Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 19, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Calíope y el poeta

¿Porque me siento poeta?
oigo el susurro del viento,
las voces en el silencio
siento tu actitud coqueta.


En charla muy emotiva
Calíope entusiasmada,
con su discurso animada
disertaba muy altiva.
Dirigió muy alusiva
como si fuera una treta,
una mirada repleta
de una ambigüedad sin par,
y me vino a preguntar
¿Porqué me siento poeta?.


Atónito y sorprendido
por la pregunta tenaz,
de una musa perspicaz
que piensa haberme vencido;
Le respondo persuadido
porque como dios,ostento
estar vivo y con aliento
veo el mar, manto de ensueño,
y cual si fuera su dueño
oigo el susurro del viento.


La irrefutable verdad
de la certera respuesta,
varió la actitud expuesta
por la elocuente deidad.
Y con insigne bondad
preguntó ¿como sentencio,
si es que acaso diferencio
lo que puede o no inspirar?,
le respondí; -Al escuchar
las voces en el silencio.


Mi argumento satisfizo
a la impoluta beldad,
que con grácil sobriedad
mi voluntad ahí deshizo.
Con apolo rivalizo
en enemistad secreta,
no es la norma de un poeta
me reclama la deidad,
le digo -es que en realidad
siento tu actitud coqueta.

Osvaldo B. Páez ©

Copyright ©
leer más   
13
5comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 87

Consejos

No se quiebre tu confianza
ni desprecies los honores,
la posesión de valores
es lo que tu honor afianza.
Acepta toda alabanza
con verdadera humildad,
medita con seriedad
si con hechos la ganaste,
no pienses la conquistaste
por pura casualidad.

A Eróstratos siempre esquiva
si te intenta seducir,
pues no podrás resarcir
su consecuencia lesiva.
Mantén tu mirada altiva
sin llegar a la arrogancia,
pues es poca la distancia
en virtud y desvarío,
necesitas mucho brío
para eludir la jactancia.

No llegues a apostatar
de la tierra en que naciste,
pues de donde tú partiste
no te podrás alejar.
Cual Teseo has de marchar
a conquistar Minotauros,
tal vez te ataquen centauros
en tu mítica odisea,
no importará lo que sea
a tu pueblo trae los lauros.
19
12comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 111

No es no

Anda suelta una manada
por las calles de Sevilla,
es como una pesadilla
y ya empiezo a estar cansada.

Esto es efecto llamada
y no el de los refugiados...
¡Violad, que seréis premiados
tratad mal a las mujeres
que no es delito y son seres
inferiormente creados!

No hay pena, pero sí gloria,
para cinco violadores
que se creeran muy señores
pero no pasan de escoria;

Seguirán su trayectoria
pues no están rehabilitados,
tendrían que estar capados
y encerrados bajo llave.
Lo que hicieron es muy grave
pero no están concienciados.

Aún piensan que no violaron,
pobrecitos los muchachos,
tan solo son cinco machos
que a una niña se follaron;

Menuda fiesta, pensaron,
una "pa" cinco, ¡Qué chollo!,
después se le acabó el rollo
y ya la chica es muy mala...
Se lo inventó la chavala
y nos ha montado el pollo.

No tengo ninguna duda
yo te creo, compañera,
lo gritaré ante cualquiera
no me puedo quedar muda.

La realidad es muy cruda,
no me imagino en tu piel
y me resulta muy cruel
todo lo que estás pasando
pero sigue caminando...
No todo en la vida es hiel.



Aurora Zarco.
leer más   
14
4comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 87

Poker face

La inexpresiva mirada
de una faz como el acero,
y en emociones austero
nunca le fue descifrada.
Si era un alma atormentada
o reía en su interior,
si lo embargaba el dolor
o felicidad extrema,
era tan solo un dilema
nunca hubo un traductor.

Su sonrisa era una mueca
sin dulzura ni rencor,
no despertaba el temor
era una señal muy hueca.
Parecía un alma seca
cual un inmenso desierto,
sin sueños,vivía despierto
sin enojos ni alegrías,
sin iras ni algarabías,
sin estar vivo ni muerto.

Más, llevaba un gran tormento
en su hermética armadura,
que su indecible bravura
ocultó sin un lamento.
No mostró resentimiento
a nadie a su alrededor,
tampoco fué un agresor
de nadie que lo juzgara,
lo que la gente pensara
no alteraba su dolor.

No juzgues a las personas
tildándolas de indolente,
pues serás muy imprudente
si su dignidad lesionas.
La empatía que pregonas
practícala con cuidado,
no agobies al desdichado
con comentarios soeces,
pues sé pagarás con creces
el daño que tu has causado.

