Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 42, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Tatuaje

Cobija mi mente tu sonrisa,
tu semblante en mis ojos grabado,
cincelada en mi retina
tu mirada se ha quedado.

Los besos con el fuego y con lacre,
con tus tiernos labios has sellado,
son caricias de tu boca
y cariño derramado.

Permanece incrustada en el alma
la huella de un amor eternizado,
y, en mi rostro, el hondo surco,
del sollozo emocionado.

Adorno, hijo mío, con tu nombre,
y el emblema infinito pintado,
mi piel con sangre y con tinta,
con todo mi amor tatuado.
12
4comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 101

Tensión sexual, no resuelta

El aire está inflamado,
espeso y sofocante,
tensiones y deseos,
ambiente delirante.

Se rozan nuestros cuerpos,
instante electrizante,
cuando la piel se eriza
y el rostro está radiante.

Responde a mi mirada
la tuya provocante,
a tus ojos esquivos
los míos penetrantes.

Mi corazón vibrando,
tu aliento jadeante,
mi cara sonrojada,
tu pecho palpitante.

Ambos lo deseábamos,
vernos era excitante,
más por algún motivo,
fuimos titubeantes.

Esa tensión sexual,
la tragedia insinuante,
pendiente quedó un día,
triste mudó el semblante.

Querías seducirme,
yo, que fueses mi amante,
¿si aún lo deseamos,
por qué estamos distantes?
19
13comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 121

El arte

El arte es expresión bella de amor
de libertad, virtud y humanidad
plasmando cual espejo la verdad
dentro del universo del autor

La gran creatividad del escritor
que nos evade de la realidad
la contemplación como una deidad
de los trazos sublimes del pintor

El arte nos despierta la emoción
al admirar absortos su belleza
sintiendo una total liberación

Testimonio vital de su pureza
que intenta conseguir la perfección
de la esencia de la naturaleza
leer más   
5
sin comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 83

Bailarina

En su cuerpo se encuentra la belleza
expresada con técnica maestra
que con fervor y amor siempre demuestra
en sus sutiles pasos con destreza

Emociona su entrega desbordada
de pasiones en cada movimiento
tan suaves y ligeros como el viento
pues su bella visión deja prendada

Le acompaña la música gloriosa
formando una simbiosis excelente
que la enaltece como semidiosa

Su originalidad surge patente
como un halo de luz tan misteriosa
que la hacen totalmente diferente.
leer más   
17
6comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 93

Devuélveme la memoria

Extravió la mirada en el abismo
sus ojos delataban sufrimiento
sinceros sin atisbo de cinismo
pero con un velado sentimiento
pudiendo presagiar el fatalismo
de un destino voluble como el viento
se encontraba en su cosmos de ilusiones
feliz pero sin vida ni emociones

La llamé por su nombre con ternura
me miró como quien mira una estrella
embebida y sin pizca de cordura
supuse entonces que no sería ella
fue tan solo ilusión, no tiene cura
la decepción me causa profunda huella
y me fui diluyendo por la niebla
dejándola en su mundo de tiniebla
leer más   
9
5comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 103

Poesía

Te colaste en mi vida de repente
para aliviar la pena tan intensa
cual escudo dispuesto a la defensa
eres mi fiel refugio, felizmente

Imprimes sentimiento confidente
de tristeza y amor de forna densa
llegando al corazón cual luz intensa
para sanar la herida recurrente

Vuelas con libertad de pensamiento
removiendo conciencias como losas
con versos esparcidos por el viento

Poemas con profundo aroma a rosas
sembrando su semilla con aliento
para resucitar almas medrosas
leer más   
12
4comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 88

Dentro de tus ojos

Quisiera penetrar en tu mirada
directa al corazón de los sentidos
y empaparme de todos los latidos
así como en tus lágrimas mojada

Y dentro de tus ojos mi morada
desnuda, sin tapujos ni vestidos
percibiendo tan solo los quejidos
de un alma que se encuentra enamorada

En tus ojos descubro el destino
pues son ellos espejo de mi vida
dotados de un don casi divino

Y el amor que derramas donde anida
esta meta, el final de mi camino
viviendo esta locura sin medida
leer más   
11
6comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 80

Converso

Viajo en el autobús un día más,
temiendo no volver a verte jamás.

