Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 45, tiempo total: 0.008 segundos rss2

No Es Un Lastre, Es Mi Hermano ... (Ojalá fuera un Cuento)

Llevamos días de camino, no sabemos cuando llegaremos
el camino es sinuoso es incierto, de peligros no sabemos.
El sol calienta, de día la sed nos asedia, por las noches el frío nos congela,
dando traspiés camino, de tanto caminar se destrozaron mis zapatos
el cansancio me derrumba,
el deseo de llegar me levanta.
Sangran las heridas, duele el pecho
sangra el corazón gotas de dolor y de nostalgia.
Subo la colina con mi carga a cuestas
Regresar? ni se piensa, hay gente
atrás que nos ama y en nosotros confía,
que por nosotros ora no puedo claudicar.
Amanece después de una noche fría
con sus primeros rayos el sol nos abraza,
a lo lejos se ve la frontera entre dos países
uno, el que quedó atrás,el empobrecido por saqueos,
gobiernos corruptos, violencia y mafia, enfrente está el de oportunidades y
sueños, el que promete mejor vida el de la esperanza.

Entre los arbustos alguien sale al paso y con voz baja me pregunta
¿A quién llevas a cuestas? y añade ... Con eso no pasas!
¿No estás cansado, que acaso no te pesa?
¡Mira cuanto has caminado! ya sin zapatos tus pies ensangrentados!
no pensaste en algún punto del camino deshacerte de tan pesado lastre?

Nunca, ni siquiera lo pensé es mi hermano le contesto,
no es un lastre no me pesa y seguiré con mi hermano a cuestas
cruzaría el desierto subiría nuevamente cualquier empinada colina
un río o el océano a nado o a ciegas si así fuera necesario y sin dudarlo
ni un segundo, ni un instante.

¡Pero si es moreno y su cabello rizado
y tú de piel tan blanca!
¡Él no es tu hermano !

Con voz cansada y pausadamente le digo:
Escucha, lo encontré en el camino
en medio de la nada, cansado, herido,
maltrecho, partido por el dolor moral
y ya sin fuerza, no dudé ni un segundo
y lo cargué sobre mi espalda y seguí avanzando.

Cargo a nuestro hermano, él como nosotros
es un ser humano ciudadano de este mundo
¿Que para ser hermanos, importa el idioma o la raza?
Bajó la cabeza avergonzado...

Con respeto y con cuidado, se lo quitó
y sobre su espalda, con él acuestas y con el hombro apoyó al paisano .
Y sin que nadie los viera cautelosos y viendo a todos lados
continuaron lentamente avanzando cruzaron furtivamente la frontera
hacia el otro lado caminando abrazados como hermanos
y en silencio el universo entero se unió a ellos en una sola plegaria
de solidaridad y hermandad.
Hijos de un mismo sol, hijos de nuestra tierra madre .

MMM
Malu Mora
leer más   
10
13comentarios 166 lecturas prosapoetica karma: 104

Antes del Alba

Que me sostenga tu aliento
Que me sostenga la noche
Que me detenga tu sueño
De pinos y bosques

Todavía me acuerdo
de cuando comenzó el mundo
y éramos peces nómadas
buscando alimento

Recuerdo nuestro camino oscuro
los mantos estelares
de las luciérnagas cuando cantaban
pero eso fue hace ya tanto…

Donde estaba el océano
ahora hay concreto
ahí donde se ocultaban
los felinos queda su lamento

Entre los árboles,
donde pernoctaban los
mamíferos gigantes,
sólo hay nubarrones

Son cúmulos tristes
que ya no alimentan a nadie
ni al río, ni al pozo
se han bebido todo
en busca de oro

Y todavía me acuerdo
que ahí donde observas
tu dichosa morada,
había un espino que albergaba
a una serpiente de mil vidas
que se estiraba preciosa
cuando el sol se ocultaba

Yo me acuerdo tierra amada
de cuando sólo éramos
peces, yo me acuerdo…

De antes de mis manos
De antes de mi cuerpo
De antes de la noche
De antes del alba.
9
4comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 92

Tú que das vida...

