Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 26, tiempo total: 0.008 segundos rss2

El eco

Si dijera "te extraño"
mis palabras chocarían contra las paredes
y se devolverían a mi con un efecto de ultrasonido,
mostrando mi habitación vacía.

Solo sería un eco una vez más.
Desesperado e inútil.


@asteropea

Imagen: Nathan DeYoung
4
2comentarios 18 lecturas versolibre karma: 50

Recuerdo

Recuerdo cuando no te conocía,
cuando sonreía,
cuando no había ni profundidades
ni oscuridad, recuerdo cuando
no había nada que recordar.

Recuerdo cuando no tenía edad,
cuando el horizonte no era
lo suficientemente lejano,
ni el futuro cercano.

Recuerdo cuando la libertad,
con su pecho errante,
calzaba mis pies y compromiso
era una dama gris con su guadaña.

Recuerdo cuando no había
suficientes gigantes
o castillos por conquistar,
cuando no había ni retoño ni esqueje,
solo decisiones por equivocar.

Recuerdo cuando no había
suficientes sirenas por enamorar
ni amazonas por hipnotizar,
océanos que dragar o
dragones que apagar.

Recuerdos que han arado mi corazón,
colmándolo de arrugas,
abandonándolo al desamparo
de mi envejecida inocencia.

Amén
leer más   
31
9comentarios 128 lecturas versolibre karma: 97

Las dunas del recuerdo

Perdido en las dunas del recuerdo,
recomponiendo las piezas
de éste puzzle que la vida
y los errores dan forma,
con la pala de lo imprevisible,
encuentras tesoros con el calor
que da los brazos del niño
que se niega al abandono del olvido.

Me siento en el refugio
de la sonrisa tatuada por instantes,
diapositivas de un pasado bordado
en la camisa de la melancolía,
recuerdos que detienen el tiempo
y ensancha la memoria.

En esta duna de recuerdos,
un niño aun corre por su albedrío virgen,
guiado por la inconsciencia,
por su falta de comprensión
por los vocablos y las promesas.

Recuerdos de piedras con forma de plaza,
de muros hechos para que los sueños
trepen por las enredaderas del presente,
de parques de media luna
con hado en el dolor o la lucha.

En ésta duna de recuerdos
permanece varada la inocencia de una espera,
sostenido por el vidrio de mi mirada,
extendiendo los brazos a la llegada
de una voz que aviva el latido
de la promesa contenida,
del niño que duerme enterrado en el tiempo,
que se despereza ante las dunas de su recuerdo.


Amén
leer más   
24
4comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 86

Confieso ¡ te he pensado !

Con una sonrisa en mi rostro
Y aunque mi mente lo prohiba
Cofieso ¡ te he pensado !

Aun creyendo en lo imposible
Acaricio la suerte que me mires
Para evocar tus ojos esquivos

Distancia imperfecta e insufrible
como acrecientas mi necesidad de ti
apenas si recuerdo tu cara

En las noches tan frías como esta
Mis sentimientos flotan por magia
Y te anhelo y te deseo y tu no lo sabes

Te conviertes en mi historia deseada
No se si alguna vez vueles hacia mi
Solo se ; que te pensado una vez mas
leer más   
11
1comentarios 58 lecturas versolibre karma: 76

Viento

Me despierto solo y vivo solo.
Me acuesto solo y sueño con ella.

En mis sueños existe. En mis sueños somos.

Ojalá no despertar. Ojalá no ser.

Pero siempre despierto.
Solo.

Cada mañana sabe igual,
A humo, a nada.

Como la última calada.

Esa tan apurada que llega al filtro
de tu último cigarro antes de dejarlo.

Lo primero que aparece siempre es el techo.
Techos diferentes pero mismas sensaciones.

Hasta que me incorporo, me froto los ojos y me pongo las gafas.

Entonces veo.

Veo su lado de la cama perfectamente hecho.

Intacto.

Frío.

Salgo al balcón y el aire golpea mi cuerpo.

