Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 178, tiempo total: 0.026 segundos rss2

el olvido y nosotros

cambiaría los momentos, las personas,
los lugares, las palabras,
le daría la vuelta a la vida sólo para
conocernos en otras circunstancias,
con los nombres y las actitudes
que tú escogieras,
o dejaría que todo siguiera
con su formal permanencia y me cambiaría a mí,
por alguien que te buscara eternamente
en la sala de tus espejos.

será mi condición de eremita fracasado
la que me empuja a la distancia,
o una mirada del destino, que otra vez me absuelve;
aún así, te recuerdo (con la misma facilidad
que tú tenías para ocultarme tus sentimientos
y hacer que me pareciera extraordinario)
haciendo pedacitos el paquete de tabaco,
hablando y bebiendo tanto para fingir
absurdamente.

sin haber cumplido los veinticinco
pensar en ti me hace sentir muy viejo,
cansado y débil, ebrio de pereza,
con los ojos exhaustos de repasar
los momentos, las personas,
los lugares, las palabras,
tratando de encontrar ese punto exacto
en el que empecé a perderte.
leer más   
15
7comentarios 112 lecturas versolibre karma: 99

Sabor

Sabor,
a la menta de tus besos,
a ginebra y mil excesos,
al dulzor de tu saliva,
tu piel aceituna, a oliva,
y a intenso sabor a mar…
cítrico, almeja y sal.

Tus ojos, aroma a ron,
que vierten lágrimas de licor,
calmantes de la áspera sed
en los bares de mi embriaguez.

Sabor,
tu cuerpo excelso, a vainilla,
a picante tu mirada
que quema como guindilla,
todo el sexo a mermelada,
y tu lengua, a piperina,
o a una ácida mandarina.

Tus pechos, las uvas de la ira,
flanes glaseados de mentira,
y queda un postre que se espesa,
con la nata sobre tu fresa.

Sabor,
tu cuello, a afrodisiaca canela,
los pezones, a tiernas cerezas,
tu boca, a carnosa ciruela,
y no verte…, regusto a tristeza.

Tus labios me saben miel,
tu olvido…, a amarga hiel.
12
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 99

todavía

te he buscado
por toda la facultad de geografía
a ciegas,
como si de una terminal se tratara
o de un andén,
siguiendo
el caudal de tu ausencia.

te he pensado
durante tantos días, al despertarme
sobretodo,
como si tu olvido un final marcara
o un inicio,
como si volver mañana
no resultase tan estúpido,
haciendo
del ayer un todavía.
leer más   
19
2comentarios 64 lecturas versolibre karma: 95

Quise ser

Quise ser, arena movediza
entre tus manos
que deslizara y quede pegándose
a tu piel cual musgo,
y bebiera de manantiales
que de tus raíces surgen.
Quise ser, río crecido y
solo en ti encontrar calma,
que tú hubieras sido
el mar donde mi caudal,
desembocara lo bravío
de mi corriente.
Quise ser, nube cargada
de gélido granizo
y esa furia tú calmaras.
Que tus aguas termales
se encontraran con mi frío,
y se tornaran cálidas.
Quise ser, desierto
y vertieras en mí:
rocío, lluvia,
cada fluido que de tu ser surgiera,
hasta que en mi desierto
corran venas cristalinas
con tus aguas.
Quise ser,
luz que tu sendero alumbrara,
para guiarte a mí,
en cada oscuridad de tu alma;
en toda madrugada
ser ese rayo de luz
que tu rostro alumbrara.
Quise ser todo,
fui casi nada.
Solo un suspiro
en el viento,
solo un recuerdo olvidado.
leer más   
16
11comentarios 101 lecturas versolibre karma: 83

Extraño

Extraño tu respiración en mi oído
Escuchar tus anécdotas sin sentido.

Extraño tus ojos brillantes mirando
Tu gesto de asombro encandilado.

Extraño la sensación de amarnos
Tu cielo entregándose a pedazos

Extraño tus abrazos espontáneos
La calidez de tu cuerpo a mi lado.

Extraño saber que era amor al verte
¡Qué nostalgia este olvido insuficiente!

@Natodg
leer más   
13
12comentarios 71 lecturas versolibre karma: 90

Entre ru(t)inas

El miedo produce el infinito estiramiento de la memoria,
convirtiendo los recuerdos en putrefacto chicle
aplastado contra la acera
que muere poco a poco.

