Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 34, tiempo total: 0.021 segundos rss2

A esa gente maravillosa

Fraternal empeño
que atiende y cobija
aquellas manos
que se extienden vacías.

La solidaridad y el aliento
de una tierna mirada,
que necesita abrazar,
besar y acariciar otras vidas
de futuros inciertos.

Y sin pedir nada a cambio
poner el corazón entero,
que sin esperarlo siquiera
de dicha quedará pleno.

Seres de Almas limpias;
solidarios, imprescindibles,
que encadenando historias
de Amor y de Paz,
redimen lo feo y lo zafio
que habita en este mundo.

A esa gente maravillosa…
Gracias por existir.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/08/escribe-tu-relato-de-abril-ii-padre__ange
15
11comentarios 91 lecturas versolibre karma: 113

Me quedo en el abrazo

Me quedo con el instante de encontrarse,
ese que se busca y te impacta,
el que abraza tu latido sin miedo y se instala como un recuerdo eterno
que te hace reír y llorar, suplicar por que se quede y vuelva tu mundo, un mundo nuevo.
Me quedo con el amor
que te hace un nudo la garganta
y te vuelve humano libre de ataduras
Me quedo con la lagrima que se vuelve poema y se desliza por tu mejilla entre dulce y salada, lágrimas sonrisa, lágrimas esperanza.
El instante que vive en el tiempo para hacerte más consciente del ser, en el abrazo, en el beso, en la palabra como promesa de vida.
leer más   
11
7comentarios 76 lecturas prosapoetica karma: 105

Corazón Inquebrantable

Ella enfrentó al tiempo, lanzándole un gran sonrisa.
No esperando ganar se enfrentó al destino con su mejor arma.
Retó a todos a su alrededor y nadie pudo pararla.

Y ahí estaba, sentada justo a la orilla del abismo riendo a carcajadas,
No temiendo caer porque ella era más grande que aquel vacío.
Ahí estaba, contemplando sus fragmentos en las estrellas.

Ella enfrentó los obstáculos que nadie más pudo vencer.
No esperando triunfar ridiculizó a sus miedos y ahuyentó
A todos sus fantasmas.

Y ahí estaba, con su gran sonrisa y su alma pura.
Con los brazos abiertos y llenos de honestidad.
Ahí estaba, con su mirada fija al cielo dando gracias.

Ella enfrentó a su peor enemigo, a ella misma.
No esperando ganar, su fuerza y voluntad la hicieron más fuerte,
Teniendo así, un corazón inquebrantable.
leer más   
12
8comentarios 138 lecturas versolibre karma: 94

Libertad

LA LIBERTAD

El ahogado, resucitado;

otra vez, de nuevo, la alondra con su canto.

Despierta, amor dormido, aletargado;

y, como un reptil en la cueva de las ilusiones,

capté las tormentas de los campos.

Tierra ¡despierta!, como rayo iluminado.

Es el paisaje irisado del miedo la

oscuridad caída de la galaxia y de océanos.

Entrégame la espada gloriosa, resucita en mí la inocencia;

perdimos en la batalla los sentimientos profundamente bajos.

Soles de piedra, cuchara de mármol,

como un terrible desierto sin agua...

Canto dormido de pájaro, sol ,océano:

¿Quién eres tú?

en ese azul paisaje, de lirio callado...

¡Oh, alondra! ¡Pájaro encantado!

De nuevo siento tu abrazo;

aquellas ilusiones sentidas, en la cueva,

con sus candados.

Espada libertadora, con matasello estampado

¡Oh, la libertad! y

los sentimientos se cayeron en un charco.
leer más   
9
1comentarios 74 lecturas versolibre karma: 103

Te busqué

Hoy me di cuenta
que tu gaveta estaba abierta y del todo vacía.
Extrañada te juro,
que no sabía que ya nos quedaba tan poco.
Porque hace muchos recuerdos dejé de mirar tu espacio,
ese que hasta hoy supe que no me hacía falta.
No nos olvidamos tan rápido.

