Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 80, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Ella

Ella,
cantora perspicaz de mis temores,
cómplice de las imágenes
que hicieron girar la rueda de mi voz.,
mujer de ojos de emoción diáfana,
narradora en sus pupilas
del amanecer rojizo de un verano de furias.

Ella,
hembra dulce de escalera atormentada,
amante de las noches de lluvia
y del lodo en los caminos infinitos,
residente en la sabana más profunda,
pintora en tantas madrugadas
de todas mis arrugas.

Ella se fue,
dibujando con su rastro mi mirada nueva,
dejando mi orgullo moribundo
prendido entre sus ramas austeras,
se fue,
danzando al compás de su llanto,
buscando entre las piedras
la urgencia sublime de curar su magia.
20
11comentarios 85 lecturas versolibre karma: 137

País de sordos

Las trayectorias del orgullo
y de la avaricia
nos convertirán en un archivo
de huellas mendigas,
en un crujir en el que el agua
no remitirá en su cantinela,
en estertor de las sendas exclusivas
por los que deambularán
los caducos bienes
de nuestros bosques desquiciados,
entre pináculos de luces mentirosas
como la herencia fraudulenta
que ha de empobrecer nuestro rocío,
entre el aire sucio y excedido
donde la lluvia
se empecinará en congestionar rendijas,
entre los nidos acomplejados
de las cigüeñas histéricas,
entre la revancha
gestionada por los leñadores de hombres
y por los saqueadores
de lo poco o nada
que podrá sobrevivir a la pereza
de los tiempos,
refugiados en esta nuestra oscuridad sonreída.

(Pero las aguas
no detendrán la cadencia de su música,
seguirán leyendo
la partitura de las ramas caducas
entre los bosques destartalados).
leer más   
18
14comentarios 81 lecturas versolibre karma: 135

eSe

Dijo adiós y desapareció
bajo la curvatura de la eSe.
Se perdió en el propio giro
del círculo concéntrico de la O,
que sin matices,
postergó su tilde
ante el asombro de los hechos.
Dejó mi corazón,
manga por diente,
divagando hacia la izquierda.
Tambaleándose punto
y pendiente,
por el peso del vacío
y la costumbre.
Salida directa,
a torpes latidos por mi boca.
No me dejó,
ni el miserable calor de un café,
ni la entretenida lectura de los posos
de un insostenible futuro.
Me quedé en un visto para sentencia,
obviando obsoletas caricias
y atenuantes,
cuentos de cuentas
y caramelos de colores,
de los que vuelan a la puerta
de cualquier colegio de bien.
Se olvidó el cargador de sueños
de alto voltaje,
con conexión de polos opuestos
en la mesita de noche.
Amedrentando así,
las cargas de suspiros veinticuatro siete
y unos cuantos silencios de negra,
teñidos por la propia oscuridad del abismo.
Ambivalencia de puertas giratorias
para almas despistadas.
Peaje y posterior delirio
en base arcillosa.
Consecuente derrumbe,
de cimientos ambiguos.
Y aquí me quedé,
sola,
en el andén del tiempo.
A dos minutos y medio,
del próximo tren.
Anhelando que este,
tenga a bien,
hacer parada y fonda,
en las cavidades
de mi maltrecho corazón.
17
18comentarios 112 lecturas versolibre karma: 109

Despedirse

Decir adiós siempre duele un poco,
pero no hay adiós que duela tanto
como aquel que se pronuncia
cuando no te quieres ir.
leer más   
6
1comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 65

El mismo demonio

Aun veo los días quemarse entre mis dedos
esto es un tren que va directo a un abismo.
Te estuve hablando pero ya no me escuchas,
te busque porque trataba de salvarme.

Yo se que pude tocar tu alma,
pero también se que no quería dejarla maldita.
Era inevitable no pensar en un nuevo encuentro
aunque nuestro cielo ya no fuera el mismo.

Era un suicidio no intentarlo amor…
El presente nos trae con cada segundo una puñalada
y aun me pregunto si acaso alguna vez
has tocado el filo de sus hojas de plata.

El tiempo corre y se vuelve un juego perverso,
cada segundo evoca tu alma sin descanso
desvaída por la oscuridad de nuestras noches
perdidos tras un horizonte inmenso y lejano.

He tratado de abrir las mas pesadas puertas
pero los muros se cierran sobre mi mente.
Tus ojos verdes se ciernen sobre mis sienes
y yo aun trato de escapar de esta silla eléctrica.

Este infierno ahora me devuelve a vos…
Arrastrando los pasos y las luces de mil calles
casi vaticinando el castigo que nos deja el tiempo
solo por haber jugado con el destino.

