Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 99, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Miguitas de magdalenas

Tenía un abrigo naranja para los días que pesaban. Hacía livianas las penas.

Los labios vestidos en color frambuesa. Dejaban su marca en las tazas de café, como el que lanza miguitas en el camino para no perderse. Cada sorbo, una huella en el mapa.

Sentada en la mesa con flores naturales. Madera suave, pulida por el paso de vidas y manos llenas, corazones rotos y sangre en las venas.

Ella observaba el bullicio de la gente pasar por el ventanal de la cafetería. Era coqueto, el escenario ideal para practicar, con las comisuras rizadas, la magia de la mirada.

Miraba los gorriones llevándose restos de magdalenas en el suelo. Miraba repartidores de vida agitada. Miraba jardines que aguardan la lluvia.

Despacito se fijaba en los besos en las esquinas. Los bolsos llenos de rosas sin espinas.

Miraba caminando vidas desoladas. Preocupaciones a cuestas del que muere en el trabajo. De los que viven en treinta metros cuadrados.

Miraba cejas sinceras. Extraños que se cruzan y se saludan con la chispa del "buenos días" de verdad.

Miraba bufandas suaves. Pañuelos al viento. Corazones blanditos y almas que rugen con puro estruendo.

Miraba el amor del calcetín desemparejado con el que aparece en el otro pie de repente.

Miraba fuentes incesantes. Gotas de vida. Periódicos altivos y gafas tímidas.

Y miraba.

Porque ver no es mirar. Cuando uno mira, le pone el alma. Toca la puerta del pecho. A veces se entra de puntillas. Otras, suenan campanas y se alborota el cabello.

Déjame que mire, decía. Déjame que me beba el tiempo.
leer más   
10
10comentarios 71 lecturas versolibre karma: 98

senryu (15)

Hay quien enciende
tu música interior
con la mirada.

@Vientosdelalma
leer más   
24
11comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 100

ԌіГѦՏѺLЄՏ ү ӍѦГԌѦГіҬѦՏ (Colaboración con @Pequenho_Ze)

Decapando muecas
hasta encontrar la sonrisa,
la que brotó entre girasoles
y margaritas,
sonrisa que chinó mis sentidos,
versos musitados en los cepos
de la soledad, moliendo sus muros,
trueque de vuelos sin nido
por raíces con playa en su jardín.

Detuve el tiempo
en la única mirada que supo atravesarme.
Me acosté en las manos
de un desaliento demasiado grande
respirando ceniza
hasta descubrir que la vida
guarda una sorpresa en cada esquina,
y a pesar de la distancia
aún fui capaz de sonreír.

Obsequiarte ramos de años
con el color del iris de mis tañidos
alimentar tus ganas con olas,
con el olor a tierra de mis ojos,
enseñarte como tu alma ronronea
cada vez que mi aliento roza tu deseo,
amarrar nuestras vidas en te amo
como cortinas de nuestros mundos.

Y detrás de los velos
fundir en un beso todas las desdichas,
acariciar la luz con la oscuridad sentida
que vive en los amantes fugaces.
Llorar sin lágrimas, verter las caricias
y ahogar en sí mismo
el inmenso mar de la melancolía.

Girasoles y margaritas, amantes en tiempos de cenizas de muro…..
leer más   
16
17comentarios 177 lecturas colaboracion karma: 93

Ojitos tristes

Se dejaron la chispa, su luz, en alguna esquina. En la intersección entre el bombeo de la sangre y los equilibrios al soñar. Entre las caricias y las espinas.

Cuántas veces se cerraron con todas sus fuerzas para soñar más alto. Para sentir más fuerte.

Cuántas se cerraron flotando en lágrimas, esferas transparentes, imperfectas por la gravedad, que las deforma y las arrastra por las mejillas hasta que saltan del pómulo al suelo.

Cuántas miradas al centro de la Tierra. Como en un viaje de aventuras, indagando la manera de llegar al tesoro.

Cuántos cruces furtivos en escaleras. Entre la multitud. Conectaban a la perfección. Con miedo, y a pesar de eso, seguían buscándose. Como luna y lobo.

Cuántas miradas a las estrellas. Guardianas de esperanzas. Luces que duermen al alba.

