Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 22, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Farewell, proud world!

Farewell, proud world!
I'm going home,
a terrible festival of dead leaves,
the last shelter of trees that talk quietly among themselves,
as a refugee.

Hunger into madness,
shrinking forests,
thunder harsh and dry,
gleams and glooms.

I travel by your side,
you lead me through a dark hope,
hope beyond hope.
Waiting for someone to show me the way.

Through the waves and the barbed wire,
one of us is sobbing.
You and I will never see again.
Who knows when you'll be dead.

Lines I'm writing for the last time.
Nothing else
have I to give you,
but respect.

Farewell, proud world!
I'm going home,
a terrible festival of dead leaves,
the last shelter of trees that talk quietly among themselves,
as a refugee.
4
sin comentarios 35 lecturas english karma: 35

Migrantes


@AljndroPoetry @MiguelAdame & @Malulita_


¿Es que te molesta acaso el color de mi bandera
el color de mi tierra o el color de mi piel?
¿O el que viva en una tierra prestada?
¡Tu rincón del mundo, le dices!
¿Acaso no es el planeta entero
un regalo para la humanidad toda?

Mochila al hombro emigré al norte
pionero con esperanza que dejé el pasado
por el sueño dorado, las calles de lodo y techos de paja
la guerra, ella quedó atrás en un martirio pasado.

Sé que es muy triste estar lejos de la patria
muy lejos de los seres queridos,
sé que con nostalgia recuerdo los llanos,
atrás quedaron praderas, montañas y playas;
el terruño donde había nacido.

Los años en la distancia nunca se olvidan
los padres, los hijos la sangre querida
mis manos son huella del esfuerzo trazado
vale la pena ante un sol iluminado
vivo con fe todos los días luchando.

Partí con esperanza
a un país que hoy me acoge
refugio seguro encontré en sus brazos
como aquel de una madre cuando arropa a su hijo
la tierra volverá a ser nueva patria.

Tengo el corazón partido entre dos tierras:
la que me vió nacer y crecer,
la tierra de mis padres y antepasados;
y la tierra que ahora me ve desfallecer,
ante la injusticia, ante la discriminación,
ante los ataques infundados.

Tu tierra es mi tierra en la que el cielo nos cubre con su manto
mi piel es morena, pero no más indigna
que el sentir el sol y respirar esos cielos
plegados de aves que vuelan con sus alas
libres de las cadenas del ego.

Y me llaman extranjero, no entienden
que no busco contienda que defiendo el honor
en estas tierras trabajando, así voy honrando
a mi gente a mi patria.
Mi corazón lleva el color de tu bandera
y por mi sangre corre la de mi país.

Y con el sudor de mi frente
gotas rojas de sacrificio bombea mi corazón,
engrandezco estas tierras tanto como tú;
con mi trabajo honrado,
con mi actuar honesto,
día a día me gano el pan y el derecho
de llamar a este terruño, país mío.
================================
Mesa compartida
@AljndroPoetry @MiguelAdame & @Malulita_
leer más   
24
20comentarios 192 lecturas versolibre karma: 109

Los refugiables

Hay niños con ojos de escarpelo
-como de acero azulado-
y hay hombres con manos de escofina
-como de lija azabache-
que escarpan
       sueños
           en el horizonte
-sin saber que solo son
           comida para peces-.


concursorefugio
20
9comentarios 87 lecturas versolibre karma: 124

Se rompen los ojos

Dónde huir cuando en el mar habitan bestias y en la tierra monstruos
cómo explicarte que en mi viaje se va secando mi raíz
hasta dejar de saber quién soy, hasta romper mi identidad.
Que me duele la boca por no hablar mi lengua
que se me rompen los ojos de inventar horizontes entre tanta mierda.
Cómo explicarte que este mundo invierte más en que odies, que en que comprendas
cómo explicarte que me siento culpable por estar vivo
cuando los que estaban a mi lado cayeron
y ahora puedo correr y corro.
Corro porque mataron a mi novio por ser homosexual.
Corro porque explotó una bomba siempre fabricada en Occidente.
Corro porque me querían casar a la fuerza.
Corro porque los militares venían a por mí.
Y ahora me convierto en un despojo cuando la policía me trata como tal
me convierto en mercancía cuando las leyes me convierten es eso.
Y maldigo a los hipócritas que ahora se rasgan las vestiduras
pero antes legalizaron las devoluciones en caliente, mantienen los CIE
y callan y callaron cuando en Ceuta, quince inmigrantes murieron
entre balazos de goma de la guardia civil mientras intentaban nadar hasta la orilla.
Algún día la historia juzgará nuestro silencio y nuestras vallas
Y las nuevas generaciones preguntarán por qué no hicimos nada.
13
4comentarios 83 lecturas versolibre karma: 118

