Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 23, tiempo total: 0.008 segundos rss2

De alegrías compartidas y no bien recibidas

En dulce no amargo, la que vives por vivida
de color no negro, te paseas por delante
de tantos que no dejan celebrar con talante
los días que son felices, bilis retenida.

Que teniendo amargura, alegría no sabida
se complacen en mofarse, detrás y delante
que tu vida es absurda, gusto poco galante.
Vive alegre compañero, esta que es tuya vida.

Pero teniendo ocasión, si puedes tu ayudarles
a tener una visión, abierta por sensata
mirarse para bien, y nunca para ladrarles

los que nos reímos, alegría no novata
regalamos chaparrones, así hasta calarles.
¡Vengan nubes grises, que les daremos cantata!


Hortensia Márquez
14
2comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 111

mirada limpia

Esta mañana he lavado mis ventanas a conciencia y ahora la luz pasa a través de ellas. En el espejo se mezclan fealdades y hermosura a partes iguales; las observo detenidamente antes de salir, sonrío mientras contemplo esta amalgama.
No sé con quien me encontraré durante el camino de hoy. Dejo sorprenderme por cada encuentro sabiendo que todos compartimos muchas cosas que están escondidas a simple vista. No vale la pena que me quede en la superficie aunque la tentación cuesta vencerla.

Mi aspecto es impecable y no lo voy a manchar con cualquier cosa, que costó mucho volver a estar así, por tanto Le buscaré en cada encuentro sabiendo mi condición y todo lo que ello conlleva. ¿Para qué desear ponerme en su trono? Siguiendo su ejemplo, así serán hoy mis actuaciones. Aún recuerdo algunas de las muchas veces en las que estuve en el estrado y fui absuelto siendo culpable.
¡Qué vengan a mi memoria estas situaciones cuando quiera cambiar mi mirada hacia el otro!

Es un gran desafío el que me espera, pero con su gracia todo es posible. Hoy conseguiré estar en el valle de las flores, mostrando con mis gestos faciales lo que brota de mi interior, buceando en cada interacción y dejándome llevar por la brisa suave.
11
2comentarios 60 lecturas relato karma: 90

Las últimas lágrimas se fueron al cielo

Las últimas lágrimas se fueron al cielo,
alcanzaron la luz que destella fulgores
en una oscuridad que se inunda
de un vacío impaciente.

Ahora miramos el cosmos
cómo sencillos mortales,
ignorando la grandeza de Dios,
como si fuera ajeno a nuestra naturaleza humana.

Hablamos de Dios en la hora que duele,
cuando la palabra es un gesto afligido,
cuando amamos con la ternura de una cría
a su madre en la ausencia del calor
y el arropo del frío.

Hablamos de Dios con odio y martirio,
como si solo fuéramos un hijo perdido,
olvidándonos de él cuando en la carne
reflejamos un deseo marchito.

Hablamos de Dios en las horas
de un recuerdo que tuerce a la conciencia
porque no sabe cómo sanar en el olvido.

Pronto estaremos mirando
el mar en su azul envidiable,
sintiendo el cálido abrazo del sol
cuando acaricia al frío.

Pronto tendré el pretexto perfecto
para olvidar en un rincón mis pensamientos,
ahí las últimas lágrimas no tendrán
el tiempo de evaporarse para regresar
como un río y regar a caudales a la mejor
versión de mi tierno cariño.

Solo el cosmos es un silencioso testigo
de la grandeza eterna ante las últimas lágrimas
que se fueron al cielo.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
01/08/2017.
22
13comentarios 588 lecturas versolibre karma: 103

Aroma oscuro

Es duro saber que en este mundo
ya no existen los milagros,
que el corazón es duro,
que debe aprender a saborear las alegrías
sin tener que abandonarse por nada.

Que en la pérdida un aroma oscuro
que los poetas llaman misterio,
te llegará al cuerpo
con un sentido de urgencia,
que te dolera porque es pasado
y eso duele
porque simplemente es historia vieja,
es como un recuerdo que te abandona
sin pausas, sin remordimientos,
por no tener que decirte adiós
en ningún momento.