Cuántas conversaciones en silencio. Cuánto pueden hablar unos ojos.

Y mis pestañas abrazaban las tuyas. Mis retinas guardaban tu esencia. Mis párpados eran lienzos de tus locuras. Ventanas de mis colores.

Ojitos tristes.
Ojitos cansados.
Ojitos dulces.


Llenos de magia. Pintados de flores.
leer más   
12
23comentarios 115 lecturas versolibre karma: 96

Desde aquel día

Y aquí me tienes, frente a ti
Sentada mirando tus ojos
Y tú los míos
Escudriñándome sigilosamente, lo se
Me doy cuenta, soy observadora
Me miras y te sonrío
Te parece un sueño que este frente a ti
Lo deseabas tanto y yo no tanto
Pero al final, cedi ante tu encanto
Me gusta tu sonrisa, me decías…
Me gusta tu encanto me repetías…
Y aquí seguimos mirándonos,
Y el café enfriándose..
Tomaste mi mano con ternura, y la besaste
Acariciaste mi cara, y me diste un beso
Desde ese día, ya no fuimos dos..
Tu cuerpo y mi cuerpo se fundieron en un
Abrazo y fuimos uno solo…
leer más   
4
2comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 55

Puertas abiertas

Ya se abren las puertas
que en otros mundos
se cerraron por falta de uso.
Los caminos van sinuosos
hasta ellas, pero son cómodos y frescos.
Ya no importa si fue o no.
Sólo quiero mirar hacia el cristal transparente
que muestras lo que hay al pasar el umbral.

Siento que miro en etéreo
y me gusta ver en neutro
lo que fue difícil mirar durante tiempo.

Estoy cómoda en estos pies
que sostiene la autoaceptación.
Ya no me importa como me miras.
Ya no me importa quién me ve.


Tengo un espejo de vuelta y media,
que me muestras casi lo que soy.
Siempre queda un ángulo muerto,
ese que aún no resucité.

Ya no busco lo que sé que no está.
Me conformo con las palabras que tengo,
con dos rayos de sol,
una mano que me da apoyo
y un horizonte por descubrir.




Hortensia Márquez



Imagen: de la película "Rebeca"
15
18comentarios 123 lecturas versolibre karma: 96

Ojos submarinos

Los tuyos son azules.

Rompen el suelo.

Hunden mis mapas de batimetría.
leer más   
10
10comentarios 97 lecturas versolibre karma: 105

Sinestesia sin anestesia

De un verde chillón
eran las motas de sus ojos,
que gritaban como locos
la ironía del adiós.

El marrón pedía perdón
por ser pasto de reflejos,
quienes aún hacían más bellos
a matices sin razón.

Acaricio la emoción
recordando los destellos
que se esbozan en el lienzo
de sus ojos, con amor.

Su pupila, con fervor,
husmeaba en mis recuerdos
que callaron como puercos
la alegría del perdón.

Y por ello se marchó,
y caló en mi corazón
que tuvo un acto reflejo
y mi vista enmudeció.
leer más   
19
5comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 94

Hay muchas miradas

Hay muchos colores en una mirada,
y hay muchas gamas que nos dejan su marca
quedando grabadas o no dicen nada.

Hay miradas intensas que aplastan
Miradas tan duras que hielan el alma
y llenas de nada entierran tus ganas.

Hay miradas muy tiernas y muy claras,
miradas tan suaves que hasta ensalzan
tan llenas de amor alientan las almas.

Y otras miradas de intenso color,
miradas que cegadas de deseos
desnudas de alma, no llevan amor.

Hay miradas perdidas que vagan vacías
y hay miradas de arcoíris vestidas,
que buscan algo que llene sus días
leer más   
22
18comentarios 174 lecturas versoclasico karma: 111

Cosquillas A Los Sentidos

Y aún se me eriza la piel
Por un beso, por el roce exacto,
En el vibrante lapso,
Por un suspiro seducido
Y retenido
En el saliente
De esta vacilante laringe…

Por un duelo
Entre tus ojos y mis ojos
Color de miel.
Cuando te atrapo
Apoyado al final del pasillo
Mirando mi envés
Siempre que me vuelvo,
Y cada vez.