La poesía de los cobardes como yo,
sólo es el envoltorio
de la caja que contenía una muestra de amor
tan oscura como mis sueños
y tan solitaria
como mi realidad.

Imaginación acomodada.

Mirando fijamente una vieja pared
hasta memorizar el dolor del abandono,
tripas llenas de remordimientos
escupen reclamos al cielo.
O al Infierno.
Al infierno con todo.
Decadencia lineal pariendo
estas líneas decadentes.

Feliz Cumpleaños.
Y procura no pensar demasiado
en nada,
o acabarás buscándole la razón
a la sinrazón.
Polvo al polvo.
Cenizas al cenicero.
Mentes blindadas,
dictadura de la estructura.
Llena las calles de algodón
ruega cada día no conocer la empatía.

Feliz cumpleaños. Absurda celebración.
11
5comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 92

Lorca Federico

A Lorca:

Una paloma blanca con cuello azul metalizado
revolotea por la Alhambra, buenos días cielo.

Federico, las fuentes de Granada lloran lágrimas de princesa destronada y por el Sacromonte los gitanos bailan entre calderos de bronce y plata, hazaña que solo ellos saben sacar de su alma.

Los pétalos caen de una buganvilla en la
ventana, la bulla a lo lejos se confunde con la alborada
prodigio de la naturaleza
puya acerada.

Después del crepúsculo
la mortífera metralla.

Llenó el horizonte de dolor y olvido
quejidos del alma.

El silencio lapidado la palabra
el creador y la escritura.

Fundirse como injerto en el árbol, por la mañana.
leer más   
13
8comentarios 109 lecturas versolibre karma: 94

El abismo del olvido

En el abismo del auto convencimiento
En un estado que apunto de fallecer
Observo las decisiones del cerebro
Conduciendo la iniciativa de la observación.

Casi convencido
Gatillo un posible diálogo
Con los fantasmas,
Y sin querer,
Decido y veo el futuro.

Pero hoy está nublado
Y permanentemente olvido
Descifrar las neuronas de acero.

Pero me distingo entre el quehacer
Y la dispersión en los eventos
De nuestra vida.
Perplejo del susto,
Consigo durar un poco más con mis gustos,
– 5 años -.
Con las nauseas que esto provoca,
Esta vez olvido tirarme con una bolsa
Que acelera su velocidad
Mientras caigo en el precipicio
De la decisión.

Aprovecho de olvidar los motivos
De la prisión de los 5 años
Y persigo los vibrantes recuerdos
Que me hacen regresar a los encantos
De los olvidos.

Qué más vivo que el último
Suspiro del alma(?),
Que abanica toda sustancia
Inerte en la tierra(?).

Al perecer entre los que vinieron y vendrán,
Mastico el plástico y falso amanecer
De los olvidados que olvidé perseguir:
– Los sueños –
Llenos de señales que consigo
Recordar porque estoy aquí
Y no allá.
9
2comentarios 62 lecturas versolibre karma: 83

El abrigo

Me hice un abrigo de poesía,
bordado con el hilo de los besos,
que nos dimos gozosos aquel día.

Zurcido con retales y remiendos,
con los restos de la seda de las sábanas
que ocultaban nuestro amor cada mañana,
formando todo junto un bello lienzo.

Le cosí unos abrazos de suave muselina,
algunas, -perdón, muchas-, lágrimas de tul,
doliente hilván del desconsuelo,
y al pecho le incrusté el bello broche
del cielo de tus ojos gris azul.

El frío que sentía cada noche,
quebraba inexorable mi piel fina,
al sentir como envuelto por la escarcha,
por no entender las razones de tu marcha,
dejaba congelado el corazón.

Puede que esa fuera la razón,
para darle cobijo a los recuerdos,
de esos, que un alijo guarda mi memoria,
forrando con las rimas y los versos,
los momentos felices de esta historia.

Y así quedaba protegido del olvido,
entre harapos y jirones afligido,
al calor glacial de un triste abrigo.
13
2comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 102

Historia de un deprimido

Otra vez estoy triste

La vida vuelve a ser tediosa

Atrapado en una rutina

Atrapado en una desidia



Pienso en lo que he perdido

Amores no concretados

Cuentos mal escritos

Oportunidades malgastadas



No llega nada a mi vida



Falta el tierno beso de una mujer

Falta la llamada de un amigo

Falta el reconocimiento



Siento un dolor en el alma

Un frío que la congela

Una red que la atrapa

Un llanto que busca ser libre



¡Qué promete liberarse!



