Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 249, tiempo total: 0.026 segundos rss2

Descansemos...

Descansemos, un momento de la vida,
y sequemos de las frentes el sudor,
es posible que veamos mariposas
que nos llenen con su vuelo la visión,
y si el sueño se apodera de los ojos
y nos llega, desde el cielo, un resplandor,
no temamos porque venga la tormenta
con el rayo los granizos y el ciclón,
permitamos a que el cuerpo recupere
esa fuerza y ligereza con su ardor
y que luego, como un rayo solitario
continúe su camino con pasión,
habrá torres, no lejanas, que la esperan,
pararrayos en los bosques del señor,
y miradas en pupilas intranquilas
que mitigan a los miedos con tensión...

Pero el vuelo que empredían las gaviotas,
la subida que intentaban hacia el sol,
era muestra del cariño irreverente
que tenían y entregaban a su dios,
y los hombres que veían las gaviotas
recreaban esta escena con su voz,
a los niños, por las noches, en su cuarto,
y en los cuentos y en las nanas para dos,
eran barcos que surgían de los mares
caracolas y sirenas con candor,
y hasta el hombre que portaba la linterna
nos legaba su tic-tac en el reloj
y es que el tiempo que pasaba se quedaba
detenido en un estanque y sin color,
y la lluvia de los ojos proseguía
y quedaba enmudecida la canción...

"...Descansemos, un momento, nuestros pasos
y sintamos la locura del amor,
con los ojos cerraditos, y en silencio,
escuchemos lo que dice el corazón..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/06/18
11
2comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 102

Mi casa es tan holgada...

Mi casa es tan holgada
que cabe casi todo.
los libros del colegio,
la música de fondo,
la tiza y la pizarra,
la máquina de fotos,
la vieja bicicleta
y el cofre del tesoro,
pero es que en este sitio
los sueños son el colmo
y abundan las estrellas
que duermen en el cosmos,
también las mariposas,
las hojas del otoño,
la eterna fantasía
del mundo de unos pocos...

Mi casa es un conjunto
de versos muy curiosos,
y así se ven las letras
formando de reojo,
hermosos tulipanes
que juegan a los bolos,
cometas por el cielo
que buscan a los globos,
eternos personajes
de bosques y de gnomos
sacados de los cuentos
que marchan al arroyo,
y como contrapunto
los sellos deliciosos,
la dulce filatelia,
de niños y de locos...

"...Mi casa es, simplemente,
un verso caprichoso,
y el labio que suspira
marchándose en un soplo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/06/18
4
2comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 61

Una oración con un grito...

Una oración con un grito
viene a la mente, despierta,
en los versos que desgrana,
lentamente, este poema,
y es la oración por los hombres
y es el grito por la guerra,
para que cesen los odios
y las armas se detengan,
porque el político necio
y el cobarde con su lengua
van ofreciendo los cielos
con palabras y promesas,
y se olvidan de los hombres
que trabajan en la tierra
y desprecian a la vida
porque no les interesa...

Por eso gritan las masas
en las ciudades y aldeas
ya que la fuerza se impone
a las rosas y violetas,
de nada sirven miradas
ni razones muy concretas
ante la ley y el decreto
del gobierno sin cabeza,
por eso suenan los gritos
y las almas se despiertan
ante el desprecio a la vida
y al empleo de la fuerza,
y ese run run tan constante,
con resacas y mareas,
son los gritos de unos labios
que ahora dejo en el poema...

"...Que se congelen las armas
y se metan en neveras,
que las balas se transformen
en mariposas que vuelan,
que las bombas se desmonten
y se aprovechen sus piezas
para nuevas energías
y soluciones alternas,
que los fusiles se queden
en museos y novelas
y los obuses se callen
para siempre en las praderas,
que nunca caven los hombres
otros fosos y trincheras
ni construyan barricadas
para matarse entre ellas..."

"...Y que en la paz de los campos
surjan de nuevo las huellas,
por el trabajo del hombre
que nunca quiso la guerra..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/06/18
18
18comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 104

Caen las hojas...