Y es que no sabes, ni sabrás,
Cuántas instantáneas encumbradas
Vas sembrando
En cada esquina de la casa,
En esas fraguadas miradas.

Florecen en el rincón más sublime
De la caja dónde guardo
Mis mejores primaveras.

*
(Te divierte, lo ves,
Jugar a hacer cosquillas
Al conjunto más resguardado
De mis silvestres sentidos. )
leer más   
15
13comentarios 107 lecturas versolibre karma: 110

Tan solo su mirada

Dame una hora, un minuto,
tan solo una mirada….


El tul de la soledad desertada,
susurro de piano en noche gris,
céfiro deshecho en pétalos,
la sed tirana de mis labios
por calar la piel del deseo.

Dame la vida con tan solo un segundo,
tan solo….


Reptar con las rodillas
de mi vanidad vencida,
conjurando su nombre
cual elixir de vida,
por un roce de su aliento,
el hálito del mío
en la armonia de sus cuerdas.

Dar la bienvenida a la vida
con tan solo su mirada….


Fenecer a tres besos de su sombra,
cual acto de redención al renuncio
de no ver más amaneceres
que su alma desnuda
en la agonía de una vela.

Rasguear las cuerdas del cielo tan sólo con su mirada

Amén
leer más   
34
23comentarios 151 lecturas versolibre karma: 116

Revisé mis crónicas

He vuelto a leer mis crónicas,
Y pude entender cuando escapé,
En el registro de mi historia
Yace el momento exacto
De cuanto me traicioné,
Cuando tenía el fuego
A merced del cuerpo
Y lo dejé desvanecer.

No entiendo cómo pude
Dejarme ir de esa manera,
Sabiendo lo difícil
Que es volver a mí,
Sabiendo todo lo que golpea
Cuando no estoy en mí.

Es necesario tropezar
Tantas veces como sea necesario
Volver a mí cuantas veces
Me pierda en el escenario.

Hoy las células de mi neurona,
Se atienden con la fragilidad
De la falda de quien me acompaña,
Quien me fue a buscar de la nada
Y supo divisarnos entre tanta lástima.

Me siento,
Pero aun hay agua que no quiero beber,
Aun hay una fina capa de vidrio en el suelo
Que cuesta desprender.
8
3comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 90

Hoy nada de hacer lo normal

Salgo de mi casa hoy es un día genial,
despliego las alas y corro hasta el parque,
salto la cloaca y le hago un desmarque
al perro de ese tipo que me ladra al pasar..

Y pienso que hoy…hoy estoy contento…
sin ganas de hacer lo normal…

Busco entre las plantas algo que me haga ilusión,
y veo un par de rosas sin venir a cuento.
Oiga jardinero de verdad lo siento!
pero yo las cogí por una buena razón.

Y es que hoy.. hoy ya ni lo intento..
Hoy nada de hacer lo normal!

Tenga usted señora, se las merece más que yo,
la señora aminora y me da un apretujón!
“Gracias muchachote, eres muy atento!”
Su sonrisa lo merece, créame no le miento.

Porque hoy… y no me lo invento…
hoy veo lo bueno y ya está!.
Hoy nada de hacer lo normal!
Hoy vengo con ganas de…..libertad.
leer más   
11
4comentarios 102 lecturas versolibre karma: 84

En el tiempo que dura una mirada

Te miré.

Entre una gran muchedumbre
te hayé sola en una especie
de cúpula transparente,
aislada.

Intenté llegar a tí,
sentí que mi cuerpo se elevaba,
que los pies no me pesaban,
que tenía alas.

Y como si volara, me alzé a buscarte.
Por más escenas que allí pudiera apreciar,
en ese momento tú eras
mi única obra de arte.

Te hiciste cómplice de mi lienzo
y mi pincel no podía parar de dibujarte.

Mandé todo al traste.
Tiré todos mis cuadros tuyos.
Decidí que quería tenerte delante.
Frente a frente.
Necesitaba sentirte cerca,
tenía que encontrarte.

Y ahora aquí estás.
Tú,
yo
y nuestro bonito desastre.
leer más   
5
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 46

Cascada

¿Qué nube te calienta
durante la tormenta?
Me partirá un rayo
pero un corazón roto
siempre podrá latir.