Todo te he creído,
desde la angustia ausente
siempre te he escuchado,
y así en un lamento
sencillamente todo te lo digo,
soy como un niño inocente
que confía en tus oídos,
que vacila en mostrar
sus ojos hinchados de tanto llorar
por las cosas sin importancia,
que ignora muchas cosas,
porque ustedes no le dicen
todo lo que saben.

Es duro saber que no te atreves
a sostenerme la mirada,
que prefieres ignorar mis desdichas
que tomar mi mano tibia
en una mañana,
que yo no tengo la culpa
por no seguir buscándote,
que no me arrepiento de nada,
que es muy noche
y hasta el silencio descansa.

Es duro mirar como se escurre la vida,
cuando de una herida mortal
solo intentas salvarla.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
09/07/2017
11
4comentarios 342 lecturas versolibre karma: 83

Mi letra, mi son!

No se ha escrito la letra,
no escribieron mi canción.
Yo escribiré mi letra,
la melodía, seré yo.

Darlo todo, guardarme mi yo
disfrutar de todo, sin ser yo.
Vivir el tiempo, ocultar mi yo,
cantar, callado, sin voz.

Vivir la vida por otros,
miedo al reproche,
buscar el simple alago,
miedo inconsciente, a ser yo.

No se ha escrito la letra,
no escribieron mi canción.
Yo escribiré mi letra,
la melodía, seré yo.

De porcelana fina el jarrón,
que no encontré, me encontró.
Miedos tontos de usar, lo
que de mal cuidar, no usar, rompió.

Alma de fuego intenso,
en constante ebullición.
Tanto por decir, tanto corazón,
egoísta esfuerzo, calla la voz.

No se ha escrito la letra,
no escribieron mi canción.
Yo escribiré mi letra,
la melodía, seré yo.

Libertad enseñada,
libertad de alma aprendida.
Momentos, alzar la voz,
momentos, de ser yo.

Vivir la vida, abrir el alma,
instantes encontrados,
de los perdidos aprendidos,
por fin alzar la voz.

Muchos son los trozos
en el camino, del roto jarrón
ese que me enseño a vivir,
alzando la voz.

Con todo derecho, sumo dolor,
se recompone, de la callada voz.
Su voz callada, apagada,
por mi silenciada voz.

Espero el momento,
espero que grite, por si brille.
Y quizás quiera compartir,
ahora sí, del alma, esa… Anhelada voz.

No se ha escrito la letra,
no escribieron mi canción.
Yo escribiré mi letra,
la melodía, seré yo.
8
1comentarios 82 lecturas versolibre karma: 67

Soneto a la alegría

Si amanece tu cara tan radiante
y el sol brilla al nacer un nuevo día,
si un himno alegre se alza en armonía
al despertarte un beso de tu amante.

Si el corazón palpita titilante
al sentir la novena sinfonía,
jubiloso y henchido de alegría,
como la estrella en un cielo brillante.

Si en tu jardín una rosa florece
cortejada por gotas de rocío,
si te llena la paz de un mar en calma,

o te conmueve un nuevo desafío,
si notas que por dentro el amor crece,
es la alegría, que brota…del alma.
8
1comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 52

Brindo por los versos que me brindas

Vino tinto que tanto me embelesa,
tiñes rojo pasión la poesía,
brindo si brindas de tu algarabía,
si trepas y subes a mi cabeza.

Vino blanco de la blanca luna esa,
aderezas versos con valentía,
y con intrépida pluma cabría,
le imprimes garbo con toda certeza.

Alegrías me salpican los vinos,
vino el poeta, su vino, y su verso,
ninguno se perdió por los caminos.

Hasta gorriones brindaron sus trinos,
poesía fluyó de otro universo,
brindaron por ella incluidos los chinos.