Es que el apuro era por marcharnos, no por olvidar.
Hoy te busqué en mis memorias y nada,
no apareciste.
Te busqué mis olvidos y ahí te encontré,
olvidándome también.

Empapelando todo nuestro ayer,
guardando tranquilamente
lo frágil que me querías devolver,
quedándote con lo que ya estaba viejo y demasiado empolvado.
Siempre tan caballero, hasta para dejar ir.

Así que decidí entrar a mi olvido de ayudarte.
Porque a un pasado como el nuestro,
lo debemos guardar los dos.
Tu levantando todas mis cajas
y yo cerrando todas las tuyas,
sin dejarnos más recuerdos que las huellas,
a esas ni el presente las puede borrar.

Entre risas, nos llevamos horas repartiéndonos las fotografías.
En todas sonreíamos con ganas de un para siempre,
y eso no se puede botar.

Guardémoslas donde solo tú y yo tengamos la llave,
y las encontremos cuando solo queramos recordar lo bonito.
Ya casi todo vacío, desechados todos los errores,
todos los rencores, bien guardadas todas las culpas.

Ya solo quedamos tú y yo abrazando al eco.
Encoges los hombros, y sonriendo encojo los míos.
Temeroso extiendes tu mano hacia mí.
¿Un apretón de manos?
Ven acá, dame un abrazo.
Te abrazo porque es la mejor forma
de perdonarnos todo eso que no se pudo.
Solo te abrazo, porque ya no nos queremos pero tampoco nos odiamos,
porque tú y yo nos olvidamos aunque a veces no se note.
leer más   
13
8comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 99

Dos mejillas unidas

Busco nada y encuentro
sentido reflejo de sueños.
Diluvio de frases
en palabras vacías.
Serena paz en los ecos
fuerte lluvia
en tus mejillas.
Lágrimas de dolor
en tu mirada y la mía.
Frente a frente
será menos
si el abrazo
triunfa.
Dos
Mejillas
Unidas.
leer más   
8
3comentarios 111 lecturas versolibre karma: 79

Aviones de espuma

Trotamundos de espigas. Funambulistas del sueño.

Equilibristas de abrazos. Astronautas de carcajadas.

Éramos todo lo que sueñan los niños. Cohetes de plastilina, barcas de corcho.

Aviones de espuma, hierba mojada.

En nuestro cosmos, íntimo y secreto, dos pájaros compartiendo alas.
leer más   
13
16comentarios 130 lecturas versolibre karma: 101

Ella y él

Ella soñaba con la luz
que cada día le abandonaba,
sometida al yugo del miedo
frisaba un resquicio
por el que calara el amor.

El verde de sus fanales
ansiaban convertir
el dolor en nubes,
su desierto en playa.

Él caminaba con
la tristeza como piel,
con el desaliento
por respiración.

En su huir tropezaba
con cada decisión,
su corazón gastado
se levantaba tras
cada latido fallido.

La lava de sus versos
disgregaron pavor y recelos,
su verbo en mariposa,
su falta de horizonte en
acordes para la penitencia.

Como bálsamo de su tristeza,
el fulgor verde de su mirada;
ella, yacía en cada estrofa
que él sangraba.

Él no tenía nombre,
ella Pasión y Deseo…

Amén
leer más   
15
sin comentarios 69 lecturas versolibre karma: 118

Luna que abraza

La luna me abraza de costado
Cuando llora mi lado izquierdo
Apenas rozando
el latido triste de mi pecho.

La luna besa mi frente
mis sombras, mis diluvios
En ella descanso mis sueños
Mis versos enloquecidos, nocturnos.
leer más   
12
2comentarios 109 lecturas versolibre karma: 74

La sala médica

La sala médica.

Acaricia el viento que viene
nos trae oscuro dolor
por horas de salud,
un precio que pagar.

En las salas infectadas
corre la sombra de la muerte.
Voluntarios con mucho amor
regalan su tiempo,
dulcificando el mal.

