Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 465, tiempo total: 0.008 segundos rss2

¿Qué luz, qué sol?

¿Qué luz, qué sol te igualan?
Oro de mis miradas,
lago de plata aquietado
que movido por el aire,
mueve a su vez lo que le empaña.

Te llamaría espejo del Alma,
o lengua de fuego sagrada,
que me hace hablar en versos,
o que me obliga a cantar alabanzas,
pero nada de esto te abarca.

Dios llamo a mi alegría desbordada,
sangre del Mundo que me embriaga,
lucero de la tarde, luz que me falta,
incorruptible santidad del alba,
viento puro como el verde agua.

Y sólo en mi silencio, lleno de llamas,
busco con algo asir la negra Nada,
y mirar a sus ojos, y decirle:
"¡Ah, blanca Rabia que me traspasa!
¡Ahí estás, traidora falta!"

"¿Qué me quieres, Mal,
matándome poco a poco,
que mientras vivo, muero,
y mi sombra es un recuerdo,
y tu juego, Soberbia desatada?"

¿Es esto Dios, del que me embebo?
¿Qué es esto, Fe o Religión?
¿Enfrentarse a la Muerte, la Sombra,
al Olvido, al Ego, a la Fama,
y mirarlo a todo cara a cara?
leer más   

etiquetas: quintillas, arte menor, lírica, sacra, mística
5
2comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 59

En tu foto ya no hay dedicatoria

Un verso se disipa en tu memoria,
en tu boca, ese beso que no has dado,
el musgo, sin la roca se ha secado,
se oxida el engranaje de la noria,
la apuesta a tu amor es aleatoria.

En la jaula no existe escapatoria,
porque aquel mirlo inerte y desplumado
expira junto al sueño quebrantado.
Las noches de pasión ya son historia
y solo de ellas tú te vanaglorias.

La plegaria se torna exclamatoria,
evocadora de un tiempo dorado,
semejante al rogar de un condenado,
con un reproche y voz acusatoria,
a laberintos sin escapatoria.

Caminamos sin rumbo y trayectoria,
ni con mentiras te has ruborizado,
la comedia a mi oído regalado
de la vil excusa premonitoria
del final amor, sin pena ni gloria.

Atrás quedó nuestra inicial euforia,
el rostro al encontrarnos, irisado,
nuestro rincón, que hoy duerme abandonado,
y ya no hay conquista, y ya no hay victoria…
y en tu foto ya no hay dedicatoria.
13
4comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 82

A una Rosa que se ha ido

Una Rosa se ha ido, cuando florecía,
y aún no había despuntado su rubor,
ni acaso se había encendido su olor,
cuando del rosal aquel la cortarían.

¡Ay, triste rosal de rosas tardías!
¿Quién te corta sin hacerle ni honor,
ni fama, ni gloria, ni justicia, ni loor,
a cada rosa que en ti anida?

De mano tan injusta ¿Qué esperaría?
¿Dónde mi alma puede esconderse
para evitar que sea segada por su ira?

A tí, Rosa mía, si tu belleza sirviese,
sea eso, aunque poco, prueba de tu valía
para descargo de los que te viesen.
leer más   
3
sin comentarios 20 lecturas versoclasico karma: 33

Desayuno con diamantes

Amanece
y en el cielo, titilante,
el sol brilla
despertando tan radiante,
escuchando
el sonido susurrante,
de las notas
de una música sedante.
De ese taxi,
descendiendo deslumbrante,
aparece
una mujer delirante.
Se ha vestido,
enjoyada y elegante,
y ha ocultado,
con las gafas su semblante.
Está sola,
y solo es su acompañante,
una calle,
de una ciudad excitante.
Yo la observo,
deseoso y anhelante,
esperando,
de cruzarnos, el instante.
Me sonríe,
es más dulce que insinuante,
y la miro,
con el iris penetrante.
Es momento,
de mostrarme muy galante,
y responda,
con lisonja semejante.
Ni distante,
ni orgullosa, ni arrogante,
porque tengo,
el corazón palpitante,
y el deseo,
de una pasión crepitante,
trepidante,
como perlas chispeantes.
Solo pido
bajo ese cielo brillante,
su sonrisa,
y tenerla como amante.
Y ya quedo,
desayunando oscilante,
en la cama...
con mi musa y sus diamantes.
15
5comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 84

Lo que no existe

Hay algo triste
en lo que no existe,
un fugaz recuerdo
de una luz dorada,
un salón de baile
de la Rusia Blanca,
y entre dos amores,
la estepa siberiana.

