Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 60, tiempo total: 0.023 segundos rss2

El eco de tu nombre

Mil caracolas repiten
constantemente tu nombre,
y yo en silencio, desierta,
sintiendo su eco en mi pecho,
muriendo en cada segundo.

Hueca y vacía por dentro,
extirpada la alegría
cual espiga de maíz
vencida y seca, rendida
frente al impetuoso viento,
así muero en cada ausencia.

Igual que la duda abrasa
y al incrédulo envenena,
así me voy consumiendo.

Que si no puedo tenerte
moriré viviendo sola,
arrastrada bajo un cielo
que desapacible llora.

En ese eco que repite
constantemente tu nombre,
y ausente de ti… me mata.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/15/escribe-tu-relato-de-abril-iii-el-equipo-
23
24comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 104

Del suelo al cielo y viceversa (con @JanaRivera)

Nervios revolotean la mirada viva. La imaginación da vueltas como las hojas de mimosas al viento. Olor a celindo de flores blancas, se fragua la idea de hacer las maletas.

Los cordones de mis zapatos no logran abrazar el encanto de rutas nuevas (y viejas). Mapas y portulanos, cartógrafos en el tiempo soplan la magia del rumbo y mi viento.

Sobre las altas nubes, con mis ojos de águila de acero, encaramado en el milagro tecnológico que da alas a los hombres, flotando entre el acero, el cielo y un lejano suelo; contemplo absorto, los límpidos desiertos, escorpiones y serpientes bebiendo de un sol ardiente, manchas gris oscuro; sombras de cirros, altoestratos, estratocúmulos y nimboestratos.

Mis brazos se hacen alas, y mis vellos son plumas, en este soñar despierto, de mi travesía a un destino con su distinto encanto, con sus aromas a suelo extranjero, con su temperatura de otras latitudes y longitudes en la esfera imperfecta de mi planeta azul.

Del suelo al cielo y viceversa. Mis alas cargan esponjas de humedad, nubes de sueños. Caminos a vista de pájaro, sonrisas al vuelo. De nuevo me calzo los zapatos.

Y bajo por gargantas de ríos con mucho genio, pero que luego se aplacan y duermen, entre deltas, su último sueño. Me derrito entre la miel de los postres que me ofrecen los que apenas tienen nada. Desaparezco entre especias que saltan y trenzan mi boca (y mis ganas).

Besa el mar los linderos que lo separan de la playa, refrescando la arena, acariciándola con sus labios de espuma. Corren los perros dejando cuadrúpedas huellas, y los amos detrás, a ritmo más lento. Castillos de arena donde los niños dibujan sus sueños y fantasías, esculpiendo hermosos recuerdos de esa niñez que el alma nunca olvida.

Un sol primaveral cobija la piel mientras la brisa salada encurte los sentidos. El inmenso mar azul cae profundo en los acantilados de mis ojos, irrigando mis venas de sensaciones líquidas de espontánea alegría. La efímera e imaginaria felicidad de una ciudad costera del primer mundo endulza mi espíritu.






@JanaRivera & @AljndroPoetry
2018-abr-5
leer más   
13
27comentarios 157 lecturas colaboracion karma: 109

La humanidad

La humanidad,
frontera entre el cielo y la tierra,
visión y horizonte.
15
sin comentarios 134 lecturas versolibre karma: 88

Barca de papiro

Osciló tanto entre el Hades y el Olimpo, que sus anhelos se partieron haciendo zig-zag.

Ahora navega errante en una barca de papiro.

Con brillo en los ojos. Entre polvo solar.
leer más   
5
4comentarios 50 lecturas versolibre karma: 81

Lo lamento

Jugué y perdí
perdí una amiga
una pasión.
Jugué sin sentido
sin honor
me jugué lo que tenía
y perdí mi corazón.

Éramos como la luna y sol
tú, viento fresco en la mañana
yo, la oscuridad, la del alba
tú, me completabas
mi amiga amada.

Tú, eras la fuerza del río
Yo las olas en el mar bravío
tú, las estrellas del cielo
Yo, gaviota o gavilán viajero.

Y te perdí,
te perdí, por una bebida amarga
por mi mala cabeza
y unas cuantas palabras.

Y lo lamento, lo lamento
en mi vida, en mis sueños
lo lamento cuando sufro
y no te encuentro
cuando lloro y no te tengo,
y las pocas veces que sonrió
esas, esas, también lo lamento.
leer más   
19
6comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 88

"Bajo el techo celeste"

Miro al cielo para perderme,
en un placer delirante,
pido una tarde más para verle,
y en la misma chance abrazarte.

