujas
entre retamas
Es volar sin alas
buscando el refugio
de versos que abrazan.

¿Y me preguntas a mí,
qué es primavera?

Es, andar en verde y amarillo.
Es, sentirme enredada
en tu cabello, en tu cielo.
Es, mirar en el espejo
olas de azul intenso
de miel y canela.
Es, llenar de coplas
el vino de los sueños.
Es, alzar la copa de aleluyas.

¿Y me preguntas a mí
qué es primavera?
Primavera, eres tú.

Angeles Torres
leer más   
10
10comentarios 50 lecturas versolibre karma: 90

Huesos de mariposa (Colaboración @Alex_richter-boix & @sarrd8r)

decisiones.....

Mariposas raquíticas, mudas,
saeta del remordimiento
como bocado en mi roca,
lágrima cuál rueca tejiendo
éste manto de tristeza
por los errores no cometidos.

Tejerás el vestido de lino fino
sin hilar ni trabajar, te crecerá,
como visten los lirios de mar,
cardarás penas de blanca tela
para desdibujarte bajo el
volarás mariposa, volarás,
al buche del abejaruco volarás.

Dejando sin huesos
las mañanas desvestidas de días;
los soles agitados por tus alas
anochecieron en sigilos
de yerros por sobrevivir,
hilando telas de araña de lino blanco.

Ovillarás la piel aguardando,
recogida, la mudanza de los soles
bajo la cúpula iridiscente,
la transfiguración de la pena
incubada en huevas de serpiente.
Rasparás la tierra entretejida
de culebras emputecidas.

....como huesos de mariposa
leer más   
19
26comentarios 90 lecturas colaboracion karma: 95

Un día te perdí...

Un día te perdí
y atrás quedó el silencio,
arriba las estrellas
lloraron por mis sueños,
también las amapolas,
mecidas por el viento,
sacaron su tristeza
cerrándose sus pétalos,
y en medio de la tarde
sentí que todo aquello
volaba de mis manos
cruzando el universo,
te ibas a otra parte,
un mundo quizás nuevo,
y atrás quedaba el hombre
temblando con sus miedos.

Antes de conocerte
tuve un presentimiento,
quizás era un susurro
llegado de los cielos,
sentí que tú llegabas
viniendo de muy lejos,
quizás de otras ciudades
cruzando los desiertos,
sentí que me mirabas
y algo alteró mi pecho,
mis manos a tus manos
buscaban con anhelo,
y luego, en un abrazo,
fundianse dos besos,
tus labios y los míos,
saciando su deseo.

"...Un día, en un instante,
mis ojos no te vieron,
y un niño se hizo hombre
y allí terminó el cuento..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/02/18
8
sin comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 77

Catarsis

Me conozco tan bien que me gusta dejarme caer en picada solo para sentir como vuelvo a mi,
con mayor fuerza, con mas ganas.

Renacer con la misma calma con que fui dejando que todo se hundiera.
Lentamente aterrizar mis pensamientos, pasar de lo que me rodea.

Rodearme únicamente de cosas bellas, el canto de los pájaros, el río fluyendo hacia su cauce, cada hoja desquebrajandose bajo mis pasos. Incluso la brisa que soba mi piel.

Volar hacia mi propia libertad sin ataduras.
Pero al final, ¿será que debemos llegar al fondo de todo para aprender?
leer más   
14
5comentarios 45 lecturas versolibre karma: 101

El árbol que quiso volar

Corteza áspera y frutos amargos. De formas extrañas y colores raros.

Eras el árbol desconocido. De ramas gruñonas y hojas largas.

Las raíces te llegaban a lugares ocultos, perdidos. Pocos duendes las habían visto.

Pero yo, diminuta, me colé por tu tronco y llegué a la copa.

Descubrí que, bajo esa coraza de madera y tierra, tienes savia que brota.

Y ojos mansos.

Cálidas las manos y corazón -sí, corazón- blando.

