Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 61, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Blues del diablo azul

Cuando un ángel caído llora
cuando un ángel caído llora
sus lágrimas forman un espejo
que congela las llamas
que congela las llamas
y le devuelve su angélico reflejo

pero se lo llevan los demonios
se lo llevan los demonios
para atarle las correas
y la ira agrieta su rostro
la ira agrieta su rostro
lactando el fuego de ideas ateas

y reniega de pedir perdón
reniega de pedir perdón
grita que da las cartas la conciencia
marcándolas con la tentación
marcándolas con la tentación
y el ángel va en contra de su naturaleza.
13
11comentarios 216 lecturas versolibre karma: 116

Crisálida de la eternidad

Cuarenta realidades
menos veintidós espejismos
dividido once desilusiones
no suman una vida
ni la elevan a ningún exponente
─real o imaginario─.

La víspera del infinito
lleva dos a la dieciséis eternidades
demorada en abandonar
su estado de crisálida.
Y la raíz de todos mis males
ha perdido su cuadratura.

No sé cuántas perpetuidades llevo
llamando a cada estrella por su nombre,
poniéndolas todas en el mismo redil;
sospecho que una estrella negra
se me ha extraviado.

Los sueños, los anhelos
y las estrellas fugaces,
en fila india marchan al patíbulo.
El verdugo, las sogas y la guillotina
se han ido de juerga
al bar de la esquina,
─qué si su trabajo es muy estresante─
le cuentan al cantinero.
Pero seguro vuelven pronto
a reanudar sus labores.

Los polos bipolares de la tierra
han dislocado todas mis gravedades
y han quedado más graves que nunca.

Y aquí,
en el centro de mi multiverso,
¡tu luz no me llega!
y no me llega tu calor,
todo es fugaz, efímero;
todo es
bolsas de carne, huesos y sangre
con fecha de caducidad;
apenas me llega...
tu gélida ausencia,
tu famélica oscuridad,
y por más que lo intento...
tu perennidad no siento.




@AljndroPoetry
2018-ene-29
leer más   
22
14comentarios 127 lecturas versolibre karma: 117

Los cambios adecuados

Nuestro cuarto suele
tener rincones oscuros,
puede que se deban al llanto nocturno.

Debemos cambiar las bombillas,
alternar distintos colores,
para que la humedad no produzca ocres.

Hay que abrir las ventanas,
sacudir las sábanas,
decorar las paredes con los sueños
que se despiertan en nuestra almohada.

Tenemos que poner buena música
de vez en cuando,
para que los sentimientos incrustados
en las paredes suelten sus cantos.

Por último coloquemos velas aromáticas,
que destinten el aire y quemen las lágrimas.
15
11comentarios 166 lecturas versolibre karma: 99

Esencia oscura

Cuando la oscuridad salió a la luz,
un árbol de Navidad dejó de brillar,
miles de lágrimas dejó caer,
una familia reunida,
los murmullos cogían fuerza,
la esperanza parecía fluir
al igual que la asimilación de
que cualquier cosa podía pasar,
miles de noticias llegaban,
personas sin aliento de un lado a otro.

La vida estaba cambiando,
estaba cambiando la manera de pensar,
la manera de asimilar las cosas,
ya nada era igual.
Ya no había sonrisas verdaderas
ni lágrimas de felicidad,
tan solo una máscara para que el héroe no se ausentara,
tan inocente flor llena de oscuridad,
sus inmensas ganas de que todo pasara,
su inocente mirada sin saber nada,
con ganas de vivir y volver a su naturaleza.

Si supiera la maldad que recorre su cuerpo,
no querría estar donde está,
pero lo que no sabe es la falta que hace,
es como la medicina que le hace falta al enfermo,
como el agua a las plantas,
como la comida a los humanos o
como un ABUELO a sus hijos y nietos.
15
5comentarios 104 lecturas versolibre karma: 97

Palabras

Esta noche tan sola y oscura
Se ha perpetuado llevandose la hermosura
De un corazon enamorado
De un corazon sonriente y apasionado

La luz del dia se ha convertido en un laberinto
Del cual ya no busca salida
Se ha cansado de buscar sin hallarla
Y se ha refugiado en una dura coraza

El dolor se ha ido
Las ancias por encontrarla tambien
Simplemente se ha acostumbrado
A esta oscuridad de hastio e hiel.
leer más   
11
1comentarios 57 lecturas versolibre karma: 110

Fragilidad oscura

Sitiado por la suerte esquiva,
me hermano con la pena,
a la deriva de un soplo en mis velas.

