Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 748, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Aún me quedan pájaros...

Aún me quedan pájaros volando en la cabeza
de aquellos que, de niña, llevaba en mi equipaje,
aún rozan con sus alas mis sueños cada noche
y vuelo entre sus trinos en busca de arcoiris.

Se mantienen anclados al ritmo de mi pulso,
temblando entre mis dedos, bailando en mis pupilas,
así tiñen de magia la luz del horizonte
y borran de los mapas el miedo y las tormentas.

Siguen aquí varados, los siento en mi costado,
guardando las trincheras de las guerras perdidas,
aquellas que libramos, a oscuras, de memoria,
cogidos de la mano, rodeados de silencio.

Aurora Zarco.
leer más   

etiquetas: alejandrinos
1
sin comentarios 9 lecturas versoclasico karma: 20

Volando a lomos de los versos

Cuando la luz se me fue a oscuro,
bajé hasta las entrañas de un lodazal
de llanto y barro de soledad.
Escavé túneles buscando la salida,
pero todos me llevaban
al punto de partida.

(No se puede escapar
cuando no se quiere ver).


Me guardé una llave
en el cuarto creciente del corazón,
pero con la ceguera lo olvide todo.
Me mantuve aletargada
esperando no sé qué mano
que nunca llegó a sacarme.

(No se puede ser rescatado
cuando no se pide ayuda).


A pesar del frío y el hastío,
una llama diminuta seguía encendida.
Calenté manos y voz,
calenté versos y brisas.
Las palabras me devolvieron
al espacio que ahora habito.
Me puse guantes blancos
y calcé zapatos voladores.

Ahora vuelo cuando escribo
y escribo para NO volver al oscuro.



Hortensia Márquez


Imagen sacada de Internet
15
18comentarios 56 lecturas versolibre karma: 103

La vida de este juglar

Sería un ego daltónico
Si no quisiera admitir
que el color de mi vivir
teñiste de modo armónico.
Me he quedado catatónico
pues no he podido encontrar
alguien que pueda pintar
con el arte que lo hiciste
con tu encanto embelleciste
la vida de este juglar.

Ganaron también mis coplas
porque encontraron su musa
bloqueos no son excusa;
la inspiración surge y sopla
mi mente se desacopla
componiendo va a volar
cuando empiezo a recordar,
aunque se asome una pena,
tú pintaste e hiciste plena
la vida de este juglar.
leer más   
11
10comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 102

¿Correspondido?

A millones de pasos, a un milenio su beso
mi secreto distante, mi deseo dormido
si pudiera tocarlo, desprenderlo del nido
y volar a su lado, conquistar su regreso

En el tronco del sauce, con un pálpito impreso
en el cielo talado, con el sol malherido
se refugian sus notas, el celeste sonido
de sus lunas virtuosas, del amor que profeso

¿Hallaré su camino?, ¿Sorberé sus caricias?
Con mis alas de fuego, mi vapor de papel
Emprendiendo mi vuelo, navegando en la bruma

Si volviera su rostro, vendaval de delicias
¿Miraría mi ensueño?, ¿Bebería mi miel?
Me consumen temores, el dilema me ahúma

Voluntad que se esfuma
Con las olas de dudas, sin verdad, sin certezas
Con incógnitas mudas, sin vestigios, sin piezas.




Dee Dee Acosta
leer más   
21
21comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 112

LԱИЄՏ ԀЄ LѦԱГЄL

Volver, despertar de cada día
siendo lunes de palabras muertas,
de sentidos agotados en mi tristeza,
secos de vida, ausentes de toda mano
que los guíe a cruzar las veredas.

Caminar de puntillas entre silencios
balanceando nubes hoscas donde volar,
espinas en mis yemas floreciendo fosas,
lira muda de alambre como billete
de intuición roma, de ecos vacíos
de pasión en el que reverberar.

A falta de veleta que marque el viento,
de brújula carente de norte,
de pecho con el corazón entre mis dedos
goteando sonetos sin rima,
me aferro a las asas de tu memoria
cual salvahorizonte garabateado
entre los pasos franqueados y tus labios.

