Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 28, tiempo total: 0.024 segundos rss2

LԱИЄՏ ԀЄ LѦԱГЄL

Volver, despertar de cada día
siendo lunes de palabras muertas,
de sentidos agotados en mi tristeza,
secos de vida, ausentes de toda mano
que los guíe a cruzar las veredas.

Caminar de puntillas entre silencios
balanceando nubes hoscas donde volar,
espinas en mis yemas floreciendo fosas,
lira muda de alambre como billete
de intuición roma, de ecos vacíos
de pasión en el que reverberar.

A falta de veleta que marque el viento,
de brújula carente de norte,
de pecho con el corazón entre mis dedos
goteando sonetos sin rima,
me aferro a las asas de tu memoria
cual salvahorizonte garabateado
entre los pasos franqueados y tus labios.

Abrir los ojos a una nueva aurora
sabiendo que hoy también es lunes,
lunes de ausencias,
de oasis entre mis letras,
rendición en lábaro mudo de ti,
doblar mi lengua ante el ruido de mi pluma
que clama por bailar en pliego virgen,
ֆǟɮɨɛռɖօ զʊɛ ɦօʏ ʋʊɛʟʋɛ ǟ ֆɛʀ ʟʊռɛֆ
ƈօოօ lმմɾεl ძε ოἶ მlჩεძɾíօ,
րօɾ მჩმղძօղმɾოε მl էმñεɾ ძε էմ ɾἶʂმ εղ ოἶ ցმɾցმղէმ.

მოéղ
leer más   
32
19comentarios 192 lecturas versolibre karma: 105

Senryu (lunas miel)

De noche brillan
mil soles en las lunas
miel de tus ojos.



@AljndroPoetry
2018-ene-17
leer más   
14
4comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 129

Piel de gallo

Me levanto esperando
ponerme mi piel de gallo,
de día danzarín,
volteando grises,
el deseo de poemas
acróbatas de lo cotidiano,
que esparramen mis emociones.

Me levanto con los ojos
del sentimiento hambruno,
buscando el lunes,
sin disfraz de martes o viernes,
la distinción de lo cotidiano,
revelarme contra ausencias,
del mórbido sonido
de cuerdas muertas.

Ponerme mi piel de gallo,
de vientos, que al descifrar
versos forajidos,
de lo mundanal, de lo obvio,
la tristeza del mañana,
se bautizan en huracanes,
primer latido de la vida,
del deseo de morir en ellos.

El olvido de amaneceres carentes
del recuerdo brumo,
resuello de runas invocadas
en la afonía de la melancolía,
candil romo del destierro.

Mas, aquí sentado en la espera,
exiliado fruto del aliento segado,
nudo de mi pecho, acantilado de osadías,
avaricia explorando perspectivas,
mi alma pasajera, despojada de corteza,
anhela la brújula de la sangre
vertida en cada vocablo, cada verbo,
cada punto sobre el final,
aguardando ponerme mi piel de gallo….

Amén
leer más   
16
12comentarios 120 lecturas versolibre karma: 94

Lo llamé destino

Era el lugar perfecto,
y es que yo no quiero París.
Usted tiene el destino perfecto
donde me gusta vivir,
donde siempre vuelvo,
donde las coordenadas pierden sentido.
Me gusta llegar ahí, a ese sol en una mañana,
que jamás creí que llegaría.
Ese destino indudable de creer y tal vez perder viviendo, pero decidido a morir creyendo en el todo, con la valentía de decidir cuándo, cómo y por qué sin escuchar al para qué.
Ese lugar palpable que no se comparte con nadie, donde se pierde la frontera y que requiere valor, porque sabes que te vas a quedar en el para siempre.
Y puede parecer un sueño todo lo que digo, o mas bien letras sueltas
Y....
Sí, yo también soñé con vaciar el alma y llevarme toda la arena de su playa y habitarle el corazón arrasado.
Y cierto; sigo queriendo y ansiando quedarme a vivir en ese lunar de su espalda, al que llame destino.
leer más   
8
1comentarios 90 lecturas versolibre karma: 26

Lunar Rojo

Nos sumimos en la oscuridad
y te miré al vacío
Tu luz negra guiaba
entre tanto resplandor
Una sonrisa viene subiendo
No sé si de vos
si de mí
Si viene de los dos
me acero a darte besos
entre tantos puntitos estrellas que te maquillan
a partir de esta noche mi lugar favorito es tu risa
esta noche te ofrezco lugar bajo mis palabras
bajo la atenta mirada
de estos ojos tristes
porque hoy no te ven
14
3comentarios 165 lecturas versolibre karma: 55

