Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 295, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Ahora, a esperar la vida

...
¡Volamos alto para caer aún más alto!


Tienes mi lugar de ausencia
desmedidamente
infinita;
recortada por los
años azules
de la memoria y,
de los caminos
con grandes
espacios y verbos
muertos.


Ahora, a esperar la vida.



En la práctica
el silencio
siempre mantiene
mi mente abierta.
Siempre me
da rezagos de
un lenguaje que,
con tu voz
es un recordatorio
al alba.


Siempre somos viaje



Existe algo
inevitablemente
Frío, y es tu mirada
la que hoy;
precisamente
hoy,
no la tengo.


La noche sufre y en su martirio me lleva con ella.


Me lleva a morir
en cautiverio
sin señas, ni ondulaciones.
Sin duda, somos
secretos que
nadie sabe
fumar.


Verde y tibio, golpes en el páramo.



las letras en negrilla son extrañamente otro poema, diferido
14
6comentarios 49 lecturas versolibre karma: 127

Silenciados (en colaboración @Pequenho_Ze)

Eres mi recordado romanticismo de esperarte en estaciones rotas
y en habitaciones de hotel de carretera.
Hoy te recuerdo con mis acostumbrados temores de Abril
y con las lluvias perennes del mes.

Vivo instantes de sonrisas aguadas y contención de verdades.
Pero guardo la esperanza apalabrada
para el sueño en el que se cruzan nuestras manos
frente a una eternidad desconcertada.

Te veo sin miedos y me regocijo,
caminas por los espacios verdes tomando el lugar del tiempo.
Dictaminando con firmeza cual nube de río:
- vendrá a la tierra en sus acostumbrados torrentes
llenos de agua sal y madera.

Vendrá, y no seré yo quien lo detenga;
y que traiga en su cauce otros besos valientes
y abrazos impensados.
Pero ay que el puñal afilado de la espera
se cuelga en la pupilas, y llora, y no hay tregua.

¿Dónde estamos?
Si vamos a la deriva sin volante;
cuántos sacrificios de los muertos que nacen…

Silenciados
sentimientos que no saben encontrarse.
En la vida de esta muerte…
   nosotros
     nadie.
leer más   
13
16comentarios 98 lecturas colaboracion karma: 135

A cielo abierto

Y en la noche, del autobús a cielo abierto
caminaste hacia el horizonte, y yo debajo de él.

Varias personas, en su ilusión de tenerte
se quedaron calladas, inmutes

Gritando entre la multitud tu nombre

Ellos condenados a no tenerte, a esperarte;
a entonar suaves melodías con un violín viejo,
a escuchar relatos debajo de un puente.

Y quizás en esa noche y en todas las noches
el amor así es:

Descubrirte bajando del autobús y, esperarte
con los sueños resplandecientes, unos segundos

Y la noche avanzando
Y final.
12
11comentarios 79 lecturas versolibre karma: 119

Te fuiste

Porque te fuiste de tantos sitios

 De tantas manos mías.

Porque debiste quedarte
en paisajes hermosos
asumiendo el control de lo que respiramos
de lo que debimos ser.

Asumiendo que seriamos lo que necesitemos
Asumiendo que esperábamos lo que buscamos.
14
11comentarios 64 lecturas versolibre karma: 128

[...]

Una manera de conjugar contigo
es de dos a tres de la tarde,
porque cuatro palabras no son suficientes
para remplazar cinco flores distintas
de seis sentimientos aleatorios.

Por siete montones de hojas secas
te concedería ocho bailes en el parque,
ya que antes de las nueve y después de las diez de la noche
nos esperan once vidas más.

A unos pasos de las doce
se interpusieron trece estrellas fugaces
por catorce noches de desvelo,
y quince minutos después
ya estábamos acomodando
las sonrisas que llegaban de sol a sol.
13
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 131

Exiliado

Desde el otro extremo de mis manos
me llegan palabras vacías, como si de mi ya no se hablara.

Es mi poesía
carajo!

Son mis letras, soy yo
y, en definitiva

es a ti a quién escribo
y es a ti a quien no tengo.
17
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 133

La oscuridad de tu pupila

En la oscuridad del túnel se halla la incertidumbre de la ignorancia, del querer conocer más de lo que, de sobra sabes, no podrás conocer jamás.

