Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 41, tiempo total: 0.020 segundos rss2

El amor

El amor llegó a mi puerta
un día sin pensar,
fue un soplo de aire fresco
como la brisa del mar.

Esa magia que te une
a la persona amada,
un imán de alegrías,
sonrisas y carcajadas.

El amor es una fiesta
de palmas y alegría,
con una guitarra flamenca
cantando por bulería.

Dos corazones juntos
en un sólo cuerpo,
amándose, queriéndose,
entregándose en el universo.

Estar llena por dentro
es el sentir que quiero,
sonriéndole a la vida,
a este amor sincero.

Sentimientos correspondidos
desde el fondo del corazón,
pues eres el hombre de mi vida
con el que compartir esta ilusión.

Te amaré toda la vida,
te amaré hasta la eternidad,
estando siempre unidos
en la tierra o en el más allá.

AUTORA ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
12/12/2015.
leer más   
14
12comentarios 72 lecturas versolibre karma: 110

Bosque mágico: Preludio de la eternidad (con @DeeDee)

(Dieciséis en punto)
Cuatro tañidos áureos
estallan en mi pecho,
en cascada ultravioleta.
Y se hace mi piel de luz,
se desintegra.
Me invade un rocío
de sonrisas de verdor
descendientes de altas copas
en gráciles aleteos
de burbujas tornasol,
tenues hadas danzarinas.

(Diecisiete en punto)
Repica la quinta campanada
y se eriza mi piel
al roce de ondas concéntricas,
ecos silentes;
partículas de magia aquamarina
han viajado en los cabellos del viento
desde lejanos mares
y penden como zarcillos esmeralda
del follaje de verdes gigantes
que me contemplan absortos
desde sus ojos de cielo.
Un haz de crepúsculo violeta
corta en dos los colores del horizonte
y llena de matices el iris
de las ventanas de mi alma.


(Dieciocho en punto)
Media docena de cantos
acaricia mi respiración,
inmersa en la esencia fresca
del musgo tendido a mis pies
por elfos de seda fina
que labran los aromas del bosque.
Y navegan mis sentidos
en las miradas púrpura
de la tarde que se despide,
besando mis labios etéreos
con hechizados frutos silvestres.
Y los destellos de oro
brotan dulces de mis poros.

(Diecinueve en punto)
Como siete enanitos
sin su doncella
me acoge la tenue oscuridad,
millares de puntos grises
en una noche mística
donde duendecillos
y seres liliputienses
encienden las antorchas
de enjambres de luciérnagas
extinguiendo la incertidumbre,
atizando mi esencia,
pringando mi piel
con miles de lunares
recién ordeñados de las ubres
de la luna blanca.


(Veinte en punto)
Como lluvia de astros
ocho seres radiantes caían
desde el terciopelo índigo.
Su piel de matices lucientes
inspiraba manantiales de calma,
y sus miradas contaban
historias milenarias
que pendían de sus ojos
como hojas de un árbol.

(Instante sin tiempo)
Al contacto de sus manos
la brisa entonó cantos antiguos,
me tomó entre sus brazos
y dejó de danzar.
Levitamos.
El bosque se hizo más extenso
más dulce,
más claro.

(Instante eterno)
Y me arrulló la noche
en sus brazos de madre eterna,
y cada lumbrera
me cantó una nana,
las arpas y arpegios
de alados seres celestes
acompañaban los coros
con sus multidimensionales voces,
mientras los labios
de un cálido viento juguetón
besaron mis párpados;
salí del pesado cascarón
de tantas vidas vividas
en una sola
y me envolvió la liviandad,
hasta quedarme dormido
en un sueño infinito.



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

@DeeDee & @AljndroPoetry
2018-abril-18
leer más   
16
27comentarios 146 lecturas colaboracion karma: 103

Hasta el final

Qué no hubiera dado, mujer,
por haber saciado mi sed en tus senos
como errante andariego de tantos caminos,
de darle refugio a mis dedos hambrientos
en la honda ensenada de tu vientre fecundo
y de beberme toda el agua del mundo
por la dulce cascada que asoma en tu boca...

