Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 75, tiempo total: 0.015 segundos rss2

Ͼἇ₱ἇ₰ Ðἕ ϾłἕŁØ (Colaboración con @Constanza_Everdeen, @rebkTD, @delaotapia)

Llevaba varias capas de inviernos,
pero se sentía desnuda
cuando la dejaba sin palabras.

Rascando la escarcha de la espera,
cada fonema que ella latía
él la recogía con mimo para guardarla
cual perla en el cofre de su pecho.

Sus labios no murmuraban tanto
cómo lo hacía su piel,
cuando cada poro recitaba una sílaba
en la poesía de su entrega.

Sus manos balbuceaban torpes caricias,
sus ojos tintineaban miradas saltarinas,
el reloj de su miedo incendiaba el tiempo.

Ah! El tiempo...
que hoy me grita su ausencia
mientras mis sábanas se baten en sollozos
y se desmoronan tristes cómo su último recuerdo.

Y vuelvo ...
vuelvo a vestirme de invierno,
a deshojar cada pétalo
que protegía tu lecho...
Y Vuelvo,
vuelvo a ti, a tu recuerdo,
a mi suspiro hecho hielo
que hoy se deshace en tu olvido.

Pero hubo un tramo de cielo, donde yacíamos cercanos al mar,
enredados en lumínica concupiscencia,
corriendo a través de bosques salados, rimando los cuerpos,
el hambre, engendramos la eternidad, vivimos el poema.
leer más   
21
22comentarios 194 lecturas colaboracion karma: 99

Los tres arcángeles

El 29 de septiembre
celebramos esta fiesta
de los tres arcángeles
con clarines y trompetas.

San Miguel glorioso,
de la Iglesia protector,
venciste al maligno
¿quién como Dios?.

El bien contra el mal
lucharon sin cesar,
enviando a los enemigos
al mundo infernal.

San Miguel arcángel,
tu día grande es,
junto con otros dos arcángeles,
San Gabriel y San Rafael.

San Gabriel amado,
mensajero de Dios,
anunciaste a María
el Nacimiento del Señor.

San Rafael bendito,
un fiel compañero,
caminando con Tobías
por peligrosos senderos.

Alabados seáis,
amores alados,
por la corte celestial
y por todos venerados.

Tres arcángeles que están
muy cerca del Dios eterno,
intercediendo ante Él
y pendientes de protegernos.

AUTORA ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
19/4/2016.
leer más   
6
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 75

Enderezando renglones (colaboración con @sarrd8r)

Escribimos desnudos,
a vida y muerte.
En cada verso azulado,
obviando correctas virtudes,
Sólo nos defiende la tinta.

Sin autocorrector
entre cunas de esparto
latidos que dan sentido
al vocablo vida
corazón táctil al amor.

Te encuentro entre palabras,
espaciados y estrellas suspensivas.
En vocales mudas por el llanto,
en cada línea del horizonte.

Eres la excepción a la piedra
compañera de tropiezos,
la virtud de mis silencios,
la brisa que acuna el trigo,
los dedos que mecen mis renglones.

Recitas asonante,
Y es en el eco de tu voz,
donde escucho las mareas
que nos arrastraron a esta orilla,
rebosante de espuma,
de letras antes muertas.

La pluma que bate tañidos
sonrisa crepuscular en la que dormir
la pregunta a todas mis certezas.
Dejaré abiertas mis ventanas
para que descanses en amaneceres.

Si buscamos en la ausencia la disculpa,
las rimas imposibles
serán recuerdo de verdades,
Adormecidos por distantes nebulosas
regresaremos al mismo cielo.

Escribiendo desnudos,
a vida y muerte...
leer más   
13
10comentarios 125 lecturas colaboracion karma: 86

Glu Glu

¿Y si me voy y desaparezco?
¿Soy lo que soy en cada momento?
¿Y si salgo a volar para que la vida se escurra entre mis dedos?
La vida me ahoga y me deja sordo;

Sordo por la ausencia del oxígeno,
Sordo por qué estoy en otro mundo,
Sordo por qué solo veo el cielo,
Sordo por qué creo que estoy sordo,

El chillido de mís huesos y el movimiento de mis vértebras que retumban en este vacío repleto de muerte pequeña.

aún así me acompaña y con mis manos la puedo tomar, salvarle la vida y luego verla volar si llego a tiempo cuando sus alas se secan.

El frío hace que me abrace, transformándose en una brasa caliente al color rojo vivo y si no me muevo evita que me congele, que me altere, que celebre , que recuerde.