Jardín

Ligero como ese ramo de fresias
que perfuma todos los rincones.
Bello como mi planta de jazmines
cuando se abre para la cosecha.
Prolífico como las rosas
que nada escriben y todo dicen con su color.
Pródigo como esa única margarita
que pronunció el sí oportunamente.
Delicado como las orquídeas
más salvajes en boca de la selva.
Extravagante como la pasionaria
brillando sutilezas antes de ser fruto.
Grandioso como cuando florecen los cactus
y todo se confunde.
Igual al cosmos
cuando descubre una mota de tierra y la fecunda.
Así, como el corazón
cuando se alza sembrando idílicos jardines con tu voz.
leer más   
7
sin comentarios 100 lecturas versolibre karma: 51

De carne y hueso

Mi pelo, sigue haciendo los mismos desastres de siempre.
Mis ojos, permanecen clavados en algún más allá de acá.
Mi boca, persiste en silentes palabras y curvadas sonrisas.
Mi nariz, alterna entre el aroma a presente y caídos recuerdos.
Mis mejillas, rescatan el rubor ataviado de un no obstante.
Mis orejas, son interminables senderos por donde pasea la música.
Mi cuello, habita entre roces erizados y cuerdas vocales.
Mis hombros, sobreviven a mis sueños mientras cuelgan mis brazos.
Mis pechos, metamorfosean entre la edad del tiempo y el clima de la pasión.
Mi abdomen, transformó deseos en el latir de tres corazones por el mío.
Mi espalda, acecha a las sombras que persiguen mi retaguardia.
Mis caderas, perpetúan el andar uniendo pasos, poses, pesos y pasmos.
Mis piernas, vienen y van, me cargan o se cargan cuando la sangre fluye.
Mis pies, mis pies resisten los embates.
leer más   
9
2comentarios 172 lecturas versolibre karma: 62

Poeta vacío

Restaurado con voces roídas, de bocas sin nombre,
acumulador compulsivo de historias sin destino,
asesino voraz de letras recién paridas,
con latidos de madera y sueños agotados,
Poeta vacío,
puritano catador de ojos inocentes,
vulgar hombre mundano contaminado de divinidad,
obnubilado en su bohemia,
con su olvido lleno de espinas,
con su limitada poesía, intentar volar más allá,
Poeta vacío,
de regresos postergados y adioses inminentes,
de soledades desnudas, de arrodillados recuerdos
poeta sangrante, al filo de la muerte,
escribiendo con sangre y desidia,
la poesía más perfecta.

ALEX.
leer más   
11
2comentarios 125 lecturas versolibre karma: 48

Sólo sé escribirle a él

Ni poemas ausentes de versos
ni presentes con toques en las rimas.
Ni prosa barrosa con afiladas rosas
ni relatos sensatos como zapatos.
Ni cuentos de había y no
ni historias para tener un fin.
Ni argumento mandatos
ni narro macabro.
Yo sólo sé escribirle a él.
leer más   
10
sin comentarios 130 lecturas versolibre karma: 53

Voy por las respuestas

¿Quiénes somos, corazón?
¿Los de antes de,
los de después de
o el ahora que viene bajando
hacia adelante?
¿Quiénes somos, vida?
¿Los nacidos diferentes,
los que todo y nada saben
o los que aprendieron a ser juntos?
¿Quiénes somos, cielo?
¿De qué universo caímos
para desbordarnos la existencia?
¿Quiénes somos, amor?
¿Quién nos cuenta?
leer más   
8
4comentarios 114 lecturas versolibre karma: 67

Ojalá.

Tantas veces leemos lo que no escuchamos suspirar que nos parece poco y nada, apenas algunas palabras amontonadas al azar, un sin fin de locuras sin sentido. Un intento fallido de alguien con ínfulas de lector empedernido y escritor de mediocridad discutida. Diferimos en la utilidad o inutilidad de su léxico, sonreímos en silencio y por los ojos, socarronería de la más pura por la gramática mal utilizada, las rimas que no llegan, las desastrosas prosas, los puntos erróneos, las comas que estorban; por aquel ímpetu pintado en el que se perdieron entrando en fallidas intenciones.
Qué distinto sería si lo escucháramos directo de su corazón, desde el correr de sus arterias, goteando desde el punto más obscuro de sus pupilas, desde su garganta seca de nudos irritados por el qué dirán o el no está bien, desde sus manos temblorosas de acunar el alma mientras consuela su llanto con siglos de historias.
Tanto gimnasio a cuestas para vernos bien y sentirnos mejor contra tan poca gimnasia emotiva para palpar las emociones ajenas. Tal vez, algún día encontremos un equilibrio que rompa esa estúpida balanza. Ojalá y así sea. Y que sea en un tiempo cercano, donde todavía existan oportunidades de no lamentarlo, donde aún nos podamos ver crecer.
leer más   
7
sin comentarios 198 lecturas prosapoetica karma: 54