Arrostrado por la ausencia
del vocablo, la sílaba
que arraigue en mi piel,
pues vivir no es hallarse.

Que no hay tiempo
en éste ateo del sentido,
lápida del recuerdo.

En la incuria íntima
del penitente, de la desidia
escondida en la flema del brío.

Suelto el amarre
de los sigilos
arcanos de la quimera.

Mientras el verbo
de lejanías y certezas
hermanan flores y yugos.

Simas prófugas de egoísmos,
de ley alguna que esclavice
la codicia de trocar mi aridez .


Fragilidad oscura
sobrevolando todo cosmos,
de esquinas despiertas
a laudos, decretos
de un destino concluso.

Huérfano de amaneceres,
de caricias arrulladas,
en el son de la despedida.

La impenitencia de los espectros
alejan la dignidad del orgullo,
forjando caminos para escapar
de la certeza de las sombras.

Amén
leer más   
34
sin comentarios 77 lecturas versolibre karma: 113

¿De qué sirve huir?

La tarde despuntaba como una triste alegoría del alba. En su claridad todavía potente un niño paseaba, explorando el pisar del suelo, el crujir de las ramas y el revoloteo de las aves. Caminó y caminó hasta que el camino se encontró frente a un espejo en el que se hundía y se perdía. La tarde era clara, no parecía que la noche aguardaba, siempre escondida, siempre tan poderosa. El niño jugaba con los brillos y relámpagos de aquel espejo que reflejaba más de lo que realmente había con una sinceridad cegadora. El niño perturbaba los reflejos y nada pasaba, pero llegó para apoderarse de las aguas el brillo de plata de la luna. La noche se acercaba pensó el niño, pero la noche ya estaba allí, huyó por el mismo camino intentando que la noche no se acercase, mientras una garza, el último ave del cielo, volaba, la luna vigilaba.
El niño corría, jadeante exploraba los silencios del bosque y los ruidos de la noche. Lo que dejaba atrás lo perseguía y acechaba, maldito camino de huellas y recuerdos se decía. El niño corría y corría, pero el camino siempre lo seguía, le tocaba la espalda y le susurraba: soy la sombra que acecha y el miedo que persigue. El niño seguía corriendo y tuvo horizontes nuevos, pero siempre el mismo camino le desgarraba la espalda. No tenía ninguna posibilidad de escapar, salvo, tal vez, dejando de huir.
leer más   
7
2comentarios 66 lecturas relato karma: 73

Oscura y salvaje

Esa mirada oscura y salvaje
está embarazada del paraje
inhóspito en el que yazco.
Me turba como un abrazo

en la estación de trenes
en la que nos prometimos tanto.
Queda la incógnita de si me quieres
más que de cuanto haya significado.

El futuro dormido en los arrabales
de mi cabeza me augura
que el destino de todos mis males

acabará como el principio, al lado tuya.
Da igual el significado de lo que hable
ya que ninguna mejora se augura.
4
sin comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 50

Yo persigo las huellas de sus letras, en el amor de su tintero(...)

(...) Pero créanme que he cometido el gravísimo error de ofrecerle un oído analítico cuando él tan solo necesitaba un oído.
Pues yo quise extirpar de su obscuridad todas las flores, quise acotar su camino, y hasta me atreví a invitarlo a que venga a dormirse conmigo…y quien soy yo?

Deje mis oídos a su merced y no hicieron más que estallar ensangrentados ante su silencio...
El corazón de mis tímpanos se derramó enrojecido convirtiéndose así en su alfombra enaltecida,
que quedó en la espera de los pasos del príncipe inexistente.

Altivo! Jamás pudiste ver la alfombra que te llevaba en vuelo a mis oídos, hiciste caso omiso a ella y preferiste caminar en espinas.
(Dulce almita pues no conoces lo que es el amor de las palabras de a dos, solo te quedas siempre, en tu nebulosa oscuridad)
Yo caprichosa al querer quitar su velo, pues quiero verlo desnudo sin oxígeno esta vez!
(…pero quién soy yo para quitarle las investiduras del misterio? Quién soy yo para obligarlo a desenvainar?)

