Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3901, tiempo total: 0.035 segundos rss2

¡Si yo pudiera, amor mío!

Si yo pudiera, amor mío, aliviar tu dolor,
sangrarían mis manos, sajarían mi pecho;
y mis pies lacerados, en tu inmaculado lecho,
serían ofrenda viva, serían incienso de olor.




@Inmalitia, Andrés García ©, Agosto 2018
Imagen: Frida Kahlo y Diego Rivera en la Casa Azul (Casa Azul), Coyoacán, Ciudad de México, 1940
By: Tina Modotti
leer más   
13
14comentarios 95 lecturas versolibre karma: 97

En gris

Enlazaba entre sus lágrimas
las verdades verdes
de quién no le ha puesto
nunca un nombre,
ni tampoco religión,
a lo sentido.

Yo podía adivinar
sus otros tiempos tristes,
tiempos en los que soportó,
revueltas entre el cabello,
la perdición de mil estrellas,
días tras los que me narró,
como entre sueños,
las otras lunas vivas
de sus mundos azules.

Abrió con mano diestra
la puerta de mi jaula orgullosa,
mientras que con su izquierda
sanaba con caricias
los surcos de este rostro,
y alcanzaba a borrar
de mi mirada
el gris y el rigor del plomo,
el trajín del pico lóbrego
de una gaviota negra,
y a rescatar,
del envés de mis recuerdos,
un tiempo de luciérnagas.

Ella supo despertar
mis entrañas durmientes
con sus gestos
de maestría del silencio,
con el vuelo
del colibrí de sus labios
sobre mi libertad,
puso sobre mí sabiduría
para centrifugar mi frente
hasta hacer sinceras
la raya de mis arrugas aprensivas
y la mueca de mi boca.
leer más   
12
10comentarios 64 lecturas versolibre karma: 102

Morir de amor

Mueren
Los días
Que no te miro

Recuerdo
Que te lo dije
Más de una vez..

"No sé que haría..
Me moriría. ..

Si no pudiera
Volverte a ver..."
leer más   
4
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 61

Soledades

Noté tu soledad entre tanta gente,
tal vez por tu forma de sonreír,
tal vez porque me recordaste mi sonrisa.
14
sin comentarios 71 lecturas versolibre karma: 107

Para los restos...

Yo, me haré de ti

De tus gestos
Que he aprendido
Y que ya son míos. .

Yo, seré de ti

De tus ansias
Que he vivido
Y que ya respiro

Yo, me quedaré
En ti

Apartando
Tus espinas
Para que
Me hieran a mí. .
leer más   
12
8comentarios 75 lecturas versolibre karma: 115

E-lección

Tenía que encontrar la puerta.

-¡Por aquí! – dijo la Razón.
Y el Corazón hizo lo que le dió la gana.

Volvió roto en pedazos.
-¿Qué puerta decías que era?
-Ya da igual cuál escojas.
2
sin comentarios 11 lecturas relato karma: 15

Somos

Somos noches, somos días.
Somos miradas y caricias.
Somos risas y sonrisas.
Somos almas libres que se encadenan por un rato.
Somos enojo y somos perdón.
Somos un te quiero que asoma cada tanto.
Somos besos lentos y Somos besos apurados, deseosos de más.
Somos todo y somos nada.
leer más   
18
12comentarios 157 lecturas prosapoetica karma: 99

A Paloma, la musa de mi desvelo

...

Quiero implosionar en tu cerebro,

la certeza de que te quiero.

Sabrás, con la esperanza perdida,

que abriré con las manos mi herida,

y acaso, viéndome en mi fracaso,

tendrás la tuya aún viva.





@Inmalitia, Andrés García. © Agosto, 2018
Imagen: Pintura de Puvis de Chavannes: "La esperanza", 1872.
leer más   
11
13comentarios 79 lecturas versolibre karma: 114

Descubrir

Aún no sé de ti,
busco saber de ti con el eco de la noche.

Esas palabras que ocultas,
todo lo que sueñas
quiero encontrarlo,
y construir deseos con nuestra voz.

Ser uno a uno y sentir,
descubrir lo que sentís,
con cada silencio entre nosotros,
con cada mirada sujeta a estar,
permanece ahí,
búscame aquí,
anhelo por descubrir.
11
2comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 104

Ausencia

Todo desierto es pasajero,
y la lluvia se adormece
en tus recuerdos,
busco una vida en el
espejo,
de mis manos se ha
escapado la ilusión.