Cómo cuchillos te corta la piel, el ánimo y la valentía te demuestra que pueden abandonarte en cualquier momento, y que sólo existen cuando no usas el tacto
De tus pies y tus manos.

Solo contengo la respiración y exhaló poco a poco, cómo si un globo inflase y dejará escapar el aire junto con el ruido insoportable ,
Al abrir mís ojos , las lágrimas se perdieron con el paisaje.
10
6comentarios 64 lecturas versolibre karma: 95

Me acurruco en un sueño

En tus ojos de cielo, nacerán los veranos,
en tu boca de rosa, tus pistilos lozanos,

lozanía que besa, con tus labios mojados,
osadía que abraza, reverdecen mis prados,
lentitud de segundos, atravieso tus vados,
multitud de silencios, griteríos osados,

y en la eterna nostalgia, que acurruca mi noche,
me acurruco en un sueño, que en nostálgico broche,

ha sanado la llaga, los dolores arcanos,
ha curado la herida, con ungüentos robados,
perforado el latido, se ha olvidado el reproche.



~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jun-6
leer más   
24
27comentarios 239 lecturas versoclasico karma: 97

Mil cielos que saben a ti

Suena en la radio
ese tema antiguo,
y la máquina del tiempo
en mi cabeza
me transporta a una era,
a una época;
que sabe a tierna juventud,
que sabe a tantos sueños,
que sabe a esperanza infinita;
y que sabe a ti...

Y vuelvo a sentir el viento
que se cuela por tu pelo,
el aire huele
a tu melena de cabellos rizados,
y el eco de tus sonrisas
y la luz de tus risas,
son todo mi universo
en este instante,
en este fugaz destello
que sabe a la felicidad contigo;
y que sabe a ti...

Se me hace agua el alma,
se me hacen agua los ojos,
y se me hace agua la boca
con el sabor a tus labios rojos;
y surco hasta mil cielos,
al otro lado de tus ojos café,
mil cielos;
que saben a ti...

Se me derrite el corazón,
me tiemblan las manos,
y recuerdo el palpitar de tu pecho
pegado al mio,
el contorno de tu cintura,
el olor de tu cuello,
el aroma de tus anhelos,
y la fragancia olvidada
de mis sueños contigo,
el color de las tardes
que caminabamos tomados de la mano
hasta esa esquina
en ese barrio olvidado,
y vuelvo a saborear tus besos;
que saben a ti...

Y el insomnio que duerme conmigo
se baja de la cama,
y mientras una tenue luna menguante
me acaricia la espalda,
mi vida menguante
se voltea,
y abraza esa almohada vacía;
que sabe a ti...






~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-may-28
leer más   
17
22comentarios 135 lecturas versolibre karma: 89

Burbuja

Por favor
No quiero asustarte
Pero debo lanzar de una bocanada
Aquello que tengo latente
Esta voz tan guardada

Quizás no sea buena agitando
Tierra, fuegos y aguas
Más es en el fondo del café
Donde se leen las almas

Yo guardo los recuerdos
Como hormigas enfiladas
Los catalogo en años,
En sentidos y en puntadas.

Tengo en mi haber un deseo
Poco sentido, y un drama
Encontrar un Cielo urgente
Un refugio, pura calma.

Pero si mis pestañas se deshacen
Y se pierden y me pierdo con desgana
Por favor no permitas que explote
Mi burbuja, como corazón sin su alma.


@Natodg
leer más   
8
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 80

Sueños

Sueños grandes y pequeños sueños
que no tienen alma, que no tienen dueño,
que viajan en nubes o gotas de fuego,
que caen desde el cielo,
en gotas pequeñas, en plan aguacero,
o en grandes tormentas de rayos y truenos.

Algunos, sueños buenos, serenos,
en los que tu eres el rey, el dueño,
del mar y del cielo, señor de los vientos.
Del amor y del fuego, de los elementos,
de las sonrisas y cuentos, vives feliz.
Eres de la naturaleza el aliento, señor
de la algarabía, el silencio y los besos.

Algunos, son malos sueños, de penas,
tristezas, de lugares oscuros,
pesadillas de muerte y perdición.
Infiernos infectos, de rabia y dolor.

Y todos caen hacia el mismo mundo
con distintos nombres bajo el mismo sol,
es el hombre quien cambia el prisma,
quien elige abismo o quien elige amor,
somos amigo mío,
tu y yo.
leer más   
20
10comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 114

Tú, mi religión

La arena del tiempo va enterrando mis tormentos
vientos del pasado desentierran mis pecados.
Entre mis recuerdos mueren minutos ahorcados
porque fueron judas, traicioneros de mi mente.

