Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 31, tiempo total: 0.004 segundos rss2

()

El vacío
El vacío se mueve
El vacío se despierta
El vacío se retuerce
El vacío seguía estando
en silencio

La palabra vacío
La palabra vacío me llena la boca
La palabra vacío es una palabra muda
La palabra vacío es una palabra muda que duele al pronunciarla
La palabra vacío
es
aire
seco
La palabra vacío
es
la boca
seca

El vacío
El vacío es infiel
El vacío es un fantasma
El vacío es constante – no evidente
El vacío seguirá estando
en silencio
10
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 95

He Muerto

HE MUERTO

He muerto
y conmigo han muerto las tristezas
la agonía, las angustias
esas que me atormentaban día y noche
he muerto
pero no ha muerto mi poesía
esa seguirá viva
esa jamás ha de morir.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
leer más   
13
6comentarios 61 lecturas versolibre karma: 103

Viviéndome

A pesar del brutal sufrimiento
y del dolor,
como el que ahora siento

A pesar de mis desilusiones
de mis locuras,
y eternas obsesiones

A pesar... del agotamiento
de tantas batallas
contra mis profundos credos
y de cargar... con todo este peso
voy a seguir viviéndome

A pesar del futuro incierto
no cambiaría mi vida
por la del más perfecto
Yo quiero... tener mis recuerdos
mis nuevos amores y
mis viejos anhelos

Por todo lo que voy diciendo
voy a seguir viviéndome

¿A qué dilemas, a qué encrucijadas
estaré expuesto?
¿Cuáles serán mis errores
y cuáles... mis aciertos?

¿Y cuáles serán
mis nuevos descubrimientos?
¿Mis nuevos valores
y qué quedará obsoleto?

Por todo lo que voy diciendo
quiero seguir viviéndome
por todo lo que voy diciendo
voy a seguir viviéndome.
leer más   
11
sin comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 97

Sentidos de hojalata

Soy ciego
en un mundo
donde cada día
nace un nuevo color.

Soy sordo
en una tierra
que da a luz
todas las sinfonías
que Beethoven y Bach
jamás pudieron componer.

Me he quedado
sin lengua
en este universo
de sabores exquisitos.

Soy un sabueso
sin olfato
a la caza del zorro plateado
de la felicidad.

Me he arrancado la piel,
esa que nunca supo comprender
de epiteliales tejidos,
ni de los varios vocablos
con sus 'ermis' sufijos.

¿De qué me sirve ahora
ese aluvión de caricias?
¿Para qué me llueves ahora
tempestad de ilusión?

¿Cómo podré ver
a qué sabe un arcoiris?
¿Y cómo escucharé la luz
del olor a tierra mojada
bajo mis pies descalzos?

Carente de sentidos;
voy en busca de un mago,
un espectro, un hada,
un ángel, un espíritu,
o cualquier forma incorpórea
que tengan los milagros;
acompaño a un mísero y cobarde león,
a un vacío hombre de hojalata,
y un espantapájaros con cabeza de chorlito
(todos son parte de mí)...

quizás,
__ para mí también,
____ exista un nuevo corazón.



@AljndroPoetry / xii-17
leer más   
23
17comentarios 155 lecturas versolibre karma: 119

Elogio de la soledad

Recuerdo que andaba solo
que caminaba o corría
no recuerdo exactamente
si era de noche o de día

Entonces llegó el momento
se derrumbó el escenario
murieron protagonistas
espectadores y actores secundarios

Entre las ruinas yo vi
a mis maestros aplastados
relojes, fotos, espejos
por el suelo hechos pedazos

Entre las ruinas yo vi
a mis maestros aplastados
relojes, fotos, espejos
por el suelo hechos pedazos

Mis fantasmas se largaron
a buscarse otro cordero
al "qué dirán" fue el primero
del que no vi ni el rastro

Se suicidó mi orgullo
al miedo lo vi bailando
decía que nunca había visto
alguien tan valiente y tan osado

Mis ideas hacían fila
y eran claras como el agua
tenia la garantía de que era yo
el que pensaba

Mis ideas hacían fila
y eran claras como el agua
tenía la garantía de que era yo
el que vivía.
leer más   
5
5comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 66

Quisiera Pero No Puedo

QUISIERA PERO NO PUEDO

Quisiera dejar de escribir
pero no puedo.