Perdiste, en algún momento, tu capacidad de echar el vuelo. Decidiste, en lugar de eso, dar sombra y frutos en invierno.
leer más   
11
14comentarios 70 lecturas versolibre karma: 90

Ese corazón

Hoy, soy ese corazón asténico
Que se levanta otra vez
Con el peso de las luces,
De las miradas que no han de volver.

Que transpira anhelos
Y los embalsama en la canción
Que revolotea en todas las melodías,
Cuando una fracción de su alma
Aun es capaz de danzar.

¡Aférrate corazón!
Al brillo de las estrellas,
a la brisa que exhala el alba
y finge, sé un ave
dile a las nubes, que ya aprendiste a volar.

Muéstrale corazón,
A todas las criaturas
Que estas hecho de centellas
De fragmentos de astros ardientes,
Que estallas en diástole
Y la vida comienza.
leer más   
14
16comentarios 61 lecturas versolibre karma: 101

Queda la energía

Quedaste en el aire, vida,
aunque tu cuerpo se marchara.
Te hiciste flotante energía
y tu sombra invisible baila
con las sombras de los árboles
cada mañana.
Quedaste entre las tinieblas, vida,
de la noche opaca, aunque tu ser
de la tierra se marchara.
Te hiciste en la oscuridad nube clara
y tu sombra al caminar
me acompaña.
Quedaste sobre la superficie, vida,
del agua corriente y clara,
aunque tu cuerpo naufragara.
Te hiciste suave musgo,
entre las rocas ásperas, agarrado
a la orilla de la desesperanza.
Quedaste en el perfume, vida,
de la flor perfumada, aunque
tu cuerpo herido volara
entre los pétalos de colores
y del rocío las gotas tempranas.
Te fuiste, vida, para no volver,
y tu energía en el aire se derrama.
Bailas en el viento con las demás
almas al son de una música lejana.
leer más   
6
3comentarios 39 lecturas versolibre karma: 88

Despojos bajo la luna llena (@DanielOPDD & @Pequenho_Ze)

Un camino plagado de circunstancias
para que al final sea la evasión
la que me lea la cartilla.
Baches fueron mentiras,
cambié las piedras por pastillas
ahora siempre amanece en lunes
Da igual como lo mires,
todo lo que no salió de mi boca
fueron mis orígenes.
Se han marchitado princesas,
he deshojado labios
pero todo lo que retuerza la metáfora lo pagaré con intereses.

Sin apenas comprensión,
ni deseos, ni vida, ni muerte,
recorro los caminos más inaccesibles de mi mente
para huir de las redes
que apresan mis piernas.
¿Es posible volar con siete mil cadenas
haciendo rozaduras en la piel?
El viento me quema
los versos tatuados en tu voz
simulando el incendio de una vida obtusa
atorada en un silencio amarrado al corazón.
Recojo las cenizas de todas las sonrisas
para venderlas al mejor postor.

Voy llorando por las esquinas
¿por qué tiene que inspirarme lo que me lastima?
hace un par de copas que te recuerdo
y ni falta que me hacían. Te reitero.

Y a mi lado camina tu sombra
completando mi espacio, mientras tú,
en tu trono de silencios, anestesias
la triste memoria que viste mis horas.

La muerte desnuda con manecillas cose el lienzo,
odiando a viejos dioses y amando a los nuevos,
todo fluye pero el río no cambia es el mismo agujero.
Puedes recordarme como quien casi te conoció
con una sobredosis de tiempo
en tu cerebro regado con la sangre
de las víctimas que no mataste pero que quisiste.
Tu boca en mi oreja diciéndome: esta herida no la cicatrices
metiendo el dedo en mi llaga como en mi ano
pretendiendo sacar oro
como si fuese un tesoro lo que me diste y ahora me has quitado.

Me falta camino
para ir destilando de mis lágrimas
el dolor que necesito para olvidarte.
Que me falta un nuevo dios a quien rogarle.

