Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 80, tiempo total: 0.020 segundos rss2

Que la noche

Que la noche
nunca llegue.

Que la noche
no se vaya nunca.

Que la noche
nos susurre deseos
envenenados con bajas pasiones.

Que la noche
abrace nuestro azul
con luces de media luna
y llena de estrellas.

Que la noche
dibuje en su aire
nuestros sueños
y ni el rocío los empañe.

Que la noche
se cruce
colmada de un mañana
que bese
el para siempre más sincero.

Que la noche
nos señale la puerta correcta
y el sendero más despejado.

Que la noche
no duerma
y nos mantenga
con los ojos cerrados.

Que la noche
de rondas
con niños alados
saltando y cantando.

Que la noche
nos explique
el miedo más profundo
y nuestro reflejo en él.

Que la noche...
Que la noche...
Todo lo pedimos a la noche
y la noche cumple
sin preguntar siquiera,
sin sospechar
que nosotros,
somos todo lo que oculta
y hace a su oscuridad.
leer más   
10
8comentarios 162 lecturas versolibre karma: 83

À Paris

En la vieja pero modernista ciudad de París Jacques Michel caminaba a su departamento aquel día cercano al mes de marzo muy distante de aquellas épocas, caminaba muy distinto a como lo hacía antes, en este tiempo Jacques caminaba lento y pausado, relajado sin presión por la hora, sin apuros por las responsabilidades, se deleitaba a ver los prematuros retoños de la primavera y se fascinaba cuando éstos envejecían y alfombraban las aceras. Jacques sonreía despreocupado, cuando miraba hacia arriba y apenas un rayo de sol que salía de entre las nubes le acariciaba la cara, por su mente sólo pasaba esos pensamientos de la actualidad, solía ir al parque cercano a su departamento para sentarse a leer no importa a través de cual medio tecnológico fuera, palpaba la calma, sentía el escaso viento, veía al cielo y a pesar de aburrirse del clima templado y extrañar al sol disfrutaba muchísimo el tiempo que pasaba en ese invierno.

Jacques Michel estaba solo, pero se sentía acompañado, salía y regresaba en aquella hora del día que parecía desierta, caminaba pasando por la Fuente de la Concordia y su agua lo salpicaba, veía a los autos pasar y recordaba tantas cosas, tantas banalidades que alguna vez lo preocuparon y sentir que era el fin del mundo cuando era joven, inexperto y hasta estúpido, recordaba con nostalgia y hasta con tristeza, tantos amigos, tantos años, tantas vivencias, su época pasada. Pero en ese momento estaba viviendo una maravillosa época, seguía en la flor de su vida siendo joven, siendo aquél día más independiente de lo que había sido ya en sus precoces años, se veía y se sentía atractivo, muchos personas se le quedaban viendo y hasta le hacían halagos, guiños de ojo o sólo miradas sugerentes.

Estaba feliz, estaba en su momento, era profesional sin dejar de ser aficionado, era escritor sin dejar de ser apasionado, sensual o a veces disparatado, había cumplido la premonición de su madre de descubrir algo extraordinario, hacia ejercicio para estar sano y no para alimentarse el ego ya eso no le importaba. Estaba tranquilo no tenía amargura y quizás eso era lo que en él más resaltaba, se reía a carcajadas, sin estar de luto se vestía mucho de negro y usaba sobretodos ajustados, si tenía mucho por aprender pero ya tenía bastante aprendido.
3
sin comentarios 20 lecturas relato karma: 48

Pintaré

Hoy pintaré de colores
mis pupilas apagadas
para que cuando me mires
te enamore mi mirada
y puedas nadar en ellas
a través de la alborada
que abrirá un arco iris
en el cielo de mi alma
donde mi amor será tuyo
y tu risa mi esperanza
cuando juntos caminemos
en la inmensidad soñada
que besará nuestros besos
y rimará nuestras ganas
entre versos de deseo
cuando me digas te quiero
mas allá de las palabras.
leer más   
11
3comentarios 203 lecturas versoclasico karma: 66

Besos

Besos que desafien el tiempo,
Besos que nos lleven al cielo,
Besos en medio del frio para,
embriagar el alma de calor.

