Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 56, tiempo total: 0.031 segundos rss2

Haiku 3

Menuda joya
de cuero azabache.
Su voz: un filo.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
5
sin comentarios 17 lecturas japonesa karma: 66

Caperucita va armada

En su mano la plata fulgurante
de una bala que espera amenazante.

En la cesta está el arma requerida
y un licor, elixir que cedió el druida.
Que si el lobo aparece, prevenida,
le hablará con su voz desinhibida.

No es la historia del libro la que cuento,
pues la niña le dio con mucho tiento

una vuelta valiente y trepidante,
que en justicia también es merecida.
Ese lobo, por fin, tendrá escarmiento.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/13/escribe-tu-relato-de-mayo-iii-la-escritor
20
26comentarios 121 lecturas versoclasico karma: 107

Tu voz
sinfonía de cenzontle trinando
en lo más alto de las ramas
tu voz melodía de cocuyos
en embrujo nocturno,
notas vibrando en la brisa
presa de su magia.

Tu risa
me rescata de la monotonía
me calma como suave melodía
notas armoniosas que contagian
caída de agua que hechiza
agua transparente, sonido de cascada
cayendo en torrente de alegría
explosión fresca de carcajadas.

Tus ojos
dos gotas de agua cristalina
donde me miro en ellos cada día
tus ojos, primer rayo de sol que fascina
ojos que saben miran con ternura,
despertar de alboradas divinas
lunas que iluminan mis noches sombrías
tus ojos, ventanas al paraíso perdido
que en tu mirada fui descubriendo

Tu voz música para mis oídos
tu risa alegría que me hechiza
tus ojos son la luz de mis días


ocaso de mi playa
viento fresco de atardecer
que das vida, y que acompañas.

MMM
Malu Mora
leer más   
20
17comentarios 134 lecturas versolibre karma: 108

Las cárceles lloran

Las cárceles lloran.

Las paredes escritas de las cárceles
son el Grito del mundo
que mueve los cimientos.
Son el grito de Libertad encerrada.
Son un gemido largo...
que hiere los sentidos.
Un aullido del cosmos a los abismos.
Son un grito a la sangre derramada.
A los días sin tiempo.
A los duelos sin duelos.
Al amor desolado.
A la vida sin vida.
A las voces quebradas.
A las voces sin voz.
A la muerte que vive.

¿ Al fracaso del hombre...?
¿ Al fracaso de Dios...?
¡¡¡ Cerrad todas las cárceles.!!!
leer más   
4
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 46

Reunión

Te reúno en mi palabra
porque me sabes a fruta fresca
a pan recién horneado
a lluvia en medio de la sequía
y te celebro entre recuerdos
de amores que no fueron
de amores que perdí
y de amores que me hicieron sucumbir.

Te reúno en mi palabra
porque desnudas mi silencio
y arrojas mi edad cansina
a los abismos de la pasión
pero no puedo pronunciarte entera
porque tu nombre rebasa a gritos
mi escasa voz susurrante.

Te reúno en mi palabra
porque tu nombre se me asemeja
y las cosas que hay en ti
por creación o por experiencia
las hay en mi invertidas
porque, hemos llegado al mismo punto
pero mientras tú bajabas sonriendo
yo entre lágrimas subía.
leer más   
17
4comentarios 122 lecturas versolibre karma: 97

Tu voz

Aún cuando te has ido
tu voz queda en el aire.
En el frescor del amanecer
que despierta mis sentidos,
en el tibio aliento de la mañana
que merodea mi espera,
en el aroma del mediodía
que alimenta mis recuerdos,
en el viento de la tarde
que aturde mi conciencia
y me lanza a los abismos
de la indecencia.

