Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 60, tiempo total: 0.036 segundos rss2

Para cuando regreses

Recordarás el día
en el que conociste en las anclas
la mixtura de la sal
con la corteza de las ostras,
(la mar colmada de tu alimento añil),
el día en el que un pueblo de redes
se convirtió en tus adentros
en habitación bárbara de llagas,
navegación pérfida de fachadas solemnes
y podredumbre sobre su mármol.

Harás memoria de aquella tarde
en la que la voz del matorral
pronunció por vez primera tu nombre,
cuando asentiste a su llamada
con la voluntad enjuta,
abandonaste sin una lágrima la costa,
y ligera,
sembrando de camelias cada paso,
partiste hacia las selvas
apurando tu andar converso.

Tejiste entonces un cesto
con mimbres olvidados por almas funestas,
lo rellenaste de tejidos de ilusiones,
te hiciste costurera,
maestra de lanas y de hilos.

Ahora extiendes en los prados
una enorme sábana blanca
redactada con millares de nombres muertos
para que jamás
nadie les vuelva a prohibir la vida,
elevas con tu aguja el compromiso
de saborear una sonrisa,
derribas la esclavitud de las mordazas
en el amanecer sin fin de tus laderas,
das las gracias por el aire que respiras,
cubres con colores vivos
nuestros muros,
tus espejos.

Cuando regreses a los puertos
susurrarás de nuevo tu nombre;
lo harás al oído
de aquéllos que en su ignorancia
te insultaron,
resquebrajarás sus encuestas falsas
haciéndote presencia
dentro de sus cráneos huecos,
y mirarás al frente,
sonriente,
sin esconder tu rostro.
leer más   
11
4comentarios 77 lecturas versolibre karma: 118

Ikigai

Dime aquello que mirabas
cuando las ondas veías,
cuando,
risueño entre las peñas,
te rodeabas por entero
de su brisa rota,
cuando,
al escuchar las gaviotas,
se disolvía tu desolación
entre la espuma.

Háblame de los grilletes,
desmenuzados,
entre las burbujas blancas
del crujido de tu popa,
háblame de tus cañas,
de tu pesca,
de tu barco.

Cuéntame
de cómo fuiste patrón
sobre la voluntad de tu nave,
y que una marejada turbia
elevó a tu cubierta
el milagro de la inundación
de peces brillantes,
reflejo de paz
en tu tez de salmuera.

Dime que,
cuando se rasgaron tus redes
al rematar la singladura,
fue generosa
la canción de las sirenas.

Cada noche le harás guardia,
sostenido sobre el mar
que antaño navegaste,
a la luz de una casa
dormida en el puerto,
a su ventana azul,
y al zumbido suave
del enjambre de unos remos.
leer más   
6
4comentarios 86 lecturas versolibre karma: 103

Hogar, dulce hogar

Rozo con la punta de los dedos las ramas más altas
que besan el cielo
con la misma dulzura que lo acarician
y lo amansan.
Los pájaros le han declarado la guerra a las nubes
por intentar ponerle un límite a su infinita imaginación.
Y cantan burlones
que son libres y rebeldes,
que ni ellas
ni la peor de las tormentas
podrán jamás atrapar sus alas
sino desearlas,
como se desea la imposibilidad de todo aquello
que no se puede tener.
Y que su única patria
es y siempre será el viento
por ser el único capaz de amar su libertad.
Huele a enero y a tierra mojada.
Me he empapado los pantalones de barro hasta las rodillas,
y he rugido hasta doler la garganta.
La brisa es fresca
y me susurra al oído que me suelte el pelo,
que deje libres a todos mis monstruos,
porque hoy
mi instinto animal
se siente más salvaje y puro que nunca
y es capaz de dejarlos en bragas
en las mil y una batallas
que les proponga el viento.
He abrazado a la luna
con el corazón abierto de par en par,
y sin darme cuenta,
ha llenado sus esquinas de flores
y de toda la belleza y vida que tengo a mi alrededor.
Para que cuando sienta que no soy de ningún sitio,
que el único que me acompaña es el viento,
entienda que mi verdadero techo lo tengo dentro.
Que todo esto forma parte de mi
porque yo soy parte de todo esto.
Y que nunca estaré sola
mientras los pájaros sigan siendo libres y rebeldes,
el suelo, de vez en cuando,
siga oliendo a tierra mojada,
y la luna siga llenándome el pecho de flores mientras duermo,
para que nunca olvide quien soy
ni de donde vengo.
leer más   
9
8comentarios 99 lecturas prosapoetica karma: 89