Miro la tarde y aún
te espero,
el sol también conoce
mi respiración.
Llega la noche, y no te veo
las cartas de verano
fueron sueños.

Pensarte agotan las
agujas del reloj,
me quedo con tu audio,
me quedo con tu voz.

Aún existe cartas sin un adiós,
cartas que fueron semillas
floreciendo desde la pasión;
pero de ti ya no hay más remedio,
no hay exploración, no hay rumor.

Sólo queda el suspiro,
la dulce espera ficticia,
el añejo recuerdo dominguero,
el pensar melancólico del café,
y la suave brisa que trae la
lluvia al caer entre sus colmenas.
5
2comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 76

Tiempo imperfecto

Si cuando pasas a mi lado
mi corazón fuese un reloj;

estarías ya en mi futuro.
19
2comentarios 88 lecturas versolibre karma: 127

Poema de los desastres

Tienes la tinta de los años y
yo los poemas de los desastres

No quiero mi boca, si ya no ha de ser a ti a quien suspira
No quiero lastimarme, si no ha de ser a ti a quien corra mi sangre.

No quiero una cicatriz más, si no es a ti de quien lleve su nombre
No quiero ser estrella, si no es a ti de quien sea la luna.

No quiero ser camino, si no es a ti a quien obedecen mis andares
No quiero ser años, si no es a ti a quien obedece mi edad.

No quiero ser vida si no es a ti a quien obedece mi existencia

No quiero ser roble de la montaña si no obedece a los muebles de tu casa

No quiero ser cascada, si en tus párpados ya no hay flores amarillas
No quiero ser espuma, si no es a ti a quien me hago mar

No quiero ser prisa, si no es en ti en quien me hago eterno
No quiero ser frágil, si no es en ti en quien me rompo.
leer más   
14
21comentarios 111 lecturas versolibre karma: 109

El ángel del bar

Tras la barra del bar, juro que no te vi y que fuiste tú quien me buscó. ¿Cómo no ibas a encontrarme si cada palabra que me decías sonaba perfecta, si encajaban en mi cabeza como lo hacen las piezas de un puzle?

Tú me buscaste con la mirada y me encontraste con frases que sonaban a las de un ángel que había caído a mis pies.

Ahora…, soy yo la que trata de hallarte, y es que siento que busco la llave de una cerradura rota, pues por más que trato de entrar a tu corazón no llego a hacerlo, siento que tu alma es como una habitación fría y vacía de amor y por más que miro en tu interior es como si una bola de demolición hubiera hecho un magnífico trabajo. Por más que trato de buscar tu llave presiento que no importa, pues la cerradura ya no funciona…

…y, cuando te vas, te olvido, juro que te olvido, pero mis dedos tienen memoria propia. Son ellos los que recuerdan el tacto de tu pelo; son ellos los que recuerdan tu boca, tu lengua…, tu piel; son ellos los que recuerdan tu aroma; los que recuerdan tu risa mientras yo gemía; son ellos los que recuerdan porque ellos son los que sujetaban tu cabeza mientras jugabas entre mis piernas, porque ellos son los que acariciaban tu cuerpo leyendo los poros de tu piel.

No, yo no te recuerdo, lo juro, son ellos los que me hacen gemir sin tu risa en mi oído, y por ellos siempre trato de que regreses a toda costa, de que regrese el ángel.

Tengo que saberlo, tengo que saber si puedo arreglar el estropicio de tu interior, si puedo amueblarte el corazón, si puedo reparar tu cerradura… Sólo eso, sólo saber si es posible, pues si lo es estoy segura de que la llave seré yo y de que te haré feliz, como lo eres cuando recorro tu cuerpo con besos y encuentro al ángel que calló tras la barra de aquel bar.
8
6comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 75

Quisiera

Quisiera robar tus tristezas
y llevarlas en lo profundo de mi alma
para que nunca te alcancen.
Quisiera borrar tu pasado
para quitar el peso sobre tus pasos.
Quisiera adueñarme de todo aquello
que alguna vez te daño.
Quisiera que tu me quisieras
tanto como te quiero.
leer más   
5
4comentarios 34 lecturas versolibre karma: 75

Al único amor de mi vida

Tan cansado de tan escasa ternura,
derrotado en vida por mi fortuna,
olvidando el tiempo transcurrido,
ya se me acerca la muerte sin ruido.