Cambia el flujo y otra vez a la contra

El vértigo de mi aliento al tuyo.
Las lágrimas derramadas
son de tristeza y no de rabia.
Ya no odio todo lo que construyo,

no me sienta como una cárcel el mundo
y la salida fácil es la misma entrada.
El vacío del pecho se cambia con la asfixia
que mi cuello sufrió entre los muros

de la cárcel donde soy preso y carcelero
adónde busqué para mí un refugio
que no encontré y fue solamente veneno

en un cristal opaco que se volvió turbio.
Ya no tiro por la borda todos mis remos
aunque no se pueda ir en contra del Danubio.
3
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 33

Tu sombra en silencio

Contemplo a la luz del fuego,
tu perfil dormido,
sombra cimbreante.

En la vigilia de tu éxodo
en pos de una nueva vida
o muerte.

Tu sombra,
compañera de viaje,
también me abandonará.

Con un tizón,
trazo el contorno de tu sombra
que me abrazará
cuando tú no estés,
en silencio.
14
4comentarios 390 lecturas versolibre karma: 78

El árbol de la solidaridad

No amanece para los desposeídos,
para los refugiados.
Mientras tú anocheces.

Libres en la oscuridad del mundo.
Libres en las pantallas del móvil,
hasta que se apagan.

Desnortados ellos, por miedo.
Envilecidos nosotros, por ignorancia.
No todos.

Tropezamos en el bosque del camino:
religiones,
banderas,
fronteras,
fanatismos.

El árbol de la caridad
de hoja caduca y espinas en el tronco
crece de arriba a abajo,
sin cambios.

El árbol de la solidaridad
de hoja perenne y semilla generosa
es horizontal,
sigue dando fruto.
10
sin comentarios 127 lecturas versolibre karma: 93

Mi luz

Eres mi luz cuando destellan estrellas y yo sé que eres tú eres la única que puede salvarme.
Eres mi luz, y no solo en la oscuridad.
Eres mi luz cuando pienso en eternidades,
y, también, cuando pienso en toda una vida.
Pero no solo eres luz, eres refugio…
y ahí, en mi hogar lleno de luz,
es dónde quiero permanecer durante toda mi vida.
leer más   
7
sin comentarios 71 lecturas versolibre karma: 77

Mi azotea limeña

Amo ese pequeño espacio
donde empieza el cielo,
que me acerca a las estrellas
y me aleja de las veredas
y su olor a fierro y cemento.
Un mirador desde donde
puedo otear el horizonte
y ver aún trozos de mar
entre las torres invasivas.
Donde puedo pisar firme y volar,
por sobre los techos de la ciudad,
donde puedo rodearme de plantas,
y escuchar entremezclados
los ruidos de la sociedad.
Donde puedo apreciar
el paso irremediable del día,
el atardecer rojizo del otoño,
la iluminada noche limeña,
su consistente amanecer gris.
Y en un hermoso día soleado
escuchar el canto de las aves,
que pasan raudas ante mis ojos,
aleteando con sonora ansiedad.
Un lugar, en suma, como un refugio,
donde puedo escapar un momento
al mundanal llano y sus miserias,
y subir a pensar en unos versos,
éstos mismos
que ahora estoy escribiendo…
leer más   
9
sin comentarios 115 lecturas versolibre karma: 73

Mi refugio seguro eres tú

Mi refugio seguro eres tú
cuando el viento sopla con una fuerza
descomunal que arranca de sus entrañas
a las raíces más profundas.

Mi refugio seguro eres tú
cuando la única salida a un clamor de desasosiego
no encuentra buen puerto en donde atracar.

Mi refugio seguro eres tú
cuando la oscuridad va ganando terreno
llenándome de temores fríos
que desgarran en la soledad.

Mi refugio seguro eres tú
cuando la muerte enferma la carne
hasta consumir la última esperanza de amor.