Y ahí sigues, con mi paso tras tus pasos,
llevando mi propio corazón en el costado
y encumbrando sus latidos en tu mejor sonrisa
mientras permanezco estático y ciego
bajo una losa de temblor y lluvia.
Me han quedado sólo palabras heridas
pintadas en mis manos.
Me sangran los labios si grito tu nombre.
Fui presa fácil de tu propio delirio...
Que esta muerte silenciosa sea el verdugo
de un tiempo enrarecido y monstruoso
que ahora tras tus ojos se descubre.
leer más   
42
8comentarios 117 lecturas versolibre karma: 110

Corazón de barro

Despierto,
en mis oídos oigo la hierba de tu risa
las olas de tus caricias meciéndose
en la aurora de mi piel agostada.

Volando,
unos gorriones acaparan la alegría del mundo,
su lengua contiene los secretos de todas las sonrisas,
cantan a todos los insensatos amores.

Escucho sus apariciones
en el respeto por el vuelo
al que las caricias invitan
con el vértigo de un corazón
lleno de piedras lunares
y otros astros muertos.

Cuelgan en la sombra de una noche
que no es de este mundo
como no lo es tu sonrisa
de hierba mecida sobre el mar
que obstruye de lo azul lo oscuro
que el vaho de otros besos trajeron.

Está tu sonrisa, como tus ojos,
anudada a la risa de los colores del mundo
del que hablan los gorriones
surcando como ondas el aire
desnudando exaltados el vértigo
de mi corazón de barro inmaterial.
Animal exaltado. Eso soy.
Quiero besarte.
Te beso.
leer más   
20
19comentarios 96 lecturas versolibre karma: 106

Soledad amorosa

Soledad amorosa.

La brisa de la tarde
sobre la hierba mojada
coloreado el horizonte
color de plata.
Allá en la hondonada se ve
un paisaje color naranja
sobre la ladera camina
el hombre enamorado de su amada.
Sol de diamante brilla
en la puerta sin hora.
Llegando al lado uno
su sombra vecina se agarra.
Pájaros silvestres cantan
volando de árbol en árbol
rama de rama
soñando un mañana con su amada.
Brisa mojada
amorosa soledad.
Paisajes color esperanza, amaneceres con aroma a incienso..sombras que se disipan en el claro alba de los días, donde piel y verso se conjugan para crear un instante de perfección absoluta,
Soledad.
leer más   
9
2comentarios 83 lecturas versolibre karma: 92

Morena

Morena,
porque mi vida ya no vale la pena
Los trenes ya no se atrasan y
ya ni siquiera se apean.

Todo, todo consiste
en aquel último viaje donde
dejé mi corazoncito a los pies
de aquella dulce sirena.

Ahora oxidado, triste y
a solas recordando tu
preciosa melena en
aquella triste
terraza postera

Las horas volaron
como las amapolas.
No tuve tiempo para despedirme
pero si para quedarme
con tu flecha clavadita en mi pecho.

Por eso te escribo y digo
que estoy enganchado a ti,
a tu ombligo, que olvidarme
de ti no consigo
y eso que no fuimos ni amigos.
leer más   
5
sin comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 76

Preguntas...

Me enseñas a escribir?
hay tantas cosas que quisiera decir
mientras aprendo a vivir...
¿me enseñas a escribir?


¿Me ayudas a escuchar?
pues no todo es hablar,
no todo es observar,
a veces es necesario callar,
atender y escuchar
¿sabes tú escuchar?


¿Cómo caminar sin dañar?
si hasta la hermosura de una rosa
esconde una espina dolorosa,
quiero saber si en la vida
se puede ser honesto
sin provocar una herida
¿podré caminar sin dañar?


¿Me cuentas un cuento?
no me gusta el entorno que veo
y quiero vivir una fantasía,
ser princesa por un día,
volar con la imaginación
siendo la libertad mi guía
¿por favor, puedo cerrar con tu cuento este día
de agonía?


