Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 31, tiempo total: 0.091 segundos rss2

Azabache

Era, el mar Caribe, su son, su sal,
su figura, un contorno de sirena,
toda ella era el pecado original,
piel azabache, su mirada obscena,
fuego del trópico, néctar sensual,
los labios, al besarme, mi condena,
su pelo era, pura noche sin luna,
¿lo mejor?, su olvido, mi gran fortuna.
13
3comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 96

Junto a la vereda

Este poema 2 – Curva es el primero de las parejas que componen el poemario Mixtilíneas que se inicia desbordando sensualidad.


Junto a la vereda que abraza el río

nuestros cuerpos desnudos,

ebrios de pasión,

unidos a la hierba fresca,

a la tierra fértil,

al bosque, a las flores,

al rumor de la burbujeante agua,

a la fragilidad de las rocas,

al curso del río serpenteante,

sucumben al estar y al ser

uno solo.


Es el tiempo de entregar y recibir,

de dar la vuelta a la piel

para mostrar aquello que se esconde

en cada poro,

en cada pliegue imperceptible del silencio.


El viento frío eriza el vello,

los pezones enhiestos,

se enciende el fuego bajo el vientre,

y rezuma la miel

y se vierte el néctar entre mis labios y los tuyos.


Una alfombra de deseo bajo la sombra de los árboles,

posturas imposibles,

dedos expertos recorren el contorno

definiendo discursos

y conceptos etéreos.

Con la sibilina lengua

atraviesas defensas,

cicatrizas heridas,

borras con saliva los tatuajes, las marcas,

las imperfecciones del tiempo.


Poco a poco se difumina el entorno

hasta que asoma la plenitud

de ser en el otro,

de estar en el otro

siendo uno mismo

y estando desde dentro.


Es, después, cuando llega el vacío,

el cansancio, el sopor,

y te veo,

brillante y sudoroso,

con un halo de luz en todo el cuerpo,

con un fulgor resplandeciente en los ojos.

Es, entonces, cuando pienso:

Morirse tiene que ser como esto.
13
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 97

¡no vuelvo a beber!

Un bar,
mirada
seductora,
copa,
daiquirí,
un guiño,
una mordida,
labios rojos;
la fresa,
la guinda.

Burbujeante,
la cerveza,
te ruge,
se arquea
la ceja,
blanca espuma.

Kamikaze,
vodka,
te lo sirven,
te transformas,
kamikaze
del amor,
te mezclas,
te combinas,
daiquirí
y tú,
embriagante,
alucinante,
lobo,
aullas,
devoras,
luna,
te centellean,
te eclipsan,
te abismas,
te despeñas,
te atormentan,
tempestades,
te sorben,
te extinguen,
extingues.

Copas
sin cristal,
desnudas,
sábanas
de seda,
sexo en la playa,
orgasmo tropical,

alborada;
la resaca...

¿cómo se llamaba?
¿a qué número
le marcas a un daiquirí?
¿cuál era su Whats?

¡no vuelvo a beber!
leer más   
15
10comentarios 107 lecturas versolibre karma: 102

Entre espejos

A la estela de tu sonrisa se esfuman las sabanas,
Se paraliza el tiempo,
Llueven estrellas fugaces,
El miedo es cobarde,
La cama es chica.
Ante tu silueta en la oscuridad,
La humareda del cigarrillo suspira,
Una ceniza te acaricia,
Y escribe versos a lo largo del horizonte de tu cuerpo,
Con suspiros de ternura.
Se le acelera la respiración,
Tus caricias su locura,
Tu voz su tranquilidad,
Tu olor su obsesión,
Y anhela el tiempo,
En que la noche,
Sea la más larga del mundo,
Para no tener que simular locura,
Para perderse en la inmensa hermosura de tu cuerpo,
En tu susurro y tu mirada para reparar sueños,
Y ser,
El cariño de tus almohadas.

Carlitos Hurtado
leer más   
13
sin comentarios 517 lecturas versolibre karma: 83

Pizza

Anseio cada fatia desta iguaria
Vagarosamente, deliciosamente
Saborearei ingredientes e queijos
Mordiscarei sexy massa, em beijos
Provarei da suculência, do tomate
Sentirei cada textura ao tomar-te
Em meus braços saciando fome
Por devassidão incitada por você
Desde o momento que trajastes
Gastronômicas vestes desenhastes
Um menu que rapidamente sintetizei
Tão quente, tão aromática, tão gostosa
Inigualável e bem preparada pizza

Jonnata Henrique 16/07/18
leer más   
2
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 27

Todos los misterios...

