Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 88, tiempo total: 0.015 segundos rss2

Los corazones

Y ahí sigue caminando la gente,
pisando los corazones
tan vulnerables, como aquello que siente,
tan indefensos, como aquello que se desnuda,
tan inocentes, como aquello que ama,
tan solos, como aquello que conoce la ausencia.

Mientras guardo yo, una gota del agua,
será una gota de lluvia, tan transparente
como un sentimiento que se deja ver,
o será una lágrima que se escapa
y se convierte en todo un mar
que sujeto entre mis manos,
entre mis dedos.

Ese inmenso mar
hecho de los momentos
felices.
leer más   
10
3comentarios 42 lecturas versolibre karma: 103

Shanghái

Hace frío, está oscuro
camino hacia delante, hacia atrás
La luna se mece y se engaña a si misma
c
a
e
lejos de toda mirada,
Los colores lóbregos de la ciudad me acompañan
Seres sombríos, atrapados en el destello de los faros,
ni siquiera me miran
Fuera de toda brújula, me pierdo en un sendero sin fin
Mi cuerpo se retira por uno de los callejones más oscuros
Mi cuerpo es una caída del tiempo
Todo se nos escapa,
se nos esconde cada vez más
Como un efluvio pálido,
Que se quema bajo un humo ínfimo.
leer más   
9
5comentarios 62 lecturas versolibre karma: 104

Sus Ganas... Nuestras Ganas

Sabes, sería imposible resistir las ganas de sonreír al saberme ahí, en ti; al saborear ese café caliente con mis labios... endulzados por ti, por tu aroma, tu sabor.

Imposible sería resistir el provocar tu sonrisa en tanto mis labios prueban de ti... saborear ese café después del amar, en la mar, ahí donde las olas sean la música que invite a nuestros cuerpos a sentir e ese vaivén de placer, en esa confusión de sonidos, entre las olas y tu gemir.

Al caer la tarde y el anochecer, todo puede suceder, convertirse en fugitivo, tal vez. Siempre hay que saber que el amor es un riesgo y el riesgo de jugar con fuego no lo es el quemarse, lo es la posibilidad de enamorarse y que hay riesgos, y fuegos, que valen la pena correr, probar, inquietar, mover... incendiar. Que al cruce de las miradas sea imposible ocultar ese fuego de la piel, te quiero recorrer.

Y después, sabrás que no hay necesidad de prestar lo que sin pedir puedes tomar, en tanto yo, en tu oído provoco lo que mis labios habrán de probar, al navegar en tu ser.

Toma mi mano, este encuentro hay que festejar, que los recuerdos permanezcan imborrables y las sonrisas sean esos gestos que nos delaten al andar.

Luis Oscar
raczoblue

5
5comentarios 59 lecturas relato karma: 72

"Las lunas también curan" (colaboración con @AljndroPoetry)

Sentimientos de plástico y papel
recorriendo caminos de emoción
dibujando horizontes de ilusión
un trofeo olvidado en anaquel.


Corazón violeta, amargo y cruel.
Te faltan hojas para tocar mi alma,
te faltan dedos para contar mis logros.
Trofeo nefasto, medalla de bronce y hiel.

Y te enroscas al alma, cascabel,
ensuciando las notas, mi canción,
oprimiendo mi pecho, la razón,
compungiendo mi espíritu, Azrael.


Arañas mis entrañas,
arrastras esperanzas
con tus zarpas y patrañas.
¡acabas con mis ansias!.
Te faltan ganas, las dejaste muertas,
no les diste de beber.

Soledad que el jilguero me trinó,
con la carta marcada me intoxica,
con la bola en cristal que te adivina.


Maldigo los conjuros que predicen,
los presagios que comprimen.
El pasado es olvido,
el futuro siempre brilla.
Mis ojos tiemblan y mi pecho grita.

Y la magia del tiempo me sanó,
el conjuro de amor me vivifica,
el hechizo de luna me ilumina.