Componiendo este Jotabé, en verso,
en endecasílabos puros inmerso,
que dirá que el amor sigue tan terso
como el día en que de ti fui converso.

Y así en este poema ando metido
sublimando todo ardor contenido.

En rimas, con tu ausencia, trocarás
purgando de pasiones lo perverso,
de tanto fuego como estoy henchido
leer más   
14
9comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 106

Ella

Llegó a la playa el mensaje,
metido en una botella,
tembló mi labio al leerlo,
trataba viejas querellas.

Un glacial escalofrío,
surcó como una centella,
la noche oscura y mi espalda,
como una fugaz estrella.

Me partía el corazón
mi venerada doncella,
quien me juró amor eterno,
la que me amaba…, ¡sí aquella!

Sobre el blanco del papel,
solo quedaron las huellas
de sus palabras hirientes,
de un carmín color grosella.

Ponía el punto y final
a nuestra historia más bella,
detrás del último adiós…
venía la firma de ella.
13
5comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 94

Transparencia

Su mirada es más fría que el acero,
con el brillo de luna o del lucero,

que ilumina la noche plateada,
me sumerge en el fondo de la helada
catarata, de su ojo figurada,
y en el previo al albor de madrugada,

del iris brota el húmedo diamante,
transparente tal gema titilante.

Y surge un sentimiento verdadero,
el del alma, trasluz de enamorada,
de sus lágrimas, velos del semblante.
28
23comentarios 169 lecturas versoclasico karma: 97

La poesía

Era la más alta de su clase
y luego se quedó estancada.

Le vienen a la memoria
imágenes de cómo Oscar Wilde
le daba vida a las palabras
tal como ella jugaba a las muñecas.

Afuera, las rimas golpean los muros
a rimo de Hip-Hop.

No sabe a qué hora ĺlegará
su pobre hijo,
y si vendrá con versos que merezcan un beso
o hecho un poema,

roto,
fuera de sí,

por la escalera violenta del mundo que niega
ascensores al cielo.

Y ahora, en la televisión,
ahora que el mundo puede imaginarse
sin haber leído nunca poesía,

ella mira,
impotente,

cómo arrasa el nuevo anuncio
de un clásico perfume.
leer más   
15
8comentarios 198 lecturas versolibre karma: 108

Almas rimadas

Entre los arcos del claustro
se observan pasmadas.
Lo saben: son almas rimadas,
de texturas forjadas en vidas pasadas.

Peregrinan en distancia,
cautelosas acciones,
gratas sensaciones: conectadas.

Equidistantes miradas:
nostálgicas, soñadoras, embriagadas…
¡Férvida melodía en palabras imantadas!

El cielo reflecta un misterio.
Las flores exhalan fragrantes hologramas:
seducen el aire,
pomposo deleite
se instala en sus mentes.

En la galería clavan sus pisadas.
Él franquea el jardín,
sonríe: en el pozo la espera.
El agua cristalina gorgotea la misiva.
Ella recoge los bajos del vestido
verde infinito.
Salta el escalón, avanza frugal y etérea.

Son almas rimadas,
en medio del cosmos halladas.