Caen las hojas suspirando
en el otoño que llega,
y también con el crepúsculo
de la vida sin respuestas
y es que ausentes los murmullos
son las hojas las que dejan
los susurros malsonantes
y las palabras austeras,
así continúa el viaje
por caminos y por sendas
por estaciones sombrías
con veranos que se alejan,
en ellos quedan los días
y las noches tan serenas,
con la luna vigilante
de soñadores y estrellas...

Caen las hojas en los bosques
porque el otoño está en fiesta
desplegando fantasía,
en colores y bellezas,
y es un viaje, sin retorno,
de la etapa que se quema,
en la estación que ha pasado
del verano y de las fiestas,
atrás quedan ilusiones,
sentimientos y promesas,
que mezclados con caricias
alteraron nuestras venas,
aunque es cierto que la vida
continúa y sigue ciega
reclamando los latidos
del otoño que ahora empieza...

"...Caen las hojas de los árboles
y en el hombre se despierta,
la ilusión de amar la vida
y plasmarlo en los poemas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/18
14
4comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 106

Detuvimos las horas...

Detuvimos las horas
y compramos el tiempo,
ese espacio invisible
con pasión y deseos,
y también intentamos
contener los lamentos
de los labios sensibles
por la brisa del viento,
y es que el hombre que espera
la respuesta del eco,
es un niño, en el fondo,
buscador de mil sueños,
es el alma sensible
a captar todo aquello
renovando su vida
a través de los versos...

Detuvimos las horas,
un instante pequeño,
un fragmento en la nada
y vivimos sin miedo,
aún recuerdo la tarde,
aquel cuadro pequeño,
y una linda figura
realzada en el lienzo,
y es que el mar asomaba,
y en el fondo un velero,
con las olas altivas
sin parar sacudiendo,
y venían en ciclos,
estirando su cuerpo,
y elevando la espuma
golpeaban de nuevo...

"...Detuvieron las horas
unos labios traviesos,
los relojes pararon
dando paso a los besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/18
10
4comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 84

No cierres la ventana...

No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón muy dolorido,
que lleguen las canciones de las olas
y el polvo y el sudor de los caminos,
que vengan los olores y fragancias
de rosas, de violetas y de lirios,
llenando de perfumes las paredes
y entrando por rincones y pasillos,
es fácil que la brisa de los mares
nos deje su caricia en un suspiro
y luego que, estremezca nuestros cuerpos,
nos lleve de paseo hasta el Olimpo,
(recuerdos y deseos se confunden,
instantes de pasión nunca vividos,
estrañas sensaciones que amanecen
y buscan realidad en el instinto...)

No cierres la ventana de tu alma
si ansías conseguir vivir tranquilo,
espera que la nueva primavera
te muestre la ternura en sus sonidos,
la música, callada, de los bosques,
la dulce serenata de los ríos,
la nota silenciosa en la montaña,
la mano y partitura del mendigo...
No olvides los colores y las sombras
ni creas que los hombres no son niños,
quizás porque se visten de mayores
y llevan en sus labios el pitillo,
recuerda que las almas más sensibles
esperan de unos labios su cariño
y buscan ese verso y las palabras
que están en las pupilas sin ruido...

"...No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón a su destino,
permite que penetre la esperanza
del faro que te diga que estás vivo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/06/18
11
10comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 100

Hay cosas que perduran...

Hay cosas que perduran
y vuelven a nosotros,
los años los recuerdos,
cual álbumes de fotos,
las gestas imborrables
contadas por los locos
escritas en cuadernos
que el tiempo lleva al polvo,
y así recitaríamos
la lista con los rostros
de seres y personas
de ciervos y de lobos
y al fín acabaríamos
un tanto silenciosos
después de mirar cosas
surgiendo de este pozo...

