Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3, tiempo total: 0.008 segundos rss2

Cincelando esperas

Cincelando el pasado relegado,
hollando recuerdos de acero
en un intento de olvidar
las vidas que nunca viví, las que quise,
hasta que los sueños perpetúan
el cristal descompuesto en gotas de sal.

Profeso horizontes sin respuestas,
flanqueado por el dolor,
la indefensión de la cordura senil,
comprender que el camino es solo polvo,
que no hay voluntad, únicamente salidas
donde navegan las inquietudes laceradas.

Exhausto de mi, de la falta de silencios,
aceptar que no hay soles, ni flores,
ilusiones de nuestro arrebato
por alcanzar ése amor, mecenas de hados,
que no hay alas, ni suficiente luz
para tanta oscuridad.

Buscando ésa grieta solidaria,
con la boca llena de palabras desertoras,
del raciocinio, de todo juicio,
derramo mi mirada en ojos ajenos,
renuncio encontrar el puerto donde el fleje
de mi sangre halle el cáliz donde verter
el cielo, la sima más profunda,
para acoger la lápida del olvido adúltero
con una leyenda cincelada en piedra:
“solo espero….”

Amén
leer más   
11
13comentarios 108 lecturas versolibre karma: 102

Todo

Qué sentido tiene todo, si un día este todo se irá.
Qué es ese todo que anhela mi alma,
que añoran mis lágrimas.
Ese todo por el que mi corazón late insatisfecho,
late con dolor, con ganas de saltar al abismo en busca de ese todo.

Quisiera poder convencer a mi sed
que ese todo no es más que un soplo del aire de otoño,
un suspiro de ese ser enamorado sentado en el anden.
No es más que un recuerdo nostálgico
por el que la pena de las almas rotas pagaría con olvido.

Quisiera poder convencer a este ignorante corazón
que el todo por el que lloró no es más que un efímero latido del invierno,
un eterno segundo de la estación de tren donde viaja el amante,
no es más que un frío aleteo del pájaro gris.

Quisiera poder convencer a mi llanto
que ese todo por el que vacía el alma
no es más que una triste sonrisa imperceptible
en el rostro de la mujer que alimenta con sus historias las palomas del parque.
No es más que un desesperado grito de las cartas mudas
que nunca se enviaron,
o no más que el silencio de las que nunca fueron leídas.

Quisiera poder convencerme
que ese todo no es más que una lágrima de la nube
que abraza el cielo en una triste y fría noche de diciembre.
3
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 25