Cayeron lo silencios.
Brotes de espuma de perlas
al aliento quedo de una tibia caricia
mientras las miradas,
infinitas,
desvelaban todos los misterios de la piel.
©ɱağ
leer más   
11
2comentarios 104 lecturas versolibre karma: 95

Árbol de invierno

Fuego frío quemando en la floresta
De las cáscaras crudas sobre el margen de esta ventana
Veo, me lanzo sin pensarlo
En ese espacio rostizado
Que me renueva y quema y dobla desde los huesos hasta la savia
Y grita sin mi nombre sin tu reconocimiento
Me ofreces un puñado de trigo y me escupes del vino en la boca
Tú, mi raza, mi inquietud
Cuesco lleno
Desarraigadas fajas secas de ardor
Tu
Piel
Sobre mis pies
7
3comentarios 185 lecturas versolibre karma: 26

Te propongo

Como una hilera de hormigas
se alinean las palabras en tu cuello;
los versos resbalan por tu pecho
como gotas de deseo
que avanzan sin prisas.
Te propongo que seas la hoja de mi verso,
el que escribo con la punta de los dedos
y subrayo con la lengua.


Y unos puntos suspensivos
se dibujan sin tregua
hacia el final de tu vientre...
leer más   
11
1comentarios 110 lecturas versolibre karma: 49

Cocinámame

~

Hazme la comida,
mientras yo preparo el amor.
Te espero en la cocina,
con hambre de tu corazón.

Rima el azúcar de mis labios
con el picante de tu mirada,
para hacer versos traviesos,
poemándonos a cucharadas.

Calentemos nuestras ganas
en una olla a presión,
que explote cada mañana
degustándonos sobre el colchón.

Cocinámame a fuego lento,
probándome a cada instante
y recuerda que tus besos
dejan mi piel humeante.

El arte de cocinar con amor y de amarse en la cocina siempre han ido de la mano.
leer más   
10
7comentarios 78 lecturas versolibre karma: 65

Gemido al compás

Terminó su copa mirando por la ventana.
Mientras se acomodaba en el sillón,
se ató el pelo y me sorprendió con un beso.
Sus labios estaban húmedos
y mordían con fuerza.
Me agarró por el cuello,
y me miró buscando mi expresión
entre las sombras.
Se abalanzó sobre mí,
se acomodó sobre mis piernas
y sus labios arremetían
contra los míos una y otra vez.

Corrí la cara y empecé a besarle el cuello.
Aceleraba y frenaba la intensidad.
Recorrí su cuello entero.
De un lado a otro.
Sus orejas y sus mejillas.
Me llené de su perfume.
Corrí su pelo lacio para no perderme
ni un centímetro de piel.
Para hacerme experto
de esa textura fina,
suave, infinita.
Para recorrerla entera.
Para seguir viendo la expresión
de ojos cerrados,
cuello extendido,
y gemidos suaves.

Cuando ella creía que volvía a sus labios,
comenzaba otra vez.
Pasaba mi lengua
y me detenía detrás de sus orejas.
Sus gemidos ahora eran largos
y su respiración agitada.
Sus ojos se cerraban con cada inhalación profunda.

Comenzó a mover su cintura en círculos.
Buscándome.
Haciendo que la fricción
sea su arma infalible.
Las fronteras entre nuestros cuerpos
se habían borrado por completo.
La tomé de la cadera y acaricie su espalda.
Fui subiendo y mis manos llegaron a sus pechos.

Me dijo que pare.
Que estaba mal lo que hacíamos.
Asentí con la cabeza y levanté
mis manos como un ladrón
que se entrega sin salida.
El silencio se hizo eterno.
Nos miramos fijo por algunos segundos.
La luz de la calle entraba por las rendijas
de la persiana mal cerrada.

Busque sus ojos.
Brillaban y me miraban fijo.
No pestañaba y casi no respiraba.
Alerta. Excitada. Seductora.
Entendí lo que sucedía.
Un microsegundo después,
me agarró fuerte,
me pasó su lengua por la cara y
soltó un gemido al compás
de su cadera en círculos.
Se agarró sus pechos con
furia y se transformó.

Ya no estábamos en el sillón.
Nos habíamos ido de viaje.
Ni siquiera estábamos conscientes
de que habíamos encendido la mecha
y nuestra explosión
generaba una onda expansiva
que recorrió el living y la habitación,
más rápido que el sonido.
5
sin comentarios 57 lecturas versolibre karma: 66

Besos

El labial es siempre
el mismo.
Lo que cambia,
son los besos.
3
sin comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 46

Momentos

Momentos
(A Glen)

Oh, que encanto tus bragas,
tan minúsculas.
¡Qué locura!
Colores del arcoíris
cada día.
¿las negras con sus ligas?
en ocasiones especiales,
cuando mi desatino o la torpeza,
obligan a romperlas.

