Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 183, tiempo total: 0.028 segundos rss2

... y despierto

Las alas de la noche
aletean en los oídos
del insomnio,
la luna es un saltamontes
brincando
de cordillera en cordillera;
el cuchillo del silencio
rompe el vidrio
de la cicatriz de mi sueño,
guillotina entre dos mundos,
veneno que batalla
en contra o a favor
de lo que sería,
desde lo que es;
el mar
transpira por cada poro
de mi inconsciencia,
se astilla
el péndulo del tiempo,
mientras nado contra marea
hasta la orilla de mí mismo;
el yo despierto
me rescata,
y con sus mil picos imaginarios
me da respiración de boca a boca;
... y despierto.




~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jun-18
leer más   
18
34comentarios 143 lecturas versolibre karma: 97

La pradera que se esconde en la ciudad

Cuando la noche
En la ciudad cae
De otros tiempos
Escucho

Las cautelosas pisadas
De los ciervos

El murmullo
Del arroyo

La respiración
Acechante del jaguar

El alborozo
De los árboles
Que comparten
Su sombra

El viento
Que acaricia
La maleza

El lejano canto
De los aborígenes
Que adoran al sol
Al fuego
Y a la lluvia

Cuando aparecen
Las primeras luces
Del nuevo día
Oigo el ruido
De autos
Camiones
Máquinas mezcladoras
De cemento






Del Poemario Palabras que regresan
12
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 95

Sin título...

La luna, todas
las noches es
testigo.

De todos esos
poemas, que yo
a ti te escribo.

Al anochecer...


© Derechos de autor
Isa García
leer más   
14
5comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 93

Noches de agua salada

Noche, oscura noche. Confidente y espía, guardando secretos de aquellos que no conoces. Paño de lágrimas, de sonrisas secretas y miradas perdidas que buscan una respuesta en tu resplandor mediante el brillo de la luna y estrellas.
Medianoche, momento del día donde la coraza se rompe, donde las compuertas que retienen las aguas en nuestro interior se abren y deja en libertad al manantial que tenemos guardado, sin filtro.
Lloramos porque tenemos fisuras, lloramos porque ya no podemos mantenernos en pie, seguir luchando por caminar un día más hacia el sol, ese que nos invita a ir hacia él con su calor y brillo, apartando las sombras que nos acechan.
Mírala a ella, llora mirando a la luna, pidiendo algo que ni ella misma sabe. Solo quiere que todo se acabe, pero no sabe como conseguirlo. Ella contra el mundo, ¿qué puede perder cuando ya ha perdido todo? Su almohada su refugio, su cama su escondite, su peluche…su protector.
Escudándose de las voces en un mundo donde no pueden alcanzarla. Lejos, ella se va lejos cuando las voces empiezan a increparle, cuando se cuelan por sus oídos e intentan atraparla. Palabras vacías, pero aun así dañinas solo de escucharlas.
Noche, tú que estás ahí con ella en sus momentos de debilidad, momentos de lágrimas y desolación, ¿qué le ocurre a la chica? Tú que estás ahí cuando deja su coraza de caballero y baja la espada, porque llega un momento en que le pesa demasiado la carga que lleva.
Noche cálida, noche fría…noches de agua salada por las lágrimas que se escapan de sus preciosos ojos contra su voluntad.
Noches de agua salada que muestra sus heridas.
5
3comentarios 56 lecturas relato karma: 42

Salgo a buscar(me)te

Y casi nunca nada es casualidad, sino consecuencia.
Como es consecuencia que ayer, hoy y mañana, mientras atravieso parajes ignotos,
sólo bordeados por vastas extensiones -la nada rodeando a la nada-, a cada Kilómetro, los neumáticos, el asfalto, o todo ello junto, aúllen un mismo nombre.

En mil idiomas diferentes.
Un solo nombre.

El tuyo, eterno copiloto.

El tuyo.

Y todo lo demás, tan solo es el universo. Los bosques. Las alimañas. Nosotros.

Tú. Yo.

El asfalto y nosotros.

Y ahí afuera;

La nada.

Tú.

Los aullidos.