Convocar una hecatombe

Promover una revolución verdadera

Sin parafernalias personales

Sin colores políticos



Pero tiene miedo de las consecuencias

¿Hay que temerle a la locura desatada?

¿Cómo olvidar lo sufrido?

El dolor atrae el dolor



¿Supurarán alguna vez estas magras heridas?



Las excusas cicatrizan todo

“La próxima vez será mejor”

“Pronto llegará mi día”

“Ahora es cuando hay tiempo”



He descubierto que le temo a esta locura
leer más   
15
9comentarios 134 lecturas versolibre karma: 86

Sequedad

Al ver el brillo de aquellos ojos me quedé.
Pero era un brillo fugaz.
En si, él ya era luz
apagada, muerta.
Allí, solo había un vago
intento por sobrevivir.
Él era agua turbia de jarrón
que hacía mucho fue limpia y clara.
De sus rosas que un día fueron fragantes
y frescas quedaban tallos agotados y rotos.
Sus pétalos negruzcos, dispersos por el piso
de a poco olvidó levantar.
Donde un día hubo sonrisas ,
ahora no había ni el intento por sonreír;
solo había muecas amargas,
y unos labios agrietados y sangrantes.
En aquellos ojos brotaban lágrimas,
que corrían en un rostro cubierto
de hendiduras que se corrían hasta el cuello.
De sus manos, ya no surgían caricias
solo movimientos bruscos y torpes
que herían más que acariciar;
de su voz, ya no sonaban dulzuras,
sino, palabras toscas y ofensivas que
azotaban y estremecian.
Y yo que creí ver un brillo en aquellos ojos
mas mi propia luz fue pereciendo,
fui deshidratando de a poco.
Mi sequedad fue tanta que corrí
buscando aguas de los cielos por cobijo
y luz solar que me alumbrara
¡ y no paré hasta encontralos!
leer más   
12
4comentarios 115 lecturas versolibre karma: 99

AúN

Aún muero cada vez
que cierro los ojos y la olvido,
aún muero en palabras
que se quedaron
donde no llegan los sentidos,
corazón deshecho arena,
arena que trocó en cenizas amarillas.

Aún sigo en aquella vidriera,
escaparate del dolor golpeado por el mar,
marea de laceraciones
cuyas espinas aún vierten tinta.

Aún los pies siguen clavados en mi garganta,
en silencios que cuentan cada gota de tañido
que reverbera contra su ausencia.

Aún amo el incendio de sus dedos
cuando la fortuna hizo que se rozaran con los míos,
despedida sin pañuelos a los que aferrarse,
sin lienzo en el que llorar.

Aún no hay suficientes olvidos por pasar
con las yemas humedecidas en sal ajena,
aún no hay suficientes aunes…..

Aún olvido su nombre……
….aún no hay suficiente olvido.


მოéղ
leer más   
26
20comentarios 184 lecturas versolibre karma: 116

No sé si te recuerdo o te olvido

No sé si te recuerdo o te olvido
Te olvidé tanto que olvidé el por qué debía olvidarte
Olvidé las caricias, besos, miradas y amores
Olvidé las cicatrices, secretos, fingidos y golpes
Ahora no sé qué más olvidar

No olvido que tenemos historia
Que tú pusiste el Apocalipsis y yo me quedé con un cuento
Que te fuiste y yo perdí el control
Que me mentiste y yo aposté por los dos
Que me mataron, renací y te di amor
Lo he olvidado todo, jamás te conocí, jamás te olvidé.

Sigues aquí, en mi memoria.
Los ácidos gritos y venenosos comentarios los hice por defensa, para ganar la guerra
Si me odias, no me hablas y me cierras puertas en mi nariz, gané la batalla y escribí mi victoria
Ese era mi propósito, yo limpiarme y tú odiarme
No querer verme y no querer hablarme
Al parecer, gané, y si no he ganado, mi meta es la misma
Pero lo que olvidé
Es el motivo

Te estimo, valoro, extraño todo lo que di y lo que mentiste en darme

Tenemos historia, tenemos un libro
Uno que leí y ya olvidé su contenido, por odiar
Pero su portada es roja y dice "No tocar"

No creo que debimos conocernos, no descanso bien
Me tumbaste al final del averno, sólo porque dijiste "ámame"
Al final, no te acepto un hola, ni un café
¿Te recuerdas cuando yo sonreía al ver tu cara?
Pues yo ahora vivo con temor y desprecio a la misma
A aquella que mintió, rió y marchó
Digamos que ya no tiene carisma y mi amor jamás desistió

Pensé que lo único que nos separaría era la distancia, erré, fue algo peor, tú.