Ahora quisiera verme derrotado,
en el campo baldío abandonado,
para sembrar mi fértil palabra
en tierras áridas que nadie labra.

Perdida la fe en un Dios intangible,
mis fuerzas me abandonan cobardes,
entre delirios de hogueras invisibles.

Llegó la hora de tumbar sin alardes,
mi cuerpo desnudo, entre espectrales
montes de grandes losas comunales.

¡Oh, madre mía, desgarrador desconsuelo!
¡ya es mi hora, malditos activos,
dejad mis huesos en el suelo!

Dejadlos enterrados en ataúd férreo,
bajo la negra tierra de gusanos infectos,
junto a pétreos caminos y paisajes etéreos.

¡Ah, mi Dios, ya os veo, estás aquí!
Tú, omnisciente, en tu trono carmesí
sabrás que busco desesperado
entre mis pecados y heridas
los iluminados brazos de mi querida.

¡No, amor, ya estoy, no tiembles!
porque fundidos en un abrazo omnímodo
en el cielo quieto estrellado de azules,
no seremos nada, y al final lo seremos todo.




@Inmalitia, Andrés García. ©
Imagen de cielo estrellado.
leer más   
13
6comentarios 66 lecturas versolibre karma: 107

Matrioskas

Ellas

Dentro

Cubiertas

Pequeñas

Abrazan

Encajan

Oscilan

Abiertas.



Tu

Huyendo

Adentro

Cubierta

Pequeña

Cerrando

Errática

Hermética

Odiando.



Pero,

si ya no me quieres

ellas

dentro

cubiertas

pequeñas

abrazan

encajan

abiertas

inmóviles

me aman.




@Inmalitia, Andrés García. ©
Imagen de Matrioska, unCOMO
leer más   
13
11comentarios 97 lecturas versolibre karma: 101

en tu luna

ese momento
donde
la noche
cae sobre
mi mente
invadiendo
de imágenes
la luna.
hace que
no quiera
cerrar mis ojos.
y disfrutar
de ti
aunque sea
más alla
de tu universo.
leer más   
10
1comentarios 50 lecturas versolibre karma: 112

Porque contigo

Porque contigo
me olvido de mí
y el sol nos cabe en una gota de lluvia.
15
1comentarios 184 lecturas versolibre karma: 117

Verano dieciocho

Allá por San Juan
se juntaron las guitarras,
la brisa y las brasas.

Tu nombre inaprendido
mojaba la arena
blanca de luna vestida.

La noche cerró la puerta
a solas contigo,
los dos en un solo iris.

No hubo palabra alguna
ni gesto que no quisiera
amarnos por dentro.

Éramos lucientes estrellas
al azar abandonadas,
varadas en seco
con el alma empapada
de mar embravecido.

Con la piel viva
nos venía la muerte, a cada instante
renacidos. Las manos
sobre todo, todo sobre nosotros
y el mundo. Sin respiro.

Tuvimos por horizonte
tu boca y la mía
rebosantes de voces perdidas.
Solo el latir de los labios
mostraba caminos a seguir.

Solo los besos
entrecortan el ansiado silencio
de loves sueltos bañado,
esparcidos, llenos
de dichoso destino.

Quisimos volar,
alcanzar la cima de las nubes,
porque no habría más,
supimos que nunca volvería, jamás
sería otra vez eterna.

No supimos que hablar, ni entendernos
siquiera. Éramos uno: un árbol,
un torrente de verdad cristalina;
éramos un hechizo de amapolas.

Cuando al alba las alas se plegaron
te llevaste tu cuerpo entero, tu luna,
te llevaste mis años, mi adolescencia
bruñida y cincelada con tu recuerdo.

Anhelo volver a visitar tu alma
acaso sin luna, mar, sin arena,
sin ti y sin mí, la memoria sola

Tejiendo sábanas de blanca seda
donde etéreos los cuerpos culminen
sin dolor, sin miedo, tantas ternuras.
10
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 115

Salvar el mundo

Me dijo: Vamos a salvar el mundo;
Se maquilló
se pintó los labios.
se peinó

y sí, el mundo se salvó.
14
1comentarios 99 lecturas versolibre karma: 104
« anterior1234550