Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 127, tiempo total: 0.007 segundos rss2

La historia de una chica y un café

Por Riberpa



Capítulo 1 Génesis


No más de veinte minutos habrían pasado, se había ido tal vez para siempre, y ya empezaba a recordar que todo había empezado en ese increíble tres de agosto de hace cerca de dos años, el destino cruzó una delgada línea y en medio de mi incertidumbre apareciste; recuerdo que yo venía en malas condiciones precisamente porque no eran mis mejores días, las presiones y la soledad habían cobrado y afectado mi salud.


Realmente era incomodo sentirse en ese desequilibrio físico y emocional, fui sin más aliciente que cumplir un requisito más, recuerdo estar ahí sentado esperando sin sentido, al oír mí nombre gire con algo de desidia, pero inmediato mi rostro cambio, está viendo aquella persona que se accidentaba en mi vida y colisionaba frente a mis ojos, ahí estaba esa figura menuda, normal dirían muchos, pero cuando mire sus ojos algo me atrapó; sólo lo descubriría tiempo después.


Camine a su lado durante un corto trayecto las primeras palabras cruzadas fueron como un libreto poco profundas, diplomáticas, pero poco a poco me entró el afán de hablar, tal vez tome la iniciativa tratando de agradar por aquello de la primera impresión, buscando crear un lazo que desde el principio mi corazón sintió que se anudó en mí, el tiempo relativamente voló para mí, parece que hubiera desaparecido el resto de escenario.

Sería presumido pensar que tú correspondías desde esa primera cita sólo mi imaginación desbordada de emoción lo recreo, hacía rato que no me sonreía la vida y ese día tuve la suerte que uno no busca, sino que te encuentra. Aterrizado en mis recuerdos vi correr nuestra historia y esa primera conversación corrió dejando en mi la sensación de un querer más.

A veces nos pasa esa incómoda situación de tener sensaciones inexplicables, irte, pero desear volver tan pronto como se pueda, tal vez existen esas diosidencias que se colocan tú camino para hacerte menos pesado el viaje y empiezas a preguntarte qué enseñanza habrá detrás de estas experiencias a la que llegas cuando menos piensas y cuando tus velas se han ido apagando poco a poco.


Capítulo 2 Añoranzas.

Hoy me fui con esa sonrisa que esa “extraña” me regalo a mi otro extraño, esa delicadeza envuelta en una flor de mujer donde cada palabra que brotó me llevo a la tranquilidad, había olvidado que, si hay gente hermosa y que el empaque es engañoso, había luz en tus ojos y ahí me conecte pensando en que los próximos días fluyera en mi un ángel capaz de corresponder ante tantas dádivas que entregabas a borbotones.


Esos días anteriores a nuestro nuevo encuentro estuvieron plagados de recuerdos, de contar los días esperando retomar nuestra conversación y con la esperanza de seguir reconociendo en ti aquello que había tratado de buscar con algún desespero durante varios meses , en donde soñaba frecuentemente en disfrutar de una conversación y que esta fuera tan lenta como pudiera , alargando cada minuto y sintiéndome afortunado porque estarías ahí para recibir mi sonrisa, con una empatía perfecta y así aprovechar cada uno de esos espacios que me regalaras.


En esas noches pensaba como este sentimiento naciente e ilógico debería manifestarse y en mi mente se cruzaba varias opciones que iban desde unas señales de SOS desesperadas de que te fijaras en mi de manera perentoria hasta pasar desapercibido y solo dar ligeros toques de estas sensaciones que iban creciendo; la noche anterior a nuestro nuevo encuentro me sentía como aquella oruga queriendo convertirse en un abrir y cerrar de ojos en una mariposa amarilla en un mundo lleno de color , sin embargo decidí colocar pies en tierra y reconocer que si bien desde niño me habían vendido la imagen del amor a primera vista esta requería de algo más y lo iría comprendiendo en el camino que me esperaba.


