Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 66, tiempo total: 0.020 segundos rss2

Tu voz
sinfonía de cenzontle trinando
en lo más alto de las ramas
tu voz melodía de cocuyos
en embrujo nocturno,
notas vibrando en la brisa
presa de su magia.

Tu risa
me rescata de la monotonía
me calma como suave melodía
notas armoniosas que contagian
caída de agua que hechiza
agua transparente, sonido de cascada
cayendo en torrente de alegría
explosión fresca de carcajadas.

Tus ojos
dos gotas de agua cristalina
donde me miro en ellos cada día
tus ojos, primer rayo de sol que fascina
ojos que saben miran con ternura,
despertar de alboradas divinas
lunas que iluminan mis noches sombrías
tus ojos, ventanas al paraíso perdido
que en tu mirada fui descubriendo

Tu voz música para mis oídos
tu risa alegría que me hechiza
tus ojos son la luz de mis días


ocaso de mi playa
viento fresco de atardecer
que das vida, y que acompañas.

MMM
Malu Mora
leer más   
17
12comentarios 78 lecturas versolibre karma: 108

Un alma

Te hablo
desde el lenguaje
de un alma, el mudo,
el callado,
el que dice todo.
Desde ese lenguaje
que deja en beso
cual murmullo de los siglos.
Te hablo, desde ese espíritu
que ve la vida como una
siempreviva.
Te habla el alma
de sonrisa amplia
y vista clara y profunda.
La que no ve límites,
menos fronteras, la inmortal.
Un alma, mi alma
la que solo conoce
el vocablo del amor fresco
como el rocío de alborada,
tan puro, como su esencia misma.
Te hablo desde esa alma
la que ve solo luz, en oscuridad.
La que danza entre nubes,
y se cuelga de estrellas.
El alma, que no sabe
de un cuerpo, sus dolores
o envejecimiento.
Ella viaja con la luz,
se pasea del brazo del viento.
Sus amantes son
el mar y el sol saliente.
Toma agua de lluvia fresca,
de arroyuelo del vientre,
de su madre montaña.
Se une al canto
de la alondra y el jilguero.
Te habla mi alma
busca encontrase con la tuya,
a que te le unas
en sonrisas y no llantos
a que jueguen con las gotas
del rocío, den saltos
bañandose en cascadas
por el mundo,
nadar con sirenas y delfines.
Esta alma es tan grande
que abarca los confines
de este mundo.
Esta alma, mi alma,
te habla, y desea que tú
la escuches.
leer más   
21
20comentarios 102 lecturas versolibre karma: 102

Flores al Ganges

Dos gotas de mercurio suspendidas en el éter. Dando vueltas hasta perder la noción del mundo.

Parten relojes insolentes, doblegan el tiempo hasta reducirlo a polvo, motas luminiscentes que adornan mechones de pelo, enredados entre los dedos.

Dos hojas de acanto que sostienen arquitrabes cósmicos, hiedras que trepan por columnas de fuego. Sus almas prendidas.

Farolillos de papel, flores al Ganges. Inciensos al cosmos. Brazos al pecho. Miradas furtivas. Trozos de vida.

Tatuajes de alheña, manos rojas, corazones púrpuras, ojos incandescentes. Somos ascuas encendidas.
leer más   
11
18comentarios 105 lecturas versolibre karma: 110

Blues en estrofa sáfica

a LH

Dulce agonía sin explicación,
Infierno y gloria sin principio y fin,
Perpetua sombra y luz sin redención,
Tú el laberinto.
leer más   
13
8comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 81

El camino inescrutable

Cierras esta luz.
No veo que hay ante mí
la luz más grande.
leer más   
10
sin comentarios 130 lecturas versolibre karma: 81

Destinos ondulantes

Tan redichos, pájaros humanos,
Tejen secuencias del tiempo,
En su panal anidado por ojos provocadores de diminutas y sigilosas verdades.

