Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2, tiempo total: 0.020 segundos rss2

¡Existo!

La lluvia que caía
siempre amenazaba,
acechaban continuamente
su ya quebrantable existencia,
hacía arroyos sobre la tierra
hasta que formó una laguna

Esa noche observó que la luna
sobre el agua reflejaba
en la superficie su silueta
observó la belleza de su ser,
ella no era un fantasma
a la vida sobreviviendo.

Era una mujer viviendo
por su fuerza y voluntad
de una sensibilidad inusual
mujer de una belleza sin igual
más que física espiritual

vio reflejado su perfil en las aguas
transaparentes de la laguna,
un rayo de luz de luna
iluminó entendimiento

Ella era una criatura exepcional
que daba vida a la misma vida
protegiéndole con su cuerpo,
como un halo protegía a la luna

en sus entrañas vivía el amor
era parte de su esencia de su ser
no importaba su concepción,
víctima indefensa del mundo,

Las penas del ayer quedaron atrás
descubrió su amor maternal
en su cuerpo en sus manos en su piel.

El mundo es cruel y darte algo mejor
no puedo pero solo nunca te dejaré,
susurraba con ternura a su bebé

Miró al cielo el halo de la luna
gritó con la fuerza interior de su ser
desafiando al mismo universo, exclamó,
¡vivo! ¡respiro! tengo vida ¡existo!
vida y amor va creciendo dentro de la mía.

MMM
Malu Mora
leer más   
17
15comentarios 100 lecturas versolibre karma: 93

“Amor” de una noche, dolor de una vida

Estrellas de pena bañada en alcohol,
grupos de gente danzando en sudor,
las luces de fiesta brillando en color,
noche de gente olvidando sus sueños.

Ninfa de carne y piel, luz oscura y amarga miel,
buscando la sonrisa vaciando una copa,
llega un caballero que tu corazón desboca,
cuatro sonrisas, cinco palabras, marchas con él.

En sus ojos ves brillar el consuelo a tu dolor,
un abrazo y unas notas de limón,
el recuerdo de las tardes bajo el sol,
tirita tibia al que se fue y no regresó.

Tu cabeza tiembla por el exceso de licor,
avanzan sus manos y busca tus besos,
más a través de tu nube, no quieres eso,
corres pero te aísla en un callejón.

Retumbó el sonido de tus gritos,
el muchacho hizo lo que quiso,
los oídos silenciados en los pisos,
luna y frío como únicos testigos.

Cuando la encontraron estaba hecho,
cuerpo adolorido y corazón maltrecho,
libertad rota, camino deshecho.

Porque él dijo que había bebido sin medida,
que ella lo provocó porque iba mal vestida.
Para él únicamente el “amor” de una noche,
Para ella solamente el dolor de una vida.
leer más   
3
sin comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 31