Me pierde tu álbum de fotos,
todo blanco y negro:
posiciones circenses,
diferentes alcobas,
unas cuantas tomadas por un fulano
que conociste en Paris,
¿las otras?...no se quién,
fotos locas,
calientes,
inolvidables,
nostálgicas,
excitantes,
todas memorables.

¿Donde guardas la llave del pequeño baúl?
no podría decirlo,
sabemos que hay esposas,
un látigo,
una máscara,
varios metros de cuerdas,
y extraños artilugios
aún por descubrir.

De tus pulcros espacios
me trastornan tus rosas,
las esencias, los óleos,
los perfumes, fragancias,
las velas olorosas.
Me embriago con incienso,
jengibre,
pachulí,
canela,
cedro,
sándalo
y flores de jazmín.

Pero: si sales de la ducha,
solo con tus tacones
- cual Eva sin su parra-
dispuesta a cometer
tanto y tantos pecados,
todos originales,
me quedo ese momento.
Olvidamos las bragas
y sus tantos colores;
las fotos, los fulanos,
las esencias, las flores,
las llaves, los candados,
las velas y sus olores,
fundimos nuestros cuerpos,
y este instante fugaz
lo volvemos eterno.


Copyright 2017
leer más   
11
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 75

Catástrofe - @Pboro4

Eres una catástrofe
tú has venido a aniquilarme
primero me erizas el pelo
luego me dejas en trance.

No puedes ser de aquí
nunca te vi, tú eres de Marte
yo antes no era así
te lo juro, no sé lo que me haces.

Para, no juegues al rescate
no es un terremoto, son tus bailes
ese pintalabios
esa manera de mirarme.

Y ahora doy vueltas como un hámster
lo sé, demasiado tarde
para huir, para ignorarte.

¿Qué quieres de mí?
no tengo nada más que ocultarte
caí en tu telaraña de carmín
estoy en primera línea de este desastre.
leer más   
10
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 67

Llamas en la boca...

Tus manos, garfios que se enredan en las olas de mi pelo.
Mi boca, silencio armado a las juntas de tu carne.
Delirio.
Destilo con mi saliva rocíos de gozo que tu boca susurra,
y medro con mi aliento estigmas blancos.
Pájaros errantes de llama viva
.
©ɱağ
leer más   
8
sin comentarios 81 lecturas versolibre karma: 80

Partitura de tu piel en la mía...

Un arrebato nos sumerge en un momentáneo silente
roto por el roce de la carne,
por el sigilo de dos salivas
incrustadas en el hueco entre los labios.

Rugimos como dos fieras,
desatadas por la pasión más salvaje,
comiéndonos la vida en cada aliento,
en cada jadeo que no hacía más del otro.

Manantiales de fuegos exudados entre tus labios,
álgidos al atajo de tu lengua,
entre arreboles de tus manos,
marca justa de tu pertenencia.

Ritmo in crescendo.
Un allegro.

Notas que reptan en los pentagramas de nuestros cuerpos,
sin libre albedrío.
Ritual de carne y saliva,
uñas y dientes…

Partitura de tu piel en la mía...

Yo, letra derramada en tus labios.
Tú, beso líquido de mis entrañas.

Y nos hacemos Melodía…
leer más   
12
5comentarios 117 lecturas versolibre karma: 101

Arresto

ARRESTO

Era inminente, lo presentí
Sonreiste salpicando
lociones a spa.
Eran rejas invisibles esos labios.

En minutos agiles
Esa lengua
Pulposa en flan
me habia enceguecido.

Tu juego, ligero destierro
Caí...

Cabizbajo vivo
Una libertad sin oxígeno

¿Con que propósito cercano
eres fusil indiferente?

Apelo... O Dime
Que fianza te persuade

Dame el socorro de las esposas
Y el eterno respiro de la celda

No basta que habites
mis pensamientos solamente
en aquellos grillos transitorios.

Encierrame de por vida en ti
Verás que soy irrefutable prueba.
Leeme y promulga condena.

CLAUDIO ROLANDO ALVAREZ
DERECHOS RESERVADOS
leer más   
5
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 51

Mujer desnuda

Mujer desnuda,
Encadenas la cordura.
Liberas el soplo caliente de la lujuria:
Tú eres la más suave caricia del averno.
Mujer erótica, profunda y mística.
Desciendes al umbral de las tempestades
Allí, a lo hondo de los sueños,
Bajo la cama que mese la luna,
Bajo la guerra y las pasiones.

