Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 82, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Zéjel al amigo

Dame compañía
al mediodía.

Quiero contigo estar,
no me vaya a conquistar,
tan solo conversar.
De noche o de día.

Dame compañía
al mediodía.

¿Quiere conmigo venir?
Le ofrezco salir
de paseo ir.
Conversaciones de alegría.

Dame compañía
al mediodía.

Elijo mejor la hora,
para comer cazadora
y beber de cantimplora.
Así me apetecía.

Dame compañía
al mediodía.
leer más   
12
5comentarios 62 lecturas versoclasico karma: 113

Sala de espera

Ahora a esperar,
y los pasos, tic, toc ,tac
La gente camina
pasa sin más.
En la sala de espera
el tiempo contar.
Pasa volando , te hace soñar
Descansa la mente,
deja las voces sonar
menos la del médico
cuando sale a llamar.
Sigo convaleciente.
Se oyen los pasos pasar
tic, toc, tac.
La mañana pasa
y pasa sin más.
leer más   
7
sin comentarios 29 lecturas english karma: 116

En los pasos de una estación

Una barca hundida
nos regala sus leyendas,
guarda la memoria
del cristal de los mares,
enmudece y descansa
en su sudor perdido
y en la rendición de sus maderos,
vencida por las aguas,
por el aura de muerte
narrada en la caducidad de su tiempo.

Un árbol nos observa,
se abre en su corteza mágica
un ojo misterioso
con el que lee nuestra alma,
hace ondas en el aire,
crea vientos
con la rabia de sus hojas,
las hijas de su firmeza
que caerán cual nieve templada
para fingir ser agonía
sobre la alfombra del heno.

Alarguemos las miradas
alli hacia donde el Sol
pretende engañarnos cada tarde,
agucemos nuestros oídos
y percibiremos la lentitud de un trote.

Ese sonido claro
tiene por nombre otoño,
muy pronto vendrá
para llevarnos a pasear de su mano.
leer más   
19
20comentarios 123 lecturas versolibre karma: 106

Tango fiero

Cuántos son nuestros dias
de agonía de luceros,
cuántas noches de espadas incendiadas,
cuánta la lluvia clavada en mi frente
y en tu cabello de azabache!.

Viajamoss deprisa enredando las horas,
las sembramos después
en portales de la pasión cuando,
empapadas de vida,
vuelan las miradas y las manos.

Crecen nuestros cuerpos
como en una danza de fiero tango,
nos sumamos los poros,
nos multiplicamos en los minutos
con mi cincel puliendo tu mármol,
esculpiendo en tus caderas
un collar de sortilegios raudos.

Gritamos,
narramos a gritos la impaciencia,
le cantamoss un tango al fuego
almidonándolo con las caricias,
con el incendio provocado por tus dientes
y con mi espalda recorrida
por el caminar especiado de tus dedos.

Estallando
generamos el exorcismo de los dos,
universos en volandas.

Después nos hacemos silencio.
complicidades del calor creciente
en el sueño que nos alcanza
con tu azabache en mi pecho,
en aquellas noches
de mi espalda en llamas
por el fiero tango de tus manos.
leer más   
19
24comentarios 133 lecturas versolibre karma: 115

Quisiera

Quisiera robar tus tristezas
y llevarlas en lo profundo de mi alma
para que nunca te alcancen.
Quisiera borrar tu pasado
para quitar el peso sobre tus pasos.
Quisiera adueñarme de todo aquello
que alguna vez te daño.
Quisiera que tu me quisieras
tanto como te quiero.
leer más   
11
4comentarios 62 lecturas versolibre karma: 97

El final es ahora + ze pequeño

En mi comienzo esta mi final
Thomas Elliot



El comienzo es sólo un final

el final es ahora
el tiempo se paraliza
. El silencio se detiene

los olvidos son momentos
los recuerdos son olvidos
.
Se fragua un nuevo camino
inconsciente
que no lleva a ninguna parte
. -Maravilloso sinsentido-
Crece y se encoge
, una palabra única
que no responde.