En esa oscuridad de pensamientos, ajenos a ti, se inunda tu alma, expectante, para imaginar lo que la luz nunca dejará ver.

En el fúnebre túnel, oscuro como la razón que yace escondida y que no consigue aflorar, se encuentra tu corazón gimiendo de dolor, pues al latir ya no mueve la sangre que un día dio vida, sino la agoniosa tristeza de quien ya no sabe lo que es la vida, de quien se encuentra tan perdida como un náufrago en mar abierto.

En tu túnel oscuro, la luz de su final se cuela por una rendija, mostrándote un espejo en el que te miras cada mañana antes y después de lavarte la cara. Un espejo en el que sólo ves el reflejo de alguien que dice ser tú, pero que no eres tú, porque no sabes en qué lugar del maldito túnel te encuentras, no puedes ser tú.

… y, una mañana, sin más, te vuelves a mirar y ves en tus pupilas la oscuridad, ves el túnel, ves el negro que ciega. Y te das cuenta de que el túnel eres tú, que la oscuridad siempre estará en tus ojos, mas mientras no olvides tus raíces, tu historia y, más importante quizás, tus sueños, siempre sabrás quien eres realmente y la oscuridad significará la vía de entrada de luz, la pupila de tus ojos.
8
sin comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 71

... desde fuera

En el pequeño espacio que me rodea
se siguen muriendo ratones en la espera
de un gato.

¡Iluso no¡

Que se mueran las presas si no hay un cazador.

Exactamente así, yo de ti.
11
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 113

Encubrir tu ausencia (colaboración con @MorAlex7)

Quería que supieras
que quizá
esta no es la última vida que me queda para amarte.

Que tengo miedo,
que aun estando muerto he llorado
y que esta lluvia me ha empujado a ti

Recluido en las entrañas y,
que mis manos destrozadas, destrozadas
por encubrir tu ausencia.

El corazón encallado
porque he perdido la vida que tanto quise.


Que he sido el otoño tantas veces;
Y ahora ya,
sin estaciones, sin pájaros, ni piel,
sin aliento…


Quería que supieras
que en un mar de lágrimas
me mires lentamente,
que conmigo se van tus pupilas.
12
8comentarios 90 lecturas colaboracion karma: 114

Caricias nómadas

De las 4 manos que fuimos
dos visitaban mi boca
...

y las otras dos acariciaban tu piel.
9
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 102

Haiku III

Mi dulce vino
Añejado en Abril

en tu espera
4
sin comentarios 15 lecturas japonesa karma: 80

Haiku II

Mi poesía
Sin saliva, ni versos

Tu boca quieta
leer más   
9
4comentarios 56 lecturas versolibre karma: 121

Forastero

...

Tiritantes convulsiones de deseo

...

Irradiado por el misterio
amor mío, ayúdame a descubrir tu centro;
la mitad del valle, lo oculto entre tus piernas

A situar mi lengua en el punto exacto
a dominar la escena y encontrar el final.
Sediento,
a beber de ti, incansable.

A tomar de ti, el vientre y los misterios;
su agua salada, vaivén!
Tu sexo quieto, salud!

Maneja tus manos sobre mi cabeza
y circula tu paladar en el mío;
Rodea mis labios con tus manos
y acaricia mi saliva.

Aprieta fuerte mi espalda.
Hazme beber de ti.

Mi boca y mis pupilas a las órdenes divinas
mi lengua recorre el punto finito y los círculos perfectos.

Forastero soy y en ti me he convertido.
5
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 100

"A mi amigo Ramón Pérez"

Ese amigo que nace entre nobles
conversaciones de tardes y noches
de curiosa espera, para contemplar
a través de las redes, los sublimes
versos que emanan de la brillante
pluma alzada por su mano, esa
mano que se extiende y soslaya los
límites de las fronteras para sutilmente
palmar mis mejillas y decime todo
estará bien
Esa amistad poética que nació de la nada
pero supo entregar todo, en un
efímero tiempo de realidades distintas
tú en Venezuela y yo en Chile, pero
unidos a las distancias por el mundo
de las letras, esas letras impredecibles
que brotan desde lo más profundo de los
sentimientos y los sentidos, esos sentidos
curtidos a evocar lo mejor de la vida, esa
vida que suele dar florecientes bellezas
como es sin duda la amistad sublime
entre dos seres y dos naciones.