POKER FACE - CC by-nc-nd 4.0 - ESPECTRO
5
2comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 46

Los versos

Todo verso es protegido
por ilusiones de ensueño,
y que carentes de dueño
hacen del alma su nido.
Es el lenguaje prohibido
para razones banales,
es manantial de ideales
ya épicos ,ya amorosos ,
que en aluviones hermosos
asemeja a varios griales.


Y en sagrados juramentos
que herejía es quebrantar,
va el poeta a perpetuar
sus diáfanos sentimientos.
Incólume a los tormentos
de la insana sin razón,
en desborde de pasión
le esperará la ventura,
y verterá la hermosura
en versos del corazón.
9
9comentarios 73 lecturas versoclasico karma: 78

La Venus arrepentida

Hermosa , radiante , bella
desfilaba por la calle,
como si cada detalle
estudiado fue por ella;
parecía ser la estrella
en la premier de la vida,
provocaba la estampida
de miradas lujuriosas,
que en caderas cadenciosas
le daban la bienvenida.

Su templo era su belleza,
todo el mundo era su altar,
la tenían que adorar
esa era su certeza.
Poseía la firmeza
de lozana juventud,
y con grácil actitud
despertaba las pasiones,
que olvidando las razones
obviaban la rectitud.

Era pues el sol naciente
que en su inmensa majestad,
prodiga solemnidad
a un deseo ya creciente.
mostrando ser indolente
ante nobles sentimientos,
carecían sus momentos
de alma y de corazón,
y fue en esta situación
que empezaron sus tormentos.

la idónea seguridad
que adornaba su existencia,
en mermada resistencia
sucumbió a la realidad.
la vacía vanidad
que regía su destino,
no parecía el camino
que sabiamente escogiera,
del mundo idea pareciera
y no un designio divino.

Libidinosas miradas
que alimentaban su ego,
y que encendían el fuego
de sus razones pasadas;
agredían despiadadas
un rubor recién nacido,
que solo buscaba un nido
para su amor aun no nato,
que su proceder ingrato
le negó haber existido.

Aquellos que la adoraron
frívola ,cruel e indolente,
por necio cambio vigente
unánime condenaron.
Hoy todos se preocuparon
por la falsa castidad,
cuando la única verdad
es que fueron descubiertos,
en sus instintos perversos
y en su irracionalidad.

La humanidad insolente
en su auto destrucción,
siempre busca la razón
de culpar al inocente.
La premura de la gente
por castigar la cordura,
a este mundo solo augura
una justicia a la inversa,
premia persona perversa
y castiga a la más pura.

Osvaldo B. Páez ©
4
4comentarios 43 lecturas versoclasico karma: 38

¡Hagan juego!, ¡Hagan juego!

Se ha iniciado la partida
y se buscan jugadores,
sepárense, por colores,
en la línea de salida.

El juego se llama vida,
el dado será el destino,
les indicará el camino
y todas las direcciones;
¡Disfruten las sensaciones
que les ofrece el casino!

Alguna equivocación
les permite la jugada,
una vez que está empezada,
pero busquen solución.

No olviden el corazón,
les servirá de amuleto,
pero guárdenlo en secreto
porque se puede romper
y eso, además de doler,
le hará sentir incompleto.

¡Hagan juego!, ¡Hagan juego!,
apuesten en la ruleta,
de una manera discreta
o quemándose con fuego.

Pero una cosa les ruego:
No lloren por los errores,
¡No, señoras y señores!,
pagarán las consecuencias
de sus malas experiencias
con amargos sinsabores.

Aurora Zarco.
leer más   
10
4comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 96

Luna fría y segadora

La luz fría y segadora
nos refleja a un mundo inmenso
que en su propio crimen denso
como nube se evapora.
Es un vacío que llora
por la guerra que tortura,
eternidad que es oscura
en un instante impasible,
una mirada admisible
que en su esplendor nos depura.

Miguel Adame V.
el Mute.
20/04/2018.

Décima o espinela.
21
14comentarios 216 lecturas versoclasico karma: 110

Loca obsesión

Hasta tu cuerpo me acerca-
cuando salias muy de maña-
de oloroso aroma baña-
antes de llegar al merca-.
..Y , provocas un alterca-
con tus ondulantes cade-
asfixiado con tus cade-
perdí la llave del canda-
que desenreda al bien manda-
y se ahoga en tu calade- .

Has de ser mía solamen-
no quiero que nadie te mi-
no quiero que tengas ami-.
¡Dolorosa aflicción inmen-!
provocas en mi tal demen-
que cambias mi sueño insensa-
en zozobra que se ensa-,
con mi pensamiento inesta-.
Mi enajenación se desta-
con razonamiento impensa-.
7
1comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 28

Oda al pepino

Tallo postrado, rastrero
ramificado, hirsuto.
Deseado oblongo fruto
que sazona el cocinero.
Refrescante y placentero
al paladar más profano;
fresco, suculento y sano
que untado de sal y aceite
origina un gran deleite
sea o no vegetariano.