Ahora sé lo que es vivir.
Ahora sé que no hay dolor.
Ahora siento con mis palmas,
ahora rozo las gotitas.
Ahora mi alma vuela.
Ahora, amigo mío, rompo de alegría.
leer más   
13
27comentarios 132 lecturas colaboracion karma: 100

Regando distancias

Distancia que cimenta clavos
entre mis sentidos, bajo su silencio,
distancia que riega espinos
entre mis pies y sus pasos,
distancia amiga por familiar,
reconocible terrizo de olvido.

Dolor forjado en el cáliz de la distancia,
vertiendo hiel en las coyunturas
de mi voz rota entre las letras de su nombre,
oscuro amanecer entre tulipanes secos de color,
como cuentas de promesa furtiva en sus labios,
rezando porque su presente y la derrota
se fundan en el pecho de mis entrañas.

Distancia regada susurrando despedidas entre mis manos....


Renuncio como salida al camino,
como bálsamo grapado a la cicatriz,
conjugando verbos como imperdibles
prendidos en cada estación, en estantes,
donde refugio sus palabras en paño de papel.

Futuros revolcados sobre púas de la distancia,
devorando deseos en mueca risueña,
esperanza mesnadera, amarilla por la constancia,
certeza cual raiz de recuerdos,
cristales desmenuzados en sigilos
en versos sembrados,
sangrados en la vereda de su puerta
y el rasgueo de mi pluma muerta.


Amén
leer más   
21
22comentarios 159 lecturas versolibre karma: 112

Siempre he soñado volar

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

SIEMPRE HE SOÑADO VOLAR



Siempre he soñado volar,
poder sentir esa libertad que tienen las aves,
mirar el mundo desde lo más alto y que el cielo quedase a mis pies.
Nosotros también vivimos dentro de una jaula,
esa jaula son nuestros límites,
es todo lo que nos impide volar y ser aún más libres.
He tomado la decisión de quebrar esos límites,
de saltar el muro y ser libre,
sin embargo,
se bien que solo será por unos momentos.
No sé qué es lo que viene luego de la libertad,
quizás pueda ser azufre y fuego,
quizás brillos y calles de oro.
Yo; voy a tener la libertad de saberlo,
voy a arriesgarlo todo.
Siempre he soñado volar.
Me pare en el borde y salté,
el cielo estaba a mis pies.
Sentí la libertad de poder intentarlo,
todo mi ser sonreía esta vez.
Pude ver de frente el mundo,
desde lo más alto.
Un mundo al cual me acercaba de nuevo rápidamente.
Repetí con alegría dentro de mí:
“Siempre he soñado volar.
Me pare en el borde y salté,
el cielo estaba a mis pies.”
Yo; estaba a punto de chocar contra el mundo de cabeza.




-JOEL B. LEZAMA.
10
4comentarios 79 lecturas relato karma: 109

Condenados a sentir

No lo tengo tan claro,
si es bendito el sentimiento
o será un castigo
por seguir siendo fiel
a sí misma,
por despreciar las reglas
escritas en los manuales
de “cómo triunfar en la vida”,
por rechazar los bienes
a favor del bienestar.
No lo tengo tan claro,
si es bendita la sensibilidad
o será una condena perpetua
que cumple el corazón
por vivir sintiendo.
leer más   
5
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 58

Libertad

LA LIBERTAD

El ahogado, resucitado;

otra vez, de nuevo, la alondra con su canto.

Despierta, amor dormido, aletargado;

y, como un reptil en la cueva de las ilusiones,

capté las tormentas de los campos.

Tierra ¡despierta!, como rayo iluminado.

Es el paisaje irisado del miedo la

oscuridad caída de la galaxia y de océanos.

Entrégame la espada gloriosa, resucita en mí la inocencia;

perdimos en la batalla los sentimientos profundamente bajos.

Soles de piedra, cuchara de mármol,

como un terrible desierto sin agua...

Canto dormido de pájaro, sol ,océano:

¿Quién eres tú?

en ese azul paisaje, de lirio callado...

¡Oh, alondra! ¡Pájaro encantado!

De nuevo siento tu abrazo;

aquellas ilusiones sentidas, en la cueva,

con sus candados.

