Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 206, tiempo total: 0.019 segundos rss2

Cuando era felíz

Recuerdo cuando era feliz...
cuando lo único que hacía, era reír
cuando el único dolor
era el raspo en las rodillas.
Recuerdo cuando era felíz y no lo sabía.

Recuerdo cuando disfrutaba las cosas
sencillas de la vida
de un abrazo, de un helado
o de un día soleado.

¿Para qué era que queríamos crecer?
mmm no sé.
leer más   
11
2comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 88

Una señal ¡

Mis lágrimas están contenidas en un odre.
Cada paso que doy, no lo siento, huyen de mi propia sombra.
He perdido la orientación.

Mi sol se ha quedado inmóvil como en la tierra de Jericó. Pero no siento calor.
He perdido el horizonte dibujado con sueños que prometían ser realidad.
No los puedo alcanzar.

El cielo me ha lanzado una escalera, me pregunto si yo debo subir o esperar a alguien bajar.

Mi corazón tiembla y me pide piedad, un momento de relax.
He dejado de hablar, mi garganta tiene vidrios rotos y mi alma en trizas está.
En la noche me refugio y duermo en posición fetal, abrazada a mi almohada,
escuchando las voces del infinito y recordando el lugar en el que nunca sola me sentí,
pero mi madre dijo que no me podía quedar allí, porque la vida es sagrada y hermosa,
pero con sabiduría del cielo hay que saberla guiar.

Señor Mío¡ Magnifico tu nombre porque en el dolor también hay que saber alabar.
Que tú no eres más que sabiduría, poder, justicia y eres Amor,,,
oh mi Dios, derrama sobre las almas abatidas y corazones quebrados un
hálito de tu magnifica bondad.
Porque la vida aquí en la tierra es maravillosa,
pero con dolor es complicado encontrar la verdad.

Dime señor si yo debo subir o esperar a alguien bajar... Dame bondadoso señor una señal ¡


Letizia Salceda,,,
leer más   
12
16comentarios 122 lecturas versolibre karma: 106

Єllа Ў Él

Ella soñaba con la luz
que cada día le abandonaba,
sometida al yugo del miedo
frisaba un resquicio
por el que calara el amor.

El verde de sus fanales
ansiaban convertir
el dolor en nubes,
su desierto en playa.

Él caminaba con
la tristeza como piel,
con el desaliento
por respiración.

En su huir tropezaba
con cada decisión,
su corazón gastado,
se levantaba tras
cada latido fallido.

La lava de sus versos
disgregaron pavor y recelos,
su verbo en mariposa,
su falta de horizonte en
acordes para la penitencia.

Como bálsamo de su tristeza
el fulgor verde de su mirada,
ella yacía en cada estrofa
que él sangraba.

Éℓ ησ тєηíα ησмвяє, єℓℓα ραѕιóη у ∂єѕєσ…
[ዕቿዕጎርልዕዐ ል ነዐክጎል ]

αмéη
leer más   
23
29comentarios 175 lecturas versolibre karma: 100

Mi primer amor

¡Guau¡ ¿Quién pensaría que ibas a ser tú?
si tú, quien me enseñó lo que es divertirse,
enojarse, llorar sufrir, reír.
Me enseñaste lo que es el amor.

¿Qué irónico no? todo empezó cuando dos
desconocidos se cruzaron por la calle
sin saber que... se volverían el uno para
el otro, su primer amor.

Gracias, por hacerme conocer esta otra cara de la vida; el amor, el que sorprendentemente te hace sentir maravillas, mariposas en la guata, como si estuvieras en un cuento de hadas. Y a la vez, te hace sentir lo peor, te hace sufrir, llorar, como estar en una pesadilla, de la cual no puedes salir.

!Guau! ¿Quién pensaría que ibas a ser tú?
mi primer amor y la persona quien me
rompió el corazón.
leer más   
8
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 82

Flores

Gracias a ti,
aprendí a amar las flores.
Con cada una de sus espinas,
con su tallo desaliñado.
Con sus pétalos marchitos,
con sus hojas secas.