Aparecen los cómplices
el anciano tiempo
el ruiseñor enfermo
el mago eterno

y no sé luchar contra ellos
y no sé si quiero
, que me siento ajeno
en este silencio
que apenas comprendo

tengo miedo
Del pasado agreste
Del presente insulso
Del futuro ambiguo

tengo miedo hasta de mí mismo.
Y aun así, insisto en vivir
a pesar de la suerte
en la que nunca he creído.

Sobre el cielo eterno
Sobre el silencio efimero
Sobre el porvenir incierto
Sobre el pasado recorrido

A eso me aferro
leer más   
6
3comentarios 57 lecturas colaboracion karma: 92

Quién

Dime si sabes
Quien robó la Poesía?
esa que teníamos en cada gesto
en cada palabra y tu boca en la mía
tan secretamente escondida…

Fue el tiempo, los otros, la distancia
o finalmente fuimos nosotros?
mientras los cuervos volaban
y nos susurraban los fantasmas…

Quien ensanchó tanto los mares?
que volvieron a ser océanos
océanos iguales y distintos
fríos y profundos, donde caer
y caer es ahogarse…

Quien? dime quien? mato mis versos
que hacían de cada uno de tus suspiros
caricias de tus dedos sobre mis manos
aferrándose a mi mente y manipulando mi cuerpo…

Quien? quién se llevó de mi boca
tantos besos que aún quedaban guardados
para besar con mis ojos tus sonrisas por la mañana…

Dime si sabes
porque entre nosotros
nos hemos robado esa historia
donde amamos…

Y aquellos instantes
que fuimos más que letras palabras
más que palabras, versos
y como el verso no alcanzaba
escribimos con las bocas, bellos poemas
y cuentos…

Ahora, dime con tu silencio
que yo entiendo
quien te hará eterno verso?
quien será tu reflejo?
porque ese amor
que me ha quedado
nunca será pasado
sino presente en siempre
pero tú, ya hueles a recuerdo
buscando otros pasados
y a mi, a libro en biblioteca
guardado... Lola)
16
8comentarios 96 lecturas versolibre karma: 123

Tardes de Domingo

Ven toma mi mano y camina a mi lado
me gusta pasear contigo las tardes de domingo
mientras el sol se va ocultando

El paso del tiempo van trayendo
los recuerdos y lo que guardamos,
el sol no es el mismo que regresa
así como el tiempo nos va mudando

Por eso me gusta pasear contigo
pegados y tomados de la mano
en las tardes de domingo
mientras vamos conversando

Las palabras dichas jamás vuelven,
desaparecen, por eso las guardo
en mi cofre acorazado.

Mientras vamos tomados de la mano
me gusta deleitarme,
de la inmensa belleza del paisaje
tomando fotografías abundantes

y arrabatarle tiempo al tiempo
para siempre con una fotografía
o grabarlas en mi mente

disfrutando el atardecer hasta el último segundo
de luz que nos brinda el sol en su travesía
mientras va muriendo la tarde.

Por eso me gusta pasear contigo
pegados y tomados de la mano
en las tardes de domingo
mientras vamos conversando.

MMM
Malu Mora
leer más   
11
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 107

Soy un loco

Me gusta ser,
ese loco encadenado,
a sus propias manías,
a sus propios pecados,
que no teme ser diferente,
porque normales hay en todos lados,
pero todos nos diferenciamos,
y es de eso de lo que nunca hablamos.
Me gusta ser diferente,
es lo que me hace ser,
ser entre tanta gente.
18
6comentarios 57 lecturas versolibre karma: 100

Como un trompo

Siempre he sido
un trompo dando vueltas
a ningún lugar,
girando sin más.
Y me gusta,
no creas
que ello me marea,
al contrario,
me llena.
Giro y giro
hacia ningún sitio
viendo el mundo
cada día
desde un lugar distinto.
16
14comentarios 101 lecturas versolibre karma: 103

Mi piedra

Siempre me caigo
no es el camino
ni los tacos
son los pensamientos
con tantos obstáculos
que se cruzan por mi mente
desafiando lo imposible
hasta perder mi desequilibrio
donde de-mente perdida me encuentro…

Y desde abajo todo se ve diferente
con el sol arriba, el frío en la espalda
y sin abrazo, vuelvo a pensar que es la última caída
para poder sin querer mentirme que voy cambiar…