Capítulo 3 Conociéndote


La mañana estaba fría, si bien llovía copiosamente podía ver la gente caminar rápidamente , doy un giro a mi pensamiento he intento imaginar que cada uno de ellos vive su mundo y está pensando en las horas por venir , en sus anhelos y metas de ese día; yo por mi parte venía con esa ansiedad que había tenido los días anteriores, con un solo objetivo confirmar si esa conexión primaria y básica que sentí era real o parte de mi imaginación, de nuevo volví a la realidad y seguía caminando , apresure el paso dando zancadas más grandes y volví a sentir frío en mis manos y ansiedad en mi corazón.


De un salto nominalmente entre al edificio me anuncie y espere con impaciencia el encuentro, por un momento me quede absorto y de nuevo reacciono cuando alzo mi mirada y la vi acercarse hacia a mí, como si me conociera de siempre me saludo con un gran don de gente, sin embargo siempre guardo la formalidad que ameritaba la situación, a pesar de ser la segunda vez que coincidíamos nos sentimos cómodos como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo , sentía una buena energía y esto era signos de un buen comienzo para seguir escribiendo letras en el libro en blanco que no había obsequiado el destino.


Hasta ahora me había referido a ella como esa figura menuda y realmente quiero guardar en mi memoria fotográfica tu rostro el cual contemplo de manera directa y en especial esos dos puntos de guía que son sus ojos , he de decir lo que primero vi fue una sonrisa permanente que uno no olvida, vas irradiando luz con una actitud que pocas veces uno ve, más qué describir lo físico de tu belleza admiro lo que inspiras , me llevas a soñar y no queda otro camino más que agradecer a la serendipia que me permitió conocerte, aquí y ahora estoy seguro que si fuera por tu sencillez dirías holas no crees que estas exagerando ? y yo simplemente tendría que decir que pude ver más allá de lo que vieron los demás.


A ratos quisiera describir todo lo que pasa en mi cabeza cada vez que se generan estos encuentros que he de reconocer se presentan por un tiempo limitado y que son de obligatorio cumplimiento pero que disfruto como si fueran libres y espontáneos, me llena el alma de fe, de un sí se puede y de creer que la vida vale la pena vivirlas gracias a la existencia de seres humanos que van regando enseñanzas como semillas con la esperanza de aportar a la vida de cualquiera de nosotros, hoy salgo convencido que sin importar este final ya dejaste huella en mí.


Capítulo 4 La despedida


Así fueron pasando esos sesenta y cinco días de cercanía en donde cada reunión se fue acrecentando sin explicación alguna un afecto inusual que me llevaba a sentirme pleno y a desear día tras día volverte a ver esos sesenta minutos en los cuales el reloj pareciera estar corriendo unos 100 metros planos, eran implacables y a pesar de que sentía que no era indiferente había una barrera implacable de superar; lo sabía y el tiempo se agotaba y no quería llegar a ese final que era tan seguro como la muerte.

Quisiera detallar cada uno de esos instantes vividos en este corto tiempo; donde las letras se darían un banquete ya que se plasmarían todos lo que nos fue sucediendo en donde en cada cita nos sentíamos más dependientes el uno del otro , cada vez conociéndonos más y estoy seguro que tanto tu como yo nos pasó algo que aún no tiene nombre pero que existió , y ahí me queda anclada ese siete de octubre donde se rompió ese cordón umbilical que nos ató durante 65 días, recuerdo salir algo melancólico mas no triste porque comprendía que había tenido suerte y que lo vivido había calado una gran huella que me impediría olvidarte.

Entendía que en ese momento había diferencias que no permitían una relación diferente a la que el destino nos brindó y que antes de manera valiente lo desafiamos y lo llevamos a un escalón más allá de lo permitido, así me fui con una posibilidad escasa de contacto, pero existía como al aire que exhalaba cada mañana posterior a nuestro adiós.

Estábamos cerrando ese primer año y luego de atragantarme con las ganas de escribirte decidí hacerlo de manera sencilla y empezamos otros ciclos de escritos sin vernos en donde te compartía mis escritos que nacieron de la inspiración surgida de los sentimientos hacia a ti, ahí nacieron poemas sentidos que leías y luego me dabas tu opinión donde me reafirmabas que era grato para ti leerme y me agradecías abrirte la puerta de mi vida.


