Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Momentos

Momentos
(A Glen)

Oh, que encanto tus bragas,
tan minúsculas.
¡Qué locura!
Colores del arcoíris
cada día.
¿las negras con sus ligas?
en ocasiones especiales,
cuando mi desatino o la torpeza,
obligan a romperlas.

Me pierde tu álbum de fotos,
todo blanco y negro:
posiciones circenses,
diferentes alcobas,
unas cuantas tomadas por un fulano
que conociste en Paris,
¿las otras?...no se quién,
fotos locas,
calientes,
inolvidables,
nostálgicas,
excitantes,
todas memorables.

¿Donde guardas la llave del pequeño baúl?
no podría decirlo,
sabemos que hay esposas,
un látigo,
una máscara,
varios metros de cuerdas,
y extraños artilugios
aún por descubrir.

De tus pulcros espacios
me trastornan tus rosas,
las esencias, los óleos,
los perfumes, fragancias,
las velas olorosas.
Me embriago con incienso,
jengibre,
pachulí,
canela,
cedro,
sándalo
y flores de jazmín.

Pero: si sales de la ducha,
solo con tus tacones
- cual Eva sin su parra-
dispuesta a cometer
tanto y tantos pecados,
todos originales,
me quedo ese momento.
Olvidamos las bragas
y sus tantos colores;
las fotos, los fulanos,
las esencias, las flores,
las llaves, los candados,
las velas y sus olores,
fundimos nuestros cuerpos,
y este instante fugaz
lo volvemos eterno.


Copyright 2017
leer más   
11
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 75

Un poema erótico cualquiera

La delicadeza de tu piel al rosar mis dedos tibios

Tu cabello largo y perfumado

Entonando Fantasías abstractas de un sin fin de acciones y emociones

Plasmando en mis pupilas las escenas de esa piel desnuda y esa bella figura

Manifestando el llamado de un silencio en el que solo suenan nuestros cuerpos

Ocultando el pudor mientras tus senos son lamidos por esta lengua húmeda que con anterioridad recorrió la vulva de tu vagina.

El caminar de mi lengua asciende hasta mezclarse con tus labios babeados y extasiados

Por el deseo de ser penetrada por este glande que roza tu zona anteriormente lubricada

Una vez comenzado el acto, la sinfonía de una nueva melodía comienza

En la partitura carnal que entonan tus gemidos y suspiros.



Variando las posiciones los papeles cambian

Me pides que hale tu cabello mientras muerdo tu cuello

Cuando estoy arriba te muestras sumisa

Cuando estas arriba te muestras decidida y nada sumisa

Detonante de esta fiesta de locura

Vendas mi ojos y atas mi manos

Lo permito porque estas arriba

¡Dominante! Es mi turno de taladrarte ya has cabalgado suficiente

Una sonrisa perversa y contenta desata mis manos y quita la venda de mis ojos

Para contemplar su posición ya lista para concluir

Una sesión extra para terminar la cena

Concluyendo con la sensación de una lengua que gira en bordes rotatoriamente suspirantes

El rotar de tu lengua como planetas girando en un sistema solar, mientras succionas mi pene

Buscando succionarme la vida quizás, en el placer de este elaborado acto oral

Que culminan con el flujo de la vida viajando a quien sabe donde, mientras mi mente se pierde en quien sabe donde.
2
sin comentarios 51 lecturas versolibre karma: 13