Llego a la conclusión de que no debo pensarte, escribirte y darte atención
Pues tú jamás lo haces, te apuesto que para ti fue una broma
Yo lo tomé todo por realidad, lo siento, canté la errónea canción
Ahora me toca escribir y galopar solo en esta gran loma

Tengo una larga fila de gente, una larga fila de oportunidades y una larga fila de negaciones
Todas me recuerdan a ti, nobles sentimientos que poco a poco se tornaran en mentira y olvido
Me pateaste tanto que ya mi mente carece de emociones
¿Por qué? Al diablo siempre lo conocen de espalda, referente a lo vivido.

No te odio, pues no te quiero destrozar la vida. Sólo abro mi boca y puedo hacer tu vida un martirio
Me gustaría hacerte un poquito de daño, el mismo disparo que me diste a mí
Pero... Nunca va a pasar, la diferencia es que yo sí te amé, jugué mi cuero por ti y tú estabas por obligación o mentira

Lárgate

No sé por qué lo digo

Si igual ya lo hiciste.
leer más   
3
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 35

Otra forma de recordarte

Yo creía en el olvido como rival y aliado, al mismo tiempo. Miraba de reojo los pasos que mi memoria daba y fruncía el entrecejo, ya viera en la trayectoria un avance o un retroceso. Tenía sentimientos encontrados. Es verdad que he buscado el olvido, algunas veces, pensando que era la mejor solución a la nostalgia y, sino la mejor, la única que contemplaba. Por eso, como aquel que ve en la muerte su consuelo, estaba dispuesta a lanzarme a su abismo, a lanzarte a ti, también, a olvidarnos por completo. Sin embargo, otras veces, el olvido era tragedia, un fracaso, una pérdida, una pena... sobre todo, una pena. Yo, así, no quería olvidarte.

Ahora empiezo a comprender que el olvido es solamente otra forma de recuerdo. Es el nombre que ponemos a la página siguiente, la del blanco níveo que espera nuevas letras y vivencias y emociones y sonrisas y sollozos y fracasos... ¿Fracasos nuevos? Claro que sí. Sería muy inocente o, más bien, de ignorante, decir que no vamos a volver al fango, más nunca. El olvido no es parte de una evolución, es la evolución en sí misma. Es el cambio de aires, la superación, la cicatriz camaleónica que sabe confundirse en la piel, cuando antes era la seña que marcaba la herida, reviviéndola.

El olvido no consiste en perderte, que es lo que a mí me aterraba… Solo significa que no te recuerdo, continuamente, a diario, cada vez que recorro tus calles, que canto tus canciones, que vuelvo a tus películas, que leo tus versos... no. No puede ser, porque ya todo eso no es tuyo. Al menos, no es solo tuyo. Puedo apreciarlo sin la picadura repentina de tu voz diciéndome: aquí estoy.

Viejo amor, somos el resultado de la forma en que hemos abrazado nuestros miedos a lo largo del tiempo... y yo he pasado del apretón fogoso a la palmadita en la espalda. ¿Entiendes? ¿Qué va a hacerme el viento más allá de despeinarme? No voy a mentirte: en el fondo, tampoco quería que tú me olvidaras de aquella manera. Ausencia, oquedad, entelequia. No quería ser la nada de un vacío en tu memoria. Deseaba que descuidaras lo malo y evocaras lo bueno. Un olvido selectivo y consentido, premeditado, consciente, voluntario. ¿Existe eso? No sé, me estoy liando. A lo mejor, no debería llamarlo olvido, pero es mi concepto y lo llamo como yo quiera. Solo sé que te he olvidado, que han dejado de dolerme los kilómetros que nos separan, los silencios que nos separan, los años que nos separan, las rutinas que nos separan, los malentendidos que nos separan, los rencores que nos separan, los amores que nos separan... ¡¿Es que no hay nada que nos una?! Este olvido... Este olvido nos va a unir siempre, viejo amor. Tu sonrisa perfecta paseando por la ciudad que sería tan tuya como mía, con el paso de los años. Tu voz maravillosa, susurrando cualquier milagro, unos versos de Cernuda, por ejemplo. El contorno de belleza que enfrentaba tu sombra, faisán codiciado. Tu lengua embaucadora y sus cientos de historias...

