Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 67, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Vete

Aún sigues aquí,
En el recoveco de mis sueños,
Déjame sentir,
Vuelve a hacerme pequeño,
Déjame vivir,
Quiero verte luego,
Déjame ir,
Que yo ya no vuelvo.

Limpia mis paredes,
Destruye mis muros,
Y los que no ceden,
Son los que dudo,
En estos apareces,
Tú y yo desnudos,
Los miro a veces,
Y se me hace un nudo,
No por lo que fue,
Sino por lo que pudo.

Y al final de esta historia,
No queda más que eso,
El adiós a mi memoria,
La libertad del preso,
Lo que llegó a la gloria,
Sin salir ileso,
Un recuerdo que odias,
Una diosa a la que rezo,
Un adiós que obvias,
El deseo de un obseso,
Una triste parodia,
Por un simple beso.

Yo fui escoria,
Por querer en exceso.
leer más   
21
4comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 100

Adioses del alma

¿Porqué se inundan tanto mis ojos,
si debo agradecerle tanto a la vida,
sabiendo que así como todo comienza
en su debido tiempo termina todo?

En tu voluntad estuvo tal objetivo,
fui feliz en desconocido camino,
de paso viví el amor, nunca antes vivido,
sigo mi camino con el corazón agradecido.

Un recuerdo acompaña mi solitaria alma,
un beso eterno que me dejaron tus labios,
y tu nombre grabado cubriendo mi espalda.

Mis ojos tristes abrazan tus poemas,
titilan como la brillante estrella,
aceptando que todo se va como la niebla.
leer más   
13
3comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 93

Natsukashi

Por camino de albas ella venía,
con el perdón de los antepasados
presionándole los hombros y los pies,
anegada de diluvios.

Me sonreían sus pestañas tristes
mientras sobrevolaba
con mirada de ibis negro
el alrededor de mis sombras,
acariciándolas con su meñique,
cancelando con un gesto mis deudas,
disponiéndome a alzar el vuelo
entre la narración de sus vidas.

Ella me rellenaba con mil historias,
con leyendas del aviador
para siempre extraviado en su selva,
con el por qué fascinante de su nombre,
me contaba del tormento destructor
de un volcán sepulturero de huertas feraces
y de la inocencia de los engañados,
me explicaba cómo eran
los jardines maldecidos e invadidos
por la hojarasca asesina de las ánimas,
y de como la sangre enamorada
regó su tierra virgen.

Yo la escuchaba,
con su acento
tramaba un remolino comprensivo
dentro de mi pecho,
su voz se conformaba
en traste de guitarra afinada de aventuras,
y así ella llenaba mi día
con el helio cálido de sus misterios,
hasta completar el círculo
en albas próximas
dictadas por la voz de los antepasados.

La veo ahora como cuando era nube
transformada en lluvia de los trópicos,
cielo de Primavera rabiosa
y de dos Lunas fluctuantes en crecimiento,
la veo como cuando mi antojo
era la superficie de sus suspiros,
cuando una brújula enloquecida
giraba sin pudor en su vientre,
cuando en un tictac
circulaba prisionero en su segundero de bronce,
y su boca hurgaba en nuestra selva
dibujando la frontera de mi aposento,
hasta que alcanzaba a convertirme
en el cristal de los prodigios.

Sembraba de migas de pan mi laberinto gozoso,
siempre indicaba sobre mi piel
sus señales y mis sendas
mientras yo impulsaba con letra cursiva
la incubación de su cintura,
clamaba por mis labios
queriendo recitar rimas insaciables
descamisándome con su aliento dulce,
me hacía redactar sobre su espalda
palmo a palmo la alegría,
siendo yo la huella táctil
de su lenguaje de mujer sin miedos.

Pido hoy que en sus manos se disponga
la intimidad de los libros libres
y que un paraguas rojo guarezca el amor
allí donde lo encuentre.....
leer más   
4
2comentarios 24 lecturas versolibre karma: 62

Realidad

No sé,
no quise verlo.
No supe cómo.

Sucedió,
lo sé.

Fallé.
Te fallé.
Elegí no ver.

Ahora toca sentir
y va a doler.

Sin adiós,
nada queda...
Ni siquiera el recuerdo de una despedida.
13
4comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 103

Homicidio doloso

Fui aniquilandote cada día,
cada bala penetró tu carne,
tus huesos, tus ansias y melancolía.
Vagamente recuerdo tus gritos,
los escucho distantes en mi memoria,
mezclados con tu aroma.