Espada libertadora, con matasello estampado

¡Oh, la libertad! y

los sentimientos se cayeron en un charco.
leer más   
9
1comentarios 76 lecturas versolibre karma: 103

Rasgando renglones

Medito encontrar palabras
auxiliadoras de espera[nza],
que lustren los cristales de los años,
vaciar de tierra mojada
los sacos reservados a decisiones
que debería bendecir el tiempo.

¿Y si solo fuera lodo?
si el horizonte fuera una cremallera
donde las cuerdas de lo posible
se enredaran en esquinas
ciegas de certezas, de sabidurías.

Si la belleza tan solo
fuera la máscara del dolor,
el amor la excusa para dejar de llorar,
el mar el resultado de nuestras lágrimas.

Versos como salvavidas de anhelos,
de realidades hundidas en las entrañas,
vestir el corazón con la piel de las cenizas,
convalidando las espinas, el ahogo,
por ése puerto donde se amontonan
mis sentidos y la alegría con tallo de caña,
rasgando los renglones de éste poema.

... hoy vendería el alma que perdí, por una mirada dulce
y la voz de violonchelo de un te espero....


Amén
leer más   
29
26comentarios 180 lecturas versolibre karma: 109

Sentidos

Verla siempre fue difícil
Su sonrisa una prisión
Su mirada cautivante
Como inclina su cabeza al mirarme

Oírla inspira una pasión
Su tono siempre muy agradable
Un eco permanente en mi alma
Que no se anima a dejarme

Tocarla es como un viaje
Lleno de entusiasmo y euforia
Pero siempre queda la nostalgia
Saber que en algún momento debo alejarme

Su olor esclavizante, lleno de recuerdos
Dulce como sus encantos
Lo acompaña una melancolía de fondo
Me acecha de noche y me engaña en el día
Cuando pienso que es ella, pero es solo una fantasía

Su sabor es hilarante
Deja una marca en mi piel
Sus labios rozan los míos
Y todo se vuelve intangible

Su compañía es sublime
Amarla fue inevitable
Olvidarla imposible
4
4comentarios 37 lecturas versolibre karma: 57

Cincelando esperas

Cincelando el pasado relegado,
hollando recuerdos de acero
en un intento de olvidar
las vidas que nunca viví, las que quise,
hasta que los sueños perpetúan
el cristal descompuesto en gotas de sal.

Profeso horizontes sin respuestas,
flanqueado por el dolor,
la indefensión de la cordura senil,
comprender que el camino es solo polvo,
que no hay voluntad, únicamente salidas
donde navegan las inquietudes laceradas.

Exhausto de mi, de la falta de silencios,
aceptar que no hay soles, ni flores,
ilusiones de nuestro arrebato
por alcanzar ése amor, mecenas de hados,
que no hay alas, ni suficiente luz
para tanta oscuridad.

Buscando ésa grieta solidaria,
con la boca llena de palabras desertoras,
del raciocinio, de todo juicio,
derramo mi mirada en ojos ajenos,
renuncio encontrar el puerto donde el fleje
de mi sangre halle el cáliz donde verter
el cielo, la sima más profunda,
para acoger la lápida del olvido adúltero
con una leyenda cincelada en piedra:
“solo espero….”

Amén
leer más   
18
13comentarios 137 lecturas versolibre karma: 102

Tres otoños

Sé que me alboroto,
me noto roto
y revienta en mí este terremoto.
Pero es que cada vez que sales por mi puerta,
los días duran tres otoños.
leer más   
9
sin comentarios 79 lecturas versolibre karma: 92

Conceptos de la palabra "amor"

A veces, me pregunto cuál es la definición de amor. Es más,incluso si se podría definir con palabras. Es algo tan abstracto. Siempre he pensado que de millones de personas y tán distintas a uno mismo,es muy difícil que acabes encajando con una sola persona, complentarse con esta y que encaje todo a la perfección.Tampoco hace falta buscarla.Simplemente acaba viniendo sóla.

De pequeña,sentía repulsión cuando veía a dos personas besarse. No entendía por qué lo hacían. A qué se debía esa necesidad.

Hoy,me doy cuenta que el amor es un campo sin límites y no todo es precisamente de color rosa. También duele. Duele el engaño,el querer a alguien que no te corresponde,el necesitar más,la desconfianza,las infidelidades...