Necesito que aparezca por detrás y me abrace. Sentir su calor en la espalda y sus labios en mi cuello.

Tener la certeza de lo imposible me derrumba.

Pienso que el viento es como el pasado,
que duele más sobre mejillas mojadas.

Me recompongo.

Solo.
leer más   
4
sin comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 61

zona de confort

Me abriga el frio
de su ausencia

Suave tristeza
que me consuela

Esta es mi excusa
en mi defensa
leer más   
5
2comentarios 92 lecturas versolibre karma: 62

Quiero

Quiero...

Borrar de mi piel el ayer,
quitarme el no puedo de mis palabras,
quiero caminar sin pensar a donde,
vivir y ser la única que me juzgue.

Quiero...

Limpiar las lágrimas derramadas,
saltar hacia un destino anhelado,
vivir cada paso como el último dado,
convertirme en ese ser soñado.

Quiero...

Ver hacia atrás y que ya no duela,
convertirme en mi luz y mi centro,
recorrer parajes nuevos con una vela,
que sea mi fuerza la que me guía dentro.

Quiero....

Encontrar esa mujer que esta escondida,
y hacerla que le regrese su risa,
quiero brillar como nunca antes lo hacía,
y correr sin cansarme de la vida.

Quiero....

Dejar de sonreír y reír a carcajadas,
saber qué hay felicidad en mi mirada,
sentirme poderosa antes que nada,
y vencer un pasado que mi vida aterraba.

Quiero.....

Gritarle al mundo que ya no me duele,
decir lo que pienso sin arrepentimiento,
amar y entregarme sin remordimiento,
ser mujer antes que que solo un intento.

Quiero...

Librar las batallas que me ahogaban,
Comerme al mundo que no conocía,
gritar tan alto que mi voz sea escuchada,
y decir lo que quiera sin ser callada.

Quiero...

Que me quieran como soy,
que me empujen para ir donde voy,
que me den una caricia sincera,
y una mano que acompañe mi carrera.

Las letras de mi alma.
5
sin comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 62

Haiku V

Rojo el semáforo,
llueve en el parabrisas.
Suena tu música.

@mello
leer más   
5
3comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 59

Lo habría hecho

lo habría hecho
me habría ido
contigo
a ninguna parte
a perder la última brizna de cordura
a fundirme en una ceguera en llamas

echo de menos
esa libertad
irónicamente asfixiante
que sentía a tu lado

echo de menos
tu piel cálida
haciendo latir la mía
la incertidumbre,
cada día,
al despertar

nunca volverás a amarme
nunca lo hiciste
nunca volveré a intentarlo
siempre
dolerá
leer más   
9
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 80

30 días...

Veo mi muerte a través del espejo que sostengo con mi mano,
el impacto merma mi fuerza tirándolo
y se rompe en mil pedazos,
será que me he vuelto inmortal
o será que mi reflejo se ha marchado.

La nostalgia se aleja por instantes
como abeja de un panal
y de la misma manera trae consigo
un poco más de qué alimentarse.

Las brisas tiran memorias enredadas
entre sonrisas de viñedos
y copas de añoranza,
lleva a veces un vestido de flores blancas
y su sombrero de esperanza innecesaria.

Sus pies ligeros resuenan
como truenos lanzados del Olimpo
todo a causa de sus míticos tacones negros
que destruyen mis pláticas con Morfeo.

La noche cae y con ella las palabras,
mis silencios hablan más de la cuenta
y tú que ni cuenta te das,
sigues callada mientras tu recuerdo
fúrico grita desesperado su desgracia.

La pena no es por su partida,
sino por lo que pudo haber sido,
no sólo de pan vive el hombre
y a mí que me dejas en la hambruna
del manjar de tu boca rosada.

Ya las llamas del desconsuelo me alcanzan
y busco apagarlas con agua de gotas saladas
con una lluvia de falsas esperanzas,
el fuego ingrato sólo mira con desdén
y calla.