El viento deshace el brillo de tus lunas.
Mis ojos se asoman reclamando tu mirada…
Y yo ahora regreso para devolverte ese retazo de amor
al que llamaste alguna vez… Utopía.
leer más   
5
1comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 46

El y tú...

Hoy, en mi adiós suplico tu olvido...

Quise tu lugar guardar, pero
no lo supiste valorar, con tus
palabras llenas de silencio,
mis suspiros se fueron al
fondo del mar...

Otro en tu lugar quiere estar...
Pero los espacios en el corazón
no se pueden reciclar.
Porque haciendo una extensión
de la frase "lo que es, ya fue",
en tu olvido yo diré, que tú fuiste,
Pero ya no eres más...

Él me trae alegrías envuelta
En versos llenos de esperanzas
sanando con ternura mis
heridas...

Mientras yo, esperaba del
cielo lluvia de rosas,
de tus labios beber las sonrisas
de tus sentimientos, tú
solo me quisiste conquistar,
para un trofeo más que mostrar...

Él, de tu amor, sabe que mis
noches te lloré. Pero en el amor
no correspondido,no siempre
fidelidad puedes guardar.

Hoy, después de algunas lunas,
tu lejanía, no se hizo evidente
por la distancia, sino por tu
ausencia.

Ausencia aquella, por la que
hoy, Él quiere luchar, para
a mi lado estar...
Siendo Él, mi único en mi todo.
Llenando los espacios
de todo mi universo...

Él, por las noches me desvela,
sus lágrimas, se conjugan
con las mías y el sueño se viste
con azúl de nueva estela...

En ti el adiós. El olvido está
abriendo espacios, como las
nubes que se alejan para
el sol dejar brillar... En sus
manos encuentro las simetrías
de sus sublimes caricias,

En tus ojos mi mundo voy
a perpetuar....


Letizia Salceda,,,
leer más   
12
26comentarios 159 lecturas versolibre karma: 118

En gris

Enlazaba entre sus lágrimas
las verdades verdes
de quién no le ha puesto
nunca un nombre,
ni tampoco religión,
a lo sentido.

Yo podía adivinar
sus otros tiempos tristes,
tiempos en los que soportó,
revueltas entre el cabello,
la perdición de mil estrellas,
días tras los que me narró,
como entre sueños,
las otras lunas vivas
de sus mundos azules.

Abrió con mano diestra
la puerta de mi jaula orgullosa,
mientras que con su izquierda
sanaba con caricias
los surcos de este rostro,
y alcanzaba a borrar
de mi mirada
el gris y el rigor del plomo,
el trajín del pico lóbrego
de una gaviota negra,
y a rescatar,
del envés de mis recuerdos,
un tiempo de luciérnagas.

Ella supo despertar
mis entrañas durmientes
con sus gestos
de maestría del silencio,
con el vuelo
del colibrí de sus labios
sobre mi libertad,
puso sobre mí sabiduría
para centrifugar mi frente
hasta hacer sinceras
la raya de mis arrugas aprensivas
y la mueca de mi boca.
leer más   
15
13comentarios 100 lecturas versolibre karma: 102

Dedo olvidarte

Debo olvidarte,

del pétalo de mis rosas arrancarte.

El volcán de tus besos apagar,

aunque esté muriéndome de amor.

Aunque me queme todavía tu piel.

Aunque tenga que arrancarme el corazón con las uñas de los dedos.

Aunque me muera de pena en el intento

y salte al vacío feroz, sin ti.



¡No, no, ya no te debo amar!

Piedra dura, mi alma debe ser.

Titanio infranqueable para ti.


Que no te quede duda,

esta vez lo voy a lograr.


Sé que muchas veces lo intenté

que del altillo de la determinación muchas veces caí.

Pero esta vez estoy decidida

¡Basta de lágrimas acongojadas!

¡Basta de ilusiones con cara falsa!

¡Basta de amores sin sombrero!,

¡Yo no quiero eso para mí!


Tus migajas ya no me llenarán,

tus versos de amor ya no me eclipsarán.

tus canciones de amor ya no me emocionarán.

Todas tus campanadas enamoradas

al mar del olvido las tiraré.


No, paloma, ciega,

¡Nunca más seré!

¡Juro que en el libro del olvido te pondré!

Tu nombre de mi alma

con sangre lo borraré.

Adiós,

adiós amor de cliché.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 105

Perdoname

En las cosas del amor
se nos atraviesa el error
Pero debe ganar el tu y yo
cuando se habla del corazón

No hay lugar para el fracaso
mucho menos para el adiós
cuando el alma te da un abrazo
y la ilusión llena espacios.