Hay cosas imborrables
que quedan en los ojos,
sonrisas silenciosas,
las tardes del otoño,
canciones de unos labios
llegando hasta los sordos,
y niños que jugaban
allí, junto al arroyo,
incluso las mañanas
ardientes en su tono,
y aquellas despedidas
del sol con su sollozo,
conjunto de momentos
pasados en un sorbo,
bebidos lentamente
que fueron como un soplo...

"...Hay cosas que se quedan
por siempre, con nosotros,
los besos, el cariño,
durmiendo en cada poro..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/06/18
10
2comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 84

Me abraza la soledad...

Me abraza la oscuridad
y me consuela el silencio,
del cansancio de la vida
y la ausencia de los besos,
y aunque sigo en esta lucha,
malherido y persiguiendo,
no renuncio a la esperanza
de lograr un día el premio
en el brillo de tus ojos
y ese cáliz placentero
con el néctar que me invada
y que calme mis anhelos,
y es que busco entre las sombras
la caricia de los ciegos,
en el roce de la brisa
que me saque de este tedio...

No busco la soledad,
aunque muy cerca la siento,
ni el silencio me estimula
en este otoño bohemio,
y es que cruzar las palabras
para rimarlas en versos
es navegar por un bosque
sin capitán y sin ciervos,
porque la luz de la vida
tiembla al compás de los vientos
y se estremecen las almas
cuando presienten los miedos,
nunca asociemos cansancio
ni soledad al lamento
aunque derramen sus lágrimas
unos poetas sedientos...

"...Me abraza la soledad
en este largo sepelio,
dice un poeta sin nombre
en un instante frenético,
pero el silencio que dice
es ese miedo que, escénico,
sale y aflora a sus letras,
cuando susurra: "te quiero..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/06/18
15
8comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 104

La vida es un instante...

La vida es un instante
de luz y fantasía,
de sombras y de nieblas
que nacen y terminan,
y somos, las personas,
las tiernas campanillas,
que vibran y se alegran
y mojan sus pupilas,
son muchas sensaciones
que salen y que gritan,
buscando algunos labios
que rezan y suspiran,
y así se pasa el tiempo,
las horas y los días,
la vida es ese instante,
que pasa muy deprisa...

La vida es un fragmento
del libro del artista,
aquel que lo ha trazado
con mano y sin plumilla,
veamos en los versos
la tierna poesía,
igual que en cada letra
la tierra prometida,
quizás porque esa tierra
se encuentre sin semillas,
y espera que tú llegues
y sanes tus heridas,
no temas y adelante,
hoy duermen las porfías,
las guerras y las balas
aparcan sus rencillas...

"...La vida es un instante
que pasa y no se olvida,
vivamos, pues, sabiendo,
que estamos de visita..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/06/18
10
10comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 86

El hombre del saco...

¡El hombre del saco!...
decían las voces,
de padres y madres,
de gentes mayores,
y el niño buscaba
su lecho de noche,
y un sueño, que esquivo,
contaba las doce
y así las campanas
de aquellos relojes
sonaban profundas
dejando sus sones,
y el niño, entretanto,
sentía, de golpe,
que el sueño llegaba
sin miel y sin flores...

¡Qué cuentos se oían,
qué trolas enormes!,
de aquellos instantes
de infancia y canciones,
momentos pasados
de ricos y pobres
viviendo las horas
con mil confusiones,
los hombres al campo,
los niños al cole
y adentro, en la casa,
las duras labores,
la madre que friega,
que lava y que cose,
que guisa el cocido
que luego se come...

¡Qué tiempos aquellos!
viví sin pasones,
sin celos ni envidias
buscando mi norte,
y es hoy cuando veo
un viejo horizonte,
y el hombre del saco
viniendo tan torpe
buscando a los niños
causando dolores,
y miedos eternos
en mil corazones
rompiendo sus almas
hundiendo sus torres,
y haciendo que surja,
genial, don Quijote...

