Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Otoño

Qué inconstantes somos,
que adoramos al otoño,
por sus gamas de marrones,
por sus ocres y dorados.

Pero no vemos que esconde
las anarquías del daño.
Que en las uvas de septiembre
mató cruel al verano.

Amigo de los difuntos
y adoradores de tumbas,
hace que todo se pudra
con fría y húmeda saña.

Nihilista de la vida
y enemigo de la gracia
de las mieses del verano
nos va llevando a la nada.

Hacia el hielo del invierno.
Hacia las nieves heladas.
leer más   
15
8comentarios 123 lecturas versolibre karma: 83

Garzas Doradas

Años
que pasan sin revuelo.
Días
que acaban con mi vida.
Un llanto
que habrá de terminar así...

Canto
sin esperanza afable.
Sueño
con terminar el sueño
que nunca
vi al despertar.

El vuelo
de garzas doradas
me invita a reposar.
El cielo
me dice no hay tiempo
para descansar.

Vidas
que disimulan risas.
Cuentos
que inventan su futuro.
Un llanto
que habrá de terminar ahí.

Cantas
sonidos inefables.
Mueres
por disfrutar el sueño
que nunca
vas a formular.

Vuelas en garzas doradas
sin aire que sentir;
El tiempo
que borra las almas...
Se olvidarán.
leer más   
9
3comentarios 80 lecturas versolibre karma: 80

A la Orilla del Mar

En algún lugar de una playa
de olas blancas y arenas doradas
él está mirando el mar.

Mientras observa a las gaviotas
volar en el horizonte azul
espera el atardecer
para ver salir las estrellas
y que sus miradas
pueda unirse en una de ellas.

Impulsará la brisa
sus besos, sus sentimientos
dejando estelas
de espuma blanca
sobre el azul del mar

Ella sabe que sus besos
encontrará en la brisa
y sus amantes versos
entre las olas del mar.

Mientras observa
el azul del cielo
siente el frío viento
ve de las olas el vaivén
caminando por la orilla
de la playa desierta
se pierdo en sus pensamientos.

Mientras al otro lado del mundo
en algún lugar de una playa
de olas blanca y arenas doradas
él está observando el mar

Esperando que sus besos
sus sentimientos, la brisa
y las blancas olas le llevarán.


MMM
Malu Mora
leer más   
9
5comentarios 117 lecturas prosapoetica karma: 73

Renacer

Renací de las cenizas, del fuego,
los recuerdos de las pesadillas y los sueños,
ahora soy un hombre vivo,
atrás quedó el hombre muerto.

Atrás quedó el hombre ahogado
en el rojo oro líquido de Baco,
el mendigo entre cartones,
el que dormía bajo cielo estrellado,
aquel que prefirió morir en algún banco,
no supo vivir, quiso coger el dorado.

Perdí la cabeza, era como las bestias,
entré en el infierno, cabezas cortadas
con dientes afilados, bichos volando,
atado con cuerdas, aullaba en tinieblas
luces, tubos, agujas en las venas,
hombres que hablan, sujetan mi cuello,
siento el acero, algo me penetra,
líquido caliente entra en mis venas,
mi corazón se acelera, vomito de sangre,
vísceras, todo hacia fuera, reviento,
reviento por dentro, de repente me duermo.

He renacido, sólo la belleza me interesa,
ahora siento los colores de la primavera,
al pájaro que vuela, la lluvia en la pradera,
tus ojos verdes, tu mirada de locuela.

Tus piernas infinitas, la seda de tu piel,
tus labios como fresas, tus besos de miel,
tus pechos, mi dorado, al final llegué,
envejeceremos juntos, contigo moriré.

Y aún después de muerto te querré
porque me has dado la vida,
nunca imaginé que todo lo perdido,
lo recuperé, con el amor de una mujer.
leer más   
13
5comentarios 70 lecturas versolibre karma: 61

No la Detengas

No la detengas.
No la detengas.

Permitirle expresarte su amor
vísteme de flores el camino
por donde llegar a ti.

No la detengas.

Abrázala con lunas de miel
para que tus ausencias
que dejaron tonos diferentes en su piel,
arrugas buscando el maniquí de su vestido
los genes del recuerdo los envuelva.

No la detengas.

Toma el brillo de sus ojos
al pensarte
destéjelo en pedazos
conviértelo en oro de estrellas
para arropar
vuestras noches.

No la detengas.

Cuando sientas
latir su corazón
ábrelo en corona de espinas
sobre tus sienes
y escucha el mensaje de los dioses.

No la detengas.

Llora con ella sus miedos
y los tuyos
naveguen en la sal
poliniza-dora
de tiempos dorados.

No la detengas.

Percibe el murmullo
tembloroso de su piel
la magia de su aliento volcánico
susurrando en tu oído
y derrumba esa coraza
que te mantiene alejado
del centro de tus silencios.

Y si aun así decides detenerla,
su ternura se convertirá en glaciar
su calor incendiará los campos
su miedo se esconderá en las piedras.

Quedaran los dos
sumergidos
en los océanos de una muerte
que quiso celebrar la vida.

Margelia Oviedo.
Venezuela. Trujillo {0x1f30c}
leer más   
4
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 35

Quédate

Aun no partas


El país
Donde nacer decidimos
Te reclama
Llora a gritos
Para que devuelvas
La mirada
Al vasto horizonte
Donde plantaras
Con tu arte
La sangre de Cristo
Derramada
Para purificar
Las memorias de dolor
De tu gente.

Es aquí donde coronaras
La antorcha de tus triunfos
En cada escultura con vida
Abrazada al cosmos
De tus ideas,
Vitrales imaginarios
Que cubren con rosas
Visiones borrosas


Luego que expandas
Tus creaciones
A lo vasto y ancho
De nuestra patria…
Entonces parte
Ve por el mundo
Diciendo
Vengo a compartir
La sabiduría
Que inspirado
En mi tierra
Cree


Si decidieras
Quedarte
Prometo
Acompañarte
Aprender
Caminar
A tu lado
Y regar
Los campos
De lunas doradas
Cada noche.
leer más   
4
sin comentarios 69 lecturas versolibre karma: 37