Qué no hubiera dado por estar para siempre contigo
como dulces aromas corriendo en el viento
o un manojo de versos brotando en mi pensamiento
con tal de que la vida me hubiera permitido
caminar como un caudal por siempre a tu lado
y abrigarme con tu cuerpo en mis noches de frío.

Qué no hubiera dado, mujer, por sentirte en mis venas
como un río de sangre corriendo desbordado y revuelto
alborotando con fuerza las ramas de mis sentimientos...

Qué no hubiera dado, mujer, por ser tuyo por completo
y haberte amado hasta el final de los tiempos.
leer más   
4
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 60

Tú ; Mi salvavidas

Un día conocí a una niña
que amaba siempre con el pecho abierto

Esa niña creció
y se dio cuenta que su baile de fuego siempre terminaba apagándose con la lluvia

Que el mundo giraba
y giraba
Y las agujas de su brújula siempre marcaban el giro equivocado.

A medida que crecia
cada baile era más largo
Cada paso más corto
Cada salto más flojo
Cada decepción

Más grande

Vacío
Abismo
Precipicio
qué más daba ;sabía que nadie correría a salvarla

El tiempo la empujó
a ir de puntillas ,
a estar siempre a la sombra del suspiro
que sopla

a la inversa
y boca abajo

Y Así
quién es capaz de sostener sus pasos

Se acabó el vuelo
le gritaba el pecho en lado izquierdo
Deja de soñar niña
gritaban sus latidos

Despierta
Bienvenida al mundo

Si miraba hacia atrás solo veía polvo
Si miraba hacia adelante
sentía el ahogo de cada bocanada de asfalto
De cada esquina
de cada curva
de cada recta
de cada Mordida en la yugular
Por cada salto de línea

Había quemado tanto fuego
Que empezó a creer que ya no podría ser llama

Que del infierno
de su pecho
Al nublado de sus ojos
ya solo había media manzana

de la otra ...
Ah ! Si de la otra

De la otra solo quedaban las semillas
El camino se había encargado del resto

Ahora cuando me encuentro con esa niña
Veo que de ella solo quedan sus ojos de gata
Sus noches lunáticas

Y su espada ...
De papel y blanca

Con la que batallar
toda la tinta que se agolpa en su alma

Eterna vida poesía

-Tú eres mi salvavidas -


@rebktd
leer más   
11
10comentarios 64 lecturas versolibre karma: 112

Eterna arena

Arena y miel. Agua y néctar.

Envueltos en hojas de palmera navegan mi beso y tu boca.

Ocre y naranja. Verde y añil.

Abrigada de noche, descansa entre estrellas mi alma de tierra. No tiene principio, no alcanza su fin.
leer más   
15
13comentarios 74 lecturas versolibre karma: 113

Amor Real

Muy a pesar de que el reloj nos juegue un poco en contra ahora que vamos ganándole partido; incómodo tal vez por verme quitarte la chaqueta y recibirte con un beso cada noche para hablar del siguiente paso, no doy tregua...
Le he burlado tanto que él mismo se ha confundido de las horas por marcar.
Quiere oscurecernos el cielo mientras tú me amaneces, y su celo es tal, que te envuelve de mentira, la insinuación de que se apaga para ti; aun cuando sabe que rompimos sus manecillas desde el primer minuto que vislumbramos su condena a la eternidad, pretendió abrazarme cuando se agotaba la arena en caída libre, pero tus brazos le arrancaron de mi sombra y me crearon brasa ardiente destellando brillos de lavanda y sal sobre tu cuerpo...

No podrá más, evitar a mis yemas deslizarse tenues a lo largo de tus recuerdos y despertar en tu piel la contundencia de mi roce.
No impedirá el impetuoso clamor de dos almas que cabalgan rumbo a sus aromas y lubricados sueños, rendidos ya, ante el toque de sus propios versos.

¿Ves que el reloj fue vano
y en vano su mal deseo?


Entras ahora en mi alcoba... penetra el vapor de tu esencia de caoba; vuelan tus besos de lima y estallan dentelladas de cedro...