Hay algo triste
en lo que no existe,
una cohorte dorada
de yelmos bruñidos,
y blancos pendones,
y al galope,
Juana de Orleans,
que marcha a la muerte.

Hay algo triste
en lo que no existe,
humo de Ilión,
polvo de estrellas,
y Venus Afrodita
mirando sorprendida
su mano de la que, como rubí,
fluye el Icor de una herida.

Hay algo triste
en lo que no existe,
¿Qué misterio habrá
en lo insondable
del alma de lo que no es?
¿Puedes decírmelo , corazón,
antes de que se pare tu andar
en la ominosa muerte?
leer más   
11
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 79

Ella

Quién fuera el amor mismo de tu prudente boca,
su sonrisa persigo en la noche alentada.
Brincamos en la risa de nuestros labios postrados
que en el amor sumimos, en su golpe te busco,
en su tristeza te encaro. En tu imagen repentina.

Aguardan con la llama mis manos peregrinas
para tí sólo encomiendan su rastro codiciado
de resplandor enturbiado, de encaminada caricia
con el sueño que yo atrapo en el cielo más intruso.
A solas me recuerdas a un clavel arrancado
que recojo y compenso en mis manos diligentes.

Amparo me ofrecen tus ojos, tus labios un océano
y tu piel una nevada trémula, infinita
cuando de busto rocoso te muestras.
Glacial, indiferente, señorío me otorgas, inevitable
al discernir sustancia entre la piedra, y ardor en el hielo
y poder encontrarte entonces conmigo mismo.
leer más   
3
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 44

Soledad

Perseguido por el lamento, por la ruína ansiado,
a las soledades me arrojo como quien se despierta
de la noche malograda hacia el sol de más agravio
que hermanado con la nada todo mi cuerpo sondea.

Granando voy a las penas entre los odios sitiado,
y al llanto los separados amores me condenan
aleteando su ruína, de mis ojos alejando,
dándome la vida por la mañana más muerta.

Brazos, manos, sólo aire, hechos tan solo de brazos
van a buscarse la sangre en las más tristes ausencias
enrojeciendo la noche, como ríos se abren paso
para sólo toparse con noche, sólo noche que persevera.

Noche que va a ahondarse con amorosos labios
ahogando con su beso la soledad más negra
que en los golpes arrojo, que precipito, quebranto,
pues devuelvo sólo aire que con la noche se estrecha.

Corazón que es sólo trueno con su tormento lejano
va callando las amarguras que entre las soledades ruedan,
para sólo encontrar silencio, que inacabable hallo,
con caudal de odioso infinito, mar de profunda condena.

Soledades que me toman, de mi ser más descuidado
privando, despojando con tan honda insistencia
que más sombra que luz entre mis dias callo
y más madrugada que alba mis soledades sustentan.
leer más   
13
2comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 83

Luna llena

La luna, llena.
Pero dice que hoy,
nos hace un hueco.
leer más   
13
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 88

Final

Quisiera hostigar en mí este fuego que se extingue
en el injusto, firme suelo que se persona y encallece,
pues afligido lejos marcho de tu fuego más insigne,
de tu aire más granado, de tu llama más vehemente.

Con aguerrida hambre, con enjundia triste y libre
rindo todos mis pasados. ¡Que vulnerados te alimenten
con las lágrimas que en ensueño te tocan y se rinden!
Cuando del frío porvenir me visto, incierto e indolente.
leer más   
10
sin comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 78

Carpe Diem

Ícaro, vuela al sol, haz otro intento,
tan solo lo que no se intenta quema,
y que cale en tu corazón el lema,
¡Vive la vida, aprovecha el momento!

No lo dejes en mero pensamiento,
ni en las bellas palabras de un poema,
para un Poeta Muerto no es dilema,
sorber la vida hasta el último aliento.