"...¡El hombre del saco!...
decían las voces,
de padres y madres,
de gentes mayores,
y entonces los niños
crearon los robles
los gnomos y hadas
surgiendo del bosque..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/06/18
12
2comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 92

Ardemos en llama

La piel se me desgarra cuando intento atraparte;
Debido a la obsidiana que te recubre.
La ceniza tapa mi cabeza
Cuya capa es tan pesada
Qué no puede ni renacer
El propio ave fénix.
Ardientemente tocas mi corazón
Con tus palabras, o con la ausencia
De ellas.
Te dibujo lentamente en mi mente
Solo dejo el espacio libre
De tus cuencas, para que
El día que vaya fuera de este planeta
Poner con mis propias manos
Cuasares como tus ojos
Por qué es lo único
Qué se les asemeja.
Limpias mis pulmones
Cuando por el aire
Te haces fuego.
Me quemas por dentro
Quitándome la capacidad
Y el deseo, de oler una fragancia
Distinta a la tuya cuando te respiro.
El magma que sueltas
Cuando me ignoras
Absorbe a mis pies y me congela
Por el frio, de tu propio ego.
No encuentro el final a este poema
Por qué el fuego que recorre
Por tus venas, no se enfría
Por tu poco esmero.
Ya deberías saber
Que yo también ardo
En mi propio infierno.
leer más   
7
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 79

Observa el firmamento...

Observa el firmamento,
de noche, si paseas,
verás la luna blanca
y al fondo las estrellas,
oirás esos rumores
de voces y poemas
y en ellos las palabras
que esconden primaveras,
destellos juveniles,
pasiones que comienzan
y labios temblorosos
que gimen y que besan,
verás también las sombras
que ofrecen las tinieblas
y algunas margaritas
surgiendo desde aquellas...

Si sales en la noche,
buscando la ribera,
no dudes que en el cielo
está la luna eterna,
la luna dormilona
que guarda bien la puerta
mirando quien asciende
y sube la escalera,
por eso no vaciles
y grita lo que sientas,
solo la luna blanca
será tu compañera,
quizás pueda ayudarte,
siempre que tú lo quieras,
llevando a tus pupilas
la paz que tanto anhelan...

"...No tiembles y vaciles
y sácate las penas,
pasea por la noche
tendrás una sorpresa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/06/18
13
10comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 103

Porcelana

Doncella te esbozas en jade,
vuelas por los aires con melodía,
enamoras por que amas,
exótica belleza, traes.

Agua cristalina en tus manatiales,
la luna envidia tu reflejo en las aguas,
en fuego desapareces y apareces
en solo un instante.

Lastimas y brillas como diamante,
matas de amor a quien se te cruce.
En tu vitrinita, en estatuas olvidadas
los conviertes, inspiras al arte.

Parte del alma arrancas,
la tomas en tus manos
para ponerlas en el bolcillo
de aquel pantalón que olvidaste.

Una muñeca dibujan las nubes,
el sol con sus rayos
escribe las leyendas que se cuentan de ti.
Geminis eres, tauro vives, libra siente.

¡Qué demente!
El que creo está pieza de porcelana.
Paseas por el firmamento angel de los cielos,
y vuelas bajo sobre estos verdes prados.

Enamoran tus cambios de color.
leer más   
4
3comentarios 45 lecturas versolibre karma: 64

Por fin las mariposas...

Por fin las mariposas
salieron del letargo
y han vuelto, nuevamente,
cargadas con su encanto,
las alas cantarinas
dejaban los regalos,
colores sibilinos,
perfectos en sus rasgos,
y al verlos yo me dije
que no pedía tanto,
si acaso una caricia
y un beso de sus labios,
el acto tan sublime
del verso inacabado
por medio de una nana
y el roce de una mano...

Pero estas mariposas
hoy vuelan con agrado,
dejando atrás los miedos
y el frío de mil diablos,
intentan dar contigo,
juglar de mar y campo,
y así trazar sus letras
en un escrito blanco,
en él, la primavera
tendrá su flor de mayo
y luego, en el otoño,
el paso de los años,
también las campanillas
el toque con sus cuartos,
y el río y la ribera
la sombra de los álamos...