Quisiera dejar de soñar
pero no puedo.

Quisiera dejar de ser Yo
pero no puedo.

Quisiera ser diferente de lo que soy
pero no puedo.

Quisiera no ser un poeta
pero no puedo.

Quisiera acabar con todo
pero no puedo.

Son tantas cosas que quisiera hacer
pero No puedo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Noviembre 2017
leer más   
12
1comentarios 82 lecturas versolibre karma: 82

Hilar

¿Son los silencios las rendijas ocultas de la realidad?

¿Entonará el universo un tiempo desalmado?

¿Podrán los jóvenes predecir los bucles del compás interminable?

¿Ataremos deseos en un pentagrama desgastado?

¿Podrán hilar en el tejido que nos une, sentimientos los repudiados?

¿Se corromperá el objetivo que un día nos lanzó por la armonía que pisamos?

¿Acabarán derritiéndose las inquietudes de la cima de las expectativas?

¿Intentaremos arrancar los eslabones de la vida que regentamos?

¿Silenciarán las cascadas del deshielo tantos lamentos de los ignorados?

¿Silbará la nada anunciando su llegada para recrear miedos indelebles?

Quizá ensordeceremos para reducirnos.









*Querido lector de Poemame, te invito a visitar mi rincón secreto: anadeseria.com (Un bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.)

Gracias por tu tiempo.
4
1comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 39

Ruinas

Hay un espejo esta noche
que refleja de todo
salvo mis rarezas

¿Y quién soy yo, que
obligada a sobrevolar mi vida
ha caído sobre las ruinas de algún roto corazón?

Querían que fuese el último de los peones
de su ajedrez
Pero yo soy negra, y a veces también blanca
Mírenme bien,
porque mi dignidad no ha sido comprada
por un puñado de monedas insípidas

¿Y qué es lo que quiero?

Hay demasiada soberbia
en tan pequeños cuerpos
[...]


¿Y quién soy yo?

Todo se ha teñido de silencio

La mierda tiene un color más amable.
13
2comentarios 108 lecturas versolibre karma: 87

No existe el vacío

“y no existe el vacío
si quieres colmarlo”
—Ernestina de Champourcin—



Si lo llenas, el vacío volverá siempre a colmarse.
Resbalará por el borde del recipiente
y mientras se deshabita,
—de nuevo—
inundará de brisas marinas,
flores exóticas y olorosas
dentro de cuentos huérfanos
en busca de dueño,
todo lo que a su paso, de golpe,
la riada desbordada ahogue.

A mí, confieso, me gusta el agua en todas sus formas:
dulce o salada,
y nadar no es un hobby,
es el estilo de vida que profeso.
Y sé que cansa,
que moja,
y que nunca podré atraparla.
Sin embargo,
yo siempre vuelvo
allí,
a su cauce,
a ese mismo lugar
que habita mi primer y último recuerdo,
donde me sumerjo desnuda
y despojada de miedos
bajo las olas que embisten mi mar.

Y me hundo de nuevo
y, —de nuevo— me hallo,
me lleno,
de ese vacío que no existe
si colmarlo quiero.

@nuria_sobrino
12
9comentarios 113 lecturas versolibre karma: 87

Oquedad

Madre muerte aguarda,
paciente polvo de rincón,
pérfido arrullo exhala…

El arroyo de la sombra
serpentea toda materia.
Perdurar es imposible.

Infeccioso fruto podrido
que en nuestro cráneo
segrega fábula y ruido…

Chispa y estado de locura:
besos de dios con dulzura,
fatiga de fe que abriga…

Dosis de mentira es la cura
para la psicosis colectiva,
la angustia que camina
junto al hombre
que sin armadura
dilapida su amor y fortuna,
huérfano del negro infinito…

Finito movimiento:
juguete a pilas
en la basura.
12
2comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 76

Cuestionarse

Dudar de tí hasta en lo más obvio
preguntarte el por qué de todo
cuánto se te pasa por la mente
ignorando el cansancio y la pena
el pesar por la ausencia

Crees no conocerte
y nada ni nadie
te convence de lo contrario
tomas decisiones rápidas
buscando un cambio
¿De qué? Sólo cambiar?
¿Un nuevo entorno,
por sí sólo,
te sacará de donde estás?