@SolitarioAmnte
v-2017
leer más   
7
17comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 72

Querida Alegría II

Querida alegría desquiciada, toma asiento
entre mis rojizas bisagras de calma.

Deja de golpear los cristales...
demasiado frío ahí afuera.

Tres montes me ofrecieron ser feliz,
sus lomos serían ángeles
dibujando vegas con cálida escarcha;
me hablaron de sed, de cuarentena,
de estepas preñadas de envidias,
de barrancos de lentísima caída,
si rompía su círculo previsto.

Así que te envié mil cartas
suplicando una visita improbable
a mi terco retiro.

Acudiste seguramente
para burlarte de tanto yermo tallo.

Pero acabose mi paciencia
y cuando atravesaste el recibidor,
y te reíste de mis sobras afectivas,
soldé cada palmo de la puerta.

Así quedamos encerrados
cada cual a su manera,
a su modo,
a su forma,
a su estilo.

Y ahora que estás aquí, te jodes.

Me conocerás
cuando sangres tu deuda en mi frente.

Me conocerás
cuando hagas falta ultrapuertos.

Me conocerás
cuando yo lo diga.
leer más   
9
sin comentarios 96 lecturas versolibre karma: 38

Resolvía

Si la vida fuese poesía,
en 12 versos resolvía yo la mía.
Salud, alegría y felicidad
no me han de faltar.
Penas, llantos y tristezas
unas pocas nada más,
el sol, las estrellas,
y una luna para mirar.
Una niña guapa
de la que yo
me pueda enamorar.

¡¡¡Resolvía!!!
leer más   
8
1comentarios 55 lecturas versolibre karma: 8

Amor, insisto

Del amor,
la astucia por servir y renunciar al dolor,
la frecuencia cardiaca del querer
se desliza al cielo profundo del ser.
Insisto,
te has vuelto tan ilusorio,
mi ideal,
se fragmenta entre seres nocturnos,
ansiosas franjas que dividen,
cuerpos frágiles que entre la sal reviven.
Insisto.
En ese beso recuperador,
momento oculto,
espectador amargo,
capturador sin filtro,
del instinto.
leer más   
9
1comentarios 105 lecturas versolibre karma: 50

Sombras del después

Después,
el futuro a nuestros pies,
armadura de besarnos al revés.

Me pides la hora,
regreso,
te alumbro el ahora.

Olvidamos nuestro futuro,
nos exiliamos,
pedimos un trago,
nos a-m-a-m-o-s.

Tiempo extinto,
poesía repleta de vacíos,
en versos de instintos.

¿Casualidad?

Nuestras pupilas en la oscuridad.
leer más   
13
2comentarios 180 lecturas versolibre karma: 50

La última retaguardia del sol

Como el último consuelo de mis más temidos miedos.
Van paralelos en un universo que cubre a todas aquellas grandes alegrías que he vivido.

Así son ellos, espejos gigantes de mis pensamientos.
Hermanos de carne con quienes comparto más que solo nuestro primer gran amor de la vida.

Cuando la lucha se torna constante.
Y la oscuridad aplasta a la luz en un solo paso.
Son ellos guardianes del tiempo.
Soldados de fe ante la oportunidad ineludible de poder lograrlo.

Comparto con ellos historias, llantos y gritos.
También los escudos, logros y fuerza.
Sé que nunca estaré solo.
Para ellos siempre seré el más pequeño.

Son mis hermanos y yo seré para ellos la última retaguardia del sol.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/02/2017.

poesiasmigueladame.blogspot.com/2017/02/la-ultima-retaguardia-del-sol.

"La última retaguardia del sol", un poema de MiguelAdame via poemame.com/story/ultima-retaguardia-sol
17
3comentarios 376 lecturas versolibre karma: 60

Iluminame

Abrázame
Tengo miedo y tengo frío
Abrázame, cobija mis sueños
Abrázame que estoy perdido y necesito luz

Abrázame...
Hace tanto
que vago solo por esta vida
que he olvidado sonreír....