El sitio de la muerte

Tal vez el sitio de la muerte
no sea un lugar oscuro.
Puede que esté lleno de luz
y que sea, lejos de todo temor,
un lugar apacible y blanco.
Puede que llegue a mí
como una paloma alada de paz
y me rete a seguir
el llamado de lo desconocido.
Entonces, podría ser que cayera
en una alucinación
y encontrara más de lo que espero:
un pedazo de cielo celeste para mí,
una nube de tiempo remoto
que anhelaré volver a tener.
Entonces,
me ahogaré en aguas limpias,
sin miedo,
hundiéndome despacio
hasta desaparecer en la espesura del fondo.
El barro me tomará con sus brazos de tierra,
envolviéndome con su hermoso color.
Puede que el sitio de la muerte
no sea un lugar oscuro,
puede que tú me esperes
y hasta que nos encontremos
tras la inmensidad del mundo.
leer más   
16
9comentarios 130 lecturas versolibre karma: 107

Hoy

Hoy.
Te libro de mis males.
Te libro de los malos momentos.
Te libro de todo lo que fui ayer.

Hoy.
Te ofrezco mi paz.
Te doy mi fe.
Te tiendo mi mano, para caminar junto a vos.
9
4comentarios 49 lecturas versolibre karma: 99

Julio en azul e índigo

Te espero
madrugando sobre brisa de tierra,
escuchando desde el balcón
cómo pronuncias mi nombre
con tu voz de aguas y de cuarzos,
mientras observo
cuánto te pareces al vapor,
siempre diáfana,
elevándote cual bruma,
despertando
sobre el lienzo estrecho de las calles,
empedrándote en pasado.

Mientras el cielo pronuncia
su penúltimo bostezo
nos volvemos risa
con la partida matutina de las jaulas,
de los nidos
y de los nudos mustios,
envueltos en uno más
de nuestros desayunos discretos,
con la digestión
de unos minutos diminutos
ante la mesa azul
de cualquier cantina navegante,
donde las manos
tratarán de contar lo inconfesado.

Alegre
se derrite entre carreras entusiastas
este julio agonizante,
saboreado en la oblea salpicada
por un relato helado de vainilla,
con aroma de presente
en la armonía de los barcos.

Y con el aire en su caparazón
va trazándonos la tarde
decorándola con sal,
una más
de estas tardes de longitud dorada
hacia donde se dirigen nebulosas,
donde la niñez
abre los mares y sus mapas
con fiebre descalza en los pies,
en la entereza desnuda
de unas carcajadas libres.

No te culpas,
ni me culpo,
si nos sentimos cómplices
en el envoltorio inocente
de alguna conversación banal,
o si tras la sombra de nuestras gafas
se ocultan perlas parlanchinas
confiándose secretos
que los labios no deben definir,
no te culpo
cuando compartimos la saliva
en el rescoldo de un cigarro
o nuestros dientes se adhieren,
posesivos,
a la frescura del gajo de un melón
cortado a tientas,
no nos culpamos
de las sonrisas en silencio,
de que se acaricien nuestros hálitos
al acercarnos al oído
confidencias.

La arena nos sincroniza
de nuevo ardientes,
otra vez en la orgía intemporal
del sueño de las olas,
proyectando el pensamiento
hacia la memoria incandescente
contigua al horizonte,
allí donde las huellas de las algas
nos descubren las rompientes
de nuestras voluntades curvilíneas
prestas a escribir versos de fuego,
otra vez
en orgasmo sutil con las palabras,
dictado y prolegómenos
para este amor no consumado.

Si al terminar nuestro julio
nos queda incompleto el abecé
de la alegría cálida,
dejemos,
flotando en la calma de este mar
de plata e índigo
las letras que nos queden pendientes,
flotantes sin ser rima,
prestas a ser recuperadas,
limpias y húmedas,
con redes nuevas
tras once meses de escayola mental,
de la enfermedad del humo
y de la sordera de los zombies
que con su calzado muerto
atraviesan el asfalto.

Nos encontraremos
cuando otro Sol de julio
vuelva a desparramar sobre nosotros
las risas y los desayunos a escondidas,
haciendo versos
con el espacio oculto
entre los restos de este año.
leer más   
5
4comentarios 54 lecturas versolibre karma: 76

El paso

Nace,
el nido es escultura de armas.
Nace en un círculo
con tres rayas dentro.

Cruzo el puente
tomo la mano
armo la ronda
coloreo el cielo
enciendo una chispa en la sombra
esparzo pétalos
concedo la palabra
escucho
siembro esperanza
abro mi pecho,
doy el paso.

Vuela la paloma.




