Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 465, tiempo total: 0.029 segundos rss2

Gotas de soledad (@Galilea, @AljndroPoetry & @sarrd8r)

Diáfano, vacío, huérfano de historias,
languidecía en su rincón.


Se evaporaba su esencia,
una partícula de su alma a la vez.


Cosmo de bendito olvido,
de inseparables ausencias.


A veces…
le alcanzaba la fría tenaza del tiempo,
oprimía el pecho de tal forma,
que hasta exhalar su propio aliento,
se convertía en trabajoso suplicio;
dolía, corroía por dentro sus entrañas,
sin concebir otra manera de paliarlo.

Gota a gota…
los segundos caían ralentizados
─cada uno con el peso de una eternidad─
sobre su conciencia adormecida,
el aire, el oxígeno en su cuerpo,
se hacía un plasma denso,
que con dificultad reptaba
por sus bronquios.

Soledad….
óxido de angustia, de esperanza indefensa,
brizna de arena compañera de silencios,
de gemido mudo, ateo, huérfano de aire,
de sigilo opaco, en días vanos, desterrados,
piel de la soledad hambruna, seca de recuerdos.

Sintiéndose un intruso dentro de su propia vida,
la dejó pasar sin apenas tocarla,
su muerte no sería un suceso destacable,
ni un titular siquiera,
pasar sin dejar un vacío,
ni siquiera una huella,
pasar sin dejar un recuerdo detrás,
un luto, un llanto, una ausencia.

Soledad…
esa que mata sin acero...


Una gota más
en el océano de realidades,
castillo de arena
que se lleva la última ola,
parpadeo imperceptible
en la interminable perpetuidad;
árbol cuyo fruto nunca nació.

Soledad...
sarcófago, duna de olvido...


Subirse a la barca de Caronte,
con las monedas de la ceguera,
del ahogo, en los ojos del dechado,
del miedo a no encontrar huida,
estigma en la mano hueca,
sello que lacra el féretro de la promesa,
amamantando la sed de mi soledad .

Soledad....
retiro de gotas de soledad...


Amén
leer más   
21
37comentarios 302 lecturas versolibre karma: 115

Vuelvo a mí

He pasado el día
en tu voz, la noche
en tus ojos.

Después, vuelvo a mí
y llevo tristeza
en la sonrisa.

He querido romper
mi propia soledad
para reconstruirme
por dentro,
y negar que lo mejor
es lo que nunca
llegaré a tener.

Vuelvo a mí…

He buscado amanecer
porque la sed eterna
me quiere anochecer,
y me absorbe
esta necesidad mía
de necesitarte
cuando abro
la puerta de la noche.

Vuelvo a mí…

También,
he intentado caminar
por el borde de un abismo
que se abre entre mis pies,
para que un oscuro viento
me lleve a ti…
pero vuelvo a mí.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
15
13comentarios 59 lecturas versolibre karma: 99

Haiku de la frontera IV

Estoy helado,
sueño con lo que dejé.
Dulce nostalgia.
5
3comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 94

Un momento

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

UN MOMENTO.


Ambos decidimos frenar la caída de la arena en el reloj,
luego de pararnos frente a frente,
tomados de las manos.
Me miraste fijamente y pude sentir todo lo que estaba pasando dentro de ti.
Las palabras en ese momento eran sobrantes,
nos las ahorramos.
Pude ver en tus pupilas todo lo que estabas esperando de mí,
por un momento de verdad nos conectamos.

-JOEL B. LEZAMA.
leer más   

etiquetas: amor, sentimientos, estaciones, emociones, imperfecto, soledad
2
sin comentarios 9 lecturas versolibre karma: 24

Haiku de la frontera V

Mi cuerpo junto
al recuerdo de casa,
se estremece.
2
sin comentarios 19 lecturas versoclasico karma: 39