"...Por eso estoy alegre,
no hay forma de ocultarlo,
hoy vi las mariposas
volar hasta mi lado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/06/18
9
4comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 92

A partir de mañana...

A partir de mañana
romperé las cadenas
que me agarran al mundo
y me atrapan de veras,
y me iré por los cielos
a buscar otras sendas
que no tengan murallas
ni paredes ni puertas,
volaré con mis alas
dibujando poemas
en pestañas sin nombre
que se apresten a verlas,
y entraré en las pupilas
a llevarles la esencia
y el sabor imborrable
de unos versos cualquiera...

A partir de mañana
quiero ser un poeta,
ese guiño invisible
que pasea en tus venas,
y seré, si tú quieres,
el guión y la letra,
de la coma, oscilante,
que palpita en tu lengua,
y también esas olas
que en la playa te besan
y que van por tu cuerpo
con gentil sutileza,
y llegando la noche
soñaré, si me dejas,
con un alma de niña
y tumbado a tu diestra...

"...A partir de mañana
estaremos más cerca
contemplando a la luna
con su lengua de felpa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/06/18
11
6comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 86

Quiero volar...

Quiero volar buscando las sirenas
para llenar de sueños y saudades
las almas de los hombres soñolientos
que miran a los faros en las tardes,
aunque ya sé que el vuelo es relativo
y que las playas tienen arenales
donde se ven los ciervos, temblorosos,
pastando entre marchitos tulipanes,
y es que los sueños tienen estas cosas,
colores muy diversos y brillantes,
y tonos apagados y nublados
que hielan y estremecen a la sangre,
pero al final el cuento y la leyenda
prosperan en la boca de los padres,
en esas nanas de infantil ternura
que por las noches dictan a los ángeles...

Quiero volar buscando las estrellas,
por encima del ancho de los mares,
para robar, en ellas, a sus faros
y conseguir la luz de nuestras calles,
porque sabré muy bien en donde piso
y adonde irán mis pasos vacilantes,
a ese jardín de rosas y violetas
o a la senda que lleva a los marjales;
puede que encuentre solamente bruma
que los sueños se tiñan de granate,
ya que la vida transcurre en un albero
sembrada de sonrisas y desplantes,
y aunque el faro me dicte tu presencia,
y pueda proseguir el largo viaje,
quisiera que termine el día eterno
para poder besarte y abrazarte...

"...Quiero volar, llegar a mi destino,
para entonar el rezo de la salve,
para sentir muy fuerte por mis venas
el beso que me libre de esta cárcel..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/06/18
6
6comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 89

El viejo capitán...

El viejo capitán está dormido
y sueña, en esta tarde, con sirenas,
con olas y con mares muy revueltos
y noches persiguiendo a las estrellas,
los ojos soñolientos se han cerrado
y acusan un poquito de tristeza,
quizás por el cansancio de los días
pescando y tripulando su trainera,
el pulso del besugo, intermitente,
el pancho y la lubina tan inquieta,
y puede que elevando el aparejo
un bello salmonete apareciera,
también esa merluza, con el congrio,
sacados de las playas y las nieblas,
las cuerdas con anzuelos bien cebados
con restos de bocarte y de sal muera...

El viejo capitán está viviendo
recuerdos de este tiempo que se cierra,
instantes compartidos día a día,
con otros compañeros en la pesca,
por eso ya descansa en esta tarde
y trata de subir por la escalera,
la misma que le lleva hasta los cielos
en busca de las nubes y cometas,
sencillas ilusiones, con su magia,
en niños, y con hombres que las crean,
de seres con las almas muy sensibles
que buscan su destino en las mareas,
y en esto el capitán duerme tranquilo,
navega por el mar, como él quisiera,
ajeno a los dictados de los faros,
sin brumas, temporales y galernas...

"...El viejo capitán está presente
y vive intensamente lo que sueña,
el mar, con su velero y el salitre,
la pesca, sin cesar, y las costeras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/06/18
11
2comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 90

Estos pequeños matices...

