Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 9, tiempo total: 0.027 segundos rss2

Gotas de soledad (@Galilea, @AljndroPoetry & @sarrd8r)

Diáfano, vacío, huérfano de historias,
languidecía en su rincón.


Se evaporaba su esencia,
una partícula de su alma a la vez.


Cosmo de bendito olvido,
de inseparables ausencias.


A veces…
le alcanzaba la fría tenaza del tiempo,
oprimía el pecho de tal forma,
que hasta exhalar su propio aliento,
se convertía en trabajoso suplicio;
dolía, corroía por dentro sus entrañas,
sin concebir otra manera de paliarlo.

Gota a gota…
los segundos caían ralentizados
─cada uno con el peso de una eternidad─
sobre su conciencia adormecida,
el aire, el oxígeno en su cuerpo,
se hacía un plasma denso,
que con dificultad reptaba
por sus bronquios.

Soledad….
óxido de angustia, de esperanza indefensa,
brizna de arena compañera de silencios,
de gemido mudo, ateo, huérfano de aire,
de sigilo opaco, en días vanos, desterrados,
piel de la soledad hambruna, seca de recuerdos.

Sintiéndose un intruso dentro de su propia vida,
la dejó pasar sin apenas tocarla,
su muerte no sería un suceso destacable,
ni un titular siquiera,
pasar sin dejar un vacío,
ni siquiera una huella,
pasar sin dejar un recuerdo detrás,
un luto, un llanto, una ausencia.

Soledad…
esa que mata sin acero...


Una gota más
en el océano de realidades,
castillo de arena
que se lleva la última ola,
parpadeo imperceptible
en la interminable perpetuidad;
árbol cuyo fruto nunca nació.

Soledad...
sarcófago, duna de olvido...


Subirse a la barca de Caronte,
con las monedas de la ceguera,
del ahogo, en los ojos del dechado,
del miedo a no encontrar huida,
estigma en la mano hueca,
sello que lacra el féretro de la promesa,
amamantando la sed de mi soledad .

Soledad....
retiro de gotas de soledad...


Amén
leer más   
21
37comentarios 302 lecturas versolibre karma: 115

"La Rosa" @ Katy Domínguez Gómez

En la tierra hay miles de flores
pero tú “Rosa” reinas sobre todas ellas,
eres la más hermosa, y tus aromas
llenan la vida de angelicales olores.

Eres la flor que nace en un jardín,
con hojas aterciopeladas,
primero eres un bello capullo
floreciendo con esplendor cuando llega el Alba.

Flor que te escondes para dormir al anochecer,
abriendo tus pétalos con armonía y gloria,
despertándote con gotas del rocío fresco al amanecer.
no son lágrimas, son perlas,
que iluminan los rostros de quien te observa.

Fantasía, dichas y amores
envuelves a quien te mira,
tan delicada, dulce y tierna
que quien te observa nunca te olvida.

“Rosa” flor privilegiada,
que mil olores expandes,
con toda una gama de perfumes
que quien está cerca se extasía
para que de ti nunca se olviden,
¡Dios ha puesto en ti todas las virtudes¡

@ Katy Domínguez Gómez
leer más   
5
4comentarios 41 lecturas versolibre karma: 77

Algunas Veces

Algunas veces,
pienso que me piensas,
siento que me sientes.
Algunas veces,
sueño que me sueñas
Sólo algunas veces.

MMM
Malu Mora
leer más   
16
11comentarios 124 lecturas versolibre karma: 94

A veces necesitamos ser solo poesía

A veces necesitamos verlo todo con nuestros propios ojos.
Porque la realidad nos rebasa a tal grado que no lo creemos.

A veces necesitamos hablarlo todo.
Para que no caiga a tierra ninguna de nuestras palabras.

A veces necesitamos soltarlo todo.
Porque en nuestro interior podemos abrigar un montón de resentimientos llenos de amargura mal sana.

A veces necesitamos superarlo todo.
Porque nuestros pensamientos deben derrotar al rencor que solo marca.

A veces necesitamos olvidarlo todo.
Porque el peor enemigo puede estar en casa, con la misma sangre que circula en nuestras venas.

A veces solo necesitamos que la noche pase fugaz con su tristeza.
Y que el sol de invierno caliente lo que el frío deja.

A veces necesitamos solo ser poesía para otros.
Y apaciguar el dolor profundo que los versos sanan.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
16/01/2017.
20
9comentarios 533 lecturas versolibre karma: 44

A veces quisiera ser un poco más como tú

A veces quisiera ser un poco más como tú.
Innombrable, solemne hasta los tuétanos.
Sin importarte nada en lo absoluto los murmullos de las fieras que devoran el alma.