Imagen de Azafranz
16
15comentarios 93 lecturas versolibre karma: 103

A esa gente maravillosa

Fraternal empeño
que atiende y cobija
aquellas manos
que se extienden vacías.

La solidaridad y el aliento
de una tierna mirada,
que necesita abrazar,
besar y acariciar otras vidas
de futuros inciertos.

Y sin pedir nada a cambio
poner el corazón entero,
que sin esperarlo siquiera
de dicha quedará pleno.

Seres de Almas limpias;
solidarios, imprescindibles,
que encadenando historias
de Amor y de Paz,
redimen lo feo y lo zafio
que habita en este mundo.

A esa gente maravillosa…
Gracias por existir.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/08/escribe-tu-relato-de-abril-ii-padre__ange
15
11comentarios 106 lecturas versolibre karma: 113

Soneto. #Siria Guerras Tramp(as)

No hay ni una guerra que se justifique
cuando, detrás de un avión o de un tanque,
hay un asesino a sueldo que arranque
la inocencia consternada - en el dique -
de una avalancha de odio, sin palique,
que borbotea en sangre de un estanque
- que se desborda en terrorismo -, manque
los otros no sepan quién se lo aplique.

No pensemos que Trump es el primero,
porque las Guerras Tramp(as) son putadas
de mentiras y locos de despacho.

Quienes mueven ficha en este tablero,
dejan muertas las vidas saturadas
de quienes ya eran pobres por empacho.
leer más   
13
sin comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 102

Ssssiiiillleeeenciooo....

El silencio muy sutil
esperando tu latir,
marca el tiempo el compás
unido al viento al bailar.

Tac, tac, tac, suenan ya
en la fiesta, al llegar
la cortina y ventanal
haciendo el coro magistral.

El silencio natural
acuna el tiempo al pasar
y la mente nos dirá
cuando la fiesta escuchar.

Tac, tac, tac, suenan ya
después del silencio hablar.
Después de paciente hayar
en el mundo la paz.
leer más   
4
sin comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 50

Medalla de plata

leer más   
6
3comentarios 51 lecturas relato karma: 61

Sin Paz No Hay Nada

SIN PAZ NO HAY NADA

No hay camino para la paz, la paz es el camino.
Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.

Sin paz no hay nada
la paz es el camino
hacia un mundo mejor.

Si todos nos unimos
podremos lograrlo
es cuestión de querer
unirnos en pro de un mundo mejor.

Ahora en estos tiempos
de guerras y dolor
es hora de unirnos
por la paz.

La paz es necesaria
tenemos que entenderlo
de comprender de una vez
que sin ella no hay nada.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
leer más   
13
10comentarios 139 lecturas versolibre karma: 95

Mirada de sauce

Mirada de sauce;

aquella que no es azulada

ni verdeante.



Hay un eterno misterio

que insiste en su gris errante,

es la mirada de sauce:

con sus ramas acuna la tierra,

y por su alma nadie vela.



Pero el gris

es la extorsión

de aquel amor

que sigue buscando su exilio.



Es la mirada de sauce:

alerta y serena,

cuando desea ser eterna en

aura que jamás llega,

y de ahí su ambiguo color:

Persiste la extensa bifurcación

ante el genocidio

que impregna su halo maldito.

Y en ese impasse

debe hallar su paz.



Marisa Béjar.
leer más   
13
8comentarios 107 lecturas versolibre karma: 96

Puedes Ser Tú o Puedo Ser Yo

Puedes ser tú o puedo ser yo
que mira de frente a la vida,
que tiene sueños, ambiciones
metas e ilusiones.

Mujer que veces duerme
llorando de impotencia
pero con el puño cerrado despierta
lista para enfrentarse al mundo.

Entre sueños y añoranzas
a veces taciturna pasa el día
otras riendo caudales de alegría
fantaseando en su futuro.

Puedes ser tú o puedo ser yo

Mujer paloma de la paz
o felina como pantera
mas con los pies en la tierra
que a la vida sabe sacar provecho.

Mujer, madre, hija, amiga
no se rinde y siempre lucha
se llena de fe y esperanza
y cada día trata de ser mejor.

Añora que vengan días mejores,
pero a veces hay zancadillas
muerde el polvo y se levanta
sonríe y espera su tiempo sosegada

De cada flor aprecia los pétalos,
siente el aire, respira profundo
deseosa de saber de su futuro,
tranquila en manos de la vida lo deja.

Pide todos los días a la vida
le regale un remanso de ternura
un oasis de bellas flores
donde su cuerpo y alma descanse.

