Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Indefenso

No podía defenderse,
los consecutivos fenómenos inanimados
intensificaron morbosas visiones.

Brotar desde un patrimonio de cristal
con raíces novatas
necesita de la complicidad
del cerrajero de los sueños.

La persecución de gérmenes infecundos
calcificó los cuatro puntos cardinales
de un corazón que huye
en una balsa intrínseca.

No podía defenderse,
el árbol de la vida
se estacionó en un otoño infinito.

Tentar a demonios apagados
encumbró los juegos de la torpeza,
la necesidad de arder sin quemarse
echó al traste todos los puntos de equilibrio.

Apremia convertir los puños en acero
y no continuar
como una rueda de tractor flambeada
por indecorosos agentes externos.

No podía defenderse,
los consecutivos seres animados
invadieron la razón.
leer más   
12
sin comentarios 73 lecturas versolibre karma: 108

Ser Anónimo

Esta tarde esperaba a que aparecieras;
el horóscopo me hizo albergar las esperanzas
de que hoy, mi vida , cambiaría gracias a ti.

  He andado por la calle, tomado café,
mirado a todas partes con la esperanza de verte llegar,
aún, sin saber quien eres ni conocer tu rostro.

  Era tan hermoso esperarte... ser anónimo...

  Tras los cristales de mi balcón
llueve y sopla el viento en una noche prematura
con silbatos de tren y ruidos de ascensor.

  La radio, el té y el periódico sobre la mesa...

  Todo sigue igual. No te he visto.
Una vez más, no has venido al encuentro,
a la cita convenida.

 Tal vez, seas feliz a estas horas, en
cualquier parte, donde quieras que estés.

  Más yo sigo sin conocerte, imaginándote
 junto a mí, tomando el desayuno; y pregunto
si llegará el tiempo de evitarlo todo.

Hoy, el día, nació con la lluvia y el cielo gris;
con el brillo del asfalto mojado; con las calles
 más vacías que de costumbre, sin autómatas
cruzándose por las aceras.

  Creí que ibas a cambiar toda mi vida.
Creí que al fin me añorarías y que ya nunca te irías,
ser anònimo...
leer más   
8
sin comentarios 73 lecturas versolibre karma: 72

Lluvia Blanca

Certero el disparo
perdida la bala
tiembla una mano
abatida otra alma.

Un lamento se escucha,
una pobre viejita
unas lágrimas negras,
sangre de su sangre
regando la tierra.

Gritos, gritos al viento
gritos a Dios, gritos al cielo,
si mi hijo ya murió,
porqué tanto tormento.
Si mi hijo ya murió,
porqué me quitas al nieto.
No hay respuesta,
profundo silencio
las aves no vuelan
no canta ni el trueno.
De polvo, polvo blanco
cubiertos dos cuerpos.

Los campos de coca
apestan a muerto
pobres campesinos
recogen los cuerpos.

Mis manos manchadas
con sangre y acero,
mi comandante no para:
!sembrad! los campos de balas,
!sembrad! los campos de almas.
Maldita lluvia blanca
maldito sea el dinero,
en la selva para el aguacero,
en la aldea ya están todos muertos.

Camaleontoledo*
leer más   
17
5comentarios 81 lecturas versolibre karma: 74

Símbolo de mi amor

Aquella mujer de ojos centelleantes
vació mi alma y mis bolsillos,
dejó mi casa en desierto,
una estufa con agua hirviendo
y el gato en el tejado tocando
chelo, mientras mi amor aún
la sigue queriendo. Por las noches
Vallejo con su pluma bohemia
deleita mis nervios, tú tejes
calzones para tu perro, presumo
mirarte de lejos pero no tengo ganas
de despertar tu veneno.

Compartir la cama es una batalla
de eunucos, tiras de la almohada
con músculos de acero
y yo con la poca dentadura que poseo
busco clavarte un colmillo
en tus batatas hambrientas, al final
reíamos escondiendo puñales
detrás del cabecero, por si alguna
se le antojaba decir adiós dejando el reguero.

Nuestra historia es estrafalaria,
un día me gritas desde el balcón
vete al infierno y al siguiente me consientes
con crema de caviar, yo te amo
más que cualquier enojo que me causes,
pero que feliz fuese, si decides usar
menos ese vestido de bolas y a cambio
llevas un camisón de ondas, te aseguro
vida mía que no existirá noche que no intente
meterte en el ataúd que guardo en el sótano,
como símbolo de mi amor.

Yaneth Hernández
Venezuela
leer más   
8
6comentarios 44 lecturas versolibre karma: 70

Máscara

Cayó el acero de mi cara,
como sobre la noche, cae la madrugada,
como hombre ya no llevo máscara,
lo que soy y lo que he sido, si fui cruel,
si bebí, si maltraté, si vejé, si me drogué,
todo ha quedado a flor de piel.

He desnudado mi cuerpo y mi ser,
he desnudado mi alma,
llevo limpia la mirada,
ojos llenos de esperanza
porto estigmas en la cara.

Voy con mochila de recuerdos,
a manos llenas, llevo los silencios,
con la lista de errores y de arrepentimientos,
voy cabalgando, cabalgando los sueños
muerto de miedo, ante ti, me presento.
Ayer yo vivía, pero hoy, ya fui muerto.
leer más   
15
7comentarios 58 lecturas versolibre karma: 67