Mientras tanto:
El chirriar de los engranajes que tratan de volver a dar cuerda al mundo.



Nosotros resistiendo,




y



la




Nada.
12
7comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 100

Noche

Tengo un jardín de palos
que el viento no tuercen
donde bailan de noche
las estrellas
y el beso que te doy
se rompe.
La luna esta noche
está ciega
da me un
abrazo
aunque
me
destroce
otra vez
esta
noche.
leer más   
11
4comentarios 70 lecturas versolibre karma: 103

En las profundidades...

La noche se despide al amenecer,
Sol y luna se saludan
Antes de darse el beso para desaparecer.

Un angel surca el cielo colorido,
buscando a la chica que se ha perdido.
En la linea del amanecer,
la encuentra a punto de desaparecer.

Ella despierta de un sueño profundo
en un lugar muy oscuro,
como el fondo del lago.
Ese angel la cuida,
como si fuera de porcelana.

Pronto la verdad descubrira,
no es tan debil como parecia,
luchara y vencera, es su lema.

La mira tan asombrado
como si viera un barco alado,
La mira y sonreirá,
esa es su protegida y
orgulloso de ella estará.
21
7comentarios 160 lecturas versolibre karma: 97

Era excitante

Era la noche humeante y cargada,
un café denso, muy negro y caliente,
ignorar el riesgo, ser imprudente,
el sofoco en la sombra plateada.

La catarata que cae en cascada,
montaña rusa de brutal pendiente,
el desplante de un torero valiente,
ocultarse de forma apresurada.

Sobre todo era ella, eterno delirio,
era su pecho, temblor palpitante,
era la llama que brota del cirio.

El sutil vaivén que danza insinuante,
sus devaneos, perpetuo martirio,
el más bello diamante, era excitante.
16
8comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 107

La noche de San Juan

Es la roja y brillante llamarada
que ilumina la noche a la alborada.

Es crepúsculo de la primavera,
que da paso al verano que no espera,
rodeando al calor de la madera,
el festejo en la noche sanjuanera.

Son pavesas que dicen hasta luego,
son vestigios de amores y de fuego...

Y entre sombras la llama apasionada,
besos de humo que brotan de la hoguera,
le promete a ese cielo mujeriego.
23
9comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 109

Noche y soledad (jotabé)

Gritará la nocturna soledad
griterío sereno su oquedad.

Brillarás taciturna por tu ausencia
dolerás en el pecho sin tu esencia
volverás a mi mente de inocencia
clavarás tu cuchillo sin clemencia.

Y la oscura, la fría sensación
de perderte y perderme sin razón.

Bruñirás tu recuerdo en mocedad;
tornasolas la chispa, iridiscencia,
arrebolas tu rostro en mi ilusión.




~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-may-16
leer más   
24
25comentarios 177 lecturas versoclasico karma: 108

Conticinio

Llegó la hora del sigilo,
empápate del momento
en que la noche se calla,
de ese instante de silencio.

Es como un soplo muy leve,
un segundo que es eterno
o un infinito tan breve,
es lo que dura un buen sueño.

Las estrellas están mudas,
cuando se detiene el tiempo,
y el reflejo de la luna
es su grito y es su verso.

Quietud sobrecogedora,
unión con el universo,
una íntima melodía
donde reinan...los secretos.
11
4comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 109

Dos mil veces más

Encontré tu nombre debajo de mil vasos de vodka
Y tu abrazo con sabor a limón
También,
Perdí el encuentro de la primavera
Y al amor lo dejé en una esquina
Con sus ojos de incienso.

Conocí la violencia cuando te fuiste
y tus ataduras cuando me mirabas

Encontré el cuerpo tras la muerte seca
Volvi al lugar,
Lleno de insinuaciones lastimeras

Y caminé
Por ti, por mí, en círculos
Mil veces más, dos mil quizá
Y fui entre mis sábanas
En busca de tus pasos
¿O fue en busca de los míos?

No me sometí al vaivén
Aunque lo conocí de cerca.
Tus labios
Solo son infieles cuando entran en mí
Y yo era – soy - de ti
Y odio eso.