He sacrificado mi cielo por un momento
para derretir mi hielo en caricias que vende el diablo.
Me he crucificado con clavos que se oxidaron
por ver al cordero que multiplicó mis peces.

Sálvame del fuego. Quiero estar en tus inviernos.
Aunque lo nuestro ha muerto, lázaro ha resucitado.
Tú creas paraísos en mis sueños más preciados
dando aliento de vida a mi corazón inerte.

Cargo con el peso de mi cruz pero los cuervos
quieren sacar mis ojos y observarme derrotado,
pero mi fe tiene más luz que los recuerdos malos
y quedan opacados por los buenos para siempre.

Yo no he sido quien para juzgarte en tus defecto,
ya el prójimo que nos condena se lava las manos
creyéndose los reyes como aquel Poncio Pilatos;
tampoco seré perfecto cuando tu juicio me llegue.

No hay Lucifer ni Satanás que esté en peor infierno
que el de imaginar a tu silueta entre profanos
Ellos creen que las varas miden lo bueno del santo.
Sin un religioso orgasmo no te volverán creyente.

Creamos catedrales bajo sábanas ardiendo,
de un metro cuadrado, pero nos sobraba espacio.
Yo te predique mi amor hasta ver el ocaso,
tu correspondías mi beso sobre tu frente.

Tú me predicabas que abriera mi pensamiento
y las puertas de tu iglesia me abrías, pero despacio.
nunca imaginé que existiría ese hermoso palacio
era el paraíso entre tus piernas y en vientre.

Antes yo me embriagaba con la carne de tu cuerpo
ahora me embriago con el vino para recordarlo
A cambio de mi alma miro de nuevo al pasado
y en esa ultima cena toda tú eras mi banquete.
12
2comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 106

El eco de tu nombre

Mil caracolas repiten
constantemente tu nombre,
y yo en silencio, desierta,
sintiendo su eco en mi pecho,
muriendo en cada segundo.

Hueca y vacía por dentro,
extirpada la alegría
cual espiga de maíz
vencida y seca, rendida
frente al impetuoso viento,
así muero en cada ausencia.

Igual que la duda abrasa
y al incrédulo envenena,
así me voy consumiendo.

Que si no puedo tenerte
moriré viviendo sola,
arrastrada bajo un cielo
que desapacible llora.

En ese eco que repite
constantemente tu nombre,
y ausente de ti… me mata.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/15/escribe-tu-relato-de-abril-iii-el-equipo-
23
26comentarios 182 lecturas versoclasico karma: 104

Del suelo al cielo y viceversa (con @JanaRivera)

Nervios revolotean la mirada viva. La imaginación da vueltas como las hojas de mimosas al viento. Olor a celindo de flores blancas, se fragua la idea de hacer las maletas.

Los cordones de mis zapatos no logran abrazar el encanto de rutas nuevas (y viejas). Mapas y portulanos, cartógrafos en el tiempo soplan la magia del rumbo y mi viento.

Sobre las altas nubes, con mis ojos de águila de acero, encaramado en el milagro tecnológico que da alas a los hombres, flotando entre el acero, el cielo y un lejano suelo; contemplo absorto, los límpidos desiertos, escorpiones y serpientes bebiendo de un sol ardiente, manchas gris oscuro; sombras de cirros, altoestratos, estratocúmulos y nimboestratos.

Mis brazos se hacen alas, y mis vellos son plumas, en este soñar despierto, de mi travesía a un destino con su distinto encanto, con sus aromas a suelo extranjero, con su temperatura de otras latitudes y longitudes en la esfera imperfecta de mi planeta azul.

Del suelo al cielo y viceversa. Mis alas cargan esponjas de humedad, nubes de sueños. Caminos a vista de pájaro, sonrisas al vuelo. De nuevo me calzo los zapatos.

Y bajo por gargantas de ríos con mucho genio, pero que luego se aplacan y duermen, entre deltas, su último sueño. Me derrito entre la miel de los postres que me ofrecen los que apenas tienen nada. Desaparezco entre especias que saltan y trenzan mi boca (y mis ganas).

Besa el mar los linderos que lo separan de la playa, refrescando la arena, acariciándola con sus labios de espuma. Corren los perros dejando cuadrúpedas huellas, y los amos detrás, a ritmo más lento. Castillos de arena donde los niños dibujan sus sueños y fantasías, esculpiendo hermosos recuerdos de esa niñez que el alma nunca olvida.