Aún cuando te has ido
tu voz queda en el aire.
En la briza nocturna
que penetra las sábanas
y roza tibiamente mi piel,
encendiendo mi alma
al punto de la ebullición,
cuando se esfuman
todos mis pensamientos
y se hace carne mi desdicha.
leer más   
12
7comentarios 96 lecturas versolibre karma: 98

amante de tu voz

soy amante de tu voz,
esa que nace dentro de tu armonía, la misma que te dieron el día que llegaste a la vida...
soy amante de tus palabras,
aquellas que susurras como lanzas tratando de penetrar el alma...
me considero adicta a tu cantar,
de esa suave melodía que dejas escapar entre sonrisas...
soy amante de tu voz porque da el reflejo de tu esencia; con ella me atrapas, me armas y desarmas pero también me haces perder la calma...
soy amante de tu voz, porque sale de tu boca, de la misma que un día dijo "no temas mi vida, por tí en esta vida y si me tocara otra, no lo pensaría dos veces porque es mi alma la que te añora"
leer más   
3
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 34

La voz de mi abuelo

Puedo llamarte cielo,
ave, lluvia y asfalto.
Puedo llamarte océano,
horizonte y ocaso.
Puedo llamarte trébol,
cerezo o manzano.

Desierto, oasis
o escorpión.
Playa, marea o arena.
Puedo llamarte pasado,
nostalgia y presente.
Si me buscas estaré
por donde suelo estar.

Puedo llamarte ausencia,
cuando miro las fotos
y veo que no estás aquí.
Puedo llamarte noche
cuando me desvelo,
sombra porque me sigues.

Puedo llamarte estrella
porque no te alcanzo.
Puedo llamarte deseo
porque por mucho que desee
ya no puedes estar conmigo.
Puedo llamarte en silencio,
aunque sea para oír tu voz.
17
1comentarios 148 lecturas versolibre karma: 109

"¿Se podrá tener nostalgia de algo que aún no te ha pasado?" (@Pequenho_ze y @Daniel)

La caída del imperio
del tiempo, ya sin razón,
por un gran acantilado
demuestra que nunca yo
fui capaz de sostener
la memoria del error
que dibujó los recuerdos
con un puñal en la voz.

Ardieron todos los nidos
pero volaron las dudas
antes de que las cenizas
asolaran mis facturas
y con el miedo asomando
en las mañanas tan duras
arrastro a mi misma muerte
a cavar su propia tumba.

En las dunas de mi piel
siento el aroma maltrecho
de una locura creciente
que siempre estuvo al acecho
de un cuerpo al que visitar
ahora que no prometo
nada imposible y ya sólo
doy besos a mi esqueleto.

Con los párpados ardiendo
una mueca gris por boca
que proclama hoy la renuncia
a la promesa devota
de tener sin posesión
a la caricia masoca
que es frágil como tú pero
hoy también se encuentra rota.
44
26comentarios 251 lecturas versoclasico karma: 108

Somos la voz del alma la magia hecha realidad

Somos:
La magia hecha realidad
La energía en pie
El aroma de las horas
La tempestad de un beso
El reguero de sueños nubes
La soledad sin desierto
Ese efímero te amo
El largo silencio de los años
La caricia de la arrugas
Ese tiempo de creer
El latido del día
La dulce voz del alma
leer más   
4
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 65

Mi voz sin ti

Escribir de tu voz sin timbre
a lo que sujetar mi voluntad.

Hablar sin más vibración
que el latido sordo a tus ojos.

Prestar atención al vacío
repiquetendo el sentido hueco.

Todo esto es sólo silencio
Sólo esto es más que todo
lo que nunca volverás a oir.
leer más   
11
sin comentarios 68 lecturas versolibre karma: 98

Tú.



A los días sin tiempo.
Al amor desolado.
A la vida sin vida.
A la muerte que vive.
A los duelos sin duelo.
A las voces quebradas.
A las voces sin voz.

Te pienso en la distancia,
sin distancia.
En el aire te aspiro
y eres aire.
Te recreo en la forma,
sin tu forma.
En silencio, te busco
entre el silencio.
Con tu puerta yo abro
la puerta de mi mundo.

He visto tu figura
sin los ojos.
He sentido tu voz
sin los oídos.
He oído tu canción
sin melodía.
He palpado tu mundo
sin las manos.
He probado tus lágrimas
sin llanto.
He tocado tu risa
sin los labios.
He reído en tu sonrisa.
He llorado en tu llanto.
leer más   
9
6comentarios 141 lecturas versolibre karma: 84

Rincones para tu voz

Guardé tú voz en algunos rincones; debajo de un mueble, en un par de cajones, sobre el dintel de mis ventanas y un sinfín de refugios más.