Y yo que pensaba que la amnesia acabaría conmigo, contigo, con todo... Incluso, había inventado un recuerdo que se acordara de ti, por si llegaba el día en que yo no lo hiciera.

¡Ay, viejo amor! Suspiro, ya que no duele olvidarte.
14
8comentarios 84 lecturas prosapoetica karma: 109

Olvido

Hoy que la vida se nos fue
Hoy que las luces murieron
Hoy que los estallidos fueron silenciados

Hoy solo queda mirarte en el espejo del ayer
Olvidar tus sombras tus colores, tus amoríos

Hoy sólo queda, olvidar
leer más   
4
1comentarios 27 lecturas versoclasico karma: 59

En el jardín

¡Ah! Si pudiera perderme en el jardín
y convertirme en estatua
o banco
o libélula
y espiar a los amantes
en su instante de inmortalidad.

Me entretendría en la jacaranda
a contar flores caídas
o espinas
o monedas
y jugaría en el estanque a deslumbrar
a paseantes y mariposas.

Me escondería bajo el magnolio
para nutrirme de hojarasca
o musgo
o pétalos
bebería lluvia
de las tormentas de primavera
y sería brisa
o suspiro
en las noches de verano.

¡Ah! Si pudiera ser jardín
y convertirme
- definitivamente -
en olvido.


Foto: Antonio Marín Segovia (flic.kr/p/os8q8P, CC BY-NC-ND 2.0)
leer más   
26
22comentarios 136 lecturas versolibre karma: 105

¿Cuánta sangre cuesta...?

¿Cuánta sangre cuesta
ir del olvido al horror,
evitar la vergüenza,
la injusticia de la legalidad,
la esperanza traicionada,
la mentira institucionalizada,
la caridad de fin de semana,
convertirse en verdugo
siendo víctima del sistema?
14
1comentarios 201 lecturas prosapoetica karma: 90

รѻกɼٱรค ɗﻉ ρคץครѻ

Tan negada como la sonrisa del payaso
como ofrenda de felicidad ajena,
mi risa, dibujada en lazo desierto,
féretro de mi sombra
lleno de palabras encuadernadas,
con infinitos de te amo desnudos de prisiones,
infinito de besos envueltos en eclipses
grabados en nimbos de lo perpetuo.

Rostro impreso en ventanales,
en cristales, puzle de piezas infinitas,
viendo pasar sueños en reflejos rimados,
conformando un futuro huérfano de días,
sin piel que arrullar, sin muerte que amar.

Brincando entre culpas, remordimientos,
mordiendo piedras para escupir despedidas
cubiertas de lo incierto de cada sílaba,
faltando a la verdad de lo obvio,
que sin ti soy sonrisa desteñida
en colores de lunas andadas.

Las jarcias de silencios no pronunciados,
incrustadas en arboledas donde celar
todos mis sentidos deshechos en otoños,
de hojas verdeas, recuerdos lacrados
en canciones que destilan pena,
ésta que desposee mi risa pintada
en versos de pecho rasgado.

мє ℓєναηтαяé, ριηтαη∂σ мι ѕσηяιѕα ∂є ραуαѕσ,
ѕємвяαη∂σ мι αℓιєηтσ ∂є єѕ۹υιяℓαѕ, αηнєℓαη∂σ вяσтє ℓυηα ηυєνα.

αмéη
leer más   
20
10comentarios 187 lecturas versolibre karma: 101

Soy las gotas

Enraizado de mi memoria vives,
en vano he tratado de sacarte.
Lucho en inútiles quimeras y
un amor añejo que no acaba.
Dejé de combatir por entenderlo.
No dudo que me amaste, en mi savia
te adherirte, de mí hiciste lar.
Sorprendente para mi fue tu
llegada, entrando hasta arrecifes
en mi entraña. Sacudiste la estructura
de mi vida. Tu presencia, fugaz y transitoria
se enclaustró en la cavidad de mi pecho.
Que llegaras lo acepto. Que no te vayas,
no lo entiendo. Tú, quizá mi nombre
no recuerdas, de tu boca quise oírlo
antes de irte. Te diré cual es mi nombre
si olvidaste. Si en tu alborada, observas
gotas de agua arropadas en las hojas,
notarás, notarás son rocío...
leer más   
30
23comentarios 146 lecturas versolibre karma: 112
« anterior123459