Gentes que nunca regalamos una medalla
ni un reconocimiento de agradecimiento
ni un abrazo, ni un beso.

Dan su alma, entregan su trabajo
y de respuesta reciben un exiliado
silencio.
leer más   
10
2comentarios 124 lecturas versolibre karma: 78

Si vuelve a llover

Si al menos pudiera
deshacerme en la lluvia,
reunir mis lágrimas
en un pequeño charco,
tendría el valor para
soportar los pasos
del tiempo cuando camina.

Convertir mi labios
en rabiosas espirales
mientras beso el suelo
donde se olvidan los sueños.
En las esquinas,
en las aceras de las calles,
avanzará la vida
sobre la esperada muerte.

Bajo el agua del mundo
mi entereza se diluye.
Ya, nada quiero.
Solo puedo seguir
el camino, que lleva
a mis pies descalzos
hasta tu puerta.
leer más   
7
sin comentarios 112 lecturas versolibre karma: 31

ii

Mi vida:
yo te juro que no sé,
que nunca he sabido
y que a largo plazo seguiré sin saber absolutamente de nada,
salvo que necesito que tú sepas que contigo
todos y cada uno de los males se me han curado,
que tus brazos me han cobijado
y me has sabido a la red que te atrapa al final del barranco
a la risa que rompe con estruendo los silencios del mundo
al abrazo de mi padre mientras me dice cuánto me ha echado de menos
a la primera gota tras tanta sequía
a lo rápido que se te escapa la vida
a lo poco que te importa cuando sabes que lo estás haciendo de puta madre
a la única flor que nace en un desierto en el que siempre es noche
a un ave que con alas rotas que vuelve a poder volar
a la verdad de tu beso en mi cadera,
que siempre ha sido como un templo
–aunque yo nunca he sido religiosa–
a uno de esos poemas que sabes que calan en lo más hondo de la herida
a la bandera blanca en una guerra
donde no ganan ni los buenos ni los malos
porque ganan los justos
a un cementerio que se hace fiesta celebrando la muerte de los fantasmas de otros recuerdos
que parecía que serían eternos para atormentarme
a la carcajada de cualquiera de mis hermanos
al trozo de madera que te agarras en un naufragio y te salva la vida
a todas las tonalidades de grises entre medias del blanco y el negro
a las luces que te guían a casa cuando parece que nada puede
a las hojas que susurran nuestra historia para que no la olvidemos
y a primavera
a toda la que me crece en el pecho
porque contigo aquí todo siempre parece abril
aunque no haya nada que pueda florecer.
11
2comentarios 121 lecturas versolibre karma: 61

Bajo la luna llena

Bajo la luna llena te espero,
risueña y febril como una adolescente enamorada
fantaseo con la perfección de nuestra velada
anhelo tu abrazo ardiente y tu pausado beso.

No se ven las estrellas, colmado de luz el cielo,
suspiro inquieta, colmado de deseo mi pecho.

Oigo un ruido y sonriendo me vuelvo
pero no eres tú ni nadie, tan solo el viento,
avanzan las manillas del reloj inclementes
a la par que mi esperanza decrece.

Susurro "ven por favor, te quiero".

Bajo la luna llena desespero.
leer más   
12
2comentarios 216 lecturas versolibre karma: 55

El abrazo

En el fresco claustro, sobre la exedra,
con suma destreza, rara pericia,
por sus anchas paredes crece la hiedra.
Y su trepadora hoja es la delicia,
que adorna de verde toda la piedra,
la besa y la mima en suave caricia.
La planta se enrosca en un gentil lazo,
se turba la roca por el abrazo.
16
7comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 75

Abrazo

Esa mañana y por un torpe descuido había caído al suelo. Al besar la hierba con los ojos cerrados, supo lo que el amor hace con el rocío. Y no quiso levantarse. Podía sentir la fresca humedad en sus labios, restos de verde y tierra, el aroma a noche de luna llena; la vida.