Besos que terminen en un dulce
sabor de boca,
Besos que rompan la distancia,
Besos que enloquecen la razón,
Besos que agitan el corazón.

Besos que nos lleven a mirarnos
con ganas de más,
Besos que hagan el amor y se
fundan en la complicidad del silencio.

Desarmame a Besos,
Por que cuando hablas te deseo,
Y en tu voz cariño mío me pierdo.

Por eso quiero de esos Besos...


Tiarē
leer más   
7
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 65

hablar (contigo) de poesía

Te he dicho ya
que escribes muy bonito
cuando besas?

Que tu mirada
da forma a mi cuerpo
como si fueran tus manos?

Que me encanta el azul
de tu voz
cuando me roza la lengua?

Te he dicho alguna vez
lo bien que te sientan
las arrugas de mi cama?

Y lo lejos que queda
tu ombligo de mi boca?

Y eso...

que a ver si un día de estos
nos vemos y hablamos de poesía
leer más   
15
4comentarios 82 lecturas versolibre karma: 85

Te Amo

Te amo a ti, y a tus sonrisas
Amo tus lagrimas y tus alegrías

Te amo cuando estas dormida
Cuando despiertas, y cuando me miras

Te amo cuando estas callada
Cuando me observas, cuando suspiras

Te amo cuando me hablas.
Cuando escucho tu voz al mediodía

Te amo cuando caminas
Meciendo tu cuerpo cual bailarina

Te amo cuando te tengo lejos
Y lo hago porque me inspiras

Te amo cuando estas contenta
Cuando estas molesta o resentida

Te amo porque me gustas
Estés desnuda o estés vestida

Te amo cuando me tocas
y unes tu cintura con la mía

Te amo cuando miramos las estrellas
a la plena luz del día

Te amo en las noches frías
y también en las mañanas tibias

Te amo porque eres buena
Buena esposa, amante, amiga

Te amo porque te amo
y dejar de hacerlo, no podría.
12
5comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 89

Mi suerte

A veces pedimos millones de deseos a esas velas que llevan los años que nos hemos restado de vida, a esa candela de San Juan que supone ser tan mágica, a las estrellas que nos pasan tal y como lo hacen los días…

Lo reconozco, yo también lo hago…pero todos los días de mi vida. No hay un día en el que no pida un deseo y, para mi suerte, uno de ellos siempre se cumple. Ese deseo tiene nombre, apellidos, la sonrisa más preciosa del mundo y todo el cariño que necesité algún día y…necesito.

Hablo del deseo de mi día a día, de mis ganas de no pasar ni un solo segundo sin perderme con ella, de esas horas mirando sus fotografías, de esa necesidad de comerla a besos, de darle un beso por cada segundo que estuve sin ella.

Aproveché cada oportunidad…Le pedí deseos a la luna, a las ráfagas de las luces de los coches que entraban por mi ventana…ignorando lo que era. A cada gota de lluvia que cayó sobre mi, cada paso que di, cada letra que leí y cada sueño que tuve.

Pedí tantos deseos que conseguí ganar esa lotería del destino llamada ‘suerte' y… ahora que la tengo…Puedo decir que ella es la suerte de mi vida.
5
6comentarios 27 lecturas versolibre karma: 57

