Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Deja que hablen tus ojos

Calla
no digas nada
con esos labios de besar ardiente,
de besos desesperados e impacientes.

Calla
no digas nada,
déjame callar tus labios
con besos de mis labios rojos
hoy no quiero escuchar a tus labios
hoy deja que hablen por ti tus ojos.

MMM
Malu Mora
leer más   
19
6comentarios 103 lecturas versolibre karma: 107

Un ramo de rosas

Te regalo el aroma de su estambre,
te regalo su hermosura y su ornato,
el perfume que seduce al olfato,
su belleza que al verlas da un calambre.

No sufras, el jardín tiene un enjambre,
tantas que las ofrezco sin recato,
por más que te parezca no sensato
el riesgo de saltar la red de alambre.

Yo guardo las espinas dolorosas,
esas que se esconden entre sus hojas,
donde solo descansan mariposas.

Bellas y espinosas ¡Qué paradojas!
Con sus suaves pétalos, tan sedosas,
mi ofrenda es un ramo de rosas rojas.
21
3comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 81

Días de lluvia

No me gustan los días de lluvia
miro hacia los cristales y veo
el reflejo de mi cara rota, a trozos
y viejas vivencias acuden a mi cabeza,
imágenes en blanco y negro
sucios cartones testigos
de mi indiferencia por la vida.

El toc, tocotoc, tocotoc, de las gotas
atraviesan mi cerebro, cada una,
una historia muerta y otras historias dormidas
algunas todavía con vida, historias de sitios
imposibles de luces rojas, de alcohol y drogas.
Otras vidas, otras gentes, otras noches.
Donde todo lo humano se vuelve maldito
infecto de odio y sangre.

A veces historias alegres, imágenes blanco satén
donde la inocencia, la bondad y la esperanza
corren a raudales, repartiendo virtud a inocentes
y culpables por igual. Donde no hay falsos Dioses
donde se puede respirar donde la justicia
arremete contra el mal.

Y algunas veces recuerdos surrealistas
donde titubeantes seres humanos se creen
en posesión de la verdad absoluta,
atreviéndose a juzgarte con la certeza que les da
un no se que, que sólo ellos tienen.
Sí ese tipo de personas que ven la paja en el ojo ajeno
y no ven el tronco en el propio.

Lo único que tienen esos días es que arrastran
toda la mierda y generalmente te quitas algo de costra
si algo de costra, si no recuerdo mal.
leer más   
11
1comentarios 77 lecturas versolibre karma: 54

Besos de frutos rojos

De frutos rojos, que emergen de la crisálida boreal en la primavera del tiempo; eran sus labios.

Carnosos puertos para un navegante aventurero; que cruza la inmensidad de los siete orogénicos mares, por vez primera.

Puertas color sangre, de una tierra virgen, de frutos de luna miel; escondida de la especie humana, desde el big bang de los tiempos.

Oasis del árido desierto florido de la juventud; que dura la eternidad efímera, del parpadeo de un dios griego.
Deidad que recibe en copa de oro bruñido (en las entrañas de los universos primogénitos), el elixir que mana de frutos rojos; cosechados en el Edén original. No el Edén del hombre; el de los dioses niños, que jugaron a moldear un universo de paradojas de espacio tiempo, en donde sembrar la criatura máxima; el hombre alado, que perdió sus alas al roce abrasador, de la entrada a la atmósfera, del Edén segundo.

De frutos rojos era sus besos; los de la mujer primera, de la joven primavera, de la joven oasis del desierto, de la joven Edén.

De la joven, que es la niña de los ojos, del dios griego. Que la piensa y la crea; al imaginarla en las entrañas, de una madre preñada, del fruto de un primer amor; el de sus primaveras otoñales. Deidad imaginaria que la concibe, mientras bebe un sorbo más, del elixir de frutos rojos del Edén original.

Y la niña de los ojos del dios griego, en un Apolo de carne y hueso posa sus ojos, posa sus sueños y posa sus besos; sus besos de frutos rojos.
En el Apolo que es más hueso que carne; el que perdió sus alas en el infierno abrasador, en su caída de un cielo imaginario, hacia la atmósfera del Edén segundo.

Y la joven es feliz con su Apolo; y él es feliz con la joven y con sus besos de frutos rojos.

@SolitarioAmnte
iii-17
leer más   
9
6comentarios 95 lecturas relato karma: 49

Barra roja

Rostros ennegrecidos por la furia
manifiestan júbilo bullicioso.
Saltan, gritan, lloran, ríen.
¡Escúchalos cantar!
Fuman, beben,
inhalan, exhalan
al ritmo del tambor y la trompeta
que marca la existencia colorada.

Hemos venido desde los cinco puntos del valle
a venerar dioses terrenales,
demonios humanos que vacilan un balón
en busca de la gloria nacional
agradeciendo a la masa roja
que fiel canta su historia.
¿No me crees?
Acércate al lugar donde la sombre no se atreve
y encontraras diez mil personas deteniendo el viento con su voz
y destrozando la corteza con sus pies.
leer más   
4
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 57