Tejió sus pestañas a las brillantes briznas, respiró profundamente y abrió su boca dejando que esa sensación profundizara con su aliento. Se acomodó procurando el mayor contacto de sus poros con esas frágiles esporas. Y un abrazo invisible sucedió, cómo si Natura también lo quisiera. Y sintió el calor de ese cuerpo bajo la superficie; podía escuchar su corazón anudado al propio, su respiración de brisa suave y su sangre. Sus vastos huesos encadenados hasta el infinito, la voz de su pecho de agua y su alma de fuego. Por algún motivo, se sintió mejor que nunca.

Ese beso impensado, había cursado su magia. Reconoció sus alas y la fuerza de sus raíces, la música que vibra dentro y su infinitud. Fue en ese instante que rompió sus miedos en pequeños pedacitos salados que atropellaban por volar de sus ojos, etéreos cómo las plumas.

El abrazo se hizo más intenso, más puro. Puro cómo no existió nada nunca ni existirá. Su corazón tomó el aire que le faltaba y pudo respirar. Ya nada le parecía incomprensible ni inalcanzable. Estaba ahí, abrazada a los milagros y sin pesar alguno.

Había vuelto a nacer sin querer y sin saber, sólo por un juego divertido del destino. Levantó su cabeza y abriendo sus renovados ojos, gritó. Grito fuerte, cómo si jamás lo pudiese haber hecho mejor. Y ella, en ése momento, ya lo era.
leer más   
11
7comentarios 136 lecturas prosapoetica karma: 82

Querer, pero contigo

Yo quiero que tú me abraces como aferrándote al último suspiro de vida, hasta que me rechine el alma y a mi corazón se le vaya la respiración. Que un abrazo tuyo se convierta en ese arco iris en medio de mis tormentosos días grises. Que seas tú, la que con un abrazo, o con muchos, ates los cabos sueltos de mi corta historia a la que titulo El amor que en la vida pasada no me diste.

Yo quiero que tú me beses como devorando la vida, como si el nosotros fuera sinónimo de amor y de infinito, que me beses sin tiempo límite y con todo el amor del mundo. Que dejes un pedacito de ti, de tu alma, de tu querer; ahí, en ese roce. Que sintamos que hay un pequeño espacio de universo en el que encajamos perfectamente.

Yo quiero que me tomes de la mano como si estuviéramos compitiendo a quién agarra por más tiempo, como si me quisieras llevar contigo a todo lugar, como si yo fuera turista y tú aquella que me enseñará el mundo entero, los sueños, los sentires, la vida en sí.

Yo quiero que me sonrías como si fueras esa única vela en la habitación oscura en la que me encuentro, como si yo fuera tu tesoro, el que andabas buscando en los más recónditos lugares. Que me sonrías porque conmigo puedes ser tú, sin tapujos ni maquillajes. Como si tu sonrisa fuera esa línea curva que lo endereza todo en mi vida, como dijo César Poetry.

Yo quiero que tú me quieras

sin afanes

sin carreras.

Ojalá, que por cosas del destino, o por cosas de la vida, o por cosas del amor, tú quieras todo lo que yo quiero contigo.
leer más   
6
sin comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 46

Grito en estaño

Esa ausencia…
Tu cara siempre contenta
martillea mi inconsciencia.
¡Demencia!
Grito en estaño,
maleable en mil desgarros.
Oquedad en el fango,
precipicio extraño y férreo en agravio.
Oigo tu dulce llanto,
no hay abrazo:
sólo infarto.

Marisa Béjar.
leer más   
14
18comentarios 128 lecturas versolibre karma: 80

El Mar y el Cielo se Funden en el Horizonte

Desciende tus brazos largos
y envuélveme en ellos,
como el cielo abraza al mar,
como el mar se pierde en ellos.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
2comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 79

Abróchate

Súbete a mi sueño
y abróchate con mis brazos.

Marisa Sánchez
2
sin comentarios 16 lecturas prosapoetica karma: 37
« anterior12