Esquizofrénico

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

ESQUIZOFRÉNICO


Una nueva noche de insomnio dio muerte a un futuro sueño,
terminando así con la esperanza de alguna nueva idea.
El desvelo provoco alteración en todos mis sentidos.
Mis ojos cansados solo podían ver espectros y sombras;
mi cuerpo sufría espasmos musculares y temblaba aturdido,
esto se debía a un terremoto interno,
provocado por una fuerte agitación en su motor,
debido a intensas palpitaciones en mí corazón.
Mi cuerpo estaba agotado, pedía a gritos por algunas horas de sueño y reposo.
Mi mente trataba de detenerse,
pero un mar de pensamientos inundaba cada uno de sus rincones,
era una incesable tortura provocada por recuerdos y futuros proyectos.
Me invadió una sensación soledad que orbitaba en toda la habitación.
El silencio podía oírse como si este mismo tuviese sonido.
-Lo sé, parece mentira.-
Me levante de la cama irritado y con mi pulso ya muy acelerado.
Necesito calmarme. Pensé.
Me dirigí hacia una silla a mitad de la habitación,
no muy lejos de los pies de mi cama.
Allí se encontraba mi ropa arrugada y con un aroma gris,
mezcla de perfume barato y humo de tabaco.
Salí de la habitación y me dirigí a la cocina por un poco de agua.
Los engranajes de mi mente giraban de manera incesable,
parecía que mi cabeza iba a explotar en cualquier momento.
Tome de mi bolsillo izquierdo los cigarros y una caja de fósforos.
Me dirigí al balcón y encendí un cigarrillo.
Me acerque a la barra de contención que separaba el suelo firme de una caída desde el séptimo piso.
Estoy esquizofrénico. –Pensé.-
Me pare sobre la barra de contención cerré mis ojos y pensé en saltar.
-Qué pasaría si lo hago?.-
Respire y trate de calmarme, mi pulso estaba disminuyendo y empezaba a tener sueño.
Debo regresar a la cama. –Pensé.-
Al abrir los ojos ya había saltado. No podía creerlo.


-JOEL B. LEZAMA.
18
8comentarios 64 lecturas relato karma: 123

Discípulos del miedo

La inmensidad del estar despojado
te da valor.
La sospecha de amor sin recompensa
te presta amaneceres.
La melancolía sin duelo
mendiga amor,
tortura nocturna del no-me-olvides.
Clandestinidad que te devora
y vomita caridad.
Apetito humilde, hartazgo de promesas,
instantes de miseria sin papeles,
besos furtivos en el balcón
de la muerte.
12
4comentarios 82 lecturas versolibre karma: 109

Poema 2

Escucho un llanto amargo,
pienso que es el mío...
lo niego, no soy yo quien se rompe,
no puede romperse lo que a su vez ya estaba roto.

No puede salvarse lo que desde un principio
estaba condenado a las soledades del alma
a la penitencia de un valiente soldado
que rehuye sin mirar atrás.

En el pecho frío donde se esconden las palabras
se oprime a la esperanza, se destruye la ilusión,
mientras el destino crea una prisión de hierro y miel
se captura al soñador.

Miro a la tristeza presionando sus párpados
miro a la tristeza mancillandole el corazón,
es ahí donde descubro que en realidad
quien llora sí soy yo.

-Diana
leer más   
10
9comentarios 69 lecturas versolibre karma: 108

Siempre he soñado volar

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

SIEMPRE HE SOÑADO VOLAR



Siempre he soñado volar,
poder sentir esa libertad que tienen las aves,
mirar el mundo desde lo más alto y que el cielo quedase a mis pies.
Nosotros también vivimos dentro de una jaula,
esa jaula son nuestros límites,
es todo lo que nos impide volar y ser aún más libres.
He tomado la decisión de quebrar esos límites,
de saltar el muro y ser libre,
sin embargo,
se bien que solo será por unos momentos.
No sé qué es lo que viene luego de la libertad,
quizás pueda ser azufre y fuego,
quizás brillos y calles de oro.
Yo; voy a tener la libertad de saberlo,
voy a arriesgarlo todo.
Siempre he soñado volar.
Me pare en el borde y salté,
el cielo estaba a mis pies.
Sentí la libertad de poder intentarlo,
todo mi ser sonreía esta vez.
Pude ver de frente el mundo,
desde lo más alto.
Un mundo al cual me acercaba de nuevo rápidamente.
Repetí con alegría dentro de mí:
“Siempre he soñado volar.
Me pare en el borde y salté,
el cielo estaba a mis pies.”
Yo; estaba a punto de chocar contra el mundo de cabeza.




-JOEL B. LEZAMA.
10
4comentarios 73 lecturas relato karma: 109

En qué mundo estamos?

Mira la calle. ¿Ves lo mismo que yo? Destrucción, odio, rencor…

Niños olvidados que recorren las calles con frio, con hambre, con miedo.