Devuélveme los sueños
Sácame de este paisaje gris
Abrázame.... Que necesito tenerte aquí.
Iluminame

No digas nada, sólo bésame…
Dame tus labios.
Entrégame tu alma.

Comparte tus sueños, que los haré míos.
Dame tus deseos, con ellos calmaré tu sed.
Dame tus miedos, con ellos construiré tu fe.
Dame tu alegría, que de ella llenaré con colores tu día.
Dame tu sonrisa, que ella llena mis días.
Dame
Dame tu alma que ya...
Que ya eres mía.
leer más   
10
1comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 47

Pronto será primavera

Pronto un viento de esperanza recorrerá los caminos con su canto jubiloso y eterno.
Y en lo alto de un cielo azul y esplendoroso el ave planeará su propio vuelo.

Pronto el rayo de luz resplandeciente iluminara el horizonte infinito con el éxito seguro que los tallos verdes nacerán de nuevo.

Pronto la vida se mostrará hermosa y alegre con todos sus colores tomados del campo.

Pronto vendrá la primavera y amare el camino trazado por el agua que recorre inquieta los senderos.

Mi alma desparrama juguetona una sonrisa que desborda.
En ella el amanecer tendría su regocijo por la energía que nace de nuevo todas las mañanas.

Pronto solo el bullicio de las aves que se aman revolotearán la gloria del infinito firmamento.

Pronto será primavera en mis ojos.
Y disfrutare del calor que emana en el sentimiento más poderoso.
Un equinoccio de luz.


Poesía
Miguel Adame Vazquez
29/03/2014.
11
4comentarios 146 lecturas versolibre karma: 55

Atardece en Sevilla

Por fin se respira.
La luna prepara la noche,
enciende bombillas
y estrellas.
¿Cuál será la mía?

La calle se anima.
Se besan copas y botellas,
hay risas volcadas
sobre la mesa.
Ventanas abiertas,
montones de piernas
caminan.
Oigo la alegría.

Por fin se respira.
No apresuro el paso,
reparo en las caras
todas con enigmas.
Desde que cambié
la pe por la be,
me lleva la brisa.

Sigo caminando,
se llenan terrazas
en toda la plaza.
A ver quién se anima
a cruzar el puente
a mi lado.
La noche avanza
tranquila.

Por fin se respira.


Fotografía reciente del Puente de Triana.
12
sin comentarios 98 lecturas versolibre karma: 46

Escribir, a veces

A veces escribimos desde una silla de circunstancias, con las alas rotas; cayendo por un larguísimo abismo horizontal de dudas.

Otras veces escribimos, desde un sofá de incomodidades, con cojines rellenos de plumas de certezas inciertas.

A veces, lo hacemos desde una bañera llena de las lágrimas que no nos atrevemos a llorar.

Escribimos a veces desde unas entrañas en guerra con ellas mismas. Peleando batallas eternas imposibles de ganar, imposibles de perder. Batallas que sangran heridas, que cicatrizan y sanan; para luego volver a sangrar.

A veces, es escribir con otra piel; con sangre ajena corriéndonos por las venas. Con una ira que no nos pertenece. Con una tristeza prestada. Con la desolación de unos pies que no calzan nuestros zapatos.

Es escribir desde el fondo de abismos en los que no recordamos haber caído. Desde las tinieblas de un túnel sin fin, que parece tener una luz en su final; pero es quimera sin sentido, pueril ilusión.

Escribimos, bajo la caricia impertinente de una lluvia pertinaz, o bajo los rayos ardientes de una esfera de fuego, que es infierno y destrucción; y también es vida y creación.

Escribimos, otras veces, desde un jardín de flores marchitas. Lleno de aves que olvidaron como trinar. Bajo un sol que no recuerda como brillar.

Desde los cristales de un corazón roto. Desde los ataudes de todas nuestras relaciones muertas.

Otras veces, en cambio, escribimos desde un nuevo amanecer, inundando de bellas promesas.