Sumergidos los pies en el cielo,
la grasienta luna nacarada,
empujada por la estrecha oscuridad,
obra pendulante sobre toscas ondulaciones, donde engendra su reflejo seduciendo la antorcha humectante.

Sincronía palpitante, vibraciones pavorosas, proscrita en un arrebato tenaz,
sorbe la roca hasta la muerte,
enturbiado néctar de silbidos luminosos,
deshacen siluetas.

Aleteos a la deriva, en el hiel de sueños que recorren con pudor el tacto de hilos perfumados.
leer más   
15
5comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

Lámparas de harina

Sabían tocarse en morse.

Sabían olerse en varios idiomas.

Sabían mirarse a sorbos y gotas.

Sabían besarse a base de rectas y curvas sinuosas.

Sabían pensarse sin filtros. Con versos furtivos y eco en sus bocas.

Estaban hechos de trenzas de heno, de charcos de lluvia, de toques trémulos. De campos de trigo entre cables de cobre. Espigas eléctricas, haces de luz en lámparas de harina.


(Dedicado a Alex Richter-Boix y sus retos poéticos)
leer más   
12
10comentarios 63 lecturas versolibre karma: 99

Electricidad

Cuatro zancadas bastan para tocar el horizonte: línea sutil entre mis dedos y la atmósfera, cremallera trenzada de amaneceres y atardeceres.

Cuatro sigilos entre luces de madrugada. Bombillas celestes que abarcan el alba.

Me desintegré entre el interruptor de mi vida y la corriente alterna del alma.
leer más   
14
8comentarios 69 lecturas versolibre karma: 99

La luz de tus ojos...

Perdiste la luz de tus ojos, pero no la luz de tu alma,

Perdiste la luz de tus ojos, pero tus manos, tu cuerpo, tu voz te lo cuentan todo.

Amo la forma como miras la vida, amo la forma como le sonríes….

amo la forma como le bailas a la vida, sin reproches, sin amarguras.

Perdiste la luz de tus ojos, pero no la ilusión por soñar….

Perdiste la luz de tus ojos y tu corazón se hizo grande.
leer más   
5
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 63

Melancolía

a LH

Cuando la sal de la tierra, del mar, desaparezca
No habrá día ni noche, ni luz ni obscuridad.
Habrá reloj más ya no bailarán las horas
Suaves minuetos que traerán tu nombre,
Se quedará conmigo y ya no contendrá
Sílaba o letra para iluminarte.
No habrá memoria o anhelo de esperanza
Dulce que anuncie tu posible arribo

Un aquí y un ahora eterno y gris
Me robará la imagen de tu tez morena,
No habrá un asomo alegre en tu cabello
De brisa que le arranque la locura,
Con la que ríe libre en cada tarde.
No habrá el reflejo extraño taciturno,
Con que el ocaso besa tus mejillas.
Tus ojos no tendrán ese terrible y tierno

Destello que acaricie y colme mi mirada.
Tu parva silueta serrana y exquisita,
Femenina nutricia matriz de mi ilusión,
No será percibida en mis sentidos muertos.
Habitarán ese yermo los vacíos que dejas,
Cuando la sal de este mundo, de este mar,
De este desierto se pierda,
No habrá más Luz ni obscuridad.

Yo habitaré la nada y tú te habrás salvado,
Escaparás en silencio de este confín,
Apocalíptico sueño, implosionado,
A generar universos milenarios
Con tu sonrisa y tu aire de misterio,
Explotando otra vez en vida y en amor
Y nuevamente un Dios en otros mundos lejanos
Te invocará en el origen con estas palabras:
“FIAT LUX”, Supernova en botón.
leer más   
14
2comentarios 99 lecturas versolibre karma: 91

