Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1108, tiempo total: 0.023 segundos rss2

Niebla interna impide ver ardientes ocasos

Una niebla interna
despliega velos oscuros
en las pupilas,
y nos impide ver
la belleza que nos rodea,
velos oscuros que
ocultan los ardientes ocasos
cargados de silencios,
que nos colman de nostalgias,
y nos sumergen en la tristeza
si van acompañados de ausencias.

Velos oscuros
autoimpuestos por añejas rutinas
de ver lo que queremos
y muchos solo miramos
hasta la punta de nuestra nariz.

mi niña bella, mi Gloria, cada hermosa foto que tomas y me haces llegar nos acerca un poquito...
11
11comentarios 60 lecturas versolibre karma: 97

Entre tus letras

Soy la enredadera de tus letras,
la máquina de tu magia,
una inmaculada secta,
el rímel de tus pestañas.

¿Lloras por nuestra felicidad?
"Esto no es nada",
dice mi boca subliminal
con mensajes de tinta sagrada.

Te avergüenzas de ser niña,
mi dulce enamorada,
se te sonrojan las mejillas,
nerviosas después cuando me amas.

Dicen del corazón que con sus latidos
enamora al poeta más recio,
y será entonces el perfecto veredicto,
pues nuestro amor no tiene precio.

El orgullo de ser tuyo,
sagrado hombre para tu destino,
conquistadas letras son estas aguas,
las que fluyen por hoy domingo.

Tengo tanto que darte,
que cada día no es lo mismo,
cada día quiero enamorarte
hasta que Dios diga: "pronto seréis míos".

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
7
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 86

Sin título...

Tú, eres
como esa
pieza de ese
puzzle, que me
faltaba y encaja
perfectamente,
con mi vida...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
10
sin comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 87

Monumento a la demencia

Eres ser sin piedad
te empapas de miedos
enloqueces sin saciedad,
te alimentas de nimiedad.

Monumento a la demencia,
a las faltas de congruencias,
a la transparente ignorancia,
a las mentiras rancias.

Inmundicia de la vida,
hilacha en soledad,
retas a la verdad,
con demencia selectiva.

Hombre caótico
inmoral insensato,
tú mismo te pones venda
vistiendo a tu conciencia,
con un cartel que dice “en venta”

Acabaras con el mundo
piensas que te va a durar
cuando la herida esté supurando,
de nada te servirá llorar.

Mientras no protestes,
y mientas siempre te calles,
y como oveja te agaches,
que te muerdan ni reclames,

Las letras de mi alma
leer más   
7
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 101

Decadencia

Que mi mente se apague,

ese es mi mayor miedo;

perder el norte

hasta acabar

naciendo

nuevo.



Perder todo criterio,

dejar de parecer estúpida

para llegar a serlo.

Convertirme en un engendro

vacío, plano

y sin extraños argumentos.



Dejar de desconfiar de los cerdos,

confiar en todo el mundo entero.

Regalar las perlas a los excrementos

y desechar

toda

la magia

que poseo.



Cuánto daño hace lo externo.

Mentira, el daño nosotros

por dentro lo hacemos.

Porque no ofende quien quiere,

pero parece que todos

pueden ofendernos.



Esta mente se apaga,

pero resurgirá de sus cenizas,

porque no considero la opción

de morir

estando

en vida.
13
2comentarios 57 lecturas versolibre karma: 90

Amiga Soledad

¿Cómo empezar cuando solo ves finales?
¿Cómo seguir si no tienes un principio?

¿Cómo voy a soñar si nunca duermo?
¿Cómo voy a encontrarme si no me he perdido?

Te busqué por calles estrechas, llenas de bares,
donde la música sonaba moviendo cuerpos que bailan
—que bailan o solo se mueven—.

Te busqué entre la gente que impedía que pasara.
Nunca quieren que te encuentre.
¿Por qué sueles esconderte?
Tú, vieja amiga, compañera incansable.
Sabía que podría encontrarte en el rincón
donde siempre supiste esperarme.

Últimamente, te he traicionado
con otras compañías, pero tú
no has dejado de abrigarme
los días oscuros, las blancas noches.

Descansa amiga, descansa
que tú siempre estarás para acompañarme.
leer más   
14
10comentarios 66 lecturas versolibre karma: 87

Dime si conmigo fuiste feliz

Dime si conmigo no fuiste feliz, si no era yo suficiente para ti, si necesitabas más razones para quedarte junto a mi, si no podías cambiar por mi.

Me enseñaste a qué los besos no se sienten en los labios, a qué el sexo no sea tan necesario, a ser compañía aunque haya de por medio mil millas, a descubrir otra forma de sentir.

A buscar formas de pasear juntos, de usar video llamadas para mostrarnos lugares, a qué podías tomar un café ☕️ y conversar horas de libros, películas y poesías, hasta de hacernos parte de nuestros mundos sin necesidad de estar juntos.

Dime no fuiste conmigo feliz?
Sé que se necesita más para seguir, pero era cuestión de tiempo poder juntar, dos corazones que se encontraron al azar.