Mi refugio seguro eres tú
cuando la misma luz te da la espalda
y no encuentras la salida que te libre del terror
de vivir con el alma en vilo.

Mi refugio seguro eres tú
cuando no existe ninguna mano segura
que te sujete del precipicio de la calamidad

Mi refugio seguro eres tú
cuando los años se acumulan inquietos
llevando la cuenta de todas las primaveras
que pudiste bailar bajo el sol y lo no hiciste.

Mi refugio seguro eres tú
porque existe tu luz cuando yo mismo
he perdido la fe en mis propias enseñanzas.

Mi refugio seguro eres tú
solo aspiro a no perder el último aliento
que me mantiene con la esperanza
de que aún existe para mí un pequeño
hueco de porvenir para poder ganar.
11
3comentarios 221 lecturas versolibre karma: 85

Tasalomanía

Ven...
Con tus besos de espuma,
con el susurro de la luna
que te hace crecer,
manto que ahoga las penas
que dejo posadas sobre mis pies.

Mira, y dime lo que ves.
Albergo un canto de sirenas,
un arrecife melancólico
y algún atardecer.
Nada extraordinario,
ya lo ves.

Para aprender a perdonarme
te robé muchas olas,
[Sí, ya lo sé...]
pero sigues ahí para abrazarme.
Despacio...
en un sinfín de vaivenes,
dejaré el salitre en la herida
abierta y viva como una playa.
No podrá cerrarse nunca,
[lo sé... ]
pero es mágico sentir
la sal bravía de tu sangre
mezclándose con mi sangre,
y así, querido mío,
soy océano por un instante.
leer más   
16
27comentarios 133 lecturas versolibre karma: 78

Haiku al Mare Mortum I

Rumor de olas,
campanadas a muerte.
Almas sin vida
10
sin comentarios 149 lecturas versoclasico karma: 71

Amanece Europa, Europa oscura

INTRO

Empieza el día,
un nuevo día.
Vuelve a salir el sol
y las nubes.

Amanece Europa, Europa oscura.

Empieza el día
en la tierra empapada en sangre de siglos.
Demasiada sangre para tan poca tierra.
Alquitrán no es tierra.

Amanece Europa, Europa oscura.

Guerras mundiales, española,
Primavera de Praga, Mayo francés,
Balcanes, Chechenia, Grecia, Tarajal, ...
Mare Mortum: mortaja azul estrellada.

Amanece Europa, Europa oscura.

Primavera árabe,
invierno de sangre,
esperanza,
traición.

Amanece Europa, Europa oscura.

‘Miré al mar podrido
y de él aparté los ojos;
miré la cubierta podrida,
y allí los hombres muertos descansaban.'*

LA HUIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

Huyen para encontrarnos,
huimos y no nos encontramos.
Su presencia, nuestra ausencia.
Su suerte, nuestra muerte.

Amanece Europa, Europa oscura.

Angustiados,
asustados del porvenir,
desalojados del presente,
¿de 'nuestra' casa?

Amanece Europa, Europa oscura.

Viento frío tras sus nucas,
brisa gélida a la llegada.
¿Quién eres tú, Europa,
para decidir su destino?

Amanece Europa, Europa oscura.


'Cerré los párpados y cerrados los mantuve,
y sus globos latían como pulsos;
porque el cielo y el mar y el mar y el cielo
yacían como un peso sobre mis ojos cansados,
y los muertos estaban a mis pies.'*

EL VIAJE

Amanece Europa, Europa oscura.


La sórdida luz de la mañana ilumina
rostros sin ojos y sin boca,
rostros que nos miran y preguntan,
rostros sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Esa temprana luz refleja en el Mediterráneo
momentos oscuros de vida,
luminosos como el sol.
¿No temes la oscuridad?

Amanece Europa, Europa oscura.

El tranquilo murmullo del mar distante
nos habla de tu silencio culpable.
Tripulación espectral
al albur de ninguna brisa.

Amanece Europa, Europa oscura.

'De sus miembros se deshacía el sudor helado,
no estaban podridos ni olían:
la mirada con que me miraban
nunca se desvanecía.’*

LA MUERTE

Amanece Europa, Europa oscura.

El cadáver y ella buscan la costa
en el océano sin brisa.
¡Si ella supiese qué camino tomar!
Él, sí.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ella grita
sangre y dolor
desde el útero.
Sordo eco de las olas.

Amanece Europa, Europa oscura.