También existe el amor a distancia que,aunque no lo parezca y mucha gente lo vea absurdo,existe. Es sorprendente esa sensación de acordarse de una persona y tenerla presente la mayoría del tiempo cuando no la ves o no la has visto nunca. Y también es triste. El amor no es cuestión de kilómetros ni de edades. Sino de sentimientos.

Desde el primer momento que se empieza a sentir en la vida por alguien, se suele pensar que es lo máximo,que quieres con locura a esa persona. Todo es un drama. Aún recuerdo cuándo tenía 11 años lo loquísima que estaba por un chico. Creía que nadie quería como yo. Que no se podía llegar a querer más. Pero en realidad no es así. A medida que pasa el tiempo,se va dejando atrás ciertas etapas de la vida, se conocen a personas capaces de despertar sentimientos más fuertes que la anterior.

Hasta que ya no hay más personas. Tarde o temprano te acabas quedando con una después de un error tras otro. Y te sientes bién ahí. Es ese momento en el que recapacitas y frenas. Cuando dejas en el pasado a todas esa gente por la que tanto has sentido para limitarte a sentir por una misma persona todos los días y sientes que ahí está tu lugar. Que no necesitas a ninguna más.Pero no sólo eso. Cada día que pasa,todo va en aumento.Los sentimientos,las emociones...Todo se intensifica. Ahí es cuando te das cuenta que,todo lo anterior se ha quedado pequeño y que dia tras dia,acaban rompiéndose tus esquemas al no saber dónde está el límite. Muchas veces me pregunto hasta qué punto se puede llegar sentir por alguien.Porque al echar la vista atrás,todo se acaba quedando corto.

Es increible cómo sin darte cuenta empiezas a querer. Así de la nada. Es bonito aprender del amor.Percatarse de sentimientos que suman y que nunca han aparecido antes en tí al ver a una sola persona.

Ahora,me río cuando de pequeña pensaba que era una tontería darse un beso y querer.
No me considero una experta en esto pero tampoco hay que serlo para saber que no todo es eso. También es demostrar.
Al final,te acabas quedando con esas llamadas telofónicas interminables,con ese detalle que te regalaron inspirado en tí,
con las tardes en el sofá viendo películas juntos,con esa visita inesperada cuando te encontrabas mal,con los abrazos porque sí,con los besos porque sí.
Son razones para quedarse.

Aunque también hay gente que quiere con su coraza y que por alguna razón se cierran en ellas mismas y le cuestan compartir cariño con otra persona. Y no por eso ya no es amor.
También cuentan los "avísame cuando llegues",los "hoy me he acordado de tí",los "me espero despierto a que llegues"..
Detalles que marcan la diferencia.

Cualquier persona que diga que sabe de esto miente.En el mundo del amor no hay límites.
Y, a pesar de que esa persona nunca rompa la coraza,no te quieran como es debido,ese amor no sea correspondido o estés a miles de kilómetros de tu verdadero amor, nadie es imprescindible. Es más, aunque esté a tu lado el amor de tu vida,tu media naranja que te complementa y te quiere con locura, tu refugio en persona..La vida sigue.

Con ellos.
Sin ellos.
Conmigo.
Sin mi.
Contigo.
Sin ti.
leer más   
3
3comentarios 64 lecturas relato karma: 36

Albor

El agua me vino a buscar,
cuando no esperaba beber
en los labios de la madrugada.

En medio del bosque las corzas blancas,
con sus ojos almendrados,
petrificaron sus movimientos en un suspiro.

Solo las hojas del hayedo comprendieron
el vuelo de aquel pétalo.
Bajo la sombra tenue emergió la vida, verde.

Jabatos besando el bosque miríadas de veces
gruñendo la tibieza sutil de una vida recién estrenada,
bebida en las raíces y el humus callado.

