Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 13, tiempo total: 0.012 segundos rss2

De frente al sol

Vuelan pájaros de acero
con su carga de dolor...
¿Por qué no levantan vuelo
los pájaros del amor?

Van dejando tras su rastro
los signos de su vileza
y en los ojos de los niños
el llanto de su tristeza.

Hacen retumbar la tierra
llena de sangre y temor,
mientras la gente se llena
de las sombras del horror,

de sentir caer las bombas
y el rugir de los cañones,
mientras al cielo elevan
sus plegarias y oraciones,

suplicando a Dios bendito
socorrerlos en sus penas
y de su patria se vayan
aquellas aves tan negras,

las que con gas envenenan
al humilde pueblo sirio
y las que vienen de fuera
para acentuar su martirio...

¡Ay, que pronto se vayan
esas naves con su furor,
ruega el pueblo de Siria
a las huestes del Señor!

Unamos ya nuestro canto
en un hermoso clamor,
que cese por fin el llanto
y los tiempos del terror...

Alegres jueguen los niños
sin tener ningún temor,
y puedan crecer confiados
mirando de frente al sol.
leer más   
11
3comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 123

Campanas y golondrinas

Me asomo a la ventana. Tarde de primavera. ¿Tópico? Más que eso: mágico.

Revuelos y enredos de aves cálidas, las que gustan de horas de sol arañando el horizonte. Golondrinas, vencejos y gorriones decoran nubes, son la banda sonora de lo placentero, de la sensación de saber que los días se alargan, como los brazos cuando quieren tocar el alma.

Mi pueblo es pequeño. Pero no por eso pierde encanto. Las campanas son como el pregonero de festivales, el que anuncia melodías. Me agitan desde niña, brincan y repican.

Huelo a tardes de abril y mayo. A brotes que salpican de verde el paseo como un cuadro de puntillismo. A mi casa. Mi familia. A las risas que alegran el pecho.

Sabe a vecinos que me han visto crecer. Y que me reconocen cuando vuelvo. Sabe a paseos para ver almendros en flor, los perales llegan luego.

Sabe a campos que revientan de amarillo. A caminos con barro después del aguacero (ya te conozco, mayo).

Suena a chistes entre amigos, a fiestas entre lazos de infancia y a brindis de experiencias en mochilas.

Suena a perros que ladran, a gatos sigilosos que aguardan tras la esquina. Suena a risas de niños, jugando y saboreando sus chucherías.

Sabe al recuerdo de los que ya no están, pero que siempre me acompañan prendidos en estrellas, en recetas de abuelas y cientos de anécdotas.

Vibra. Mi recuerdo es vivo. Mis sentidos se agolpan y me dejo mecer entre geranios y rosas. Entre enredaderas y helechos. Entre olivares y huertas.

Siempre estás conmigo, con tus llanos y cuestas.

A ti, mi pueblo. Mi hogar. Mis golondrinas. Mis partidas y también mis vueltas.
leer más   
6
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 86

De un pueblo serrano

Por la serranía las nieves despuntan
y el sol tibio de la mañana calienta
la suave piel de una niñita sedienta
de juegos y risas, sus ojos preguntan.

Desde cuándo del Tormes, las limpias aguas
pasan por los ojos, románico puente
frías y claras, donde corre corriente
lavaban antaño los paños y enaguas .

Cuando dejaron los señores tan nobles
el castillo castellano abandonado,
como rey de un viejo reino destronado,
sus paredes de piedra, fuertes cual robles.
(a mi pueblo El Barco de Ávila)

Hortensia Márquez - 12.12.2017

Copla Castellana.
ABBA CDDC EFFE - 12 versos de 12 sílabas por verso.
13
2comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 100

Soneto. #LaPuebladelRío

Por la naviera luz de La Barqueta
se abren en brecha los surcos fluviales
y a las veredas, cañadas reales,
llegan piafando trotes de carreta.

Por La Marisma, aguas en la cruceta,
mieses de tornasol, ... de cereales, ...
y espasmos de chorros en los canales
que se ajustan con cintas de agujeta.

Las nubes caen presas de sol y ocaso
en uves de aves que van con retraso
buscando el humedal de La Dehesa.