Pronombres

Ella no sabía porque debía aprender sobre la crueldad; Él en cambio, no sabía por qué debía aprender sobre las emociones. Ambos habían vivido una vida entera sin esos conocimientos. ¿¿Por qué ahora era el momento?? ¿¿Por qué ese alguien al que llaman Destino, notó que les faltaba esa lección??
Ella comprendió que podía ser como los demás, agresiva, posesiva, más sobreprotectora que el promedio de los mortales, que podía ser letal causando un rasguño al pasar. Él, que había algo más, que podía ser distinto, que a todo podía llegar.
Ella trató de entender y se perdió en explicaciones. Él, igual.
Ella se esforzó por volver a armarse de todo el coraje para intentar creer y confiar nuevamente. Él no podía, nunca lo había hecho, no sabía por donde comenzar.
Ella supuso que el tiempo era eso, un reloj y una escoba, un enorme monstruo de rutina que alimentar. ¡¡craso error!! Él, corría el tiempo aunque le llevara la delantera a la velocidad de la luz.
Ella no era víctima de sacrificio, sólo una parte, la que había entregado. Él, tampoco, aunque a veces le gustaba sentirse un inmolado verdugo.
Ella escuchaba y consentía. Él, era el silencio en el que se escondía.
Ella no pensaba. Él no sentía.
Ella era tan Él, que Él no lo presentía.
Él era tan Ella, que Ella se moría.
Ella. Él.
Nada, sólo pronombres con nombre y un tiempo en común.
leer más   
3
4comentarios 54 lecturas relato karma: 41

Mi mirada y yo

Y es que no puedo hacer silencio indefinido en mis ojos, no tengo tanto control sobre mi mirada. Se pierde y no puede callarse, si hasta deja sin voz alguna canción cuando encuentra un espacio por el que colarse o un reflejo en el que mirarse.
Se muestra en paz, pero sus dichos son la guerra y me la declara todos los días. Podría vestirme de blanco, agachar la cabeza o arrodillarme con las palmas hacia arriba mostrando que no tengo más armas, pero nada le importa, ya no acata; tampoco ejerzo como razón o voluntad.
Es la que domina, la que me esclaviza y me somete. Hace y deshace a su antojo y me humilla cuando me grita que soy cuando ella quiera, de su pertenencia o la nada.
Ni siquiera me respeta cuando estoy detrás de los párpados, no hay espacio que no me invada, no hay sonido que no me inunde. Es ella la que manda.
Tal vez me volví débil, tal vez me dejé ganar.
Tal vez deba dejarla o abandonarla un día sin que se de cuenta, igual que ella a mi.
leer más   
6
sin comentarios 206 lecturas relato karma: 41

Interpretaciones

¡Que difícil es interpretarnos! Ponernos en boca de otros es la parte fácil, pero en la cabeza y el pecho... eso es un desafío para cualquiera que acepte el reto.
Interpretarnos en las palabras, en los gestos, en las miradas. ¡Ni hablar de lo escrito!
Somos una enciclopedia de vanidades y objetivos. Me servís o no me servís. Y una que siempre fue servicial, queda desamparada intentando eso, interpretar qué parte se salteó de la historia.
El libre albedrío se nos dio para eso, para comprender que el mundo es enorme, que nadie es igual y que podemos parecernos pero, de iguales, nada.
Por eso debe ser tan complicada la interpretación, porque sólo nos mueve lo que nos mueve. Y no, no estoy reiterativa. En cambio estoy pensando.
leer más   
10
2comentarios 215 lecturas prosapoetica karma: 60

Nada más. Nada menos

Hay pensamientos
que no lo son.
Nacen como palabras,
como imágenes irreales
pero son hechos.

Hay emociones
que ni siquiera soñaron serlo.
Son sobrevivientes,
los nuestros;
los más cercanos que tenemos.

Hay porque existimos.
Hay porque podemos.
Hay porque debemos.
Ay, porque son nuestro enlace
con lo que somos por dentro.
leer más   
5
sin comentarios 141 lecturas versolibre karma: 59

Nos bebíamos

Nos bebíamos
a sorbos pequeños,
eramos tanta vida,
tantos amaneceres,
tantas lunas llenas.



@SolitarioAmnte
v-2017
leer más   
10
11comentarios 92 lecturas versolibre karma: 76

El cuento de la noche...

