Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 267, tiempo total: 0.023 segundos rss2

Sorpresa nocturna

En el medio de la nada
amparado en tu recuerdo,
agarrado a una almohada
que eras tú pero en mi sueño,
dibujé una linda cara
con mi orgasmo sin quererlo.
leer más   

etiquetas: sueños, locos
7
2comentarios 22 lecturas versoclasico karma: 88

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 81 lecturas relato karma: 80

Nuestro rio

Nada ni nadie es más libre que su propia imaginación, con sus recodos profundos, sinuosos, interminables; estancados en un segundo eterno o en vertiginoso descenso. Como un río que acumula su colorido caudal de deseos e ilusiones al paso de los años, hasta desembocar en un océano irisado, infinito, único y privado, a mano sólo de su alma, a la vista sólo de su corazón.
11
4comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 89

El abismo del olvido

En el abismo del auto convencimiento
En un estado que apunto de fallecer
Observo las decisiones del cerebro
Conduciendo la iniciativa de la observación.

Casi convencido
Gatillo un posible diálogo
Con los fantasmas,
Y sin querer,
Decido y veo el futuro.

Pero hoy está nublado
Y permanentemente olvido
Descifrar las neuronas de acero.

Pero me distingo entre el quehacer
Y la dispersión en los eventos
De nuestra vida.
Perplejo del susto,
Consigo durar un poco más con mis gustos,
– 5 años -.
Con las nauseas que esto provoca,
Esta vez olvido tirarme con una bolsa
Que acelera su velocidad
Mientras caigo en el precipicio
De la decisión.

Aprovecho de olvidar los motivos
De la prisión de los 5 años
Y persigo los vibrantes recuerdos
Que me hacen regresar a los encantos
De los olvidos.

Qué más vivo que el último
Suspiro del alma(?),
Que abanica toda sustancia
Inerte en la tierra(?).

Al perecer entre los que vinieron y vendrán,
Mastico el plástico y falso amanecer
De los olvidados que olvidé perseguir:
– Los sueños –
Llenos de señales que consigo
Recordar porque estoy aquí
Y no allá.
5
2comentarios 32 lecturas versolibre karma: 83

No Fue un Sueño

No fue un sueño, fuimos, sentimos, sonreímos.

No fue un sueño, al amanecer, la habitación tenia nuestro aroma, la humedad de una noche de pasión, de besos, caricias y versos... De un buen tinto.

No fue un sueño, ahí estaba ella frente a mi, desnuda, yo, en silencio tan solo atinaba a admirarla y sonreír, ella... Ella dejo su sabor en mi.

No fue un sueño, a partir de hoy, lo será.

Luis Oscar
raczoblue
3
2comentarios 25 lecturas relato karma: 36

El anverso y el reverso...

...el brazo y el sueño
al descubierto
y la vida
en el borde de la hoja
una runa nórdica
dentro
una herida
producto
de un hacha vikinga
al reverso
los nervios del poeta
en la universalidad
del roce
la concreción del miedo
y yo
solo
en el centro de la noche.
leer más   
12
8comentarios 100 lecturas versolibre karma: 108

Té conceptual...

Una mesa
una silla
un rito pedestre
necesario
la representación de una obra
fracasada;
una tetera
una taza
un silbido
un hombre solitario
y una única luz
daba toda en la máscara
o en el rostro
igual;
reposición
ninguna palabra
treinta minutos
la sala a oscuras
la luz se desvanece
y la multitud estalla
aplausos, aplausos.
leer más   
13
1comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 97

¿Qué queda de entonces?

Si te nombro
debo arrancar el hilo
cosido a los labios,
poner hierbabuena en mi boca
y dejar que me escueza la herida,
igual que me arden los ojos
de noche,
cuando aparece el pasado
poniendo un pétreo presente
en las pesadillas.

Catorce guerreros se cuadran
al regreso de junio en el calendario.
Recuerdan la rienda que dimos
tan suelta, tan ciega…
a un par de caballos de trote bisoño
pisando relojes de nubes
sin prestar cuidado.
Ignaros románticos fuimos…
¿Qué queda de entonces?
No lo tengo claro.

Quizá sea la nada de aquello
la que nos defina.
Perdida la huella de toda inocencia,
aumentan las canas e igual crece el fango
que pisa mi suela.
Y, entonces, ¿qué queda?

Maletas vacías contienen los sueños
que un día albergamos.
Los viajes, los planes, los hijos,
la casa, la mano cosida a mi mano
en cada paseo…
Ya todo parece la imagen de un barco
que tapa la bruma.
Tu olor se confunde con otros olores
que ya no recuerdo.