La luna escupe una mínima luz
que impregna en silencio la inmóvil estela.
Ella se aferra al cuerpo del niño muerto; él llora.
Iluminados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Los niños se ahogan
con ojos abiertos de inocencia;
Tú, Europa, observas
con ojos cerrados de vergüenza.

Amanece Europa, Europa oscura.

¡Tantos hombres y mujeres!
¡Tanta hermosura vibrante!
Muertos bajo el lastre
de la esperanza y promesas incumplidas.


Amanece Europa, Europa oscura.

'Desperté y navegábamos,
como con buen tiempo:
era de noche, noche calmada, la luna estaba alta,
y todos los muertos juntos seguían.'*

LA LLEGADA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la playa del Tarajal
cada brazada entre las olas
difumina la esperanza
asesinada por disparos de pelotas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ignoras el cuerpo blanco de mujer escupida en la arena,
lamentas las lágrimas de hombre en la playa, vacío,
cantas nanas a niños gaseados,
robas bebés recién llegados.


Amanece Europa, Europa oscura.

En las afiladas concertinas
bañadas en sangre
cuelgas llorando, habibi,
frente al campo de golf marca España.

Amanece Europa, Europa oscura.


'Todos seguían juntos en la cubierta,
y mejor hubieran estado en un calabozo sepulcral:
y todos me clavaban con sus ojos de piedra,
que a la luna brillaban.'*

ECOEUROPA


Amanece Europa, Europa oscura.

Ni viva ni muerta.
Oscuro recuerdo de lo que fuiste.
Ruinas de ti misma.
Campo santo amurallado, vallado, alambrado.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ecoeuropa.
Ecomuertes recicladas en el Mare Mortum.
Arbeit macht frei. Take Back Control. On est chez nous.
Economía.

Amanece Europa, Europa oscura.

El coste de la vida
sube y sube.
El valor de la vida
baja y baja.

Amanece Europa, Europa oscura.

El pirata financiero os vende, nos vende
cada vez más caro.
El pirata multinacional os compra, nos compra
cada vez más barato.

Amanece Europa, Europa oscura.

Recién llegados con derecho solo al eco de su voz.
Retórica europea de solidaridad
marchita.
I+D: Indiferencia y desprecio.


Amanece Europa, Europa oscura.


Tierra de cenizas y escombros,
sangre y lágrimas bajo la arena
para no ser vistas.
¡Apaga el televisor!

Amanece Europa, Europa oscura.

Alambres de espino
construyen nuestro futuro: la hipoteca
marcan nuestro territorio: prohibido el paso
señalan nuestro nicho: propiedad privada.

Amanece Europa, Europa oscura.

La Europa de los judíos, maricones y gitanos gaseados
ahora
es
la Europa de los ahogados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa,
asfixiada y sofocada
por tus propios desperdicios eco-ideológicos
y el hedor de tus muertos.

Amanece Europa, Europa oscura.

Invisibles
que luchan por sobrevivir
y les niegas
su condición de personas.


Amanece Europa, Europa oscura.

Europa hipócrita,
Europa cobarde,
Europa traidora,
podrida de melancolía.

Amanece Europa, Europa oscura.


La solidaridad europea
no descubre, encubre;
no revela, esconde.
Eco-engaña dentro y fuera.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa blanca
que escupe a los que llegan.
Europa que bosteza
mirando hacia otro lado.

Amanece Europa, Europa oscura.

El exterminio no es solo del cuerpo,
sino del pensamiento,
de la conciencia,
del alma.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa estiércol de una nueva cosecha
abonada con sangre.
Cruces de huesos y lápidas de chalecos
sobre la arena de las playas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, sombra de muerte,
grito de silencio,
hogar de muertos vivientes,
dóciles consumidores de nuestra desaparición.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, ecosupermercado light.
Europa, puta compartida.
Europa, rotonda de muerte.
Europa, ecocementerio.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa sin norte,
Europa sin rumbo,
Europa sin vida,
Europa sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa marchita,
Europa espejismo,
Europa preñada de sangre,
boca putrefacta desdentada.

Amanece Europa, Europa oscura.

A pesar de tus remiendos,
las costuras del chaleco de fuerza
en el que estás embutida
saltan por los aires.


DESPEDIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la noche oscura de lo humano,
amanece Europa,
Europa oscura.
Europa, no en mi nombre.