Capítulo Final ser agradecido

Recuerdo que este medio escrito me trae gratos recuerdos contigo ya que siempre recibí una respuesta ; ahora lo sé con certeza el hecho de conocerte fue para mí muy importante disfrute de cada segundo y cada sorbo de este café retrasado en el tiempo y pospuesto por el destino , desde entonces solo pienso que la serendipia llegue a mí para atreverme a soñar contra lo que parece imposible.


Ayer nuevamente recorriste mis pensamientos como en tantos otros días en que te posesionas de mí y aquí estoy escribiendo estas líneas para evocarte y esperando poder robarte unos segundos y una sonrisa ; como diría Benedetti mi táctica y mi estrategia era mantener esa pequeña posibilidad de contacto viva a través del tiempo así fueron transcurriendo meses el cual después de muchos obstáculos se cristalizo una noche fría de aquel 7 de marzo.


Hoy soy consciente más que nunca de las limitaciones que tenemos, unas más que otras y que solo si Dios lo permite caerán, sin embargo, hoy no hay tristeza ni dolor; tengo el recuerdo de la más hermosa sonrisa obsequiada a mí por esos ojos que aun evoco y sabes que entiendo tu silencio y lo respeto, tu historia, tu pasado, pero si por una extraña razón quieres verme ahí estaré ya que siempre he tenido fe en ti.

La noche llega y tu recuerda reposara en mí y a partir de hoy en estas letras que quedaran como vestigio de aquel hombre que llego a destiempo a tu vida y que lo poco que compartió lo hizo de corazón y a plenitud conscientes de sus defectos, cierro los ojos lentamente y mañana será otro día

Esta historia continuará
leer más   
3
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 39

Esperanza

En un recodo del camino
descansan mis sueños,
agotados por la desesperanza
que los años han impreso
en mi cansina piel.

(Infructuosa es la espera
para quien ya no reclama
por una voz que se apaga
o una luz que no asoma
cuando llega el amanecer.)

Pero,
mientras puedan mis huesos
soportar la pesada carga
y puedan recordar mis sienes
como emprender la marcha,
bastarán apenas
unas gotas de ilusión
para levantarme y recobrar
la senda con esperanza,
que desde siempre he sabido
que no se acaba el camino
hasta que no se llega al final.
leer más   
4
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 38

Cincelando esperas

Cincelando el pasado relegado,
hollando recuerdos de acero
en un intento de olvidar
las vidas que nunca viví, las que quise,
hasta que los sueños perpetúan
el cristal descompuesto en gotas de sal.

Profeso horizontes sin respuestas,
flanqueado por el dolor,
la indefensión de la cordura senil,
comprender que el camino es solo polvo,
que no hay voluntad, únicamente salidas
donde navegan las inquietudes laceradas.

Exhausto de mi, de la falta de silencios,
aceptar que no hay soles, ni flores,
ilusiones de nuestro arrebato
por alcanzar ése amor, mecenas de hados,
que no hay alas, ni suficiente luz
para tanta oscuridad.

Buscando ésa grieta solidaria,
con la boca llena de palabras desertoras,
del raciocinio, de todo juicio,
derramo mi mirada en ojos ajenos,
renuncio encontrar el puerto donde el fleje
de mi sangre halle el cáliz donde verter
el cielo, la sima más profunda,
para acoger la lápida del olvido adúltero
con una leyenda cincelada en piedra:
“solo espero….”

Amén
leer más   
12
13comentarios 125 lecturas versolibre karma: 102

Soledad amorosa

Soledad amorosa.

La brisa de la tarde
sobre la hierba mojada
coloreado el horizonte
color de plata.
Allá en la hondonada se ve
un paisaje color naranja
sobre la ladera camina
el hombre enamorado de su amada.
Sol de diamante brilla
en la puerta sin hora.
Llegando al lado uno
su sombra vecina se agarra.
Pájaros silvestres cantan
volando de árbol en árbol
rama de rama
soñando un mañana con su amada.
Brisa mojada
amorosa soledad.
Paisajes color esperanza, amaneceres con aroma a incienso..sombras que se disipan en el claro alba de los días, donde piel y verso se conjugan para crear un instante de perfección absoluta,
Soledad.
leer más   
9
2comentarios 83 lecturas versolibre karma: 92

Utopía

Volver a la Utopía,
al sueño prohibido,
al ideal satanizado.
hurgando en el silencio,
apartando de la voz
el vacío que deja el miedo,
desmontando el sendero,
corrigiendo el porvenir.