La alfombra aún espera al príncipe que busque la talla de los zapatos de esta maldita princesa.
(Princesa olvidada en realidad)
Palabras de nada nadan en mis oídos, piruetas de fuego! Oscuridad…

Dijo , " Buenas noches!" Y huyó a su sarcófago hostil.
Bebió el puñal de café que dice, él ama... pero no es más que el metafórico lecho
y duerme frío y vacío solo en su cama.

Quien soy yo? Ángel de luz que se infiltra a la distancia…Oscuridad.
Corto mi cuerpo quebrado en tinta… aquí te esperan todos mis fantasmas, en castidad!
leer más   
13
2comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 75

El camino inescrutable

Cierras esta luz.
No veo que hay ante mí
la luz más grande.
leer más   
5
sin comentarios 80 lecturas versolibre karma: 81

Sextillas desesperanzadas

"La esperanza es el pilar que sostiene el mundo"
Pliny The Elder


La esperanza está dormida
a la sombra de un cajón
Ay! La llave está perdida
y ella en la desolación
sin fuerzas, está abatida
esperando un corazón.

Ella grita compungida
pide su liberación
esta humanidad dormida
no ven qué es la perdición :
¡Encuentren ya una salida,
o no tendré salvación!

¡Maldita llave perdida!
¿Cuándo hará su aparición?
No me dejes malherida
apartada sin razón
devuélveme ya, a la vida
haz que suene mi canción.

Depresiva y muy dolida
- " Nadie oye su petición ' -
La esperanza se suicida
solitaria en su rincón,
no le queda hilo de vida
yace en su oscuro cajón.



@rebktd
leer más   
14
10comentarios 119 lecturas versoclasico karma: 87

Luz de relámpago

Rompe el relámpago
la quietud de la noche,
calma nocturna
que me sosiega el alma
aunque haya tempestad;
late intensa la luz
y reverbera el trueno,
lámpara enciende
en mi interior oscuro
que ahora brilla.


@SolitarioAmnte / ix-17
leer más   
18
10comentarios 114 lecturas versolibre karma: 86

No hay luz

Noche gris
el alma pijama negro.
Oscuros pensamientos;
encarcelan el sueño

Las estrellas no brillan
la sonrisa se estira.
Pálidas comisuras ;
duerme la alegría

No hay luz ...
los ojos se entornan.
Tenue mirada;
apaga el día .


@rebktd
leer más   
14
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 89

Profundidad

Llegó profundo
en donde habita la soledad del silencio
ahí ninguna ventana está abierta
no existe memoria que se acongoja
por lo que ha olvidado ayer.

Solo se borró para dejar espacio
a otra historia que nace,
como ese suspiro que duele
porque es un camino que no tiene un final placentero
es como una vida que no quiere ser recordada
de esa manera tan triste en donde sólo los murmullos tienen su combustible para poder incendiarlo todo.

Nada se puede hacer para evitar lo que es inevitable,
el mundo sigue girando sin detener su marcha,
no bastaran los buenos deseos,
tampoco será suficiente el corazón que es bueno,
simplemente pasará
y en el desierto incierto de la calumnia
esperaremos el olvido
este pasará sin detenerse en el tiempo
para poder entonces olvidar.

Llegó profundo
en donde habita la soledad del silencio
ahí ninguna ventana está abierta
no existe memoria que se acongoja
por lo que ha olvidado ayer.

Profundidad.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
27/08/2017.
14
4comentarios 189 lecturas versolibre karma: 91

El gato negro

Le tenía pavor al gato negro de mi vecina, su caminar y su mirada daban escalofríos, la indiferencia de éste ante el ojo humano me ponía a temblar.

Una tormentosa lluvia se desataba aquel día.


Tratando de ignorar ese panorama tan tétrico, me senté en la hamaca y encendí un cigarrillo, estuve sentada tarareando letras de canciones mientras las colillas del cigarro formaron una enorme montaña.
Me aburría y el sueño de la tarde atacaba sigilosamente, me dispuse a acostarme en la hamaca me balanceé unos segundos y caí como muerta...

Un ruido bastante inquietante molestaba mi siesta. Mi mente no paraba de pensar por lo que estaba sucediendo, más grande era mi sueño que mis ganas por levantarme a averiguar. Un espantoso golpe sentí a la altura del pecho, sentí como si el espíritu escapaba de mi cuerpo, me levante gritando y al abrir los ojos una mirada fija y amarillenta me estaba observado, era el infeliz felino que se encontraba trepado encima de mí.