Faltan respuestas
pero es difícil
cuando tampoco sabes bien
cuáles son las preguntas
mientras el tiempo avanza
y no sabes qué hacer realmente

¿Desesperante? tal vez
Como si detener el tiempo
aunque sea sólo para buscar
esa tranquilidad fugitiva
fuera una opción real

La realidad es otra,
muchas herramientas a la mano
pero sin las habilidades
para darles un uso correcto
o que al menos
satisfaga las necesidades de hoy

Divagar es buena forma
de matar el tiempo
pero ese tiempo muerto no regresa
y lo que no hiciste
mientras lo matabas
te pesa al final

Ya no sabes cómo lidiar con tu vida
y te cuestionas hasta por qué respiras
para encontrar respuestas
a preguntas que desconoces

Tomar acciones casi a ciegas
arriesgarse, olvidar el temor,
dejar atrás el hogar, cambiar;
muchos caminos posibles,
poca determinación...

Mucho en qué pensar
leer más   
6
2comentarios 41 lecturas versolibre karma: 62

Dinero

Ponle precio a tu honra,
pónselo a tu moral.
¿Cuánto vale tu alma?
¿ Y cuanto tu libertad?
¿Cuánto porque te amen
y cuanto por amar?
leer más   
4
3comentarios 129 lecturas versolibre karma: 22

Ocurre....

Ocurre
que no estabas presente cuando las manecillas del infierno
dieron las campanadas de muerte,
ocurre
que las nubes en tu garganta presagian inviernos oscuros,
tristes como el ave nocturna de tus ojos ciegos
y tan negros como las teclas del piano del sepulturero,
ocurre
que la espuma del agua no tiene orilla
donde descargar las aureolas de los mártires que brindaron con sus vasos vacios
por la victoria de un pueblo condenado a la historia escrita por los vencidos.

Ocurre
que antes de la batalla los caballos relinchan de miedo;
viene el dolor vestido de corazón desangrado,
viene la novia vestida de blanco a bailar el vals de los condenados,
inaugurando un banquete de termómetros con décimas de fiebre
que ni todos los bandidos del mundo merecen,
ocurre
que la tormenta vuela en un abanico de colores,
y viene de nalgas,
con el cordón umbilical alrededor del cuello.

Ocurre
que aún no ha nacido el héroe que nos salve de nosotros mismos
y que las ventanas de espuma con vistas a una luna de plata es solo un sueño,
ocurre
que nuestro grito de guerra se perdió entre la vedeja del león
y las palabras se quemaron en una hoguera en nuestros labios
antes de alcanzar las estrellas, y después de todo eso, silencio,
calles de noviembre desiertas arrinconadas
en el sótano de una fábrica de pólvora para fuegos artificiales
que nadie se molesto en encender,
eso ocurre, eso acontece, que todos los días de la semana
son martes y 13.

Ocurre…..
leer más   
12
3comentarios 62 lecturas versolibre karma: 46

Ahora

El eco de los pasos que no dimos
es el que ahora atormenta mi cabeza
y deja sordos a mis oídos.

El volumen del ruido es
directamente proporcional
a la inexistencia del camino.

Como un cerebro que no sabe nada,
excepto callarse,
y genera interferencias entre otros
que deberían comunicarse.

Ahora entiendo la fugacidad,
ahora entiendo el ahora o nunca
y las oportunidades perdidas.

Ahora es cuando comprendo
que es mejor arriesgarse
que quedarse al margen.

Quizá los precipicios,
por mucho miedo que transmitan,
estén ahí para que los saltemos
y descubramos un mundo mejor.