Cambiar, ese imposible después de una vida
esmerándonos más, de caminar a gusto
de tejer fantasías en el pelo para que el viento las lleve
a quien las quiera para jugar, o cambiar…?
no, no sé, y quieta, en mi propia caida, lo vuelvo a pensar…

Porque una caída no es tropiezo
ya me cansé de tropezar, por eso ahora caigo directo
y sin anzuelo y nadie me sujeta, no me pueden pescar…

Porque vuelo entre mis pasos
que enredados en mi mente no usan los ojos
para que nadie les robe los sueños que desbordan
mientras camino y soy mi propio obstáculo
mi piedra justo en medio, y por la vida… (Lola)
22
8comentarios 186 lecturas versolibre karma: 99

Huellas embarazosas

09: 05 am. Un despertar solitario; parece otro sábado sin sabor. Otro día sin colores, sin vida, sin amor, sin esperanza y sobre todo lleno de lluvias asquerosas.

Las entrañas creciendo con cada día, aguardan unas pocas semanas; solo ella sabe el suceso, aún no ha podido contarle a aquel hombre que sus encuentros de cada viernes en la noche, ha dejado una bella y sutil consecuencia.

09: 12 am. Una ducha con agua tibia, arrastra un poco más que la mugre, lleva consigo recuerdos perpetuos de otras carnes que hoy no se manifiestan con señales divinas, buscan las irreversibles redes sociales.

Dos almas abrazadas en el apartamento del bloque A, 501 de la Valvanera. Llenos de vacíos y sin cámaras, el órgano más grande del cuerpo se evapora; la cárcel abre sus puertas y alma es palpable cerca de la Parroquia.

9:14 am. No logro borrar información, un rebelde sistema se niega. No comprendo si será el sistema nervioso, o alguna estructura averiada; o tal vez el inconsistente golpeando mi ser, golpeando por su lugar, por su espacio negado.

Facebook, whatsApp e Instagram plasman la verdadera muerte de la humanidad; las carencias afectivas pululan; los mensajes y las imágenes andan totalmente fragmentadas; sin embargo las pésimas fachadas llevan una buena lista de seguidores que se cautivan con la contemplación de la piel.

9:15 am. Un cuerpo maltrecho por el pasado no logra escapar de las afanosas dermatitis, durante la valoración persiste un cuadro sistémico, deforme que puede estar ligado a emociones.

Llamadas temerosas se escuchan a la distancia. La confesión de la consecuencia, no parece creíble; los imaginarios y las comparaciones hicieron lo suyo… Un rechazo nefasto.

Una primeriza madre no encuentra respuestas; agónica por la pena moral busca decisiones precipitadas. Durante la conversación el tonito devastador del egoísta, solo desborda ira y dolor…

9:20 am. Suena el celular, parece algo urgente…

-  Hola.

Declaraciones de una herida sobre el antebrazo izquierdo de 20 cm, son un nuevo llamado para prestar la suficiente atención, ya no se puede solo intentar… Maleducada hizo lo que considero mejor.

9: 30 am. Escandalizado debo escapar con suturas y alcohol.

Limpiando la piel, nuevas confesiones estremecen la sala; la situación ya no es embarazosa; caminó por horas y encontró el medicamento sorprendente… Sangrienta y con algo de culpa derrumbo un posible hogar. Volviendo al inicio la adicción por la carne, ha traído bastante soledad; a pesar de tener las células enfermas, éste se aferra a seguir en lo mismo, una situación irremediable que no entiende que el egoísmo no puede ganar.

Cuando los años han pasado, deciden retornar nuevamente en el sentimiento, han cambiado y parece un mejor espacio para entregarse en un hogar, sin angustias, sin temores, sin dolor…

9:42 am. Nuevamente suena el celular.

- Hola. Hola.

- ¿Quieres casarte conmigo?

- ¡Silencio instrumental!

Meditabunda espera con asombro; ciertos honores intentan ponerle en el lugar que siempre ha merecido, un lugar de soberana fraternidad y bienestar. Ayer fijaron una posible fecha y no descartan llenar las entrañas en un sábado como hoy…
leer más   
4
2comentarios 63 lecturas relato karma: 50

El final de los pasos (con ze pequeño, RebkTD , Hortensia M. Ch.)