Finalmente ha llegado el día,
tus pedazos serán atados,
al fondo del mar enviados
y nunca volverán.

Muchos juzgarán mis actos
como error o cobardía
quedarán estupefactos
con mi historia sombría
pues aquella muerte no fue más
que la mía.

-Nix
leer más   
11
2comentarios 62 lecturas versolibre karma: 101

te vas...

y te fuiste como una hoja seca a la deriva del tiempo en pleno otoño
confundiendose con muchas más
te fuiste porque el destino quizás así lo quiso o tal ves tú
quien podría saberlo, te vas y te llevas tanto de mi
que la verdad me siento incompleto, te vas y te llevas mi alegría
los Buenos momentos, los sueños sin cumplir
te vas y te llevas todo, incluso esta tristeza que hoy yace en mi
te vas porque no te lo impido
te vas porque muy en el Fondo
también quería que te marcharas...
leer más   
12
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 96

Cadaqués

La luna en tus ojos,
tu pecho en mi mano,
arena en tu piel,
sabor a verano.

Mirada brillante,
y yo, ilusionado,
el sol perfilando
tu cuerpo dorado.

Y fue de repente,
la tarde, al ocaso,
sentados de frente
al Mediterráneo.

Tormenta en tu pelo,
el viento temblando,
locura en el mar,
el cielo un relámpago.

Las nubes que lloran,
se esconden los astros,
mi luna y tu estrella
dos cuerpos mojados.

Llora Cadaqués,
amor acabado…
Un beso en mi boca,
¡Adiós! en tus labios.
16
9comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 104

no lo haré...

no me pidas que regrese
no me insistas, no lo haré
si no supiste valorarme, no es mi culpa, te tocó perder.

no me pidas que te escuche
no susurres, no lo haré
siempre con psicologías, haciéndome sentir culpable para que pudiéras lograr sentirte bien cada vez.

no me pidas ser la misma
ni lo intentes, no haré
fueron muchos los problemas y no todo lo arregla un "tranquila, ya estoy bien"

hoy escribí estos versos
y no es porque quiera volver
es mi manera de decirte adiós
sin que me quede nada en la piel.
leer más   
11
8comentarios 91 lecturas versolibre karma: 92

Sábana de lija

La que me abrasa la piel
cuando quiero navergar sola.
La que me arranca jirones
cuando sueño despierta.

La que me abriga el alma
cuando ésta da voces.
Cuando encuentra cien pasos
marcados en la arena.
La que borra entre pliegues
tus huellas.

Quisiera arrancarte de una vez.
Lanzarte a la órbita de Júpiter.
Así, levantando planetas en vilo,
me sacudes la inconsciencia.

Y no pienso. No quiero pensar.
Porque si doy
rienda suelta a los caballos,
me darán tantas coces
que ni yo me reconocería.

Así que vete.
Agarra tu maleta
de quebrantos
y camina raudo.

Me quedan las olas.
Me queda la piel
dorada por el sol.
Las manos
llenitas de cariño,
apenas sin estrenar.
El que no desenvolviste
siquiera.
Aquel al que puse
el mejor de mis lazos.

Ya no te revolotearé
como una mariposa.
No te daré mis risas,
me muero poquito a poco
cuando me las cortan.
No te dedicaré
la tinta de mis venas.
No te abriré mi alma
como si fuese
el nenúfar tranquilo
más remoto del mundo.
No te abrigaré más
tu pecho.
Mis palmas
quedarán huérfanas,
pero no desaparecerán
del todo.

Volaré lejos
como una
pequeña
mota
de
luz.

Violeta. Azul.
Verde. Naranja.
Se me antojan mil colores.

Y en su vuelo y su trayecto,
igual le cuente a las flores
que aún te quiero.
leer más   
15
30comentarios 151 lecturas versolibre karma: 97

Ella

Llegó a la playa el mensaje,
metido en una botella,
tembló mi labio al leerlo,
trataba viejas querellas.

Un glacial escalofrío,
surcó como una centella,
la noche oscura y mi espalda,
como una fugaz estrella.

Me partía el corazón
mi venerada doncella,
quien me juró amor eterno,
la que me amaba…, ¡sí aquella!