No te quiero... sin embargo lo hago,
como el ave que desea emigrar con miedo en las alas,
como estrella que teme a la obscuridad callada,
como manto que no cubre nada.

Mañana al igual que hoy
el sol saldrá de nuevo, a pesar de todo,
hasta de ti.

Y yo con la cara al cielo
gritaré de lo más profundo de mi alma
te amo, cierto es que lo hago,
y ahora,
sigue tu camino
que yo te seguiré seguro, desde mi rincón en lontananza.
11
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 66

Un simple poema

Dónde estás?
Llueve.
Y me dicen las nubes que no estás.
Te robó el mar?
En cada mota un eco marmóreo
que dice que no,
que aquí no estás.
Pero llueve.
Y el agua resbala
por una soledad candente
que no entiende nada.

Veo en cada gota de agua
el reflejo de un silencio
que se acomoda en mi voz.
Tu silencio,
mi voz,
arrastrándose en el charco
que nunca se seca.
Porque llueve.
Y me dejo abrazar
por el frío húmedo
en este intento absurdo
de buscar cuando no sé que no debo.

Y es que llueve,
siempre llueve
cuando tú no estás.
leer más   
18
7comentarios 165 lecturas versolibre karma: 93

Añoranza

¿Acaso me estoy volviendo loco?
Me siento ahogado...
Y todo me sabe a poco.

Pasan los segundos, los minutos
las horas y los días
¿Y dónde quedaron los árboles y sus frutos?
¿Dónde los arroyos de aguas frías?

Lo que un día fue verde
Hoy es oscuro
Y aunque en estos versos recuerde
Habrán más fronteras y muros
leer más   
9
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 11

Los recuerdos

Los recuerdos andan siempre por ahí.
Agazapados, dormidos, casi muertos.
Debajo de las cicatrices o macerando en las heridas
o flotando en los días azules con olor a jazmín.
Pero, de todos modos, anestesiados por el paso del tiempo.
Un día quedan atrapados en un lugar, en un rostro
o en un papel.
Hasta que algo baladí los aviva y reaparecen ante nosotros
con toda su fuerza, soliviantando el cuerpo y el espíritu.
Removiendo la tierra de la que se nutren para, después,
oxigenados, volver a descansar más serenos,
más cordiales, más sanos, más bellos…

Alicia F
leer más   
6
4comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 44

Cuando llueve

Hace una eternidad que el cielo está nublado
en la caja donde me he escondido
para no tener recuerdos a la vista.
En los engranajes de mi alma,
el aire frío hace tambalear
todas las emociones de un solo golpe,
y ahora simplemente me acurruco vacía,
los labios sellados con lacre
y la boca amordazada con papel de estraza.

Y es que hace una eternidad que el cielo se oscurece,
que las nubes son una amenaza.

Y yo quiero darte la mano cuando llueve.
leer más   
16
4comentarios 114 lecturas versolibre karma: 56

Te echo de menos

Sí, es verdad,
te echo de menos.
Y ahora el aire quejumbroso
es un susurro tenue de caricias
que nunca llegan.
Hay pájaros que vuelan
clavando sus ojos en mi inestabilidad;
van hacia el Norte,
huyendo de la cordura
que se posa en mi cabeza cuando hace sol;
a mí es la lluvia la que me reinventa
cada vez que la máscara se cae al suelo.
He estado estática jugando con tus dedos
mientras dormías
y ahora no sé dónde esconder tanto desgarro
que pasea por mi vida sonriente
porque yo misma lo he invitado.
Se esconde entre los dientes la amenaza salvaje
de una voz que no sabe pronunciarse.
Ya sólo queda cerrar la ventana,
envolverme en mí misma
y dejar de engañarme.

Te echo de menos,
es cierto,
pero todo es cuestión de acostumbrarme.
leer más   
17
4comentarios 181 lecturas versolibre karma: 56

En forma de canción

Horas de insomnio en plena vida.
-dónde estás?-
Golpeo el miedo y acurruco el silencio
en una esquina de mi voz.
Qué pasaría si pudiera volar lejos,
si pudiera perder el sentido
y recobrarlo de nuevo en tu beso.