Abrir los ojos a una nueva aurora
sabiendo que hoy también es lunes,
lunes de ausencias,
de oasis entre mis letras,
rendición en lábaro mudo de ti,
doblar mi lengua ante el ruido de mi pluma
que clama por bailar en pliego virgen,
ֆǟɮɨɛռɖօ զʊɛ ɦօʏ ʋʊɛʟʋɛ ǟ ֆɛʀ ʟʊռɛֆ
ƈօოօ lმմɾεl ძε ოἶ მlჩεძɾíօ,
րօɾ მჩმղძօղმɾოε მl էმñεɾ ძε էմ ɾἶʂმ εղ ოἶ ցმɾցმղէმ.

მოéղ
leer más   
25
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 105

Haiku

La Catedral
entre maderas blancas
volaba "El Txopo".



juan andrés SL

Dedicado a José Ángel Iríbar Cortajarena
leer más   
4
sin comentarios 55 lecturas japonesa karma: 52

Metales de referencia

Tú ya sabes que todas mis intenciones,
son abatibles al peso liviano de tu cuerpo.

Sonríes seguro pero yo te leo los temores invisibles.

En medio de esta empírea floresta,
de inquietudes indomables,
regamos con vino el temporal.
Hacemos de cada aroma,
una misa negra,
raíces invencibles para agarrarnos fuerte,
por si salimos volando.

No estamos hechos,
sino forjados el uno con el otro.
En una fragua de guarismos y letras impares.
Donde entre soles sucesivos,
se escriben líricos informes,
sobre amores que ayer nos parecían imposibles.
13
10comentarios 90 lecturas versolibre karma: 103

[Y por un momento ... ] No siento

No me hagas bajar
de mi mundo de aire...

déjame ser azul
y mezclarme entre nubes


déjame ser la brisa
ser viento
y efímera

Déjame ser la hoja
un árbol sin rama
sin raíz
y sin agua

Déjame Silvestre
y que se abran mis pétalos
al caer el Rocio

Déjame perfumar la aurora
vestir las montañas
habitar sin piel

volar como un pájaro
donde el cielo es océano

Infinito e inmenso

Déjame ser roca
ser vacío
y silencio
Que por un momento
el latido eterno
salga de mi pecho

Y por un momento
sentir que no siento ...



@rebktd
leer más   
25
18comentarios 115 lecturas versolibre karma: 97

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 79 lecturas relato karma: 80

Felicitación con tarta de hojaldre y nata con guinda (Para Letizia, en su?...xx cumpleaños)