Por el culo un poco amarga
delicioso por delante
en ensalada brillante
en vinagre, te abotarga
la percepción que te embarga
los sentidos del saber,
pero si es para comer
prefiero grande y hermoso
verde, recio, vigoroso
aumentando mi placer

Ya anhelaron tal amuleto
el David de Miguel Ángel,
el monarca Pedro el Cruel,
el Dorífero de Policleto,
pues similar mamotreto
por ventura por desgracia,
por audacia o eficacia,
tenerlo cualquier desea,
aunque por pena una sea,
Victoria de Samotracia.

Hábil, amante aplicado,
que en manos de la zozobra,
con veloz sutil maniobra,
deja tu cuerpo entregado,
sensatamente colmado,
con suceso tembloroso,
del fruto voluminoso
que tapa tu ratonera
por la entrada o la trasera
final feliz y gozoso.

Puede ser algo indigesto
sobre todo por la noche.
¿Te suena como reproche?
Es evidente. ¡ Protesto!.
Grito, clamo, manifiesto
felonía tan miserable,
alevosía culpable
preferir una hortaliza.
Es cierto, resbaladiza
y de tamaño... aceptable.

©Giliblogheces






Encuentran un pepino en una sala tras proyectarse '50 sombras más oscuras'
4
11comentarios 361 lecturas versoclasico karma: 40

Chiste tonto nº 2

Praximedes el de Luarca
fue de excursión al Oriente
explorador tan valiente,
no se encontró en la comarca.
Más lejos que Dinamarca,
es el trayecto a la China.
Más lejos que la colina,
adonde ordeña a les vaques.
Más lejos de los achaques
de su sufrida Adelina.

Con los sentidos cegados
compró unas bonitas lentes
para así ver a las gentes,
sin ropa y despelotados.
Sus instintos encantados
con tanta tecnología
que aprecia la anatomía
de todo bicho viviente
que se le coloca enfrente
de tan bella mercancía

Si se las pone... desnuda
Si se las quita...vestida
¡ Qué visión tan divertida !
¡Qué lente tan cojonuda !
Desvistiendo con ayuda
de tan singular invento,
se muestra con gran aumento
los bellos rasgos humanos,
de tantos cuerpos lozanos,
despojados de ornamento.

Praxi, el viaje adelanta
para enseñarle a Adelina
lo que consiguió en la China,
el regalo que le encanta.
En el avión se las planta,
sintiéndose enloquecido
por todo lo allí ofrecido
¡Por Dios,como me saluda!
tanta azafata desnuda
sin uniforme, ni vestido.

Ya llegando de la China
antes de la puerta cruzar,
se las pone para mirar
en pelotas a Adelina
que cocina en la cocina
con su vecino Clemente;
desnudo se ve igualmente,
gracias a tanto portento,
que compró muy contento,
allí lejos, en Oriente.

Praxi se quita el invento
queriendo al vecino vestir;
no es momento para insistir
con alguien que no es del cuento.
Pero falla en el intento
desnudos siguen, indecentes
las gafas están silentes
desnuda queda Adelina
sin gafas de la China
desnudo queda Clemente


Protestas tan aireadas
nunca oyeron en Luarca,
traspasando la comarca.
¡Nuevas y ya estropeadas!
¡Unas gafas tan viajadas!
¡Nuevas y ya no funcionan!
inventos que te ilusionan
unas gafas para Adelina
que por comprarlas en China
se rompen y te traicionan.

©Giliblogheces
5
1comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 45

En la hora de la siesta...

Despierta la verga enhiesta
deseosa de follar,
y le viene a suplicar
en la hora de la siesta
-¡Vamos a hacer otra fiesta!
a su pudorosa amante.
Bajo la braga elegante
ese sexo bien hermoso,
deseado y sinuoso
inmoral y algo pedante.

Afilado el sable asesta
insaciable por gozar,
ávido que es por amar
como le pide la testa
por conquistar otra gesta.
La hazaña de un tunante
que dejó de ser infante
frente al pecho generoso
y los muslos sudorosos
de una mujer delirante.

Monte de Venus, la cresta
que acaba de penetrar.
Solo se oye suspirar
en lo que del día resta
por el gozo de la ingesta
del elixir refrescante
que expulsa el miembro picante,
ese mástil voluptuoso,
ardoroso y amoroso,
pasional y muy galante.
18
6comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 59

Guernica

Al cielo un hombre suplica
que pare este 'tres de mayo'.
Ante el horror del ensayo,
vierte sangre que salpica
sobre el pueblo de Guernica.
Un atroz experimento
que ha llenado de lamento
a ese caballo valiente
y a víctimas inocentes…
¡Pegaso, qué sufrimiento!