En la guantera del auto junto a un cargador portátil que no sirve, bajo una maceta con helechos, en mi taza de café, en un cofre marroquí, detrás de una piedra de sal, entre el verde de mi jardín. Bajo el polvo de una vieja alfombra persa, en el cuento de Aladdín, en un campo vestido de abrojos, dentro de esa rosa azul cerca del blanco jazmín. Entre mis zapatos favoritos y esas ojotas con las huellas dentales del cachorro y las uñas tan cuidadas del gato, en el vestido que ya no me queda, en la caja de medias solitarias, junto al jabón que me hace estornudar. Dentro de ese almohadón que siempre abrazo, en la panera vacía por las dietas, en el lío donde mueren ahogadas mis carteras, en la tabla de planchar y las arrugas que no quita. En esas películas que nadie mira, en mi lista de canciones por tararear, en el tabaco de mis cigarrillos, en los dedos de mis lentes. En las primeras hojas de ese diario que jamás escribí, entre las servilletas de papel que encuentro por toda la casa llenas de tachones. Dentro de la luz de la heladera cada vez que busco un dulce, en el chocolate de mis antojos. Entre un momento y otro, en lo rojo del vino, en mi vaso de agua medio lleno y en el medio vacío también, en las tormentas, dentro de ese florero sin flores, en la helada de las mañanas, bajo el sol de las tardes que quieren oler a primavera. En un sobre pegado al buzón y sin remitente conocido, dentro de la luna después que bostezó, en la punta de una estrellas muy lejana, en el ombligo del mundo. Detrás de mi sonrisa, bajo el peso de mis ojos, en mis dolores de panza, camino a mi columna vertebral, en la planta de mis pies.

Y ni siquiera sé si son suficientes, si tienen la experiencia necesaria para mantener los tonos de un color transparente como el pensamiento que conlleva tú voz.
leer más   
9
4comentarios 144 lecturas prosapoetica karma: 84

Tu voz

Hoy amanecí
así,
queriendo escuchar,
por recordar,
lo apacible de
tú voz
o los tonos patronos
de tú música.
Hoy, otra vez,
con fluidez,
amanecí extraviada.
Y es que el silencio
pendencio
y a veces no me alcanza.
Aún si puedo pintarle afilados dientes
y nombrarme valiente.
Soñé toda la noche cosas extrañas,
telarañas.
Y en cada uno de esos sueños
te buscaba
sin poder vencer
y descansar librada.
Porque dormir
así es carencia,
aunque me envuelva
el calor de mí almohada.
leer más   
14
10comentarios 123 lecturas versolibre karma: 76

Todos empezamos a morir desde que nacemos

Estoy muriendo.
Y no sé porque.
La luz de la vida se apaga poco a poco.
Torturando mi esperanza, ahogando mi voz.

Yo no sé porque estoy muriendo.
Amo la vida.
Amo los sabores del viento trémulo de la dicha.
Amo la caricia suave del mar con su brisa fresca.
Amo ayudar a otros a poder cruzar el camino pedregoso de la enfermedad.
Amo acompañarte todas las mañanas por un paseo en el bosque magnífico de tus palabras.

Solo sé que moriré.
Y no me llevaré ninguno de tus besos.
Tampoco alguna caricia suprema de tus manos.
Ya no escucharé los pasos lentos de tu corazón cuando me ama.
Ningún aroma que cautiva mi esperanza se impregnará en mi memoria.
Porque no recordaré nada de todo lo que he vivido.
Ningún recuerdo será mío porque estaré dormido.
Seré solo un montón de cenizas tibias en una caja negra.
Solo mis letras, cada una de ellas.
Serán mis heraldos vagabundos que discurrirán por la tierra y vivirán por mí.
Todos empezamos a morir desde que nacemos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
20/01/2017.
21
2comentarios 316 lecturas versolibre karma: 47

Las cosas que no debiera tener (pero que quizás aún tenga)

Yo no tengo voz.
O al menos no debiera tenerla.
Es que he gritado tanto en silencio.