Y busqué
Detrás de la leña
La claridad en el fuego
En la sal y en la pimienta
Fui de camino al parque
Y ahí me sentí culpable

Supongo que lo sabes
Que recordé lo de ayer
La muerte de la vida
El dolor en ese cuerpo
Y ese amante que se esconde

Y caminé
Ahora quizá tres mil pasos
Soplando fuerte en contra del viento
Desobediente de ti
Volví a beber de la noche
Esa misma noche
Y lloré
A sorbos, en estancos
Mordí mi propios labios
Asesinando los gemidos
Tuyos

Y lloré
Declaré delante de mí
Mi propia muerte
Y morí
Ahora cuatro mil veces
Mañana
Dos mil más.
leer más   
4
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 57

Merced

Adiestrada a tu boca de papel,
mis melancólicas manos
son la carencia de la lujuria.

El mundo cae con tus pestañas
hechas cenizas
y tu cuerpo se postra
ante mis espinas quemadas.

Porque sos el fuego
que te extingue
y el miedo
que te exilia.

Sos la incertidumbre
del amante,
la ironía en seda blanca.

Soy los recuerdos
que quemé,
un amanecer
en manos de mi sicario.

Porque soy la noche
y sos el fuego,
quemándose en un cuerpo
que no es de ninguno.

Y vuelvo
para que tus labios
incineren el tiempo
en donde
me hice ácido
en tu piel de piedras calientes.
leer más   
17
8comentarios 71 lecturas versolibre karma: 115

Los Pétalos de la Alegría (poema de mi autoría recitado por Adriana Válor)

Bajo la luz de la luna de Noviembre,

Vuelan las hojas marchitas;

Yo sueño mirando las ramas de los tilos,

Que se han quedado secas.



Recuerdo a un feliz ruiseñor,

En la frondosa umbría,

Aquel día que deshojaba,

Los pétalos de la alegría.



¡Sí, pétalos de la alegría!,

pétalos de tenues colores,

en mis manos había,

de una delicada rosa,

que de amor se moría.



Pétalos deshojados,

Con aroma dormitados,

Despertaron dentro de mí

Los recuerdos olvidados.



¡Ay... quien fuera pétalos,

en el alma alojados!,

para perfumar el corazón,

que siempre ansía ser amado.



Pétalos que reinas en el cristal de las aguas,

Reflejando la belleza

De todo aquel que os contempla.



Pétalos, uno a uno recogidos,

Posándolos en la cuenca de mis manos,

Sonriendo de esperanza,

Pues juntándoos de nuevo,

Volvíais a ser hermanos.



Hermanos, hijos de la misma madre,

Rosa hermosa y delicada,

Que de tus hijos te has despojado.



Rosa que rebosas alegría desbordada

No nostalgia, ni tristezas,

Alegría,

Porque no ha sido una vida malgastada.

@ Katy Domínguez Gómez
17
4comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 130

Esta noche

Esta noche seré tuya
como la primera vez,
entregándote el alma
con todo mi ser,
con todo mi anhelo,
disfrutando el momento
cuerpo a cuerpo,
beso a beso,
piel con piel,
que me lleva al cielo
hasta el amanecer
de otro día nuevo
que me haga estremecer.


AUTORA ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
14/2/2016.
leer más   
10
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 113

Los que no dudaron en señalar

Por la noche, acudan a las letras: ellas les salvarán. Solo quieren ser leídas o escuchadas y, a cambio, las estelas de otro futuro recobrarán sentido y en vuestras manos se posarán. Pero es más fácil mirar al que acusa: él es deleznable, un abuso hacia nuestra intriga musical, un inhabilitado para opinar, la voz suya propia que no sabe de verdades encaramadas sobre la pocilga. Comparaciones nefastas y anquilosadas estulticias.
Yo me vuelvo a mi refugio, que eres tú, poesía, palabra, herencia. Tú que me comprendes, que me relees. ¿Habré perdido el juicio o es que un ser inanimado ha encontrado el suyo? No seré yo quien me cuestione a mí mismo; ya tengo bastante con lo real. Me cubro con el cielo oscuro, que yo ya no quiero mirar más lo absurdo que con los ojos tengo que soportar.
leer más   
1
1comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 6

Noche de Cristal

Apretando la carta en los labios,
Mis letras, te van encontrando.
Espero tu respuesta…



...
En una noche de cristal,
Pinto el cielo en tu mural,
Pasa el tiempo en la ciudad.
Ojalá estés despierta...


