Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 103, tiempo total: 0.022 segundos rss2

La Bitácora

En aquella tarde gris,
Todo comenzó con versos simples.

En un limbo sin marea…

Con tus ojos castaños
Y tú pelo de seda.
Tus pómulos dorados
Y tus labios canela.

En esa clase,
De delirios y debates.
Me atrapaste,
Parte por parte.

Pero entre lanzas
Y palabras afiladas
Nunca podía explicarte.

Lo que germina e infecta,
Cada rincón de la conciencia...
No quería retractarme

...

Amarte es más, que un verbo en la tinta,
Es tocar el cielo sin tocarte

Colisionar con tu mirada… estupefacto.
Amarte son quince poemas y no dar a basto.

Pero cuando cae la noche
Amarte son los inviernos de un verano
Amarte son los suspiros de “aún te amo”

Es más dulce
Que los lirios en primavera
Siempre se luce
Con los vientos de luna llena.

...

Pero el tiempo cansó al viento,
No hay más paradas
Ni más contratiempos.

Es más complejo,
Que la lluvia en tu espejo
No hay más espacio,
Que la comisura en tus labios.

Y todo te corta…
El cristal corrompe la mirada,
Y los celos desgarran la almohada

Y todo se agota…
Con una lágrima en la prosa
En cada palabra que brota.


Aunque una etapa termina
Escribo con la pluma más fina

En la bitácora guardo más,
(Mucho más)


Que un verbo en la tinta.

Sr. Nube
15
14comentarios 116 lecturas versolibre karma: 92

Hoy Sevilla no es Sevilla

Se secó el Guadalquivir,
ya no brilla la Giralda,
¿Qué fue de ese mes de abril,
donde fuimos todo y nada?

Con el llanto en la mirada,
se estremece por Campana,
llorando desconsolada,
la Esperanza de Triana.

Ni siquiera el Pali puede,
mitigar con sevillanas,
la tristeza que se adhiere,
y se clava en las entrañas.

Hoy Sevilla no es tan bella,
no deslumbra con su gloria,
hoy se descolgó una estrella,
y murió una gran historia.
leer más   
6
sin comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 78

No está bien

Tengo un problema
Y es que me encanta contarle a la gente nuestra historia.
Me gusta cuando hablo de hace tantos años, cuando recuerdo nuestra inocencia, de nuestras bromas y nuestras experiencias.
Primero les cuento cómo te conocí, cómo enseguida supe que sin saberlo te buscaba a ti, cómo tengo tu recuerdo de aquel momento exacto en el tiempo.
Luego les digo que hace tiempo que tú ya sabes todo de mí, que sé todo de ti y que no nos fiamos el uno del otro.
Después vienen las preguntas, las cosas del destino, las inseguridades, los desafíos y los arrepentimientos, los enfados y las reconciliaciones.
Y por último les digo que ya no importa, que todo está bien.
Pero no es verdad, no está nada bien.
No estás bien.
Sería más fácil decir que no estás.
Pero aquí, en estas letras, en estas palabras
ya has dejado tu esencia.
Esencia pura que emana de mí.
Alma enamorada.
Pobre desdichada, destinada a sufrir por un amor tan intenso.
Cuéntale a tus sueños lo que tramas
y ellos ya verán si eso es lo que amas.
leer más   
8
6comentarios 83 lecturas prosapoetica karma: 84

Nuestra intimidad; mi lado izquierdo

Corazones entrelazados que disfrutan de las caricias en un ir y venir desbordado. Un ritual entre cenizas que ruboriza y tensa el cuerpo. Un susurro entre las sábanas, un te amo que me has dicho con la mirada traviesa y el delatar de tus labios.

Se contiene nuestro aliento al mezclarse los matices. En una sola intimidad cuatro estaciones convergen; un suspiro enardecido. Muestra el silencio su rostro, inhalamos nuestra esencia. He sentido mariposas. Majestuosa limerencia.

Escucho el palpitar en tu pecho que se cubre con el mío. Acendrado anhelo del sueño idealizado entre tus brazos. Dulce licor de sonrisas e ilusiones, jugueteos en una sola piel, en un beso compartido.