Pinares y Encinares,... ... ..., Río al paso,... .
Mimbres,... ... ... ... . Y aromas que duermen, al raso,
en las Cinco Riuelas que atraviesa.
leer más   
5
sin comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 61

Primavera a Miguel Hernández

Primavera que no llega,
primavera que se esconde
entre rosas y claveles
vuelan moscas de muerte.
El invierno se marcha,
la primavera no vuelve
y aparece el verano ardiente
de alto sol y voz temprana.
¿Dónde estás primavera?
Fuiste arrastrada y te perdiste
bajo cálidas olas,
¿dónde te fuiste,
por qué no vuelves primavera?

Primavera que no llega,
primavera que se esconde
¿Dónde estás primavera?
las golondrinas te cantan
y lloran tu ida con pena
¿dónde está la flor y la abeja,
dónde el trueno de tu garganta,
dónde descansa la lluvia y la tormenta?

¡Vuelve primavera!
para sembrar en tu pecho el verde,
para traer los colores a tu vientre,
para llevar el agua entre tus venas.
¡Vuelve primavera!
Con tus alas azabaches y tus labios,
con tu garganta y sus páramos
con tus ojos abiertos de tierra.

¿Por qué no me oyes?
Primavera, tinta de roca y cielo,
escrita con la mano del cabrero
en la frente de los nombres
que defendieron tu pecho
en la flor de una trinchera
y en el viento de tu primavera
de mendrugos y olivares cubierto.

Primavera que no llega,
primavera que se esconde
en el borde de tu nombre,
altivo y jornalero, poeta.

Miguel y su flor nacieron
en la brisa torrencial de los brazos
y fueron en el borde de la luna acunados
y fue su voz, la voz de los vientos,
de los vientos del pueblo.
Miguel y su flor, la trinchera
caminaron juntos por la senda de la estrella
y encontraron la sílaba de su cuerpo
atada a la desgracia de su bandera.
Miguel y su flor, la tierra,
roja la sangre de su pecho,
rojo el corazón de su pueblo,
rojo su puño y rojo su desvelo,
roja su primavera y roja su luna.
Miguel y su flor, retumba
el metal bajo la arena
y el dolor de su mirada abierta
en el agujero que abre nuestra luna.
Miguel y su flor, bajo la sombra
de una noche que no espera
un alba tras su noche ciega
donde el olvido habita de roca
y blanca espuma de arena.

¿Dónde estás primavera?
Qué ya no puedo recordar tu esperanza,
qué solo puedo conocer tu desgarrada
sangre sobre la perforada tierra,
sin poner más nombres en su cuna,
que el nombre de la desgracia
de todos a los que les arrancaron la luna
con el pecho abierto y el cielo cerrado
en su boca y en sus labios.
¿Dónde te fuiste,
por qué no vuelves primavera?
¿dónde está tu cuerpo y tu agrado,
dónde está el amor de tu regazo,
dónde está la vida y la pradera?
¿Dónde?

¡Vuelve primavera!
Ninguno de los vivos te llama,
salvo los esclavos que te aman,
ahora que solo los muertos te recuerdan
¡Vuelve primavera!
De Miguel viniste, a galope y desangrada,
Desde su vientre, a golpes de garganta,
una voz en la trinchera,
un compañero en nuestra mirada,
atado y eterno al pueblo y a la sierra,
una primavera y un camarada,
que vive porque no ha de encontrar la muerte,
sino la eterna vida del poeta
qué es hombre y primavera,
qué es viento y compañera,
qué es poesía y trinchera.

¡Vuelve a nuestra voz, primavera!
6
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 74

Mi pueblo

Paseando por la vera,
sintiendo todo su fresco,
de las aguas del Eresma,
que discurren hasta el Duero.

Caminando en la alameda,
por esa tierra de albero,
donde allende sedujera
entre caricias y besos.

Con mis manos inexpertas,
con unos labios sedientos,
con una mirada ingenua
pero el corazón intenso.

Serpenteando la ribera
que me lleva hasta mi pueblo,
los pinos y las choperas
son escoltas del sendero.