Tú que das vida
y los ríos nacen de tus venas
y los mares de tu mirar profundo,
la niebla sale del vapor de tu piel
y la lluvia de tus recuerdos futuros.

Que las mañanas nacen
al abrir tus ojos,
que las aves emprenden el vuelo
con el vuelo de tu vestido,
que los árboles se mecen
con la brisa de tu andar.

Las tardes se asoman
bajo tus párpados cansados
y las calles se quedan vacías
cuando tus pasos no resuenan
con el eco de divina creadora.

Tú que llevas el sol en tu vientre
y das a luz al mundo,
que llevas la esperanza de todo
y todo espera por ti.

Tu que das vida,
gracias por darme la mía
por ser ese ser
que lo es todo.
10
5comentarios 72 lecturas versolibre karma: 113

La nada de mi nombre

Me entrego a la agonía dulce
que sale de lo que en mi mismo se introduce
Salgo sin razón en busca de los tesoros
que perdí en la cuenta atrás
del reloj de mi vida en la caída libre
hacia la nada de mi nombre.
Soy un aparición porque finjo
lo que siento y aparezco
acunando a mis hijos
mientras su madre me recuerda.
4
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 50

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

La Habana capital de los cubanos.
París ciudad de luz...y Roma eterna.
La gran manzana grácil y moderna
Atenas cuna fue, de ciudadanos.

Condal, la gran ciudad de Barcelona.
de Dios, Jerusalén...Pekín prohibida.
cerveza tiene Múnich por bebida
Lisboa blanca, encierros en Pamplona.

Madrid de la chulapa y su pañuelo;
de muros, fuegos, aguas y bondades
que evocan a un país plural, mestizo.

Madroño en su blazón, azul, castizo
y puertas con canciones sin edades
¡Que sepas que es Madrid! portal del cielo.
leer más   
4
2comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 50

A mi madre

Y ahí está:
sonriéndome
como todas las mañanas
abrazándome
como todas las noches

Es defensora de mis sueños,
es atacante de mis penas
es la madre,
la hermana
y la amiga

La mujer que puso
las estrellas en el cielo
la primera vez
que abrí los ojos al mundo

Es el abrigo
en las noches solitarias,
es el escudo
a los miedos que me atacan

Es la mujer que me enseñó
a ser mujer
que me enseñó
que la sensibilidad,
la delicadeza y
el amor
son pilares tan fuertes
que la vida no puede vivir
sin ellos.

Es la sonrisa que me demostró
que la palabra
confianza
supera todos los baches
de este mundo

Es la mano que acaricia
a pesar de las distancias
y recuerda con ternura
que todo en esta vida
tiene solución

Es la que ha hecho que quiera
convertirme en ella
para ser capaz
de poner estrellas en el cielo
y que los que vengan detrás
vean en mis ojos el brillo
que ella me regaló
al nacer
leer más   
4
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 56

Intento de llorar

Quiero llorar
Crear un mar
Lleno de tristeza
Que defina
lo que siento
Lo que hay dentro de mi,
Que me ayude a escapar
Y volar
Entre las nubes
Aunque no sea contigo
Pero si, cerca de ti.

Mira mi piel señor
Esta desgastada
Y un poca arrugada,
Ya no aguanta mas dolor
Permíteme abrazarla
Una vez mas
No me dejes con la angustia
No aflijas mas mi corazón
Deja que sus brazos
Me rocen
Y le dejare una flor
En su lápida.

Las cortinas no se han
Vuelto a cambiar
Aun conservan
Su aroma
Me da la sensación
De que volverá,
Esperanza ingenua
Si ayer la vi.

Entre las rosas
Y vi. como Las espinas
Rasgaban su piel,
La princesa dormía
Vestida de blanco.

A veces me preguntan
Como estoy?
Le contestó
Que sigo adelante
Pero con el mismo dolor,
OH señor
A veces me muerdo la lengua
Para no hacerte enojar
Pero aun no se
Que se siente llorar,
Dame la fuerza necesaria
Pero no te puedo negar
Que hay días que la quiero encontrar
Y este venticinco de diciembre
Hice el intento de llorar.

autor : jhonbellido
5
5comentarios 64 lecturas versolibre karma: 70

Mamá.