Por las noches se duerme
mirando las estrellas
rogando a la vida fuerzas
para lograr las cosas que
un día soñó conquistar

Puedes ser tú o puedo ser yo,

Mujer paloma de la paz
a veces aguerrida pantera.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
6comentarios 94 lecturas versolibre karma: 99

Cómeme

Cómeme la pulpa y el secreto,
el excibicionismo y la retórica del injusto,
la doctrina pagana y la mascota
que huyó por cuestiones de animalismo.

Cómeme la idea errónea y sazona
con tu saliba lujuriosa
el fundamentalismo del cuadrado
donde reposan los hados y los dados.

Cómeme sobre una cruz de mármol,
o sobre la superficie estática
de una sociedad podrida
por su falta de tacto.

Cómeme y déjame a cuadros…

Come lo ilegítimo y conviértelo en paz,
come la desidia, la palabra mortal,
degusta mi pseudónimo frustrado,
paladea el tacto que ya no nota crueldades,
mastica dulcemente la chispa
que incendia el ataúd
donde reposa la indecencia.
leer más   
16
4comentarios 146 lecturas versolibre karma: 104

Noche de Paz

La noche quizás debía ser fría, una noche cualquiera de un ordinario día. Pero algo insólito y extraordinario había de ocurrir. Una Luz inusitada, invisible y etérea llenaba el aire. Ovejas y pastores trataban de conciliar el sueño, cobijados bajo un manto pringado de millares de tenues estrellas con sus ojitos entrecerrados. La magia viajaba desde lejanas tierras, cargada de oro, plata y mirra, montada en camellos, con coronas sobre sus cabellos. Un pesebre, alguna vaca y algún buey, y tal vez hasta algún asno despistado serían testigos de un milagro; del Milagro. Un nacimiento profetizado. Un rey, el Rey había de ver la luz imperfecta de nuestro mundo. Una estrella de resplandor alucinante, un niño, un Mesías, un Salvador. La Luz.

Quizás fue otoño,
o tal vez fue un invierno.
Noche de Paz.


@AljndroPoetry / xii-17
leer más   
17
23comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 130

Espíritu de paz

Espíritu de paz
No te escondas entre las sombras
Mira que el pueblo llora
en esta neblina
de insertidunbre
y desesperanza.

Espíritu de paz
penetra aqui en el tiempo
pues tiemblan las almas
en este frío invierno
banderas ondean
y el grito es inquieto.

Perfecta luz
Ilumina bien mi rostro
mira que lo anhelan los latidos
en esta plegaria de labios,
de corazón ante tus ojos.
leer más   
9
3comentarios 115 lecturas versolibre karma: 105

Batahola

Los gritos hervían la calle.
Cacerolas poniendo sus culos
a los mamporros de cucharones.
Abrí el balcón y una batahola
apabulló todos mis sentidos.
La fuerza del ruido frente
al poder de la palabra,
la intimidación contra la sensatez,
la ira expandida, iracunda, mordaz.
Bajo el dintel de la justicia
algazara, el silencio callado.
Armonía quebrada, sangra la paz.
4
sin comentarios 87 lecturas relato karma: 58

Ven

Ven a mis brazos, aquí es tu hogar.
cuando cansado de la vida
de la gente, de la calle
quieras descansar.

Ven a mi alma, aquí es tu paz
cuando el viento azote
la tormenta arrase
y la lluvia empape tu playa.

Ven a mis ojos, ellos son luz
luciérnagas brillantes
que tu sendero alumbren
cuando la noche te alcance.

Ven a mis labios aquí está la fuente
que sacia tu sed,
recobra el aliento
refresca tu ser.

Ven a mi cuerpo, aquí es tu puerto
cuando quieras anclar
y no surcar más
el océano desierto.

Ven amor mío
mi piel es tu abrigo
tu camino y destino
el final de tu día
el principio del mío.
leer más   
8
2comentarios 141 lecturas versolibre karma: 50

Soneto a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos de ese lejano Oriente:
Yo solo pido más para los que menos tienen,
¡Paz!, y ver la cara alegre de un niño sonriente,
y que no tengan que huir los que de allí vienen.

Sanidad excelente y un buen modelo docente,
no más mujeres que por manos machistas mueren,
ni ancianos sin recursos, ni pobre, ni indigente.
Iguales, negro o blanco, de aquí…o de donde fueren.

Políticos honrados, que triunfe la justicia,
proscrita la malicia y conmueva la caricia,
ser valientes, perdonar…y olvidar los rencores.

Envuelto en papel de regalo este alejandrino,
de deseos, sueños, utopías… Y el destino
de ver felices un mundo colmado de amores.
10
2comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 58
« anterior123