Mis sueños toman forma gaseosa,
blanca, gris en tardes lluviosas,
todo se acomoda bajo la luz de fuego,
que viene a destellar de nuevo.

Da igual que se cercenen los días,
si vuelvo a tener la oportunidad,
de sumergirme en el río de mi sien,
y a través del mismo encontrar la paz.

Inmiscuido en sonidos,
o palpando tu cara frágil,
advierto una sonrisa débil,
víctima de tu encanto versátil.

No puedo prometer una eternidad,
pero podemos vivir al extremo,
dependemos de nuestra voluntad,
podremos degustar ensueños.

así es como lo percibo,
dime qué piensas tú,
da un vistazo a las maravillas,
¿no es de la existencia una virtud?.
leer más   
3
sin comentarios 18 lecturas versoclasico karma: 20

Lenguas de fuego

Lo navegaba,
y me parecía estar viendo el mar
hacerlo de a gotas.
Suaves ondulaciones
al ritmo de la sal de los cuerpos,
color cielo
sobre la superficie respirable
y calor de infierno bajo la ropa;
profundas las bocas
con fondo de espuma blanda
en lenguas de fuego.
leer más   
11
sin comentarios 131 lecturas versolibre karma: 90

Playa de estrellas

Cielo azul, arena blanca,
mar mezclado con brisa,
estrellas blancas de mar
que del sol toman su magia.

MMM
Malu Mora
leer más   
14
12comentarios 142 lecturas versolibre karma: 95

Siento

Siento, que me achicharro en este invierno,
chamuscado al relente de tus besos,
y sigo, devanándome los sesos
solo por no mandarlo todo al cuerno.

Allí, donde juraste amor eterno,
donde dimos aliento a los excesos,
amando como auténticos obsesos
entre las frías llamas del infierno.

El humo de esas llamas es un velo,
tan negro, que oculta en ellas nuestro ego,
y lo que fue ardor ahora es anhelo.

Siento, como por fin de ti reniego,
siento perder tu sexo, que es el cielo,
y siento, sin ti, dar palos de ciego.
21
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 127

Retazos

Una tela larga y perfecta,
se entrelazaban pedazos de aquella tormentas amargas,
así... como el corazón cuando tiene miles de emociones.
La melodía de aquella canción que hace bailar, que hace cantar.
Nos hace lanzar al viento poesías incompletas, adornadas de carjadas,
nuestras caras desnudas con miradas fijas al cielo que se llevan los huracanes del alma,
dibuja para mi un te amo y la silueta de la nada.
Me quema vivir entre letras porque el silencio es lo que más se oye...
leer más   
14
4comentarios 162 lecturas relato karma: 103

Ciprés

Enhiesto amigo,
eterno vigilante
duerme conmigo.
5
sin comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 72

¡Que me llueva el cielo!

¡Cómo me dejas que te piense!
Pedro Salinas

La realidad no es la que viene
sino aquella que aún tiene que llegar.

J.M. Caballero Bonald



Camino bajo cúmulos, racimos
de nubes níveas que proliferan
en un cielo azul, cerúleo
—mientras reste día—.
Una cuña de luna me mira,
ufana sonríe, subida a su palco.
Qué cerca parece que tengo
grandezas lejanas...

Camino pensando que el tiempo
se extingue, no cuando yo quiera
y quiero llevarme la vida conmigo
allá donde vaya.

Camino como si volara
subida a una abeja, dejando el futuro
tendido, sujeto con pinzas
para cuando llegue, presente del todo
y, entonces, lo vea.

Camino conmigo, sintiéndome mía
y del mundo, aparte.
Quedarme a mi lado ha sido un acierto
después del lodo, que darme a la vida
es lo que le debo a este calendario.

¡Que sea lo que sea, que me llueva el cielo!
18
8comentarios 106 lecturas versolibre karma: 105

Tu llegada y tu partida

Con tu llegada
se hizo azul mi ancho cielo.
Con tu partida
oscureció el abismo,
murió aquel verso,
se hundió profundo el mar.
Cesó la poesía.


@SolitarioAmnte / xi-17
leer más   
20
7comentarios 180 lecturas versolibre karma: 87

Detrás-delante

Detrás de cada acción
que inspira el diablo
aparece una primavera muerta.
Rota el ala de una mariposa y
perdido el sol de la mañana,
se incendia el bosque encantado.