Hay derrotas que entierran

Toda esperanza

Toda alegría

Toda fortaleza



Y es que hay puñaladas de acero

afilando con sangre los sueños

borrando las huellas con charcos;

salpicando en la tierra su barro

y un magenta estremece los párpados

Porque es hoy

Hoy... que hay sonrisas tiznadas de negro

con el luto del hambre en el pecho



Se derraman los ángeles

alrededor de las almas;

¿quién puede creer en el universo

cuando todas las estrellas están apagadas?

Camino de barro para pies de plomo

que apenas se aguantan.



No se puede empezar,

cuando no se ha podido cerrar.

Las heridas se quedaron abiertas,

las puertas entornadas esperan los regresos.

La manos buscan el pestillo de nuevas puertas

y los ogros de ojos azules las cierran a cal y canto.

¿Cuándo dejamos de vernos en el espejo del otro?



Aparecen

Las princesas de negras mantillas

Los señores de feudos prohibidos

Los bribones de tierras lejanas

Los infantes de un reino olvidado

¿que buscaran?

¿acaso la esperanza guardada?

¿Acaso las rosas robadas... ?



Dónde están sus pétalos, el aroma blanco

y que respire el pueblo con sus verdes tallos

Dónde, dónde los capullos ...

solo veo espinas clavadas en manos

Y sed en los labios …



Pero el agua quema,

el cielo es lluvia de metralla,

las estrellas disparos.

Alguien cierra los ojos,

alguien tiende una mano...

pero nada...

¿Hay algún corazón que regale sus latidos

a aquéllos que no pueden escuchar

ni siquiera su propio ruido?



En el silencio el llanto es más fuerte,

el dolor más agudo

y el miedo la única ropa…

-No mirar no cambia nada-

-No ver no es eliminar-

…..Mira y grita…..

Que tu voz sea su voz.

Que tu mano calme su llanto

y que tu abrigo le vista de esperanza.


No te permitas desfallecer hoy

Eres el caballero del norte

Eres el principe del sur

Eres el duque del norte


Ten fe de tus proezas
No te rindas nunca
Ni con la agreste noche

Ni con el funesto sol

Lucha siempre

Vida, vida, vida

Te pertenecer hoy
leer más   
18
12comentarios 150 lecturas colaboracion karma: 104

Tempus fugit

Acabas de leer este verso y ya es pasado.
Breve momento de tu presente ya olvidado.

El tiempo fluye.

El presente cesa de ser en el pasado
sin desaparecer.

Misterios del tiempo.

El próximo verso es futuro,
no es real hasta que sea pasado,
mediante el presente.

El tiempo pasa, pero no es pasado.
Viene, pero no es futuro.
Pasa, viene y llega el presente.

El tiempo es mientras cesa de ser.

El presente lo tengo siempre: permanece y cambia.
El futuro falta a veces, todavía no es.
El pasado es nostalgia, ya no es.

Existir es resistir, pensar es crear,
vivir es actuar en el presente.
15
6comentarios 248 lecturas versolibre karma: 99

Párrafo triste de Hill Street

Siento, dolorido, un gran vacío
en el interior de una carcasa
que no termina de cicatrizar,
mientras los ojos que persigo
esquivan mis deseos etéreos
y terrenales, espirituales
y carnales, en una angustia
cotidiana que no hace sino
ahondar en la pena,
manchar la triste sed.
leer más   
9
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 85

Pasos impares

Libro: Apotegmas en el desierto (2014)

Cuando quiero escribir, simplemente me limito
a bostezar imágenes, mal dormir instantes,
y esperar que se haga de noche en mi obstinación
entre irrealidad y desamparo.

En un reino octosilábico habito un palacio
de cartón; mis rimas, tan forzadas como siempre,
tan mediocres como nunca, me dejan conforme,
lo cual es suficiente para mí.

Nunca me lo he planteado así, pero quizá me
dedique a derramar tinta por no querer gastar
saliva; desnudo de los miedos para abajo,
me pierdo por los atajos de la vida.

Persigo el dulce amor de las derrotas sonriendo
ante recuerdos suicidas que buscan llamar la
atención, encuentro lo infinito a la vuelta de
la esquina, en un jardín sin flores.