¿Qué queda de entonces?
22
16comentarios 100 lecturas versolibre karma: 122

Susurros

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

SUSURROS



En mi mente sólo pude ver reflejos lejanos de aquellos recuerdos que alguna vez compartimos,
recuerdos que susurraban escritos en amaneceres cálidos de fríos inviernos.
Fotografías se volvían de tonos grises en los pasillos obscuros de mi mente,
como si fuese muriendo lentamente el amor y la alegría.
Trataré de recordar el perfume que una vez dejo tu piel en la mía,
intentaré revivirnos como un pájaro que vuelve de las cenizas y así nos volveremos eternos.
Te buscaré y quizás tengamos nuevamente esa sensación de conocer a alguien nuevo,
quizás pueda cruzarte por una calle donde solo alumbra la luna y refleja en tu verde mirada.
Actuaremos fingiendo sorpresa,
sabiendo que el destino es inevitable y que nuestra historia ya ha sido contada.




-JOEL B. LEZAMA.
6
sin comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 79

Esquizofrénico

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

ESQUIZOFRÉNICO


Una nueva noche de insomnio dio muerte a un futuro sueño,
terminando así con la esperanza de alguna nueva idea.
El desvelo provoco alteración en todos mis sentidos.
Mis ojos cansados solo podían ver espectros y sombras;
mi cuerpo sufría espasmos musculares y temblaba aturdido,
esto se debía a un terremoto interno,
provocado por una fuerte agitación en su motor,
debido a intensas palpitaciones en mí corazón.
Mi cuerpo estaba agotado, pedía a gritos por algunas horas de sueño y reposo.
Mi mente trataba de detenerse,
pero un mar de pensamientos inundaba cada uno de sus rincones,
era una incesable tortura provocada por recuerdos y futuros proyectos.
Me invadió una sensación soledad que orbitaba en toda la habitación.
El silencio podía oírse como si este mismo tuviese sonido.
-Lo sé, parece mentira.-
Me levante de la cama irritado y con mi pulso ya muy acelerado.
Necesito calmarme. Pensé.
Me dirigí hacia una silla a mitad de la habitación,
no muy lejos de los pies de mi cama.
Allí se encontraba mi ropa arrugada y con un aroma gris,
mezcla de perfume barato y humo de tabaco.
Salí de la habitación y me dirigí a la cocina por un poco de agua.
Los engranajes de mi mente giraban de manera incesable,
parecía que mi cabeza iba a explotar en cualquier momento.
Tome de mi bolsillo izquierdo los cigarros y una caja de fósforos.
Me dirigí al balcón y encendí un cigarrillo.
Me acerque a la barra de contención que separaba el suelo firme de una caída desde el séptimo piso.
Estoy esquizofrénico. –Pensé.-
Me pare sobre la barra de contención cerré mis ojos y pensé en saltar.
-Qué pasaría si lo hago?.-
Respire y trate de calmarme, mi pulso estaba disminuyendo y empezaba a tener sueño.
Debo regresar a la cama. –Pensé.-
Al abrir los ojos ya había saltado. No podía creerlo.


-JOEL B. LEZAMA.
18
8comentarios 69 lecturas relato karma: 123

Camino de oxidadas hojas

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

CAMINO DE OXIDADAS HOJAS



Pronto el día terminará junto con el nacimiento de un atardecer,
se oirán los suspiros del viento chocando en los árboles otra vez.
Las tardes cerrarán las ventanas de los hogares,
dejando atrapado así un delicado aroma de café.
Un agraciado cielo naranja rojizo se verá reflejado en las hojas que ya han comenzado a caer.
La esperanza dejará morir su color,
el mismo que hoy comienza a desteñirse dando pasó a una nueva estación.
Revivirán los abrazos y las bufandas que de nuevo trataran de traernos calor.
Volverá a la vida el romance junto con un otoño lluvioso caminando de la mano por esa alfombra de hojas,
ambos creyéndose dueños del amor,
bajo un paraguas que en un lugar seco hoy los aloja.




-JOEL B. LEZAMA.
13
23comentarios 96 lecturas versolibre karma: 107

Alba niña

Alba niña , despertar del sol,
primer rayo que nace
deseando ser resplandor...

Quieres levantar el vuelo
ansiosa de buscar otro cielo
inmenso y díafano para volar

Antes de aletear haces planes, piensas, mides
el tiempo y el espacio que recorrerás

te elevas en vuelo intentando
cruzar a otro cielo dejando
huellas de estelas en el manto estelar

te sientes perdida en la inmensidad
buscando tu corazón otra manera de latir,
recuerda siempre alba niña

que la vida es como tu espejo
sólo devuelve el reflejo de lo que enfrentes en él
no te paralices, no tengas temor

prefiere ser la que aprendió a soñar
y siempre sentir ese espacio,
ese goce de ser gaviota en libertad

Soñar es ver el lado hermoso de la vida,
ya realizados los sueños casi nada son
alba niña despertar de sol

quedarse a vivir en ellos
despúes de gozarlos intesamente
y si el sueño termina ,habrá que volver a soñar .


MMM
Malu Mora
leer más   
14
20comentarios 105 lecturas versolibre karma: 122

Poema sin título

Podría hablar como el viejo tahúr
que en cada vaso de whisky
recuerda a su Missisipi
y decirte, amor,
que tus pechos se me ofrecen
como témpanos de hielo,
como rombos de colores
que me llueven desde el cielo.
Podría hablar con la clara honestidad
que sale de las palabras
del que se ve moribundo
y decirte, amor,
que ya no recuerdo los nombres
que te brindé en el pasado,
que te veo como a un ángel
que trae la muerte en sus labios.