Cuando dos almas se reconocen, ganará las ganas de tenernos contra las mil excusas de perdernos.

Dime aun te acuerdas cómo fuimos a el lago, y através de mi cámara te dije que te amaba, que con nadie me he sentido así, y que sabes más de mí que cualquiera que tengo cerca de mi.

Aprendí que podías calmarme con tu voz, que solo necesitaba de tu tiempo, que me ilusionaba con la canción dedicada, y las palabras tantas veces pronunciadas.

Pero no fue suficiente, pues se necesita un verdadero compromiso y que dos se amen suficiente, para no dejar que el amor lo mate la distancia en el tiempo.

Las letras de mi alma.
leer más   
6
2comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 75

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 80 lecturas relato karma: 80

¿Qué es el amor?

Sublime sentimiento,
divino y misterioso y divino,
fundamento de locos enamorados,
le gusta reír y cantar y jugar,
llave del cofrecito mágico que inspira,
científicos locos que no creen en espontaneidad,
el amor:
No se oye,
no se ve,
no se toca,
no se huele,
pero es real.
Dios es loco de locos,
creó amor,
simetría,
mitad y mitad,
reciprocidad.
El amor nace y se propone,
el amor es mi Dios,
motor que mueve el mundo,
más allá de las fronteras va,
¿qué es el amor?
Amor: es el sentimiento pensado…
10
1comentarios 55 lecturas versolibre karma: 93

Caperucita va armada

En su mano la plata fulgurante
de una bala que espera amenazante.

En la cesta está el arma requerida
y un licor, elixir que cedió el druida.
Que si el lobo aparece, prevenida,
le hablará con su voz desinhibida.

No es la historia del libro la que cuento,
pues la niña le dio con mucho tiento

una vuelta valiente y trepidante,
que en justicia también es merecida.
Ese lobo, por fin, tendrá escarmiento.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/13/escribe-tu-relato-de-mayo-iii-la-escritor
20
25comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 107

Un jueves cualquiera

Un jueves cualquiera, una tarde más,
me preguntabas qué pensaba cuando tú
aún sabiendo de antemano la respuesta.
Todavía, puedo recordar
el verde de la botella reflejando verbos,
y una bandada de pensamientos
fugados del baúl
donde mi corazón los había encerrado
hace tiempo
con la llave de un cerebro quemado.

Hablar, escoger, distinguir...
no saber qué decir, ni saber
si valdría la pena perder el tiempo.
Tiempo que transcurría
a la vez que surgían ideas,
bajando la marea de aquella botella
que vaciaba en los versos,
palabras mías.

Un jueves cualquiera, una tarde más,
ver putas maravillas en mis recuerdos.
Interpretando e intentando entender
qué coño llevo dentro.
Buscando en mis gestos
una contestación
que no sé expresar con la voz;
aunque tú, enseguida, comprendes
mis textos, mis verbos, mis pensamientos.
Hasta consigues que el corazón
le ponga un candado al cerebro,
y me empujas hacia un abismo
en el que el fracaso tendrá que ser
el mayor de mis éxitos.
leer más   
10
9comentarios 85 lecturas versolibre karma: 97

Ella, una rosa

Ella era simplemente así, llegaba cuando menos la esperabas y desaparecía en un parpadeo. Nunca se quedaba demasiado, apenas un par de cafés y luego volvía a irse. Jamás entendería sus motivos para haber elegido a la soledad como única compañera pero le era tan fiel.
Ella era así, tan brillante y fugaz como una estrella, tan delicada como la más suave melodia y tan fuerte y fría como el acero.
Ella era sinplemente así, suave y fria, radiante y fugaz, pura y solitaria...
Ella era arte, era poesia, la mas bella e inalcanzable pintura, la rosa con las más afiladas espinas, y todos sabemos lo que se dice de las rosas, amigo mío, que no han nacido para amar, que no pueden poseerse.
No, amigo lector, las rosas son salvajes, son libres, son solitarias. No puedes tenerla solo para ti, no puedes acercarte a ella sin que te hiera.
Quizá por eso las rosas más hermosas son las más solitarias, por ser las más hirientes...
Dime, pequeña rosa, por qué escondes tu belleza tras tan mortales espinas?
No, amigo querido, las rosas no han nacido para amar, no puedes poseerla.
Ella era simplemente así, tan cambiante y libre como el viento, tan impredecible como un rayo, tan poderosa como un tornado.
Ella, querido lector, era la tormenta. Arrasaba con todo lo que se entrometiera en su camino y tenia el poder de purificar la más profunda de las heridas del alma, y era tan hermosa...
Ella era simplemente así: LIBRE
4
sin comentarios 83 lecturas relato karma: 41

Deja Vu

Que odias la injusticia, piensas
mientras probando tu café,
clavas la mirada en el desconsuelo
de un alma desconocida.
-como nosotros ahora-

De repente,
tropiezas en sus ojos, con la memoria
de mis tristezas de ti
y reconociéndote juez y verdugo,
giras la cabeza fingiendo indiferencia.
-como aquella tarde conmigo-

¡Dos más de azucar señorita!
pides volviendo, melancólico,
a tu café, ahora amargo y frio.
-como tu vida sin mi-


-De la serie Bitácora de un viaje hacia ninguna parte
11
2comentarios 95 lecturas versolibre karma: 89

Hasta su cerebro

Casi fue un olvido,

este escrito.