En la negra oscuridad
atormentado está el Toro
no puede evitar el lloro
que refleja la crueldad
la escena de la Piedad.
Y una mujer se arrodilla
debajo de la bombilla,
bombas de Guerra y abismo
que Picasso ve en cubismo,
blanco y negro… pesadilla.

En París es presentado
por encargo de República,
que solo puede hacer pública
a través de un decorado
la rebelión de un taimado.
Paz rota, paloma herida,
queda la España partida,
matándose entre hermanos,
y alemanes e italianos,
‘vuelan’ Guernica vencida.
12
3comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 46

Polichinela

Tus ojos, grandes esferas,
sin cerrar quedan absortos.
los párpados son tan cortos,
que cerrarlos no pudieras.
La nariz, de igual manera,
te parapeta, ganchuda.
Es tu efigie barriguda,
mas ancha que tu estatura.
Socrático... de escultura,
estoico, caradura.

Enredador jorobado,
enmascarado chismoso,
cantor,charlatán gracioso,
golpeador apaleado,
irónico despiadado.
Arremedo de cotorra
El tontaina de la porra
Sileno, sátiro, ajumado,
de albo terno abotonado
el de plumas en la gorra.

¿Tus intereses?... creados
según soñó Benavente.
En un irreal paciente,
¿tus cantos?... enamorados,
Moliere húbolos pensado.
Allegro, en la fantasía
de Rasmaninov sería.
Ruin y carnavalesco,
dramático y burlesco,
a un bufón me refería.

©Giliblogheces
8
4comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 55

Décima I

Nada sabía yo de ti
soñar era mi sin vivir
sonrisa puesta y fingir
habitándome sola a mí.
Desperté el día que te vi
en medio de mi olvido,
hasta ayer asumido,
blandiendo una sonrisa
como arma y premisa
de aquel amor perdido.
8
4comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 61

Décima I(b)

No es lo más sencillo amarte
de tu parte ceusta estar,
fácil es aparentar
mas no quiero silenciarte.
Te eriges en mi baluarte
en este mundo mundano
que no te da ni la mano
sin pedir nada a su cambio,
juego de trato y concambio
de pose y gran circo humano.
8
2comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 66

Décima I(c)

Aquí y ahora sin embargo
el universo susurra
alto y claro, gloria y un hurra,
y despierto del letargo.
Asumo grata este encargo,
desplegaré la sonrisa,
aparcaré hasta la prisa,
nunca lloraré sin alma,
soñaré despierta y en calma
mil y un letras, oh poetisa.

Nuria Sobrino
@nuria_sobrino

Podeís leer el poema entero en mi blog
10
sin comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 65

Ni una menos...

Ojalá algún día la noticia sea que han dejado de morir mujeres a manos de energúmenos...


Tenía un sueño de pequeña,
volar cada vez más alto,
despegar de un solo salto…
Siempre sueña que te sueña.
Era una niña risueña,
con un montón de proyectos,
bella en todos los aspectos,
lista, guapa y cariñosa,
espabilada, curiosa.
Sus días eran perfectos.

Adolescente ejemplar,
nunca dio ningún problema,
empezó a salir con Chema
y todo empezó a cambiar.
Él se quería casar
y tenerla como esclava,
se enfadaba si miraba
en la calle a otro muchacho,
le decía: -soy tu macho-
y ella sumisa callaba.

Cuando quiso darse cuenta
era demasiado tarde
y se sintió tan cobarde
como un niño en la tormenta.
Ya nunca estaba contenta,
su vida siempre era invierno
como si un castigo eterno
le cerrara las salidas
y con sus fuerzas perdidas
cayó en un oscuro infierno.

Y después de muchos años,
de golpes y de amenazas
reconstruyó las corazas
y empezó a subir peldaños.
Al llegar su cumpleaños
le dejó con una carta,
le decía: Ya estoy harta
de aguantar tus borracheras
y de tus malas maneras.
No me busques. Besos, Marta.

Él con gran resentimiento
fue a buscarla con el coche
y le gritó su reproche
sin pensárselo un momento.
Se fue poniendo violento
mientras sacaba un cuchillo
del fondo de su bolsillo
y se lo clavó en el alma,
después con toda su calma
se fue fumando un pitillo.

La maté porque era mía
y no le iba a consentir
que ella se quisiera ir,
entiéndalo señoría.
Yo, como hombre, no podía
callarme y verla marchar
y la tuve que matar
para cortarle las alas
así aprendió por las malas
que sin mí no iba a volar.

Aurora Zarco.
leer más   
4
4comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 58