Con cariño para mi amigo Ramón Pérez
leer más   
10
6comentarios 68 lecturas versolibre karma: 125

De cómo forjar el carácter

...

Me quedé, pero,

Se había marchado con mis infancias,
se había marchitado con mis flores y

Me había muerto en su jardín.
18
17comentarios 97 lecturas versolibre karma: 112

El ángel del bar

Tras la barra del bar, juro que no te vi y que fuiste tú quien me buscó. ¿Cómo no ibas a encontrarme si cada palabra que me decías sonaba perfecta, si encajaban en mi cabeza como lo hacen las piezas de un puzle?

Tú me buscaste con la mirada y me encontraste con frases que sonaban a las de un ángel que había caído a mis pies.

Ahora…, soy yo la que trata de hallarte, y es que siento que busco la llave de una cerradura rota, pues por más que trato de entrar a tu corazón no llego a hacerlo, siento que tu alma es como una habitación fría y vacía de amor y por más que miro en tu interior es como si una bola de demolición hubiera hecho un magnífico trabajo. Por más que trato de buscar tu llave presiento que no importa, pues la cerradura ya no funciona…

…y, cuando te vas, te olvido, juro que te olvido, pero mis dedos tienen memoria propia. Son ellos los que recuerdan el tacto de tu pelo; son ellos los que recuerdan tu boca, tu lengua…, tu piel; son ellos los que recuerdan tu aroma; los que recuerdan tu risa mientras yo gemía; son ellos los que recuerdan porque ellos son los que sujetaban tu cabeza mientras jugabas entre mis piernas, porque ellos son los que acariciaban tu cuerpo leyendo los poros de tu piel.

No, yo no te recuerdo, lo juro, son ellos los que me hacen gemir sin tu risa en mi oído, y por ellos siempre trato de que regreses a toda costa, de que regrese el ángel.

Tengo que saberlo, tengo que saber si puedo arreglar el estropicio de tu interior, si puedo amueblarte el corazón, si puedo reparar tu cerradura… Sólo eso, sólo saber si es posible, pues si lo es estoy segura de que la llave seré yo y de que te haré feliz, como lo eres cuando recorro tu cuerpo con besos y encuentro al ángel que calló tras la barra de aquel bar.
11
6comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 87

Tinta color sangre

El corazón no evoca.
Los ojos sí.
Es que
no comprende
de memorias
cuando su única función
es sentir.
Y siente lejos.
Y siente ahora.
Y siente perfecto
lo que no tiene tiempo
ni reglas
ni cordura letal.
El corazón no evoca.
Es apenas la flama
que acomoda las letras
más puras
en albedrío dulce
con acentos
puntuados color melancolía.
leer más   
12
5comentarios 121 lecturas versolibre karma: 103

A ti poeta

A ti hombre de mis sueños concebido,
Un cántico hecho de un amor con flores.
aferrada te busco en mis autores,
mi piel en letras has ya sometido.

Amor cautivo volará embebido,
Mientras te adueñas de mis esplendores,
entre fugaces sueños de colores,
con un lamento desapercibido.

A ti que con el alma siempre plasmas,
que todo amor emanas con tus letras,
que me has hecho que olvide mis fantasmas.

Me converti en la musa que perpetras,
mi vida con poesia tu entusiasmas,
Mi gran poeta, mi alma tu penetras.
13
12comentarios 100 lecturas versolibre karma: 102

Mi amistad

En el Mirador de San Nicolás, mientras La Alhambra nos miraba, se asentaron sentimientos que se taparon con la manta de la admiración, la empatía y el respeto.

En la toalla que descansaba sobre arena malagueña supimos que, aunque nada es eterno, el tiempo estaba de nuestra parte, pues creamos el reloj que juramos proteger con las olas como testigo.

Y así, sin más metáforas y sin más palabras que no alcanzan, hoy puedo decir que la amistad existe y que la cuidaré para que el reloj nunca se destruya. Ahora, con la tinta como testigo también.
leer más   
9
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 91

Procurando escribirte ...

Te procuro
Entre mis letras
Siempre
Tan adictas a tí...

Se revuelven
Azarosas
Cuando empiezan
A salir...

Y yo...
Me procuro
En ellas...

Cada vez
Más adictivas
Cada vez
Más desprendidas
De mí. ..
leer más   
14
8comentarios 122 lecturas versolibre karma: 90
« anterior1234515