Un mundo salvaje hecho de cemento y metal, un campo de batalla, una emboscada de salvajes pisando las margaritas que adornaban los caminos.

¿Ves por la ventana lo mismo que veo yo? Miseria, guerra, muerte…

Dime, ¿que hemos hecho con este paraíso?
Ya no hay flores, los árboles mueren, las estrellas ya no vienen a saludarnos, escondidas tras torres de cemento.

Hombre, ¿en qué mundo estamos viviendo?

Tu hija vuelve con miedo a casa cada día, a tu mujer la asesinaron y a tu hijo ya lo han golpeado tanto…

Dime, ¿en qué hemos fallado?

Los niños ya cuentan monedas y no estrellas, los animales nos temen y corren al vernos, los pajaritos ya no hacen nidos cerca de nuestras ventanas.

Dime ¿qué líderes hemos seguido?

Obligaron a tu hijo a ir a la guerra y jamás te lo devolvieron, te arrancaron a un padre y te devolvieron un excombatiente, con dos medallas y sin un brazo, con un título y mil traumas. Te prometieron ayuda en aquel acto en la plaza y te dejaron buscar comida en la basura la mañana siguiente.

¿en qué hemos fallado, mujer?

Buscas que tu hija tenga un hombre que le dé futuro y no amor. Buscas a tu hijo una mujer sin que escuches su querer. Buscas un marido y olvidas el amor propio.

¿en qué mundo vivimos?

Que el inocente paga por las culpas ajenas, que el pobre muere por los lujos del rico…

¿en qué mundo estamos que el pueblo no exige, pero si teme a su gobierno?
3
sin comentarios 38 lecturas relato karma: 26

Lo que es el Tiempo

Las canas son
las caricias de la muerte en el pelo.

Odioso Tiempo
que no giras sobre tus propios talones,
que haces pasar
todos los momentos, que son únicos,
sin valorarlos.

Tú, que haces
las cosas una sola vez, y jamás repites,
que bajas
por una pendiente, lento y constante,
como el lodo.

Te veo rozarme,
y me desespero,
el consuelo de que en cada "ya"
haya un "luego".

No, no es así, ni es eso,
te temo porque cada momento
es un momento menos,
y no estoy amando en ninguno de ellos.

Déjame y vete, Tiempo,
no me robes más besos.
leer más   
12
7comentarios 69 lecturas versolibre karma: 98

Cuando quiera, Donde quiera

Porque tu y la vida
me han esperado desde siempre,
pero siempre un poco más tú.

Porque tu y el destino
siempre hacen mi vida más largo,
pero siempre un poco más tú.

Porque la vida se ha tardado en corresponder
a lo que yo he pedido,
pero siempre he pedido que tú me traigas la vida.

Porque solo falta tu nombre en la escala infinita del universo para poder comprenderlo
leer más   
2
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 32

La última gota

Cuánto amor con deseos de coincidir
en el inmenso infinito
cuántas almas deambulando el universo,
buscando su amor eterno.

Cuánta pasión escritas sobre nívea piel
esperando ser descubiertos
por las caricias de otras manos y otra piel
despertando su adormecido cuerpo.

Cuánta poesía callando la voz
por lágrimas atoradas en la garganta,
cuántos corazónes solitario
deseando vivir enamorados la pasión

Y que ironía, tú allí, inmóvil
tus ojos ciegos nunca lo pudieron ver,
hoy te llenas de silencio sintiendo el peso
de cada segundo, vencido por el implacable tiempo.

Hundido en letargos la mente te traiciona,
recordando lo perdido te hundes en profundos silencios,
te abrazan tus odios que te asfixian
fingiendo una felicidad inexistente.

Tú que nunca te dejaste vencer por el amor,
y pisotearlo fue tu pasatiempo.

Hoy sientes como se te escapa la vida,
como arena fina de un dorado desierto
como agua entre los dedos de un riachuelo

cuando quisiste vivirla en paralelo
ya te la había cortada una secante
dejado que vivas tu propio duelo.

Perdido estás en el tiempo, en laberintos
de veredas torcidas que hiciste por camino,
intentas pegar los pedazos de un ayer ya extinto

es como querer juntar en un inmenso pastizal
semillas de flores de diente de león
que han sido esparcidas por el viento.

Por fariseo hoy pagas tu derrota,
aún en compañía árida soledad de tu vida viertes,
vas sufriendo miles de veces pequeñas muertes
antes de beber de tu vida la última gota.