El cuadrilátero

Sentir como sus manos recorren mi espalda, vértebra por vértebra, con esa suavidad que lo caracteriza, es la sensación de éxtasis más sublime que conozco. Sus besos, llenos de dulce ternura pasional me elevan al límite de lo deseado. Su enorme cuerpo me abraza en erotismo único. Recorre con su boca toda mi piel. Al detenerse entre mis piernas, me voy abriendo, entregando como si nada existiese en ese tiempo ni en esa habitación. Solo siento placer, me siento húmeda, empapada de esa mezcla indescriptible que emana el cuerpo cuando se juega en un cuadrilátero como lo hacemos nosotros.
Olores dulces, fuertes, e intensos invaden las sábanas. Manos que se enlazan en el pelo, acariciando el cuello. El calor de su boca detrás de mi oreja me hace vibrar convulsivamente. Abro mis ojos para ver el placer en su rostro. Milagrosamente iluminado, rodeado de una fuerte luz, me muestra su goce. Apenas escucho su voz, por momentos esboza sonidos de disfrute. Me siento encima, para que entre en mis entrañas. Se acrecientan los movimientos. La pelvis no para. Parece que tiene dinamismo propio, danza y danza en forma circular, con él dentro se siente completa.
Besos, caricias, movimientos imparables, miradas que hablan, aromas únicos del éxtasis, gemidos de placer… Dos cuerpos unidos en la dicha del sentir. Explotan en entrega, en ese dar y recibir, en su leche dentro mío, en sonidos guturales semejantes a los de un animal en celo. Ausencia de palabras, regresión a un estado natural, a un estado de inocencia, donde solo es la vivencia de los sentidos de los cuerpos.
Fuego. Fuego difícil de apagar, fuego que se enciende una y otra vez en nuestras vísceras. Esencia de la vida. Deseo.
Deseo de vida, que enciende y nos ilumina cada vez que se da esa mística unión carnal.
Ceremonia, ritual del cuadrilátero, centro del amor, el goce y la entrega. Círculo de la vida y de la muerte.
Cada encuentro lúdico es un morir y un renacer, un permanente fluir de energía. Es la vibración de cada célula que nos integra. Solo sentir. Solo escuchar. Luego nos invade la muerte y la plenitud. Quedamos llenos de vida, de luces, y sonidos liberadores.
Al bajar del cuadrilátero… vamos al baño, nos lavamos, luego nos vestimos, cruzamos dos palabras tratando de volver al presente, nos conectamos con la aburrida, rutinaria y agobiante realidad cotidiana, miramos los mensajes en el celular, como si algo importante hubiese pasado en el mundo y nosotros inmersos en nuestro éxtasis nos lo hubiésemos perdido, miramos la hora, y una vez listos, salimos a la calle.
En la puerta, nos despedimos con un beso en la mejilla, al igual que dos buenos amigos que salen de tomar un café en el bar. Y volvemos a ser los de antes. Solo que algo distinto perdura en ambos, dentro nos vamos iluminados del más bello goce de la vida que pocos se atreven a dejar que los invada. Le temen. Es el mismo aire que entra en nuestros pulmones en cada inhalación, y el mismo sorbo de agua que entra en nuestro organismo cada vez que la bebemos, es el éxtasis del deseo, sin duda el único motor de la vida.
Esperando un nuevo encuentro, transcurre mi existencia…
leer más   
4
sin comentarios 97 lecturas relato karma: 46

Deseo primaveral

Quizás tú estabas
en mis largos sueños
del frío invierno
de mi extenso letargo.

Supongo que te odié
en mis despertares
en cada luna llena
que estabas ausente.

Puede que deseara
en mi interior
tu cálida gracia
replicando vida.

Tal vez, tu llamaras
en mis desvelos
al calor temprano
de mis fantasías.

Posiblemente te amé
en mi anhelo
del alegre brote
disfrutando su salida.

Sospecho que dibujé
en mis pensamientos
los finos paisajes
de coloridas flores.

Creo que recelaba
de mis escuchas
de dulces melodías
de nidos ocupados.

Imaginé tu llegada
llamando a mi puerta
vestida de largo
para lucirte en tu fiesta.
leer más   
13
2comentarios 56 lecturas versolibre karma: 75

Mentiras

No le he de contar a nadie que te vi,
Que te vi y me sonreiste, que me preguntaste qué había pasado conmigo después de haberme ido, que me abrazaste con cariño, que caminamos juntos como antes, que contamos la misma historia para reír como en esos días, que ahora eres más grande, que sentí paz, que te esperé en la misma esquina de antes, donde ahora no estás ni llegaste, tampoco diré que todo es mentira, que sólo te he visto en sueños y que sigues en el mismo recuerdo donde te dejé...
leer más   
10
3comentarios 89 lecturas versolibre karma: 80

Pide un deseo

Como cuando llego a casa
Y al abrir la puerta ,
Siento tu olor,
Espero un Segundo,
Respiro hondo
Y lleno mis pulmones de ti.