Burlamos otra alborada al tiempo.

Huelo a ciruela y campo abierto, abierto a ti; al sabor del mutuo desasosiego.

Huelo a ti: a verdad;
a menta; la suerte de una diosa...

Huelo a ti
otra alba;
otra noche.


A ti, real.


Amor real, de amor eterno.




Yamel Murillo



Alegorías de un marzo decimotercero®
Amantísimos.
Las Rocas del Castillo©
D.R.2017
leer más   
7
11comentarios 119 lecturas prosapoetica karma: 105

Luciano

Líneas perfectas plasmadas en el infinito,
orden intacto, eterno, excedente de los recuerdos.
Conexiones:
ojos, lengua, dedos y piel
miradas, besos, repletos de miel.
Y luego el placer, y luego la hiel.
Infinitos, instantes, recuerdos de ayer
y tiempo después... el amor y el desamor
la excitación y la confusión, la desdicha, la espera:
la eternidad para los dos.
leer más   
5
4comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 57

Olvidado mío

'Me necesitas para aprender a bailar, para aprender a reír, para aprender a vivir'...
me versaba el eco del lobo
tocando a la puerta
y en alguna nocturna pasarela
mi olvidado
llamaba 'amor' al azar
mientras yo no jugaba
a las muñecas...

Su niña bonita va al autoservicio
con la lista y la tristeza
apretada en las manos,
la cabeza baja
y una lágrima en la mejilla.

Galletas de soledad
para contar las quimeras.
Gominolas, café, mostaza
y un sueño vestido de pecas
guardado en la cartera...

¿Dónde estás esta noche fría?
Aquí tejo un jersey azul
para cobijarnos
en la ilusión perdida
y la chimenea de una cabaña
que no existe aún
pero huele a su madera
y a la quinta carta
que me jugué pa' que me quisieras.

Y rota la maldición de mayo
marchando
en la fila del supermercado
tu mensaje me guiña
y tarareo en mi cabeza:

'Oh Jah está sobre la mesa,
el destino y la pasión,
ten cuidado lo que deseas
pues puede suceder hoy'.


La niña bonita,
el lindo chico,
hacen una promesa
de su primera noche
un baile sin fin
de su pequeña cajita musical...
Se les oye murmurarse al oído
el colmo de un cariño
y transformando
pocos cientos
de minutos
en toda su eternidad.

Suena su canción
en voz de ella:

Olvidado mío
de la guitarra y las estepas.
Soy aquella oculta
nota improvisada
cierta y tuya.
"Escucho el viento
y te envuelvo
en mi corazón..."


Dejemos de sólo contar verdades
y cantemos las locas mañanas.
Besemos con ternura
el hastío
que nos impone la noria
de la lejanía
y ven a corear
en medio de un karaoke
y mis madrugadas.
Tiremos piedras
al río
para llamarnos en clave
y supliquemos
tres veces quedarnos
aunque se esté haciendo tarde...

Que me amas;
que amarme hago,
como el uno que siempre fuimos.
Que me sabes,
que te sé...

Que el resto de mis días
quiero morir al mundo,

para vivirlos contigo.


Yamel Murillo


Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
leer más   
8
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 95

Medalla de plata

leer más   
6
3comentarios 46 lecturas relato karma: 61

Crisálida de la eternidad

Cuarenta realidades
menos veintidós espejismos
dividido once desilusiones
no suman una vida
ni la elevan a ningún exponente
─real o imaginario─.

La víspera del infinito
lleva dos a la dieciséis eternidades
demorada en abandonar
su estado de crisálida.
Y la raíz de todos mis males
ha perdido su cuadratura.

No sé cuántas perpetuidades llevo
llamando a cada estrella por su nombre,
poniéndolas todas en el mismo redil;
sospecho que una estrella negra
se me ha extraviado.

Los sueños, los anhelos
y las estrellas fugaces,
en fila india marchan al patíbulo.
El verdugo, las sogas y la guillotina
se han ido de juerga
al bar de la esquina,
─qué si su trabajo es muy estresante─
le cuentan al cantinero.
Pero seguro vuelven pronto
a reanudar sus labores.