Estos pequeños matices
que se asoman, para vernos,
nos entregan un mensaje
con el beso, de los cielos,
son telarañas y nubes
que separas con los dedos,
son las legañas, sin duda,
de un poema con sus versos,
son el hilo de la vida
que nos muestra sus recuerdos,
y nos lleva de la mano
para llegar hasta ellos,
son emociones sin nombre
de este mundo de los sueños,
donde los seres se afanan
por ser niños todo el tiempo...

Estos pequeños matices
están cerca y están lejos,
nos abrazan y susurran
con sus latidos eternos,
nos dejan mil fantasías
y aceleran nuestros pechos,
cuando vemos sus figuras
y su voz devuelve el eco,
porque se encuentran tan cerca
y se meten tan adentro
que forman parte del alma
y estremecen a los cuerpos,
¡bendito sea el poema
y sus versos indiscretos
que engrandece los sentidos
y nos cura de los miedos...!

"...Estos pequeños matices
son un regalo y un sueño,
son fantasía y poemas
en este mundo complejo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
01/06/18
14
6comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 96

Parece que no estás...

Parece que no estás y estás muy dentro,
amada poesía tan sincera...

...Estás en el torrente de la sangre
que surca sigilosa por mis venas,
estás en la caricia de la brisa
que sopla en la naciente primavera,
estás en el ciprés que se columpia
por culpa del nordeste que le anea,
estás en la palabra solitaria
que busca la verdad y la certeza,
estás en cada gota de la lluvia
que baja de los cielos a la acera,
estás en la canción de los flamencos
que en la laguna dejan su silueta,
estás en ese libro de los dioses
y en un renglón torcido de sus letras,
estás en la mesura del arroyo
que cruza muy galante las praderas,
estás en esa sed incuestionable
del río que se apaga en las mareas,
estás en esa entrada de la barra
donde antaño pasaban las traineras,
estás en esa playa deliciosa
y en todos los rincones de la arena,
estás en la mirada de los niños
y su pupila limpia que despierta,
estás en el suspiro del amante
y en el susurro ardiente que conlleva,
estás en la belleza de las rosas
y en el temblor del lirio y la violeta,
estás en los recuerdos que dejamos
y en el fanal que alumbra entre la niebla,
estás de espectador en esa danza
de la luna cortejando a las estrellas,
estás en el reclamo de los grillos
y en ese adagio gris de Cenicienta,
estás en la batuta de las aves
a través de sus alas tan traviesas,
estás en tantas almas impaciente
que esperan con dolor que las atiendas,
estás en cada uno de nosotros
aunque te ocultes y no nos lo parezca...

"...Estás, en tantas cosas, poesía,
porque la vida misma es un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/06/18
9
2comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 84

Hidra de Lerna

Me preparo para enfrentarte
en esta dura epifanía.
¿Qué cabeza debo cortarte?
Oh hermosa Hidra de mil cabezas..
¿Acaso no sería un pecado
matarte hermosa criatura?

Me envenenas con tus caras
y me pintas con tus ojos
dejándome completamente verde.
¿Será que alguna de tus cabezas
me ama como yo te amo a ti
bella criatura?

¿Qué cabeza debo quemarte?
¿Qué cuello debo cortarte?
Solo aparecen más caras de ti.
¿Será que cada vez que sacó
una de tus caretas...
mato parte de mi alma también?

Ya me he visto perder esta lucha,
dime ¿qué debo hacer para que
no me arranques el corazón?
Oh maravillosa criatura...
¿Por qué has matado de amor?
ya me he visto sufrir en sus letras.

¿Dime me dejaras caer como a ellos?
solo quiero saber, a que ojos debo mirarte.
Los pies se me humedecen
por la sangre que sale de ti,
o quizás esa sangre sea una ilusión.

Criatura mitológica, respóndeme
por favor... No quiero cometer este pecado.
¿Será que amándote con locura
calmaras tú furia y disminuiras tu tamaño?
Déjame decirte que lo que me enamora de ti...
Son todas tus caras.
leer más   
3
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 43
« anterior1234513