Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 960, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Allegro sotto il trucco

(Alegre bajo el maquillaje)

RE-CITAN lo que se ha rimado
con el minucioso azar de la mentira.

Tal vez saben caber
con su lenguaje artificioso
por la boca de los demás.

Yo mismo inventé la palabra Rapsodiafanidad
para titular este ejercicio literario.

Pero si una llave
no abre nada, no provoca un cambio,
¿es acaso una llave?

Escriben —con un pie puesto
en la inmortalidad— para otros escritores.

A estos Salieri les preocupa
si hay un abuso
de la rima fácil, mientras deciden
si será un dizain
o un soneto alejandrino.
En realidad, si Mozart
hubiese tocado los tambores en una tribu
seguiría siendo un genio.

Porque aunque dos partituras
en verdad comparten la simbología y el sonido
yo no escribo nada
que después no me agradezcan
los espíritus sencillos.

No hace falta sudar tinta para hacer poesía.
leer más   

etiquetas: música clásica, poesía, escribir, poesía moderna, verso libre
2
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 34

Templos

No pises más esta Tierra, dijiste con voz febril,
aquí tienes mis manos, mi pecho de par en par,
vísteme con tu impaciencia, desvestida para mí,
camina sobre mi cuerpo, sin apartar tu mirar...
Así convertiste en templos, estas plantas que te andan,
con dedos ruborizados, te deambulan sin cesar,
recorren milagro vivo: tu cuerpo que es mi verdad.
Paso a paso te desarman, suaves alas sobre ti,
sin estúpidos dominios, pies descalzos te caminan,
trémulos, delicados, estremecidos en besos,
de tu boca azul añil.
Inundados de ternura, viscosos de amor inmenso,
revestidos de pureza, endulzados en tus labios,
vestidos con indecencia, las palabras censuradas,
de un aliento enamorado, tu éxtasis, que es la paz,
abrigando mi latir.

EPadrón
leer más   
5
1comentarios 23 lecturas versolibre karma: 81

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! (@_Sejmet_ & @TuroCarballo)

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! Impedir que las olas se despierten
con el ruido cuando soplan rachas fuertes de inquietud, esquivando
las corrientes de resaca y tifones y temores sin timón.

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! Cuando en la orilla no se ve arena,
cuando no hay marca de las huellas de pisadas que se borran con el viento,
cuando es baile la marea y no puedes atracar.

No pretendo que te valga mi evidencia, que me veas superhéroe,
que a la fuerza me des la razón.
Me gusta cuando no eres solución, cuando estás ausente,
cuando no habla tu voz.

¡Qué difícil es tapar la boca al mar! Sobre todo, si hay silencios
de miradas que naufragan lejos de los caladeros
y aprendieron a salvarse sin nadar.

No pretendo que estés siempre presente,
solo quiero que estés cuando no estoy.
Me gusta cuando no tengo que mirarte,
cuando eres verdad.
leer más   
14
14comentarios 111 lecturas colaboracion karma: 89

No quiero ser

Quiero el perfume de tus ancestros,
el bálsamo de la magia,
el aluvión de las flores
embarcando hacia tus lágrimas.
Cuando me besas,
quiero olerte las palabras,
firmas tu sabor
con tu vida tan llena de gracia.
Quiero olerte la respiración
cuando me dices "calla",
desentrañar tu origen,
engullir tu alma.
Fruta del Edén,
entre letras vírgenes me llamas,
voz de vientre, mujer,
con ella me hiciste tu ansia.
Obedezco a tu sueño,
tu ley es mi única sustancia,
ya no me quiero pertenecer,
tú serás mi propietaria.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 41

Piel de durazno, huesos de cereza

Me desintegro en el brillo,
de tus ojos.
Recostados en las esponjosas
nubes.
Escuchando el canto de las
flores.
Aupandonos hasta el binaural
amanecer.
Eres piel de durasno con huesos
de cereza.
Eres el brillo del sol, ahogado
en sangre azteca.
11
5comentarios 100 lecturas versolibre karma: 98

Letras en el buzón

A veces pienso que las cartas sin acuse de recibo se pierden en precipicios de olvido. Acantilados oscuros que todo lo tragan. Hasta la luz.

Letras bordadas en cuartillas blancas. Ellas solitas, con tantas cosas por dentro. Tantas frases perdidas. Destiñen azul.

Sobres lacrados con ese golpe justo de saliva. Entre adulzado y amargo, se queda grabado en la punta de la lengua (ay, la lengua, cuántas ansias te callas).

Hoy quiero escribirte. Ni urgente. Ni certificado. Ni ordinario. Sólo correo de mí a ti. Ese que no abarca códigos postales. El que llega de puntillas, cuando se abren las ganas.