O, al menos,
salvemos nuestra ignorancia.
12
4comentarios 101 lecturas versolibre karma: 56

Mi existencia

A mi vera una vela en declive,
siendo centinela de este caótico escritorio.
Yo soy la mecha, tórrida y encorvada,
cargando la llama en mi espalda,
que es el tiempo, que muere, que se apaga. Queda poca cera que derretir
Y mucha poesía que quemar.
leer más   
13
5comentarios 113 lecturas versolibre karma: 60

Se me coló la bruma

No se por que costado se me coló la bruma.
En un movimiento falso.
Se introdujo en mis costillas.
Ahí duerme, con toda su penumbra.
Despierta,
a ese llanto constante
de aquella niña fuerte
que, de repente,
ya no fue niña,
ni fuerte.
Ahí anda, buscando la salida.
Mientras tanto,
el viento frío,
penetra.
Humedad sin alivio,
no deja salir al invierno.
Sopla y corre a sus anchas.
Entre nervios
—sin acero—
músculos
y células.
De abajo hacia arriba,
viceversa y vuelta.
Sin tiento.
Arrasa.
Sentimiento.
Para cuando mi corazón quiso darse cuenta,
ya no encontró norte al que asirse.
Triste.
¡Fue de repente!
El gesto se me quedó puesto.
A veces, se disfraza de risa,
o de vino.
Vino.
Sí,
se coló,
arrasó
y ahora no quiere erguirse.

Quizá,
mañana
pruebe a asomarme.
Quizá,
hasta
me de por abrir
una ventana
y dejar
que salga.
15
4comentarios 119 lecturas versolibre karma: 93

Paraíso extraño en el que me hallo

Soy isla.

Paraíso extraño en el que me hallo
y me hundo, tendida al sol,
con la piel abierta y resquebrajada por el calor
que aprieta desde lo alto y profundo del ser.
Humana.

Rodeada de mar.
¿Cómo no ahogarse?
¡Cómo no aprender a nadar!
—Ven, báñate conmigo
pero no te quedes más de lo necesario
que la compañía te asusta, recuerda—.
Y a mí, hay sombras que me abruman
si se alargan demasiado en pleno día.

No siempre es verano en las playas,
el agua también llueve lejos de las olas
mojando la brisa que abraza la arena,
el cielo, los árboles y las rocas.
Entonces nadie quiere ser isla.
La mayoría prefieren ser casa
que no es lo mismo en todas partes,
ni siempre cobija.

Pero yo, allí, en medio de la tormenta,
de la nada que nada espera
me quedo quieta,
siendo ese sueño donde muchos se camuflan
como iguanas de la vida.
Y soy tronco,
soy hierba,
soy tierra,
soy piedra.
Soy gota que ahoga,
que riega,
que baña,
que limpia.
Soy mar.
Soy isla.

Abandonada, rodeada y ansiada.
10
4comentarios 45 lecturas versolibre karma: 69

Todas las tardes de domingo

Manto de otoño que cubres las soñolientas calles de mi nostalgia,
escucho tu lamento en el susurro de la noche,
tus golpes despiertan mi inocencia dormida
y añoro tus palabras en mis recuerdos perdidos.


Me detengo y escucho.
Allá, en la profundidad del silencio,
te busco.
No estas,
pero te siento
en cada palabra que pronuncio.


La lluvia me habla,
escupe esas palabras tan repudiadas.


Manto de otoño que siembras todas las mañanas
los deseos de mi alma en las miradas de los vampiros
de las noches ya pasadas.
Sus labios sedientos de vida
palidecen en tinieblas ante la muerte venidera.


Y a veces lloro
ante mi reflejo.


Y a veces miento.


Frío metal imperecedero
que se clava tan adentro.
Me hieres.
Me quieres.


Manto de otoño, despiértame del sueño imposible en que vivo,
háblame de esos momentos que robaste a otros amantes hoy esquivos
y cuéntame el final de mil historias perdidas en el olvido.
Conversas conmigo todas las tardes de domingo,
pero tus palabras no escuchan lo que yo digo.


Y te vas
y yo me quedo.



Nuria Sobrino
@nuria_sobrino
8
5comentarios 111 lecturas versolibre karma: 75
« anterior12