Me dejé empapar en su compañía.
Un abrazo escarchado se escurrió en las primeras luces,
casi comprendí el albor de mis pasos.
leer más   
6
2comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 71

Retrato en tinta azul de viejo barbudo

Con su cara de Gandalf en roble
azul bigote de madera
barbas cuyas lianas son un sauces
hundiendo las raíces falicas... venosas
sugiriendo el "miembro" sin vida
en el pecho de no sé qué arenas
hurgando...
buscando en el fondo la otra pepita
alimentándose de aquellas juventudes
para sustentar la llama
de esta... la experiencia antigua
¡Qué tanto cuesta mantener en pie y dolorosa!
como la diaria respiración misma
mirando aún
con su carpa de párpados
salvaguardando
ese par de ojos tristes
tramado de azules.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
18
1comentarios 109 lecturas versolibre karma: 104

Abandono

En tu abandono huyo,
huyendo de mí,
de lo que soy
de lo que nunca
seré contigo
o alcanzaré en ti.

En tu recuerdo me abandono,
abandonándome al más allá,
más allá de tu recuerdo . . .
más allá de tu recuerdo

estás tú, mis tristezas,
tu destierro y mi olvido.

En mi huida te recuerdo,
recordando tus ausencias,
lo que nunca hicimos juntos,
besos con imagen a deseo,
nunca buscado, nunca rendido.

Abandonándome, recordando,
huyendo de ti, de mi,
de todo aquello que no forjamos,
de estremecimientos desconocidos,
de sentimientos no mantenidos.

Si esto es amor o ilusión,
si ilusión es sentir tu amor,
si esta amargura fuese
el más dulce y mortal
de los amores . . .


Amándote me abandono
a tu nostalgia,
huyendo detrás de tus besos,
recordando lo que espero vivir,
muriendo plácidamente
del más indeliberado
de los amores, manzana
origen de mi abandono.

Amén
leer más   
19
10comentarios 136 lecturas versolibre karma: 98

Ahora no es navidad

Ya han pasado los días de Navidad. Se acabaron las felicitaciones típicas, el juego del amigo invisible, los regalos del señor gordito con barba blanca y los que trajeron los reyes mágicos. Se terminaron las cenas y comidas copiosas con los familiares. Se han recogido los adornos navideños, apagado las tiras luminosas de leds y envuelto las figuritas del belén. Todavía juegan los niños con los juguetes recién estrenados, mientras los papás se disponen a zambullirse en la rutina laboral y doméstica.

Ha finalizado el tiempo socialmente aceptado de la felicitación, de la alegría, de la solidaridad. Ahora comienzan las rebajas de enero para compensar el despilfarro de las fiestas pasadas y pagadas. Sin la suerte de haber sido agraciado por la lotería y con la misma salud que se tenía antes de las fiestas, siempre y cuando no se haya abusado en exceso de las comilonas. Vuelta al trabajo, al cole, a la inercia rutinaria de cada día.

Sin embargo, estos días anodinos son los que más necesitan de alegría y de encanto. El regalo de cada minuto de existencia tiene la fuerza de toda una fiesta. Los miles de besos depositados en las mejillas de los seres amados, la sonrisa ofrecida como señal de acogida y de encuentro, la palabra amable, el silencio educado, el abrazo con ternura, la espera esperanzada, la confianza en las posibilidades ajenas, la caricia afable… estas cosas sí que son auténticos obsequios de la vida.

Ahora también es tiempo del cariño, de los encuentros familiares, de las llamadas a los amigos, de las visitas deseadas. Ahora se disponen de muchos días para felicitar, para reconocer con gozo el crecimiento ajeno, para hacer reír, para jugar, para quedar a tomar un café, para escribir unas palabras a quienes queremos en la distancia. Ahora se pueden hacer visitas a quien está enfermo, a quienes sabemos que les afecta la soledad. Ahora se puede pasar un rato con las personas mayores que sólo desean a una persona que les haga sentirse importantes. Ahora, es precisamente cuando más se necesita la solidaridad. Ahora no es Navidad.
4
sin comentarios 64 lecturas relato karma: 50

Paredes de barro (@pequenho_Ze & @sarrd8r)

Bostezando, me desperezo entre sábanas de espinas,
éste sabor de soledad en el paladar, la ventana me arroja
la luz de un día anterior o quizás de mañana,
sonidos de lo cotidiano, vértigo de ausencia,
la obligación de una vida que no tiene pausa.

A falta de equilibrio,
me ensucio las manos
andando a tientas.