¿En qué me debo fijar? ¿En su sempiterna sonrisa? ¿Sus pendientes ¿Su cabello? ¿Su collar?
Voy a ignorar todo eso, y algo de su prosa publicada, dedicarme a repasar.
Veo que describe a un soñador, Y lo que esa hermosa dama piensa, para él es un honor.
Sobre sí misma dice, que el cielo es su tope para soñar, hasta donde por amar a alguien, ella es capaz de llegar
¿Y si por llegar tan alto caes?
Los cimientos del suelo no podrás traspasar, los brazos de tu ángel querido, al instante te van a atrapar, abrazarte, besarte…Y luego, una polka norteña, jarana de Yucatán, la bamba de Veracruz, la flor de piña de Oaxaca, y jarabe tapatío, bailar
Tienes muy buena estrella, desde aquella pubertad, vestida de inocencia y encomiable ingenuidad, Igual que de talento, ya llegados a ésta edad
A veces no estás en vena, Y te invade, titilante pena; pero no es eterna condena, como la del ángel triste del jardín, cuyo inesperado desenlace feliz, consiguió una tarde la musa, inspirarlo precioso en ti
Ahora eres una señora, con espacio de juventud, con tiempo para un te amo, aunque eso no lo digas tú
Nos invitas a escuchar cuentos, Y cuando estamos la mar de atentos, dices que es puro cuento, y no nos lo puedes contar. ¡Qué nobleza! ¡Qué honesta sinceridad!
A mí, que entregué a la radio, tres cuartos de mi vida profesional, me has recomendado, música de Enigma escuchar; hace tiempo que - ¡Le roi est mort VIVE le roi ¡ - es el eco que reverbera en las paredes del monasterio de mi alma, y gira y gira el disco, como una noria sin parar.
¿Y esa sensación del deja vu?
La he experimentado al subir a una montaña, donde dibujándolo en la cima estabas tú.
¿Cuándo? Cuándo te atreviste a amar un todo. El día de la tierra, a la que yo, desde un satélite sentado, he llamado, gota azul.
Revélanos ahora tu secreto letizia, guardado en un cofre revestido de tul
Confiésanos sutil amiga: ¿De quién son esas manos que tú dices escriben versos y prosa, libros de ensayo y rapsodias hermosas?
Toma también las mías y si eres zíngara que estudia enigmáticas runas, descífralas. Son manos de un curtido en mil batallas, guerrero, de noble estirpe montaraz, aspirante a capitanear la guardia, de tu almenado palacio real.
Toma si quieres éstas manos, y veas lo que veas en ellas, no huyas, aunque al rozar la piel de las tuyas, salten centellas y rayos.
Responde en el estrado Letizia, al maestro buscador de la verdad ¿De quién son esas manos sin identidad, que tus jóvenes labios quieren besar? ¿Tal vez de ese ser que con su palma abierta, una mañana de primavera recién estrenada, se adelantó a recoge esas gotas de rocío, para ofrecértelas de regalo?
Si no es así, yo mismo, por la presente, desde Europa, hasta el nuevo continente, aun habiendo de por medio un inmenso océano, y sobre él, supersónicas águilas con alas de acero, volando, te mando en valija diplomática, gotas de agua transparente recogidas de las primaverales hojas de un cerezo en flor.
Y ésta puntual misiva, escrita en prosa de ensayo, para publicar en Poémame, el 17 de mayo.
leer más   
9
6comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 96

Quiero una chica

Quiero una chica
que sepa a mar,
y que me bese al protestar.
Que sea bajita,
que tararee esta canción.
Y que esa chica,
me arrebate el corazón.

Busco una chica,
que sepa amar,
que no sea como las demás,
que entre en mi vida,
alborotando mi habitación,
y aún dormida,
siga captando mi atención.

Que sonriendo me despierte,
que mire al cielo con pasión.
Que al trabajo venga a verme
con un deseo entre su voz.

Y que esa chica
sepa volar,
que me hable de su libertad.
Que me permita
hacerme un hueco en su rincón.
Que sea bonita,
sobre todo en su interior.
leer más   
17
24comentarios 177 lecturas versoclasico karma: 89

Nostalgia

En la noche nostalgia,
Deseo de ti.
De que me abraces como entonces,
que me acaricies bajo el manto tibio de la noche.
Nostalgia de pedirte “dame”
mientras tus ojos traspasan toda mi piel
y me cubren de fuego consumiendo mi ser.
Nostalgia de tus labios húmedos
que como manantial me mojan y me bautizan.
Nostalgia de tu hombría
invadiendo mi más íntimo espacio,
llenando por completo todo lo que soy y seré.
Nostalgia de tus manos sabias
que me reconocían
como pájaros volando sobre su nido.
Nostalgia de ti,
que me construiste rama a rama,
que me podaste los miedos
y me regaste las ganas
y me diste infinitas razones
para volar sobre montañas,
remontar los cielos
sabiendo que me esperas y me amas.
leer más   
11
5comentarios 56 lecturas versolibre karma: 92

Suspira un poquito...

Suspira un poquito, las olas ya llegan,
tendrás que decirles, la eterna verdad,
que no eres marino, tampoco labriego
y solo tú quieres un poco de pan,
mas no las migajas que escapan de mesas
ni aquellas mezcladas con risas y sal,
tú buscas la fuente, precisa y variada
y el agua sublime que llega del mar,
por eso las olas pronuncian tu nombre
y quieren que vayas al muelle tal cual,
verás a los barcos, también los marinos,
verás las gaviotas que quieren volar,
y tú, como el niño, serás un cometa,
que vive y que juega con gran ansiedad,
darás unos pasos, sin prisa y sin norte
viviendo tu vida, queriendo soñar.