Al abrir los ojos, se evapora el paraíso entre mis manos. Pierdo tu silueta en la penumbra, igual que en vidas pasadas. Se apodera de mi espíritu; ansiedad del lado izquierdo. Meso mis cabellos, recorro el pensamiento. Infinitas caricias tatuadas de amor. Escritos en papel de viento. Solo un todo en el vacío. Un grito hacia dentro.

Ávido de libertad, desesperado por verme en el reflejo de los ojos eternos que dan vida; mi dulce tormento. Tornas implacable la búsqueda entre el baúl de los sueños, hurgas en mi memoria, deseos extraviados sobre la banca de aquel parque. La enorme burbuja de cristal donde se ocultan sentimientos. La pasión; estela fugaz que surca el firmamento. Palabras conjugadas con singular resultado en diferentes tiempos.

Inmerso en la locura de un mundo paralelo. Un aroma etéreo se apodera de la mente, el sonido melifluo llena los sentidos de un sabor inefable que viaja entre el silencio; te amo.

Respiro entre tu pelo el tibio sabor de tus besos. Rápidamente despierto. Estimulo los sentidos con la yema mis dedos. Delineo tu rostro, exploro tus labios, hago vibrar cada relieve de tu ser. Es un viaje sin retorno hasta tu vientre. Te sujeto a mis manos firmemente. Correspondes las señales; me persigues con tus ojos, se han unido nuestras almas. Somos cómplices, me has envuelto entre tus brazos.

Prisionero en tu mirada, sostengo el aliento; yo también te amo...





Por: #WilyHache
Nota: (borrador)historia que continua en el tintero hasta el momento.
fragmentos de una carta.
wilyhache@gmail.com
@WilyHache
México.
7
2comentarios 79 lecturas versolibre karma: 63

Volver

Aquella intensa luz que borró hasta su propia sombra, le hacía sentir liviana, sin una historia detrás que pudiera recordar; sin pasado y en un presente ambiguo, casi intangible. Quizá el tiempo había dejado de existir; ¿o tal vez nunca existió?
A pesar de la confusión que experimentaba, no tenía miedo; se sabía segura y protegida. Pero algo cambió; sintió un súbito calor y, recordó lo que era el fuego. Un flash cruzó su mente y también supo, que antes había vivido y conocido el miedo; el pecado y la muerte. Entonces, alguien golpeó sus nalgas; lloró… y de nuevo olvidó.
Debería volver a aprender a vivir.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/27/escribe-tu-relato-de-mayo-v-con-las-palab
11
8comentarios 109 lecturas relato karma: 83

En tu historia...

¡Si me incluyes
allí, entre las letras
de tu historia!





~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-mayo-29
leer más   
25
17comentarios 137 lecturas versoclasico karma: 118

Sueño y premonición de Miyamoto

Despertó sin abrir los ojos y sintió que la batalla aún no terminaba, con pocas fuerzas podía sostener su espada y el enemigo al ver su vitalidad se acercaba.

El soldado del antiguo régimen feudal japonés mancho su Dō y parte del kusazuri con sangre enemiga, aquella armadura dejó su intenso brillo metálico y de un color rojo lo cubrió casi por completo.

Finalmente abrió los ojos y notó que había derribado al último guerrero de todas las tropas samuráis, estaba solo en medio de un desierto de hombres muertos.

Miyamoto Musashi despertó, estaba recostado en un jardín de eucaliptos cerca de su aldea. Jamás batalló y todo aquéllo fue una premonición que tiempo después de cumpliría.