Aunque no se reinvente la vida,
volver a la voz prohibida
y al gesto altisonante,
hacer lugar para el futuro,
abrir espacio a la ilusión.
Y volver a la esperanza
del prodigioso afán por llegar .

Alcanzar la grandeza
de la gota infinitesimal,
que, multiplicada en su caída
horada la solidez y la perennidad.
Y no volver para conceder,
llegar para reclamar,
venir y no regresar jamás.

Volver a la Utopía
y a la certidumbre del compromiso
con la razón universal,
aunque se caigan los ídolos,
aunque nos rasguen los bolsillos,
aunque se nos desarme el horario
y resten privilegios de estación.

La Utopía es el inicio y el fin del sueño,
y volver no es sino desandar,

Comenzar, si lo exige, todo de nuevo;
vaciar el costal y reordenar los nombres,
desconceptualizar los términos,
juntar los límites del quehacer humano
y derrumbar barreras de exclusión.

Hoy, la vida humana en la tierra
no es más que una frustrada Utopía;
suma de solitarios pareceres
y aventuras del corazón, donde
la redondez ha trasmutado en pirámide
y llegar no es subir,
sino es trepar con garras afiladas.
Mundo sobre mundo y trasmundo
que se funde en el trabajo
y se excluye en la repartición;
danzando sobre un pesado andamiaje
de testas adosadas como ladrillos
y rellenas del mismo barro mansísimo
que aprisionó a los antepasados
en moldes de complacencia y aflicción,
haciéndonos de limitada inteligencia,
ocio inútil, excesiva paciencia
y cuerpos inservibles para la televisión.

Pero queda la esperanza
de la aventura social
y la redención en la búsqueda,
confiriendo acuerdos,
cediendo pareceres
y desovillando la historia

para ubicar el minuto fatal
cuando todo empezó,
y volver, a partir de ese punto
a decifrar la utopía
y renacer en el sueño universal.

Volver a la Utopía
que nunca ha terminado.

Prepararnos para el designio humano
y reconocernos seres vivos
en armonía con el mundo natural,
diferentes en formas de dominio,
pero dominantes por igual,
creadores de cultura, de necesidades,
de temores y de cuanto dios ha
urgido nuestro eterno cuestionar.
Reclamantes de fe,
evolucionados para seguir dominando,
y autoevolucionados para consumir.
librepensadores de la exclusión,
ambiciosos en la posesión,
e Injustos en la repartición.
Asumir la vida como un destino común
y contemplarnos sin dogmatismos.
Reinterpretar en el aire los libros,
politizar entre comidas la mente,
dar razón humana a los sentimientos,
desinhibir el sexo y la sexualidad
y preferir el color a la palidez;
reducir las leyes y a los leguleyos
borrar estigmas a lo social,
desmitificar al ser colectivo
y buscar el destino común
por encima de la "carretera virtual".

Nunca como hoy hay tanto
para tan pocos,
y apenas nos caen migajas.

La existencia es una batalla
de placeres insatisfechos
y deseos no procurados.
Hoy como nunca, la jungla está abierta
y se permite de todo,
menos joder a Dios...
él no tiene luchas que librar.

Al final, sin Utopías en el bolsillo,
sólo nos queda ese momento efímero,
entre el primer hálito de vida
y la última exhalación de muerte,
en el cual nos enfundamos de un sueño
que nos hace creer libres para elegir
nuestra propia forma de trascender,
sobre cabezas y sobre otros sueños...
y nuestros pies llenos de sesos
y nuestras cabezas llenas de pies.
leer más   
17
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 106

Chasquidos de huesos

Ay los sinsabores...

Chasquidos de huesos y remolinos de brasas.

Tiritas de paño para pieles salobres.

Ventiscas de polvo, bocanadas de vida.