A veces quisiera ser un poco más como tú.
Arrancando con una mano y de un solo golpe todos los deseos de odio de otros.

Impenetrable.
Solo y de frente.
Con tu espada siempre, con los filos cuidando a los tuyos de la tiranía de los que solo por placer matan.
Defendiéndote de los demonios oscuros de la gigantesca maldad.

A veces quisiera ser un poco más como tú.
Silencioso, con mucho que decir o enseñar al mundo.
Pero observando siempre a la espera del primer golpe.
Golpes inquisidores que nunca llegan al espíritu, porque tú grey es alerta y se anticipa y ataca.

A veces quisiera ser un poco más como tú.
Nunca dejando que el dolor de otros te carcoma los sentidos.

A veces quisiera ser un poco más como tú.
Dejando a un lado el manojo de sentimientos con corazón abierto.
Sin ser presa fácil para aquel que solo miente.
Sin la coraza blandida por el amor que es traicionado.

A veces quisiera ser un poco más como tú.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
10/12/2016.
20
1comentarios 227 lecturas versolibre karma: 29

Y pasa a veces

Y pasa a veces, que los versos se van apagando uno a uno, como las estrellas que se despiden del concierto de la noche cuando llega la alborada.

Y pasa a veces, que se seca la fuente de la poesía. Ya no mana letras, ni rimas, ni prosa.

Y pasa a veces, que un amor se va apagando, tras cada mirada, tras cada despedida, tras cada grito ahogado en la almohada.

Y pasa a veces, que se seca la fuente de las ganas, y nos vemos, y quisieramos, pero ya no somos lo que fuimos, ya no hay chispas al roce de la piel, ya los sexos no buscan su rima, ya los orgasmos no son prosa.

Y pasa a veces, que se apagan imperios, que se hunden continentes, que se extinguen universos... y toda la vida que en ellos brilló.

Y pasa a veces, que te pierdo.



@SolitarioAmnte
v-2017
leer más   
15
15comentarios 177 lecturas prosapoetica karma: 74

A veces necesitas el poder de la mirada para nacer de nuevo

Reconstrucción.
A veces necesitas el poder de la mirada para nacer de nuevo.
Porque la voz se acaba en un silencio incómodo que duele.
Te vas consumiendo en las dudas sobre la existencia del verdadero amor en este mundo.

Es muy fácil titubear.
Con titubeos caminas por la verdad.
Extinguiendo las palabras jamás dichas.

Quisiera poder disimular y así poder disuadir al que te trata con escarnio.
Pero no renunciarán a su propia voluntad de acabarte.

Quisiera poder refugiarme en todos aquellos que me aman.
Que me reconocen y que me valoran.
No por lo que soy o merezco ser.
Solo porque lo creen y les nace hacerlo.
Simplemente porque sienten que es lo correcto.

Pero mis problemas no son problemas de ellos.
Ellos también tienen que lidiar con sus propios demonios que los asechan.
Que los acorralan.
Que los conducen a la miopía de querer ser sus propios protagonistas estériles.

A veces necesitas el poder de la mirada para nacer de nuevo.
Y que viva la voz que ahora es un sonido dormido en la noche de tu vida.
Quisiera poder disimular y así poder disuadir al que te trata con escarnio.

Poesía.

Miguel Adame Vazquez.
22/12/2016.
19
sin comentarios 318 lecturas versolibre karma: 60

A veces

A veces quisiera verla desnuda,
Una vez más,
No por ternura ni delicadeza,
Sino llena de maldad, de veneno,
De lujuria, de demencia y pecados.

A veces, solo a veces,
Extraño sus demonios revolcando mis sábanas.
Extraño su boca suave y delgada,
Y sus besos llenos de fuego volcánico.
Extraño sus ojos de ángel
Y su mirada endiablada.
Extraño su piel tersa y deliciosa,
Su cuerpo de santa
Y su manera de ser tan puta
En mi cama.

A veces, solo a veces,
Revive en mí su pasión intensa,
Y la manera en que me seducía.
Revive su forma humana más maldadosa
y la que solo yo conocía.
Esa forma que es obra perfecta de la naturaleza.

Ella sabe eso, y me castiga con su indiferencia,
Sabe hacerse desear,
Sabe apuñalar mi corazón.
Ella es experta en eso de enamorarme.

A veces, solo a veces,
Quisiera morir y nacer en casa de sus vecinos.
Solo a veces, es solamente a veces, nada más.

Ella permitió, siempre,
Que yo me saciara de ella:
Sabía que más tarde la iba a extrañar,
Sabía que iba a enloquecerme.
Sabía que me iba a matar.
1
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 11

Un sello de Amor

Un sello de Amor,
para reproducirlo miles de veces
sobre el soporte interminable
de Amar...
leer más   
5
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 59