Yo no tengo pecho.
O al menos no debiera tenerlo.
Es que tengo un hueco de dolor tan grande.

Yo no tengo recuerdos tuyos.
O al menos no debiera tenerlos.
Es que te he empujado tanto hasta el borde de mi conciencia.

Yo no tengo nada.
O al menos no debiera tenerlo si no es con vos.
12
sin comentarios 120 lecturas versolibre karma: 60

Fotografía

Llevo tu imagen hasta el límite, hasta casi perder la nitidez, tal vez, en ese pixelado encuentre lo que quiero ver.
Al darle zoom, todo vos es un montón matices y sombras, sobre todo tus ojos, que aún en pequeños y borrosos cuadraditos mantienen ese juego de luces que al natural estallan como fuegos artificiales en mi corazón. La magia se encuentra ahí, es tuya, late en tu mirada y golpea con la misma fuerza y al mismo ritmo que llevan tus pestañas.
Descargo en las yemas de mi pulgar tus ojeras mientras dejo en tus oídos todo el murmullo que cabe en la palma de mi mano y en tus mejillas me abandono en una caricia repetida.
Acicalo tus cejas para después desacomodar aún más la locura que alborota tu cabeza; jamás te peino me divierten tus mechones retozando como los de un niño que acaba de llegar de jugar a la pelota.
Hay días en que encuentro los secretos de Leonardo y su Gioconda en tus labios, y es que a veces los veo sonreír igual o apretados para no dejar escapar ni una gota de lo que llena tu voz.
También trato de adivinar que aire estás aspirando, a que huele, como sabe, si es tibio, frío o si por un momento detuviste la respiración para resoplar y morir después en una carcajada.
Tantas cosas puedo hacer, tantas imaginar, y sólo llevo tu imagen hasta el límite, hasta casi perder la nitidez.
leer más   
7
2comentarios 125 lecturas relato karma: 50

Tentaciones

Adentrarme en ti
por los ojos de no ver
Sintiendo tu voz

Ilusas percepciones
de un querer ciego
Precipicio, tiéntame
leer más   
10
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 80

Son tan pocas las palabras

Son tan pocas las palabras en el viento
que no me alcanzan para arrepentirme.
No quiero acostumbrarme al perdón
adulando a la vida con la costumbre
de querer solo vivir.

Pedir perdón.
Aún no porque tengo
que pedir perdón y arrepentirme,
me lo dice tantas veces el tiempo
que lo tengo impregnado en el corazón.

A veces quisiera tener la oportunidad
de rescatarme,
pero la valentía es una cobarde,
ya no posee ningún sentimiento amado
para poder olvidarlo todo y lograrlo.

Nunca he podido equilibrar la vida
y caminar en la cuerda floja,
son muchos los intentos fallidos
en los cuales solo tambaleo la realidad.

Ya perdí la cuenta de tantas veces
que solo me he dejado caer,
amo sobrevivir a la caída de un vacío
en un suspiro que no es fallido.

Ahora sé lo que es extrañar tu voz,
es una sensación de espanto,
porque no me acostumbro al silencio
de perdón al vacío de tu amor.

Es difícil avergonzarse cuando el miedo
siempre toma la delantera,
nunca es suficiente el esfuerzo
cuando simplemente tienes que seguir
bajo la metralla del odio todo el tiempo.

Mis ideas se duermen en un intento fallido,
en los sueños no puedo escribir
lo tanto que te quiero.

Son tan pocas las palabras
que se desprenden cada vez que no te veo,
que me he hecho invisible para ti.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
15/07/2017.
17
5comentarios 266 lecturas versolibre karma: 80

Tus ojos

Volví a ver tus ojos
mientras mirabas el agua bajo el puente;
los mismos tonos, la misma voz, el mismo sueño...,
entre tus manos y las mías.

Sacaste la pequeña historia de tu bolso y...,
como si no importase,
la dejaste caer al abismo que conduce al mar,
silenciándola para siempre.
leer más   
11
1comentarios 105 lecturas versolibre karma: 84
« anterior123