Sobre el blanco del papel,
solo quedaron las huellas
de sus palabras hirientes,
de un carmín color grosella.

Ponía el punto y final
a nuestra historia más bella,
detrás del último adiós…
venía la firma de ella.
13
5comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 94

¿Y si te vas?

Aire te vuelves fuego,
de fuego te haces aire,
notas musicales, bailan,
entre mis cejas, tu ceño fruncido,
tu dentadura brilla desde aquí,
dime, ¿Por qué no te vas de una vez?

Se calcinan mis retazos,
el ardor del filo cuando te toco,
y la justicia es injusticia este momento,
me recuerdas que estás ausente,
maldito serás, me dijiste.
siempre estaré, te dije aunque no me escuchaste.

Y yo no te oí cuando me dijiste:
-¡Vete y no vuelvas jamás!
Cómo iluso, aquí estoy.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 45

EL Adios

Te soy sincero, más allá de tu apreciación de "sólo sexo", me agrada y disfruto el verte, el platicar.

Pero bueno, hoy, eso lo quieres prohibir.

Prohibir de un sólo tajo nuestros pensamientos, prohibir con un sólo mensaje una buena charla entre dos personas que son más y sienten más de lo que ambas imaginaron.

Hoy quieres alejarte, lo respeto, no coincido en las formas, siento y creo que, tanto tu como yo, merecemos un adiós distinto.

Te lo he dicho, siempre agradecido que seas parte de mi historia y más aún el permitirme ser parte de la tuya.

Pero un adiós en dos personas que se quieren y se atraen como nosotros, no es posible decirlo sin antes... sin antes ver tus ojos y que sean ellos quienes digan toda la verdad, así, en silencio.

Luis Oscar.
#raczoblue
8
8comentarios 130 lecturas relato karma: 105

Minicuento

Érase una vez.

(Y ya).


[Dedicado a los que habéis pasado página alguna vez. Porque la vida trae maravillosos capítulos nuevos al ávido lector. Bueno, por eso y porque hoy toca ser breve, que hace calor... por favor, ¡viva el humor!]
leer más   
12
23comentarios 74 lecturas versolibre karma: 109

Desapareces

Desapareces
ya casi no te llamas ausencia,
y pocos podrían intuir que habitaste
este abandonado zoologico de mariposas,
desapareces de la oscuridad voluntaria de mis ojos,
del calendario de mis fechas especiales y de mis alegrías por contar.
Desapareces
y no te lo voy a perdonar.
4
2comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 66

Micropoema. Entierro

Llevaba un velo funesto al rostro que nunca note, sin saberlo, me habían sepultado en el olvido
leer más   
14
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 97

Bitácora de un viaje hacia ninguna parte

Lo duro del desamor no es seguir vivo, lo verdaderamente duro es
que lo que te queda de vida en el cuerpo ya no lo quieres volver a usar.
Aquí, como en una triste carta suicida que nunca usé, encontrará resumida la historia de como fue que empecé a morir de usted.

No se trata de soltar, es más complicado que eso
sabes que aquel sentimiento no era solo amor, era hogar,
tu alma había llegado a casa e irse de casa cuesta un poco más.
Empacas lo que te quedó de dignidad
y lo embonas en la maleta junto a las promesas,
miras atrás rogando al cielo que alguien venga corriendo a detenerte,
pero ese alguien salió antes que tu
huyendo por la herida que le abrió a tu pecho y que no habías notado por estar esquivando las balas
que disfrazadas de excusas y razones perforaron toda tu fe
y es que las balas no siempre están hechas de pólvora;
las hay de crueles palabras, otras tantas de silencios
y algunas otras de olvido y esas, – señor mio – son las peores,
matan tan despiadadamente que te dejan vivo.

Y escarbas dentro, entre la ausencia y las heridas,
buscando esa fortaleza que todos dicen debes tener
y no encuentras sino soledad y abandono y abatido te dejas caer,
vencido sientes el frío del desamor calándote hasta los huesos
e inmóvil tu entumecido cuerpo se niega a avanzar
porque sabe que el único sol capaz de calentar esa helada melancolía
late en su pecho -Y qué léjos está-

Y solo quieres dormir,
necesitas dormir y no despertar hasta que el alma deje de doler,
anestesiarte mientras dura el recuerdo,
dormir y esperar al olvido durmiendo,
combatir el insomnio con el arma más letal
la inconsciencia, el coma profundo,
dormir y si el cielo se compadece morir durmiendo
o que por piedad, al volver, te diagnostiquen amnesia,
pero tampoco tienes tanta suerte.