¿Me dejas un poco de tu sabiduría?
me ayudará aprender en su compañía
pues ninguna respuesta me has dado todavía,
presiento que este tiempo ya pasó,
el destino se lo llevó
sin ni siquiera explicarme
que no tienes ya nada que enseñarme


leer más   
18
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 106

Dulce

Era dulce.
Aquel tiempo en que nos adueñábamos de las tardes,
y nos describíamos las hojas
caídas de los árboles;
todo eran cuadraditos pequeños en tu pecho,
donde me acurrucaba
al son de un beso de aire que nunca se posaba
para no marcharse.

Tenía tu voz en mi oído.
Y me gustaba saber que me querías
y que un poquito,
yo también te quería.
No, no estoy triste,
no derramo añoranzas a destajo, no.
Llorar no se hizo para mí.
Pero era dulce saber,
era tremendamente dulce saber
que estabas ahí.

Fuimos enigmas a la luz de las velas,
espectros vacíos
buscando unos dedos con los que jugar.
Dos corazones atados
con un hilo tan delicado
que apenas se veía.
Fuimos. Éramos. Hemos sido.
-me pregunto si somos todavía,
si seremos siempre-

Porque era dulce despertarse con la poesía
sentada en tus labios.
Saberte entre mis brazos
siendo niebla,
al calor de una luz tímida en mi escote,
media sonrisa
y un beso con alas volando hacia el Norte.

Éramos sorbos de timidez
y temblor en la piel al servicio
del aliento.
Y era tan mágico saber que todo era silencio...
En el fondo, fuimos valientes.
Por enfrentarnos a la máscara que miente
y admitir
que sobre nuestras cabezas
pendían las promesas
que hacían silenciar nuestros latidos.

Y ahora,
que la noche coge ese cariz taciturno
y gris,
ahora que la noche susurra los versos al vacío
dime, ¿sigues ahí?
tenemos el cielo partido en dos
y no podemos cruzar al otro lado.
Pero sí, ambos lo sabemos, ahí estamos.
En nuestro silencio agrietado,
detrás de las luces,
por una calle estrecha de recuerdos
que nos dan la mano y sonríen con nosotros.

Y son dulces.



(Sweet; Cigarettes after sex
www.youtube.com/watch?v=pZ31pyTZdh0)
leer más   
24
18comentarios 120 lecturas versolibre karma: 105

Babel us (Parte I)

La oscuridad suele ser el miedo más profundo de las almas normales, lo que no saben es que en ella puedes volar, como un lienzo está ahí esperando ser teñida por los matices que inundan tu mente, tu alma, esos sentimientos que se traducen en imaginación y salen en trazos que en una paranoia iluminan tu existencia bajo el sonido de una línea mortal.

La lluvia cae, el frio se siente correr por la piel desnuda que se eriza como un acto de excitación al nivelarse con el interior, es un ritual conocido por la piel, que ahora es pálida, las pupilas están dilatadas y la respiración es cada vez más lenta, la mirada se pierde fija y la postura decae con el sol, la luz del día se lleva consigo la sonrisa y la imponencia de un ser con careta, la cara que el mundo quiere ver y la que él es cuando la oscuridad es su compañía...
leer más   
4
sin comentarios 28 lecturas relato karma: 44

Dragón y Ángel

Dragón y Ángel.

Quiero ser Dragón, y tragar me toda la maldad.
Ser ángel para recibir esa flor sin olor
y darle a los derechos, eso, ser.

Ángel que vuele a la cima, y ofrecerte desde allí, el arco iris.
Dragón que, abre la boca para devorar el dolor, luchando con mi fuego erradicando, esos malos pensamientos.

Ángel de rabia, que quiere irse volando, levitando amor.
Dragón oscuro sin sombra ni luz, buscando la falsedad, de un coletazo y de pronto ver claridad.