Vacunas de miel para el moribundo que mira.
leer más   
11
8comentarios 87 lecturas versolibre karma: 106

Solo era trabajo

Con sigilo y mesura calibró todas las posibilidades. Durante la espera debía transformar su innata rebeldía, en la aprendida disciplina e implicación necesaria para realizar su trabajo.
Hermosa y arrebatadoramente sexy, conseguiría volverle loco al instante, siendo fácil sonsacarle toda la información. Después, tendría que matarle, y no le temblaría la mano. Sentada en la mesa del rincón, pudo verle entrar con un traje impecable. Su contacto desde la barra le hizo una seña confirmándole que él, era su presa. El suelo tembló cuando sus ojos se encontraron, y él, le sonrió de aquella forma que ella, recordaba demasiado bien…





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/01/21/escribe-tu-relato-de-enero-iv-angel-gabil
4
2comentarios 53 lecturas relato karma: 60

La medalla

Aún sigo esperando la llamada
para poder desfibrilar mi alma.

Aún sigo en este islote de silencio
rezando a escondidas
purgando mi sensatez
con fotogramas trucados.

"Miré hacia otro lado
cuando el destino
se llevó del cajón
la medalla que portaba tu nombre,
cerré fuerte los ojos
haciéndome a la idea
que tan sólo sería
otra de mis pesadillas
y que al despertar
todo estaría en su lugar".

-Estaba equivocado-.

La espera,
la espera,
los escuálidos recursos se agotan
contemplando como los principios básicos
resignados se alejan.

La muerte hace muecas,
ya me ha perdonado dos veces
y me indulta en esta tercera visita
apiadándose de mi sobredosis de tristeza.

Aún sigo esperando la llamada
mientras mis ojos vacíos
se pierden contando
las cuerdas verdes de los tendederos.

El bosque de las historias vividas
se extingue entre acuarelas inacabadas
condensando derrotas
en una lógica informal
que no entiende de reglas.

Aún sigo esperando la llamada
para poder desfibrilar mi alma.
leer más   
20
3comentarios 96 lecturas versolibre karma: 114

Esperanzas rotas

Atendió la llamada de su teléfono móvil con la esperanza de que llegasen buenas noticias.
Todavía podía sentir su abrazo, cálido y rebosante de cariño; un regalo que ahora atesoraba en su memoria.
Al otro lado de la línea, una voz desconocida sonó fría. "...Le hemos encontrado…"
Supo que no quería escuchar lo que siguió a continuación. Tan sólo quiso recordar las palabras que acompañaron ese último abrazo… "Siempre estaré contigo" le susurró su pequeño antes de soltársele del cuello para salir corriendo hacia el colegio.
Un monstruo depravado le impidió tener a su alcance poder cumplir con su promesa.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/01/14/escribe-tu-relato-de-enero-iii-fernando-g
6
8comentarios 80 lecturas relato karma: 79

Angustia de esperanza

¿A cuántas cosas renunciamos por vivir?
¿qué vida estamos viviendo?,
miro a mi entorno, solo veo
cuerpos sin vida, en tonos neutros.

Vida que transita por una vía
con estación en el olvido,
vida escrita, sangrada,
con renglones arrugados.

Felicidad, felicidad,
felicidad, felicidad, felicidad...
cuanto más te pronuncio,
menos sentido tienes para mí.


Nos esforzamos por perseguir
metas llenas de tópicos,
cuyo destino suele ser
la indiferencia, el ostracismo.

Animal que habitas en mí,
te escapas en cada amanecer,
tan solo quiero
encerrarte,
poder descansar.

Descansar de mí,
arrancándome la fuente
de todo mi sentir,
de todo mi callar,
negando mi nombre.

El mañana ya pasó,
el ayer no llegará más,
el hoy . . . .
el hoy,

una sucesión sin descanso,
del ayer, del mañana....

Mientras me abandono
al infinito del purgatorio,
solo tu nostalgia
me devuelve a la realidad,
de mi angustia por no tenerte,
mi esperanza por olvidarte.