Resulta que cierta noche, nos encontrábamos recostados sobre el césped morado, con la cara al cielo viendo como las nubes semi grises y pardas se rasgaban unas con otras dejando estelas que eran precedidas por la luz de las estrellas, ellas, con su magnífico brillo no dejaban de asombrarnos, ya que a veces se notaban azules e intensas y otras tantas parpadeaban amarillas o rojizas, era un espectáculo de luces que nos brindaba la noche sólo para nosotros.

A pesar de lo bello que pudiera ser aquel panorama, yo giré mi rostro y vi la línea que definía ese perfil tan único que la diferenciaba de todo y de todos, su hermosa tonalidad azul pálida, sus ojos grandes y negros como espejos, el cabello también negro largo, liso, su piel suave con esos pequeños lunares, el cuerpo delgado trazado y esculpido por el viento, sus manos con los dedos largos y finos, los dientes blancos como perlas que brillaban dentro del verde mar y que eran las estrellas submarinas en ese cielo húmedo, los labios gruesos en ese tono anaranjado y la sonrisa que tenía la fuerza de mil soles.

Ambos veíamos las lunas tan juntas besarse, que no permitíamos que nos dejaran atrás, nos tomábamos de las manos y con gran cariño y placer nos besábamos suavemente, con calma y con entrega tal como si no existiera un mañana.

Ella amaba las historias y yo le relataba una sobre gente fuera de nuestro mundo, pequeñas personas completamente distintas a nosotros en apariencia pero con una misma esencia, porque todo lo que tuviera vida y conciencia debía de estar en un plano superior en la creación, todo cuanto pudiera existir fuera de nuestro mundo no era obra de la casualidad, así como no era casualidad estar en ese preciso momento recostados el uno al lado del otro, cómodamente sobre las alas que nos daban ese calor y suavidad. Decidí extender una para abrazarla ya que parecía tener un poco de frío, mientras que mi mano no podía dejar de acariciar ese rostro tan perfecto.

Proseguí con mi relato, "En este preciso momento, créeme que hay alguien en algún lugar, con la persona que más ama, abrazándola, acariciando su rostro y admirando lo perfecta que es", ella me miró fijamente y sentí como me elevaba sin despegarme del piso, "Yo creo que lo que dices es cierto, sino... que caso tendría la vida en otros mundo sino tienen momentos como este" los dos sonreímos, notamos el claro resplandecer del rojo sol que se levantaba sobre el horizonte, "Es tarde" dijo ella, yo sólo asentí, nos incorporamos para darnos el último beso y el último abrazo, "te quiero" dije en voz baja, más para mi conciencia que para su oídos.

La tomé de la mano y emprendimos el vuelo hacia el nuevo amanecer.
5
sin comentarios 48 lecturas relato karma: 65

Oda al lunes

Muchos te rechazan
no les gusta verte
y sus cabezas planean
como deshacerte.

Otros borrarte quisieran,
más tú no comprendes
porque el mal te desean,
ni los médicos tú caso entienden.

¡Hay!, ¿Qué puedo decirte?
si no encuentro las palabras.
Solo te siento triste
y el correr de tus lágrimas.

¿Qué te pasa amigo?,
ven a mis brazos
no caigas en el olvido
por tus trabajos.

Primero de siete hermanos,
eres el más pequeño
pero no el menos estimado.
Tu nombre de luna vino dado.

Sonríe a pesar del trato
que la esperanza sea tu guía,
todo se muda en un rato
y admiren todos tu gran día.
3
2comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 65

No era tan fiero el león como lo pintan (Micro de 100 palabras)

El espectáculo debía continuar, aunque aquel traje decorado con purpurina, fuera lo suficientemente ridículo como para salir corriendo de allí.
Se fijó en un niño, que le observaba masticando chicle desde su asiento; y aún sintió más vergüenza.
Tenía que correr, y con un impulso atravesar el aro de fuego colocado en medio de la pista. Si se retrasaba, una palabra esdrújula llegaría disimuladamente hasta sus oídos: "¡Estúpido!" Acompañada por un golpe de látigo contra el suelo.
Imaginaba, que una noche de fuerte influencia lunar, se comería a ese tipo.
Lástima que los colmillos del disfraz de león, fueran inofensivos...



Publicado en:
cincopalabras.com/2017/07/09/escribe-tu-relato-de-julio-ii-la-cantante
11
13comentarios 56 lecturas relato karma: 98

Tú y mil lunas

Despierta el sol
en tus dedos de seda
fina y mil lunas duermen
en la espesura
del bosque en tus pestañas
que tanto amor apiñan.


@SolitarioAmnte - x-17
leer más   
17
14comentarios 138 lecturas versoclasico karma: 85
« anterior12