Me recuerdo junto a ti,
saboreando los días.
Sensación de seguridad,
de amor sin recompensa
esperada ni pedida.
Tazón de leche y bollo.
Olor a familia y refugio.

Me recuerdo viendo la vida
a través de tus ojos.
Sabiéndote sabia y dulce.
Justa y enfadada.
Timón, rumbo y guía.
Llevando esta nave
a buen puerto.

Los errores cometidos,
son míos, tú me enseñaste
el camino y me diste la guía.
Pero los pies son míos y
también los pasos.
Los tropiezos y los aciertos,
las subidas y bajadas,
míos.

Y sigues ahí,
siendo refugio y guía,
cuando me siento niña.

Hortensia Márquez ( a mi madre)
oc.2017 - @horten67
13
2comentarios 161 lecturas versolibre karma: 87

Un sueño

Cuando era niño tuve un sueño

el destino con su dedo me indicaba mi camino,

de reyertas y de espinas, de pendientes y de cimas

...Y me fui por mi camino.



Nada será fácil solía decir mi abuela,

con su acento tierna y grácil,

la sonata melodiosa que al oído satisface.



...! Ay mi vieja ¡ , de seguro presentías,

que ese niño volaría desplumado y sin abrigo

de tu lado...Algún día.



Y de pronto aparecía ese viejo regañón,

con consejos que sacaba del fondo del corazón.

- Soy tu abuelo y soy tu padre, por fortuna para vos.

El que respeta a sus viejos, siempre está en gracia con Dios.-



...Como extraño aquellos días, como extraño a esos viejos,

el amor en sus miradas, sus regaños , sus consejos.

Hoy mis pasos surcan lentos , pero firmes en el suelo,

como decía mi vieja, y como lo hacía mi abuelo.





Autor : Carlos Roberto Reyes Paz

Choluteca, Honduras.
8
3comentarios 58 lecturas relato karma: 85

Grito al vacío

"Su corazón es un laúd colgado, no bien lo tocan, resuena."
Este Madrid es una ciudad vacía.

Se vive un claustrofóbico vacío en sus aceras

Tantos ojos y tantas miradas ciegas por su neblinosa atmósfera.


Este Madrid del engaño
Esta noche no hay nadie en los andenes
Nadie lee ya en sus campos
los ancianos se retiraron de los bancos
Y las palomas no acudieron a la costumbre.


Nada hay ya en sus hogares
Y nada recorre sus calles
(O más bien nada es lo único que las recorre)
Tan sólo el infernal ruido del tráfico sin conductores
El chirriante crujir del metro en hora punta abarrotado de cadáveres
O las voces inextricablemente amontonadas en el caos.


Él se mira
Se mira al espejo todas las mañanas
Y pregunta al reflejo
Pregunta al vacío:
"¡Reflejo que miras mis ojos en frenesí! ¡Reflejo que miras sin reflejo, que miras de frente a mi abismo en tu pureza! ¿Puede el vacío ser sin que nadie lo vea?"

Y en esta ciudad vacía de Madrid
Resuena en disfonía un laúd colgado
Nada, nadie, puede oír
Y sin embargo, yo sé que resuena.


Como un grito ahogado
que del vacío emerge
y en el vacío se estrella.
leer más   
10
sin comentarios 89 lecturas versolibre karma: 75

" A un cielo de distancia "

...Cuando recibí la noticia, no podía creerlo,
era un trago muy amargo que no quería beberlo,
mi corazón angustiado, ya estaba sufriendo el duelo,
al verme yo en la distancia...Y mi viejita partiendo al cielo.


Me acuerdo cuando era niño,
un diez de mayo, en la escuela.
Ella trabajaba duro, hacían falta mis padres.
Se quito sus lentes de Abuela,
se puso muy elegante, y dijo...
- Venî acá mi hijo, aquí está tu madre.-


...Pasaron algunos años, y creí que sabía demasiado.
Sin despedirme de ella un día me fui de su lado,


regresé del extranjero, sin nada y arruinado...
Me paré en la puerta, me miró, y me abrazo,
se retiró por un momento y dijo.
-Mira vos...Si es mi hijo.-
Me dio otro abrazo y lloró conmigo.
Con sus lágrimas bendijo mi hombro...Y supe que me había perdonado.