-me besarías si no tuvieras sueño?
Y te imagino durmiendo
en tu paraíso
con el alma ardiendo-

Qué callado mundo,
qué lejana música me atraviesa el alma
con acordes centelleantes
que cuentan tu poder y mi destierro.
Tu boca hermosa, mi voz tan rota,
y un verso hecho pedazos que olvida quién soy.
Que se callen esas horas que gritan
desde mis huesos
que hay oraciones que no debo repetir,
aunque vivas en un templo de fuego
que arde en mi debilidad.
Callo la voz para no darte existencia,
y el día sostiene que te vas.
Que te he echado; que para mí no estás.
Pero sigues aquí, donde no estuviste siempre
y me faltaste nunca.
Donde admito sin reparos esta culpa
que me aja la piel a los pies de tu tacto.
Y no soy más que todo lo que he callado
haciendo trizas mi acuoso corazón.

Qué detalle
que dejes tu sombra en mi sonrisa
en forma de canción.
leer más   
13
2comentarios 113 lecturas versolibre karma: 60

Con ella

Que la quise
como no se puede querer más.
Que no teniéndola
ha sido mi vida entera,
sin estar.

Que sin tocarla ha sido mía.
Y que duele no tenerla
siendo parte de mi ser.

Porque sin ella, no soy.
Ni respiro ni muero.
Que morir no puedo
si he de alejarme de ella.

Que queriendo tanto
me he perdido;
en esos ojos
que no me miran;
en esa boca
que no me besa.

Que no supe dejarla ir,
y quedando atrapado en ella
ya no supe de más quereres.

Que la quise por los dos,
como no se puede querer más.
leer más   
8
4comentarios 134 lecturas versolibre karma: 63

El segundero del reloj

A veces pienso en la crueldad del tiempo, el segundero gira y gira sin parar, pienso en la injusticia de las horas, que a veces juega en contra y en otras ocasiones a nuestro favor, pienso en lo efímero que resulta un minuto y la sutileza con que se escapa un segundo.

Pienso en qué será de nosotros, dónde nos llevará la vida. El segundero sigue girando, mientras yo, me aferro a los recuerdos. Ojalá y el tiempo no juegue conmigo, queriendo intentar borrar mi memoria.

La vida transcurre, y sigo aquí pensando en el tiempo, es algo intangible, es tan sublime, que me gustaría tener más instantes, más horas de vida para disfrutar, pero es imposible almacenarlo. Otra vez pienso, en lo fácil que resultaría si todo fuese un sueño.

La agujas del reloj siguen su curso a ritmo lento. La Luna está en su lugar de siempre, y yo mirando al cielo, pensando en lo efímero que es el tiempo.

Si pudiese retroceder a esos años, juro que volvería a buscarte, para juntar nuestras miradas, así no volvería a sentir que te extraño y dejaría de pensar en que ya es imposible abrazarte.
11
4comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 61

Autodestrucción

Escribir en veinte secciones
las dispaparatadas acusaciones
hacia mí misma.
Hacer añicos el sistema que rige
la volubilidad en la que suelo moverme
y dibujarme la firmeza en mis ojos.
Barras de hierro sobre los párpados,
manos escondidas en cada pedazo de sueño
que hundo en el agua.
No me son suficientes las palabras
para declararme culpable
de quebrar la ausencia.
Lleno la vida de nuevas gestas
que no voy a cumplir
y dejan un sabor amargo
en el paladar dormido.
Las invisibles notas fluyen
como motas del polvo en que nos convertimos.
Abro la ventana
y un soplo de aire me lleva hacia ti.
Todo lo demás,
es aprender a fingir que no me importas nada.
leer más   
13
10comentarios 81 lecturas versolibre karma: 72
« anterior12