Un sol primaveral cobija la piel mientras la brisa salada encurte los sentidos. El inmenso mar azul cae profundo en los acantilados de mis ojos, irrigando mis venas de sensaciones líquidas de espontánea alegría. La efímera e imaginaria felicidad de una ciudad costera del primer mundo endulza mi espíritu.






@JanaRivera & @AljndroPoetry
2018-abr-5
leer más   
13
27comentarios 185 lecturas colaboracion karma: 109

La humanidad

La humanidad,
frontera entre el cielo y la tierra,
visión y horizonte.
16
sin comentarios 138 lecturas versolibre karma: 88

Barca de papiro

Osciló tanto entre el Hades y el Olimpo, que sus anhelos se partieron haciendo zig-zag.

Ahora navega errante en una barca de papiro.

Con brillo en los ojos. Entre polvo solar.
leer más   
5
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 81

Lo lamento

Jugué y perdí
perdí una amiga
una pasión.
Jugué sin sentido
sin honor
me jugué lo que tenía
y perdí mi corazón.

Éramos como la luna y sol
tú, viento fresco en la mañana
yo, la oscuridad, la del alba
tú, me completabas
mi amiga amada.

Tú, eras la fuerza del río
Yo las olas en el mar bravío
tú, las estrellas del cielo
Yo, gaviota o gavilán viajero.

Y te perdí,
te perdí, por una bebida amarga
por mi mala cabeza
y unas cuantas palabras.

Y lo lamento, lo lamento
en mi vida, en mis sueños
lo lamento cuando sufro
y no te encuentro
cuando lloro y no te tengo,
y las pocas veces que sonrió
esas, esas, también lo lamento.
leer más   
19
6comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 88

Lenguas de fuego

Lo navegaba,
y me parecía estar viendo el mar
hacerlo de a gotas.
Suaves ondulaciones
al ritmo de la sal de los cuerpos,
color cielo
sobre la superficie respirable
y calor de infierno bajo la ropa;
profundas las bocas
con fondo de espuma blanda
en lenguas de fuego.
leer más   
11
sin comentarios 163 lecturas versolibre karma: 90

Playa de estrellas

Cielo azul, arena blanca,
mar mezclado con brisa,
estrellas blancas de mar
que del sol toman su magia.

MMM
Malu Mora
leer más   
14
12comentarios 154 lecturas versolibre karma: 95

La cura siempre es el mar

Si tu alma besa el suelo,
y ha dejado de brillar,
para remontar el vuelo,
y surcar de nuevo el cielo,
sigue las huellas del mar.

Túmbate sobre la arena,
teje lazos con su sal,
no existe mejor condena,
que ir a desbrozar la pena,
desnudo mirando al mar.

Si el eco de lo vivido,
no te permite avanzar,
si tus sueños malheridos,
cayeron en el olvido,
ven y cuéntaselo al mar.

Si perdiste las agallas,
si has llegado a tu final,
ven a remendar tus alas,
curtidas en mil batallas,
la cura siempre es el mar.
leer más   
6
1comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 74

Siento

Siento, que me achicharro en este invierno,
chamuscado al relente de tus besos,
y sigo, devanándome los sesos
solo por no mandarlo todo al cuerno.

Allí, donde juraste amor eterno,
donde dimos aliento a los excesos,
amando como auténticos obsesos
entre las frías llamas del infierno.

El humo de esas llamas es un velo,
tan negro, que oculta en ellas nuestro ego,
y lo que fue ardor ahora es anhelo.

Siento, como por fin de ti reniego,
siento perder tu sexo, que es el cielo,
y siento, sin ti, dar palos de ciego.
21
4comentarios 89 lecturas versolibre karma: 127

Retazos

Una tela larga y perfecta,
se entrelazaban pedazos de aquella tormentas amargas,
así... como el corazón cuando tiene miles de emociones.
La melodía de aquella canción que hace bailar, que hace cantar.
Nos hace lanzar al viento poesías incompletas, adornadas de carjadas,
nuestras caras desnudas con miradas fijas al cielo que se llevan los huracanes del alma,
dibuja para mi un te amo y la silueta de la nada.
Me quema vivir entre letras porque el silencio es lo que más se oye...
leer más   
14
4comentarios 185 lecturas relato karma: 103

Ciprés

Enhiesto amigo,
eterno vigilante
duerme conmigo.
5
sin comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 72
« anterior1234