Blues del diablo azul

Cuando un ángel caído llora
cuando un ángel caído llora
sus lágrimas forman un espejo
que congela las llamas
que congela las llamas
y le devuelve su angélico reflejo

pero se lo llevan los demonios
se lo llevan los demonios
para atarle las correas
y la ira agrieta su rostro
la ira agrieta su rostro
lactando el fuego de ideas ateas

y reniega de pedir perdón
reniega de pedir perdón
grita que da las cartas la conciencia
marcándolas con la tentación
marcándolas con la tentación
y el ángel va en contra de su naturaleza.
13
11comentarios 243 lecturas versolibre karma: 116

Crisálida de la eternidad

Cuarenta realidades
menos veintidós espejismos
dividido once desilusiones
no suman una vida
ni la elevan a ningún exponente
─real o imaginario─.

La víspera del infinito
lleva dos a la dieciséis eternidades
demorada en abandonar
su estado de crisálida.
Y la raíz de todos mis males
ha perdido su cuadratura.

No sé cuántas perpetuidades llevo
llamando a cada estrella por su nombre,
poniéndolas todas en el mismo redil;
sospecho que una estrella negra
se me ha extraviado.

Los sueños, los anhelos
y las estrellas fugaces,
en fila india marchan al patíbulo.
El verdugo, las sogas y la guillotina
se han ido de juerga
al bar de la esquina,
─qué si su trabajo es muy estresante─
le cuentan al cantinero.
Pero seguro vuelven pronto
a reanudar sus labores.

Los polos bipolares de la tierra
han dislocado todas mis gravedades
y han quedado más graves que nunca.

Y aquí,
en el centro de mi multiverso,
¡tu luz no me llega!
y no me llega tu calor,
todo es fugaz, efímero;
todo es
bolsas de carne, huesos y sangre
con fecha de caducidad;
apenas me llega...
tu gélida ausencia,
tu famélica oscuridad,
y por más que lo intento...
tu perennidad no siento.




@AljndroPoetry
2018-ene-29
leer más   
22
14comentarios 142 lecturas versolibre karma: 117

Un Relato de Amor en Navidad

La noche era muy fría, en una ciudad tan grande.
En soledad el frío se siente y congela hasta los huesos.

Como cada mañana muy temprano antes de que la luz del alba y se hicieran presente los rayos del sol.
Miné saltaba de la cama, se bañaba, se vestía, daba un beso a Marita su hija de nueve años
que todavía dormía, que se medio despertaba para responder a ese beso.

No había colegio, Marita estaba de vacaciones,
no tenían ni un pariente ni un amigo, lejos todos estaban,
preocupada salía hacia su trabajo en una ciudad tan grande.
No sin antes declamaruna a una las tan repetidas frases características de todas las madres.

No le abras a nadie, si tocan no respondas,
no prendas las estufa, no salgas a ninguna parte, lee un libro, pinta un paisaje,
escribe para que mejores la letra, colorea, ponte a ver la televisión, te dejé el desayuno en la mesa,
y allí hay comida, nos vemos en la noche hija, te quiero.

Y corría a la parada del autobús, preocupada de dejar sola a su hija.

No siempre fue así, a veces había quien la cuidara, pero esta vez las circunstancias eran diferentes.
Marita era obediente, creativa, no le daba problemas a su mamá.
Ya su madre mucho se afanaba como para causarle disgustos, así que se levantaba, se bañaba,
escogía un vestido, luego iba a ver que le había dispuesto su madre para el desayuno,
terminaba ponía los platos en el fregadero y se iba un sofá de la sala frente al televisor.
esa era su rutina vacacional

Pero esta no ocasión no podía ver sus programas favoritos, todo cambió.

Jugaba con sus muñecas, inventaba juegos solitarios, recorría uno a uno cada cuarto,
salía al balcón que daba a la calle a ver pasar a la gente, tanta gente y ellas tan solas, pensaba para sí.
Mientras con la mirada seguía un auto, ese también era uno de sus juegos solitarios,
adivinar cuantos autos rojos pasaban, si eran más que los otros colores de autos el rojo era su color preferido.
Llegaba el medio día, buscaba su comida y sola se sentaba a comer, luego, caminar por todas habitaciones,
contar las horas y esperar a su mamá

Anochecía la penumbra cubría la gran ciudad y su casa en ésta ocasión estaba a oscuras, un árbol navideño sin luces,
ni regalos y al pie un nacimiento, desangelado, con sus reyes magos,
que esta vez no hicieron magia y la estrella de belén no brillaba.