Miyamoto ahora, conoce su destino.
leer más   
6
1comentarios 43 lecturas relato karma: 62

Impetu I

La Barceloneta y sus luces.
El mar y las olas, tu mano en mi cadera.
El cielo achicando las gotas,
yo sonriente,
por qué soy de las que aman mojarse.
Tus labios y mis corneas,
entornándose, imaginándose.
Una cerveza, dos, tres, cuatro, cinco.
Caminar sin parar, sin destino, sin objetivo, como nosotros.
Hablar, sin fin,
sin un punto en concreto al que llegar.
Pararse a observar, respirar y quejarnos un poco del mundo, y acto seguido creer que lo podemos arreglar.
Ser superfluos, inconstantes e inconscientes.
Más que nada, porque siempre llega un punto en el que el beso es la claridad de la situación.
Estoy segura que si los ángeles existen,
nosotros somos su comedia.
La de dos personas que se acaban de conocer, y no hacen mas que sandeces.
Es bonito, llega el primer beso.
Sabe a estrellas.
Huele a algodón de azúcar.
Sientes lo que siente una persona cuando besa a bocajarro, extasís,
pero sin la droga.
Dicen que al besar utilizamos 34 músculos,
pero es que en realidad, el más importante es el que no se cuenta.

Mis manos dicen que si,
y mi corazón me pregunta que qué coño estoy haciendo.

Bien,
otro día seguiremos con la segunda parte.
leer más   
3
1comentarios 42 lecturas relato karma: 55

No será la última batalla

Año 206 a.C. Las legiones romanas estaban celebrando la victoria. Habían expulsado definitivamente a las huestes cartaginesas de la Península Ibérica, haciéndose con los territorios conquistados hacía años por esos bárbaros africanos. Roma expandía su poder con puño de hierro, y las legiones, entrenadas y disciplinadas, se convertían en su brazo ejecutor. Marcelo Crispo, uno de esos legionarios, celebraba el triunfo acompañado de sus camaradas, anhelando el fin de la guerra y el regreso a su Cumas natal junto a su mujer y sus dos hijos. Marcelo, recordó los momentos vividos con sus camaradas caídos en la batalla, buenos y leales compañeros, en especial Quinto Vitelio Rutio, el cual le había salvado la vida en más de una ocasión. Esa noche, el veterano legionario Aulo Marcelo Crispo, haría una ofrenda a los dioses sempiternos, pidiendo que las almas inmortales de sus camaradas y amigos caídos en la batalla tuvieran una existencia dichosa y feliz en los Campos Elíseos. “Volveremos a vernos, amigos”, dijo Marcelo mirando el refulgir de las estrellas en la oscura inmensidad de la noche, “pero todavía no.”
5
sin comentarios 69 lecturas relato karma: 54

Perdidos

Perdidos sin historias están mis herederos,
buscando otras fronteras que acunen sus sueños,
cargados de esperanzas, de amor sus pechos llenos.

Historias repetidas de perdidos anhelos,
quedaron sueños truncos, rotos sin remedio.

Su mundo ya no existe, crearon otro mundo,
Extraño y tan ajeno, que en nada les recuerda
aquel que ya perdieron.

Perdidos y encontrados allá en nuestros recuerdos,
de tiempos más felices, soñando están despiertos.

Perdidos están y saben que acaso no hay remedio,
Su mundo se ha perdido, ya no hay un mundo nuestro.

Perdidos en su empeño, buscando otros senderos,
acaso entiendo su marcha en mis adentros,
sufriendo estoy, lo siento, perdidos están mis sueños.

Perdidos y encontrados en mundos paralelos,
regresan y no encuentran aquello que perdieron.

Perdidos en el tiempo, ingrato y pasajero,
que cobra caro el uso que muchos ya le dieron,
y vuelven imaginando que nunca se marcharon,
y su mente ya adaptada a aquel su mundo nuevo,
acaso les recuerde que ya este lo perdieron.

Perdidos ¡Hay que duelo!
No puedo ya atrapar aquel instante bello,
la sombra del recuerdo grabado sobre el hielo
de historias compartidas de muchos que se fueron,
perdidos están, lo siento,
ya este mundo no es el vuestro.
leer más   
15
11comentarios 194 lecturas versolibre karma: 111

Nota de la vida

El noble despertó aseado pero sucio por dentro solo de pensar que su descuidado y asqueroso sirviente, el que no tenía ningún derecho, seguia sonriendo y amando
Sin nada material al siervo le llenaba poder ver cómo sus familiares podían llevarse algo a la boca gracias a él, que trabajaba las mismas horas que tiene el día sin descanso alguno y sin consideración ni aprecio por parte de su superior
¿Por qué es feliz el obrero aunque se encuentre oprimido?, Y por otra parte ¿Por qué el privilegiado carece de amor, alegría y otros sentimientos que acompañan al hombre?
leer más   
7
1comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 82

Lucernas de barro

A caballo entre el púrpura y el color de la calma. Entre lámparas de aceite y lucernas de barro.