Mañana es un día

do’ el tiempo irá frío

y la piel caliente,

ya que es de un ser vivo.



Dicho ser

pasa un nuevo umbral

para hacer

los años sonar.



Soñará esta vida

desde el nuevo día

con vivirla

conviviendo

con los daños

y los baños.



Nos lo limpiaremos

todo con conciencia,

siendo coincidencia

si algo de detrás

se nos queda.



Bienvenido sea.

Mas, tabula rasa

es lo que intentamos

ser cada año.



De este ya en concreto,

salen buenos

los presentimientos;

que no habrá

ningún resentido

destos que caminan

de la espina erguidos

hasta su cerebro

(en sentido opuesto).
8
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 86

Retornos

Es mi silencio una canción
olvidada

y este poema

tan solo el escape
de todos

mis retornos
6
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 82

Lobo feroz

Una gota amarga
luna de cristal
diamante de dolor
sobre su piel,
recién amanecen
los años
en sus manos
abandonadas,
vacías
heladas,
huérfanas de amor
dejando huellas
floreciendo en la acera,
por la esquina
donde espera
que la encuentre
"el lobo feroz".
leer más   
2
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 35

(sin titulo)

Una niña poderosa eres
y te ajitas
¿No la sientes?
Cierra tus ojos con calma
vuela hacía tu adentro infinita.
Abre la puerta y deja que fluya
oye el murmullo del viento que grita.

Eso eres tú
como la llenura de una Nada:
no tiene manos, carece de ojos
suave te choca contra la cara.
Eres como un beso amado
ese, que no se espera
tuyas son las caricias que nacen solas
como sola nace la primavera.

Una niña poderosa tienes
y te habita.
Me preguntas:
¿Cómo sabes a qué saben mis entrañas...
si contigo yo no soy?
me revelas todo mi pasado oscuro
hasta el claro día de hoy.
De dónde vengo, sabes, a dónde voy.

Eso soy yo:
como el vacío de un Todo
no tengo fin, carezco de principio
y en el centro me yace la pausa del ahogo.
Soy como el breve orgasmo
ese que arriba tras la larga espera.
Tengo verano cuando hace invierno;
soy el otoño en primavera.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
13
3comentarios 48 lecturas versolibre karma: 110

hoy ha vuelto...

hoy ha vuelto a posarse como ayer...
tu voz sobre el contorno de la hiedra,
la bronceada mano a acariciar
la piel como un torrente descubierta,

hoy ha vuelto intantáneo aquel temblor
con el aroma a lavanda y a existencia
y en el mordisco a la ciruela atroz
la noche a supurar néctar magenta...

que nadie más que yo guarda la voz
del estridente secreto de tu estrella
hivernando estíos por error
arde en su gravedad este poema...
18
10comentarios 108 lecturas versolibre karma: 114

Las Joyas Ocultas

Hay, dulce Caronte,
cicatrices que son hermosas.

El vientre marcado por cesáreas,
el labio partido por un juego
de patosos chiquillos,
la bala extraída por la patria,
lo que sea patria para tí:
tu casa, tus campos, tus hijos.

El ojo canjeado a la muerte
cruzada la carretera,
la falange que en un descuído
el carpintero sacrificó para comer,
el tatuaje marcado al hierro
sobre la piel del herrero.

Y estas joyas ocultas, tapadas,
¿No han de consolar nuestra sed de belleza?
leer más   
7
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 85

Cuentacuentos

Estoy perdido como Alicia en el País de las maravillas.
Sigo baldosas que dibujan un camino en círculo.
Intento buscar valor para escapar de aquí,
pero siempre vuelvo al mismo punto
del comienzo.

Me siento y recuerdo aquellos cuentos
que conducían a mundos de sueños,
donde el mar era azul
del azul del cielo.
Aquellos cuentos que decían que eran
tres las hijas de Elena,
tres los cerditos,
tres —también eran tres— Caperucita
el lobo y la abuela.
El gato con botas, el príncipe azul,
la bruja que sabe dónde estás tú,
dónde estás tú.

Sin embargo,
ahora mi mar no es azul de ese azul
del azul de cielo.
Vivo un cuento o como en un cuento
y, al despertar, saber que sigue todo igual,
que no es un sueño.

Que tu historia es una de las de verdad
que miente en los libros, de las que tú escribes,
de las que yo leo.

Quiero despertar...
y pensar como un niño, pensar en un cuento,
buscar la salida a los círculos del laberinto
y sigo
y sigo
y sigo girando
por esas baldosas
por ese camino
que hace que todo final, mi final,
sea como el principio.
leer más   
13
6comentarios 68 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234550