Que sepas que seduces, lo sabes,
Seduces mortalmente,
Seduces vasta, seduces gimiendo,
O taciturna, como una inocente bruja.

Mujer de piel de azúcar dulce y morena.
Mujer como dama de fuego.
Mujer como pecado bendito,
Como milagro que condena,
Como vástago de besos robados.

Si en las calles te ven, eres una doncella.
Si en la cama te encierras
Eres un sublime súcubo.

Seduces mortalmente,
mujer preciosa,
Seduces como la poesía,
Como la literatura que nace al borde de tus mejillas,
Como la música que se concentra en tus caderas,
Como el pubis que sabe a agua de oasis.

¡Seduces!
¡Cuánto seduces con tu existencia!
Serás el cielo que se ve oscuro en el nocturno,
Lo serás,
Porque arriba, abajo, adelante o atrás,
Tu cuerpo es el rastro más claro
Que resulta de los besos en la intimidad.

Seduces,
mujer peligrosa.

Seduces con ganas de matar.


J. Palacio
2
sin comentarios 132 lecturas versolibre karma: 12

¿Acaso soy un loco?

Loco, ¿acaso soy un loco?, porque mi cerebro es como un laberinto, sin salida,con un solo centro en el que estoy yo, “el corredor”. El que escudriña.En el laberinto, todo yo, tiene su sitio, hay multitud de pasillos llenos de odio e indiferencia.
Otro donde están la cortesía y la paciencia. En otro la esperanza y locas experiencias. Hay uno oscuro por donde casi nunca paso, porque está maldito, en el sólo hay caos, perversión, asesinatos, sangre, fuego, hierro y sudor, mucho sudor.
Aunque está oscuro veo ojos, ojos rojos, que con su ardiente mirada van desgranando mi alma.
Otros pasillos de este intrincado laberinto son acuosos, etéreos, me recuerdan que una vez tuve una conciencia umbilical, dividida, con una extraña sensibilidad. Femenina sensualidad, diría yo. En otro recoveco hay un pasillo en el que el deseo, la entrega, la duda mi yo y otro yo se confunden, se mezclan, ella lo llama amor. Origen y final lo llamo yo. Algún pensamiento rebelde, me ha jurado y perjurado que en este pasillo está la salida. La salida de mi mente, la llegada a mi corazón y por fin cuando junte los dos.
Tendré otra vez la sensación de ser un sólo yo. Compartiendo contigo, con él, con el resto, con el mundo, con el universo, unido por un cordón.
La señal del nacimiento y la creación.
leer más   
2
sin comentarios 89 lecturas relato karma: 26

Proposiciones

Ante el ojo de la noche
soy un alma desvelada
por sus encantos
de sirena imaginaria.
Ante el espejo
soy ese reflejo
que le quita nitidez
a lo quiere expresar.
Ante tu sonrisa
soy la dicha sonrosada.
Bajo la mirada del sol
soy esa piel que se expone
a sus candentes placeres paganos.
Bajo la borrasca
soy esa sensación infinita
de embestida sutil y caricia.
Bajo tu cuerpo soy
arena sabiendo a mar.
Sobre el espacio
soy esa brisa
que llega hasta el rincón
dónde estás pasando.
Sobre tus muslos
soy el más etéreo
de los infiernos creados
por un verso.
Sobre tu noche
soy reflejo del sol
embestida por tu cuerpo
en un rincón del infierno.

Ante.
Bajo.
Sobre.
Vos.
leer más   
7
sin comentarios 115 lecturas versolibre karma: 54

Mía por un sueño

Fui una sombra sobre tu pecho.
Un ave oscuro, un perfume en el viento.

Llegué a tener tus cabellos enredados en mis dedos.
Tu piel, en el tacto de mi lengua.
Te sentí, mujer de poesía.
Te sentí vastamente erótica,
Profundamente seducida,
Completamente mía:
Insoportable y desesperadamente mía.

Llegué a tí.
Llegué a verte proclamada mujer,
Y a sentirte místicamente angelical:
Es que en tu forma de demonio
Eres tan perfecta.

Fuiste mía por un sueño.
Un sueño inalterable y caótico,
Donde yo seducía hasta tus huesos,
Y tú devorabas hasta mi alma.
Donde yo me perdía en tus ojos,
Y tú recorrías vorazmente mi abdómen.
Donde tu cintura devastaba mi cordura, así,
Como me enloquece:
Al ego y de ipsofacto.
Y mi poesía hacía hervir tu piel de canela.

Mía por un sueño.
Como lo son las utopías.
Como el deseo es a la distancia.
Como es el amante de la luna:
En los sueños, con demencia
Y una hiriente lejanía.
leer más   
4
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 29
« anterior12