Y los rebaños de ovejas,
forman parte del cortejo
esto es señal que estoy cerca,
esto es señal que ya llego.

Donde las campanas templan
cuando miro hacia el cielo,
repicando las cigüeñas
en la iglesia y los aleros.

Sus rincones, sus callejas,
aquellas donde regreso,
testigos de peripecias,
cómplices de mis secretos.

Evocando las escenas,
del cajón de los recuerdos,
recuerdos en color sepia
tan presentes como añejos.

Todo lo aprendí en su escuela,
que tuve buenos maestros,
y los amigos que juegan,
compartiendo mis recreos.

Han labrado en las canteras,
esforzados pizarreros,
sobre una base de piedra,
la dureza de su sello.

Y sobre esta tierra yerma,
plagada de sentimientos,
quiero mi casa perpetua,
donde habite mi recuerdo.

Y que me den en su iglesia,
el último sacramento,
y que se alegre la pena
porque me quedo en mi pueblo.

Y que cierren la puerta
de la entrada al cementerio,
y que queden cuando muera,
junto a los huesos, mis sueños.

Cantando estoy a mi tierra
temblando porque la quiero,
como si fuera un poeta,
que la ama…como a sus versos.
15
sin comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 46

Hombre oscuro

Hombre oscuro,
sombra en las sombras,
bruma de las olas,
murmullo del viento,
plack, de las hojas al chocar,
bella mariposa,
que no hace ruido al volar.
Existo sin existir,
bien del mal,
luz en la ocuridad,

Corazón:
negro, como el carbón,

Alma:
Brillante, como el sol.
-Que dulce contradicción.-

¿Mi camino?
Sin principio ni final.
Yo soy mi pueblo,
soy mis amigos,
solos yo y me destino.
Darkman, ese, es mi sino
y la lucha es mi camino.
leer más   
11
2comentarios 77 lecturas versolibre karma: 61

Timotes Timotes

El brillo y sonido de los llanos,
sembrando en poblados
relatos de espantos.

¡Timotes! ¡Timotes!
gritan los borrachos, asustados
por las luciérnagas que iluminan
el sendero de las maravillas andinas.

Tierra santa,
tierra andina,
tierra de poderosas maravillas.

¡Timotes! ¡Timotes!
gritan los recién llegados,
¡Cuidado novatos!
No se pierdan en los llanos
antes del ocaso,
no querrán transitar por donde pasa
el Silbón con su saco,
o peor aun, la llorona con su vestido
blanco y su cabello largo.
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 47

Pasaje Casual #2

Y aunque me vaya 100 veces de este pueblo
siempre regresare otras 102
sin palabras,
sin sonrisa,
caminando en tu recuerdo.

-R. Vela.
leer más   
2
sin comentarios 56 lecturas versolibre karma: 23

Explota/Ilumina

Antes de apagarte, explota: me dijo el Sol esta mañana cuando salía de mi casa.
Y yo solo pensaba en explotar mientras caminaba
escuchando una orquesta de autos que con el claxon
creaban una sinfonía de queja y de protesta, porque la vida es muy corta como para espera que otro pase primero.
Mejor que exploten
Antes de apagarte, vuela. Pienso en que algún día tendré el tiempo suficiente de sentarme en la banca de un parque y alimentar a las palomas, ahora sólo
tengo que correr para llegar "a tiempo" a todas partes
y me conformo con verlas en el cielo volando.
Mejor vuelo.
Antes de apagarte, incendia. Amar es provocar un incendio. Ama hasta quemarte, ama hasta asfixiarte, ama hasta sangrarte, ama hasta fundirte con el universo.
Ama hasta encontrarte.
Ama hasta incendiarte.
Antes de apagarte brilla.
Antes de apagarte vibra
Antes de apagarte suspira.
Antes de apagarte, late corazón gigante.
Antes de apagarte, explota.
Como el sol hace todos los días. Ilumina todo aunque estés solo.
Ilumina todo antes de apagarte.
Y cuando explotes habrás creado universos... para existir otra vez.


*Giovanny Non Grato
Poema del nuevo fanzine "Hikari" de Ediciones Diente de León***
3
4comentarios 33 lecturas versolibre karma: 37