Yo te amo y lo confieso
no hay perfección ni tropiezo
pero si hay lugar para un perdón
Pues en el amor no hay razón

Hoy y siempre por ti suspiro
hoy en tus ojos me miro
pues aunque no estes conmigo
sacarte de mi mente no consigo

Vuelve a mi lado vida mia,
sin ti la tristeza me envolvería
quiero convertirme en tu manía,
pídeme lo que quieras, nada te negaría

Toma mi mano y no me sueltes
te enseñaré a volar sin alas,
a caminar conmigo siempre
y levantarte cuando caigas.

Aquí estoy, ven, encuéntrame,
no me iré mientras me quieras
este amor no es de quimeras
es real y amando jamás perdieras

Las letras de mi alma.
leer más   
9
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 95

Ella (se fue)

Ella,
cantora perspicaz de mis temores,
cómplice de las imágenes
que hicieron girar la rueda de mi voz,
mujer de ojos de emoción diáfana,
narradora en sus pupilas
del amanecer rojizo de un verano de furias.

Ella,
hembra dulce de escalera atormentada,
amante de las noches de lluvias
y del lodo de los caminos infinitos,
residente en la sabana más profunda,
pintora en tantas madrugadas
de todas mis arrugas.

Ella se fue
dibujando con su rastro mi mirada nueva,
dejando mi orgullo moribundo
prendido entre sus ramas austeras,
se fue
danzando al compás de su llanto,
buscando entre las piedras
la sublime urgencia de sanar su magia.
leer más   
12
7comentarios 110 lecturas versolibre karma: 96

Vete

Aún sigues aquí,
En el recoveco de mis sueños,
Déjame sentir,
Vuelve a hacerme pequeño,
Déjame vivir,
Quiero verte luego,
Déjame ir,
Que yo ya no vuelvo.

Limpia mis paredes,
Destruye mis muros,
Y los que no ceden,
Son los que dudo,
En estos apareces,
Tú y yo desnudos,
Los miro a veces,
Y se me hace un nudo,
No por lo que fue,
Sino por lo que pudo.

Y al final de esta historia,
No queda más que eso,
El adiós a mi memoria,
La libertad del preso,
Lo que llegó a la gloria,
Sin salir ileso,
Un recuerdo que odias,
Una diosa a la que rezo,
Un adiós que obvias,
El deseo de un obseso,
Una triste parodia,
Por un simple beso.

Yo fui escoria,
Por querer en exceso.
leer más   
21
4comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 100

Adioses del alma

¿Porqué se inundan tanto mis ojos,
si debo agradecerle tanto a la vida,
sabiendo que así como todo comienza
en su debido tiempo termina todo?

En tu voluntad estuvo tal objetivo,
fui feliz en desconocido camino,
de paso viví el amor, nunca antes vivido,
sigo mi camino con el corazón agradecido.

Un recuerdo acompaña mi solitaria alma,
un beso eterno que me dejaron tus labios,
y tu nombre grabado cubriendo mi espalda.

Mis ojos tristes abrazan tus poemas,
titilan como la brillante estrella,
aceptando que todo se va como la niebla.
leer más   
14
3comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 93

Realidad

No sé,
no quise verlo.
No supe cómo.

Sucedió,
lo sé.

Fallé.
Te fallé.
Elegí no ver.

Ahora toca sentir
y va a doler.

Sin adiós,
nada queda...
Ni siquiera el recuerdo de una despedida.
13
4comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 103

Homicidio doloso

Fui aniquilandote cada día,
cada bala penetró tu carne,
tus huesos, tus ansias y melancolía.
Vagamente recuerdo tus gritos,
los escucho distantes en mi memoria,
mezclados con tu aroma.

Finalmente ha llegado el día,
tus pedazos serán atados,
al fondo del mar enviados
y nunca volverán.

Muchos juzgarán mis actos
como error o cobardía
quedarán estupefactos
con mi historia sombría
pues aquella muerte no fue más
que la mía.

-Nix
leer más   
11
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 101

te vas...

y te fuiste como una hoja seca a la deriva del tiempo en pleno otoño
confundiendose con muchas más
te fuiste porque el destino quizás así lo quiso o tal ves tú
quien podría saberlo, te vas y te llevas tanto de mi
que la verdad me siento incompleto, te vas y te llevas mi alegría
los Buenos momentos, los sueños sin cumplir
te vas y te llevas todo, incluso esta tristeza que hoy yace en mi
te vas porque no te lo impido
te vas porque muy en el Fondo
también quería que te marcharas...
leer más   
12
2comentarios 76 lecturas versolibre karma: 96

Cadaqués

La luna en tus ojos,
tu pecho en mi mano,
arena en tu piel,
sabor a verano.