Ángel luminoso, de nubes,agua, y sol,
caminando sobre esa hipocresía de hielo y fuego, mí dragón herido.
Despierta monstruoso ser, despeja la guarida vuela con tus alas, allí donde la intolerancia vive en libertad,
purifica con tu calor y fuego
mí dragón justiciero.

Ángel rabioso sin servicios, protesta delante de ese altar que se te negó, lucha con tu espada vengadora y libera para siempre la corrupción.

Dragón del tiempo pasado y de hoy, no descanses ni de noche y día, nuestro futuro lo quieren para sí, vigila desde tu atalaya con tu fuego purificador, salves al ser, sin dios.

Ángel rechazado que caminas si rumbos, templar tu espada, da le brillo, busca los enemigos del amor y la felicidad, están equivocados perdidos sin rumbo.

Dragón y Ángel. Yo.
No me llevéis, con falsos profetas y dioses.
leer más   
5
2comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 60

Mi pequeña

Mi abeja y su reina
en su caja de cristal,
la vida es efímera
su amor eternidad.
Mi abeja y su reina
tienen alas en su andar,
les basta con sus mieles
pero no pueden volar.
Ella ama a su reina
tiene al cielo en su mirar,
y mi pequeña abeja cuelga
en sus cabellos el mar.
leer más   
3
sin comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 55

Murmullos

Estoy recostado en mi cama
como un francotirador,
observando las gotas
de lluvia de mi ventana.

Los pájaros en la lluvia
se posan en las antenas,
y empiezan a volar.
—Dibujando en el cielo
las líneas de tu rostro—

Sucede que volví a recordarte,
y los árboles murmullan
nuestros nombres.
12
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 102

Dulces pensamientos

Dulces pensamientos que tenéis enjaulado al hombre sin remedio,
dejad libre sus manos, dejad volar su inventiva.
En los llanos prados
voy sin rumbo al ocaso,
desde este balcón alado.
Mis dulces pensamientos
enjaulados.
leer más   
13
sin comentarios 81 lecturas versolibre karma: 101

Una de vaqueros, indios y forajidos

Los versos forajidos
han asaltado el banco de poesía
del pueblo,
a rima armada
y antifaces de métrica descuadrada
acribillan a la guardia de sonetos
que vigilaba la entrada.

Rumores corren
que tienen doce musas vírgenes
como rehenes
y amenazan con desflorarles
toda su prosa poética
si el alguacil y sus hombres
se acercan.

El pueblo está alarmado,
a Billy the Kid han llamado,
─el de los poemas infantiles─
a ver si les rompe
toda su madre retórica
a los asaltantes desalmados.

Las solteronas y las viudas
de versos libres
corren por las calles,
desmedidas y sin estructura
van aullando los miedos
que embargan al pueblo.

Se oyen balazos
en el banco
y se rompen los cristales
de las ventanas,
unas sinalefas triples
salen volando hacia las calles
y quedan medio muertas
frente al establo
de hiatos y diptongos;
es pristino
el ritmo melódico
de la balacera .

Los versos pieles rojas
de unas tribus
de quintillas y décimas,
en manada india
vienen cabalgando
desde el desierto;
a punta de flechas rotas,
y hachas oxidadas
diezman a casi todos los
versos forajidos.

Un antiguo haiku samurai
que vive en el pueblo
entra con su sable kireji en mano
por la puerta trasera del banco
y le rompe todas las metáforas
al jefe de la banda.

El alcalde de la ciudad,
cuando todo ha concluído,
dice en su discurso:
"Muchos versos han muerto
en este acto sangriento,
─mas las musas han salido ilesas─;
pero no teman ni se aflijan,
que la memoria de todos
los versos valientes
será hoy y para siempre honrada,
con este monumento que hemos levantado
frente al banco de poesía".



@AljndroPoetry
2018-feb-5
leer más   
23
28comentarios 173 lecturas versolibre karma: 106
« anterior1234529