...Quise decirle cuánto la amaba,
se llenaba mi boca de palabras,
y nunca le dije nada
...Agradecerle por todo,
por todo lo que me había dado.


...Hasta el cielo quiero enviarle un abrazo con cariño,
por llevarme en su regazo
Cuando apenas era un niño,


Por curarme con dulzura cual si fuera mi enfermera,
Por ser en mis soledades mi baquiana y compañera.


Y aunque no tuve la suerte
de vivir mis nueve meses en el cielo de su vientre...
He tenido la fortuna de llevarla en lo profundo de mi alma para siempre.



Autor : Carlos Roberto Reyes Paz.
Choluteca, Honduras.
3
sin comentarios 29 lecturas relato karma: 44

Rosa

Perfume etéreo
frescor de mi jardín
Rosa entre rosas.
leer más   
11
6comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 76

Las grandes ciudades son poesía andante

La magia de las grandes ciudades,
de sus interminables avenidas,
sus miles y miles de turistas,
sus cientos de fotos por segundo,
sus decenas de líneas de metro.

Gente, gente y más gente.

Y, entre ellos, tú.

Sólo, perdido, tímido,
no te atreves a sacar el mapa,
ni siquiera conectas el GPS,
de vez en cuando está bien perderse.

Gente, gente y más gente.

Y, sin embargo, aunque no lo creas,
eres invisible al resto de la calle,
como la mayoría de ellos lo son a tu ojos,
cruzáis miradas pero no os miráis,
no juzgáis, no pensáis, no sentís.

Puedes caminar desnudo por las calles,
gritar muy fuerte hasta quedarte sin aire,
cantar, bailar, saltar...
Nadie se va a parar a mirarte.

Es mágico, necesario de vez en cuando.

Sentirte uno más entre miles de mentes
que sobrepasan el límite de velocidad.

Invisible, tuyo, libre, perdido.

Pero lo disfrutas,
disfrutas de la velocidad de las grandes ciudades,
de perderte por sus calles,
entre miles de turistas,
que no se fijarán en ti,
ni siquiera en los cientos de fotos que harán de ti,
sin querer, queriendo retratar la poesía andante
del barullo de los que caminan sin rumbo,
sintiéndose uno más entre las mentes aceleradas.
9
2comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 68

Una madre nunca debería temer a el paso del tiempo que roba la voz

Maldito es el hijo que llevaste en tus entrañas.
Hoy no es más que un demonio oscuro
que te alejó del único lugar que te dio refugio en una noche fría.

Lo llevaste en tus latidos cercano
cuando indefenso a los lobos voraces vivía.
Le diste tu cuerpo sin pedir nada a cambio
Y arrullaste su desvelo cuando nada ni nadie tenía.
Fuiste más que solo una madre abnegada
Porque de tí solo respiro amor a manos llenas.

Ahora que el ocaso llega a tus ojos y los vuelve tristes
Y que tu fuerza es un temblor de llantos penosos.
Tu hijo se convierte en el maligno inquisidor de lo que nunca debieron ser tus derrotas.

Una madre nunca debería de sufrir.
Una madre nunca debería ser ese penoso recuerdo perdido de un pasado que solo se acecha con el fétido dolor del abandono.

Mi madre es mi mayor fuerza
Mi madre es mi mayor amor entre todas las constelaciones.
Mi madre es mi refugio seguro ante la derrota.
Mi madre es mi cura ante la enfermedad del desamor de este mundo tirano.

Maldito es el hijo que aleja de su hogar a su propia madre.
Porque una madre nunca podrá maldecir al que fue fruto de sus entrañas.
Una madre nunca debería temer a el paso del tiempo que roba la voz.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
16/06/2017.
11
2comentarios 388 lecturas versolibre karma: 76

La garza

La garza que mi halcón sobrevolaba
quiso bañarse en verano.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Quiso la garza ir al mar
y bañarse en mediodía.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Donde mi halcón no podía llegar
y el águila dominaba.
Quiso bañarse la garza,
quiso bañarse.