Suspira un poquito, mi buen Rocinante,
cruzamos la Mancha, la venta está atrás,
me apura la fiebre que asola mi alma,
estoy muy cansado, me siento muy mal,
quizás necesite pararme un momento,
contar las estrellas y ver su disfraz,
veré como anuncian las luces lejanas
señales diversas al joven rosal,
aquel que se afana mostrando las rosas,
las flores tan lindas que invitan a amar,
por eso me digo que apures el paso,
las sombras avanzan y no hay claridad,
ya se oyen las voces, se ven las resacas,
la playa preserva su gran castidad,
las olas fustigan sus rizos dorados
y luego se duermen callándose el mar...

"...Suspira un poquito lector impaciente,
termino el poema llegando al final,
no soy don Quijote, tampoco lo intento,
soy solo un poeta que intenta soñar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/05/18
11
8comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 100

Llega un pájaro

Escribo por él,
por el corazón
que no tiene boca
ni voz.

Todo músculo frágil

Debería dejar de escribir cosas tristes,
no más mares,
ni perros de mirada hueca
en paisajes vacíos
salpicados solo
de colores,
ni del sosiego de un parque,
pues de sus árboles
también caen hojas,
y al reposo de sus bancos,
siempre,
llega un pájaro,
uno,
vale con que sea uno,
que te sonríe,
canta desde una rama,
vuela sobre ti
y se marcha,
volando.

Entonces,
el colibrí
incubado en el corazón
muere al instante,
pierde al momento
el latido cálido de su corazón,
tan diminuto,
tan delicado.
Y cae.

Roto

La vida puede ser tan frágil a veces







.
leer más   
14
10comentarios 86 lecturas versolibre karma: 93

Entre un silencio perfecto

Como defenderse de la tempestad
con una voz desnuda
que evoca resplandores
ante una inercia casi intacta
por unas palabras que no descansan.

Te leí los ojos con mi soledad
eran como un jardín hecho trizas por la tormenta
no me alcanzo la noche para huir con miedo
seguí viviendo desnudo
callando en el íntimo amor de mis adentros.

Nunca más volví a pensar en nosotros
mi voz se volvió una estéril estatua de sal,
entre labios me esforcé por hablar
fui como un silencio perfecto
que vagó en la soledad de nuestros tiempos.

La muerte amaneció casi intacta
como un desamor que vive entre rumores,
a nadie le gusta adormecer a un ruego
y encontrarse llorando con el pecho abierto
muriendo por un amor enfermo.

Mi poema fue como una sonrisa en descubierto
como un verso desarmado
deshaciéndose en la fragancia de una boca vacía
con el pasado alejándose, escondiéndose del tiempo.

Fui prisionero de mis yerros
cercado entre todos mis errores
como una mariposa sin alas al querer volar al cielo
con la oscuridad de una mirada vacía cayendo.

Con un pequeño sesgo como esperanza
y con la última luz prendida de un fuego
así es mi presagio inmóvil de un páramo sin sueños
como una paloma herida que se niega a morir.

Corté un par de rosas
con la esperanza de poder volver a verte,
te marchitaste antes
entre los colores pálidos de una flor de invierno.

Entre espinas de una ausencia
no te pude más escribir
entre mis poemas te lloré
con mis versos te imaginé de nuevo.

El mute
14/05/2018.
18
10comentarios 133 lecturas versolibre karma: 99

Congelar la tormenta

Fusiones de dudas ambiguas
flotan en este espacio desordenado
las miro
nos miramos
y nos llamamos...

Nos encontramos en el espacio transitado
y nos hacemos preguntas
porque esperan a mi lado
mientras me observan
con ojos gastados
por tanta experiencia muerta,
por tanta quimera disuelta
porque la realidad no consuela
porque más bien atormenta
y me brillan las ganas
de gritar y volar
sin esperar que anochezca
de explotar y flotar
de congelar la tormenta...
leer más   
16
11comentarios 110 lecturas versolibre karma: 101

Verano vivido

VERANO VIVIDO PLATEADO AZUL Y BLANCO. 2010-08-29

I Parte.