Amanece Europa, Europa oscura.


estás
anocheciendo.
¡Amanece en las páginas de tus recuerdos!

Amanece Europa, Europa oscura.

Donde solo expresan seguridad
los fanáticos.
¿Somos los humanos un error de Dios?
¿Es esta la Europa que queremos?




*Samuel T. Coleridge, Balada del viejo marinero, Visor de poesía, trad. de J.M.Martín Triana

(Tras la lectura de “La Noche de Europa” de Dionisio Cañas, Amargord Ed. 2017)
leer más   
10
2comentarios 193 lecturas versolibre karma: 59

Sin refugio

En caballos de espuma
navegaba mi niño.
En caballos de agua
con las crines heladas.
Nadie viene a arroparlo.
Nadie le enciende un cirio.
Otros niños vendrán
frescos como los lirios
cabalgando en la espuma
removiendo las almas
a la luz de la luna.
leer más   
17
4comentarios 415 lecturas versoclasico karma: 44

Europa oscura

La mañana refleja en el Mediterráneo
momentos oscuros de vida,
luminosos como el sol.

Europa, ¿no temes la oscuridad?

La luna escupe una mínima luz:
ella se aferra al cuerpo del niño muerto; él llora.
Iluminados.
11
4comentarios 206 lecturas versolibre karma: 48

La foto que nos escupe a la cara

En enero de 2015, el fotógrafo turco Osman Sağırlı publicó la foto de una niña de cuatro años llamada Hudea en el diario Türkiye. La imagen fue tomada en el campo de refugiados de Atmeh, en Siria, en diciembre de 2014.
Tras un trayecto de unos 150 kilómetros, Hudea había llegado desde Hama, donde vivía con su madre y dos hermanos, al campamento que queda a unos 10 kilómetros de la frontera con Turquía. Aquí tenéis la información completa.
Mientras miro esta foto, tengo reciente la lectura del libro Understanding a Photograph de John Berger.

“La fotografía es para mí el impulso espontáneo correspondiente a una atención visual perpetua que capta el instante y su eternidad”, decía Henri Cartier-Bresson, uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX, destaca Berger en su libro.

Las fotos sin 'aditivos', la mayor parte de las veces ya substituyen a la palabra como testimonio inmediato de un acontecimiento, incluso a la memoria. A diferencia del ojo, las fotos no nos permiten olvidarnos de lo que hemos visto, son un incordio, son la parte de la memoria que podríamos calificar como 'mosca cojonera'. Nos siguen mostrando la realidad desnuda con una tozudez implacable. La interpretación es nuestra.

Hudea, en esta foto, te está mirando, fíjate bien en sus ojos, en sus labios, en sus manos. Mírala nuevamente antes de seguir leyendo. Unos ojos que transmiten miedo, unos labios apretados que transmiten terror, quizás incluso en ese momento, se está haciendo pipí. ¿Y los puños? Ahí quizás guarda el drama del momento por el que está pasando, la rabia que siente hacia ti que la estás mirando mientras se pregunta: ¿Qué pasa si este momento presente reflejado en la fotografía se extiende hasta el infinito?

La fotografía suele ser un recuerdo de un instante de vida vivido. No creo que lo sea en este caso, más bien parece ser un instante de vida sufrido. Esta foto refleja la agonía de una sociedad, y no me refiero a la sociedad que solicita refugio, me refiero a nuestra sociedad europea occidental.

La simplicidad de la foto de Sagirli nos muestra a una niña inocente, Hudea, con los brazos en alto mordiéndose los labios aterrorizada ante lo que ella creía que era un arma: la cámara fotográfica. A esa edad, la reacción lógica habría sido que hubiera salido corriendo y no lo hizo. El terror del momento la paralizó. ¿Qué no habrán visto esos ojos para que Hudea no reaccione como una niña?

Las fotos y reportajes televisivos del drama por el que están pasando centenares de miles de personas refugiadas en los medios de comunicación han conseguido anestesiar a un sector de la población ante esta terrible realidad. Los diarios se han dado cuenta y ya no las publican tanto, bien porque creen que sus lectores ya son conscientes y no quieren hacerles pasar por el mal trago de echarles en cara la cruda realidad a través de unas fotos tomadas a dos horas de avión de donde se están tomando un café, o porque creen que los lectores ya están curados de espanto: hipocresía o cinismo.