En esta misiva te explico que vivo. Te cuento mil cuentos (lejanos, cercanos, sin prisa y sin tiempo). Te despido con hojas, susurros de cedros.

En la posdata, invisible, te confieso que vuelo.
leer más   
9
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 99

Tristeza

Llegó mientras sonreía despistada
se coló sigilosamente
sin saludar a los presentes.
Empezó por las paredes
tiñendolas de turbio
y siguió por la alfombra
destronando mil cuadros
agitando los demonios que
permanecían escondidos.
Me abrazó por la espalda
como cualquier puñalada
y sentí un escalofrío punzante.
Fue en ese preciso instante
cuando dejé de sonreír:
El suelo se abrió bajo mis pies
para recordarme de donde venía
y el cielo se apagó
para contarme su historia
mis oídos ensordecieron
sin notar sonido alguno
ella había vuelto a buscarme
como cada primavera.
16
3comentarios 51 lecturas versolibre karma: 89

Las rocas son felices

Entre mis peores crímenes,
El peor fue,
Razonar con un espécimen,
De pensar grotesco,
Espeso,
Nublado,
Aletargado,
Y lerdo.

Y cuanto más lo pienso...
¿Acaso las rocas son felices?
Él afirma que no,
Yo creo que sí,
Felices de no poder oírle...
Este lenguaraz,
Cual estilo gramatical es burdo,
De razonamiento absurdo...
Me causa tanto hastío...
¿Dónde me he metido?
Yo que he sido tan cabal...

Quien fuera piedra,
Mineral,
Pared,
Para no escuchar la perorata,
La cantinela,
De este zote,
Que anhela,
La atención que no suscita...
Recitando citas,
Que no comprende,
Yendo de inteligente,
Pobre alcornoque,
Su mente torpe,
No acierta con el enfoque...

¡Quien fuese piedra!
Tumbada en la hierba,
Ajena a la ignorancia,
De este "Platón",
Sin relumbrón,
Ni gracia,
Que sacia,
Sus ansias de atención,
Torturando mi paciencia...


Quiero ser piedra.
7
6comentarios 80 lecturas versolibre karma: 103

No queda valor... (Elegía a Blanca Ortiz)

Ante el desorden infame de las efemérides
que en el nombre del sinsentido
burlaste en sus pasadas trampas.
Ante el bufón de mi increencia
y de esta desdichada hora,
donde pese a tus argumentos
se combinaron las historias
de todos los vientres y las espaldas;
de los dientes;
del viento y la hoja;
de la Luna en la mar…
Ante el impacto
donde en verdad
se tornó sombría la estela
y el bravo oleaje
nos hizo la mueca del desprecio,
para que no fueses
para tantos
una insensata expresión del olvido
y del abandono…

Ante el cataclismo,
declino al norte.

Dijiste que no te extrañara;
que siempre estarías ahí
y si es así
dime:
¿es que ahora
hemos de buscar las cimas doradas
en ese cielo inalcanzable?

A pesar de ser épocas no vividas,
¿sortearemos los ocres ocasos
departiendo inertes
como las solitarias piedras
a las que en tu ausencia nos condenas?

Dejaste huella en la noche
y sin sosiego las manos…
Las aves;
las intemperies
hoy cautivas,
acudieron al encuentro de tu tibieza;
de tu cuerpo desarmado;
de tu amor templado de buena fe…

Tú,
nuestra riqueza ida;
que ya nada sabremos de la vida
salvo aquello que intuías,
que 'nada es la muerte'…

Sorprendiste a los girasoles.
Hoy
cesó su canto…
Sí, ya sé que me dijiste
que no te extrañara,
que en tu plenitud
siempre estarías ahí, aquí...
pero qué hacer
con esta amargura
itinerante
que corta con su hiel
y un hondo dolor que grita
mientras callamos…
y es que, mi linda,
no morirás
en la interpretación
que en las almas
hagamos de tu antigua pena,
ni como fugaz recuerdo
ni como asumiste ser
en el atril,
el libro abierto.

Hoy,
sobre el rigor
de este tan cruel
como nefasto minuto,
tengo que hablar
con resquebrajada voluntad.
Nada censura mis ojos.
Llueve en sus paredes
intentando desatar
el nudo de la necedad
de esta garganta vacía,
que llena de agobio
se escandaliza…
No extrañarte
en la sencilla dimensión
donde la vida sea apenas
un no eterno
y ese amor
que te escribió,
logre secar su tinta negra de sal
sobre algún antediluviano corazón.

Hasta entonces será.

Sin despedidas, Blanca
que no queda valor…
no queda,
para pedir más.