Los polos bipolares de la tierra
han dislocado todas mis gravedades
y han quedado más graves que nunca.

Y aquí,
en el centro de mi multiverso,
¡tu luz no me llega!
y no me llega tu calor,
todo es fugaz, efímero;
todo es
bolsas de carne, huesos y sangre
con fecha de caducidad;
apenas me llega...
tu gélida ausencia,
tu famélica oscuridad,
y por más que lo intento...
tu perennidad no siento.




@AljndroPoetry
2018-ene-29
leer más   
22
14comentarios 143 lecturas versolibre karma: 117

Paradoja

Mi parodoja es despedirme,
para no cesar de buscarte,
tener que volar
para quedarme en tu cielo.

La paradoja es el olvido
y no apartarte de mi memoria,
huir de tu felicidad
para que puedas encontrarla.

Buscar el silencio
en el ruido de tu ausencia,
cerrar los ojos
y mirarte en cada verso.

La paradoja de mi súplica,
la oración de éste ateo,
es que me olvides en tu presente
mas no quiebres éste amor y el deseo.

Amén
leer más   
21
12comentarios 118 lecturas versolibre karma: 102

cuántos....cuántas....

Cuántas dudas caben en un pétalo…
cuántos quizás en un tal vez

Cuantos te amo en los dedos de la promesa,
cuántos adiós en cada tristeza….

Cuántos siiii…. al abrigo de la esperanza,
cuánta música cabe en la melancolía

Cuántas esperas en la estación del olvido,
cuánta ausencia en la mirada…

Cúanto amor en las dudas de un pétalo
cuántas despedidas en un silencio.. 

Amén
leer más   
23
6comentarios 78 lecturas versolibre karma: 94

Soneto a mi abuelo, a mi Lelo

“Tiempo, ¿qué es el tiempo después de todo?
Si al final de este afanoso camino
aún lloran tus fieles felinos
tu llegada esperando de algún modo.

Si todavía hundidos en lodo,
no crece en tierra la flor de lino,
¿Por qué ya marchaste al reino divino?
¿Por qué ya giraste el santo recodo?

Bañados en ardiente desconsuelo,
desnuda dejaste a tu sangre en vida;
anclados en un gélido estupor,

No cabe en alma este inmenso hoyuelo;
mas asumimos tu pronta partida
sabiendo que fuiste a un lugar mejor ”.
leer más   
7
4comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 64

Ver(te)r café

Solo quiero que me escuches
Con mi nombre en la pared
Después de un par de copas
Y de esa tarde de café.
Solo quiero que me mires
Con mi ojos en tu sien
Después de un par de besos
Y de esa tarde de (ver)té.
leer más   
7
sin comentarios 58 lecturas versolibre karma: 69

Guilber

Hijito de mi vida,
no debes llorar más
tus lágrimas me parten
es mi alma conmovida.

Mi corazón quebrantas,
entristece a mamá
si ya la vida es dura,
hay que darte ternura
amor, felicidad.

Si desespero o enojo,
tengo que regañar
perdóname mi niño,
tengo que mejorar.

Ya no llores amor
que la fuerza me vences
pucheros me convencen,
que debo porfiar con amor.

Que puedes mi ternura,
saber tú de maldad
es tu alma blanca pura,
trasparente cristal.

Pero lo que si sabes,
como crece mi amor
y por ti doy mi vida
no debes de dudar.

Tranquilo ahora duerme,
pronto vas a soñar
con nubes de algodón
de azúcar azul mar.

Duerme mi niño amado,
un ángel Dios te manda
a cuidar de tu cama
y velar tu dulces sueños.

Bajo digo a tu oído
mientras el abanico
de tus pestañas cierras,
cubren tus tiernos ojos.

Hijo recuerda siempre
y nunca por ningún
motivo te olvides
de esta inmensa verdad.

Tu madre Guilber te ama
hasta la eternidad.