Marisa Béjar.
leer más   
11
8comentarios 71 lecturas versolibre karma: 80

Sólo sé escribirle a él

Ni poemas ausentes de versos
ni presentes con toques en las rimas.
Ni prosa barrosa con afiladas rosas
ni relatos sensatos como zapatos.
Ni cuentos de había y no
ni historias para tener un fin.
Ni argumento mandatos
ni narro macabro.
Yo sólo sé escribirle a él.
leer más   
10
sin comentarios 132 lecturas versolibre karma: 53

Tengo miedos de toda índole y color

Tengo miedos
cumplidos y parecidos,
enormes y en armas,
deformes y conformes,
arrugados y jóvenes,
simples y triples,
rectos e incorrectos,
tristes y funestos,
incompetentes y con entes,
sucios y tontucios,
vistosos y ansiosos,
arrumbados y burlados,
indeseables y confiables,
arrojados y cagados,
asilados y clonados,
naturales y anales,
orgullosos y dolosos,
mitigados y centrados,
aburridos y bruñidos,
facturados y diezmados,
desnudos y faldudos,
errados y morrudos,
femeninos y caninos,
madrigueras y quimeras,
satisfechos y desechos,
inmaculados y subyugados,
modestos y compuestos,
calientes y crecientes,
desaparecidos y creídos,
admitidos y urdidos.
Tengo miedos
muy míos,
reales e imaginarios,
que a veces riman.
leer más   
10
5comentarios 176 lecturas versolibre karma: 64

Léeme poesía poeta

Léeme poesía poeta,
incita mi alma con prosa,
róbame besos entre versos,
regálame tus rimas con una rosa.

Déjame ser quien te inspira,
esa musa por quien suspira,
y coquetéeme con café y cadencias
haciendo metáforas con ocurrencias.

Cuenta las sílabas y explícame,
como me robas la atención,
como te robaste mi corazón,
plasmando letras con esa intensión.

Dame un abrazo con líricos,
una sonrisa de primavera como el Haiku,
algo de gótico con ángeles negros,
y un soneto que hable de nuestro recuerdos.

Regálame un recital de tus letras,
ponle la música de fondo que adoro,
muéstrame cómo se hace un madrigal,
y acompáñalo con una caminata en el rosal.

Hagamos un dúo poético,
de esos que hacen incendios,
Combínalo con tus cuartetos,
que yo completo con tercetos

Las letras de mi alma.
12
2comentarios 100 lecturas versolibre karma: 82

Rimas de Invierno

Perfecta entre tus labios la mesura,
consonante la rima en tu cadera,
sin ti yo verso roto, estrofa huera,
echo de menos tu voz... y tu cintura.

Ni una sílaba falta en tu figura,
tu ritmo tan pausado me acelera,
y ni en la eterna distancia se modera
mi amor que tras tus besos se apresura.

Tu más bello poema, tu ternura,
la rima siempre fiel, siempre a tu vera,
moribundo entre tus versos reviviera...
¡qué regalo disfrutar de tu hermosura!

Juanma
leer más   
17
12comentarios 196 lecturas versoclasico karma: 96

Otra velocidad

Otros sueños tú tenías:
viajar por otras miradas,
ciudades y madrugadas
de latitudes más frías.
Otra velocidad, decías.

Con besos, yo lo negaba.
En el fondo me encantaba
tu prisa por hacer todo,
allí y ahora, y el modo
en que tu piel me quemaba.

En septiembre me dejaste
con rapidez y elegancia,
y tu justa equidistancia
dio con mi rencor al traste.
¡Qué más da si me engañaste!

Mas cuando pienso, eso sí,
en tus labios carmesí,
seguimos, por un segundo,
tú con tus ganas de mundo,
yo con mis ganas de ti.


Foto: Chiara Cremaschi (flic.kr/p/8xXPoi).
leer más   
27
24comentarios 328 lecturas versoclasico karma: 61

Recuerdos de aquellas noches

Recuerdos de aquellas noches,
recuerdos de aquel derroche,
de mezcla de alcohol y sueños,
de diversión y reproches…
de tiempos al fin sin dueño.

De la luz de los neones
donde escuchaba canciones.
Reflejos en blanco y negro,
de mi mente desintegro
por no remembrar pasiones.

De carreteras estrechas,
de ese peligro que acecha
bajo la luz de la luna,
de esa sombra insatisfecha
que nunca tuvo fortuna.