Delante de la esperanza
camina un verso de amor.
Galopa el corcel de los deseos,
enmudecen los lirios de rubor.
Una lluvia de luz
empapa todos los sentidos.

Detrás, duerme el pasado.
Delante, un cielo limpio.
13
2comentarios 135 lecturas relato karma: 82

No Obstante

No obstante,
todavía late mi corazón.
Porqué aún en noches
frías y oscuras de tormenta,
existen bellos cielos estrellados.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
4comentarios 145 lecturas versolibre karma: 83

Falso Soneto

De mi vida eres lucero
mirarte, es mi ceguera
besarte, como si muriera
eres mi guía y sendero.

Afinas mi mundo entero
melodía dulce y perfecta
de violín tu figura esbelta
tu carácter de acero y fuego.

Tus lindos ojos, verdemar
le susurran a mis labios
que no te deje yo de amar

Me abrazaré a tus besos
tus suspiros me harán volar
siempre juntos caminaremos.

Juntos nos iremos, moriremos
y en nuestro epitafio pondrá
hasta en el cielo se han de amar.
leer más   
14
2comentarios 151 lecturas versoclasico karma: 75

La última mirada al cielo

Quiso ser dueño de una deidad
pero fue profano pensar escalar
uno a uno un montón de peldaños,
fue un juego insensato
que solo lo dejó repleto de mártires
regados por todo un ocaso pagano.

Tembloroso y convulso
agitó sus memorias para así intentar
encontrar todas esas respuestas
que tanto había buscado en un cielo lejano,
solo encontró innombrables instantes
que se opusieron con dogmas
a lo nunca antes nombrado.

Su cuerpo ahora se despedaza
intentando sostener con una mano
a la única verdad que no lo había traicionado,
es inútil ignorar lo que es más que evidente
se encuentra desnudo en un instante
ante las mismas preguntas de siempre.

Todas sus preguntas añoran un minuto de silencio
todas sus dudas ruegan sentir únicamente la soledad
solo le basta con poder escuchar
solo le basta con observar a la luz
que ilumina a todo lo que quiere brillar,
su esperanza y angustia siempre tendrán
su fortaleza segura,
porque nunca más su confianza
podrá ser reducida a ruinas.

Solo le basta con dejarse amar
y encontrará la paz
que tanto en silencio
ha implorado a escondidas.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
17/09/2017.
13
2comentarios 325 lecturas versolibre karma: 84

Jade

Ingobernable anhelo:
¡esa oquedad que en mi alma siento!
Atiza el sueño mi desvelo,
Trasiego: surco el cielo y lo veo.

Somos jade:
unidos entre vetas verde y blanquecino.
Colores prendados
en receptáculo deseado.
Tonos en mutuo amor versados,
ángulos con broche lacrados.


Marisa Béjar.
leer más   
12
6comentarios 100 lecturas versolibre karma: 83

Venida Abajo

Fue mucho antes
ave pasajera.
No descendía nunca
para pisar la tierra

Pero llegaron los hielos
corroyeron las plumas
y ese fue el quebranto
que dónde se acuna.

Se abrieron las llagas
con la piel desnuda
lo más duro es la piedra
con su frialdad de luna

Le dió cobijo el barro
silenció sus quejas
fué calmando el llanto
se quedó muy quieta

Alguna vez mira las alas
culebreando el cieno,
pero el temor la embarga
le tiene miedo al cielo.
leer más   
16
6comentarios 146 lecturas versolibre karma: 77

Canción cerúlea

"Alzo los ojos y los pierdo en el ubicuo azul"
Jorge Luís Borges.

A Celia.

Llueve, llueve, milagrito oportuno,
Salpica mi alma de humor celeste.
Pinta, pinta el éter, que destiñe,
Que tú eres cerúlea
Eres cielo
Eres Celia.

Un jilguero trompetea en mi oído
"No quiero ser abrileño,
No quiero ser amarillo"
Pinta, pinta al jilguero, que lo pide.
Que tú eres cerúlea
Eres cielo
Eres Celia.

La luna se desliza por mi ventana,
"Quiero ser turquina, poeta, intercede"
Pinta, pinta la luna, que lo exige.
Que tú eres cerúlea
Eres cielo
Eres Celia.

¿Y qué hago yo, incoloro, triste?
¡Ay, Celia, quiero ser zafiro!
"Enciela, enciela al poeta", que gime.
Quiero ser plenilunio,
Ser jilguero,
Ser cerúleo.
leer más   
12
15comentarios 141 lecturas versoclasico karma: 75
« anterior123