Mis silencios pecan por soberbios; ocasos que
besan vagamente los labios equivocados,
me enfrento al papel gritando adjetivos que evito
nada más empezar a expresarme.

Y eso es mi poesía, un impreciso sabor a
nostalgia, un conjunto de nuncas que osan salir
a caminar con obscenidades de etiqueta,
con pasos impares y vencidos.

Confieso que a veces me detengo demasiado
en el relato furtivo de un país de lobos
sueltos, lagrimeando por un futuro que no
llega ni siquiera a pesadilla.

Huésped del cuerpo que me ha tocado, arena
en la inmensidad de la vida, siempre dedico
renglones a hacerme preguntas inoportunas,
pisando cristales por deporte.

También deshojo en forma de caricia, crónicas
de los inviernos inhóspitos en pabellones
polvorientos, portando la condena a contemplar
expediciones de soledades.

Resumiendo y sin extenderme en tantos detalles,
expongo como teoría una nimia conclusión:
los poetas escriben porque tienen talento,
yo lo hago porque me da la gana.
10
3comentarios 54 lecturas versolibre karma: 117

Desde la distancia

Con las manos en los bolsillos de su gabardina y el sombrero calado hasta las cejas, caminaba lentamente por la calle.
Llovía con fuerza pero no le importaba. En el suelo se formaban grandes charcos, que buscaba intencionadamente pisando fuerte sobre ellos.
Paró frente a un escaparate, donde una pantalla gigante, emitía un vídeo musical que no podía oír.
En la imagen reconocía a la cantante bailando una coreografía muy sexy.
Dos bailarines le acompañaban y sujetándola por debajo de los brazos, la levantaban una y otra vez.
Sonreía recordando lo poco que pesaba; prácticamente una pluma para aquellos dos fornidos y musculados muchachos.
Cuando estuvieron casados, él podía llevarla en brazos por toda la casa, hasta acabar en la piscina los dos, entre arrumacos, pasión y deseo.
¡Qué lejos quedaba ya lo que fue su vida...!
Lo había perdido todo, su trabajo como actor, su familia, sus amigos; a sí mismo y sobre todo a ella.
Ese último viaje le alejó para siempre.
Ajustado el cinturón de seguridad, el avión emprendió su vuelo a ninguna parte. Una explosión, una luz muy fuerte cegó sus ojos, y se acabó.
Ahora vagaba bajo una lluvia que no le mojaba y entre unos charcos que no salpicaban sus pantalones.
Y mientras, ella, bailaba tras un cristal.
10
10comentarios 86 lecturas relato karma: 101

Dolores

Rotura total de los ligamentos de la rodilla.
Quemadura de tercer y hasta cuarto grado.
Cólico Nefrítico.
De muelas u oídos.
Fractura con desplazamiento.
Parto.
Golpe en los testículos.
Cefalea de racimo.
Cáncer de huesos.
Y neuralgia del trigémino.
Dicen los presuntos expertos, que esos son
los mayores, los peores dolores.

A ellos, nunca se les ha roto el corazón.
2
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 13

¿Qué queda de entonces?

Si te nombro
debo arrancar el hilo
cosido a los labios,
poner hierbabuena en mi boca
y dejar que me escueza la herida,
igual que me arden los ojos
de noche,
cuando aparece el pasado
poniendo un pétreo presente
en las pesadillas.

Catorce guerreros se cuadran
al regreso de junio en el calendario.
Recuerdan la rienda que dimos
tan suelta, tan ciega…
a un par de caballos de trote bisoño
pisando relojes de nubes
sin prestar cuidado.
Ignaros románticos fuimos…
¿Qué queda de entonces?
No lo tengo claro.

Quizá sea la nada de aquello
la que nos defina.
Perdida la huella de toda inocencia,
aumentan las canas e igual crece el fango
que pisa mi suela.
Y, entonces, ¿qué queda?

Maletas vacías contienen los sueños
que un día albergamos.
Los viajes, los planes, los hijos,
la casa, la mano cosida a mi mano
en cada paseo…
Ya todo parece la imagen de un barco
que tapa la bruma.
Tu olor se confunde con otros olores
que ya no recuerdo.

¿Qué queda de entonces?
22
16comentarios 110 lecturas versolibre karma: 122
« anterior12345