Sólo las luces decembrinas de los anuncios publicitarios podían iluminar el departamento de ese segundo piso.
Se ponía su pijama, luego iba al cuarto de su mamá y allí se acostaba , teniendo su propia recámara
prefería dormir con su madre, las noches de invierno eran muy frías, las sábanas estaban heladas,
Marita se acostaba del lado de su mamá para calentar su almohada y las sábanas,
mientras iba contando los minutos que faltaban para la llegada de su mamá.

Daban las 10 y por fin oía el ruido de la puerta abrirse, luego los pasos por el pasillo hasta su recámara.
Inmediatamente la abrazaba y le decía :
-Mami ya calenté tu lado, y se recorría al extremo de la cama donde estaban las sábanas frías..
Su mamá se acostaba, la abrazaba y así platicaban, la niña tantas cosas que quería decirle a su madre
y ella por el cansancio, haciendo esfuerzos por escucharla, hasta que caían rendidas de sueño y abrazadas.
Esa era la rutina diaria.

Pero ese día precisamente fue distinto.
No tenían luz, ni gas, ni nadie que la cuidara, así que al llegar la noche,
esperando la llegada de su madre solo con una vela se iluminaba.
Miné abrió la puerta de la entrada y la niña estaba sentada en el comedor esperando por ella.
Miné la abrazó y la besó mientras le preguntaba como le había pasado el día después le preguntó
_ ya cenaste hija? _
sirviendo el único plato de sopa fría que se había hecho antes que el gas se terminara; al mismo tiempo
que lo ponía en la mesa en el lugar de Marita.
-Mami no quieres? tú ya cenaste?-
Su mamá le contestó
- Si hija, anda come tú.
Marita comió unas cucharadas de esa sopa fría e inmediatamente se lo acercó a su madre,
diciendo que satisfecha estaba.
Mine comió el resto de la sopa no sin antes volver a preguntarle a su hija si no quería más.
La niña intuyó que su madre no había comido nada en el día,
Porqué madre al fin ,la comida de su boca se quitaba por su hija, el amor de su corazón, la razón de vida y por la que luchaba día a día en esa fría y gran ciudad.

Pero esa noche no necesitaban ni gas ni luz, porqué el amor que madre e hija se profesaban,
era suficiente para convertir una sopa fría en un platillo excepcional, y es que el amor hacía su milagro,
todo lo iluminaba su vida , sus corazones, al mismo tiempo que les daba calor a ese departamento
y a la misma ciudad tan fría tan indiferente al dolor y a la desgracia ajena.

Esa joven madre, trabajaba para poder dar una mejor vida a su hija.
Y una noche de quincena cuando recibió su sueldo y sus aguinaldos duramente ganados,
fue objeto de un asalto, con violencia arrebataron su bolso y con ello algunos sueños,
el robo la dejó sin cena Navideña ni regalos para Marita.
No hubo pago de luz ni gas pero gracias a Dios un pedazo de pan nunca a su mesa faltaba.

Solo con la fuerza y la fe que Dios le daba levantó el ánimo, total Miné se dijo,
a mi no me pasó nada, y mi hijita está sana, ya vendría días mejores, otra quincena,
otro año con sus navidades, otros aguinaldos, pensaba, podré llevar la cena navideña y los regalos,
que esta vez a su hija y a ella les faltaron.

Pero esa noche de navidad en esa casa iluminada sólo por las luces de la gran ciudad,
el niño Dios nació allí esa noche fría rodeado del verdadero amor.