Aquella tarde caracolas de mar volaban por el espacio, horas tempranas nos avisan
Al día siguiente el aire sopla de levante, moviendo velas múltiples en el horizonte del agua.
Alto como una torre va Miguelillo por la playa, observa con ojos vidriaos la esperanza
Altanero como una espada y fibroso, camina con pisadas firme sin voz ni palabra
Alguien le dijo al otro lado del océano hay una muralla, llena de enormes piedras
Altas como una torre fuerte y gruesa sin ventana.
Aleteaba con sus manos el loco de madrugada, sus manos giraban alrededor de su cuerpo como un paraguas.
Alas de un pensador lleno de vida sin vida sin esperanza, como el loco de Picasso
Desnudo y orinado mojado hasta los pies descalzo.
Al Dios de los vencidos, un desafío honrado.
Moviendo el Universo plateado.

El viento se cruzaba en mil direcciones limpiando y como un relámpago se iluminaba la calle,
Rostros sin expresiones paseaban sin ruidos
Pisadas huellas indelebles dejaban por el camino
Siempre el aroma de Tánger, en su mente loca de sabiduría pasadas y vivencias comidas
De día volaba el machuelo con sus ojos vidrios, y su plumaje nuevo
Olores a especies de colores tostados y ocres, rostros de bronce iluminados por el Sol

Cuerpos doblados en plata y blanco, y el negro como un regalo desafiando al espacio dorado.
Paredes de tonos azules, nos recuerda a cielos y mares.
Gestos de vida, brillante alegrías cogidos de las manos, energía positiva andando.
Lluvias de verano.

Luz seca abriendo veredas para caminar despacio, dentro del cántaro aguas y aires del pasado, lagrimas desterradas a los océanos.
En la plaza aves y reptiles, el calendario, el reloj, la sombra, se ha parado, Tánger camina lento y despacio.

El profeta andaba y buscaba, su pelo rapta blanco trenzado, cabeza y barba iluminada por el rayo
Sabiduría andando, silueta difuminada, soporte transparente y técnica mixta del pasado y presente
Dejaba una huella de dolor
En el espacio ausente
Entre la palabra la sonrisa y el llanto.

Silencio está cantado el gallo, solo en la alborada, me recuerda a Granada su Albahicin y sus gitanos .

Tornasoles giraban alrededor de su figura y el aire modelaba los árboles quietos
El mendigo lleno de todo y vacío de alimentos, caminaba lento, muy lento
Fuente de saber, universidad callejera con sangre, dolor, y miseria.

La sombra le acompaña y la tristeza es su compañera, truenos apocalípticos destruyen sus sueños, y su libertad se revela, profetas de los desiertos y los mares.
Poner orden en su cabeza, la dejadez, el miedo, golpea sus pies desnudos en las aceras
Es el testigo del milagro de los panes y los peces, y no tiene que comerse, solo sudor y barro a diario le acompaña.
Mañanas sin sombras, acarician sus miserias diarias, vientos de sabores tristes y húmedos en su cabeza,
Profeta de Chaouen
Sol con tormentas
Ser humano abandonado
De dolor y soledades desiertas.

Silencios rotos en estas calles estrechas, la montaña que se toca con las manos y brota de ella el agua, blanca, azul, serena.

La llamada a la oración descalza la conciencia, aunque libres, atados aún tronco florecido con mágicas recetas, creando con el viento caricias en sus manos.

Levitando la tarde ha perfumado sus existencias
Una mano poderosa, les lleva a crear y extasiar, la verdad de una fe llena de esperanzas
Primavera del profeta.

No son candados, ni si quiera son besos ni caricias que nos llegan, son ramas secas vidas enteras, sin fronteras
Tánger dormida y despierta
Media luna iluminada, el verdadero loco de Picasso, viviendo la mañana resucitada
Volveré despacio me sentaré en las puertas y ventanas de Chaouen, en sus silencios me dormiré.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas relato karma: 48

Cielos Rotos

Vasto silencio.

Ya no hay cristal,
sus alas punzantes
desgarran mi mente
con risas que no entiendo, lejanas
que no existen en realidad.

Y hay tambores
que parpadean
al contacto con mis dedos.
Áspero escenario
y recuerdo entonces
por qué he despertado aquí.

Me has lanzado a la tierra
y ya ves, sobrevivo.
Hay un ave carbonizada
que sobrevuela las ruinas
y se alimenta del dolor descompuesto.
Me cubro.