Entro y estàs ahi!!

Miro tu cuerpo desnudo
Pasear de un lado a otro de mi mundo.

Y és que eres tan endemoniadamente bonita,
Què mis ojos se vuelven pecado,

Y escribo mis deseos hechos poesia en tu piel,
Por si al mirarte al espejo,
Té da por hacerlos realidad.
leer más   
11
5comentarios 49 lecturas versolibre karma: 85

La Paloma

Llegó la paloma a la fuente
a beber del agua clara
y se encontró que no había
más que solo fría escarcha,
y la sed cegó sus ansias
sobre la piedra rajada,
y se sintió primavera
entre flores deshojadas,
como estrella de la noche
que con el alba se apaga,
o mariposa inocente
que en la luz queda atrapada,
y quiso emprender el vuelo
pero ya no tenía alas,
se habían quedado rotas
por querer beber del agua
de la fuente del deseo
que cada mañana muere
en el desierto del alma.
leer más   
13
3comentarios 144 lecturas versoclasico karma: 84

He vivido

Una lágrima, se acaba mi tiempo
¿eres la muerte? te deseo.
Belleza de espinas, se duele mi cuerpo
Yo ya fui niño, hombre y viejo.
Soplé mis velas, pedí mis deseos,
volé una cometa, gané mi dinero,
fui también pobre, dormí sobre el suelo,
bebiere mis sueños, corazón de cemento.

Amé a 100 mujeres, viví del recuerdo,
volé contra el viento, supe de lo feo
y también de lo bello.
Salté hacia el vacío hacia un dulce sueño,
sólo silencio, sólo tu cuerpo, sólo tus besos,
la flor de tu boca, tu espacio secreto,
cuanto te quise mi renglón derecho,
mi único verso, cuanto te quiero.

Y ahora me despido,
me olvidáis y os olvido,
subiré en su caballo
sellaré mi destino.

Poned en mi tumba
vivió y fue vivido.
leer más   
12
7comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 81

Polizontes

Nos damos la mano muchas veces.
Abrimos heridas y besamos cicatrices
antes de empezar la demolición
emocional.
La capa de sentimientos
empieza a no saber hacernos invisibles
y a los ojos de una vida que soñamos desfigurada
aun siendo nuestra viga principal,
somos polizontes del deseo,
del amor,
de los besos marcados a fuego.

Resbalamos impacientes
por las paredes dibujadas a tientas,
en una oscuridad que nos protege
de ojos disuasorios,
escondiendo los rostros tras los libros
que llevan de algún modo nuestros nombres.

Somos un error demasiado bien hecho
que planea amenazante y atractivo;
canto de sirena,
puerto prohibido
que viste las mentiras de inocencia.

La culpabilidad se ríe en nuestros ojos
mientras las almas lloran asustadas
en ese derrame incontenible
que se deleita con los hermosos destrozos.

Vivimos en un silencio sepulcral,
en una voz que acaricia las entrañas,
en una pasión que nos llena los vacíos
con una mano escondida en la espalda.

Y antes de llegar, ya nos hemos ido
en un hola que nunca se ha dado
y a cuestas de un adiós que no tiene final.
leer más   
11
13comentarios 124 lecturas versolibre karma: 96

Por nada

Siempre que preguntas
del porqué te miro,
veo a las respuestas
tendidas en hilos,
colgadas de un techo
que es como un vacío,
y no me decido
cuál de ellas elijo.

Te miro porque en tu cuerpo
yo descubro los secretos,
los acordes que despiertan
en mi vientre los deseos,
las notas elementales
subsumidas en mi instinto,
los arpegios ancestrales
que perduran en mi sangre.

