Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 7, tiempo total: 0.009 segundos rss2

No estás (Liras)

Ya no escucho tu risa
cual cascabel sonando en mis oídos,
y he perdido tu brisa
roce de mis sentidos,
que sobre la piel fueron esculpidos.

Quise alcanzar tus besos
mientras que mis labios morían secos
de amargura y confesos
por puro amor resecos,
agonizando solitarios y huecos.

Confieso mi pecado
que por siempre fue amarte con locura,
en deseo callado
negando la cordura,
rumiando despojos por desventura.

Sin levantar mi vuelo
esclava en una vida sin sentido,
de alas rotas y en duelo
por ausencias sufrido,
desconsuelo en mi corazón herido.

Soy pajarillo triste
que tras ser abandonado no entiende...
¡cuánto fue que fingiste!
falsedad que trasciende
y en ignorados gestos se desprende.

Son tus ojos furtivos
aquellos que clavan su indiferencia
evadiéndose esquivos,
para hurtar mi inocencia
pariendo versos llenos de impotencia.
16
6comentarios 219 lecturas versoclasico karma: 118

Tras el umbral

Mirada perdida
vacía
sombría
soledad forjada
tras huellas quebradas
en la lejanía
guiando sus pasos
unos pies descalzos
en grietas abiertas
supuran ;
alerta !

Al anochecer
en frío cartón;
no hay lazos
ni flores
ni notas de amor
sus huesos quebrados
no obtienen descanso
es el duro asfalto
mojado en su llanto.

Vergüenza vestida
amanece el día
disfraz de vaquero ;
no hay látigo
ni cuernos
ni montura de cuero
tan solo un sombrero
que yace en el suelo
hay tripas vacías
gimiendo por dentro
y piden consuelo.

Y así día tras día
un espíritu más
qué pocos verán
y muchos, ignorarán
encarcelado trad el umbral
por el qué quizá ya nunca
volverá a pasar...


@rebktd
leer más   
8
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 67

Ojos de poeta

Volvió años después por el mero placer de sentir la indiferencia que, tiempo atrás, escocía de dolor.

Y se dio cuenta de que el dolor seguía ahí, solo que cambiado de forma, de caras, máscaras, corazas, sonrisas, miradas, desprecios, caretas y panfletos con letras en cursiva que decían: "Espero no volver a verte, y si es así, espero que me sea indiferente."
y es que esa indiferencia, era en parte, parte de ese dolor.

Pero claro, tenía ojos de poeta.

Como no volver a tropezar con una de esas máscaras.

No hacerlo se sentía como si se negara a sí mismo, desde él mismo, para sí mismo el placer de volver a sufrir, pero eso sí, vestido con una nueva coraza color indiferencia, que sangraba (y lo hacía tan disimuladamente que, ni él mismo lo notaba) dulce icor sabor dolor.

Y mientras el icor se abría paso por las lagunas de su propia mente,
él se dejaba llevar por mareas de acordes equívocos y letras abióticas que surgían de esas fatídicas lagunas por las que acababa brotando (como florece el amor de esos dos desconocidos que se sientan en el mismo vagón de tren y miran al horizonte a través del cristal, al menos durante un segundo) ese salífero icor trasformado en lágrima.
leer más   
10
2comentarios 109 lecturas relato karma: 59

Mundo pálido

Palidece el mundo
a la luz del día
ojos que no ven
ojos que no miran
ciegos los sentidos
torpes corazones
que en sí mismos giran
no ríen, no cantan
no aman, no gritan
ajenos al otro
matando la vida.
leer más   
18
4comentarios 222 lecturas versoclasico karma: 63

Días de lluvia

No me gustan los días de lluvia
miro hacia los cristales y veo
el reflejo de mi cara rota, a trozos
y viejas vivencias acuden a mi cabeza,
imágenes en blanco y negro
sucios cartones testigos
de mi indiferencia por la vida.

El toc, tocotoc, tocotoc, de las gotas
atraviesan mi cerebro, cada una,
una historia muerta y otras historias dormidas
algunas todavía con vida, historias de sitios
imposibles de luces rojas, de alcohol y drogas.
Otras vidas, otras gentes, otras noches.
Donde todo lo humano se vuelve maldito
infecto de odio y sangre.

A veces historias alegres, imágenes blanco satén
donde la inocencia, la bondad y la esperanza
corren a raudales, repartiendo virtud a inocentes
y culpables por igual. Donde no hay falsos Dioses
donde se puede respirar donde la justicia
arremete contra el mal.

Y algunas veces recuerdos surrealistas
donde titubeantes seres humanos se creen
en posesión de la verdad absoluta,
atreviéndose a juzgarte con la certeza que les da
un no se que, que sólo ellos tienen.
Sí ese tipo de personas que ven la paja en el ojo ajeno
y no ven el tronco en el propio.

Lo único que tienen esos días es que arrastran
toda la mierda y generalmente te quitas algo de costra
si algo de costra, si no recuerdo mal.
leer más   
11
1comentarios 77 lecturas versolibre karma: 54

Realojando sentimientos

Disonancia, indiferencia:
preludio de fatalidades,
antigualla ominosa,
losa.

Realojando sentimientos saqueados:
apolíneos y policromados.


Marisa Béjar.
leer más   
3
2comentarios 23 lecturas versolibre karma: 36