Algunas personas, al ver este tipo de fotografías se desesperan, otras nos indignamos. La desesperación no sirve para nada, la indignación exige acción.

Algunos jóvenes refugiados buscan la vía de salida entre los efluvios de la cola esnifada, ellas fregando escaleras. Ellos forzados a ser mano de obra barata, ellas a abrirse de piernas. Y los viejos, fantasmas invisibles vagando por las calles de 'nuestras' ciudades reciclando 'nuestra' basura.

Esto sí que es obsolescencia programada... por el club Bilderberg.

Hudea es una víctima más de 'nuestra' guerra iniciada por los políticos que 'nosotros' hemos elegido. Una nueva (vieja por repetida) víctima colateral para mantener 'nuestro' statuo quo. Las manos que introdujeron la papeleta en la urna son corresponsables de la situación de Hudea, están manchadas de sangre; las que ni siquiera tocaron la papeleta, apretaron el gatillo.

La rabia, la incomprensión, la impotencia, la injusticia, la solidaridad de unos pocos, la ingenuidad y la imaginación son corazas que unas sobre las otras evitan que muchas personas refugiadas mueran de frío o ahogadas en el Mediterráneo.

No debemos olvidar la cara de Hudea porque lo que se olvida, se abandona, se deja atrás y aquello que se recuerda se salva del vacío, de la nada, de la no-existencia. Al menos eso, se lo debemos.

La imagen de Hudea simplemente pone en evidencia la condición humana, sin acusar a nadie nos acusa a todos: nos escupe a la cara.
10
1comentarios 152 lecturas relato karma: 63

Sobrevivir al sistema

Atravesar
lunas violetas
dedales
que han bordado
toda una generación
hacerse
trizas bosque
el beso lánguido.

Llamaradas
oscuridad vértice
tacto planta
el ejército
de hijas solteras
cupones de descuentos
zapatos en fila
asientos vacíos
beben del amor hiena.

Seremos
leopardos de nieve
listos para
devorar
hasta los últimos huesos
de todos aquellos
pájaros con alas torcidas.
12
1comentarios 103 lecturas versolibre karma: 56

Escupir poemas

He empezado a escupir poemas
a la misma velocidad
que dejaba de creer en el mundo.



5 septiembre 2015
3
1comentarios 158 lecturas versolibre karma: 24

Mi último refugio seguro de esperanza

En que debo de refugiarme cuando se acabe la última esperanza.
Que aroma debo tomar del cielo cuando el amor no sea lo suficiente fuerte como para aguantar el fuerte tirón del enemigo.

Que carajos hago con un sorbete de melancolía que se aferra con mucha nostalgia.

Como me levanto otra vez después de estar convencido de que no volvería a caer de nuevo.

Como encuentro la paz en un corazón abatido.
Si lo he intentado todo sin ningún resultado positivo.

Quien me consolará a mí cuando se supone que soy la vanguardia en el centro de la ultima batalla.

Como trasformo la rabia y la tristeza en más que un sentimiento de impotencia.

Como me sentiré fuerte si muy de cerca he sido herido.

Como seguir luchando por mis sueños si solo son un montón de buenos motivos sin ningún éxito conseguido.

Cómo recuperar el tiempo perdido.
Si no puedo evitar que los ojos tristes acompañen a un semblante cabizbajo.

Como sonreír si la herida que sangra poco a poco acabará con lo último que todavía queda.

En que debo de refugiarme cuando se acabe la última esperanza.
Que debo de decir cuando ya no me quedan palabras que convenzan al tiempo.

Como mirar a las flores que tanto me gustan si ya no percibo su aroma que cautiva.

Es triste ver cómo las cosas simplemente suceden sin ningún remedio.
Es muy desconsolador sentir dolor en donde se debería sentir solo alivio.

Quien me acompañará en la soledad que sigue a la derrota.
En ella quiero un amanecer contigo.
Porque eres mi última guarida segura en esta hora de fuerte frustración y martirio.

No importa si no vencemos con la fuerza de un volcán que escupe con la fuerza que nace en su interior y estalla cubriendo todo lo que encuentra.
No te rindas ahora.
Porque yo pelearé contigo la última batalla.
Y seremos refugio seguro en la última esperanza.


Poesía
Miguel Adame Vazquez
28/01/2017.
3
sin comentarios 239 lecturas versolibre karma: 29
« anterior12