Al nombrarte, palpo el hueco de tu partida,
esperando el desayuno de tu sonrisa,
las diapositivas del croissant recien hecho,
tus zapatillas como previa de tu llegada,
de imagen, que al trasluz de la ventana,
seduce cada milímetro de mi deseo.

Cruzando las paredes de barro,
llenándome los ojos
de imágenes incrustadas,
que ya no tienen vida
y se van pudriendo con el paso de los recuerdos .


Entra el sol de la esperanza, haces de claridad,
por los ventanales, alumbrando mi alma magullada,
por la oscuridad que se acuesta al final de cada
espera, cerrando los ojos, dando las buenas noches
al armario cuya madera aún cruje por tu partida.

El desengaño es el vestido que me pongo
al caer la noche
y por las mañanas
me cubro los hombros
con cierta alegría inusitada.


¿A quien culpo? ¿a tu dolor por mi silencio?
¿a tus lágrimas, por mis huidas?
¿a tu adiós por la incapacidad de un te amo
abrazado a las luciérnagas de tus ojos?

Sé que de alguna manera,
pero inevitable,
todo sale de mí.


Me siento en la cama del olvido,
apoyo mis pies descalzos en el frío del suelo,
que devuelve todos mis sentidos a la realidad,
obstinada, solidaria con mi torpeza, con mi ceguera.

En el fondo del pozo,
cuando ya no tiene sentido,
las luces se apagan
y, sin embargo,
yo sigo aquí.


Sentado frente a lo inevitable,
con las manos sucias,
en el pozo de las paredes de barro.

Amén
leer más   
17
23comentarios 221 lecturas versolibre karma: 121

12 Uvas

Las 12 uvas de la suerte. Esa suerte que queremos disfrutar a todas las horas. Como si todo dependiese de ella. Esperamos al fin del año para realizar la gran ceremonia de pedir los mejores deseos para el año que viene. Frente a un televisor o en la plaza de cualquier ciudad, delante de un reloj que dé las campanadas. Exactamente doce. Como los doce acasos que quizás se produzcan en el año entrante, uno por mes, uno por intención, uno por expectativa. No nos ha tocado la lotería y ya nos conformamos con la salud. Pero somos pertinaces, si no hemos sido agraciados con el dinero, pues decimos que la salud es lo principal. A partir de ahora a por más. Ponemos nuestras esperanzas en comernos, a golpe de badajo, una uva en cada campanada. Y con eso, casi tenemos garantizada la estrella. Hay que seguir el ritual porque si no, ya tenemos la excusa perfecta para pensar que la causa es no haber creído en él. Se acompaña de un cava, o cualquier bebida alcohólica y besos para todos y abrazos que jamás te atreverías a dar cualquier día del año.
 Las 12 uvas dan permiso para el desmadre generalizado. Para encasquetarse un gorrito y unas gafas de payaso. Tirar confetis, beber, gritar, saltar y bailar hasta que el cuerpo aguante. Terminar la noche en alguna churrería tomando chocolate con churros antes de meterse en la cama. Despertar lo más tarde posible para volver a reconocer que las fiestas se terminan. Que todo vuelve a la rutina diaria. Que ya se han olvidado prácticamente todos los deseos. De la celebración del año nuevo quizás quede algún recuerdo todavía, gracias a los pequeños trozos de turrón que terminan encajados en algún aparador de un armario. Pero de las uvas, ni rastro y de la suerte, ni se sabe, ni se la espera.
8
2comentarios 121 lecturas relato karma: 108

Otorgar

A la tierra un beso,
al cielo una mirada eterna,
al pasado un adiós,
al futuro una espera.

A los niños dulzura,
al anciano respeto,
a la juventud un horizonte,
serenidad al adulto.

A los ojos miríadas de gracias,
a las sombras una rendija de luz,
bendiciones a los labios,
al dolor una esperanza.

Al orgullo un espejo,
al mal eco silente,
el poder a una isla pequeña
y un abrazo a la humildad.

A la palabra un sentido,
al poema esencias de verso
que impregnen el papel
de amor y sentimiento.
leer más   
14
6comentarios 141 lecturas prosapoetica karma: 111
« anterior12345