Del viaje al invierno de unos besos
que abrasan labios ya nunca ilesos,
despertando en la cama de la amargura,
del descenso al infierno del exceso,
ya sin decoro ni pizca de mesura.

De esa asquerosa resaca,
de la perspectiva opaca
del domingo en soledad,
de querer extraer la estaca
en el corazón clavada…¡Por piedad!

Recuerdos de ojos cansados,
cansados y derrotados,
hartos de tanto llorar.
De lágrimas por un fado,
de lloros que van al mar.

De aquellas amargas risas,
noches de vértigo y prisas
de un vendaval de ilusiones
convertido en dócil brisa
al recibir siempre nones.

Recuerdos que son perversos,
de un pretérito universo,
que me incitan a la calma,
que se graban en los versos
y se borran…en el alma.
13
3comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 51

Aroma de violeta

¿Cómo comenzó esta fábula,
el inicio a esta historieta?
En un viaje placentero
a través de tu silueta.

Tumbada sobre la arena
de esa escondida caleta,
el contorno de tu cuerpo
me hizo perder la chaveta.

Observando tras las dunas
como asomaba una teta,
ese perfil escabroso
que oculta la camiseta.

Te la quitas con vergüenza,
de esa forma tan discreta,
y de mis ojos emerge
una mirada indiscreta.

-Tranquila, que estamos solos,
no te me muestres inquieta.
Lejos de atisbos curiosos,
en esta cala secreta.

Nuestro secreto está a salvo,
no lo verá la gaceta,
que ha surgido de nosotros,
no de mañas de alcahueta.

¿Quién lo pudo imaginar?
Ni un erudito profeta,
lo que hallaría en el mar,
al salir de la meseta.

Esto se va calentando,
al mostrarte tan coqueta,
tus ojos son dos puñales
que se clavan cual saeta.

Ya estás demasiado cerca,
me haces volver majareta,
al rozarme con tu piel,
en el baile, en la gambeta.

Y me abrasa la pasión
de tu lengua pizpireta,
y cabalgan nuestros cuerpos
en enredada pirueta.

Sabes jugar con las manos,
y al llegar a la bragueta,
derrotado a tu merced
solo seré marioneta.

Si nos molesta tu pelo,
lo recoges en coleta,
que en este lapso lascivo
no hay tiempo para etiqueta.

Eres una amante experta,
conoces bien la receta
que me lleva hasta el orgasmo,
como quien llega a la meta.

Fatigada y jadeante,
después tu cuerpo se aquieta,
y te miro, hermosa, bella,
definida cual atleta.

Descubierto el paraíso
me retiro a hacer calceta,
o a una perdida montaña,
como buen anacoreta.

Siempre serás esa estela
que brilla tras el cometa,
una ninfa extraterrestre,
que me llevó a otro planeta.

Y salimos tan ufanos
de esta feliz opereta,
con el corazón indemne,
sin una mísera grieta.

El fulgor quedó en la playa,
pasión fugaz, tan escueta…
El viento se la llevó,
como gira a una veleta.

Tan solo un dulce recuerdo
el que guarda este poeta,
recuerdo de una flor bella
como aroma de violeta.
17
9comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 73

La luna

Sobre un agua reposada,
tan brillante como llena,
desde el cielo tan serena
fulgura desvergonzada
entre crecida y menguada.
La imagen de una impostora,
oscilante en la laguna
por una ola inoportuna,
que se derrama y que llora
en su afán de aduladora.

Virginal e iluminada,
radiante como patena,
en la noche de verbena
sobre ese mar acostada
donde se ve reflejada.
A veces provocadora,
casi siempre seductora,
rodeada por fortuna
de las canciones de cuna,
de una estrella soñadora.

En la noche plateada,
cepillando su melena
luce una bella sirena,
por esa luz cincelada
que la tamiza cual hada.
Esperando aquella aurora,
a la hora desgarradora,
en que grabada en la runa
se oculte por fin la luna,
se esconda su protectora.
19
13comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 72
« anterior123