Libros viejos en párpados cerrados.

Paseos por la Historia, argán mojado en cuerpos salados.

Jeroglíficos en carne y hueso

Vendas de memoria

Cañas de viento

Dolmen de miedos

Pirámides de almas rotas

Bastón dorado y copas de vino

Desiertos rojizos cubren mi vientre, hambre de mundo, sed de vida. Acurrucada en las páginas de mil amaneceres, todo se me queda corto, todo lo arrastra el aire que gira.
leer más   
13
10comentarios 62 lecturas versolibre karma: 92

Se me quedan cortas las historias

Se me quedan cortas las historias. Empiezan bonitas y con ganas, pero se hunden poco a poco en las batallas sin fin de ideas que brotan a raudales, hasta que chocan una vez escritas con la incongruencia de estar ahí, todas sueltas ¿Dónde empieza una y termina la otra? No entiendo por qué las palabras salen de esta manera. Se escriben solas. Es como si llevaran mucho tiempo esperando a ser plasmadas en algún papel para luego quedarse huecas del sentido que pueda tener cualquier historia bien escrita. Escribo, escribo y escribo sin parar, sin pensar. No necesito pararme a discurrir qué será lo siguiente que saldrá, ya está ahí, impaciente, esperando su turno de salir y gritar sea lo que sea que tuviera que gritar. Muchas veces dudo hasta de que sean mías tantas cosas guardadas, tantas rabietas, tantas preguntas sin respuesta. Y tengo que escribir deprisa, porque si paro se atropellan y se ahogan las letras, mueren, se van, no sé a cual lugar, ni si alguna vez volverán. Y me duele la mano. Y no me entiendo la letra cuando paro y me leo. No comprendo nada, pero algo, en algún lugar, se queda en paz.
9
8comentarios 128 lecturas prosapoetica karma: 96

Yo te di mi sangre para que mi sangre sobreviva

Igual que quien sana su corazón roto
nunca se encerrará en el arrepentimiento
yo te pertenezco, poesía.

No creo que tengamos que pelear-dijiste-,
aunque a veces será inevitable.

Si no fuera por ti,
que me salvas literalmente la vida
manteniéndome sobrio,
quizás pensaría que le vendí mi alma
al nombre abstracto equivocado,
y que hubiera sido mejor
entregårsela a la Música.

Pero desde que te escucho gemir,
al tomarte entre mis brazos,
únicamente eso es ya para mí la Canción.

Por eso nunca dejaré de escribir.

Soy algunos años más mayor, sí,
en cambio tú eres lo más grande.
Mi dolor se da la importancia,
hasta que de ti aprendo lo importante:

Sentados a la mesa,
sé que todo va bien cuando me pides un beso
y te hago llorar de tanto reír.

Porque un poeta triste es una contradicción.

Y la historia, mi vieja historia,
ya sólo es una mancha en el asiento
del tren del futuro.
13
6comentarios 234 lecturas versolibre karma: 86

Otra historia

Tengo calor y estoy helado a lo Alarma
pero al contrario,
si el devenir es arbitrario
mataremos a los jugadores en el campo.
La inestabilidad a mi me vino en la genética,
estoy tirando piedras
a mi propio tejado para reconstruirlo a mi manera
y lo demás es otra historia.
8
sin comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 87

Visca Catalunya! Visca la República!

A les tres de la tarda, en Ramón i en Marcel van ser traslladats per un grup de militars sublevats prop de la torre de l’aigua. Ells caminaven ferms, acceptant que aquest seria el seu últim viatge. Havien viscut tota la seva vida a Sabadell; en Ramón, era el petit propietari d’un taller de bicicletes, y en Marcel, un mestre d’escola. Els dos homes eren amics des de l'infantessa, y ara, el destí també els havia unit en la guerra. Tots dos havien estimat i abraçat la causa republicana, tant pel seu amor a Catalunya, com pels seus ideals llibertaris.
El camió es va aturar y els van fer baixar tot empenyent-los y cridant-los:

-¡Venga Rojos cabrones!