Peleando con otros gatos cayó justamente allí.
Hasta el sol de hoy el susto aún sigue impregnado en cada parte de mi cuerpo mientras los nervios me carcomen la tranquilidad.
7
sin comentarios 131 lecturas relato karma: 79

Oraculum Tenebris

La vida es triste sueño
un pestañeo
un grano de arena en el desierto del olvido.

Todo pasa, lo mundano cesa.
Yo hablo del futuro
de la muerte
de oscuridad y quimeras
cosas inusuales
de las que nadie habla por temor a desatarlas.

Existencias nostálgicas,
dolorosas
opacos habitantes de la sombra.

¡Oh, frutos pensantes de la Tierra, tan pequeños e inseguros!

Atrapados en las oscuras manos del destino
parece como si vivieran
sin embargo, no son nada más que muertos,
cada uno un pedazo de sueño
resucitando de vez en cuando
en nuestro inmemorial recuerdo…


Heclist Blanco
16
3comentarios 83 lecturas versolibre karma: 73

Fotografía

Secuelas de una noche muda
acompañan al horizonte
paralelo del mar.

Imágenes galopan fijas,
movimientos corporales necios
acompañan luces.

A distancia posa para el sol,
a triples pasos
se queda en el lugar.

Enfoque
Oscuro
Enfoque
Tambaleos.

Curvas cerradas a los movimientos
salida en picado fuera de la imagen,
punto de mira a la fría boca,
sin palabras...

De vuelta a la imagen real,
conocida o por conocer
las líneas coloridas del viento.

Enfoque
Oscuro
Enfoque.

Marfiles entredentados
cuelgan tesoros personales.

Prohibido...
Privado...

Movimientos corporales
vuelven a quedar fijos.
leer más   
11
3comentarios 120 lecturas versolibre karma: 84

Tú conmigo sí, pero yo contigo no

Es que tú conmigo sí, pero yo contigo no.
Entonces comenzó todo, los pensamientos, los quebraderos de cabeza, las preguntas sin respuestas, las lágrimas sin voz, los gritos que rompían en un silencio, las situaciones inestables, las quejas sin fin...
No se dio cuenta hasta que ella volvió a aparecer, le volvió a tender su mano, gélida, huesuda y oscura, y ella, como vieja amiga que era de ésta la abrazó, porque ella esa su soledad, su amiga, la más vieja y la más fiel. Fue entonces cuando lo comprendió:

Él contigo sí, pero tú con él no.
leer más   
6
1comentarios 79 lecturas relato karma: 55

Aroma oscuro

Es duro saber que en este mundo
ya no existen los milagros,
que el corazón es duro,
que debe aprender a saborear las alegrías
sin tener que abandonarse por nada.

Que en la pérdida un aroma oscuro
que los poetas llaman misterio,
te llegará al cuerpo
con un sentido de urgencia,
que te dolera porque es pasado
y eso duele
porque simplemente es historia vieja,
es como un recuerdo que te abandona
sin pausas, sin remordimientos,
por no tener que decirte adiós
en ningún momento.

Todo te he creído,
desde la angustia ausente
siempre te he escuchado,
y así en un lamento
sencillamente todo te lo digo,
soy como un niño inocente
que confía en tus oídos,
que vacila en mostrar
sus ojos hinchados de tanto llorar
por las cosas sin importancia,
que ignora muchas cosas,
porque ustedes no le dicen
todo lo que saben.

Es duro saber que no te atreves
a sostenerme la mirada,
que prefieres ignorar mis desdichas
que tomar mi mano tibia
en una mañana,
que yo no tengo la culpa
por no seguir buscándote,
que no me arrepiento de nada,
que es muy noche
y hasta el silencio descansa.

Es duro mirar como se escurre la vida,
cuando de una herida mortal
solo intentas salvarla.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
09/07/2017
11
6comentarios 373 lecturas versolibre karma: 83

Vacío

Oscurece.
El tiempo me mira
con sus ojos inexorables
desde el fondo del reloj,
desde lo hondo del espejo,
desde la repisa
donde está la foto,
donde nos vemos
tan felices en otro tiempo.

Supongo que amanece
en este momento,
en algún lugar,
en alguna ciudad,
en algún pueblo.
Y espero que ahí estés.
Porque aquí,
en el rincón que te reclama,
en el vacío donde desvanece
la llama de tu mirada... oscurece.
leer más   
13
12comentarios 250 lecturas versolibre karma: 72
« anterior1234