Si te miro es porque se abren
en mi mente las ventanas,
y me pierdo en la espesura
del embrujo en tu mirada,
y se borra el pentagrama
desafino y desatino,
y se escapa la cordura
te imagino y me imagino.

Siempre que preguntas
del porqué te miro,
sé que intuyes la respuesta
solo esperas que lo diga,
acomodas tus cabellos,
de reojo ya me miras,
solo falta que dibujes
en tu boca una sonrisa.

Siempre que preguntas
del porqué te miro,
yo me pierdo en tu mirada,
y a decirte solo atino:
… por nada

@mello
leer más   
10
4comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 76

Deseo

En estas estancias grises donde vivo
me pesan las horas, deseando veo a veces
las puertas cerradas, esperando un milagro
se abra una de ellas y estés.

Quizás no existe ella, o no llegue a
encontrarla. Será aun mejor así.

Ese deseo resplandor
sea para mi triturable.

Ese deseo dentro, no se
que cosas expondría de
nuevo.
Otro descalabro, otro adiós no pensado,
brusco, huracanado encima sobre nosotros,
ése no es nuestro camino.

Buscando abrigo en la huida.
leer más   
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 63

Justo en medio

Se desliza por los días la insensatez
de las personas enamoradas.
El dolor y el querer forman parte del entreno
en el que deben pasar la mayor parte de los días.
Los miedos, las tendencias suicidas de las emociones,
los besos a ambos lados del cristal
que todavía saben a misterio.

Pero somos dos.

-Somos? Dos?-

Yo sólo tengo un corazón que mantengo alejado
de una sombra inexacta
que supura placeres y remordimientos.
En qué momento dejamos de ver
más allá de lo que marcaba el deseo?
Unas simples letras y el derrumbe preciso
justo en el momento
en que se veía vacío el lecho conyugal.
No tenemos argumentos,
no hay excusa
para defender nuestra postura;
hay sentimientos con vida propia
y vidas sin sentimientos;
para mal o para peor,
nosotros estamos justo en medio.
leer más   
16
11comentarios 74 lecturas versolibre karma: 83

Morderte

Se han disipado veintisiete palabras
más allá del infierno.
Y te echo de menos.
Pero eso no tiene importancia
salvo en los pensamientos que dibujo
con cierta distancia.

¿Tienes un espejo donde pueda verte?

Las olas de la noche me han nublado los ojos
y los cimientos de la mañana han caído
en el pesado abismo de las horas lentas.

La piel escuece.

Me carcomen las ganas
de morder la manzana
agarrada entre tus dientes.
leer más   
13
12comentarios 61 lecturas versolibre karma: 80

Mágica Luz de Luna

¿Qué locura me infundes
Con tu particular influencia
Que me lleva al delirio
De noches claras,
Al deseo de viajes místicos
Hundiéndome
En la inmensidad del tiempo sin retorno?
¡Luz de luna!,
Mi mágica presencia…
Mi más poderoso hechizo…

Pócima de deseos...
llueve sobre mis lágrimas
y baña mi taciturna humanidad
con los suaves rayos
de tu poderosa influencia...
leer más   
6
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 48

En ese lapso de tiempo

Sumergirme en agua
y torcer toda la rectitud
agarrada a mis dedos.
Dentro de mí,
esa lucha de nobles:
el mar y la memoria,
como enemigos dobles;
esa guerra aturdida
de adoradas pasiones.
Derroche de asombro.

Saberte es una trampa
para el presente roto.
Y al margen del todo,
en tu bravo azul se pierde
el aroma de miel
de mis propios inventos.
Demasiados demonios juegan con nosotros.

-Hazme el amor en silencio
en ese lapso de tiempo
en que cierro los ojos-

A merced del viento,
amamos lo indecible en un intento
de caminar sin destino con los pies del otro.
Pero por mucho que andemos,
estamos hechos de miedo y azoro,
y siempre nos caemos demasiado pronto.
leer más   
10
5comentarios 138 lecturas versolibre karma: 78
« anterior1234