Quiso la garza dejarse matar
por el águila pescadora.
Quiso matarse la garza,
quiso matarse.
leer más   
2
1comentarios 170 lecturas versolibre karma: 17

Riqueza

Nadie ha habido más rico en este mundo
que yo ahora, contigo, rescatado
de mi mundo infeliz, ya desvelado
como un vil vaso de agua en que me hundo.

Si no es por tu áureo amor en que refundo
mi existencia de acero desgastado,
al vicio del dolor, acomodado,
aún recaigo en su abrazo tremebundo.

Contigo es todo nuevo y diferente;
nunca supe que púrpura y armiño
me envolvieran real y dulcemente.

Y es real tu mirada enamorada,
y es todo cuanto quiero tu cariño...
Soy rico porque no me falta nada.
leer más   
4
sin comentarios 126 lecturas versoclasico karma: 14

Perfume

Tu perfume, ese perfume
¿Es que sólo lo huelo yo?
hueles a pureza, a la madre tierra,
hueles a inocencia, a cielo y a mar.
hueles a amor, del que hace tiritar
a la suave brisa otoñal
a café y tostadas a despertar
como mi vida, como,
no te voy yo a recordar.
leer más   
12
3comentarios 39 lecturas versolibre karma: 45

La Batalla Más Dura

Llevabas un tiempo sintiéndote mal,
decías, no es nada, ya se pasará…
A partir de aquel día nada fue igual,
comenzaba el principio de tu final.

Luchaste la batalla más dura
que jamás hubiste enfrentado,
con coraje, tesón, recia y pura,
tu corazón cayó derrotado.

Mas este mal que ensombreció tu vida
y que a los tuyos nos asoló,
abrió en nuestra alma una herida
que del todo ya nunca sanó.

Ahora queda tu recuerdo
tallado en el corazón,
nunca te olvidaré amor inmenso
de mi existir eres la razón.
6
2comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 43

Ella. Madriz

Que sí,
que yo también la he conocido. Y no,
no entiendo que no sea de Madriz.

Que a mí también,
me ha enseñado que las réplicas no asustan,
si lo que precede es un pequeño terremoto,
que derrama vino al brindar.

Que si vais a contarme algo sobre aquello
de que se atreve a iniciar los fuegos,
os apunto,
que he perdido la cuenta de la cantidad de papeles
quemados por no encontrar su adjetivo correcto.

Que si me hablas sobre sus metáforas,
yo también la he comparado con mi manía
de beber agua con las manos. Con eso
de que entre los dedos se te pierde parte de su vida,
y aquello de que nunca consigue saciar toda tu sed.

Que sí,
que también podéis describirla como al arte sin artista,
pero cuando os insulte,
intuiréis lo que se siente al hacerla rabiar,
y como cambia su mirada y te odia en ella,
con to' el arte.

Que sí,
que yo también la he conocido. Y no,
no entiendo aun que no esté en Madriz.

Que como vosotros,
he acabado asumiendo que era más fácil
de envidiar que de imitar, y sí,
ella imitaba tan mal
que no conseguí no reírme ni una de las veces.

Que yo también he elegido
entre sus momentos mi foto favorita,
y he notado donde queda su lunar de la mejilla
cuando sonríe como una niña pequeña. Y mejor
no hablemos de aquel
que coincide con su hoyuelo.

Y os añado, por si no lo visteis
que he contado
las siete arrugas que se producen
en su labio superior cuando se dispone
a tomar otro trago de cerveza.

Y sin más, reconozco al igual que vosotros
que improvisé,
improvisé como contaros la linea divisoria que
la separa entre mujer y musa.
y no, tampoco os la aconsejo.

Pero sí,
reconozco también, que acabo de empezar a conocerla. Y sí,
tiene algo de Madriz.
9
sin comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 45

Tirolinas por Gran Vía

Te pedí tirolinas por Gran Vía,
me ofreciste ir corriendo de tu mano,
des…nudaste dos mil nudos de mi vida,
contamos hasta uno y nos besamos.

Marisa Sánchez
9
sin comentarios 186 lecturas versolibre karma: 53
« anterior123