Entonces el tiempo te obliga a levantarte, y no entiendes por qué insisten en que todo lo cura,
si al despertar del aturdimiento que te ha dejado su ausencia,
te siguen doliendo los faltantes,
como quien pierde una parte de su cuerpo y aún la siente,
ese amor mutilado parece palpitar donde habitaba,
tal vez es que el amor sigue ahí, quizá quién ya no esté seas tu.

Un día cualquiera te miras al espejo buscando respuestas e intentas sonreír, sucede que el despiadado tiempo te ha hecho creer que estás bien, que estás a salvo
y empiezas a decorar de poesía tu disfraz de olvido y de soledad
y logras mentirle a todos pero a ti no puedes engañarte, sigues ahí con tu maleta en la mano, parado en la misma ausencia, con rumbo hacia ninguna parte
y te sigue doliendo y cada letra que escribes duele como si te abrieran el pecho
y en vez de sacarte el corazón te clavaran un recuerdo, –y no mueres-
agonizas con la noche, con la lluvia, con la soledad
y te vuelve a sangrar la herida que te abrió para salir,
porque no se fue por completo.
-Todo lo hizo mal, hasta irse-
14
6comentarios 258 lecturas prosapoetica karma: 102

¿Cuándo vas a entender?

Muchos queremos lograr,
que el amor se aferre,
pero a veces suele pasar,
que el corazón logra un cierre.

Pasan cosas en la vida,
cuando las heridas sanan,
y perdón es palabra prohibida,
si te cuenta que te engañan.

Ya no soy la que era antes
ya no manejas mi esencia,
y no logras que en instantes,
me olvidé de tu sentencia.

Ya no busques con regalos,
mitigar tus muchos errores,
pues los verás en intervalos,
tirados por los rincones.

Ya no sufras por mentirme,
no te creo la pantomima,
de hombre siempre muy firme,
si la culpa la traes encima.

¿Cuando vas a entender?
que el amor es bendición
y cuidarlo tú única misión,
y perderme.... tu situación.

Las letras de mi alma.
12
6comentarios 129 lecturas versolibre karma: 93

No llores

no llores, ya es suficiente
sé que no merezco una lágrima más,
no fui lo que pensaste.

soy libre como el agua en el mar,
no soy material de amar,
no te quiero ilusionar.

detesto el romanticismo,
lo escribo más por desilusión,
en mi corazón ya solo me queda fe,
fe para levantarme por las mañanas.

caminó solo, al borde del abismo,
no se si estara bien o mal,
voy a donde me lleva el viento,
que la vida es corta,
y quizá pronto esté muerto.

no llores por mi, no lo merezco
no te preocupes, que crezco cuando caigo y me levanto,
la vida a todos golpea, no espero que alguien venga,
soy de los que escribe para sacar los sentimientos.

no hago esto para ganar premios o que alguien lea,
yo escribo, porque con letras salidas del alma
los sentimientos de dolor no se siente mucho.
4
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 36

Tu adiós

(A Lentita)


Admirable manera de decir adiós,
esta la tuya.
Oculta bajo un delicado manto de silencio.
Triste, compungida o confiada
según como lo lleves.

Escondes tu cabeza bajo tierra
y justificas la escapada
delante de dioses y demonios,
engañas todo el tiempo a los espejos
desconfías de los amigos más cercanos
y alejas posibles consejeros.

Exhibes con total desenfado
el miedo habitual de los mortales
que huyen de los lazos del amor
y prefieren habitar consigo mismos.

Desapareces, como conejillo asustado
dentro de tu chistera.


Copyright 2017 EL IMIAMENSE
leer más   
5
sin comentarios 62 lecturas versolibre karma: 68

Adiós

Mañana es hoy una trampa
porque ayer y memoria
no quieren ser cicatriz.

Porque la piel siempre consigue sangrar
si aun buscas el cuchillo que se fue
y no atiendes la herida abierta.

Porque ninguna historia acaba
si escondes en cada recuerdo
el punto y final.

Si esperas que un silencio
conteste a tus preguntas,
no esperes jamás la respuesta correcta.
leer más   
5
2comentarios 88 lecturas versolibre karma: 5
« anterior1234