Busca la senda que lleva a la gloria,
y si te ves tentado por la fama,
piensa que solo hallarás la victoria,

si arde en la hoguera del amor la llama,
y es lo que colmará tu alma de euforia,
el sentir que el corazón, ama y ama.
19
6comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 84

Un mundo sin banderas

En este triste mundo plagado de quimeras,
los ojos se me nublan, llora una plañidera,
y surcan las lágrimas, como agua por vidrieras,
porque duelen, lastiman, los que izan las fronteras.

Lavado de cerebros, doctrinas torticeras,
que todo el mundo vea la foto tan grosera,
de a los que, por ideas, los llevan a galeras,
de opresión y recelo, de gente en las trincheras.

La sociedad enferma, políticas rastreras,
solo ellos creen tener razones verdaderas,
tan solo ellos convierten al resto en extrajeras,
¿nosotros qué pedimos? ¡un mundo sin banderas!
14
1comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 87

Errores

Oh tu, viajero incansable del tiempo
mentidor hábil de ti mismo
maestro de los disfraces
y de todos los engaños sibilinos

Si. Tu. El o la que ahora me lees
y rechazas asombrado, que hablo
con la experiencia de mi mismo.
y aunque sufra por su presencia negada
se que volvemos a la carga
porque así es como fijamos el destino.

Hoy veo el cielo de esta mañana
tristemente negro y oscurecido
no se si es por el tiempo
de esta edad que ya lo marca,
o por tu presencia siempre negada.

Esa ausencia de ti que es para mi
pozo sin fondo que sin fuego abrasa.
Agujero negro que todo lo traga
y permite solo ese reflejo de vivir
en horizontes de imposibles hologramas.

Juegos de inquietantes entelequias
repetición de sociedades ciegas
que solo dan loores al oriflama
llenando estómagos mastuerzos
pero nunca ven el brazo del herrero
ni el torso del labrador que labra.

Errores como tu, con esa presencia
que una y otra vez me es negada.
leer más   
6
2comentarios 32 lecturas versolibre karma: 62

Besos furtivos

Se enciende la noche
de lunas y estrellas,
y brillan sus ojos
como bellas perlas.

Miradas sutiles,
quizás indiscretas,
que turban su cara,
azoran e inquietan.

Se ignoran discretos,
venciendo sospechas,
porque por sus mentes
ya fluye una idea.

Y al salir del bar,
siguiendo sus huellas,
tras volver la esquina
percibe su estela.

Persigue un impulso,
la pasión secreta,
que abrasa su espíritu
al tenerla cerca.

Encuentro furtivo
que enciende la hoguera,
del feroz deseo
de bocas sedientas.

El tacto de labios,
la lucha de lenguas,
que húmedas se incendian
con suma cadencia.

Por los callejones,
entre finas nieblas,
se ocultan las sombras
de un par de siluetas.

Y en el tiempo oscuro,
en la noche negra,
dos cuerpos unidos
juntos se calientan.

El instante mágico,
letra de un poema,
cuando dos amantes
se besan y besan.
15
3comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 79

En la iglesia...

Soledad oscura,
clemente silencio,
lo que necesitan,
mi mente y mi cuerpo.

En la fría iglesia,
el solemne templo,
entre sus paredes
resuenan los rezos.

Los rezos de monjas
ocultas tras velos,
que elevan sus voces
clamándole al cielo.

Y por las vidrieras,
que son sus luceros,
los rayos del sol
dibujan senderos.

Senderos que llevan
a mis pensamientos,
por otros caminos
que encuentren los sueños.

Titilan las llamas
de velas con fuego,
trazando en las sombras
murmullos inquietos.

Las sombras que esconden
profundos lamentos,
de los tristes fieles
que ven todo negro.

Y el cirio se apaga,
susurran los vientos,
el humo se eleva,
perfuma el incienso.

Frente a su retablo,
medieval y austero,
el ara imponente,
vestigio del tiempo,

donde se proyecta
simbólico el cielo,
sobre el duro banco,
al Dios del madero,

contrito y medroso,
faltando el aliento,
a ese Dios anónimo
hincado en el suelo,

con la voz gastada,
apretando el pecho,
al Dios en que creo...
le cuento mis miedos.
14
2comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 74

Besos arrebatados

Nacemos con fuego
del hambre heredado.
Por luz y silencio
de bocas obligamos
a ascender a los besos,
a confinar los rechazos.

Almas que se irradian,
cuerpos que orientamos
nos siguen desde muy lejos
hasta el último arrebato
que cierra mis afectos
que abre tus abrazos.