Aprendí a amar las flores muertas,
esas que hoy te regalo,
por más que me haga daño,
en representación de lo que hemos realizado.
Matamos cada esperanza,
cada pétalo vivo,
cada hoja llena de agua.

Hoy, quisiera que me regalaras flores.
¿No te gustaban también?
Recuerdo que solías decirme,
que las amabas con desdén.

Vida mía, regálame flores muertas,
para intentar acabar con mi tristeza.
Porque por culpa de ella,
soy esta extraña impureza.

Los tulipanes eran tus favoritos,
a veces recuerdo el jaspeado con anhelo.
“Tus ojos son preciosos” es mi mejor recuerdo.
Esta flor está agonizando,
y muere cada día más con tu silencio.
Ese que yo misma he creado,
para acabar con todo tu sufrimiento.

—aleluya roto. (@freedomofsuffer)
9
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 84

Sin ella

A veces veo el viento y la veo a ella ahí
después me digo no dejes a tu imaginación ir
pero lloro porque ella me hacia sonreír
con ella yo me quería ir.

No digo que quiera morir
pero yo era el que tenia que sufrir
ahora con millones poemas y canciones
despejo mis dolores y emociones.

Con ella tenia mil sensaciones
no puedo ignorar las consecuencias de mis acciones
no la cuide y termina mal
ahora lloro por que con ella no puedo estar.

Donde podrá estar
espero que pueda nadar
dentro de un muy bonito mar
para que su vida como sirena pueda demostrar.
leer más   
11
2comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 100

Tu recuerdo me hace daño

Suenan los acordes de una dulce melodía que se encarga de ponerme todavía más triste de lo que ya me encontraba. Sé que el mundo se conspira a contra mía pero me parece injusto. Y entre recuerda y olvida no se borra tu carita de mi mente. Y por consiguiente vuelven versos y apapachos y ese cambio de carácter que me estoy enamorando.

Y entre más te olvido, menos logro. Y entre menos logro, menos ¡largo!
6
sin comentarios 66 lecturas versolibre karma: 104

No estoy de vena

Me invade una titilante pena
una pena que no tiene nombre
pero que la causó un hombre...
Me robó el suspiro, el sueño
y los colores de mi alma...

La gente me mira y dice:
"qué bella dama",,, pero sus
ojos ya no tienen niña,,,
aquella niña que jugaba
con las flores del campo
corriendo descalsa y sin
freno alguno, queriendo
alcanzar el viento y verle
el rostro...

No estoy de vena,,,
No quiero ese fluido rojo
llamado sangre, porque
en realidad en mí no es de
ese color,,,es gris como las nubes
cargadas, que se apresuran
trepándose una sobre otra
para llegar primero y estallar
en una tormenta...

No estoy de vena,,,
por más que intento escuchar
la voz del extraño diciéndome;
"Ven, déjate envolver entre pétalos
de rosas y vestir tus miedos
de velos color lavanda",,,

Mis emociones no se detienen
parecen caballos salvajes despotricados
sin rumbo,,, queriendo hallar en las
colinas un lugar dónde encontrar
remanso y descansar...

No, no estoy de vena,,,
qué pena¡¡ elevaré mi voz
al cielo con más fe, para no perder
la esperanza y pedirle a las fuentes
inagotables de los sueños
que me arrullen con su paz y si
mañana no amanezco, que sea
porque encontré un mejor lugar,
y si abro mis ojos, encontrar
aquella voz que me devuelva
la bella ilusión de volver a
confiar...
leer más   
12
16comentarios 125 lecturas versolibre karma: 96

Aquella despedida

Los ojos nublados,
las lágrimas al borde del precipicio,
el rostro pálido, cubierto con las manos,
aquel adiós que retumba en su cabeza,
como un trueno en mitad de la tormenta.
leer más   
14
6comentarios 66 lecturas versolibre karma: 110