Amén
leer más   
30
28comentarios 225 lecturas versolibre karma: 110

Mañana compartida

No quiero mañana compartida,
retener mi respiración, ni corazón encogido,
cambio la belleza de nuestra distancia,
los dedos entrelazados de poemas
sembrados, de versos apócrifos,
por cruce sin señales, sin líneas divisorias,
donde las miradas sean tristezas vírgenes.

Tejer un nido, con tu tinta,
con la boca distante,
a tan solo un abrazo de lejanía,
que mi pecho deje de ser cárcel,
o verte en cada desconocido
que me recuerde la ausencia.

Amo abandonarme a la voz lejana,
la unión del tormento, con sus asas
sostenidas sobre los hombros
de tu imagen desenfocada,
de la mañana compartida.

Silencio todo vocablo,
toda emoción furtiva,
aferrándome al salvavidas
del sentido prófugo,
el común para el silencio,
no deseo el vacío de la despedida,
sino el dolor como última frontera

Amén
leer más   
17
12comentarios 123 lecturas versolibre karma: 109

Ella y él

Ella soñaba con la luz
que cada día le abandonaba,
sometida al yugo del miedo
frisaba un resquicio
por el que calara el amor.

El verde de sus fanales
ansiaban convertir
el dolor en nubes,
su desierto en playa.

Él caminaba con
la tristeza como piel,
con el desaliento
por respiración.

En su huir tropezaba
con cada decisión,
su corazón gastado
se levantaba tras
cada latido fallido.

La lava de sus versos
disgregaron pavor y recelos,
su verbo en mariposa,
su falta de horizonte en
acordes para la penitencia.

Como bálsamo de su tristeza,
el fulgor verde de su mirada;
ella, yacía en cada estrofa
que él sangraba.

Él no tenía nombre,
ella Pasión y Deseo…

Amén
leer más   
15
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 118

¿ como no desearte ?

¿ como no desearte ?

si mi piel se excita con el más mínimo roce
de cada caricia que me das sin temor
y tus manos expresan sentimientos a granel
que logras que desembarquen en mi.

¿ como no desearte ?

si los dos alcanzamos la gloria
si siempres me entregas todo de ti
si tú aroma me transporta a tu cielo
cielo del que no quiero bajar

¿ como no desearte ?

si tu piel pide a gritos miles de caricias
si tu cuerpo pide sentir una vez más
si tus ojos reflejan la alegría de tenerme
y tus labios solo pronuncia ven a mi.

riberpa
leer más   
13
1comentarios 75 lecturas versolibre karma: 99

Un poema

Un poema es mi canción
para llorar sin lágrimas,
un poema es mi oración
para rezarla hoy,
un poema es mi escudo
en todas las batallas,
un poema es mi esperanza
cuando hay desilusión.

Un poema es un tiempo
sin futuro ni pasado,
un poema es un beso
en los labios del lector,
un poema es alegría
para quien solo ha llorado,
un poema es angustia
que ha perdido la razón.

Un poema es el viento
que nos regala su voz,
un poema es el infierno
cuando sale con dolor,
un poema es un espejo
que refleja lo que somos,
un poema es nuestra cuerpo
nuestra alma el escritor.

@asteropea
2
1comentarios 21 lecturas versolibre karma: 34

Espíritu de paz

Espíritu de paz
No te escondas entre las sombras
Mira que el pueblo llora
en esta neblina
de insertidunbre
y desesperanza.

Espíritu de paz
penetra aqui en el tiempo
pues tiemblan las almas
en este frío invierno
banderas ondean
y el grito es inquieto.

Perfecta luz
Ilumina bien mi rostro
mira que lo anhelan los latidos
en esta plegaria de labios,
de corazón ante tus ojos.
leer más   
9
3comentarios 82 lecturas versolibre karma: 105

El Amor Existe

Esta tarde fría y de melancolía
Con mi cigarrillo desgastado,
Una botella de vino vacía
Y mi voz perdida.

Existe el amor?
Ese que no causa dolor
El que da felicidad
Y asumes con responsabilidad.

Donde estas hombre de mi vida?
Guíame a tu destino,
A donde desembarcan los galenos
Para ir a recibirte con mi fragilidad y esperanza
Ser un tripulante más del destino.