Caos de nuestras bocas
que desenmarañamos
alumbra nuestras sombras
cuando mañana engendramos
en anocheceres tristes,
en amaneceres velados.

¡Qué silenciosamente
rojo acechamos!
Como un mar que se desposa
con un cielo encarnado,
se despliegan nuestras bocas
con el amor entregado.

Besos que nos nacen,
besos que tomamos.
Besos que se ahondan
hacia los cielos más altos.

Fiel portento de tu boca
con mi callada boca conversa
estruendo que nos devora,
resplandor que nos aquieta.
Beso clamando en su sombra
a la sangre que me despierta.

Vuelo que nace temprano
entre brisas que me alientan.
Misiva roja que encarno
en tu rosada tierra
donde desentierro en amores
la entraña más sedienta,
que yo sustento, que aplaco,
que a rojos pedazos me entregas.

Agua que danza amorosa
entre dos rosas sinceras
con su inmarchitable aroma,
con su destrucción hambrienta.
Rojo que muere en rojo.
Alma que en mí se cierra.
leer más   
5
2comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 64

Vacío

No hay nada mas fiel que un buen vaso de vino,
pero sin dudarlo, solo lo es hasta que se acaba.

Yo pensé que el mas fiel era yo conmigo mismo
pero recordé que soy el que primero se escapa.

Y la verdad, no se porqué pensé en el vacío,
solo que al mirar, vi que tu ya no estabas.
leer más   
6
2comentarios 25 lecturas versolibre karma: 63

Cuerpo

Me brinda tu cuerpo
ternura entre arcos,
norte de mis sueños,
destinos, halagos.

Alborecido encuentro
que has desvelado
con sol de tu alma,
con lunas de barro.
Cuerpo que me llama
con su amor calado,
cuerpo que me inunda
arenas de abrazos.

Cuerpo que destinas
con robusto entusiasmo.
Que ruedas, que tropiezas
con caudal abrazado.
Cuerpo que llenas
de hechizo y milagro.
Sobre mi impaciencia,
cuerpo desplomado.

De redondez suprema,
de furor planetario,
cuerpo que gravita
en aguacero amado.
Cuerpo que va a un cuerpo.
Cuerpo retirado
a las palpitantes rosas,
a los espinos arduos.
Cuerpo que descansa
sobre mi ser alado.

Bruma endurecida
con la que me has golpeado.
Niebla que arrebata
arrobo encarnizado.
Cuerpo que me abarca
con dedos como rayos.
Que despierta, se yergue
ante el amor soberano.
De tu cuerpo nacen caricias
brutales como relámpagos.

Cuerpo proponiendo
amor de choque trágico
con su implacable ternura
de vientres desplazados.
Libre cuerpo que me aprisiona
con cariño encarcelado.
Cuerpo donde acaricio
el amanecer más ansiado.

Cuerpo donde quiero.
Cuerpo donde ardo.
leer más   
14
2comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 93

yo-me-mi-conmigo

Quiérete mucho
En redondo
Y sin aristas
Acuna tu Yo
Regálate buenos momentos
Piensa en ti
Cuida de ti
No te juzgues
No te lamentes
No te sabotees
No te victimices
No te niegues
Quiérete mucho
Sé incondicionalmente tuyo. O tuya.
15
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 87

Otoño

Ay otoño, ese otoño malcarado,
que venteas los versos del poeta,
y bailan las hojas en su libreta
al son de las del árbol desplumado.

Ay otoño, eternamente nublado,
y torna la mirada al cielo inquieta,
que ya sin rumbo gira la veleta
porque llegó el tiempo que está alocado.

Y llueve, lluvia de gotas de tinta,
pintando de sutil ocre el paisaje,
que las nubes lloran agua distinta.

Llueven, palabras de triste lenguaje,
que parten con elegancia sucinta
al invierno que me lleva este viaje.
18
3comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 76

Lista de deseos

Siento lo que es el amor, pero no lo entiendo;
enciendo mi mente, y mi corazón no miente.

Espero un día en el que te contemple tus anhelos,
donde te pueda despertar con besos y deseos.

Quiero una mañana en donde entregarte
un desayuno con café, y mi ritmo sonriente.
1
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 6
« anterior1234524