Podría callar como callan los cobardes,
como callan los justos,
o como calla el silencio...
y en ese preciso momento
arrancarme las estrofas
y sangrar con roja sangre
cada verso que te entrego.
Podría callar como callan los cuervos,
como callan los besos,
o como calla el desierto...
y en ese preciso momento
beberme a chorros tu sexo
y limpiarte en un segundo
de aquello que huela a muerto.

Podría escribir la más grande epopeya esta noche...
pero no puedo.
Me lo impiden las palabras
que se ahogan en el fuego.
Y aunque él quiera no me engaño,
sigo aferrado a tu juego,
buena epopeya es tu falda,
lo demás ya podrá venir luego.
Podría escribir los versos más tristes esta noche...
pero no quiero.
Para triste ya está el mundo
con su incesante ajetreo.
Y aunque él quiera no me bajo,
sigo aferrado a tu lecho,
que ya casi ni me acuerdo
de que están hechos los sueños.
leer más   
13
3comentarios 68 lecturas versolibre karma: 102

Nunca me preguntaste

Una vez más
desperté pensando en ti bajo el sol otoñal
y mandé mi primer pensamiento al aire
silenciosa lo escuché, trataba de oír
si le habías hablado de mí.

Me paré en la orilla del mar
observando el horizonte
esperando que una blanca gaviota
con su vuelo dibujara en el cielo
tu sentimiento hacia mí.

Sueño de amor que no llegó
más nunca me preguntaste
si yo sin ti quería nacer
y me dejaste sola en el mundo.

Fantasías derramando miel
de un amor que no nació,
hoy ya no tengo el mismo corazón
se fue perdiendo en el camino
en el abismal del tiempo.

Este amor que no se consumó
como es el nuestro, se ha quedado
atorado entre las dos dimensiones
que son tu corazón y el mío

Hay que morir para volver a vivir
fulgores intensos de un amor no nacido.




MMM
Malu Mora
leer más   
15
17comentarios 69 lecturas versolibre karma: 104

Un sueño entre sombras

Tengo el sueño que me castiga estás ganas de tenerte
Y la lejanía que es frontera entre nuestros labios.
Tengo rutas no recorridas
por tus manos y una piel que se estremece
por tus versos.
Tengo un poema para entregarte
de palabras que te nombran
Un abecedario hecho de latidos suaves entre sombras.
leer más   
16
11comentarios 105 lecturas versolibre karma: 92

Resignación

Mejor mañana
que tarde o nunca,
salir deste sueño,
desta tonta vanidad
de lograr tu amor,
siendo globo yo
y estando tú espinada.

Mirada inalcanzable,
cuerpo inasible.
Mas tarde que nunca
la lluvia borra
tu nombre en la arena
y mis pies toman
el regreso a casa.
leer más   
7
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 84

Poesía

De a pocos
los sueños
me han empujado
al abismo
de la poesía
donde vengo
cayendo
con la ilusión
de ver
en el fondo
mi vida entera
leer más   
16
sin comentarios 77 lecturas versolibre karma: 89

El bosque de los anhelos

Tengo anhelos
de pasearme por tus sueños
enredarme en tu raíz
Saberte, tocarte
disfrutarte entre mis dedos
dejar correr la savia.
Tengo ganas de besarte
entre las hojas
saborear el fruto dulce
conocerte, probarte,
beberte con mis labios
llenarme de ti.
leer más   
18
11comentarios 97 lecturas versolibre karma: 100

Un sueño

Estabas ahí, frente a mí
Sonriendo
Callada
En silencio.

Tu mirada, mi felicidad
Tu voz, un lejano eco
Pero no podías demorarte
por mucho tiempo.

Era demasiado bello
para ser verdad
Mi mano en tu mejilla
Instante de felicidad

Comienza a llover
Cabizbaja, te vas
No sin antes mirarme
una última vez
Niegas con la cabeza
Me asestas un duro
golpe de realidad.

Y te vas,
Te vas, sin más
Y yo, quieto, inmóvil
Bajo la lluvia
Empapado
Asumiendo
Que nunca volverás.
leer más   
3
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 28

Letras grandes

Podría empezar por describir lo que mis lapsos mentales me hacían olvidar,
viajes, cumpleaños, las fechas marcadas en el calendario pero jamás lo importante de mis letras,
pues, mis poemas son la prueba fidedigna de mi cordura,
es difícil explicar por qué estamos locos, aún cuando no lo estamos...
Si me dejan un espacio mi paz les dará una respuesta,
a ratos de locuras, suspira mi conciencia en tiempos de noble cordura.
Hoy mis pensamientos permanecen en constante construcción evitando accidentes,
es más fácil cuidar de tus agonías que de mi propia vida.
Y escribo en letras grandes los ecos de la soledad y las noches que persiguen mis sueños.
Y escribo en letras grandes mi nombre.
leer más   
7
sin comentarios 102 lecturas relato karma: 77
« anterior1234514