Queda llevar las dolencias
donde quiera que estén
a un lugar mejor alejado
de la repetición constante
en distintos momentos.

Que las lágrimas, sudor y sangre
fluyan sobre nuestras cabezas
de nuevo y fortalezcan la mirada
sobre el abismo que nos separa.
Tu y yo seremos corriente y cascada.
8
2comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 71

Cierra tus ojos

Si me miras con esa ternura,
se funde mi piel cuando me tocas.
¿Puedes cerrar tus ojos?
leer más   
14
sin comentarios 99 lecturas prosapoetica karma: 104

Mientras nos miramos

Me miras... te miro,
y todo empieza..
Disimulo
y tú insistes.
Titubeo
y tú resistes.
Me sonrojo
y tú sonríes.
Te acercas
y yo tiemblo.
Tus ojos y los míos
quieren...
y sin más, se entregan.
Y la música...
mece envolviendo
mientras tus brazos me llevan.
Me susurras al oído y...
reímos.
Reímos y bailamos
en una danza interminable.
Abrazados...
sin medir los pasos
ni las distancias.
Y meciendo tu cuerpo
junto al mío,
tus labios me dicen
que a los míos desean.
Y el tiempo se para,
cuando tu boca y la mía
sellan sus labios besando.
Beso tierno... primero;
apasionado, caliente y
húmedo... después.
Y ya no hay freno
donde la pasión lo ocupa todo.
La danza se transforma,
los sentidos se agudizan;
casi duelen,
cuando tu cuerpo y el mío,
entregados se funden.

Fueron...
tus ojos cómplices
sobre los míos.
14
8comentarios 112 lecturas versolibre karma: 105

Miradas

En los ojos que se cierran,
los luceros de la cara
si entornados ya no brillan,
son las lunas que se apagan.

O se encienden de repente,
despertando como el alba,
y es abiertos cuando lucen
y fabrican las miradas.

Las tímidas, las esquivas,
las de mejilla rosada
que derriban a los párpados,
las que esconden las pestañas.

De soslayo, las furtivas,
las que dicen lo que callas,
chispeantes y sutiles,
las que a tu lado me arrastran.

O esas tristes y vidriosas,
de lágrimas anegadas,
de las perlas transparentes
que las pupilas derraman.

Circunspectas o vacías,
las perdidas en la nada,
las que seca la locura,
miradas enajenadas.

También las hay cristalinas,
tan nítidas y tan claras
que al mirar lo dicen todo
y te desnudan el alma.

Miradas al horizonte,
en ese punto clavadas,
son limpias y pensativas,
las colmadas de esperanzas.

Poderosas, cegadoras,
retadoras o que matan,
cándidas o desafiantes,
cómplices y vivarachas.

Y sobre todo amorosas,
profundas y apasionadas,
poderosas, seductoras,
las que besan..., las soñadas.
19
5comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 120

El último vals

Es mi último vals.
He desoído los estertores
que acusan fastuosas protuberancias
en valles de andar descalza.
Listones,
que rasgan la seda en jirones…

Siento hormigueantes excoriaciones
en mi cuerpo
por tu silencio
que ahogan mis versos.
Es un anexo perverso;
acuíferos mutan infiernos…

Hay una bifurcación;
donde el ambiente nebuloso
deviene nácar más imperioso.

Tengo la aldaba,
y tú telepática mirada.

En el llanto está la alquimia
que abraza almas encumbradas.
Olvida la senda abigarrada
y busca el color de mi mirada.

Tiéndeme la mano en mi último vals;
el suelo está encerado
y nosotros enamorados.

Alma rimada.


Marisa Béjar,
leer más   
14
2comentarios 168 lecturas versolibre karma: 95

Lo imposible en tus ojos

El borde difuso de lo diáfano
El lenguaje esmeraldino de los seres sin habla
El rapto de las sirenas hacia la noche de todos los monstruos
Los signos arrojados a una orilla disuelta
Un abismo en el corazón del abismo
Que se contrae y se dilata
Con los labios de tu boca
Con la boca de tus piernas
La intensidad que interroga
Por el momento en el que nada existe.
7
sin comentarios 90 lecturas versolibre karma: 72
« anterior12345