Desapareces

Desapareces
ya casi no te llamas ausencia,
y pocos podrían intuir que habitaste
este abandonado zoologico de mariposas,
desapareces de la oscuridad voluntaria de mis ojos,
del calendario de mis fechas especiales y de mis alegrías por contar.
Desapareces
y no te lo voy a perdonar.
4
2comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 66

Oscuridad que quiebra

Apagó la luz
de las luces
de sus ojos.
A oscuras
buscó un instante,
ese que perdió
cuando se arrancó
el corazón roto.
Oscuridad que quiebra.
leer más   
24
28comentarios 118 lecturas versolibre karma: 105

Calles Vacías

CALLES VACÍAS

Muerte, luto y dolor
sangre, fuego, lágrimas
todo se vuelve oscuro
todo se vuelve sombrío.

Gritos desesperados se escuchan
mujeres que buscan a sus hijos
padres medio muertos que caminan
niños que lloran a sus padres.

Son las víctimas inocentes
de las guerras y el dolor
que aquellas bombas han causado
sobre esas calles que ahora están vacías.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Abril 2018
Imagen tomada de Internet
leer más   
8
6comentarios 96 lecturas versolibre karma: 110

Poema 2

Escucho un llanto amargo,
pienso que es el mío...
lo niego, no soy yo quien se rompe,
no puede romperse lo que a su vez ya estaba roto.

No puede salvarse lo que desde un principio
estaba condenado a las soledades del alma
a la penitencia de un valiente soldado
que rehuye sin mirar atrás.

En el pecho frío donde se esconden las palabras
se oprime a la esperanza, se destruye la ilusión,
mientras el destino crea una prisión de hierro y miel
se captura al soñador.

Miro a la tristeza presionando sus párpados
miro a la tristeza mancillandole el corazón,
es ahí donde descubro que en realidad
quien llora sí soy yo.

-Diana
leer más   
10
9comentarios 73 lecturas versolibre karma: 108

Paraíso de lágrimas

Atar un pañuelo a mi lágrima,
esperando que un recuerdo, un olvido,
la falta de la vereda, del laúd de su voz,
la vierta en agua, rocío salado de océanos.

Buscar entre los alfileres de mi garganta respuestas,
la suma de mis preguntas, de sus silencios.


Me siento en la cornisa del tiempo,
viendo pasar bajo los pies del presente
las dudas encadenadas a la ceguera,
roer el vestido amarillo del arrebato.

Ser pétalo marchito en ostra cerrrada,
rodar entre las cañas de su ermita,
encendiendo cirios para alimentarme
con su cera hecha almas, hecha hebras.

Dime pasión, si eres puñal o martillo,
si tus letras son pergamino o alas,
si tu música es arpa o flecha,
si balanceas vidas entre enredaderas
o tan sólo dibujas desiertos en los portales.

Saltando entre tejados sin salidas,
entre tallos que paren su luna y mis noches,
esperaré la lágrima como paraíso de mis mares.

Amén
leer más   
28
26comentarios 186 lecturas versolibre karma: 108

Como prueba de gratitud

De común acuerdo decidieron abrirle la jaula a la joven torcaza (Juan la había atrapado muy pequeña en el monte cercano) Y al quedar libre emprendió vuelo hacia las ramas de los eucaliptos y desapareció. Los dos sintieron un extraño y enorme alivio porque algo del dolor del encierro se les contagiaba al mirarla todos los días. Desde entonces venía a visitar la casa y pasaba horas en los eucaliptos y las acacias. Hasta el día que los hombres armados vinieron una mañana a decirles que tenían que irse de aquella tierra que ya no les pertenecería más, no llevaron más que la ropa puesta y el deseo de irse lejos. Cuando la casa quedó sola y poco a poco fue quedando en ruinas, aún venía la vieja torcaza en las horas tranquilas a quedarse largo rato sobre el tejado roto y los adobes descascarados como si albergara un deseo secreto en cada visita.
3
sin comentarios 53 lecturas relato karma: 35

Micropoema. Entierro

Llevaba un velo funesto al rostro que nunca note, sin saberlo, me habían sepultado en el olvido
leer más   
14
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 97

La maldita ventana

Una carrera de gotas de lluvia,
bajando frente a mi rostro
y la mirada que se prende a ellas
mientras siguen su curso al fondo
agolpadas en charcos al cancel.