Mirada brillante,
y yo, ilusionado,
el sol perfilando
tu cuerpo dorado.

Y fue de repente,
la tarde, al ocaso,
sentados de frente
al Mediterráneo.

Tormenta en tu pelo,
el viento temblando,
locura en el mar,
el cielo un relámpago.

Las nubes que lloran,
se esconden los astros,
mi luna y tu estrella
dos cuerpos mojados.

Llora Cadaqués,
amor acabado…
Un beso en mi boca,
¡Adiós! en tus labios.
16
9comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 104

no lo haré...

no me pidas que regrese
no me insistas, no lo haré
si no supiste valorarme, no es mi culpa, te tocó perder.

no me pidas que te escuche
no susurres, no lo haré
siempre con psicologías, haciéndome sentir culpable para que pudiéras lograr sentirte bien cada vez.

no me pidas ser la misma
ni lo intentes, no haré
fueron muchos los problemas y no todo lo arregla un "tranquila, ya estoy bien"

hoy escribí estos versos
y no es porque quiera volver
es mi manera de decirte adiós
sin que me quede nada en la piel.
leer más   
13
10comentarios 119 lecturas versolibre karma: 92

Sábana de lija

La que me abrasa la piel
cuando quiero navergar sola.
La que me arranca jirones
cuando sueño despierta.

La que me abriga el alma
cuando ésta da voces.
Cuando encuentra cien pasos
marcados en la arena.
La que borra entre pliegues
tus huellas.

Quisiera arrancarte de una vez.
Lanzarte a la órbita de Júpiter.
Así, levantando planetas en vilo,
me sacudes la inconsciencia.

Y no pienso. No quiero pensar.
Porque si doy
rienda suelta a los caballos,
me darán tantas coces
que ni yo me reconocería.

Así que vete.
Agarra tu maleta
de quebrantos
y camina raudo.

Me quedan las olas.
Me queda la piel
dorada por el sol.
Las manos
llenitas de cariño,
apenas sin estrenar.
El que no desenvolviste
siquiera.
Aquel al que puse
el mejor de mis lazos.

Ya no te revolotearé
como una mariposa.
No te daré mis risas,
me muero poquito a poco
cuando me las cortan.
No te dedicaré
la tinta de mis venas.
No te abriré mi alma
como si fuese
el nenúfar tranquilo
más remoto del mundo.
No te abrigaré más
tu pecho.
Mis palmas
quedarán huérfanas,
pero no desaparecerán
del todo.

Volaré lejos
como una
pequeña
mota
de
luz.

Violeta. Azul.
Verde. Naranja.
Se me antojan mil colores.

Y en su vuelo y su trayecto,
igual le cuente a las flores
que aún te quiero.
leer más   
15
30comentarios 155 lecturas versolibre karma: 97

Ella

Llegó a la playa el mensaje,
metido en una botella,
tembló mi labio al leerlo,
trataba viejas querellas.

Un glacial escalofrío,
surcó como una centella,
la noche oscura y mi espalda,
como una fugaz estrella.

Me partía el corazón
mi venerada doncella,
quien me juró amor eterno,
la que me amaba…, ¡sí aquella!

Sobre el blanco del papel,
solo quedaron las huellas
de sus palabras hirientes,
de un carmín color grosella.

Ponía el punto y final
a nuestra historia más bella,
detrás del último adiós…
venía la firma de ella.
13
5comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 94

Hastio

Ya no necesito el leve cotilleo de tus atisbos
asolandome el espinazo mientras lo punzas
con tus altivos fulgores de noches consteladas
mientras me viene la inopia por soltar la lengua.

¡Que me la corten! Si ha de catar palabra en tu oído
y así sea con cada miembro que se alce contigo.
Ya no mereces mis penas sin techo ni cobijo
solo el silencio en la pena del huerto marchito.

Urge el exorcismo de esa anima constante
amarrada a los muros de la inconsciencia
traicionada con cada paso de tu marcha
tan liviana como un súbito siseo funesto.

Disipo los efluvios de su menda viciada
antes de llegar al oxigeno tan preciado
para no caer fulminado a los pedazos
de los retratos calcinados que olvide.

No, ya no me queda amor en el saco
solo ese miedo ingrato a tu vuelta
que haga sucumbir este sediento
en la sed de tu desierto inhumano.
leer más   
2
sin comentarios 25 lecturas prosapoetica karma: 30
« anterior1234