Els van fer posar un al costat de l’altre. Davant seu tres homes conformaven un improvisat pelotó d’afusellament. Els van donar unes venes per tapar-se els ulls, però cap dels dos les va voler. Un dels militars els va dir si volien dir unes últimes paraules, i tots dos van assentir amb el cap. Els dos amics es van mirar per últim cop. Va ser una mirada rápida, però plena de sentiment, un sentiment d’amistat que els uniria en el mes enllà. Tots dos van cridar alhora:

-Visca Catalunya! Visca la República!

Llavors, els fusells dels militars van tronar a l’aire, y els dos amics van caure al terra desplomats. En Marcel i en Ramón van afrontar la mort com valents milicians, amb l’esperança de que aquesta guerra alliberés Catalunya y tota Espanya republicana de l’amenaça feixista. Tot i els fatals aconteixements, persones com ells, van ser el fidel reflex del homes i dones que van donar la seva vida per la llibertat, per la germanor de tots els pobles d’una Espanya que va ser traïda, i per una pau que desgraciadament no es va poder aconseguir.
leer más   
4
2comentarios 84 lecturas catala karma: 71

El Otro  vídeo

Eres mi antónimo por antonomasia.

Todos los colores de la paleta que no pudieron complementarse.






Eres mis líneas rojas.

Mi tiempo perdido, todos los lugares en los que sentí vergüenza.

Eres lo incomprensible de un razonamiento abstracto que nace en otro.

Mis ganas no reconocidas de hacerte el amor.

Eres un golpe en el hipotálamo.

Un río de tinta púrpura.

Un balazo a tiempo,

Un perdón a destiempo,

Un amanecer frío de Agosto,

Eso, eres.



Pero no eres EL OTRO.

No eres el enemigo.



Mi némesis soy yo.

Somos lo mismo.



Los dos tenemos hierro en la sangre.

Compartimos la materia.

Nuestras sístoles laten en sintonía.

El componente “A” hace funcionar el componente “B”

Formamos parte del mismo engranaje,

Somos dos caras compartiendo moneda.

Pertenecemos a universos paralelos,

Siempre viajando cerca pero orbitando en distintos mundos.



Eres lo que me falta,

Mis ganas de ser invencible.


Me retas. Me sumas.

Me das lo que no tengo.

Eres justo lo contrario

y por eso,



Creo que podemos ser uno.

Aún siendo imposibles,

Aún siendo distintos,



Complementarios.

Y únicos.
18
16comentarios 168 lecturas versolibre karma: 100

Tú y yo rimábamos

Tú y yo rimábamos.

Éramos dos caras iguales compartiendo moneda.

Teníamos una sintonía absolutamente mágica, que nos hacía hermosos, fuertes e invencibles.
Pero la armonía tiene un precio y la perfección solo dura lo que dura un aleteo, si no… No sabríamos percibirla.


Tuvimos que devorarnos y después de eso, ya nada fue suficiente.

Disparamos y el fogueo nunca fue para nosotros. Nosotros íbamos a matar.

Y nos matamos. A silencios, a vacíos y a distancias.
Nos matamos bien muertos. Nos rematamos. Y ninguno creyó nunca en la resurrección.

Y es que a joder no había quien pudiera ganarnos. En esto también, éramos únicos.

Nos matamos con pistola, con hacha y con veneno. Asfixiándonos, rompiéndonos, ahogándonos.


Sin piedad, sin paciencia, como si nunca nos hubiéramos lamido.
Te odiaba con tanta rabia… Con esa que uno tiene solo después de querer mucho. Porque no podía comprenderte… Y las dudas están diagnosticadas también como enfermedad letal.
Te odiaba porque para mí nada estaba por encima.
Porque pudiendo ser con otros, yo solo era contigo.

Y dime tú si eso, no es razón suficiente …


MÁS EN:

* www.facebook.com/chicadelpuente/
* @StaPoulain en Twitter
18
12comentarios 156 lecturas versolibre karma: 114
« anterior123456