Desde el cielo un gorrión,
Dibuja un verso en tu corazón,
Toca el rocío en tu balcón.
Ojalá estés despierta...


Quiero volar en tu pasión
Vivir tu risa y tu dolor,
No quiero cenizas o un perdón.
Ojalá estés despierta…


Te envío besos de papel,
Caricias frescas en un clavel,
Les grabé tu nombre, con un pincel.
Ojalá estés despierta…


Una lagrima de sal
Aglutina la verdad
Se esconde el final.
Ojalá... no estés despierta


Te busco en sueños sin color,
Corriendo, las agujas del reloj,
En el horizonte y detrás del sol
Pero todo sigue igual

La misma noche de cristal,
La misma calle, el mismo mural
Ya no me importa la ciudad.

Sólo si estás despierta


Sr. Nube
12
4comentarios 64 lecturas versolibre karma: 91

El amor en tiempos de insomnio (Con @MiguelAdame)

La oscuridad se revela entre las palabras vanas
abandonando el candor de una adolescencia virgen que no duerme
aprendió a volar en tiempos de insomnio con un deseo nuevo
bailando con la música entre los versos viejos.

Fue el alba que nunca ocurrió,
muriéndose entre mis dedos
perdiéndose en medio de una mirada incinerada,
ocultándose en la luna sintiéndose desgraciada.

La noche se vuelve taciturna al velar por tus versos
amante oscura, escondedora de deseos
tu figura es historia que recuerda tus besos
trágica mañana que no durmió en sus sueños

La mente palpita llorando sus manos oscuras
no supo mantenerse en secreto, sufre en lamentos
noche, niña jovencita de ojos ausentes
viven cansados por no suplicar ante el delirio de una melodía insolente.

El amor en tiempos de insomnio
tiene un recuerdo ausente
criatura inquieta que en mi lengua hierve
sedienta de nostalgia por un alba que con la mirada muere.
leer más   
19
17comentarios 148 lecturas versolibre karma: 116

La canción de la Luna

Es de noche ya
y asoma la Luna
entre la fría bruma,
dejando ver su ajena luz
que apenas hace palidecer
a la tierra y a sus criaturas.

Es de noche ya
y la canción de la Luna
reboza de melancolía
en tu rostro encendido,
bañando tus ojos
de dulce candor.

Es de noche ya
y la Luna perlada
me lanza un guiño
y me invita complaciente
a robarte una sonrisa
con mis versos de amor.
leer más   
17
8comentarios 82 lecturas versolibre karma: 104

Martes y trece

Frenética explosión de pupilas alargadas, maullidos a la luna sobre sendas vallas, una verde y otra azul.

Ronroneos convertidos en arañazos al aire, les merma la vida que muerden, no importa perderla si es a base de lamer heridas.

Es la suya. De las seis restantes sobran colchones de paja y nidos vacíos. Sobran sombras. Sobran frenos. Sobran veloces caídas.

Dos gatos que se miran. Ocho patas almohadilladas, las que antes tocaban el lomo y hoy, sólo ruinas.

Suavidad de oscura turba en la medianoche. En el filo del muro serpentean los cimientos el uno del otro. Jardines colgantes de Babilonia, terrazas de betún y agua.

Ingrávidos, saltan a la noche. Al espejo cobalto, al martes y trece, a las escaleras de mano, a la sal en la mesa, a sus pechos negros.

No importan las malas lenguas y las supersticiones. Les basta con rondarse, les basta con dilatar pupilas, rozar la piel y erizar el pelo. Les basta con guardar entre maullidos algún "te quiero".
leer más   
9
12comentarios 100 lecturas versolibre karma: 108
« anterior1234510