Yamel Murillo




'Diciembre 17... uno menos para verte'®
Raíces.
Las Rocas del Castillo©
Agosto/2017
leer más   
12
10comentarios 69 lecturas versolibre karma: 87

Finjo ser alguien que no soy

Finjo ser alguien que no soy,
finjo tener algo que no tengo,
finjo escribir en mis versos
con la tinta de mi cuerpo y
con miradas de adiós
que hacen de mí un pañuelo tan ligero
que puede llevárselo el tiempo.
Esconderme tras la máscara que dibujo
con adornos de palabras que me creo.
Confundir la realidad, abrazando la mentira
y sentir que la vida es así
Frágil es la armadura que vestí en su momento,
frágil es el reloj que marca tu tiempo,
frágil es la pluma en mi texto,
frágil es mi voz cuando no intento
ser quien soy.
Palabras tatuadas en mi cuerpo
que escriben de mí una verdad tan frágil,
que me hace seguir fingiendo.
¿Por qué? ¿Por qué hay que fingir en todo momento?
leer más   
20
10comentarios 137 lecturas versolibre karma: 99

Dalia Negra, Blanco Beso (De la mano de @ARheinn)

Lágrimas
recorrían mi rostro
en un infierno iluminado
por la luz de la Luna;
ardorosas
me condujeron
al caudal
de tu rivera traslúcida...

El beso
de una Dalia Negra;
el amor
de la belleza pura;
las pinceladas
sobre un negro cielo,
en los trazos
de una Luna Oscura.

La conjunción
de dos celestes cuerpos
en su desvarío
intermitente,
descendieron
supremos
al ras de la superficie
de la sabana estrellada.

El beso
de labios de marfil
sobre un frío pecho de mármol;
un infierno helado
que me hizo amar
la pureza del blanco.

Suelo gélido
que te mira impávido
a tu tocar
de su cráter brillante.

Su blanco,
inerte destino;
su misterio
indescifrable,
ahora tuyo es
en su inevitable alunizaje...



@ARheinn & @moonlighting85
(Colaboración)
leer más   
13
11comentarios 118 lecturas colaboracion karma: 101

Hogar

Me he peinado al alba
con rayos de tu fuego...

Bajas sobre mi cuerpo
y derramas tus dulces almendras.
Cercas mis senos
pese a las súplicas,
advirtiendo al sol tu acercamiento.

El espejo breve nos imita.
Amanece la luz naranja y firme
de tu viril belleza
y tu boca yace
a punto de ser mi noche.
Versas de obsidiana
moldeando el cristal
y sus coyunturas...

Beberás de mi cerviz
con el fulgor de tu ingravidez,
cuando me prolongue
hasta ungirme
en tus húmedos óleos
y dibujar en los secretos lienzos...

Rebelde inconexo
del que hago propiedad
por abandonarse...
Mío.
Abductor impaciente
del remolino
de mis placeres:
¡no ignores
el amor
que escribo
sobre tu pañuelo apasionado!

Heme aquí
con toda mi blancura...
que eres mi palabra;
que me perteneces.

Acaríciame la sangre;
enloquece el silencio
para que huya extraviado.
Reconócete
en el murmurar ensordecedor
y el súbito pulso
que me invade
de tu cuerpo,

al mirarte así...
dentro de mi cuerpo.




Yamel Murillo



Confesionario II
Lunas de mayo©
D.R. 2017
leer más   
8
15comentarios 89 lecturas versolibre karma: 103

La primera Calada

Primera calada,
Mente en blanco dejada,
Ya no me importa nada,
Es tal mi desencanto,
Cuando levanto,
Y vivo,
Una rutina que enerva,
No tengo regimiento en la reserva,
Que solucione el problema,
Esta guerra interna,
Repetitiva y cruenta,
Sin más consuelo que el tabaco,
Dulce nicotina,
Que consumo con descaro,
Para desconectar de una vida,
Que produce llanto,
Sin sabores,
Espanto.

Mejor muerto,
Por eso me mato,
A cada calada,
Sin alas desplegadas,
Soy ángel caído,
Perdido en la espiral,
Llamada depresión,
En prisión,
Quemando barrotes,
Blancos y naranjas,
Controlando las ansias...
Por tener una última calada,
Y no la primera de tantas.
6
7comentarios 44 lecturas versolibre karma: 87

Lo que dejarás

Cuando no estés
quedará el eco de tus palabras
como un eterno invierno
en mis habitaciones vacías,
será tu aroma a despedida
la inquieta brisa que penetre mis caminos
para congelar tus pasos.
leer más   
17
6comentarios 93 lecturas versolibre karma: 114

Aquí estoy

Con la sonrisa a medias,
con las palabras cortadas
con mi alma destrozada
y con la pluma en la mano.

Aquí estoy pidiendo a gritos
estando callada por ratos,
dejando salir a la insegura,
para que saque la amargura.

La reprimida que mencionas,
la triste esencia que se abandona,
la curiosa pura sin maldades,
la que ya no se traga falsedades.