MMM
Malu Mora
leer más   
3
sin comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 52

Viento

No, no suena a través de una rendija.
Crece una sonora marea inmensa
de la nada al todo.
Cada hoja gualdrapea furiosa empujada
por la fuerza,
pero no hay cientos sino miles,
y de cada rama flexible que se agita
otra más fuerte la sostiene,
y a ésta otra... y hasta
el mismo tronco que soporta todo
ese mundo, su mundo,
vibra.

No es el viento lo que suena,
sino las hojas de los árboles.


En el juego he caído
en la casilla de la Muerte.
Se va revelando el mundo
a mis sentidos.
Los pies, de la cama
al suelo frío.
Y he salido a la terraza.
Altos chopos blancos
más altos que los hombres
anegan los oídos
de infinitud en su sonido.

Y no es el viento lo que suena,
sino las hojas de los árboles.


Porque a las cuerdas orquestales son las manos
lo que el infinito a la vida.
Y no son las cuerdas vocales lo que habla,
sino el aire que se mueve.
Ver lo eterno es muerte y transformarse
en alto chopo blanco.
No, no se entenderá el Lenguaje
si no se piensa

que no es el viento lo que suena,
sino las hojas de los árboles.



Villafranca del Bierzo, 24/09/2014. En el albergue del Camino.
Imagen: www.villabrazaro.com/2011/11/por-la-orilla-de-rio.html
12
12comentarios 169 lecturas versolibre karma: 92

Hecha de eternidad

Te veo
y se me ocurre
que estás tan hecha de eternidad,
tan hecha
de la ternura de la tempestad,
y yo, tan hecho de polvo...


@SolitarioAmnte / ix-17
leer más   
24
16comentarios 157 lecturas versolibre karma: 82

Casi

Alguna vez fuimos
un instante perfecto
en ese instante fuimos
casi amor eterno.

MMM
Malu Mora
leer más   
14
6comentarios 105 lecturas versolibre karma: 81

Latido

Letras
que retumban en el pecho
la belleza de los recuerdos
Recuerdos
Incapaces de llenar vacíos
porque en ellos nunca tendrá cabida
lo que ya se ha perdido
Porque hablo de un corazón
que por tí ha dado infinitos latidos
Latidos
que en mi brújula paralizo
sin orientación ni sentido

Porque no.
No hay olvido

Porque tú me abriste el alma
y me enseñaste lo profundo y lo absurdo
que convive en este mundo
Porque contigo he aprendido
lo más duro del destino
Porque tú me has enseñado
la oscuridad del camino
Porque por tí he conocido
que la vida es un suspiro .
Porque tú.
Eres ese latido
que nunca daré por perdido
y siempre viajará conmigo .

Y no .
No hay olvido .


@rebktd
leer más   
14
15comentarios 141 lecturas versolibre karma: 82

Nací para Ser una Canción Eterna de Alegría

Me despertó ese instante,
cuando sentí la calidez de la caricia
de los rayos del sol.
Sentí que me abrazaba con ternura
me acariciaba la piel con su luz , su dulzura,

Busqué en mi interior y encontré el camino,
donde me reencontré, me di cuenta
que era una persona que era capaz de renacer .
Renacer cada día en cada amanecer
o en cada momento del día .

Dejé que el amor inundara
mi corazón ya por la vida contraído,
dejé que se iluminara con esa refulgente luz .

Me prometí ser el espejo
que reflejara luz a los demás.
Me sorprendí entonando una melodía,
en ese instante entendí que había nacido
para hacer yo, ¡sí yo! una canción eterna de alegría,
una canción de esperanza de alabanza por la vida.

Me sentí plena,
la alegría empapaba mi ser,
era feliz tan sólo con lo que me rodeaba.
Y decidí que al seguir caminando por la vida,
regalaría más te quiero, más te amo,
más amor en cada doblez del camino.

Entendí que el amor no se guarda,
que hay que repartirlo, entregarlo,
regalarlo, pero nunca dejarlo guardado en ti.
Porqué cuando uno se marcha,
no se lleva su amor, se lleva los te quiero,
los te amo que las personas te regalan.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
8comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 75
« anterior123