Desde una floresta aroma jazmín.

Desde las alas del ave Fénix en su renacer de esplendor.

O escribimos contemplando el horizonte del cosmos, desde una estrella fugaz. Desde el big bang del universo de un nuevo amor.

A veces, es escribir desde la paleta de un inspirado pintor. Desde el lienzo en blanco de una obra maestra ya concebida en la esencia de su creador.

Escribimos desde la calidez de un café recién hecho. Desde las sábanas revueltas de la aurora que culmina una noche de carne, sangre, sudor y piel en guerra.

Desde los pechos y los muslos amados. Desde el zumo excelso que exprime la caricia de amor. Desde el grito de una sucesión de orgasmos ahogados.

Escribimos a veces, desde el último punto de una historia de amor con final feliz. La que aún no nos atrevemos a escribir.


@SolitarioAmnte
iv-2017
leer más   
13
22comentarios 192 lecturas prosapoetica karma: 60

Hoy quiero cantar de alegría  imagen

Hoy quiero cantar de alegría.
Con un corazón lleno de gozo, quiero celebrar a la vida.
Por la bendición de saber que no estoy solo.
Nunca más solo en este mundo de traición y mentiras.
Tengo un par de corazones que me aman.
Eso es más que mil tesoros perdidos.

Hoy no quiero ir a cerrar los ojos y soñar un holocausto que duela.
Quiero permanecer en vela y vivir lo que tengo en mis manos.
Es un sentimiento que rebosa por estar lleno de ilusiones.
No son mentiras que pasan.
No son verdades ocultas.
Es una esperanza plena de un futuro que crece.
Siempre tenemos la llave que abre el baúl del yo puedo.
Solo es cuestión de creerlo.
Y luchar tenazmente por tus sueños.
Tú puedes lograr lo que quieras.
Solo es cuestión de tu empeño.

Hoy quiero cantar de alegría.
Con un corazón lleno de gozo, quiero celebrar a la vida.
Por la bendición de saber que nunca más estaré solo.
Me tengo en un instante absoluto.
Más que sobra el yo por ti puedo.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
09/07/2016.
4
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 0

Mis alegrías

Mis alegrías suenan a risas de papá y mamá
Tienen olor al mar de la tarde
Saben al chocolate de velorio que hace Gloria
Se sienten como caricias en el pelo
/de la gata Numa
lucen cálidas y oscuras como vírgenes de Da Vinci
preciosos enigmas grises
que hay que sentir para entender.


Heclist Blanco
3
1comentarios 59 lecturas versolibre karma: 33

El papel de ti

Me gustas navegando entre el atardecer y los colores del mar.
Me gustas así de simple, sobre tus hombros, en el contacto excesivo de mi saliva.

Me gustas de perfil, de espalda, de frente y en instantes.
Me gustas a ciegas, entre la oscuridad, entre el vino y el pan.

Me gustas de color verde, de color azul, de madrugada y en el destino.
Me gustas infamemente.

Me gustas con tus gestos, tu mal humor y tus espinas.
Me gustas de palmo a palmo, con tus recorridos de kilómetros y tu espesa finura.

Me gustas amarrado a las hojas secas.

Me gustas para amar y sentir.
para estar y para ser
para parecer y mostrar
para ti y para mí
para lo uno y para todos
para el mar y el destino
para la rosa en el camino
para el mundo y su respiro
para la piel en el rocío
para las circunstancias dormidas
y las continuas repentinas.
leer más   
4
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 27

Mago

Mago de corazones,
remienda mi alma vacía
enciende con hechizos
otra vez la luz del día

Mago, mago imposible
escribe con tu sonrisa
mil conjuros benignos
en sonetos libres livianos

Trae otra vez el entusiasmo,
ése que angosta el cinismo
que vuelva el juego a mi mundo
y la simple alegría a la vida

Mago, pinta quimeras
que inunden mis ojos
desbordando mis pupilas
engalanando cada día
leer más   
5
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 41
« anterior12