Volvieron a su rutina, la niña a calentar con su pequeño cuerpo las frías sábanas,
el lugar dónde su madre en un momento más se acostaría.
Y como cada noche abrazadas platicaban sus sueños por alcanzar,
quizás un día con su arduo trabajo; se quedaba pensando Miné, los lograré,
se decía así misma mientras el sueño las vencía.
Hasta mañana hijita, mañana será otro día.
Mientras le daba un beso de buenas noches le decía :
-Te amo hija.
_Te amo mami.
Y al unísono
Hasta mañana!

Y se quedaban dormidas, mientras una brillante luz su bendición y protección les daba.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
10comentarios 172 lecturas relato karma: 103

Revestirse

contarse como estrella
soñarse en el paisaje
liberar pensamientos
palabra entre sombra.

revestir la desnudez
con luciérnagas de luz
parirse en el estanque
ser como flor de loto.
10
6comentarios 85 lecturas versolibre karma: 89

Mi luz

Eres mi luz cuando destellan estrellas y yo sé que eres tú eres la única que puede salvarme.
Eres mi luz, y no solo en la oscuridad.
Eres mi luz cuando pienso en eternidades,
y, también, cuando pienso en toda una vida.
Pero no solo eres luz, eres refugio…
y ahí, en mi hogar lleno de luz,
es dónde quiero permanecer durante toda mi vida.
leer más   
7
sin comentarios 78 lecturas versolibre karma: 77

Hoy, por ejemplo

Hoy, por ejemplo, yo te diría
que este cielo azul de fantasía
parece todo de puro añil.

Pero no valen como esos ojos,
que con ese precioso tapiz
de negro terciopelo pupila
sugiere un fondo que no tiene fin.

Y esas chispas de luces que titilan,
Y andan encerradas dentro de ti,
me dicen que hay universos bonitos,
preciosos y alegres para vivir

Por eso trato de perderme en ellos.
Seguro que siempre seré feliz.
leer más   
11
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 87

Luz de mi vida

¡Oh tu! Luz de mis días
que puedes admitir mis sombras
hasta un devenir de mi presente

Que puedes ser faro en mi vida
en las aguas turbias de zozobra
incluso en tus momentos ausentes

Capaz de transmutar mis tinieblas
en cuajadas gotas que te reflejan

Calideces edénicas umbrosas del sur
donde hasta las tinieblas donan su luz

Paria del paraiso si de ti me alejo
por los asesinados oasis desiertos

Son mis días perlas de eternidad
que solo arden por tu amor
leer más   
13
2comentarios 76 lecturas versolibre karma: 74

Luz

En el anverso de mi alma,
a veces,
batallan los infiernos;
y los monstruos de tres cabezas
se comen
a los infantes sueños inocentes,
la Tierra se parte en dos
y el grito de millones
de almas en pena
estalla en luz negra
desde su núcleo ardiente;
y las estrellas de tristeza
brillan su dolor
con la intensidad de mil soles,
y la música se calla
cierra sus ojos de SOL
y niega todos sus SI;
y se apaga una luz,
no cualquier luz,
la luz.


@SolitarioAmnte - viii-17
leer más   
14
6comentarios 152 lecturas versolibre karma: 75

Vivo en el vaivén

Vivo en el vaivén,
en las alas del Colibrí
suspendidas en el jardín,
en la flor del otoño
que se nombra
en la luz apagada.

Jonathan Alexander España Eraso
leer más   
9
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 94

A. Lorca,POETA

LORCA. Poeta.

Te quieren buscar de nuevo, aire del aire agua salada de los mares, colibrí brillante.
En surcos y veredas, caminos y lindes, en los árboles y tallos de flores, esencia natural.
Federico, trueno, rayo de luz, nube blanca de lluvia.
Federico, indeleble hierro fosforescente de amor,
luz del mundo.
leer más   
11
2comentarios 103 lecturas versolibre karma: 84
« anterior1234