El amor existe!
Es la verdad más grande
Esta en ti y en mi,
Eres cursi
De hecho un poco penoso
Cuando me regalas flores.

Eres mi película favorita,
La persona que aún no llega,
Quizás el polvo de una noche fugaz
O un amigo escondido
Ahogándose en palabras dulce
Con temor a expresarlas.

El tenue de la esperanza
El latir mustio de mi corazón
Mis ojeras por las noches en vela
Agotan mi ilusión.

Puedes llegar en este lunes perdido
Calmar todo el ruido de mi habitación
Ser la salvación
De esta alma perdida
Que anhela la caricia de un amor verdadero.

El amor existe
Pero me duele la espera
El sentirme solo
Quiebra mis huesos,
Quiero decirte; espero por ti mi amada quimera.

autor :Jhonbellido
5
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 71

En mi bosque

Mira como rompo la tierra y vivo
Mi tallo es fuerte ante tempestades
me empuja el viento y siento frío
mas no me mueve de mis paisajes.
Mira como se caen mis hojas
en bella danza
al suelo llegan abonando esperanza
para abrigar mis raíces del olvido.
leer más   
13
4comentarios 115 lecturas versolibre karma: 102

Mi ingenuidad

Disfrazo mi tristeza
tras el manto de la realidad,
porque la esperanza
está plena de horizontes
y lo que callo rebosa silencios,
como respuesta al ruido
de mis sentidos.

En mi ingenuidad siembro arena
esperando crezcan playas,
arrastrado por las corrientes de la vida.

Descanso como sedimento
de mis decisiones,
ante la imposibilidad de sobrevivir
en el gris de la paz,
la imposibilidad de respirar
sin el aire de tu boca.

Sentado sobre el picaporte
de la despedida,
en la sala de espera de tu futuro,
mi ingenuidad se debate
entre alimentarse con tu nombre
o navegar en el jardín
de tus miedos mudos,
escondidos tras la traición
de la distancia.

Amén
leer más   
22
sin comentarios 59 lecturas versolibre karma: 81

Mi vuelo

El viento me delata
me eleva por paisajes que adoro
me traza en las montañas azules,
de mi tierra que atesoro.
Me mueve las entrañas
entre hojas que me llevan
vuelo con esperanza
en valles y praderas.

Siento el rostro
tocado por la brisa
diluyéndose ante el sol
entibiando mi locura
con el espíritu en
del horizonte
abrazándose a la vida.
leer más   
16
3comentarios 113 lecturas versolibre karma: 104

Mientras todo pasa y nada queda

Mientras la belleza lentamente se desvanece,
mientras cada hoja, cada planta y cada rama
lloran por una gota de agua.

Mientras cada una de las aves del cielo
guarda silencio para no espantar el recuerdo
de la lluvia que está por venir.

Mientras la sangre es el único arroyo que fluye
y la sombra la única luz que brilla.

Mientras nada tiene sentido, ni la razón ni la cordura.
Mientras las miradas no ven, los corazones no sienten
y las gargantas duermen.

Mientras las encinas mueren invisibles,
los arroyos secos gimen y el bosque pide clemencia.

Mientras los ojos humildes se secan
contemplando el océano de sus propias lágrimas,
a la vez que sus últimas lágrimas se deslizan
por su piel labrada.

Mientras la juventud duerme con corazones viejos
y decrépita cordura, las bocas ancianas hablan,
sin ser oídas, con más juventud en su melancolía
que pasión en nuestros jóvenes cuerpos.

Mientras todo pasa y nada queda,
nuestra tierra conserva empuje y fuerza
para florecer, brotar y dar sus frutos.
Por eso, os llamo flores, musas y poetas
y os invito a resistir frente a la sombra y a la muerte.
Yo os invito a la mayor de las locuras:
a la de enfrentarnos a la nada
en la que el mundo se va convirtiendo.

Mientras todo pasa y nada queda,
prometamos resistir,
incluso, cuando no haya motivos
para la esperanza.
10
6comentarios 64 lecturas versolibre karma: 97
« anterior123457