MMM
Malu Mora
leer más   
16
20comentarios 117 lecturas versolibre karma: 94

Haiku de la frontera III

Piso la arena,
olas contra las rocas.
¡Qué solo estoy!
4
sin comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 82

Le mentía al corazón

Le mentía al corazón
haciéndole creer que se detenía el tiempo,
pero el mundo gira sin parar ni un segundo
no lo detiene tristeza o suspiros.

Le mentía al corazón
le hacía creer que vivíamos
una eterna primavera de colores
cuando nuestro mundo era naranja y ocre.

Le mentía al corazón
volando comentas corriendo alegre entre los helados vientos,
él no sabía que ese viento como hojas de un árbol
me arrancaba con dolor una a una toda la fe en el amor.

Le mentía al corazón
viento que repentinamente como ladrón llegaba
me atravesaba con dolor el pecho, trayendo recuerdos que creía ya perdidos
olvidados por el tiempo, que volvían al pensamiento.

Le mentía al corazón
nunca le dije que recordar dolor no era bueno
que es remover heridas que lastiman la cicatriz,
entristece sembrar rosas y cosechar cardos
que el mundo gira que no se detiene ni por honestidad ni por los perversos.

Le mentí al corazón
por compasión, tan sólo para que siguiera latiendo,
para que continuara dando amor a pesar de estar ya muerto
nunca le dije y no lo sabrá, que nos mataron sin piedad la fe,
dejando mal heridos a los sentimientos.

Le mentía al corazón,
fue la única manera de lograr que siguiéramos viviendo.

MMM
Malu Mora
leer más   
23
16comentarios 74 lecturas versolibre karma: 97

Micropoema. Entierro

Llevaba un velo funesto al rostro que nunca note, sin saberlo, me habían sepultado en el olvido
leer más   
14
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 97

Minipoema. Destierro

Como para abrazarte, te escucho,
como para besarte te sueño,
pero tú, no estás ahí,
solo está el frío soplo del alma,
al hallarme sólo en la noche, otra vez.
leer más   
11
4comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 93

Letras grandes

Podría empezar por describir lo que mis lapsos mentales me hacían olvidar,
viajes, cumpleaños, las fechas marcadas en el calendario pero jamás lo importante de mis letras,
pues, mis poemas son la prueba fidedigna de mi cordura,
es difícil explicar por qué estamos locos, aún cuando no lo estamos...
Si me dejan un espacio mi paz les dará una respuesta,
a ratos de locuras, suspira mi conciencia en tiempos de noble cordura.
Hoy mis pensamientos permanecen en constante construcción evitando accidentes,
es más fácil cuidar de tus agonías que de mi propia vida.
Y escribo en letras grandes los ecos de la soledad y las noches que persiguen mis sueños.
Y escribo en letras grandes mi nombre.
leer más   
7
sin comentarios 97 lecturas relato karma: 77

Se murió la bola

Se murió la bola, ya hace van dos días que se murió la bola.
Tan bonita, tan inquieta, pero con la mirada triste.
Siempre le velaba el sueño, me dolía tener que verla.
Quién fuera fuerte como ella, fui el último que la vio
y el último del que se despidiera.

Bolita, yo se que solo fuiste un perro,
pero quién más que yo para inmortalizarte con palabras,
quién más que yo que he sido un perro,
quién más que yo que como tu estoy muerto,
quién más que un perro poeta muerto.
11
4comentarios 64 lecturas versolibre karma: 95

Instante del ayer

El ayer me persigue,
como la hoja peregrina
obstinada
persigue al viento
que persistente e insistente
la derrota,
derribándola de su rama.
¿O es el viento
quien persigue a la hoja?
y no la halla
o la encuentra ausente
aletargada ensimismada
ocupada
en su sueño de muerte...

el sueño de muerte
que me persigue
obstinado
persistente e insistente,
mas las ganas de vivir
me brotan desde las raíces
hacia el tronco
a las ramas
a las hojas
a la copa,
hasta el cielo;
alienándome con su esencia.

Nada es más
que un minuto
en un grado
en un ángulo
en una perspectiva
desde una lente
que observa
un instante
ralentizante
que se esfuma
en un ayer cualquiera.



@AljndroPoetry
2018-mar-22
leer más   
15
16comentarios 118 lecturas versolibre karma: 117
« anterior1234524