Decido que puedo volar
y sé que hay lagos de luna
donde puedo danzar.
He aprendido a refugiarme
pero ya es hora de partir,
y empezar, y vivir.

Levito...
lentamente me elevo
para salir sigilosa
de esta coraza rudimentaria
que me he construido con cielos rotos.




Dee Dee Acosta
May.11/2018
leer más   
17
10comentarios 71 lecturas versolibre karma: 97

Edimburgo

Era casi la ciudad de Peter Pan y nosotras tres extranjeras queriendo exprimir cada día, cada hora, cada minuto al lado del poema de las calles mojadas, de enero, el de la noche eterna.
Era casi la ciudad de Peter Pan por los tragaluces resplandecientes y Monet asomando en la National Gallery donde a orillas del río una niña bailaba los acordes de una guerrera, que no llegamos a volar con aquella critical pero saltamos hasta Italia compartiendo cerveza y cigarros en la puerta de un pub que reventaba arte y nos hacía ganar.
Era casi la ciudad de Peter Pan y bajamos a sus suburbios y le metimos los dedos hasta el fondo,
hasta el fondo de la llaga de una historia olvidada. Y el resurgir de unas oprimidas con el puño igual de alto que sus cabezas, mientras las highlands nos contemplaban emocionadas, tan blancas como la ralla que compartiste conmigo en un parking a no sé qué hora.
Era casi la ciudad de Peter Pan, era mi nariz roja, era el cielo rosa en Calton Hill, todo a nuestros pies, compartiendo el torno. Era aquel instante, aquella ciudad que pisábamos con delicadeza, ese silencio que nos concedía la libertad que llevaba toda la vida buscando. Eran las gaitas recorriendo el viento en las calles, era aquella orgía de nacionalidades en la habitación en la que, siendo completos desconocidos me giré a ti desde la ventana y te invité a contemplar aquella mañana nevada a los pies de un castillo. Era aquella noche un día después, donde, en la misma habitación nos metimos mano y hubo colisión de planetas cuando nuestros labios ardieron en el choque mientras nos mirábamos a los ojos con las luces apagadas y te decía en silencio, con nuestros pies entrelazados, que jamás echaría raíces pero allí, podría florecer.
Y cuando tus dedos llegaron a mi clítoris el Lago Ness aumentó en 10 su volumen de agua. Introduje mi mano por debajo de tus pantalones para luego deslizarme por la cama, me tragué mis miedos, alteré mi adrenalina, sabiendo que en aquella habitación gemíamos tú y yo y otras diez personas más sólo respiraban.
Era casi la ciudad de Peter Pan y tú, con tus ojos café sonrientes me murmuraste: aprovéchame niña, que no duro toda la vida. Esa tarde llovió, esa noche llegaron gotas a tu cama y justo en ese momento, fuimos golondrinas contemplando desde arriba el albedrío, los inefables sentimientos con los que sonreíamos en cualquier callejón, las alas que aparecieron de repente. Entonces entendí el error, el petricor que nos estimuló los cinco sentidos durante aquellos siete días era mucho más noble que el día en el que Tolstoi lloró como un niño pequeño por la muerte de Dostoievski.
9
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 91

Cerco

Cerco al camí
l’aroma dels arbres,
el vol dels ocells,
les flors entre l’herba,
el rec del costat,
el riu de la vall,
els blaus de dalt,
les ombres que ballen,
les tempestes,
els xàfecs,
les brises,
els vents,
el crec-crec de les passes,
la remor de les hores
la frescor del matí,
el caliu de migdia,
la calma del vespre,
la lluentor del cel,
l’escalfor del sol,
l’harmonia de la nit,
els colors de la vida,
la saviesa del temps,
l’alegria,
la paciència,
el joc,
el poema,
els mots,
la fatiga,
les mirades,
l’horitzó,
els cavalls i les vaques,
les mosques i la pols,
la terra, el fang i els tolls,
les cruïlles, els rètols,
l’alè, el somriure i l’enyor...
leer más   
3
sin comentarios 21 lecturas catala karma: 39
« anterior1234538