Aquí estoy sonriendo a medias,
liberando lágrimas por tragedias,
buscando arcoíris de sueños,
haciendo sus problemas pequeños.

Aquí voy, caminando sin destino,
conduciendo mis pasiones,
viviendo un colapso repentino,
mitigando el dolor en sensaciones.

Aquí estoy por si me buscas,
por si me quieres conocer,
por si te importa mi proceder,
o por si en mi ausencia te ofuscas.

Las letras de mi alma.
11
7comentarios 67 lecturas versolibre karma: 97

Difícil es Volver a Sentir

Cuando el amor
es total
cuando se le lastima
tanto al corazón,
cuando a golpes
se mata al amor,
cuando se destruye
la ilusión
cuando desgarran
el alma
en dolorosos jirones.

Difícil después es amar,
difícil es volver a sentir,
ya no se sufre
por ninguna pasión.

MMM
Malu Mora
leer más   
10
10comentarios 84 lecturas versolibre karma: 108

A solas

Esta mañana
en que el sol me coquetea
salgo al umbral
para verte amanecer...

Te llevo
entrelazado por mi cintura
a la melancolía
del rosal
que se abre para perfumar
mi idea de ti,
la que sabe como aullan
mis brazos por los tuyos
cuando mi loba
abandona la matinal ceremonia.

Te amo.

Eres mío
y lo has oído
del rito que nos une;
que duele
mas deleita mi piel
duplicada en ti
al besar
de tu pensamiento.

Ocupamos ese espacio fino
que arde impasivo
cuando tu mirada
tras la mía
gotea su mar,
la prueba silente
de toda tu perfección
y mi sublime afecto;
día y noche;
limón y miel...

Ahí te conviertes
en el mirto
que me extasía
sobre el alféizar
y te veo
muriendo al agua,
embriagado
del cáliz desbordado
con la uva de los labios
que arrebatas,
mientras hambriento
arrastras mi cuerpo
al campo de tu vid
y el platino de tus cabellos
es la rienda
y la enredadera
de todos mis deseos.

Esta mañana
en que el sol me coquetea
y te ve amanecer...
mi horizonte azul,
mi erguida pradera,
no olvides:
la que te ama tanto
te mostró el atajo
por donde vengas pronto.

Aquí te aguardo
tan impaciente como tuya

para quererte...

a solas.




Yamel Murillo



Nocturnal epístola.
El Diario de Paloma©
D.R. 2016
leer más   
12
11comentarios 91 lecturas versolibre karma: 115

Congoja de nidos desiertos

Al hogar que solo hospeda libros sin palabras,
a esa catedral sin vientos ni puertas ni corazón,
a este salmo sin causa que hiere el alma:
tengo miedo, tengo miedo, tengo miedo.

Temo el diccionario al que han enterrado en mi nicho,
las tempestades galopantes que percuten en mi oquedad,
el tartamudeo de las grietas en el cristal.

Soy copa para los tifones que siembra la noche,
y chillo como un sol sangrante,
pero es despertar y vuelvo a estar dormido
y los relojes se burlan de mi vagar ausente.

Aullidos trazan rubor en el amanecer
y yo, sin voz ni linterna cartografío el averno,
donde se debaten los pronombres contra las fronteras de mi oración.

Leo, en forma de soneto, la verdad del pentágono,
alrededor se cruzan trenes sobre raíles fraguados por el sonido de la noche,
pacen toros sin cuernos Europas inexistentes.

Atisbo una vitrina y detrás…¿algo?
Es una incertidumbre opaca, como el sustrato de los ojos.
¿Realmente veo, o soy ciego en tierra de tuertos?

Ya no sé ni qué es ficción ni geometría ni verdad.
Sólo soy un náufrago remando en un nido de raíces,
creyendo divisar el horizonte en un átomo.
Solo la pesadilla me mira a los ojos, y cuando lo hace pienso:
“¡Ya vuelve a amanecer!”
leer más   
7
3comentarios 40 lecturas versolibre karma: 81

Incauto

Deshabitaré
los vagones
donde resuenan
las nanas
y las lunas viajeras.

Impondrás férreo y volcánico
frialdad a tus cenizas; decretarás incólume
su último estertor.

Aun sea a cuestas
desataré tus mordazas
entre el equívoco acierto
y la ilusoria noche
que dejó de serlo.

Porfías nocturno
el rumor de luto.
Te asumes audaz
e impones
en mi seno
tu lazo negro;
mas
yo a ti,
el revivir en el candor
del carmín tímido
de mi beso...

ya asomo.


Yamel Murillo


Incisiones
El Diario de Paloma©
D.R.2015
leer más   
20
14comentarios 124 lecturas versolibre karma: 118

Telegrama falso

Se venden
dos chupetes
sin usar,
y uno usado
una vez.
Nada más.
10
1comentarios 62 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234548