Mirar llover, mirar la soledad,
un reflejo de realidad sin matiz.
Y ese gris que se abraza a todo,
¡Cómo quisiera un abrazo así!,
incoloro, pero lleno de afecto.

Veo a través de esa tristeza líquida,
rozando aquel muro cristalino,
pensando que en algún momento,
podría escurrir como todo afuera
pero nada cambia ese olvido
y la añoranza, sobre todo cuando
la maldita ventana sigue ahí.
leer más   
8
4comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 96

¿Melancolía?

Haces de la tristeza tu musa;
del alquitrán formas versos,
del gris oscuro tomas su color,
conviertes lo dulce y fresco
de las gotas de lluvia
en lágrimas amargas en tus ojos.
La grandeza del silencio
lo tomas como tortura.
La oscuridad de la noche
la haces tu compañera.
Traes amores no olvidados
y los riegas en tus versos,
los desentierras de tu pecho,
te recrea el dolor de su recuerdo.
En cada letra, la melancolía deja su huella,
te leo, y no comprendo tu tristeza,
la vida te ha dado tanto.
¿Porqué no tomar el beso
y bienvenida del alba?
¿Porqué no apreciar el canto
del ave temprana y llevárselo hasta el alma?
La belleza existe, hasta en la sublime
caricia del viento,
en pisar descalzo la húmedad del pasto,
en la lluvia, que da vida a tu rostro y cuerpo. Quizá, un día de estos dejes que las mariposas
y el color de la rosa y su aroma visiten tus versos; y permitas, que rayos de luz y el calor
del sol guíen tu pluma.
leer más   
17
8comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 101

Tu sangre fría

AUSENTE padre
que yo imagino
abrazándose más allá del sueño
raíz de mi fantasía y de mi empeño
ausente padre
que yo imagino

por ti
no sé adonde me encamino
el frío
me va cortando leño a
leño
el mismo frío que sentía
de pequeño
por ti
no sé adonde me encamino

estoy perdiendo la fe que domino

se arruga
mi cara
se frunce
mi ceño

y eso es todo
lo que al espejo enseño

ausente padre que yo imagino
leer más   
13
4comentarios 112 lecturas versolibre karma: 105

El viejo cementerio

El viejo cementerio castellano
se muere poco a poco sin remedio,
no tiene quien le llore. Que hoy el tedio
le agarra con tristeza de la mano.

Ya nadie le acompaña, ni el fulano
que hiciera del suicidio un intermedio;
ni el cura le somete ya a su asedio
rezando un buen responso a algún hermano.

Si un día yo me muero, es muy posible,
que cuando vaya a verle ya no exista
o piense es un objeto ya inservible.

No quiero aquí pecar de pesimista
así que alguno insista no es horrible,
prefiero otro lugar como turista.
©donaciano bueno

Comentario: Poco más de trescientos metros son los que separan al viejo cementerio o mejor, al camposanto, de la pequeña población. Anclado en la falda de una colina, cuatro humildes paredes de adobe y cuatro cipreses, uno en cada esquina, a los que se accede por un camino de tierra de unos trescientos metros que en invierno y en los días de lluvia se convierte en un barrizal. Una puerta de hierro de la que pende un simple candado oxidado, da paso al recinto . Pareciera que allí todo duerme el sueño de los justos. A medida que la población ha ido desapareciendo, ley de vida, los yerbajos se han adueñado de las lápidas . Y es que hoy ya los jóvenes no le visitan ni siquiera el día de los Santos. Requiescat in pace (R.I.P.) Descanse en paz.
14
3comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 103
« anterior1234511